metricas
covid
Buscar en
Gastroenterología y Hepatología
Toda la web
Inicio Gastroenterología y Hepatología Embolización selectiva de la arteria rectal superior como tratamiento de hemorr...
Información de la revista
Vol. 45. Núm. S1.
Casos Clínicos en Gastroenterología y Hepatología
Páginas 129-130 (abril 2022)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 45. Núm. S1.
Casos Clínicos en Gastroenterología y Hepatología
Páginas 129-130 (abril 2022)
Carta científica
Acceso a texto completo
Embolización selectiva de la arteria rectal superior como tratamiento de hemorragia digestiva baja masiva en paciente con fístula arteriovenosa
Selective embolization of the superior rectal artery as a treatment of massive rectal bleeding in a patient with arteriovenous fistula
Visitas
1372
Javier Varela Recio, Tatiana Gómez-Sánchez
Autor para correspondencia
tgomezsanchez@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Violeta Camacho Marente, Susana Roldán Ortiz, José Manuel Pacheco García
Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Suplemento especial
Este artículo forma parte de:
Vol. 45. Núm S1

Casos Clínicos en Gastroenterología y Hepatología

Más datos
Texto completo

La rectorragia representa un reto diagnóstico y terapéutico. Su prevalencia se estima en torno al 10%, aunque probablemente sea superior1, ya que solo entre el 21% y el 44% de los pacientes afectados consulta en el primer episodio2. Existe un discreto predominio en mujeres (52,2%) respecto a varones (47,8%) en la mayoría de las series publicadas1,2. Las causas proctológicas más frecuentes son la afección hemorroidal y la fisura anal, habitualmente sin repercusiones hemodinámicas importantes2. Las causas más frecuentes de origen colónico son la enfermedad diverticular y la angiodisplasia3, aunque deben valorarse cuadros crónicos como la enfermedad inflamatoria intestinal, el divertículo de Meckel o las neoplasias2.

Las malformaciones arteriovenosas son una causa extremadamente infrecuente de rectorragia2. Existe escasa evidencia científica actual sobre las fístulas arteriovenosas de la arteria rectal superior, basadas principalmente en descripciones de casos clínicos. La realización de una historia clínica y exploración física exhaustiva, así como un buen diagnóstico diferencial donde se considere esta afección ante un sangrado rectal agudo, sin causa orgánica evidente, es mandatorio. A su vez, las opciones terapéuticas disponibles han de ser individualizadas. Los procedimientos mínimamente invasivos que han irrumpido en los últimos años parecen la mejor opción en estos pacientes.

A continuación se presenta un caso de rectorragia masiva en una paciente joven tratada con éxito mediante embolización selectiva de la rectal superior.

Mujer de 28 años, sin factores de riesgo asociados, tratada previamente por un sangrado rectal atribuido a hemorroides grado ii con anemización aguda, que precisó transfusión de hemoderivados y posterior colocación de bandas elásticas. Acude a urgencias por rectorragia acompañada de taquicardia, tendencia a la hipotensión y anemia grave (hemoglobina 7,5mg/dl). A la exploración física no se objetiva causa proctológica que justifique el cuadro y la rectoscopia no mostró lesiones potencialmente sangrantes. Tras discutir el caso en sesión multidisciplinar se consensúa la realización de angiografía, identificándose una fístula arteriovenosa entre la arteria rectal superior derecha y el plexo hemorroidal, que podría ser la responsable de la clínica de la paciente. Tras una nueva transfusión de concentrados de hematíes se efectúa embolización con microcoils proximal a la malformación en la arteria rectal superior derecha, y de forma distal a nivel de la arteria rectal superior izquierda, según la técnica Emborrhoid. Se mantienen permeables las ramas colaterales menores para evitar la aparición de isquemia rectal (fig. 1).

Figura 1.

A. Angiografía. B. AMI: arteria mesentérica inferior; ARSd: arteria rectal superior derecha (origen de la fístula); FAV: fístula arteriovenosa. C. Colocación de microcoils en las arterias rectales superiores.

(0,52MB).

El procedimiento cursa sin complicaciones, siendo dada de alta a las 24horas, tras mejoría del cuadro. Actualmente se encuentra en seguimiento en consultas de la unidad de coloproctología, la paciente está asintomática, sin nuevos episodios de sangrado ni anemización.

La monitorización, el tratamiento de soporte y la identificación de la causa subyacente, sobre todo en los casos con sangrado persistente e inestabilidad hemodinámica, son decisivos en el manejo de la hemorragia digestiva baja. Las malformaciones arteriovenosas suelen ser responsables de cuadros agudos y graves que precisan un tratamiento rápido y efectivo3.

La angiografía es la técnica de elección en el diagnóstico diferencial en estos pacientes, tal y como se realizó en el caso descrito. La resección de recto4 y la ligadura vascular vía laparoscópica guiada con angiografía intraoperatoria3 son alternativas terapéuticas para la resolución del sangrado en estos casos, pero desde la descripción de la técnica Emborrhoid en 2014 por Vidal et al.5, el tratamiento de las malformaciones vasculares de la arteria rectal superior se basa en la embolización arterial selectiva por angiografía, que asocia una baja tasa de complicaciones y resultados comparables a otras opciones terapéuticas, con la ventaja de ser mínimamente invasiva. La principal complicación de la técnica es la isquemia rectal, pero el desarrollo de microcatéteres ha reducido el riesgo a un 3%4.

Aunque las malformaciones arteriovenosas rectales son una causa infrecuente de hemorragia digestiva baja, su inclusión en el diagnóstico diferencial, y llevar a cabo un abordaje multidisciplinar resulta fundamental en su manejo, ya que la celeridad del tratamiento es clave para el pronóstico del paciente.

Bibliografía
[1]
G.D. Eslick, J.S. Kalantar, N.J. Talley.
Rectal bleeding: Epidemiology, associated risk factors, and health care seeking behaviour: A population-based study.
Colorectal Dis Off J Assoc Coloproctology G B Irel, 11 (2009), pp. 921-926
[2]
K. Oakland, R. Guy, R. Uberoi, R. Hogg, N. Mortensen, M.F. Murphy, et al.
Acute lower GI bleeding in the UK: Patient characteristics, interventions and outcomes in the first nationwide audit.
[3]
H. Ushigome, T. Hayakawa, M. Morimoto, H. Kitagami, M. Tanaka.
Rectal arteriovenous fistula resected laparoscopically after laparoscopic sigmoidectomy: A case report.
Asian J Endosc Surg, 7 (2014), pp. 56-59
[4]
G. Maddah, A. Abdollahi, O. Rouhbakhshfar, S. Taraz Jamshidi, M. Hassanpour.
Arteriovenous malformations of the colon: A report of two cases and review of the literature.
Casp J Intern Med, 8 (2017), pp. 52-55
[5]
V. Vidal, M. Sapoval, Y. Sielezneff, V. de Parades, F. Tradi, G. Louis, et al.
Emborrhoid: A new concept for the treatment of hemorrhoids with arterial embolization: The first 14 cases.
Cardiovasc Intervent Radiol, 38 (2015), pp. 72-78
Copyright © 2021. Elsevier España, S.L.U.. Todos los derechos reservados
Opciones de artículo
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

Quizás le interese:
10.1016/j.gastrohep.2020.06.020
No mostrar más