Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Respuesta completa al tratamiento con doxiciclina en pacientes con infección po...
Información de la revista
Vol. 29. Núm. 2.
Páginas 124-126 (Febrero 2011)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
12901
Vol. 29. Núm. 2.
Páginas 124-126 (Febrero 2011)
Original breve
DOI: 10.1016/j.eimc.2010.07.011
Acceso a texto completo
Respuesta completa al tratamiento con doxiciclina en pacientes con infección por VIH-1 con proctitis por linfogranuloma venéreo
Lymphogranuloma venereum proctocolitis in men with HIV-1 infection
Visitas
...
Eva Herasa,
Autor para correspondencia
evahmu@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Josep M. Llibrea, Elisa Martrób,d, Jordi Casabonac,d, Raquel Martíne, Guillem Sireraa
a Servicio de Medicina Interna, Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, Universitat Autònoma de Barcelona, Badalona, Barcelona, España
b Servicio de Microbiología, Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, Facultat de Medicina, Universitat Autònoma de Barcelona, Badalona, Barcelona, España
c ICO-CEEISCAT, Institut Català d’Oncologia (ICO), Centre estudis epidemiològics de las infeccions de transmissió sexual i sida de Catalunya, Barcelona, España
d CIBER Epidemiologia y Salud Pública (CIBERESP), Barcelona, España
e Department of Infectious Diseases, Aalborg Hospital, Aarhus University Hospital, Aalborg, Denmark
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla 1. Resumen de las características de los pacientes con linfogranuloma venéreo.
Resumen
Objetivos

Describir las características de una serie de 15 casos con proctitis por linfogranuloma venéreo (LGV) en varones con infección por VIH-1, valorando la respuesta al tratamiento con doxiciclina durante 21 días.

Pacientes y métodos

Estudio observacional que describe una serie de casos con LGV diagnosticados en la Unidad de VIH del Hospital Germans Trias i Pujol entre marzo del 2008 y abril del 2009.

Resultados

Se incluyeron un total de 15 pacientes, todos ellos hombres y que mantenían relaciones sexuales con hombres (HSH), con infección por el VIH-1 y sintomatología de proctitis aguda/subaguda. En todos los casos se determinó Chlamydia trachomatis (C. trachomatis) en muestra rectal mediante técnica de PCR, que después del tratamiento con doxiciclina oral (100mg/12h) durante 21 días se negativizó. Por técnica de hibridación reversa se confirmó el serovar L2 en todas las muestras.

Conclusiones

El diagnóstico de la proctitis por LGV precisa de una elevada sospecha por parte del clínico, puesto que su presentación clínica es habitualmente inespecífica. El tratamiento con doxiciclina en el LGV erradica la C. trachomatis en pacientes VIH.

Palabras clave:
Linfogranuloma venéreo
Chlamydia trachomatis
Doxiciclina
Abstract
Introduction

We present a series of 15 cases with lymphogranuloma venereum (LGV) with the aim of evaluating the response to a 21-day oral course of doxycycline (100mg twice daily).

Patients and methods

It is an observational study where we describe a series of cases with LGV diagnosed in the Hospital Germans Trias i Pujol's HIV Unit between March 2008 and April 2009.

Results

All our patients were HIV infected men who had sex with men with proctitis in 80% of the cases. In all of them Chlamydia trachomatis was determined by PCR on rectal swab specimens, with a negative result after 21 days of treatment with doxycycline. Serovar L2 was confirmed in all the specimens with the reverse hybridization technique.

Discussion

A high index of clinical suspicion is the mainstay to the early diagnosis of LGV since the clinical presentation remains unspecific. The treatment with doxycycline eradicates C. trachomatis in HIV patients with LGV.

Keywords:
Lymphogranuloma venereum
Chlamydia trachomatis
Doxycycline
Texto completo
Introducción

El linfogranuloma venéreo (LGV) es una infección de transmisión sexual causada por Chlamydia trachomatis (C. trachomatis) de las variedades serológicas L1, L2, L3. Se trata de una infección endémica en países tropicales incluyendo África, en el sudeste Asiático, y en América central y del sur. En el 2003 se comunicó un brote de LGV con una nueva cepa L2b entre hombres que tienen sexo con hombres (HSH) en Rotterdam, Holanda1. Desde entonces se han descrito otros brotes de LGV en Norte América, Australia y distintas ciudades Europeas2,3. Los dos primeros casos detectados en España fueron diagnosticados en Barcelona en el año 20044. Como rasgo característico los brotes ocurrieron mayoritariamente en HSH.

A raíz de la nueva situación epidemiológica en Cataluña el LGV se considera una Enfermedad e Declaración Obligatoria Individualizada (EDO) desde 20075. Según estudios epidemiológicos el factor de riesgo más importante identificado para contraer la infección por LGV es la coinfección por VIH-16.

En un estudio publicado en 2009 y que incluía pacientes HSH, se evidenció que prácticamente no existe reservorio de casos asintomáticos de LGV, siendo su prevalencia a nivel anorectal del 0,9%. En este trabajo la mayoría de pacientes con LGV a nivel rectal presentaban síntomas7.

Clínicamente el LGV, se puede presentar como un síndrome inguinal con linfadenitis inguinal o como un síndrome rectal caracterizado por una proctitis o proctocolitis ulcerosa que frecuentemente puede llevar a un diagnóstico erróneo. Según las guías norteamericanas de los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) el tratamiento debe realizarse con doxiciclina oral durante 21 días8. Otro estudio reciente confirma esta práctica, evidenciando que en la proctitis por LGV, el ARN de la C. trachomatis, en muestras rectales, persiste aún a los 16 días de tratamiento9. A diferencia del ADN de Chlamydia que puede persistir en muestras rectales durante un período prolongado, incluso después de un tratamiento correcto, el ARN solo puede estar producido por una bacteria metabólicamente activa10.

Las complicaciones tardías que se pueden derivar de una infección ano-rectal no tratada pueden ser graves e incluyen abscesos, fístula anal y estenosis rectal. Por otra parte, en ausencia de tratamiento, la cadena epidemiológica de transmisión sexual se mantiene activa. Por todo ello, además de considerar la posibilidad de esta enfermedad ante una clínica de proctitis, también es muy importante completar correctamente los 21 días de tratamiento con doxiciclina oral. El objetivo del estudio es presentar una serie de 15 casos con LGV, valorando posteriormente la respuesta al tratamiento con doxiciclina.

Pacientes y métodos

Se describen las características de una serie de HSH con infección por VIH-1 con proctocolitis por LGV valorados en la Unidad de VIH de nuestro hospital. Durante el período de marzo del 2008 a abril del 2009, se diagnosticaron 15 casos de proctocolitis por LGV. El diagnóstico de LGV se realizó en el servicio de Microbiología del mismo hospital en base a los resultados de PCR de C. trachomatis en muestras de exudado rectal, procediendo posteriormente a su genotipado. Para el diagnóstico molecular, el escobillón rectal se conservó en un medio adecuado (multi-Collect Specimen Collection Kit, Abbott Molecular. Des Plaines, IL, EE.UU.), y tras la extracción del ADN, se realizó una técnica de amplificación de ácidos nucleicos con formato de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) en tiempo real (Abbott RealTime™ CT/NG Assay, Abbott Molecular) para la detección simultánea C. trachomatis (plásmido críptico) y N. gonorrhoeae (gen opa). En las muestras positivas para C. trachomatis, se procedió al genotipado en tres pasos mediante reactivos de Labo Bio-medical Products B.V. (EV Rijswijk, The Netherlands)11,12: 1) PCR multiplex de la región VD2 del gen omp1 y el plásmido críptico; 2) detección del producto amplificado por enzimoinmunoensayo mediante una sonda específica para confirmar la presencia de C. trachomatis; y 3) hibridación reversa del producto amplificado correspondiente al gen omp1 con sondas específicas de serogrupo y serovar.

En un estudio reciente13 este ensayo ha demostrado tener la misma eficacia en la detección de las serovares causantes de LGV que la técnica de PCR en tiempo real basada en el gen pmpH; además, está técnica está comercializada y ofrece los controles apropiados para garantizar la validez de los resultados obtenidos.

