Regístrese
Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Neoplasias oncohematológicas y tuberculosis. Experiencia de un hospital general
Información de la revista
Vol. 34. Núm. 2.
Páginas 143-144 (Febrero 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 34. Núm. 2.
Páginas 143-144 (Febrero 2016)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.eimc.2015.05.003
Acceso a texto completo
Neoplasias oncohematológicas y tuberculosis. Experiencia de un hospital general
Oncohematologic cancers and tuberculosis in a general hospital
Visitas
2268
Carme García Lorenzoa,
Autor para correspondencia
carmeglorenzo@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Mercedes García Gasallab, Carmen Cifuentes Lunab, Antonio Payeras Cifreb
a Servicio de Oncología Médica, Hospital Son Llàtzer, Palma de Mallorca, España
b Servicio de Medicina Interna Infecciosas, Hospital Son Llàtzer, Palma de Mallorca, España
Este artículo ha recibido
2268
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla 1. Características de los pacientes con neoplasia y tuberculosis en el Hospital Son Llàtzer, 2003-2015
Texto completo

La tasa de tuberculosis en nuestro país según datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica fue de 11,88 casos por 100.000 habitantes en el año 20131, se ha observado un descenso progresivo en los últimos años, manteniéndonos todavía alejados de los objetivos fijados por la Organización Mundial de la Salud. Se conoce desde hace décadas que los pacientes con enfermedades oncohematológicas tienen un riesgo más elevado de padecer tuberculosis por los efectos propios de la neoplasia, la malnutrición y por los tratamientos quimioterápicos2. Las neoplasias que en diferentes estudios se asocian con un mayor riesgo de enfermedad tuberculosa son las neoplasias hematológicas, el cáncer de pulmón y los de origen en nasofaringe y esófago3. Los artículos que abordan el riesgo de tuberculosis en los pacientes oncohematológicos no son numerosos4–7. Las recomendaciones sobre el tratamiento de pacientes con infección latente en este grupo de mayor riesgo, así como la toxicidad del mismo, no están bien definidas5,8,9.

Se ha realizado un estudio retrospectivo de los casos de tuberculosis en pacientes diagnosticados de neoplasia oncohematológica en el Hospital Son Llàtzer de Palma de Mallorca entre enero de 2003 y enero de 2015. Se consideró enfermedad tuberculosa cuando se observaron bacilos ácido-alcohol resistentes y/o hubo posterior aislamiento de Mycobacterium tuberculosis en una muestra de esputo, lavado broncoalveolar, líquido pleural o biopsia ganglionar, cuando existió una anatomía patológica compatible (granulomas caseificantes) o una imagen radiológica altamente sugestiva de espondilodiscitis tuberculosa unida a una evolución favorable con tratamiento tuberculostático. Se revisaron las características epidemiológicas y clínicas, así como los tratamientos recibidos y la mortalidad en los 6 primeros meses tras el diagnóstico de tuberculosis.

De los 610 pacientes diagnosticados en ese periodo de tuberculosis, 25 (4,1%) padecían una neoplasia sólida o hematológica que fue diagnosticada simultáneamente a la tuberculosis o durante el tratamiento quimioterápico. Uno de los casos de tuberculosis fue una BCGitis con afectación pulmonar durante el tratamiento de una neoplasia vesical con instilaciones de BCG, y se excluye de la serie. Las características de los 24 casos restantes, así como la neoplasia de base se describen en la tabla 1.

Tabla 1.

Características de los pacientes con neoplasia y tuberculosis en el Hospital Son Llàtzer, 2003-2015

  N.° (%) 
Mediana de edad (rango)  66,5 (24-80) 
Sexo V (%)/M (%)  16 (66,7)/8 (33,3) 
Origen
Autóctono  20 (80) 
África  2 (8) 
Centro-Sudamérica  2 (8) 
Este de Europa  1 (4) 
Infección por el VIH (%)  5 (20,8) 
Tipo de neoplasia
Sólida  14 (58,3) 
Ca pulmón microcítico  1 (4,2) 
Ca pulmón no microcítico  3 (12,5) 
Ca esófago/gástrico  2 (8,3) 
Ca colon  2 (8,3) 
Hepatocarcinoma  1 (4,2) 
Melanoma  2 (8,3) 
Sarcoma de Kaposi  1 (4,2) 
Ca cérvix  1 (4,2) 
Ca próstata  1 (4,2) 
Hematológica  10 (41,7) 
Leucemia aguda mieloblástica  3 (12,5) 
Linfoma no Hodgkin  2 (8,4) 
Linfoma de Hodgkin  2 (8,4) 
Leucemia linfática crónica  1 (4,2) 
Linfoma folicular  1 (4,2) 
Síndrome mielodisplásico  1 (4,2) 
Tratamiento quimioterápico iniciado
No  10 (41,7) 
Sí  14 (58,3) 

Dos pacientes habían sido diagnosticados en años anteriores de tuberculosis y habían recibido tratamiento completo, y solo un paciente había sido tratado de infección tuberculosa latente por una prueba de la tuberculina positiva (PT) realizada en un control rutinario durante el seguimiento de la infección por el VIH.

La localización de la tuberculosis fue pulmonar en 15 casos (60%), ganglionar en 4 (16%), diseminada con afectación de pulmón y al menos otro órgano en 4 (16%), ósea en un caso (4%). La PT solo se realizó en 15 casos y fue positiva en 11 de ellos. El estudio de QuantiFERON®-TB-Gold in Tube (QFT-IT) se realizó en 8 casos y fue positiva en 4 de ellos. Tanto la PT como el estudio de QFT-IT se realizaron antes de iniciar el tratamiento de la tuberculosis en todos los casos.

El diagnóstico se realizó por baciloscopia en 10 casos (40%) y por cultivo de micobacterias en 12 casos (50%). Cuatro pacientes tuvieron la baciloscopia positiva, pero el cultivo de micobacterias negativo o no realizado por haberse remitido la muestra únicamente para estudio histológico, en 3 de ellos la evolución clínico-radiológica fue satisfactoria con el tratamiento de la tuberculosis, y un caso se trasladó a otro centro y se perdió el seguimiento. El diagnóstico fue histológico en 7 casos (29,2%) (2 de ellos con baciloscopia positiva), y por alta sospecha clínico-radiológica en un caso de espondilodiscitis. Solo se detectó resistencia a isoniacida en un caso.

La tuberculosis ocurrió con mayor frecuencia durante el tratamiento con quimioterapia en las neoplasias hematológicas: en 7 de los 10 (70%) pacientes con neoplasias hematológicas ya se había iniciado la quimioterapia cuando fueron diagnosticados de TBC, frente a 7 de los 14 (50%) pacientes con neoplasias sólidas.

Recibieron tratamiento de la tuberculosis 22 de los 24 casos, 2 pacientes no lo recibieron porque el diagnóstico de tuberculosis fue post mortem, por un cultivo de micobacterias positivo con baciloscopia negativa recibido cuando el paciente ya había fallecido. El tratamiento de inducción prescrito fue isoniacida, rifampicina, pirazinamida y, a partir del año 2005, también etambutol. Finalizaron los 6 meses de tratamiento y se consideraron curados de la tuberculosis 12 pacientes, de los cuales fue necesario modificar la pauta por toxicidad cutánea o hepática en 2 casos.

Hubo 11 (45,8%) fallecimientos durante el tratamiento. Se consideró muerte directamente relacionada con la tuberculosis en 4 de los 11 casos, 2 de ellos no llegaron a iniciar el tratamiento porque el diagnóstico fue post mortem y en un caso el paciente había abandonado el tratamiento. Nuestro estudio tiene algunas limitaciones que deben ser consideradas: no todos los casos de tuberculosis tienen confirmación microbiológica y no disponemos de datos suficientes para estimar la incidencia de tuberculosis en los pacientes con neoplasias oncohematológicas en nuestro medio para poder comparar con otros estudios.

En conclusión, en nuestro estudio la enfermedad tuberculosa en pacientes con cáncer es una complicación grave, con elevada mortalidad. En los pacientes con cáncer sólido la enfermedad tuberculosa se diagnosticó con frecuencia simultáneamente a la enfermedad neoplásica, pero en los pacientes con neoplasias hematológicas fue más frecuente el diagnóstico de tuberculosis durante el tratamiento quimioterápico, probablemente por la utilización de corticoides y quimioterapias que producen una gran inmunosupresión. La detección de infección tuberculosa latente y tratamiento de la misma podría ser considerada en pacientes con enfermedades hematológicas previo al inicio del tratamiento con esteroides y quimioterapia.

Bibliografía
[1]
Informe epidemiológico sobre la situación de la tuberculosis en España. Año 2013.Centro Nacional de Epidemiología. Instituto de Salud Carlos III. Disponible en: http://www.isciii.es/ISCIII/es/contenidos/fd-servicios-cientifico-tecnicos/fd-vigilancias-alertas/fd -enfermedades/TB_Informe_2013_CNE_9febrero2015.pdf
[2]
M.H. Kaplan, D. Armstrong, P. Rosen.
Tuberculosis complicating neoplastic disease. A review of 201 cases.
Cancer, 33 (1974), pp. 850-858
[3]
C.Y. Wu, H.Y. Hu, C.Y. Pu, N. Huang, H.C. Shen, C.P. Li, et al.
Aerodigestive tract, lung and haematological cancers are risk factors for tuberculosis: An 8-year population-based study.
Int J Tuberc Lung Dis, 15 (2011), pp. 125-130
[4]
G.R. De La Rosa, K.L. Jacobson, K.V. Rolston, I.I. Raad, D.P. Kontoyiannis, A. Safdar.
Mycobacterium tuberculosis at a comprehensive cancer centre: Active disease in patients with underlying malignancy during 1990-2000.
Clin Microbiol Infect, 10 (2004), pp. 749-752
[5]
M. Kamboj, Sepkowitz.
The risk of tuberculosis in patients with cancer.
Clin Infect Dis, 42 (2006), pp. 1592-1595
[6]
K.A. Al-Anazi, A.M. Al-Jasser, D.A. Evans.
Infections caused by mycobacterium tuberculosis in patients with hematological disorders and in recipients of hematopoietic stem cell transplant, a twelve year retrospective study.
Ann Clin Microbiol Antimicrob, 6 (2007), pp. 16
[7]
S. Macía Escalante, J.M. Ramos Rincón, J. Gallego Plaza, A. Rodríguez Lescure, A. Sánchez Sevillano, M.C. Escolano Hortelano.
Tuberculosis y cáncer. Experiencia de un hospital general.
An Med Interna (Madrid), 21 (2004), pp. 441-443
[8]
L. Anibarro, A. Pena.
Tuberculosis in patients with haematological malignancies.
Mediterr J Hematol Infect Dis, 6 (2014),
[9]
E.M. Sánchez-García, R. Gamallo, A. Blanco-Moure, M.A. Viejo, L. Amador, L. Anibarro.
Toxicity and adherence to treatment for latent tuberculosis infection in patients with hematologic malignancies.
Infection, 41 (2013), pp. 903-907
Copyright © 2015. Elsevier España, S.L.U. y Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.