Buscar en
Farmacia Profesional
Toda la web
Inicio Farmacia Profesional Repelentes de insectos. A la defensiva
Información de la revista
Vol. 17. Núm. 7.
Páginas 34-40 (Julio 2003)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 17. Núm. 7.
Páginas 34-40 (Julio 2003)
Acceso a texto completo
Repelentes de insectos. A la defensiva
Visitas
8223
Mª JOSÉ DIVINS TRIVIÑOa
a Farmacéutica.
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (3)
Fig. 1. Repelentes de insectos: cuotas de mercado por forma farmacéutica (valores)
Fig. 2. Repelentes de insectos: cuotas de mercado por laboratorios (valores)
Fig. 3. Repelentes de insectos: cuotas de mercado por marcas (valores)
Mostrar másMostrar menos
REPELENTES DE INSECTOS La autora describe el mercado farmacéutico español de repelentes de insectos, desglosando las cifras de venta por laboratorios y marcas. Previamente realiza un breve resumen del arsenal de estos productos que ofrecen las oficinas de farmacia en función de los principios activos que incluyen en sus distintas formulaciones.
Texto completo

Las picaduras de insectos son muy frecuentes durante el período estival, debido sobre todo a la mayor actividad al aire libre, al uso de prendas ligeras, y al olor a sudor característico de los seres humanos, que es capaz de atraer a numerosos «animalitos» dispuestos a fastidiarnos las vacaciones.

Los repelentes de insectos son la mejor arma de la que disponemos para evitar estas molestas picaduras, que comportan en la mayoría de los casos trastornos de carácter leve, aunque en personas alérgicas pueden provocar complicaciones severas.

Es especialmente importante su uso en viajes internacionales, porque los insectos son transmisores de infinidad de enfermedades como la malaria, el dengue, el tifus, la fiebre amarilla, etc.

 

PREVENCIÓN DE PICADURAS

Hay una serie de recomendaciones muy sencillas de carácter preventivo que pueden resultar muy eficaces en la prevención de picaduras:  

­ Restringir las actividades al aire libre en los horarios de máxima actividad de los insectos (desde el anochecer hasta el amanecer en el caso de los mosquitos).

­ Utilizar ropa de manga larga y pantalón largo, evitar la ropa amplia y de colores oscuros y/o brillantes.

­ Evitar perfumes de olores fuertes y penetrantes.

­ Alojarse, si es posible, en habitaciones con aire acondicionado (el uso de aire acondicionado reduce drásticamente la actividad de los mosquitos), y con tela metálica en puertas y ventanas. Si se fumiga la habitación con insecticidas durante la noche se aumenta la protección.

­ Utilizar mosquiteras en la cama, vigilando que no tengan agujeros e impregnándolas con algún repelente. Los mosquitos entran en las habitaciones durante el día y se esconden en sitios oscuros. Por tanto, antes de acostarse conviene sacudir la ropa de cama y hacerles salir de sus escondrijos.

­ Las pulgas pican en zonas cubiertas de día y en todo el cuerpo durante la noche. Es importante repasar y airear las habitaciones en desuso (sobre todo en zonas rurales) y mantener una correcta higiene de los animales domésticos.

­ Por último, se recomienda utilizar un buen producto repelente de insectos de uso tópico, o bien algún aparato eléctrico de ambiente.

REPELENTES DE INSECTOS

Los repelentes de insectos son sustancias que ofrecen protección frente a las picaduras de insectos, se aplican sobre la superficie del cuerpo no cubierta y los ahuyentan sin matarlos. Aseguran una protección de 5 a 8 horas después de su aplicación y se presentan en distintas formas farmacéuticas, líquidos, cremas, aerosoles, sprays, barras, etc.

Un buen repelente de insectos debe cumplir una serie de requisitos:  

­ No ser tóxico, ni a nivel general ni a nivel local.

­ Tener una acción inmediata y ofrecer protección durante varias horas.

­ Asegurar efectividad frente a una gran variedad de insectos.

­ Tener un olor lo más discreto y agradable posible.

 

Es conveniente recordar también una serie de medidas de precaución cuando se utilizan repelentes:  

­ Mantener el producto fuera del alcance de los niños, y lejos de alimentos y bebidas.

­ Usar con muchísima precaución en niños menores de dos años. En estos casos es preferible el uso de repelentes con formulaciones especialmente indicadas para ellos.

­ Evitar el contacto del producto con ojos y mucosas. No usar en zonas con heridas, quemaduras o irritaciones y limitar su aplicación en las zonas más sensibles.

­ Lavarse las manos adecuadamente después de la aplicación.

­ No renovar las aplicaciones de forma excesiva, ni utilizar grandes cantidades de producto.

­ Si se aplica conjuntamente con un protector solar, se debe aplicar éste en primer lugar, y a continuación el repelente. Los repelentes disminuyen la eficacia de los protectores solares en un 20-30%.

 

PRINCIPIOS ACTIVOS DE LOS REPELENTES

La mayoría de laboratorios cuenta con repelentes de insectos formulados a base de un solo principio activo. No obstante, también los hay que combinan varios principios a la vez. Cabe destacar que, en la mayoría de los casos, aun tratándose de una misma marca, no todas sus formas farmacéuticas contienen el mismo principio activo, ni a las mismas concentraciones.

En la actualidad los más utilizados son:  

­ DEET (dietiltoluamida). Es un principio activo de gran eficacia pero a una concentración muy elevada puede tener cierto nivel de toxicidad, debido a su alto grado de absorción cutánea. Se recomienda que las concentraciones elevadas se reserven a zonas donde se presenten resistencias o se precise una sobreprotección.

­ Bayrepel o picaridina. Es fruto de la búsqueda de nuevos principios activos, que sean eficaces, bien tolerados, fáciles de formular y cuyo olor permita diseñar productos de aroma agradable. Es eficaz como repelente de moscas, mosquitos y garrapatas. No es agresivo para la piel y su absorción es muy baja.

­ Esencia de citronella. Produce una sensación desagradable a los insectos y los ahuyenta. No afecta al equilibrio ecológico, es bien tolerado y su olor es agradable, pero su eficacia es limitada.

­ Destilado de eucaliptus. El mecanismo de acción parece ser similar al anterior. En este caso a las ventajas de la citronella se añade un mayor nivel de eficacia.

­ Permetrinas. Además de su efecto insecticida, que les hace ser ampliamente utilizados en los pediculicidas, presentan una buena actividad como repelentes de otros insectos. No obstante, se aconseja que su uso como repelente se limite a impregnar mosquiteras, cortinas y ropa de cama en aquellas zonas con alta densidad de mosquitos. Pueden correrse algunos riesgos cuando se asocia con otros repelentes.

­ Otros principios activos también muy utilizados son el 3-(N-N-butil-N-acetil) aminopropionato de etilo, el dimetilftalato, el ftalato de dibutilo, el bútoxido de piperonilo, etc.

 

También es importante destacar la aparición en el mercado de productos homeopáticos con esta indicación, a los que pueden recurrir las personas que optan por este tipo de terapia.

MERCADO DE LOS REPELENTES DE INSECTOS

Como ya se ha comentado, los repelentes de insectos se presentan en las farmacias bajo distintas formas farmacéuticas. El total de unidades vendidas en el período comprendido entre abril de 2002 y marzo de 2003 fue de 574.000, por un importe de 3,63 millones de euros. Estas cifras suponen, en ambos conceptos, algo más del 0,5% del mercado de cuidado personal (Personal care), dentro de los productos de parafarmacia en España: en concreto, el 0,54% de las unidades y el 0,52% de la cifra de negocio.

La figura 1 muestra las ventas en unidades y valores de las distintas formas farmacéuticas.

Fig. 1. Repelentes de insectos: cuotas de mercado por forma farmacéutica (valores)

Los aerosoles/sprays son los predominantes, con 239.000 unidades vendidas (41,7%) y un importe aproximado de 1,58 millones de euros (43,4%).

El segundo grupo corresponde a las formas líquidas sin spray, con 228.000 unidades (39,7%) y 1,38 millones de euros (37,9%). Le siguen los formatos en barras/roll-on con 68.000 unidades (11,8%) y un 12,0% (0,44 millones de euros) y después, las cremas, con 39.000 unidades (6,7%) y un 6,7% de la cuota de mercado (0,24 millones de euros).

 

Ventas por laboratorios

Al repasar las ventas por laboratorios vemos que el mejor colocado, tanto en volumen de unidades vendidas como en el importe de las mismas, es Chefaro.

En efecto, Chefaro facturó 1,22 millones de euros durante el período analizado (33,5% del mercado) y un total de 194.000 unidades (33,8%).

En segundo lugar se sitúa Bayer, con ventas de 0,82 millones de euros (22,5%) y 139.000 unidades (24,2%). En tercera posición del ranking está OTC Ibérica, con 0,48 millones de euros (13,3%) y 55.000 unidades (9,6%). El cuarto lugar es para Cinfa, con 0,38 millones de euros (10,5%) y 74.000 unidades (12,9%).

Les siguen, por este orden, Sanofi-Synthélabo, con 0,24 millones de euros (6,7%) y 31.000 unidades (5,4%); Expanscience, que facturó 0,21 millones de euros (5,7%) y 26.000 unidades (4,5%); Dermo Cruz de Malta, con 24.000 unidades (4,2%) y 0,14 millones de euros (3,9%), y Diafarm, con 0,12 millones de euros (3,3%) y 24.000 unidades (4,2%). Estos datos aparecen reflejados en la figura 2.

Fig. 2. Repelentes de insectos: cuotas de mercado por laboratorios (valores)

Ventas por marcas

Para simplificar el análisis, se han agrupado en este apartado todos los productos que se comercializan bajo una misma marca, sin diferenciarlos por su forma farmacéutica o composición. Como la mayoría de laboratorios cuenta con una única marca en el mercado --Bayer es la única excepción con tres--, lógicamente las cifras de ventas de los laboratorios que se han citado anteriormente coincidirán aquí con las de sus marcas respectivas.

Relec, de Chefaro, es la primera del ranking con 194.000 unidades vendidas (33,8%) y 1.215.000 euros (33,5%) de facturación. En segundo lugar se halla Mosi Guard, de OTC Ibérica, con 55.000 unidades (9,6%) y 484.000 euros (13,3%). Autan Activo de Bayer se coloca la tercera, con 74.000 unidades (12,8%) y 453.000 euros (12,5%).

En cuarta posición está Goibi, de Cinfa, con algo más de 74.000 unidades (12,9%) y 382.000 euros facturados (10,5%). Autan (Bayer) es la quinta marca, con 56.000 unidades (9,8%) y 313.000 euros (8,6%).

En sexto lugar se sitúa Cusitrin Antimosquitos, de Sanofi-Synthélabo, con 31.000 unidades (5,4%) y 243.000 euros (6,7%). Mustela Antimosquitos, de Expanscience, es la séptima, con 26.000 unidades (4,5%) y 207.000 euros (5,7%).

A estas marcas les siguen: Halley, de Dermo Cruz de Malta, con 24.000 unidades (4,2%) y 140.000 euros (3,9%); Moustidose, de Diafarm, con 24.000 unidades (4,2%) y 121.000 euros (3,3%), y por último, Autan Sensitive, de Bayer, con 9.000 unidades (1,5%) y 50.000 euros (1,4%).

La figura 3 permite comparar las cuotas de mercado en valores de estas 10 primeras marcas.

Fig. 3. Repelentes de insectos: cuotas de mercado por marcas (valores)

 

CONSEJO FARMACÉUTICO ANTE LAS PICADURAS DE INSECTOS

Sobre todo durante la temporada estival, el farmacéutico recibe con frecuencia en su oficina de farmacia consultas de pacientes que han sufrido alguna picadura de insecto.

Normalmente bastará con recomendarle alguna de las especialidades farmacéuticas de administración por vía tópica autorizadas para el alivio de los molestos síntomas de las picaduras. Pero a la vez se deberá aconsejar sobre la prevención de otras posibles picaduras mediante el adecuado repelente.

A menudo, si la reacción es intensa pero localizada a una o unas pocas picaduras, se puede hacer recomendable la administración de un corticosteroide de baja potencia como hidrocortisona (Dermosa Hidrocortisona, de Farmacusí; Hidrocisdin, de Isdin; Hidrocortisona Pensa, de Pensa; Schericur, de Schering) o productos refrescantes o contrairritantes con dimetindeno (Fenistil, de Novartis CH), alantoína (Polaramine, de Schering Plough), calamina (Talquistina, de Vita), mentol (Prulit, de Viñas; Sartol, de Stiefel), amoníaco (After Bite, de Pensa; Calmapica, de Pérez Giménez) o crotamitón (Euraxil, de Novartis CH). También pueden ser útiles los anestésicos tópicos como pramocaína (Balsabit, de Pensa; Pramox, de Isdin), lidocaína (Aeroderm, de Seid; Curine, de Leti) o benzocaína (Lanacane, de Combe Europa).

Si las picaduras son numerosas y dispersas, será más conveniente administrar un antihistamínico por vía oral. El farmacéutico deberá recordar las precauciones en el uso y las contraindicaciones de estos medicamentos.

Con estas medidas suele ser suficiente, no obstante, si la sensación de prurito es muy intensa, aparece edema en lengua o labios o dificultades respiratorias, habrá que remitir al paciente al hospital más próximo. Es importante recordar siempre que, aunque poco frecuente, el shock anafiláctico puede producirse con la picadura de cualquier insecto.

 

BIBLIOGRAFÍA GENERAL

CGCOF. Catálogo de Parafarmacia. Madrid: Publicaciones del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, 2003.

Comas R, Fernández MM. Picaduras y mordeduras. El farmacéutico 1996; extra mayo.

Saltó A, Franquesa N. Picaduras inoportunas. Una consulta punzante. El farmacéutico 1996;174.

Suárez S. Repelentes de insectos. Prevención de picaduras. Farmacia Profesional 2002;16(7):55-9.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos