Buscar en
Medicina General y de Familia (edición digital)
Toda la web
Inicio Medicina General y de Familia (edición digital) Paso a paso en el camino del aprendizaje: 25 años enseñando medicina en un cen...
Información de la revista
Vol. 5. Núm. 4.
Páginas 173-174 (Octubre - Diciembre 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 5. Núm. 4.
Páginas 173-174 (Octubre - Diciembre 2016)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.mgyf.2016.02.007
Open Access
Paso a paso en el camino del aprendizaje: 25 años enseñando medicina en un centro de salud
Step by step on the road to learning: 25 years of teaching medicine in a Primary Care centre
Visitas
...
Francisco Antón-García
Autor para correspondencia
fanton250v@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Elena Correcher-Salvador, Daniela F. Pruteanu
Centro de Salud Fuensanta, Valencia, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

El crecimiento, a ritmo vertiginoso, de los nuevos conocimientos en el campo de la medicina, hace que sea imprescindible la actualización permanente de los conocimientos y habilidades necesarios en el trabajo diario, para mantener una buena práctica profesional.

La atención primaria (AP) se desenvuelve en un extenso campo, por lo que se hace imprescindible integrar en el quehacer diario actividades de formación continuada (FC), que mantengan y/o mejoren la competencia profesional. Uno de los medios de que disponemos en AP para mantener la FC son las sesiones realizadas en el propio centro de trabajo1.

Aunque existen diversas formas de conseguir una FC adecuada2, dentro de un equipo de AP, una de las más útiles es la realización de sesiones clínicas3 integradas en la jornada laboral, ya que tienen la posibilidad de llegar a todos los profesionales, máxime en estos momentos en que varias de nuestras autonomías han eliminado o dificultan, en la práctica, los permisos para formación.

En nuestro centro de salud (CS) hemos valorado la evolución de las sesiones programadas y realizadas a lo largo de los 25 años, que el mismo lleva de andadura.

El cronograma se hace trimestralmente por parte del responsable de las sesiones, quien las distribuye entre las distintas consultas y las registra posteriormente.

Las sesiones se realizan 3 días a la semana durante la jornada laboral; a ellas acude la mayor parte del personal facultativo.

Durante los 25 años evaluados se han programado 2.841 sesiones (se han realizado el 84,7%), de las cuales, en el 86,1% de los casos, el ponente ha sido algún profesional del CS, y en el 13,9%, el ponente ha sido externo4.

De las 2.446 con ponente interno, en el 71% ha sido un médico de familia, en el 8,5% un pediatra, en el 6,8% un enfermero, en el 2,5% la trabajadora social (TS) y en el 10,7% restante han sido sesiones del equipo.

Hemos realizado sesiones organizativas (12,9%), clínicas (58,6%), de protocolos (3,7%), de herramientas de trabajo (estadística, informática, entrevista clínica, etc.) (9,1%), de investigación (6,1%) y varias (calidad, casos sociales, etc.) (8,3%).

Cuando valoramos las sesiones/semana realizadas a lo largo de los 25 años (excluyendo el periodo estival) estas han sido un promedio de 2,5 sesiones, lo que consideramos un buen nivel.

Aunque la mayoría han sido de tipo clínico, también hemos tenido en cuenta que era preciso realizar otro tipo de sesiones (organizativas, de calidad, informáticas, talleres de manejo de nuestra página web, investigación, casos sociales, etc.), ya que en los centros docentes, como es el nuestro, es muy importante programarlas, teniendo en cuenta las necesidades no solo clínicas de los residentes. En nuestro CS, desde hace 4 años, las sesiones están acreditadas5 por el Sistema Nacional de Salud con 12,6 créditos anuales.

Es muy importante que un equipo de AP se implique en actividades investigadoras, sobre todo evaluando las distintas actividades que diariamente se realizan en el propio CS. En el nuestro, el 6,1% de las sesiones se han dedicado a lo largo de los últimos 25 años a este campo, lo que consideramos un porcentaje importante.

También se ha desarrollado un porcentaje nada despreciable de sesiones conjuntas con la TS de forma periódica, sobre casos ocurridos entre nuestros pacientes, de aspecto fundamentalmente social.

Por otro lado, hemos establecido como un indicador individual para la productividad variable, implicarse activamente en la elaboración y presentación de al menos 5 sesiones anuales, lo que ha servido para premiar, de alguna manera, a los profesionales que se esfuerzan en este aspecto del trabajo en equipo.

El sistema de organización de las sesiones en nuestro CS cumple con el decálogo para mejorar las sesiones docentes.

El número total de sesiones programadas ha ido descendiendo; sin embargo, el porcentaje de realización, sobre todo en los últimos 5 años, ha mejorado ostensiblemente, y se acerca al 100%. Esta mejoría de realización puede explicarse, en parte, porque este último periodo ha coincidido con un proceso de certificación de la calidad de nuestro CS por parte de un organismo externo acreditado, lo cual ha supuesto un gran esfuerzo del equipo para reactivar todas las actividades que se realizan en el mismo.

Consideramos, sin embargo, que la principal limitación de este estudio es no haber realizado una evaluación sistemática de la repercusión que las sesiones han supuesto en los cambios en la práctica clínica de los profesionales del CS.

Conflicto de intereses

No existe ningún conflicto de intereses por parte de ninguno de los autores.

Bibliografía
[1]
R. Cabrera, S. Garrido, I. Miguel, M. Sanz, E. Arrojo, E.J. Cervera.
Sesiones docentes en Atención Primaria. Experiencia en los centros de un Área de Madrid.
[2]
J.I. Cantero, D. Ramírez.
Evaluación de un proceso de Desarrollo Profesional Continuo: el Desarrollo Profesional Continuo de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria un año después.
Semergen, 36 (2010), pp. 208-215
[3]
L. Forsetlund, A. Bjorndal, A. Rashidian, G. Jamtvedt, M.A. O??Brien, F. Wolf, et al.
Continuing education meetings and workshops: Effects on professional practice and health care outcomes.
Cochrane Database Syst Rev, 2 (2009), pp. CD003030
[4]
D. Klein, G.M. Allan, D. Manca, J. Sargeant, C. Barnett.
Who is driving continuing medical education for family medicine.
J Contin Educ Health Prof, 29 (2009), pp. 63-67
[5]
J. Moliner, P. Carrera, E. Lobo, M.T. Ortega, J. Mozota, M.J. Rabanaque.
La mayoría de los médicos cree que es bueno pasar por exámenes periódicos de recertificación.
Aten Primaria, 44 (2012), pp. 53-54
Copyright © 2016. Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia
Opciones de artículo
Herramientas