Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Exantema, fiebre y artralgias en una embarazada
Información de la revista
Vol. 35. Núm. 6.
Páginas 384-385 (Junio - Julio 2017)
Visitas
5620
Vol. 35. Núm. 6.
Páginas 384-385 (Junio - Julio 2017)
Diagnóstico a primera vista
Acceso a texto completo
Exantema, fiebre y artralgias en una embarazada
Exanthema, fever and arthralgia in a pregnant woman
Visitas
...
Nieves Puente-Pabloa,
Autor para correspondencia
npuentedepablo@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Radia Khedaouib, Azael David Freites-Martíneza, Jesús Borbujoa
a Servicio de Anatomía Patológica, Hospital Universitario de Fuenlabrada, Fuenlabrada, Madrid, España
b Servicio de Dermatología, Hospital Universitario de Fuenlabrada, Fuenlabrada, Madrid, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Caso clínico

Mujer de 30 años, natural de República Dominicana y gestante de 16 semanas, consultó por lesiones pruriginosas de 2 días de evolución, que habían comenzado en el área facial, y se habían extendido a tronco y extremidades. Además, presentaba fiebre de hasta 38,0°C, artralgias y eritema conjuntival que se había resuelto espontáneamente. Había comenzado tratamiento con un complejo vitamínico 10 días antes y acababa de volver de Santo Domingo ese mismo día. Su hermana había presentado un cuadro similar la semana previa. A la exploración presentaba máculas y pápulas eritematosas generalizadas, confluentes en extremidades proximales, que desaparecían a la diascopia (figs. 1 y 2).

Figuras 1 y 2.

A la exploración presentaba máculas y pápulas eritematosas generalizadas que desaparecían a la diascopia.

(0,11MB).
Diagnóstico y evolución

Solicitamos analítica básica de urgencias con proteína C reactiva (PCR) y Paul-Bunnell, sin hallazgos excepto PCR de 4,03mg/dl. Ampliamos serologías, con resultados negativos para VIH, sífilis y Rickettsia, y de infección pasada para virus de Epstein-Barr, citomegalovirus y parvovirus B19. Ante la clínica y los antecedentes más sugestivos de la fiebre de chikungunya que de dengue, solicitamos serologías de dicho virus, con resultado de IgM positiva, IgG indeterminada y reacción en cadena de la polimerasa negativa. Se realizó una biopsia cutánea para descartar toxicodermia, hallando una discreta degeneración vacuolar de la capa basal y un leve infiltrado inflamatorio perivascular superficial linfohistiocitario, compatibles con exantema viral (fig. 3). Tras 10 días de tratamiento con dexclorfeniramina, mometasona tópica y paracetamol, las lesiones habían desaparecido, pero las artralgias habían empeorado, persistiendo durante meses. El seguimiento con analítica, ecografía y ecocardiograma fetal en consultas de alto riesgo de obstetricia no detectó alteraciones y el bebé nació hace 5 meses, sano. En la actualidad la paciente presenta IgM negativa e IgG positiva para el virus chikungunya.

Figura 3.

La biopsia mostraba una discreta degeneración vacuolar de la capa basal y un leve infiltrado inflamatorio perivascular superficial linfohistiocitario.

(0,2MB).
Comentario

El virus chikungunya se transmite a través de la picadura de mosquitos del género Aedes, primariamente Aedes aegypti, que se distribuye en áreas tropicales y subtropicales. En 2004 se detectó una mutación en la posición 226 de la proteína E1 de envoltura del virus, que aumentaba la capacidad de transmisión del virus por Aedes albopictus o mosquito tigre asiático1. Europa había recibido casos importados de la fiebre de chikungunya, pero entre 2007 y 2010 se registraron 2 brotes por transmisión autóctona mediada por Aedes albopictus1, que había establecido colonias en la cuenca mediterránea1. En 2013 comenzó otro en América1, que podría convertirse en una zona endémica2. Europa seguirá recibiendo casos importados, y ello junto con la presencia de Aedes albopictus en el área del Mediterráneo, hacen prever casos por transmisión autóctona en España, sobre todo en levante y en verano, que es la época de mayor actividad del vector2.

Clínicamente, también durante el embarazo3, la infección aguda se manifiesta con la tríada de fiebre, exantema morbiliforme y poliartralgias/poliartritis. El exantema por la fiebre de chikungunya, a diferencia del dengue, no es purpúrico y no se acompaña de complicaciones hemorrágicas y, además, las artralgias son más intensas y duraderas. Sin embargo, se han descrito cuadros urticariformes, vesículo-ampollosos, vasculíticos o hiperpigmentaciones4,5 y manifestaciones graves como miopericarditis o hepatitis fulminante1.

Con respecto a la fiebre de chikungunya durante el embarazo, un estudio comparativo sobre 655 gestantes no infectadas y 658 gestantes infectadas no se encontró diferencias tras analizar el peso al nacimiento, la mortalidad fetal o las anomalías congénitas, tampoco en las tasas de parto pretérmino, la cesárea o la hemorragia gestacional3. Los autores no observaron alteraciones en el curso del embarazo atribuibles a la infección3. Otro estudio realizado en 678 embarazadas infectadas anteparto registró 3 abortos, todos antes de la semana 22 de gestación y los recién nacidos no presentaron síntomas6. Sin embargo, la tasa de transmisión periparto alcanza hasta un 50%1 y la cesárea no protege del contagio7. Un 40% de los neonatos infectados periparto presentan complicaciones neurológicas, cardiacas o hemorrágicas7, y la mitad desarrollarán retraso neurológico8.

El diagnóstico se confirma con serologías, en un paciente con antecedentes epidemiológicos y clínica compatibles. El laboratorio debe notificar todos los casos diagnosticados. El tratamiento es sintomático1, y no existe vacuna.

En conclusión, debemos sospechar de la fiebre de chikungunya ante todo paciente con antecedentes epidemiológicos que presente fiebre, poliartralgias/poliartritis y lesiones cutáneas. En los próximos años podrían aumentar los casos importados y aparecer brotes de transmisión autóctona en España.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
S.C. Weaver, M. Lecuit.
Chikungunya virus and the global spread of a mosquito-borne disease.
N Engl J Med, 372 (2015), pp. 1231-1239
[2]
M.A. Johansson.
Chikungunya on the move.
Trends Parasitol, 31 (2015), pp. 43-45
[3]
X. Fritel, O. Rollot, P. Gerardin, B.A. Gauzere, J. Bideault, L. Lagarde, et al.
Chikungunya virus infection during pregnancy, Reunion, France, 2006.
Emerg Infect Dis, 16 (2010), pp. 418-425
[4]
N. Riyaz, A. Riyaz, Rahima, E.N. Abdul Latheef, P.M. Anitha, K.P. Aravindan, et al.
Cutaneous manifestations of chikungunya during a recent epidemic in Calicut, north Kerala, south India.
Indian J Dermatol Venereol Leprol, 76 (2010), pp. 671-676
[5]
F. Talarmin, F. Staïkowsky, P. Schoenlaub, A. Risbourg, X. Nicolas, A. Zagnoli, et al.
Skin and mucosal manifestations of chikungunya virus infection in adults in Reunion Island.
Med Trop (Mars), 67 (2007), pp. 167-173
[6]
S. Rajapakse, C. Rodrigo, A. Rajapakse.
Atypical manifestations of chikungunya infection.
Trans R Soc Trop Med Hyg, 104 (2010), pp. 89-96
[7]
D. Ramful, M. Carbonnier, M. Pasquet, B. Bouhmani, J. Ghazouani, T. Noormahomed, et al.
Mother-to-child transmission of Chikungunya virus infection.
Pediatr Infect Dis J, 26 (2007), pp. 811-815
[8]
P. Gérardin, S. Sampériz, D. Ramful, B. Boumahni, M. Bintner, J.L. Alessandri, et al.
Neurocognitive outcome of children exposed to perinatal mother-to-child Chikungunya virus infection: the CHIMERE cohort study on Reunion Island.
PLoS Negl Trop Dis, 8 (2014), pp. e2996
Copyright © 2015. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos