Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Endocarditis infecciosa por Lactobacillus rhamnosus: riesgos del consumo de prob...
Información de la revista
Vol. 35. Núm. 9.
Páginas 609-610 (Noviembre 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 35. Núm. 9.
Páginas 609-610 (Noviembre 2017)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.eimc.2017.02.004
Acceso a texto completo
Endocarditis infecciosa por Lactobacillus rhamnosus: riesgos del consumo de probióticos en un paciente con cardiopatía estructural
Infective endocarditis due to Lactobacillus rhamnosus: Risks of probiotic consumption in a patient with structural heart disease
Visitas
...
Raúl Recio
Autor para correspondencia
raul.recio@salud.madrid.org

Autor para correspondencia.
, Fernando Chaves, Carmen Alhena Reyes, María Ángeles Orellana
Servicio de Microbiología, Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo

Lactobacillus incluye un grupo heterogéneo de bacilos grampositivos, microaerófilos, no esporulados, catalasa negativos1. Forman parte de la flora habitual de la cavidad bucal, el tracto gastrointestinal y el aparato genitourinario2. Su aislamiento en muestras clínicas suele pasar desapercibido debido fundamentalmente a sus especiales requerimientos nutricionales, largos periodos de incubación y a una identificación inadecuada por los sistemas convencionales3. En la mayoría de los casos suelen considerarse como contaminantes; sin embargo, se ha documentado su implicación en infecciones graves como bacteriemia y endocarditis, especialmente en huéspedes con ciertas comorbilidades3,4.

Presentamos el caso de un varón de 28 años remitido desde su hospital de referencia a nuestro centro para evaluación quirúrgica de una endocarditis sobre válvula aórtica. Como antecedente personal destacaba la presencia de una válvula aórtica bicúspide. Acudió al Servicio de Urgencias de su hospital de referencia por un cuadro febril asociado a disnea de 10 días de evolución. A su llegada, se obtuvieron hemocultivos y se practicó un ecocardiograma transtorácico, observándose un engrosamiento de la válvula aórtica bicúspide con imagen nodular móvil de 5×7mm que evidencia la presencia de vegetación e insuficiencia aórtica severa. Se inició tratamiento antibiótico empírico con ampicilina, cloxacilina y ceftriaxona. Ante el empeoramiento de la insuficiencia cardíaca y la persistencia de la fiebre tras 72h de tratamiento antibiótico, el paciente fue trasladado a nuestro centro. A su ingreso, se extrajeron 3 nuevos sets de hemocultivos y se procedió a la sustitución valvular por una prótesis biológica.

Todos los hemocultivos obtenidos en nuestro centro fueron positivos tras 48-72h de incubación mientras el paciente recibía tratamiento antibiótico. La tinción de Gram reveló la presencia de un bacilo grampositivo no esporulado (fig. 1) que se aisló tanto en agar sangre como en agar chocolate a las 48h de incubación bajo condiciones aerobias y anaerobias. Se observaron colonias en cultivo puro, alfa-hemolíticas y catalasa negativas. Mediante análisis MALDI-TOF MS (Bruker Daltonics, Bremen, Alemania) se identificó el aislamiento como Lactobacillus rhamnosus (puntuación 2,18). Finalmente, se realizó secuenciación del gen 16S ARNr, que mostró una homología del 99% con L. rhamnosus (GenBank: CP016823.1). En el material quirúrgico de la válvula cardíaca también se aisló L. rhamnosus. El hospital de referencia también confirmó el crecimiento de L. rhamnosus en los hemocultivos.

Figura 1.

Tinción de Gram del hemocultivo (×1.000). Se observa la presencia de bacilos grampositivos no esporulados con tendencia a formar cadenas cortas, correspondientes con Lactobacillus rhamnosus.

(0,19MB).

Se realizó antibiograma mediante método de E-test y la concentración mínima inhibitoria (CMI) fue interpretada de acuerdo con las recomendaciones establecidas por EUCAST. La cepa fue sensible a penicilina (CMI 0,25μg/ml), amoxicilina-clavulánico (CMI 0,75μg/ml), imipenem (CMI 0,75μg/ml) y clindamicina (CMI 0,047μg/ml). Con base en los resultados microbiológicos, se instauró tratamiento con ampicilina (2g/4h) y gentamicina (240mg/24h) durante 6 semanas. Se interrogó al paciente en busca de factores predisponentes de endocarditis por lactobacilos, negando procedimientos dentales recientes pero sí el consumo diario de productos probióticos enriquecidos con Lactobacillus.

L. rhamnosus es una causa muy infrecuente de endocarditis, habiéndose descrito en la literatura 18 casos5. Los factores predisponentes documentados en el desarrollo de esta entidad son los procedimientos dentales, la periodontitis, la inmunosupresión, las valvulopatías cardíacas y el consumo de probióticos5–7. En nuestro paciente, la combinación de una cardiopatía subyacente y el consumo de probióticos fueron los factores más probables que contribuyeron a la endocarditis por L. rhamnosus. Este microorganismo es capaz de unirse a diferentes componentes de la matriz extracelular, como el colágeno y el fibrinógeno, lo que permite la colonización y supervivencia en las superficies valvulares8.

Hay que tener en cuenta que L. rhamnosus puede ser incorrectamente identificado mediante métodos convencionales3. Sin embargo, el sistema MALDI-TOF MS permite identificar de manera rápida y fiable estos microorganismos, lo cual permite reducir la necesidad de técnicas moleculares para su caracterización9. La mayoría de las cepas de L. rhamnosus suelen ser sensibles a penicilinas y aminoglucósidos. No obstante, pueden darse bacteriemias de brecha, como en nuestro caso, debido a la capacidad de este microorganismo para disminuir el pH de su ambiente a través de la producción de ácido láctico, lo que podría dificultar la actividad de los antibióticos6.

En resumen, la endocarditis por Lactobacillus, aunque infrecuente, puede producirse fundamentalmente en pacientes sometidos a manipulaciones dentales o tratados con probióticos, especialmente si presentan ciertas comorbilidades, como inmunosupresión o cardiopatía estructural. Por ello, la importancia de su aislamiento a partir de hemocultivos no debería de ser subestimada.

Bibliografía
[1]
Hall V, Copsey S. Propionibacterium, Lactobacillus, Actinomyces, and other non-spore-forming anaerobic gram-positive rods. En: Jorgensen J, Pfaller M, Carroll K, Funke G, Landry M, Richter S, et al., editors. Manual of Clinical Microbiology. 11.a ed. Washington, D. C.: ASM Press; 2015. p. 920-939.
[2]
C.M. Slover, L. Dazynger.
Lactobacillus: A review.
Clin Microbiol Newsletter., 30 (2008), pp. 23-27
[3]
M.K. Salminen, H. Rautelin, S. Tynkkynen, T. Poussa, M. Saxelin, V. Valtonen, et al.
Lactobacillus bacteremia, species identification and antimicrobial susceptibility of 85 blood isolates.
Clin Infect Dis., 42 (2006), pp. 35-44
[4]
E.M. Salvana, M. Frank.
Lactobacillus endocarditis: Case report and review of cases reported since 1992.
J Infect., 53 (2006), pp. 5-10
[5]
F. Gouriet, M. Million, M. Henri, P.E. Fournier, D. Raoult.
Lactobacillus rhamnosus bacteremia: An emerging clinical entity.
Eur J Clin Microbiol Infect Dis., 31 (2012), pp. 2469-2480
[6]
P. Cannon, T.A. Lee, J.T. Bolanos, L.H. Danzinger.
Pathogenic relevance of Lactobacillus: A retrospective review of over 200 cases.
Eur J Clin Microbiol Infect Dis., 24 (2005), pp. 31-40
[7]
E. Presterl, W. Kneifel, H.K. Mayer, M. Zehetgruber, A. Makristathis, W. Graninger.
Endocarditis by Lactobacillus rhamnosus due to yogurt ingestion.
Scand J Infect Dis., 33 (2001), pp. 710-714
[8]
V. Vankerckhoven, P. Moreillon, S. Piu, M. Giddey, G. Huys, M. Vancanneyt, et al.
Infectivity of Lactobacillus rhamnosus and Lactobacillus paracasei isolates in a rat model of experimental endocarditis.
J Med Microbiol., 56 (2007), pp. 1017-1024
[9]
A. Bizzini, K. Jaton, D. Romo, J. Bille, G. Prod’hom, G. Greub.
Matrix-assisted laser desorption ionization-time of flight mass spectrometry as an alternative to 16S rRNA gene sequencing for identification of difficult-to-identify bacterial strains.
J Clin Microbiol., 49 (2011), pp. 693-696
Copyright © 2017. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos