Buscar en
Gaceta Mexicana de Oncología
Toda la web
Inicio Gaceta Mexicana de Oncología Jornadas de Oncología de Occidente. Dr. Arturo D. Beltrán Ortega, Cirujano Onc...
Información de la revista
Vol. 8. Núm. 6.
Páginas 288-292 (Noviembre 2009)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 8. Núm. 6.
Páginas 288-292 (Noviembre 2009)
Acceso a texto completo
Jornadas de Oncología de Occidente. Dr. Arturo D. Beltrán Ortega, Cirujano Oncólogo
Visitas
...
Francisco Javier Ochoa Carrilloa
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo

Los únicos grandes logros de un hombre, son los que socialmente son útiles

Alfred Adler 1870 - 1937

Dr. Arturo D. Beltrán Ortega

Reconocimiento creado por las Jornadas de Oncología de Occidente que por primera ocasión se otorga al llevar el nombre del ilustre Dr. Arturo D. Beltrán Ortega, como una distinción al Cirujano Oncólogo Mexicano por sus aportaciones a la enseñanza de la especialidad, así como por la creación e impulso a los Centros Estatales de Cancerología en la República Mexicana y que hoy se han agrupado Colima, Nayarit, Michoacán y Jalisco, para este magno evento académico.

Es para mi un privilegio realizar la semblanza de tan distinguido hombre, destacado Cirujano Oncólogo, líder nacional e internacional en el campo de su especialidad, que se ha caracterizado en su larga y prolífica trayectoria científico-académica y profesional, por ser un individuo honesto, íntegro, trabajador y entusiasta, en hacerle llegar al más modesto de los mexicanos la atención oncológica actualizada, oportuna y suficiente.

El Dr. Arturo D. Beltrán Ortega, es originario de Chilpancingo, Guerrero., cuna de destacadas personalidades como la de Nicolás Bravo Rueda, insurgente, General y político mexicano, declarado Benemérito de la patria en 1822, quien junto con su familia luchó en la Guerra de Independencia. Alfonso G. Alarcón, médico pediatra; Galo Soberón y Parra, médico y profesor; Domingo Soler, actor de cine y teatro; Adolfo Neri Vela, primer astronauta mexicano.

El Dr. Beltrán nació el 23 de febrero de 1926, cuando esa ciudad contaba con apenas 10,000 habitantes, donde todo el mundo se conocía y su infancia la pasó con muchas horas al aire libre y varios amigos.

Sus padres fueron Don Pablo Beltrán Arzapalo, originario de Rosario Sinaloa, egresado del Colegio Militar, uno de los Cadetes que acompañaron al Presidente Francisco I. Madero en la marcha de la Lealtad, su madre Doña Guillermina Ortega Lozano, oriunda de esa ciudad. El matrimonio fue feliz, procreando tres hijos varones, el primero Oscar, el segundo Armando, el tercero nuestro homenajeado y la cuarta Mirtila

Sus estudios elementales los realizó en la tierra que lo vio nacer y es enviado a la Ciudad de México para concluir en el Colegio Francés sus estudios de Bachillerato.

En el año de 1942 ingresa a la Escuela de Medicina de la Universidad Nacional, en donde concluye la licenciatura como médico cirujano a los 21 años. Después de haber realizado su internado en el antiguo Hospital Juárez de México y su Servicio Social en Tierra Colorada, Gro.

Cabe señalar que su tesis recepcional se tituló "Cáncer de Próstata y su Relación con las Fosfatasas", mostrando su interés por los temas oncológicos e inclinándose por esta área, ya que le parecía todo un reto ya que en aquellos años no había cirujanos especializados en este campo.

En 1951 inició su residencia en el Hospital General de México, efectuando la mayor parte de ella en el Pabellón 13 de Oncología. En 1952 realiza un año de Radioterapia en el Instituto Nacional de Cancerología, con el Dr. José Noriega Limón, quien era Jefe de dicho Departamento.

Es en el año de 1953, que se traslada a los Estados Unidos de Norteamérica, realizando estudios en el Memorial Hospital de Nueva York y posteriormente, en el Memorial Center for Cancer and Allied Diseases and Sloan Kettering Division, así como en el Roswell ParkMemorial Institute en Búfalo, Nueva York.

Con una preparación sólida tanto en el conocimiento de la oncología como de las técnicas quirúrgicas radicales, regresa a México en diciembre 1958 e ingresa al Instituto Nacional de Cancerología de México (INCan); en 1959 como Jefe del Servicio de Gastroenterología y después de Cabeza y Cuello, al tiempo que fungió como consultante en los Hospitales Juárez y 20 de Noviembre, empezando así una importante carrera hospitalaria, ocupando estas posiciones hasta 1972. Se desempeñó como Jefe de la División de Cirugía de 1973 a 1982, para luego, por su brillante labor, ser nombrado Director General de esa prestigiada Institución Oncológica; cargo que desempeñó del 15 de noviembre de 1982 al 10 de agosto de 1993.

Ha sido Director de los Programas de posgrado a nivel mundial por la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) de 1994 a 2002 y Coordinador de los Centros Estatales de Cancerología de México, del 6 de abril del 2005 a la fecha.

En el área de Docencia, destaca su labor y su pasión, tanto en pregrado como posgrado y educación médica continua, desempeñándose como profesor de la Facultad de Medicina y de la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Entre otras actividades es Consejero de la Asociación Mexicana de la Lucha contra el Cáncer, Vocal de la Junta de Gobierno del Instituto de Ciencias Médicas y la Nutrición, Corresponding Member of Editorial Advisor Board de la Revista Cancer, de la American Cancer Society, Asesor de la Sociedad Mexicana de Psico-Oncología, Coordinador del Programa de Extensión de Posgrado, Internacional de la Sociedad Médica del INCan, Presidente del Departamento de Cirugía de la ANMM, Sinodal en los Exámenes de Certificación de Oncología, del Consejo Mexicano de Oncología (CMO).

En cuanto a conferencias, tiene numerosas participaciones en reuniones nacionales e internacionales.

Respecto a publicaciones es autor y editor de varios artículos médicos y libros en el área de la oncología.

Sólo por mencionar algunas de las membresías a Sociedades Médicas en las que participa siempre se encuentran la Sociedad Mexicana de Oncología (SMeO), de la cual es Socio fundador y expresidente; Sociedad Médica del INCan, fundador y expresidente; miembro emérito de la AMC y de la ANMM; pertenece al Roswell Park Surgical Society, del American College of Surgeons y de la Surgical Oncology Society, éstas últimas en Norteamérica.

Debido a su labor constante y prolífica, cuenta con más de 20 reconocimientos por su trayectoria médica, entre las que destacan:

Medalla Ignacio Millán, otorgada por la Sociedad Mexicana de Estudios Oncológicos, hoy SMeO, en octubre de 1983.

• Guerrerense Distinguido, medalla otorgada por el gobierno del estado de Guerrero, Chilpancingo, Guerrero, diciembre de 1984.

• El Instituto Nacional de Cancerología de Acapulco, Gro., lleva el nombre de Dr. Arturo Beltrán, en reconocimiento a su trayectoria y apoyo brindado para el establecimiento de dicho centro, en mayo de 1992.

• Reconocimiento de la Junta de Gobierno del INCan a través de su presidente, Dr. Jesús Rodríguez Kumate, por la labor desempeñada como Director General de dicha Institución, el 6 de septiembre de 1993.

• Reconocimiento al Mérito Universitario, Universidad Americana de Acapulco, Guerrero., el 6 de mayo de 1994.

• Presea del Día Nacional de Lucha Contra el Cáncer, Sociedad de Cancerología de Jalisco, el 10 de diciembre de 1994.

• Reconocimiento Fundación Glaxo, dentro del programa "VI Premio Nacional de Investigación 1994", el 25 de mayo de 1995.

• Presea Sentimientos de la Nación, otorgada por el Congreso del Estado de Guerrero, Chilpancingo, Guerrero., el 13 de septiembre del 2000.

• Reconocimiento por su Contribución a la Oncología Quirúrgica, dentro de Programa "Los 13 Grandes de la Cirugía en México", Colegio de Cirugía General y Gastroenterología del Estado de Durango, Dgo., el 5 y 6 de octubre del 2000.

• Premio a la Excelencia Médica, Gobierno de la República, otorgado por el Presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, por sus contribuciones al desarrollo de la Cirugía Oncológica, el 23 de octubre del 2000.

• Reconocimiento por la Sociedad Mexicana de Oncología (SMeO), por su trayectoria y como Socio fundador de la misma, el octubre del 2004.

• Reconocimiento por 45 años de Servicio en el INCan, el 18 de noviembre del 2004.

• Premio "Dr. Guillermo Soberón Acevedo", otorgado por el Consejo de Salubridad General, en reconocimiento al mérito de los profesionales en Salud Pública, el 4 de abril del 2008.

Entre las mayores contribuciones del Dr. Beltrán se encuentra el haber generado el proyecto y ahora toda una realidad de los Centros Estatales de Cancerología, los cuales a la fecha son 31, apoyando a la Secretaría de Salud en las estrategias para la construcción de 8 unidades estatales, siendo la primera en Acapulco, Guerrero.

Una de las grandes aportaciones la creación de la Unidad de Trasplante de Médula Ósea, cuando fue Director del INCan, con todos los adelantos de la época, así como haber obtenido la aprobación y autorización del plan maestro para la construcción de 4 edificios del INCan, destinados a Investigación, Física-Médica, Auditorio-Biblioteca y Torre de Gobierno, logró el reconocimiento universitario por la UNAM de las Residencias Médicas de Especialidad. Introdujo a México una política Nacional sobre el manejo de narcóticos, para el manejo del dolor en enfermos con cáncer. Inició el Registro Histopatológico de las Neoplasias Malignas en México, que posteriormente se trasladó para su coordinación al Departamento de Epidemiología de la Secretaría de Salud. Estimuló y abrió el espacio para el desarrollo de la Psico-Oncología como una disciplina fundamental en el ejercicio de la especialidad.

Firmó convenios de colaboración con las universidades de Harvard, Stanford, Autónoma de Nuevo León, Autónoma Metropolitana, Juárez de Durango, Facultad y el Instituto de Química de la UNAM y el Instituto Politécnico Nacional.

Inició el registro clínico de enfermos con SIDA con cuatro Instituciones de Salud, se crearon los Comités de Investigación, Ética y Bioseguridad.

La Revista del Instituto Nacional de Cancerología se convirtió en el órgano oficial de divulgación científica del INCan, la SMeO, del Grupo de Estudios y Tratamiento Latinoamericano del Cáncer (Getlac), así como de las Asociaciones Costarricenses de Oncología y Mastología. Por su calidad científica y editorial fue aceptada como órgano oficial por la UICC en Latinoamérica, la Asociación Latinoamericana de Institutos de Cáncer (ALAIC), el Grupo Latinoamericano de Enseñanza Oncológica (GLEO), la Federación Latinoamericana de Sociedades de Cancerología (FLASCA), a su vez fue aceptada por el sistema de información Excerpta Médica (Holanda), el Index Medicus Latinoamericano (Brasil), el Cenids de México y el Centro de Información Científica y Humanística (CICH) de la UNAM.

En el campo de la cirugía, continuó y apoyó con la tradición educativa en la formación de Recursos Humanos, con la realización de procedimientos quirúrgicos como cirugía conservadora, cirugía radical, paliativa, reconstructiva, de rehabilitación, citorreductiva y para el dolor. Consolidó una escuela de cirujanos con personalidad propia, técnicas avanzadas, instrumental y equipos modernos, promoviendo las mentalidades abiertas y conceptos multidisciplinarios. También tuvo la visión de capacitar a los doctores. Vincenzo Aiello Crocifoglio, Francisco Javier Ochoa Carrillo y Juan Manuel Ruiz Molina, tanto en el extranjero como en México, sobre técnicas quirúrgicas novedosas. A su regreso se reincorporaron al INCan e iniciaron cursos de dichos procedimientos. Se desarrollaron técnicas de microcirugía para anastomosis neurales y vasculares, iniciando así una época de reconstrucción con transposición de tejidos.

Apoyó la creación de Grupos para ayuda a los pacientes, como el de Reto, que fundó la Sra. Cecilia Sepúlveda, para las enfermas con cáncer de mama.

Finalmente el 4 de noviembre de 2009, es reconocido dentro de los 27 médicos mexicanos del Siglo XX que mayores contribuciones hicieron al país.

El Doctor, Maestro y Amigo, sigue trabajando en forma entusiasta con espíritu crítico, mano firme pero serena en los procedimientos quirúrgicos y sobre todo conducta intachable en todos los aspectos de su vida y continúa laborando, como desde hace 25 años con su grupo quirúrgico en la práctica privada, ofreciendo a sus pacientes la mejor oncología.

Dr. Beltrán, hoy una vez más se le reconoce y agradecemos los servicios brindados a la Oncología Mexicana, para que esta sea más grande, más sólida, más justa y socialmente responsable. Es un saludable ejemplo a seguir para las presentes y futuras generaciones.

Opciones de artículo
Herramientas