Resultados

Todos los pacientes fueron hombres HSH, procedentes de Cataluña, mayoritariamente de la provincia de Barcelona. Ninguno de ellos había viajado al trópico durante los últimos 60 días. Todos los casos fueron valorados en la consulta de proctología de la Unidad de VIH. Algunos habían sido derivados a nuestra Unidad después de meses de sintomatología digestiva inespecífica atendida ambulatoriamente. Como se muestra en la tabla 1, el primer caso fue diagnosticado en marzo del 2008, y hasta febrero del 2009 se confirmaron 14 casos adicionales. La edad media fue de 43 años (rango: 30-53 años). Todos presentaban infección por VIH-1, y doce de ellos recibían tratamiento antiretroviral. En ocho casos la carga viral plasmática de VIH-1 fue indetectable (< 50 copias/ml), con una media de 622 células T CD4 (rango: 358-1.300). En el momento del diagnóstico, 14 pacientes presentaban sintomatología intestinal, con una duración media de la clínica de 2,73 meses (1 a 8 meses). El 80% de los casos presentaban proctitis (definida como inflamación de la mucosa rectal que causa dolor rectal, tenesmo, o rectorragias). Uno de ellos refirió dolor abdominal con alteración del ritmo deposicional y fiebre. El examen físico externo reveló una úlcera perianal en un paciente. En 8 casos (53%) se realizó una colonoscopia, y sólo dos de ellos tenían otras pruebas de imagen complementarias como una tomografía (TC) abdominal y una resonancia magnética (RM). En la TC abdominal se objetivó la presencia de adenopatías retroperitoneales e ilíacas y en la RM del otro paciente se apreció una lesión infiltrativa en la pared anterior del recto, así como adenopatías en cadenas ilíacas e inguinales planteando el diagnóstico diferencial con el linfoma. Todos ellos presentaban una PCR positiva para C. trachomatis en muestras rectales. En relación al genotipado, todos ellos tenían el serovar L2. Concomitantemente y con la intención de descartar otras enfermedades de transmisión sexual se practicó una PCR de gonococo en muestras rectales en todos los casos que fue positiva en 2 (13%) de ellos. Todos los pacientes recibieron tratamiento con doxiciclina oral 100mg/12h durante 21 días, y la mediana de seguimiento post tratamiento fue de 6 semanas. Se realizó un control de PCR de C. trachomatis post tratamiento con doxiciclina en 10 pacientes confirmando la negativización en todos ellos. Se llevó a cabo un estudio de contactos en 4 casos índice sin identificar ningún contacto sintomático. De los contactos estudiados la PCR de C. trachomatis serovar L2 en muestra rectal fue positiva en un solo caso, recibiendo también tratamiento con doxiciclina oral 100mg/12h durante 21 días.

Tabla 1.

Resumen de las características de los pacientes con linfogranuloma venéreo.

Paciente  Carga viral  CD4  TARGA*  Síntomas  Inicio síntomas  Duración síntomas (meses)  Colonoscopia  PCR de C. trachomatis Frotis rectal  Control post-tratamiento de PCR de C. trachomatis F. rectal  Serovar de C. trachomatis  PCR de N. gonorrhoeae 
< 50  660  Sí  Proctitis  Mayo 2008  Sí  Sí (negativo)  L2  − 
< 50  449  Sí  Proctitis  Junio 2008  Sí  No realizado  L2  − 
54.000  358  Sí  Dolor abdominal  Marzo 2008  Sí  Sí (negativo)  L2  − 
83.000  360  Sí  Proctitis  Abril 2008  Sí  Sí (negativo)  L2 
100  414  Sí  Proctitis  Marzo 2008  No  No realizado  L2  − 
< 50  535  Sí  Proctitis  Diciembre 2007  Sí  Sí (negativo)  L2  − 
2.000  686  Sí  Úlcera perianal  Marzo 2008  No  Sí (negativo)  L2  − 
< 50  1300  Sí  Proctitis  Febrero 2008  Sí  Sí (negativo)  L2  − 
37.000  608  No  Proctitis  Junio 2008  Sí  Sí (negativo)  L2  − 
10  < 50  445  Sí  Proctitis  Junio 2008  No  Sí (negativo)  L2  − 
11  65.000  757  No  Proctitis  Octubre 2008  No  No realizado  L2  − 
12  5.300  571  No  Proctitis  Noviembre 2008  No  Sí (negativo)  L2 
13  < 50  874  Sí  Asintomático      No  No realizado  L2  − 
14  < 50  529  Sí  Proctitis  Septiembre 2008  Sí  Sí (negativo)  L2  − 
15  < 50  795  Sí  Proctitis  Enero 2009  No  Sí (negativo)  L2  − 

Carga viral: número de copias de ARN de HIV; TARGA*: tratamiento antiretroviral de gran actividad; NR: no realizado

Discusión

Se describe una serie de 15 casos de proctocolitis por LGV en HSH con infección por VIH-1, sin relación conocida entre ellos, aunque coincidente temporalmente con los brotes de LGV identificados en Cataluña14. Los casos se fueron diagnosticando a lo largo de 12 meses, lo que nos sugiere la presencia de una endemia persistente de transmisión de LGV entre este colectivo, no suficientemente identificada. Probablemente el mayor número de casos diagnosticados se deba simplemente al aumento de la atención respecto a esta patología después de atender los casos iniciales, y a la búsqueda activa con técnicas específicas de la presencia de C. trachomatis en muestras rectales. Es importante recordar, que esta infección no se diagnostica si no se cursan las muestras adecuadas y se aplican las técnicas específicas, ya que los cultivos habituales cursados en muestras rectales no identificarán este patógeno. Por otra parte, incluso la imagen endoscópica es inespecífica, pudiendo ser confundida con una colitis por citomegalovirus o herpes, con una enfermedad inflamatoria intestinal o con ciertos tumores. En este sentido la importante infiltración linfocitaria en las biopsias puede llevar al patólogo a sospechar la presencia de un linfoma, especialmente en pacientes con infección por VIH-1 donde el riesgo de aparición de linfoma extranodal se encuentra significativamente incrementado. El diagnóstico del LGV precisa de una alta sospecha clínica puesto que su presentación puede ser inespecífica.

Las técnicas moleculares basadas en la detección del genoma de este microorganismo mediante PCR en tiempo real15 o bien PCR e hibridación13 representan actualmente una alternativa práctica, rápida y sensible al cultivo celular para el diagnóstico de la infección por C. trachomatis, y permiten además su genotipado.

Los estudios serológicos (inmunofluorescencia) presentan importantes limitaciones, puesto que no distinguen entre serotipos, y tampoco distinguen entre infecciones pasadas y actuales16. La positividad de la serología frente a C. trachomatis en los casos de linfogranuloma venéreo es inferior al 30%, dado que precisa entre 3-4 semanas para positivizarse, y por lo tanto, no es suficiente como técnica diagnóstica definitiva a corto plazo. La sospecha clínica y el diagnóstico precoz de la proctitis por LGV en HSH es esencial para poder prevenir sus complicaciones, evitar la realización de exploraciones complementarias caras e invasivas, y reducir su propagación. Debe incluirse siempre en el diagnóstico diferencial ante un HSH con infección por VIH que presente sintomatología intestinal inespecífica, un cuadro sindrómico de proctitis, o úlceras rectales. Aunque la incidencia de LGV sea mayor en países de clima tropical, su presentación en países industrializados no debe hacer desestimar esta posibilidad ante un paciente con los síntomas previamente mencionados. Es importante insistir en el buen cumplimiento del tratamiento completo con doxiciclina durante 21 días, puesto que de ello dependerá la erradicación de la infección por C. trachomatis. La cifra de linfocitos T CD4 posiblemente tenga un papel trascendente en la obtención de una respuesta completa al tratamiento. Si bien todos nuestros pacientes tenían cifras de CD4 superiores a 350, sería importante conocer cual sería la respuesta en pacientes con una marcada inmunodepresión.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
Nieuwenhuis RF, Ossewaarde JM, Götz HM, Dees J, Thio HB, Thomeer MG, et al. Resurgence of lymphogranuloma venereum in Western Europe: an outbreak of Chlamydia trachomatis serovar l2 proctitis in The Netherlands among men who have sex with men. Clin Infect Dis. 2004;39: 996-1003.
[2]
Ward H, Martin I, Macdonald N, Alexander S, Simms I, Fenton K, et al. Lymphogranuloma venereum in the United kingdom. Clin Infect Dis. 2007; 44:26-32.
[3]
M, de Barbeyrac B, Sednaoui P, Scieux C, Lemarchand N, Kreplak G, et al. Rectal lymphogranuloma venereum surveillance in France 2004-2005. Euro Surveill. 2006; 11:155-6.
[4]
M. Vall-Mayans, I. Noguer.
Brotes de linfogranuloma venéreo entre hombres homosexuales en Europa, 2003-2004.
Enferm Infecc Microbiol Clin., 24 (2006), pp. 135-139
[5]
Generalitat de Catalunya. Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya. Núm. 4743-19.10.2006.
[6]
Van der Bij AK, Spaargaren J, Morré SA, Fennema HS, Mindel A, Coutinho RA, et al. Diagnostic and clinical implications of anorectal lymphogranuloma venereum in men who have sex with men: a retrospective case-control study. Clin Infect Dis. 2006;42: 186-94.
[7]
H. Ward, S. Alexander, C. Carder.
The prevalence of lymphogranuloma venereum infection in men who have sex with men: results of a multicentre case finding study.
Sex Transm Infect., 85 (2009), pp. 173-175
[8]
Centers for Disease Control and Prevention; Workowski KA, Berman SM. Sexually transmitted diseases treatment guidelines, 2006. MMWR Recomm Rep. 2006; 55:1–94.
[9]
De Vries HJ, Smelov V, Middelburg JG, Pleijster J, Speksnijder AG, Morré SA. Delayed microbial cure of lymphogranuloma venereum proctitis with doxycycline treatment. Clin Infect Dis. 2009; 48:53-6.
[10]
H.C. Gerard, P.J. Branigan, G.R. Balsara, C. Heath, S.S. Minassian, A.P. Hudson.
Viability of Chlamydia trachomatis in fallopian tubes of patients with ectopic pregnancy.
Fertil Steril., 70 (1998), pp. 945-948
[11]
Quint KD, van Doorn LJ, Kleter B, de Koning MN, van den Munckhof HA, Morre SA, et al. A highly sensitive, multiplex broad-spectrum PCR-DNA-enzyme immunoassay and reverse hybridization assay for rapid detection and identification of Chlamydia trachomatis serovars. J Mol Diagn. 2007;9:631-8.
[12]
Quint K, Porras C, Safaeian M, González P, Hildesheim A, Quint W, et al. Evaluation of a novel PCR-based assay for detection and identification of Chlamydia trachomatis serovars in cervical specimens. J Clin Microbiol. 2007; 45:3986-91.
[13]
Quint KD, Bom RJ, Bruisten SM, van Doorn LJ, Nassir Hajipour N, Melchers WJ, et al. Comparison of three genotyping methods to identify Chlamydia trachomatis genotypes in positive men and women. Mol Cell Probes. 2010;24: 266-70.
[14]
M. Vall-Mayans, E. Caballero.
Linfogranuloma venéreo: una causa emergente de proctitis en hombres homosexuales en Barcelona.
Rev Clin Esp., 209 (2009), pp. 78-81
[15]
Chen CY, Chi KH, Alexander S, Martin IM, Liu H, Ison CA, et al. The molecular diagnosis of lymphogranuloma venereum: evaluation of a real-time multiplex polymerase chain reaction test using rectal and urethral specimens. Sex Transm Dis.2007; 34:451-5.
[16]
D. Mabey, R.W. Peeling.
Lymphogranuloma venereum.
Sex Transm Infect, 78 (2002), pp. 90-92
Copyright © 2010. Elsevier España, S.L.. Todos los derechos reservados
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos