Regístrese
¿Aún no está registrado?
Información relevante

Consulte los artículos y contenidos publicados en este medio, además de los e-sumarios de las revistas científicas en el mismo momento de publicación

Máxima actualización

Esté informado en todo momento gracias a las alertas y novedades

Promociones exclusivas

Acceda a promociones exclusivas en suscripciones, lanzamientos y cursos acreditados

Crear Mi cuenta
Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Aneurisma micótico intracraneal en lactante con meningitis neumocócica
Información de la revista
Vol. 35. Núm. 4.
Páginas 205-270 (Abril 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 35. Núm. 4.
Páginas 205-270 (Abril 2017)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.eimc.2016.03.008
Acceso a texto completo
Aneurisma micótico intracraneal en lactante con meningitis neumocócica
Intracranial mycotic aneurysm in a 5 month-old infant with pneumococcal meningitis
Visitas
839
Alba Palaciosa,
Autor para correspondencia
, Ana M. Llorentea, Olga Ordóñeza, Ana Martínez de Aragónb
a Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos, Departamento de Pediatría, Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid, España
b Neurorradiología Pediátrica, Servicio de Radiodiagnóstico, Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid, España
Este artículo ha recibido
839
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo

Niño de 5 meses de edad, previamente sano y vacunado según el calendario oficial (incluye la vacuna antineumocócica 23-valente), que ingresa en la unidad de cuidados intensivos pediátricos por un cuadro de sepsis y crisis convulsivas generalizadas. Se realiza una punción lumbar que muestra un líquido compatible con meningitis bacteriana (1.200 leucocitos, 80% neutrófilos, glucosa 2mg/dl y proteínas 2g/dl) y se observan diplococos Gram positivos en la tinción de Gram. Se inicia tratamiento antibiótico con cefotaxima (300mg/kg/día) y vancomicina (60mg/kg/día). Se aísla en sangre y en líquido cefalorraquídeo Streptococcus pneumoniae sensible a penicilina (MIC 0,008μg/ml) y cefotaxima (MIC 0,012μg/ml), que fue identificado posteriormente como serotipo 15C, no incluido en la vacuna.

A las 24h del inicio del tratamiento el niño estaba afebril, con mejoría del estado general y del nivel de conciencia, y se suspende la vancomicina. El tercer día empeora y reaparecen las crisis, se realiza una TC craneal que muestra aumento del tamaño ventricular y efusiones frontales, por lo que se coloca un drenaje ventricular externo, que se recambia 3 días más tarde por obstrucción. El niño mejora lentamente pero el duodécimo día de ingreso presenta un empeoramiento brusco con disminución del nivel de conciencia, movimientos anormales, cambios pupilares y del ritmo cardiaco y aumento del débito sanguinolento por el drenaje ventricular.

Se realiza una nueva TC craneal que muestra hemorragia ventricular y subaracnoidea. Ante la sospecha de rotura de un aneurisma se realiza una angio-resonancia y una arteriografía. Estas pruebas confirman el diagnóstico de hemorragia por rotura de aneurisma micótico de la arteria basilar y múltiples estenosis de la mayoría de las arterias cerebrales estudiadas (fig. 1). El paciente no es candidato a cirugía y no es posible embolizar el aneurisma por ausencia de circulación colateral, por lo que se retira el soporte vital y el paciente fallece.

Figura 1.

A) Imagen coronal de angio-resonancia magnética: estenosis y dilataciones (string of bead) en las arterias cerebral media y basilar. B) TC: hemorragia subaracnoidea y subdural. C) Angio-resonancia con contraste: aneurisma de la arteria basilar.

(0,09MB).

El término aneurisma «micótico» fue acuñado por Osler en 1885 con la descripción de un aneurisma con forma de champiñón en el contexto de una endocarditis subaguda1. Aunque algunos autores utilizan el término «micótico» para describir aneurismas infectados independientemente de su etiología, la mayoría limitan el uso de este término a los aneurismas que se forman cuando material procedente de un foco a distancia causa infección de la pared vascular, y consecuentemente dilatación2.

El mecanismo patogénico incluye émbolos sépticos que ocluyen los vasa vasorum, infección por contigüidad de otros focos de infección, infección hematógena de la íntima del vaso o daño de la pared arterial en relación con cirugías o dispositivos vasculares3.

La hemorragia subaracnoidea secundaria a la rotura de aneurismas es la causa más frecuente de hemorragia subaracnoidea espontánea en niños. Sin embargo, en una reciente revisión de Garg et al., de un total de 62 niños con aneurismas intracraneales, solo 2 de ellos eran de origen micótico4. Son extraordinarios los casos publicados de aneurismas micóticos en menores de un año. En niños, la mayoría de aneurismas micóticos ocurren en el contexto de endocarditis, malformaciones vasculares subyacentes, enfermedades del tejido conectivo o de causa yatrogénica, como en neonatos con catéteres umbilicales5.

Streptococcus pneumoniae era una causa frecuente de infección de aneurismas en la era preantibiótica, disminuyendo mucho con la aparición de la penicilina, aunque puede ser una causa emergente de aneurismas infectados6,7. En una revisión de la literatura hemos encontrado 23 casos publicados de aneurismas (micóticos o infectados) causados por Streptococcus pneumoniae, todos ellos localizados en la aorta y en adultos. Solo hay un caso de una mujer de 65 años que ingresa por una meningitis neumocócica y una semana más tarde fallece por rotura de un aneurisma micótico8.

Hay un caso publicado de un aneurisma micótico y hemorragia subaracnoidea tras una meningitis tuberculosa en un niño con infección congénita por citomegalovirus en la que los vasos de la base del cráneo rodeados de exudado inflamatorio, desarrollan lesiones infiltrativas. El proceso granulomatoso en el espacio subaracnoideo debilita y destruye la arteria cerebral media produciendo una dilatación aneurismática de la misma9.

Este es el primer caso de aneurisma micótico intracraneal pneumocócico descrito en la literatura en niños.

El factor más importante a considerar en el tratamiento es la rotura del aneurisma10. Los aneurismas íntegros pueden manejarse solo con tratamiento antibiótico, mientras que los aneurismas rotos deben manejarse con antibióticos y cirugía. Las técnicas endovasculares pueden ser útiles en pacientes con aneurismas infectados rotos para contener la rotura hasta que sea posible el tratamiento quirúrgico.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
V. Fowler, W. Scheld, A. Bayer.
Endocarditis and intravascular infections.
Mandell, Douglas, and Benett's Principles and Practice of Infectious Diseases, 7th ed., pp. 1099-1103
[2]
T. Bisdas, O.E. Teebken.
Mycotic or infected aneurysm? Time to change the term.
Eur J Vasc Endovasc Surg, 41 (2011), pp. 570
[3]
H. Barth, R. Moosdorf, J. Bauer, D. Schranz, H. Akintürk.
Mycotic pseudoaneurysm of the aorta on children.
Pediatr Cardiol, 21 (2000), pp. 263-266
[4]
K. Garg, P.K. Singh, B.S. Sharma, P.S. Chandra, A. Suri, M. Singh, et al.
Pediatric intracranial aneurysms-our experience and review of literature.
Childs Nerv Syst, 30 (2014), pp. 873-883
[5]
J. Medeloff, A. Stallion, M. Hutton, J. Goldstone.
Aortic aneurysm resulting from umbilical artery catheterization: Case report, literature review, and management algorithm.
J Vasc Surg, 33 (2001), pp. 419-424
[6]
R.E. Brouwer, J.H. van Bockel, J.T. van Dissel.
Streptococcus pneumoniae, an emerging pathogen in mycotic aneurysms?.
Neth J Med, 52 (1998), pp. 16
[7]
C. Cartery, L. Astudillo, A. Deelchand, G. Moskovitch, L. Sailler, J. Bossavy, et al.
Abdominal infectious aortitis caused by Streptococcus pneumoniae: A case report and literature review.
Ann Vasc Surg, 25 (2011), pp. 266.e9
[8]
T.V. Mincheff, A.W. Cooler.
Ruptured mycotic aneurysm presenting initially with bacterial meningitis.
Am Surg, 74 (2008), pp. 73-75
[9]
K. Gupta, B.D. Radotra, D. Suri, K. Sharma, A.K. Saxena, P. Singhi.
Mycotic aneurysm and subarachnoid hemorrhage following tubercular meningitis in an infant with congenital tuberculosis and cytomegalovirus disease.
J Child Neurol, 27 (2012), pp. 1320-1325
[10]
P.J. Peters, T. Harrison, J.L. Lennox.
A dangerous dilema: Management of infectious intracraneal aneurysms complicating endocarditis.
Lancet Infect Dis, 6 (2006), pp. 742
Copyright © 2016. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.