Buscar en
Medicina de Familia. SEMERGEN
Toda la web
Inicio Medicina de Familia. SEMERGEN Mácula eritematosa dolorosa en el tobillo de una mujer joven
Información de la revista
Vol. 43. Núm. 4.
Páginas 338-340 (Mayo - Junio 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 43. Núm. 4.
Páginas 338-340 (Mayo - Junio 2017)
Carta clínica
DOI: 10.1016/j.semerg.2016.07.011
Acceso a texto completo
Mácula eritematosa dolorosa en el tobillo de una mujer joven
Painful erythematous macular lesion in the ankle of a young woman
Visitas
...
M. Dorado-Fernándeza,
Autor para correspondencia
mariadorado28@gmail.com

Autor para correspondencia.
, C. Brufau-Redondoa, F. Pastor-Quiranteb, J. Ruiz-Martíneza, J. Hernández-Gil Sáncheza
a Servicio de Dermatología, Hospital General Universitario Reina Sofía, Murcia, España
b Servicio de Anatomía Patológica, Hospital General Universitario Reina Sofía, Murcia, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (1)
Tabla 1. Diagnóstico diferencial de la arteritis cutánea
Texto completo

Presentamos el caso de una mujer de 25 años de edad, con antecedentes personales de migraña episódica, sin otros antecedentes médicos de interés, que acudió a urgencias por dolor y lesión cutánea de un mes de evolución en región maleolar interna de tobillo izquierdo. La lesión comenzó siendo una pequeña mácula asintomática que creció y se volvió dolorosa de forma progresiva. Trabajaba como camarera y refería pasar muchas horas de pie.

A la exploración se observó una mancha eritematosa de centro violáceo de unos 3cm de diámetro en cara interna de maléolo izquierdo de bordes mal delimitados, con tumefacción de ese pie (fig. 1). En la región maleolar externa se apreció una pequeña mácula eritematosa similar que la paciente no había referido. Las constantes vitales, incluyendo temperatura y tensión arterial, fueron normales.

Figura 1.

Mancha eritematosa de centro violáceo y bordes mal delimitados en cara interna del maléolo izquierdo.

(0,09MB).

Se realizó analítica sanguínea, donde destacaba una leve leucocitosis con desviación a la izquierda, con reactantes de fase aguda dentro del rango de la normalidad.

La biopsia cutánea mostró una vasculitis de vasos de pequeño y mediano calibre con discreta paniculitis lobulillar, con infiltrado inflamatorio perivascular mixto (fig. 2).

Figura 2.

Necrosis fibrinoide con afectación de las arteriolas de la dermis, con extravasación de hematíes.

(0,15MB).

Posteriormente se solicitaron sedimento urinario, electrocardiograma, radiografía de tórax, serologías incluyendo virus hepatitis C (VHC) y virus hepatitis B (VHB), anticuerpos antinucleares (ANA), anticuerpos anticitoplasma de neutrófilos (ANCA), factor reumatoide (FR), crioglobulinas, complemento total y fracciones, inmunoelectroforesis de proteínas y anticuerpos antiestreptocócicos (ASLO), encontrándose estos últimos ligeramente elevados y el resto de las pruebas normales.

Con estos datos se realizó el diagnóstico de arteritis cutánea (AC). Se inició tratamiento con prednisona oral a dosis de 0,5mg/kg/día en pauta descendente y se indicó analgesia y reposo con elevación de miembros inferiores.

Las lesiones desaparecieron completamente con el tratamiento, dejando leve hiperpigmentación residual. Sin embargo, ha presentado varios brotes posteriormente, algunos de ellos con lesiones más extensas que el cuadro inicial, por lo que se inició tratamiento con azatioprina 100mg/día y posterior descenso de dosis, sin nuevos brotes hasta este momento actual.

La AC (antes denominada poliarteritis nodosa cutánea)1 es una vasculitis necrosante que afecta a arterias de mediano y pequeño tamaño situadas en la dermis profunda o la hipodermis y que suele acompañarse de paniculitis lobulillar. Se considera una enfermedad rara, aunque su incidencia real se desconoce y podría tratarse de una entidad infradiagnosticada. Puede aparecer a cualquier edad y no se ha encontrado predominancia de ningún género, aunque algunos estudios sugieren una prevalencia algo mayor en mujeres2,3.

Clínicamente suele iniciarse como una livedo reticular, con posterior aparición de nódulos subcutáneos y ulceración de predominio en el tercio distal de los miembros inferiores3. Los brotes pueden acompañarse de mialgias, astenia, edemas o fiebre, y a veces afectan de forma extensa al resto del tegumento. Sin embargo, estas manifestaciones desaparecen entre los brotes, y no hay afectación importante de órganos internos, lo que la diferencia de la forma sistémica de poliarteritits nodosa (PAN), con mayor morbimortalidad4.

En niños y jóvenes, la forma cutánea es la más frecuente, y no es raro que en estos casos aparezca asociada con una infección estreptocócica5. En nuestro caso, la paciente no presentaba sintomatología sugestiva de infección, aunque sí encontramos los ASLO discretamente elevados. También es importante descartar infección por VHB y VHC, ya que son los factores que se han asociado a esta enfermedad con más frecuencia6,7.

El diagnóstico diferencial debe realizarse con otras vasculopatías que afectan principalmente a miembros inferiores, incluyendo la vasculitis leucocitoclástica o la vasculopatía livedoide8,9, aunque el diagnóstico definitivo es histopatológico. En la tabla 1 podemos encontrar las principales características de estas entidades.

Tabla 1.

Diagnóstico diferencial de la arteritis cutánea

  Arteritis cutánea  Vasculitis leucocitoclástica  Vasculopatía livedoide 
Clínica  Livedo reticular con nódulos subcutáneos y ulceración en tercio distal de miembros inferiores  Púrpura palpable en miembros inferiores o en zonas declives. A veces vesículas, ampollas o placas de morfología anular  Máculas purpúricas que evolucionan a úlceras de aspecto estrellado en tercio distal de miembros inferiores 
Dolor de las lesiones  Moderado  Ausente o leve  Muy intenso 
Cicatrices residuales  Solo si úlceras  Solo si úlceras (poco frecuente)  Siempre (atrofia blanca) 
Manifestaciones sistémicas  Mialgias, astenia, edemas o fiebre  Ausentes en la mayoría. A veces artralgias, astenia, fiebre o anorexia  Ausentes 
Asociaciones  Infección estreptocócica, VHB y VHC  >50% idiopática. Infecciones, medicamentos, enfermedades autoinmunes o neoplásicas  Alteraciones de la coagulación, neoplasias, enfermedades autoinmunes e insuficiencia venosa 
Anatomía patológica  Inflamación de la pared de arterias de mediano y pequeño tamaño en dermis profunda con paniculitis lobulillar con infiltrado inflamatorio perivascular mixto  Inflamación de la pared de pequeños vasos (capilares y vénulas) con infiltrado inflamatorio perivascular mixto  Trombosis focal de arteriolas y vénulas. Escasa reacción inflamatoria con predomino de linfocitos 

El tratamiento sintomático se basa en el reposo, con elevación de los miembros y analgésicos para tratar el dolor, siendo de elección los antiinflamatorios no esteroideos. En casos leves donde solo encontramos eritema, se han utilizado de forma eficaz corticoides tópicos. Sin embargo, en los casos refractarios o que presenten importante dolor, ulceración, necrosis o sintomatología extracutánea se recomienda el uso de glucocorticoides sistémicos a dosis de 0,5-1mg/kg/día, reduciendo progresivamente según la gravedad del cuadro. Las recidivas son frecuentes, y para su prevención pueden prescribirse inmunosupresores como azatioprina, metotrexato o ciclofosfamida, aunque su efectividad no ha sido comprobada en estudios prospectivos3,7.

El pronóstico, a diferencia de la forma clásica de PAN, es muy bueno. Sin embargo, suele seguir un curso crónico y recidivante, aunque con tendencia a desaparecer con el paso del tiempo3.

Como resumen, ante un paciente con lesiones sugestivas es importante realizar una exploración física dirigida para descartar infección estreptocócica asociada o datos de afectación sistémica, una analítica general que incluya ASLO, analítica de orina para descartar afectación renal, screening de colagenopatías (ANA, FR, complemento, crioglobulinas) y serología de VHB y VHC, así como derivar rápidamente a dermatología para realización de biopsia cutánea.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Bibliografía
[1]
I. Bielsa.
Actualización en la nomenclatura de las vasculitis. Conferencia de Consenso Internacional de Chapel Hill, 2012.
Actas Dermosifiliogr, 106 (2015), pp. 605-608
[2]
R. Haviv, M. Capua, J. Amir, L. Harel.
Cutaneous polyarteritis nodosa successfully treated with topical diflucortolone valerate: A case report and review of the literature.
Pediatr Rheumatol Online J, 12 (2014), pp. 46
[3]
J.A. Morgan, R.A. Schwartz.
Cutaneous polyarteritis nodosa: A comprehensive review.
Int J Dermatol, 49 (2010), pp. 750-756
[4]
A. Pulido-Pérez, J.A. Avilés-Izquierdo, R. Suárez-Fernández.
Vasculitis cutáneas.
Actas Dermosifiliogr, 103 (2012), pp. 179-191
[5]
Matteoda MA, Stefano PC, Bocián M, Katsicas MM, Sala J, Cervini AB. Cutaneous polyarteritis nodosa. An Bras Dermatol. 2105; 90 (3 Suppl 1): S188-190.
[6]
L. Díez-Picazo, M. Yebra, S. Mellor, E. Suárez.
Hepatitis C y poliarteritis nudosa cutánea.
Med Clin (Barc), 118 (2002), pp. 278
[7]
A. De Virgilio, A. Greco, G. Magliulo, A. Gallo, G. Ruoppolo, M. Conte, et al.
Polyarteritis nodosa: A contemporary overview.
Autoimmun Rev, 15 (2016), pp. 564-570
[8]
M.T. López-Villaescusa, L.J. Pérez-García, M.L. Martínez-Martínez, C. Faura-Berruga.
Un paciente con vasculitis livedoide.
Semergen, 39 (2013), pp. 340-341
[9]
J. Canales Reina, R. Bethencourt Guimerá.
Vasculitis leucocitoclástica.
Form Med Contin Aten Prim, 15 (2008), pp. 304-305
Copyright © 2016. Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN)
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos