Buscar en
Gastroenterología y Hepatología
Toda la web
Inicio Gastroenterología y Hepatología Ablación endoscópica del epitelio de Barrett
Información de la revista
Vol. 24. Núm. 8.
Páginas 403-408 (Octubre 2001)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 24. Núm. 8.
Páginas 403-408 (Octubre 2001)
Acceso a texto completo
Ablación endoscópica del epitelio de Barrett
Endoscopic ablation of Barrett¿s epithelium
Visitas
...
R. Campoa, E. Brulleta
a Endoscopia Digestiva. UDIAT-CD. Corporació Parc Taulí. Sabadell.
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

El esófago de Barrett (EB) es una lesión adquirida ocasionada por el reflujo gastroesofágico que condiciona un riesgo en el desarrollo de adenocarcinoma1. En el EB el epitelio escamoso que normalmente cubre el esófago distal es reemplazado en una longitud variable por epitelio columnar con metaplasia intestinal2,3. Estos cambios son persistentes en el tiempo y no desaparecen de forma espontánea. La prevalencia del EB es variable según los criterios y metodología empleados para su diagnóstico. Se ha estimado en alrededor del 1% de la población general1, aunque en estudios necrópsicos puede ser mucho mayor4. En dos recientes estudios prospectivos la prevalencia del EB clásico (de segmento largo) fue del 1,6 y el 4%5,6.

La causa más probable del EB es un cambio metaplásico de las células pluripotenciales del esófago distal como respuesta a una agresión mucosa. El EB se relaciona principalmente con el reflujo gastroesofágico ácido, pero también se ha descrito en asociación a reflujo alcalino7, daño por cáusticos8 y quimioterapia9. Se desconoce la razón por la que el EB aparece únicamente en algunos pacientes con reflujo gastroesofágico, por lo que se considera que en su desarrollo pueden estar implicados mecanismos genéticos10,11.

DIAGNÓSTICO DEL ESÓFAGO DE BARRETT

El epitelio columnar es endoscópicamente de coloración rojizo-anaranjada y puede diferenciarse claramente del epitelio escamoso esofágico, de coloración pálido-grisácea. El cambio de las mucosas debe situarse normalmente a menos de 2 cm de la unión gastroesofágica. En el EB pueden observarse pequeños islotes de mucosa anaranjada entre mucosa esofágica de aspecto normal, prolongaciones digitiformes o áreas continuas que se extienden en dirección proximal. La longitud del EB es variable, y debe medirse de forma endoscópica desde el cambio de mucosas (desplazado proximalmente en el EB) hasta la unión gastroesofágica.

La sensibilidad de la endoscopia sin toma de biopsias en la detección del EB es insuficiente12, por lo que la toma de biopsias es imprescindible para confirmar la presencia de metaplasia intestinal y detectar áreas de displasia. Una buena sistemática es la toma de 4 biopsias (una por cuadrante) cada 2 cm, además de biopsias dirigidas en zonas con alteraciones mucosas13. Diversos autores proponen el uso de colorantes (lugol, azul de metileno, azul de toluidina o índigo carmín) para mejorar la detección de las áreas metaplásicas, aunque lo cierto es que en general los colorantes no se utilizan de forma rutinaria.

Según los hallazgos endoscopicohistológicos el EB puede clasificarse como de segmento largo (más de 3 cm) o de segmento corto (menos de 3 cm)14. La unión de las mucosas en forma de proyecciones digitiformes entre 1 y 3 cm pertenece al EB de segmento corto2. En cuanto a la denominada «metaplasia intestinal de la unión» (sin observación endoscópica de una extensión proximal de mucosa metaplásica)15, es un término que induce a la confusión, y hasta que los dilemas en cuanto a su significación se hayan resuelto, la denominación de EB debería reservarse a aquellos pacientes con observación endoscópica obvia de recubrimiento del esófago distal por epitelio metaplásico y evidencia histológica de metaplasia intestinal.

RIESGO DE NEOPLASIA

La relevancia clínica del EB se debe a que determina un riesgo mayor de desarrollar un adenocarcinoma. El riesgo relativo de adenocarcinoma en el EB está incrementado de 30-125 veces el de la población general16-18, aunque es muy probable que estas cifras representen una sobrestimación del riesgo real19.

La detección de cualquier grado de displasia en las biopsias del EB implica un incremento del riesgo de desarrollar un adenocarcinoma. Dicho riesgo es mayor si la displasia es de alto grado20, y aunque ésta puede permanecer estable durante años o incluso regresar y desaparecer20, es frecuente encontrar ya un adenocarcinoma en piezas de esofaguectomía de pacientes con EB y displasia de alto grado21-25. Por ello es muy importante seguir estrictamente un protocolo biópsico, ya que las áreas displásicas son generalmente pequeñas, y la probabilidad de no detectarlas con la toma de biopsias es elevada23.

El desarrollo de displasia o adenocarcinoma en el EB se ha relacionado con diversos factores, como su longitud, el tamaño de la hernia hiatal, la edad, el sexo masculino, la raza caucásica y el hábito tabáquico5,14,26-30. Por desgracia, en la actualidad no disponemos de marcadores fiables que indiquen el riesgo de progresión de displasia a adenocarcinoma.

Los pacientes diagnosticados de EB sin displasia pueden ser controlados cada 2 años (aunque debe valorarse su necesidad en pacientes de edad avanzada o con enfermedades asociadas graves). Si se ha detectado displasia de alto grado, deberá confirmarse de nuevo, y las biopsias deberán ser examinadas por dos patólogos expertos, ya que su diferenciación de cambios reactivos es difícil y, además, existe una importante variabilidad entre patólogos.

TRATAMIENTO

El tratamiento del EB se dirige a controlar el reflujo ácido, y para ello es útil la administración de inhibidores de la bomba de protones, que generalmente curan la esofagitis y controlan los síntomas31. No obstante, el mejor tratamiento para los pacientes con EB probablemente sería el restablecimiento del epitelio escamoso normal mediante un método que fuese sencillo, económico y sin complicaciones. Lamentablemente dicho procedimiento no existe en estos momentos. El tratamiento farmacológico con cimetidina o ranitidina no ha demostrado ser eficaz en conseguir la desaparición del EB, y aunque el tratamiento prolongado con dosis altas de inhibidores de la bomba de protones (omeprazol o lansoprazol) puede inducir una regresión o desaparición parcial, raramente induce una regresión completa, a pesar de una inhibición óptima de la acidez31-36.

Ante la falta de eficacia del tratamiento médico, se ha propuesto el tratamiento quirúrgico, que podría tener la ventaja adicional de evitar el reflujo biliopancreático, también implicado en la patogenia del EB. Por desgracia, la cirugía antirreflujo únicamente ha conseguido unas tasas de regresión parcial o completa del EB en alrededor de un 10% de los casos (parcial en 24 y completa en 19 de 411 pacientes incluidos en diversos estudios)37-46. A este hecho debe añadirse no solamente la morbilidad que supone la cirugía, sino que tampoco previene el riesgo de desarrollar un adenocarcinoma, por lo que los pacientes intervenidos deben continuar bajo vigilancia endoscópica periódica40,42,44-46. En pacientes con EB y displasia de alto grado o adenocarcinoma está indicada la esofaguectomía.

Tratamiento ablativo

Los pacientes con EB precisan de controles endoscópicos periódicos con toma de biopsias para detectar la presencia de displasia o cáncer. No obstante, esta vigilancia es cara y se ha cuestionado su relación coste/eficacia47,48. La inducción de la regresión del EB mediante el tratamiento ablativo podría ser una buena alternativa si se eliminase el riesgo de cáncer y la necesidad de endoscopias de control. El tratamiento ablativo eficaz debería ser barato, sencillo y con pocas complicaciones.

El objetivo del tratamiento ablativo es dañar el epitelio metaplásico hasta una profundidad suficiente para eliminar completamente la metaplasia intestinal y permitir la reepitelización con epitelio escamoso. Esto ocurre por la capacidad de las células pluripotenciales existentes de diferenciarse en epitelio escamoso si se dan las condiciones adecuadas. Para que esto ocurra debe suprimirse el reflujo ácido de forma médica o quirúrgica. Tras el tratamiento, debe controlarse la reepitelización escamosa mediante observación endoscópica y estudio histológico. En este sentido, debe tenerse en cuenta que la eficacia de los diversos métodos ablativos puede diferir según el momento del seguimiento en que se evalúa y lo estricto que sea el protocolo biópsico.

Se han utilizado diversos métodos en el tratamiento ablativo del EB, como la coagulación con gas argón, la fotocoagulación con láser (KTP o Nd: YAG), el tratamiento fotodinámico, la electrocoagulación y la termocoagulación.

Coagulación con plasma de argón

La coagulación con gas argón en un método que utiliza este gas ionizado (plasma de argón) para transmitir sin contacto una energía de alta frecuencia, limitando la profundidad de la destrucción tisular a unos 2-3 mm. Varios estudios han evaluado la ablación del EB con coagulación con gas argón49-58.

El tratamiento con gas argón es relativamente sencillo pero, en ocasiones, desde un punto de vista técnico, no es fácil dirigir con precisión la coagulación para obtener un tratamiento uniforme49. Este inconveniente está relacionado tanto con la motilidad esofágica como con la experiencia del endoscopista. La aplicación del tratamiento se inicia en el cambio de mucosas y se prosigue distalmente, coagulando 1 cm de epitelio de forma circunferencial mensualmente52, o bien se inicia en la unión gastroesofágica avanzando proximalmente y coagulando hasta 4 cm en una sola sesión57.

En los estudios que incluyen a un mayor número de pacientes se han comunicado porcentajes de ablación completa entre el 29 y el 98%. No obstante, la probabilidad de obtener una reepitelización completa es mayor en los casos en que el EB consiste en proyecciones digitiformes, islotes o extensiones cortas, que en casos de EB de segmento largo, aunque este hecho ocurre con todos los métodos ablativos49,58. No es infrecuente encontrar, en las biopsias obtenidas, glándulas metaplásicas residuales bajo el nuevo epitelio escamoso, cuya significación se comentará más adelante. Cabe destacar que en el estudio que utilizó la mayor energía coagulativa (90W) y la máxima dosis de omeprazol (120 mg/día) se obtuvo la mejor tasa de ablación completa (98,6%) de todos los estudios con gas argón57.

Láser

Se han utilizado dos tipos de láser en el tratamiento del EB. El láser KTP (potasio-titanilo-fosfato) es una láser de neodimio:YAG con un cristal de KTP que reduce su longitud de onda, permitiendo temperaturas mucosas de más de 65 °C con temperaturas serosas de sólo 21 °C59.

Existen tres publicaciones sobre el uso del láser KTP en la ablación del EB60-62. El inconveniente de esta técnica es que aunque se consiga la reepitelización escamosa, es frecuente encontrar glándulas metaplásicas persistentes, probablemente debido a que el daño térmico alcanza una profundidad inadecuada.

Existen pocos estudios y pocos pacientes tratados con láser Nd:YAG63-67. Las dos series más amplias suman tan sólo un total de 15 pacientes. En uno de estos estudios, el tratamiento fue ineficaz en inducir la regresión del EB en 4 pacientes65, mientras que en el otro se obtuvo una regresión completa en los 11 pacientes que recibieron tratamiento ablativo y cirugía antirreflujo66.

Tratamiento fotodinámico

El tratamiento fotodinámico utiliza un agente fotosensibilizante que se acumula en los tejidos y produce necrosis local tras la exposición a luz de una determinada longitud de onda. Aunque este método requiere un equipamiento complejo, permite el tratamiento de una amplia superficie en una sola sesión.

La eficacia de este tratamiento se ha evaluado en pacientes con y sin displasia68-75. En la serie más amplia se trató a 100 pacientes con EB (73 con displasia de alto grado y 13 con adenocarcinoma superficial)75, y aunque el objetivo del estudio no era el tratamiento del EB, se obtuvo una regresión completa en 43 de los pacientes tratados. La eficacia del tratamiento fotodinámico en otros estudios ha resultado mínima70, o bien se han observado glándulas metaplásicas en áreas reepitelizadas71.

Electrocoagulación

La electrocoagulación es un método barato y sencillo, pero es el que precisa de un mayor número de sesiones de todos los que se utilizan en la ablación del EB.

La electrocoagulación multipolar ha demostrado tener una buena eficacia erradicativa76-78, pero el EB puede recurrir tras el tratamiento78. El tratamiento con coagulación bipolar consiguió la erradicación del EB en 14 pacientes a los se había realizado previamente una funduplicatura laparoscópica, sin observar recurrencias de tejido metaplásico durante un seguimiento de hasta 21 meses79.

Sonda de calor

Únicamente se ha utilizado este procedimiento en 13 pacientes, y aunque no existieron complicaciones graves, casi una cuarta parte de los pacientes presentaban glándulas metaplásicas bajo el nuevo epitelio escamoso80.

Tratamiento ablativo en el esófago de Barrett con displasia

La coagulación con plasma de argón51,81 y el tratamiento fotodinámico71-75 han demostrado su eficacia en el tratamiento de la displasia o el carcinoma asociados al EB. No obstante, la elección del tratamiento (quirúrgico o endoscópico) debe individualizarse y debe decidirse según diversos factores, como la fiabilidad del diagnóstico, el riesgo de cada tratamiento y la esperanza de vida del paciente82.

Complicaciones del tratamiento ablativo

Se han descrito complicaciones con todos los métodos endoscópicos utilizados en el tratamiento del EB. Si bien el efecto secundario más frecuente es el dolor retrosternal, que puede persistir uno o varios días, también se han descrito complicaciones graves. El uso de coagulación con gas argón se ha asociado a hemorragia digestiva58, estenosis58 y perforación (en dos pacientes, uno de los cuales falleció)51. Algunas de estas complicaciones graves también se han descrito con el tratamiento fotodinámico y la electrocoagulación76,77.

Seguimiento tras tratamiento ablativo

El objetivo del tratamiento endoscópico del EB es la sustitución completa de la metaplasia intestinal por epitelio escamoso. Para ello, es imprescindible la confirmación histológica, ya que bajo el nuevo epitelio escamoso con frecuencia persisten glándulas metaplásicas que no son detectables de forma endoscópica51,53,58,61,75,78,83.

Para que el tratamiento ablativo sea eficaz debe suprimirse el reflujo ácido (médica o quirúrgicamente). La supresión del tratamiento médico puede llevar a la reaparición del EB en hasta el 50% de los pacientes al cabo de un año de un tratamiento ablativo eficaz80. No obstante, existen datos discordantes respecto a este punto. Mientras que varios estudios demuestran que la normalización completa del reflujo ácido no parece ser imprescindible para un tratamiento ablativo eficaz58,76, otros argumentan que probablemente son necesarias dosis altas de IBP (omeprazol 80 mg/día) para mantener la reepitelización del EB tras el tratamiento35,77. En este sentido, la cirugía antirreflujo podría ser una buena alternativa al tratamiento médico prolongado en pacientes jóvenes sin enfermedades asociadas.

La aparición de adenocarcinoma está relacionada con la longitud del EB30, pero también se ha documentado la aparición de neoplasia en pacientes con segmentos cortos de EB84-86. Por ello, no puede considerarse suficiente una regresión parcial del EB tras el tratamiento, ya que por el momento no es posible asegurar que disminuya el riesgo de adenocarcinoma. En este mismo sentido, debe considerarse la persistencia de islotes de metaplasia intestinal bajo el nuevo epitelio escamoso. Aunque podría especularse que estas áreas de metaplasia están protegidas por el epitelio escamoso del daño por el ácido, se han descrito casos de displasia y neoplasia originados en áreas reepitelizadas de EB tras tratamiento ablativo80,87,88. Finalmente, debe subrayarse que no está claro si la reepitelización escamosa obtenida con el tratamiento ablativo, tanto en pacientes con como sin displasia, proteja del desarrollo de adenocarcinoma89.

CONCLUSIONES

Diversos métodos endoscópicos ablativos han demostrado su eficacia en inducir la regresión del EB, aunque no se ha determinado la superioridad de ninguno de ellos. El beneficio del tratamiento ablativo debe compararse con las complicaciones a corto y a largo plazo y su coste. Son necesarios estudios para determinar si el tratamiento ablativo disminuye el riesgo de desarrollar adenocarcinoma en pacientes con EB sin displasia. Por ahora este tratamiento debe considerarse experimental y utilizarse dentro de estudios clínicos en centros con experiencia.

Bibliograf¿a
[1]
Epidemiology of columnar-lined esophagus and adenocarcinoma. Gastroenterol Clin North Am 1997; 26: 487-494.
[2]
The Second European Endoscopy Forum: twenty questions on the esophagogastric junction. Endoscopy 2000; 32: 411-418.
[3]
The diagnosis of Barrett's esophagus: goblets, goblets, goblets. Gastrointest Endosc 1996; 44: 91-95.
[4]
Prevalence of columnar-lined (Barrett's) esophagus. Comparison of population-based clinical and autopsy findings. Gastroenterology 1990; 99: 918-922.
[5]
Specialized intestinal metaplasia, dysplasia, and cancer of the esophagus and esophagogastric junction: prevalence and clinical data. Gastroenterology 1999; 116: 277-285.
[6]
Specialized intestinal metaplasia: analysis of prevalence, risk factors and association with gastro-oesophageal reflux disease. Br J Surg 2000; 87: 362-373.
[7]
Regenerative of cardiac type mucosa and acquisition of Barrett mucosa after esophagogastrostomy. Gastroenterology 1977; 72: 669-675.
[8]
Barrett's epithelium complicating lye ingestion with sparing of the distal esophagus. Gastroenterology 1981; 81: 580-583.
[9]
Barrett esophagus after chemotherapy with cyclophosphamide, methotrexate, and 5-fluorouracil (CMF): an iatrogenic injury? Ann Intern Med 1991; 114: 210-211.
[10]
Familial Barrett esophagus and adenocarcinoma of the gastroesophageal junction. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 1993; 2: 397-399.
[11]
Barrett's esophagus: an acquired condition with genetic predisposition. Am J Gastroenterol 1993; 88: 1262-1265.
[12]
Diagnostic inconsistencies in Barrett's esophagus. Gastroenterology 1994; 107: 945-949.
[13]
An endoscopic biopsy protocol can differentiate high-grade dysplasia from early adenocarcinoma in Barrett's esophagus. Gastroenterology 1993; 105: 40-50.
[14]
Prospective long-term endoscopic and histological follow-up of short segment Barrett's esophagus: comparison with traditional long segment Barrett's esophagus. Am J Gastroenterol 1997; 92: 407-413.
[15]
Specialized columnar epithelium of the esophagogastric junction: prevalence and associations. Am J Gastroenterol 1999; 94: 913-918.
[16]
The incidence of adenocarcinoma in columnar-lined (Barrett's) esophagus. N Engl J Med 1985; 313: 857-859.
[17]
Barrett's esophagus: development of dysplasia and adenocarcinoma. Gastroenterology 1989; 96: 1249-1256.
[18]
Barrett's esophagus. N Engl J Med 1986; 315: 362-371.
[19]
Is there publication bias in the reporting of cancer risk in Barrett's esophagus? Gastroenterology 2000; 119: 333-338.
[20]
Long-term follow-up of Barrett's high-grade dysplasia. Am J Gastroenterol 2000; 95: 1888-1893.
[21]
Resection for Barrett's mucosa with high-grade dysplasia: implications for prophylactic photodynamic therapy. J Thorac Cardiovasc Surg 1997; 114: 824-829.
[22]
High-grade dysplasia in the columnar-lined esophagus. Am J Surg 1991; 161: 97-99.
[23]
Barrett's esophagus, high-grade dysplasia, and early adenocarcinoma: a pathological study. Am J Gastroenterol 1997; 92: 586-591.
[24]
Complications of Barrett's esophagus: indications for esophageal resection with special reference to high-grade dysplasia. Minerva Chir 1999; 54: 657-667.
[25]
Barrett's esophagus with high-grade dysplasia. An indication for prophylactic esophagectomy. Ann Surg 1996; 224: 66-71.
[26]
Prospective multivariate analysis of clinical, endoscopic, and histological factors predictive of the development of Barrett's multifocal high-grade dysplasia or adenocarcinoma. Am J Gastroenterol 1999; 94: 3413-3419.
[27]
Esophageal manometry and ambulatory 24-hour pH monitoring in patients with short and long segment Barrett's esophagus. Am J Gastroenterol 1998; 93: 916-919.
[28]
Effect of segment length on risk for neoplastic progression in patients with Barrett esophagus. Ann Intern Med 2000; 132: 612-620.
[29]
Dysplasia in short-segment Barrett's esophagus: a prospective 3-year follow-up. Am J Gastroenterol 1997; 92: 2012-2016.
[30]
Risk factors for the development of an adenocarcinoma in columnar-lined (Barrett) esophagus. Cancer 1993; 72: 1155-1158.
[31]
Effect of up to 3 years of high-dose lansoprazole on Barrett's esophagus. Am J Gastroenterol 1994; 89: 1844-1848.
[32]
Continuous treatment with omeprazole 20 mg daily for up to 6 years in Barrett's oesophagus. Aliment Pharmacol Ther 1998; 12: 893-897.
[33]
Regression of columnar lined (Barrett's) oesophagus with continuous omeprazole therapy. Aliment Pharmacol Ther 1993; 7: 623-628.
[34]
Long-term treatment with omeprazole for refractory reflux esophagitis: efficacy and safety. Ann Intern Med 1994; 121: 161-167.
[35]
Partial regression of Barrett's esophagus by long-term therapy with high-dose omeprazole. Gastrointest Endosc 1996; 44: 700-705.
[36]
Normalization of esophageal pH with high-dose proton pump inhibitor therapy does not result in regression of Barrett's esophagus. Am J Gastroenterol 1997; 92: 582-585.
[37]
Barrett's oesophagus: effect of antireflux surgery on symptom control and development of complications. Br J Surg 1992; 79: 1050-1053.
[38]
Regression of columnar esophageal (Barrett's) epithelium after anti- reflux surgery. N Engl J Med 1980; 302: 844-848.
[39]
A new physiologic approach for the surgical treatment of patients with Barrett's esophagus: technical considerations and results in 65 patients. Ann Surg 1997; 226: 123-133.
[40]
Long-term results of classic antireflux surgery in 152 patients with Barrett's esophagus: clinical, radiologic, endoscopic, manometric, and acid reflux test analysis before and late after operation. Surgery 1998; 123: 645-657.
[41]
Surgical therapy in Barrett's esophagus. Ann Surg 1990; 212: 528-540.
[42]
Development of adenocarcinoma in Barrett's oesophagus after successful antireflux surgery. Eur J Surg 1997; 163: 469-471.
[43]
Conservative treatment versus antireflux surgery in Barrett's oesophagus: long-term results of a prospective study. Br J Surg 1996; 83: 274-278.
[44]
Regression and progression of Barrett's oesophagus after antireflux surgery. Br J Surg 1995; 82: 806-810.
[45]
Partial regression of Barrett's esophagus-an inadequate endpoint. Am J Gastroenterol 1993; 88: 2092-2094.
[46]
Effect of antireflux operation on Barrett's mucosa. Ann Thorac Surg 1990; 49: 537-541.
[47]
Surveillance in Barrett's oesophagus: a need for reassessment? J Gastroenterol Hepatol 1998; 13: 990-996.
[48]
Cost effectiveness of detecting Barrett's cancer. Gut 1996; 39: 574-579.
[49]
Restoration of squamous mucosa after ablation of Barrett's esophageal epithelium. Gastroenterology 1993; 104: 1686-1691.
[50]
Endoscopic argon plasma coagulation of Barrett mucosa. Zentralbl Chir 2000; 125: 437-442.
[51]
Restoration of the normal squamous lining in Barrett's esophagus by argon beam plasma coagulation. Am J Gastroenterol 1998; 93: 1810-1815.
[52]
Treatment of Barrett's esophagus by endoscopic argon plasma coagulation. Endoscopy 1997; 29: 751-753.
[53]
The efficacy and safety of argon plasma coagulation therapy in Barrett's esophagus. Gastrointest Endosc 1999; 50: 18-22.
[54]
Treatment of Barrett esophagus with argon plasma coagulation with acid suppression-a prospective study. Z Gastroenterol 1999; 37: 779-784.
[55]
Reconstitution of squamous epithelium in Barrett's oesophagus with endoscopic argon plasma coagulation: a prospective study. Scand J Gastroenterol 1998; 33: 1130-1134.
[56]
High power setting argon plasma coagulation for the eradication of Barrett's esophagus. Am J Gastroenterol 2000; 95: 1661-1668.
[57]
Ablation of Barrett's epithelium by endoscopic argon plasma coagulation in combination with high-dose omeprazole. Gastrointest Endosc 2000; 51: 659-663.
[58]
Eradication of Barrett's mucosa with argon plasma coagulation and acid suppression: immediate and mid term results. Gut 1998; 43: 747-751.
[59]
Thermal imaging to compare three lasers for the photodestruction of superficial tissue in columnar-lined esophagus. Lasers Med Sci 1994; 9: A221.
[60]
Photothermal laser ablation of Barrett's oesophagus: endoscopic and histological evidence of squamous re-epithelialisation. Gut 1997; 41: 281-284.
[61]
The histopathology of treated Barrett's esophagus: squamous reepithelialization after acid suppression and laser and photodynamic therapy. Am J Surg Pathol 1998; 22: 239-245.
[62]
KTP laser destruction of dysplasia and early cancer in columnar-lined Barrett's esophagus. Gastrointest Endosc 1999; 49: 8-12.
[63]
Laser-induced transient regression of Barrett's epithelium. Gastrointest Endosc 1992; 38: 619-622.
[64]
Esophageal adenocarcinoma associated with Barrett's esophagus: long- term management with laser ablation. Am J Gastroenterol 1995; 90: 2201-2203.
[65]
Failure of Nd-YAG photocoagulation therapy as treatment for Barrett's oesophagus-a pilot study. Eur J Gastroenterol Hepatol 1996; 8: 627-630.
[66]
Treatment of Barrett's esophagus by endoscopic laser ablation and antireflux surgery. Ann Surg 1998; 227: 40-44.
[67]
Regression of Barrett's esophagus by laser ablation in an anacid environment. Dig Dis Sci 1993; 38: 365-368.
[68]
Photodynamic ablation of high-grade dysplasia and early cancer in Barrett's esophagus by means of 5-aminolevulinic acid. Gastroenterology 1998; 114: 448-455.
[69]
Photodynamic destruction of high grade dysplasia and early carcinoma of the esophagus after the oral administration of 5-aminolevulinic acid. Cancer 1999; 86: 1921-1928.
[70]
Initial results using low-dose photodynamic therapy in the treatment of Barrett's esophagus. Gastrointest Endosc 1995; 42: 59-63.
[71]
Eradication of high-grade dysplasia in columnar-lined (Barrett's) oesophagus by photodynamic therapy with endogenously generated protoporphyrin IX. Lancet 1996; 348: 584-585.
[72]
Photodynamic therapy for treatment of early adenocarcinoma in Barrett's esophagus. Gastrointest Endosc 1993; 39: 73-76.
[73]
Barrett's esophagus: photodynamic therapy for ablation of dysplasia, reduction of specialized mucosa, and treatment of superficial esophageal cancer. Gastrointest Endosc 1995; 42: 64-70.
[74]
Photodynamic therapy for Barrett's esophagus: clinical update. Am J Gastroenterol 1996; 91: 1719-1723.
[75]
Photodynamic therapy for Barrett's esophagus: follow-up in 100 patients. Gastrointest Endosc 1999; 49: 1-7.
[76]
Successful reversal of Barrett's esophagus with multipolar electrocoagulation despite inadequate acid suppression. Gastrointest Endosc 1999; 49: 547-553.
[77]
Reversal of Barrett's esophagus with acid suppression and multipolar electrocoagulation: preliminary results. Gastrointest Endosc 1996; 44: 532-535.
[78]
Durability of new squamous epithelium after endoscopic reversal of Barrett's esophagus. Gastrointest Endosc 1999; 50: 159-164.
[79]
Antireflux surgery followed by bipolar electrocoagulation in the treatment of Barrett's esophagus. Gastrointest Endosc 1999; 50: 173-177.
[80]
Complete regression of Barrett's esophagus with heat probe thermocoagulation: mid-term results. Gastrointest Endosc 1999; 50: 165-172.
[81]
Local treatment of early cancer in short Barrett's esophagus by means of argon plasma coagulation: initial experience. Endoscopy 1999; 31: 497-500.
[82]
High-grade dysplasia in Barrett's oesophagus. Br J Surg 1997; 84: 760-766.
[83]
Squamous islands in Barrett's esophagus: what lies underneath? Am J Gastroenterol 1998; 93: 332-335.
[84]
Curable cancer in a short segment Barrett's esophagus. Dis Esophagus 1998; 11: 284-287.
[85]
Early esophageal adenocarcinoma arising in a short segment of Barrett's mucosa after total gastrectomy. Am J Gastroenterol 1996; 91: 1856-1857.
[86]
Adenocarcinomas arising in tongues or short segments of Barrett's esophagus. Dig Dis Sci 1992; 37: 137-143.
[87]
Barrett esophagus with severe dysplasia in argon beam therapy. Z Gastroenterol 1998; 36: 301-306.
[88]
Intramucosal adenocarcinoma arising under squamous re-epithelialisation of Barrett's oesophagus. Gut 2000; 46: 574-577.
[89]
Laser photoablation of Barrett's epithelium: burning issues about burning tissues. Gastroenterology 1993; 104: 1855-1858.
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.