Buscar en
Farmacia Profesional
Toda la web
Inicio Farmacia Profesional Novedades en anticoncepción hormonal
Información de la revista
Vol. 18. Núm. 1.
Páginas 40-43 (Enero 2004)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 18. Núm. 1.
Páginas 40-43 (Enero 2004)
Acceso a texto completo
Novedades en anticoncepción hormonal
Visitas
...
MERCÈ PIERAa
a Médico de atención primaria.
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (5)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (1)
Texto completo

A examen

La autora revisa 4 novedades recientes en el campo de la anticoncepción hormonal: el anillo anticonceptivo mensual, el parche hormonal, la llamada «píldora de los tres meses» y el anticonceptivo hormonal masculino, aún en fase de ensayos.

Desde que en 1960 apareció la ya mítica primera «píldora anticonceptiva» hasta la actualidad, los avances en el campo de la anticoncepción se han dirigido básicamente a mejorar la seguridad y la tolerancia de los anticonceptivos orales. Gracias a los esfuerzos en investigación y desarrollo realizados por científicos de todo el mundo, las mujeres de hoy pueden confiar plenamente en el uso de estos medicamentos. Entre las últimas novedades en anticoncepción se encuentran el anillo mensual y el parche hormonal. Además, la FDA estadounidense acaba de aprobar la comercialización de una píldora que reduce la menstruación a cuatro veces al año y, por otro lado, los primeros resultados de un anticonceptivo masculino son realmente prometedores.

EL ANILLO ANTICONCEPTIVO MENSUAL

El anillo anticonceptivo, de carácter mensual, constituye el método de anticoncepción hormonal más original, en cuanto al sistema de liberación de las hormonas para la prevención del embarazo. Se trata de un aro de plástico flexible, transparente y muy suave al tacto, de unos 5 centímetros de diámetro, que la propia mujer se coloca fácilmente en la vagina (figs. 1 y 2).

Fig. 1. Anillo anticonceptivo mensual

Fig. 2. La elevada elasticidad del anillo facilita su introducción

Mecanismo de acción

El anillo mensual se coloca en la vagina como un tampón. Libera diariamente, durante tres semanas, 120 µg de etonogestrel y 15 µg de etinilestradiol, dos hormonas femeninas (gestágeno y estrógeno, respectivamente) que inhiben la ovulación de forma idéntica a como lo hace la píldora. Las hormonas que se encuentran en el núcleo del anillo se van liberando de forma constante a través de su membrana externa, y pasan al torrente sanguíneo a través de la pared vaginal. De esta forma, las dosis hormonales ultrabajas del anillo mensual actúan directamente, sin pasar primero por el hígado como ocurre cuando se toma la píldora. Gracias a este mecanismo de absorción vía vaginal, si la mujer sufre algún trastorno gastrointestinal como vómitos o diarreas, no corre ningún riesgo de pérdida de eficacia anticonceptiva. Como es sabido, tales sucesos son una causa importante de embarazos no deseados con las píldoras.

Por otro lado, cuando la mujer decide suspender el uso del anillo mensual, recobra rápidamente la función ovárica y, por tanto, su fertilidad anterior. La mayoría de las mujeres ovulan y tienen la menstruación al ciclo siguiente a la interrupción del uso del anillo.

Posología

Tras la inserción, el anillo anticonceptivo mensual se mantiene colocado durante tres semanas seguidas, durante las cuales la mujer no debe retirarlo (excepcionalmente, el ginecólogo podrá hacerlo para proceder a alguna exploración ginecológica). Transcurridas las tres semanas de uso, se retira el mismo día de la semana que se colocó (por ejemplo, sí se introdujo un miércoles, aproximadamente a las 22.00 h, debe retirarse 3 semanas después, en miércoles, aproximadamente a las 22.00 h). Entonces descansa una semana, durante la cual se produce normalmente un sangrado vaginal parecido a la menstruación, como ocurre con las píldoras anticonceptivas. Transcurrida la semana de descanso, la usuaria se coloca un nuevo anillo mensual (de nuevo el miércoles y aproximadamente a la misma hora). Por lo que, durante todo el tiempo que utilice este método, la usuaria sólo debe recordar «su día de la semana», que siempre será el mismo. En el envase del anillo mensual existe un juego de discretas pegatinas recordatorias, pensadas para que las usuarias puedan colocarlas en su agenda o calendario.

La principal diferencia radica en que la píldora debe tomarse a diario, mientras que el anillo mensual se aplica una sola vez al mes (tabla I). Esta característica de administración mensual permite que las mujeres puedan liberarse de la preocupación de estar pensando cada día en su anticonceptivo. Además, desde el punto de vista psicológico tiene efectos positivos porque tranquiliza y libera a la mujer de la angustia que siente al olvidar una píldora, por el temor a un embarazo no deseado.

Colocación del anillo

Una gran ventaja del anillo mensual es que cualquier mujer puede colocárselo ella misma. Debido a su flexibilidad y suavidad, se introduce en la vagina de forma más fácil y sencilla que un tampón higiénico (fig. 3). Primero hay que buscar la posición más adecuada para introducirlo, que suele ser de pie con una pierna levantada y apoyada sobre una silla; en cuclillas, o tumbada boca arriba con las rodillas separadas y flexionadas. Luego se debe sacar el anillo de su envoltorio y comprimirlo entre los dedos índice y pulgar para empujarlo suavemente dentro de la vagina, hasta situarlo en una posición en la que la mujer se sienta totalmente cómoda. Al no ser un anticonceptivo de barrera, la posición en la que queda colocado no tiene ninguna importancia para su eficacia anticonceptiva. La retirada del anillo es incluso más fácil. Basta con curvar el dedo índice sobre el borde del anillo y tirar suavemente hacia fuera.

Fig. 3. Colocación del anillo mensual por la propia mujer

Una vez colocado, el anillo mensual no se puede caer porque la musculatura que hay alrededor de la parte inferior de la vagina lo sostiene de forma natural y la mujer tampoco nota la presencia del anillo, al igual que pasa cuando se utiliza un tampón. Además, la forma circular y la flexibilidad del anillo permiten que se asiente perfectamente en la vagina, por lo que es raro que se expulse de forma espontánea. No obstante, en caso de expulsión debe enjuagarse el anillo sólo con agua fría o tibia y reinsertarse antes de tres horas, para asegurar que la mujer continúe protegida de forma eficaz.

Primer uso del anillo

El anillo mensual está pensado para mujeres de todas las edades que no presenten contraindicaciones y a las que les sea prescrito por su médico. Los niveles de hormonas que contiene son ultrabajos pero suficientes para impedir la ovulación desde el primer día de uso, siempre y cuando la mujer inicie el uso del anillo anticonceptivo el día recomendado de su ciclo menstrual.

Las mujeres que estaban tomando habitualmente una píldora combinada deben iniciar el uso del anillo mensual como máximo el primer día después del período de descanso habitual. Las mujeres que no hayan utilizado un método anticonceptivo hormonal en su anterior ciclo menstrual o aquellas que cambien de un método con sólo gestágeno deberán colocarse el anillo entre los días 1 y 5 de su menstruación y usar un método de barrera como el preservativo, como medida adicional de seguridad.

Efectos secundarios

El anillo mensual es, en general, muy bien tolerado. La incidencia de efectos secundarios no deseados es muy baja. Al mantener una liberación constante se impide que se produzcan oscilaciones en los niveles de hormonas en sangre, por lo que los efectos secundarios como dolor de cabeza, vómitos o tensión mamaria se presentan en menor medida que con otros anticonceptivos hormonales. También se ha visto que el anillo mensual no tiene ningún efecto sobre el peso.

En la mayoría de las usuarias el sangrado menstrual aparece exactamente en la semana de descanso sin anillo, por lo que son muy pocas las mujeres que tienen sangrados o manchados irregulares. La probabilidad de que se produzcan sangrados inesperados es más infrecuente que con otras opciones anticonceptivas hormonales.

El anillo mensual tiene las mismas contraindicaciones que presenta la píldora.

Evidencia de uso

Los resultados de un estudio de un año de duración, realizado con usuarias del anillo mensual a escala internacional, confirman que las mujeres están muy satisfechas de este nuevo anticonceptivo mensual, y la mayoría asegura que es fácil de colocar y retirar, incluso la primera vez que lo usaron. También señala este trabajo que después de tres meses de uso, 8 de 10 mujeres consideraba al anillo mensual como el mejor método anticonceptivo. El mismo estudio demostró que la aceptación y el grado de satisfacción por parte de la pareja fueron muy buenos, ya que el 91% de los hombres no puso reparos a su uso, aunque un 32% reconoció que lo había notado durante las relaciones sexuales.

EL PARCHE HORMONAL

El parche hormonal (fig. 4) constituye otra nueva opción para prevenir el embarazo, que combina la efectividad de la píldora con la conveniencia de una sola dosis por semana.

Fig. 4. Parche hormonal

Mecanismo de acción

Al igual que la píldora anticonceptiva, el parche hormonal previene el embarazo a través de dos vías distintas. Por un lado, inhibe la ovulación, y por el otro, hace más densas las secreciones del cuello uterino, dificultando así el paso de los espermatozoides hacia el útero. Esto lo consigue liberando diariamente 150 µg de norelgestromina y 20 µg de etinilestradiol (progestágeno y estrógeno, respectivamente) a la circulación sanguínea a través de la piel, inhibiendo así la ovulación. La norelgestromina es el metabolito activo de norgestimato, un gestágeno desconocido en España, pero existente en el resto de Europa.

Posología

Este delgado parche de unos 20 cm2 y de color beige está constituido por 3 capas, incluyendo la capa que se retira para su aplicación, la capa adhesiva con el medicamento y la capa externa protectora.

La periodicidad de aplicación del parche es semanal. Hay que cambiarlo una vez a la semana durante tres semanas, y la cuarta no se aplica para permitir que aparezca el sangrado vaginal semejante a la menstruación.

El parche hormonal puede empezar a usarse, previa consulta médica, el primer día de menstruación o el primer domingo después de que se inicie el período, por ejemplo.

Colocación del parche

En primer lugar, hay que presionar firmemente sobre el parche con la palma de la mano durante 10 segundos, para asegurarse de que los bordes se adhieran correctamente. A continuación, se pasarán los dedos alrededor del borde del parche.

Si el parche ha perdido adherencia, se ha pegado sobre sí mismo o sobre otra superficie, si tiene otro material adherido o si se ha aflojado o caído anteriormente, no se debe intentar reaplicar sino usar un parche nuevo. Tampoco debe aplicarse sobre la piel enrojecida, irritada o lesionada.

Las zonas del cuerpo recomendadas para aplicar el parche son: glúteos, abdomen, parte superior del tórax (pero no en el pecho) y parte exterior y superior de los brazos (fig. 5). También se recomienda ir alternando estos lugares de aplicación.

Fig. 5. Uno de los lugares recomendados de aplicación del parche es la parte superior externa del brazo

 

Las usuarias de este método pueden bañarse y nadar de la forma habitual, pero no pueden aplicarse aceites, cremas u otros productos cosméticos sobre o alrededor del área del parche.

El anticonceptivo hormonal masculino está cada vez más cerca

Efectos secundarios

Entre los efectos secundarios descritos durante los ensayos clínicos con el parche hormonal se hallan molestias en los pechos, cefalea, reacción en el lugar de aplicación, náuseas y dolor abdominal. En los primeros meses de uso se pueden presentar sangrados intermenstruales.

El parche hormonal tiene las mismas contraindicaciones que la píldora anticonceptiva.

En definitiva, el parche muestra una efectividad del 99% cuando se utiliza correctamente y tiene la ventaja sobre la píldora de que no requiere una administración diaria (evitando los posibles olvidos), no interfiere en la relación sexual y permite seguir con todas las actividades diarias --como nadar, practicar ejercicio, bañarse y ducharse--, pues no pierde sus propiedades en condiciones de humedad y calor.

LA PÍLDORA DE LOS TRES MESES

Recientemente, se ha aprobado la comercialización en Estados Unidos de una nueva píldora anticonceptiva que tiene la particularidad de reducir la menstruación a cuatro veces al año.

Esta píldora contiene 150 µg de levonorgestrel (gestágeno) y 30 µg de etinilestradiol (estrógeno) y su régimen posológico es de 91 días, es decir, durante 84 días seguidos se toma una píldora activa diaria y en los 7 días restantes se toma un placebo, permitiendo así un sangrado vaginal parecido a la menstruación.

Los ensayos clínicos han demostrado que la píldora de los tres meses presenta una eficacia y seguridad comparables a las de la píldora anticonceptiva convencional, aunque muestra una mayor incidencia de sangrados intermenstruales durante los primeros ciclos de uso.

La aparición de esta novedad anticonceptiva ha generado gran controversia, ya que muchos investigadores se cuestionan hasta qué punto es correcto manipular hormonalmente el ciclo menstrual y consideran que son necesarios estudios a largo plazo para determinar las posibles consecuencias de suprimir la menstruación durante largos períodos. Por otra parte, los defensores de este método aducen una mejor calidad de vida para las mujeres al reducirse el número de menstruaciones a una cada tres meses, con la consiguiente reducción de las molestias asociadas (cefaleas, tensión mamaria, calambres, etc.).

EL ANTICONCEPTIVO MASCULINO

Un prototipo de anticonceptivo masculino constituido por un depósito que combina un andrógeno y un derivado de la progesterona ha demostrado una elevada eficacia anticonceptiva en los hombres.

Este anticonceptivo masculino fue evaluado en una reciente investigación llevada a cabo en la Universidad de Sydney, Australia, que incluyó a 55 varones de edades comprendidas entre los 18 y los 50 años. Los participantes recibieron una inyección cada tres meses de 300 mg de acetato de medroxiprogesterona (un derivado de la progesterona) junto con testosterona esteroide cristalina pura, en forma de depósito (4 implantes de 200 mg), que se colocaron bajo la piel al lado del ombligo bajo anestesia local.

Los resultados de la investigación demostraron una elevada eficacia anticonceptiva de este método al no producirse ningún embarazo durante el período de estudio. También demostraron una satisfactoria seguridad a corto plazo y la posterior recuperación de la producción de espermatozoides o espermatogénesis.

Ante estos resultados, los autores se muestran muy optimistas sobre la posibilidad de obtener, en un futuro, un producto que contenga ambas hormonas. Apuestan, además, por el uso de las hormonas en depósitos, que aportan comodidad (al disminuir la necesidad de un cumplimiento periódico), eficacia (por su administración más fácil y predecible) y seguridad (al evitar la vía de administración oral).

BIBLIOGRAFÍA GENERAL

Anderson FD, Hait H. A multicenter, randomized study of an extended cycle oral contraceptive. Contraception 2003; 68(2):89-96.

Burkman RT. The transdermal contraceptive patch: a new approach to hormonal contraception. Int J Fertil Womens Med 2002;47(2):69-76.

Mulders TM, Dieben TO, Bennink HJ. Ovarian function with a novel combined contraceptive vaginal ring. Hum Reprod 2002;17(10):2594-9.

Roumen F. Contraceptive efficacy and tolerability with a novel combined contraceptive vaginal ring. Eur J Contracept Reprod Health Care 2002;7(2):19-24.

Szarewski A. High acceptability and satisfaction with NuvaRing use. Eur J Contracept Reprod Health Care 2002;7(2):31-6.

Turner L, Conway AJ, Jimenez M, Liu PY, Forbes E, McLachlan RI, et al. Contraceptive efficacy of a depot progestin and androgen combination in men. J Clin Endocrinol Metab 2003;88(10):4659-67.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos