Buscar en
Gastroenterología y Hepatología
Toda la web
Inicio Gastroenterología y Hepatología Sonda nasogástrica: un tormento innecesario
Información de la revista
Vol. 40. Núm. 1.
Páginas 58 (Enero 2017)
Vol. 40. Núm. 1.
Páginas 58 (Enero 2017)
Carta al Director
Acceso a texto completo
Sonda nasogástrica: un tormento innecesario
Nasogastric intubation: Needless torture
Visitas
...
Fernando Gomollóna,b
a Servicio de Aparato Digestivo, Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, IIS Aragón, Zaragoza, España
b Centro de Investigación Biomédica en Red en el Área temática de Enfermedades Hepáticas (CIBEREHD), España
Contenido relaccionado
Gastroenterol Hepatol. 2016;39:497-910.1016/j.gastrohep.2015.12.006
Emili Gené, Xavier Calvet
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Director:

George Washington falleció el 14 de diciembre de 1799 tras sufrir aparentemente una neumonía, que fue tratada (entre otros presuntos remedios) con varias sangrías, con las que se extrajeron «cinco pintas» (2,37l, aproximadamente) de sangre1. La práctica de sangrías como tratamiento médico había causado decenas de miles de muertes en, al menos, 2.000 años de uso. Alexander Lesassier Hamilton's demostró en un ensayo clínico realizado en 1813, durante las guerras napoleónicas en nuestra península, que la sangría multiplicaba la mortalidad de los heridos por 102; corroborando la experiencia de los soldados veteranos, que sabían que su peor destino tras ser heridos era el hospital militar, destino que trataban de evitar con todas sus fuerzas3. Aunque se dude de la autenticidad de este ensayo4, sorprende que, sin prueba alguna de su eficacia, una terapia tan absurda llegara a ser recomendada por uno de los primeros clínicos que aplicaron el método científico, William Osler5. Es una práctica demasiado habitual incorporar a la práctica médica procedimientos que no han demostrado su efectividad (ni mucho menos su eficiencia), lo que seguimos haciendo con demasiada frecuencia6.

Nuestros pacientes con hemorragia digestiva alta se han beneficiado desde 1975 de que el profesor Ricardo Sáinz Samitier, siguiendo a sus maestros en la Escuela de Aparato Digestivo del Hospital de San Pau, nos inculcó su criterio de evitar el indudable tormento, sin beneficio alguno probado, que representa colocar una sonda nasogástrica por sistema. En mi innato afán por llevar la contraria, busqué ya en 1982, siendo alumno todavía de medicina, cualquier evidencia para poder contradecir al profesor Sáinz. No encontré ninguna, es más había cierta evidencia de que cuánto más conservador se era en el manejo de la hemorragia mejor iban las cosas7,8.

Emili Gené y Xavier Calvet han publicado en nuestra revista un magnífico editorial9 que resume la evidencia a favor y en contra del uso de la sonda nasogástrica en ese contexto. Su conclusión es clara: no hay prueba alguna de su utilidad. Lo mismo se ha ido demostrando en otros escenarios clínicos. En nombre de muchos pacientes, que gracias a este editorial dejarán de sufrir un tormento innecesario, quiero darles las gracias por su trabajo. Si pensáramos más desde el punto de vista del paciente, haríamos mejor medicina.

Bibliografía
[1]
Wallenborn WM. George Washington's Terminal Illness: A Modern Medical Analysis of the Last Illness and Death of George Washington. The Washington Papers. 1999. [consultado 29 Sep 2016] Disponible en: http://gwpapers.virginia.edu/history/articles/illness/
[2]
A. Lesassier Hamilton.
Dissertatio Medica Inauguralis De Synocho Castrensi [Inaugural medical dissertation on camp fever].
J. Ballantyne, (1816),
[3]
J.R. McNeill.
Mosquito Empires. Ecology and War in the Great Caribbean. 1620-1914.
Cambridge University Press, (2010),
[4]
I. Milne, I. Chalmers.
Alexander Lesassier Hamilton's 1816 report of a controlled trial of bloodletting.
J R Soc Med., 108 (2015), pp. 68-70
[5]
W. Osler.
Principles and practice of Medicine.
Appleton, (1892), pp. 530
[6]
V.K. Prasad, A.S. Cifu.
Ending medical reversal: Improving outcomes, saving lives.
John Hopkins University Press, (2015),
[7]
M.W. Dronfield, M. Atkinson, M.J. Langman.
Effect of different operation policies on mortality from bleeding peptic ulcer.
Lancet, 1 (1979), pp. 1126-1128
[8]
K.D. Vellacott, M.W. Dronfield, M. Atkinson, M.J. Langman.
Comparison of surgical and medical management of bleeding peptic ulcers.
Br Med J, 284 (1982), pp. 548-550
[9]
E. Gené, X. Calvet.
¿Sonda nasogástica en el paciente con hemorragia digestiva alta?.
Gastroenterol Hepatol, 39 (2016), pp. 497-499
Copyright © 2016. Elsevier España, S.L.U., AEEH y AEG
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos