Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Sacroileítis infecciosa por Bartonella henselae en adulto inmunocompetente: un ...
Información de la revista
Vol. 39. Núm. 5.
Páginas 257-258 (Mayo 2021)
Vol. 39. Núm. 5.
Páginas 257-258 (Mayo 2021)
Carta científica
Acceso a texto completo
Sacroileítis infecciosa por Bartonella henselae en adulto inmunocompetente: un caso inusual
Infectious sacroiliitis caused by Bartonella henselae in an immunocompetent adult: an unusual case
Visitas
...
Esteban Araos-Baeriswyla,b,
Autor para correspondencia
earaos@med.puc.cl

Autor para correspondencia.
, Álvaro Arayac, Valentina Lucoc, Ximena Monsalvea,b
a Departamento de Medicina Interna, Escuela de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Región Metropolitana, Chile
b Servicio de Medicina, Complejo Asistencial Dr. Sótero del Río, Puente Alto, Región Metropolitana, Chile
c Escuela de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Región Metropolitana, Chile
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

La enfermedad por arañazo de gato (EAG) es la manifestación más frecuente en el humano producida por Bartonella henselae (Bh)1. En adultos existen cuadros atípicos con compromiso extranodal, como el musculoesquelético2–4. A continuación se presenta el primer caso de una paciente adulta con sacroileítis secundaria a infección por Bh, sitio no descrito previamente en la literatura. Mujer de 57 años, con antecedente de hipertensión arterial controlada, ama de casa, cuya vecina domestica gatos, presentó caída a nivel con golpe en cadera derecha, sin evidencia de fractura clínica ni radiográfica. Evoluciona favorablemente con disminución progresiva del dolor local. Posteriormente a las 2 semanas presentó tos productiva con expectoración mucopurulenta y sensación febril no cuantificada, agregándose dolor en glúteo derecho, irradiado hacia la rodilla asociado a leve impotencia funcional. Sin otros síntomas. Al ingreso, taquicárdica, normotensa, afebril con 4l/min de oxígeno por bigotera para saturar al 91%. Al examen físico con roncus difusos en ambos campos pulmonares, sensibilidad en hipocondrio derecho e izquierdo y dolor a la palpación profunda del glúteo derecho. Al laboratorio: hemoglobina 15,8g/dl, plaquetas 130.000μl, leucocitos 10.510μl de predominio neutrofílico, PCR 303mg/l (valor normal: <5), bilirrubina total 5,89mg/dl, bilirrubina directa 1,94mg/dl, GOT 84U/l, GPT 82U/l, GGT 133U/l y FA 195U/l. La radiografía de tórax mostró una condensación basal derecha. La ecografía abdominal evidenció vía biliar fina y esplenomegalia.

Se hospitalizó con diagnóstico de neumonía basal derecha e inició tratamiento empírico con ceftriaxona 2g/día y claritromicina 500mg/cada 12h. Tras completar 10 días de antibioterapia, la paciente evolucionó favorablemente respecto a lo respiratorio y con normalización de las pruebas hepáticas, cuya elevación se interpretó en contexto de sepsis. Sin embargo, persistió con fiebre intermitente y parámetros inflamatorios elevados, aumentando dolor e impotencia funcional de cadera derecha. Se amplió estudio con ELISA VIH, hemocultivos, urocultivo, cultivo de expectoración con tinción de Kinyoun, baciloscopias y cultivo de Koch, todos negativos. La tomografía computarizada de abdomen y pelvis mostró hallazgos compatibles con sacroileítis derecha con resorción ósea focal, esplenomegalia, sin adenopatías lumboaórticas ni ilíacas. Cintigrama óseo no evidenció otros focos de hipercaptación. Sin elementos clínicos para etiología inflamatoria no infecciosa, se inició tratamiento empírico con piperacilina-tazobactam y vancomicina. Evaluado por traumatología, se desestimó punción articular o cirugía. Tras 24 días de tratamiento la paciente evoluciona con menor dolor glúteo, afebril, PCR normalizada y VSG en 48mm/h. Se decide alta, con la indicación de continuar el tratamiento antibiótico de manera domiciliaria con cotrimoxazol forte empírico, cubriendo microorganismos típicos de foco óseo y con seguimiento estricto por equipo de medicina interna ambulatoria. Dos semanas después, se rescata IgG Bh positiva en títulos mayores a 1:1.024. Se ajusta terapia a doxiciclina 100mg/cada 12h, completando 4 meses, evolucionando asintomática.

Se ha descrito que hasta un 10% de los pacientes con EAG cursan con una presentación atípica como neurorretinitis, encefalitis, eritema nudoso, hepatitis, nódulos pulmonares y compromiso musculoesquelético, entre otros1–3. Hemos descrito el caso de una paciente en que la única manifestación clínica de la infección por Bh fue la sacroileítis. Con relación a las manifestaciones musculoesqueléticas (MME), existen pocos trabajos publicados en la literatura que describan su frecuencia. En uno de ellos, se analizaron 913 sujetos diagnosticados de EAG entre los años 1991 y 2002. Un 10,5% presentó alguna MME: 5,8% tuvieron mialgias y 5,5% artralgias/artritis2. Las articulaciones afectadas con mayor frecuencia fueron rodillas (23%), muñecas (20%), tobillos (18%) y codos (11%), sin reportar casos de sacroileítis3. Un 42% de los pacientes con artropatía presentaron un compromiso severo de las articulaciones de carga que limitaba la marcha, similar al descrito en nuestro caso clínico2,3.

Respecto a los factores de riesgo para desarrollar MME, se describe que la edad mayor a 20 años y ser de sexo femenino se asocian de manera significativa2,3. Nuestra paciente presentaba ambos factores de riesgo.

En los cuadros atípicos de EAG, la inespecificidad de los signos y síntomas hace necesario un alto nivel de sospecha. Nuestro caso es un claro ejemplo, en el cual se postuló el estudio de bartonelosis por la persistencia de la fiebre. El método diagnóstico más usado en la actualidad es la serología, en la que un título de IgG contra Bh>1:256 es altamente sugerente de una infección actual o reciente4.

Finalmente, queremos hacer mención que no existen signos radiológicos patognomónicos de compromiso osteoarticular por Bh. En la literatura se describen por lo general como lesiones de tipo osteolíticas, similares a nuestro caso5.

Bibliografía
[1]
B.E. Anderson, M.A. Neuman.
Bartonella spp. as emerging human pathogens.
Clin Microbiol Rev, 10 (1997), pp. 203-219
[2]
E. Maman, J. Bickels, M. Ephros, D. Paran, D. Comaneshter, E. Metzkor-Cotter, et al.
Musculoskeletal manifestations of cat scratch disease.
Clin Infect Dis, 45 (2007), pp. 1535-1540
[3]
M. Giladi, E. Maman, D. Paran, J. Bickels, D. Comaneshter, B. Avidor, et al.
Cat-scratch disease-associated arthropathy.
Arthritis Rheum, 52 (2005), pp. 3611-3617
[4]
B.A. Cunha, O. Lortholary, C.B. Cunha.
Fever of unknown origin: A clinical approach.
Am J Med, 128 (2015), pp. 1138.e1-1138.e15
[5]
K.L. Hopkins, S.F. Simoneaux, L.E. Patrick, J.B. Wyly, M.J. Dalton, J.A. Snitzer.
Imaging manifestations of cat-scratch disease.
AJR Am J Roentgenol, 166 (1996), pp. 435-438
Copyright © 2020. Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos