Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Conservación de catéteres a 4 °C. Influencia sobre los cultivos cuantitativos
Información de la revista
Vol. 18. Núm. 7.
Páginas 361-362 (Agosto 2000)
Compartir
Compartir
Más opciones de artículo
Vol. 18. Núm. 7.
Páginas 361-362 (Agosto 2000)
Acceso a texto completo
Conservación de catéteres a 4 °C. Influencia sobre los cultivos cuantitativos
Catheter storage at 4 ºC. Influence on quantitative cultures
Visitas
...
Ronaldo Soloagaa, Virginia Jewtuchowiczb, Julia Gregoreskyb, Daniela Korbenfeldc, Verónica Speranzab, Analía Fernándezb, Marta Tokumotob, Zulema Gutfraindb, Laura Galanternikc, Adriana Procopioc
a Maestría en Microbiología Clínica. Ciencias de la Salud. Pontificia Universidad Católica. Buenos Aires. Argentina. División Laboratorio. Sección Microbiología. Departamento de Investigación Clínica. ICYCC. Fundación Favaloro. Buenos Aires. Argent
b División Laboratorio. Sección Microbiología. Departamento de Investigación Clínica. ICYCC. Fundación Favaloro. Buenos Aires. Argentina.
c Laboratorio de Microbiología. Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Buenos Aires. Argentina.
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Estadísticas
Texto completo

Sr. Director: Las infecciones asociadas a catéteres constituyen la principal causa de bacteriemia intrahospitalaria. Por ello, resulta trascendente no perder la oportunidad de cultivar estas muestras cuando se sospecha infección relacionada con el dispositivo endovascular1,2.

El objetivo de este trabajo fue evaluar la conservación de catéteres a 4 °C y su influencia sobre la reproducibilidad de los recuentos bacterianos a las 24 y 48 h.

En el Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular (ICYCC, Fundación Favaloro) y en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez (HNRG) de la ciudad de Buenos Aires, Argentina, se estudiaron en forma prospectiva 746 catéteres periféricos y centrales de corta permanencia; todos los dispositivos se sembraron primero por la técnica semicuantitativa de Maki2 (SQ) y luego por la cuantitativa de Brun Buisson (CBB)3. En el primer caso el segmento endovascular (no más de 5-7 cm) se rotaba 4 veces sobre la superficie de una placa de agar sangre, la cual se incubaba durante 72 h a 35 °C, en atmósfera de un 5-10% de CO2. Para la técnica CBB, los catéteres se colocaron en 1 ml de caldo nutritivo y se agitaron en vórtex durante 1 min, sembrándose 50 µl de esta suspensión. También se realizó una dilución 1/10 de la que se sembraron 10 µl. Tanto la elución original como la dilución se sembraron en agar sangre, incubándose en atmósfera de 5-10% de CO2 durante 72 h.

Tras el procedimiento inicialmente descrito (SQ y CBB), los catéteres se conservaron en 1 ml de solución fisiológica a 4 °C. Posteriormente se repitió sólo la técnica CBB a las 24 y 48 h.

Se obtuvieron 117 catéteres positivos por CBB, 24 (20,5%) se asociaron con bacteriemia. En un solo caso (0,9%), no asociado con hemocultivo positivo, se produjo una disminución del recuento de 1.000 a 100 unidades formadoras de colonias (UFC)/ml. En el 99,4% (n = 116) de los casos los recuentos se mantuvieron por encima del punto de corte de 1.000 UFC/ml, aunque 2 catéteres (1,7%) aumentaron de 1.000 a 10.000 UFC/ml tras la conservación a 4 °C durante 48 h. La correlación entre los recuentos obtenidos por el cultivo inicial y los correspondientes a la conservación durante 48 h a 4 °C se muestra en la figura 1.

Los microorganismos aislados correspondieron a Staphylococcus epidermidis (n = 26), S. aureus (n = 20), Candida albicans (n = 15), Klebsiella pneumoniae (n = 14), Acinetobacter baumannii (n = 10), Pseudomonas aeruginosa (n = 9), Candida spp. (n = 8), Serratia marcescens (n = 5), Stenotrophomonas maltophilia (n = 4), Enterobacter cloacae (n = 3), Proteus mirabilis (n = 1), Corynebacterium xerosis (n = 1) y Achromobacter xilosoxidans (n = 1).

De los 629 catéteres negativos (< 1.000 UFC/ml), tres (0,5%) pasaron a tener recuentos > 1.000 UFC/ml: en dos casos de < 100 a > 1.000 UFC/ml y el otro de 100 a > 1.000 UFC/ml; otros 12 (1,9%) aumentaron de 0 a 100 UFC/ml su recuento. Si se tiene en cuenta el total de ellos, sólo el 2,4% de los dispositivos negativos mostraron un aumento en el recuento, no asociándose ninguno de ellos con hemocultivos positivos.

Las diferencias entre la siembra inicial y la de los catéteres conservados en solución fisiológica a las 24 y 48 h no fueron significativas: p = 0,56 y 0,62, respectivamente (test de la t de Student).

En el ICYCC y en HNRG el procesamiento sistemático de los catéteres contempla tanto la técnica CBB3 como la SQ2. De esta forma nos aseguramos la evaluación tanto de las infecciones que se originan a partir del sitio de inserción como aquellas que siguen la vía endoluminal tras la contaminación de la conexión4.

Si bien lo ideal sería el procesamiento inmediato de los dispositivos intravasculares para poder contar con la identificación y la sensibilidad del microorganismo lo más pronto posible, así como identificar o descartar el foco de bacteriemia precozmente, en nuestro país existen muchos hospitales y laboratorios que no cuentan con servicio de microbiología las 24 h del día o los fines de semana. En dichas circunstancias podrían colocarse los catéteres en 1 ml de solución fisiológica y conservarlos a 4 °C durante 24 o 48 h sin que se afecten los recuentos con respecto a la siembra inmediata (p = 0,56 y 0,62, respectivamente). Si se considera el punto de corte de 1.000 UFC/ml para CBB, el 99,4% de los cultivos positivos permanecieron por encima de este valor; en cambio, si se considera un punto de corte de 100 UFC/ml, entonces el 100% de los resultados se mantienen por encima del mismo. Por otra parte, sólo el 2,4% de los cultivos negativos mostraron un aumento en los recuentos.

En la población estudiada en este trabajo sólo un 0,4% (3/746) de los catéteres fueron positivos por SQ y negativos por CBB, y posiblemente podrían haberse perdido por la conservación a 4 °C.

Por otra parte, cuando por razones de coste o infraestructura no pudieran realizarse en paralelo las técnicas SQ y CBB, puede optarse por la primera por ser más sencilla, conservar luego los catéteres en 1 ml de solución fisiológica durante 48 h a la espera del resultado del hemocultivo, y si éste fuera positivo y el cultivo del dispositivo intravascular diera negativo por el método de Maki, podría realizarse cualquiera de las variantes de la metodología cuantitativa que contemplan la vía endoluminal.

Bibliografía
[1]
Infections caused by intravascular devices used for infusion therapy: pathogenesis, prevention and management. En: Bisno A, Waldvo F, editores. Infection associated with indwelling medical devices. Washington DC: ASM Press, 1994; 155-213.
[2]
Maki D, Weise E, Serafin H..
A semiquantitative culture method for identifying intravenous catheter related infection..
N Engl J Med, 23 (1977), pp. 1305-1309
[3]
Brun Buisson C, Abrouk F, Legrand P, Huet Y, Larabi S, Rapin M..
Diagnosis of central venous catheter related sepsis. Critical level of quantitative tip cultures..
Arch Intern Med, 147 (1987), pp. 873-877
[4]
Liñares J, Sitges Serra J, Garau J, Pérez J, Martín R..
Pathogenesis of catheter sepsis: a prospective study with quantitative and semiquantitative culture of catheter hub and segments..
J Clin Microbiol, 3 (1985), pp. 352-360
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos