Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Absceso tubo-ovárico por Eikenella corrodens
Información de la revista
Vol. 36. Núm. 5.
Páginas 319-320 (Mayo 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 36. Núm. 5.
Páginas 319-320 (Mayo 2018)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.eimc.2017.09.009
Acceso a texto completo
Absceso tubo-ovárico por Eikenella corrodens
Tuboovarian abscess due to Eikenella corrodens
Visitas
...
Laura Correa Martíneza,
Autor para correspondencia
correamartinezlaura@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Carmen González Velascob, Cristina Eugenia Gaona Álvarezb, Julián Sánchez Castañónb
a Servicio de Análisis Clínicos, Hospital de Mérida, Mérida, Badajoz, España
b Sección de Microbiología, Servicio de Análisis Clínicos, Hospital de Mérida, Mérida, Badajoz, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Editor:

La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) constituye una de las infecciones ginecológicas más graves en mujeres no embarazadas en edad fértil1, pudiendo desencadenar complicaciones como infertilidad tubárica, embarazo ectópico, dolor abdominal y absceso tubo-ovárico1–3. Neisseria gonorrhoeae y Chlamydia trachomatis son los agentes etiológicos más comunes, siendo la vía sexual la principal vía de transmisión3. La inserción de un dispositivo intrauterino (DIU) y los procedimientos ginecológicos invasivos representan importantes factores de riesgo e implican a microorganismos de la microbiota habitual del tracto genital, principalmente especies de Streptococcus, Enterococcus, Peptostreptococcus y Bacteroides2,3. Eikenella corrodens y Finegoldia magna forman parte de la microbiota orofaríngea, gastrointestinal y genitourinaria, cuya implicación en infecciones intraabdominales y ginecológicas es poco frecuente3. Presentamos el caso de un absceso tubo-ovárico por E. corrodens y F. magna en una paciente sin factores de riesgo.

Mujer de 23 años, no portadora de DIU y sin antecedentes ginecológicos de interés, que consulta por dolor en hipogastrio y secreción vaginal abundante. En la exploración y en la ecografía transvaginal no se objetivan signos patológicos. La paciente regresa 10 días después por dolor intenso y fiebre de hasta 38,3°C. Se realiza ecografía transvaginal, visualizándose en la zona retrouterina una masa compatible con absceso tubo-ovárico. Se instaura tratamiento con clindamicina, ampicilina y gentamicina, y se realiza cirugía por laparotomía. Durante la intervención se rompe el absceso, se recoge muestra para cultivo microbiológico y se realiza salpingectomía izquierda. En el postoperatorio inmediato la paciente presenta fiebre, procalcitonina elevada (2ng/l), leucocitosis (22,8×103/l) y signos compatibles con sepsis, ingresando en la unidad de cuidados intensivos. Se extraen hemocultivos y se modifica la antibioterapia a piperacilina/tazobactam y doxiciclina. Tras la favorable evolución, la paciente se traslada a la planta de ginecología.

Con relación al estudio microbiológico del absceso, la tinción de Gram mostró abundantes leucocitos polimorfonucleares, bacilos gramnegativos y cocos grampositivos. En el cultivo aerobio se aislaron colonias grisáceas pequeñas, catalasa negativa, oxidasa positiva, que producían una ligera depresión en agar chocolate. Por otro lado, tras incubación en anaerobiosis se observaron colonias grises pequeñas en agar Schaedler y agar feniletilalcohol. E. corrodens se identificó mediante tarjeta NH del sistema Vitek®2 (bioMérieux), confirmándose por espectrometría de masas en el sistema Vitek® MS (bioMérieux). La galería API® rapid ID 32 A (bioMérieux) identificó a F. magna. El antibiograma para ambos microorganismos se realizó mediante difusión en gradiente E-test (bioMérieux) y se interpretó siguiendo los criterios del Clinical and Laboratory Standards Institute (CLSI). E. corrodens presentó resistencia a azitromicina y sensibilidad a meropenem, ceftriaxona, ciprofloxacino, levofloxacino, tetraciclina, ampicilina y amoxicilina/ácido clavulánico. Las CMI de gentamicina y piperacilina/tazobactam fueron 6 y<0,016/4mg/l, respectivamente (sin interpretación CLSI). F. magna mostró resistencia a metronidazol y sensibilidad a meropenem, cefotaxima, clindamicina, penicilina, ampicilina, amoxicilina/ácido clavulánico y piperacilina/tazobactam (CMI=0,032mg/l). En función de estos resultados se mantuvo 10 días antibioterapia con piperacilina/tazobactam. La paciente evolucionó favorablemente, encontrándose asintomática al alta.

La mayoría de las infecciones por E. corrodens son polimicrobianas4,5. En nuestro caso, se aisló junto a F. magna, no encontrándose esta asociación en la bibliografía revisada.

Por otra parte, son escasas las infecciones ginecológicas causadas por E. corrodens, relacionándose principalmente con EIP en portadoras de DIU4–6 y corioamnionitis7. En el caso presentado, destacamos su participación junto con F. magna en la producción de un absceso tubo-ovárico en ausencia de factores de riesgo. La antibioterapia con clindamicina y gentamicina es uno de los tratamientos empíricos recomendados por las guías clínicas2,8. En nuestro caso se añadió ampicilina, por haber mostrado esta combinación buenos resultados en el tratamiento de abscesos tubo-ováricos9. Debido a la rotura del absceso durante la cirugía y aparición de signos de sepsis, se modificó el tratamiento a piperacilina/tazobactam, siguiendo las recomendaciones para el manejo de infección intraabdominal en pacientes de alto riesgo10. Además, se añadió doxiciclina como cobertura antibiótica frente a C. trachomatis. Tras la obtención de los resultados microbiológicos, se decidió no modificar el tratamiento por ser bajas las CMI de piperacilina/tazobactam frente a ambos microorganismos y por la evolución favorable de la paciente. Debido a la variedad de infecciones graves que puede causar E. corrodens y sus posibles complicaciones, consideramos importante realizar un correcto aislamiento e identificación del microorganismo, así como valorar su participación como agente causal de infecciones obstétricas y ginecológicas.

Bibliografía
[1]
O. Jaiyeoba, G. Lazenby, D.E. Soper.
Recommendations and rationale for the treatment of pelvic inflammatory disease.
Expert Rev Anti Infect Ther, 9 (2011), pp. 61-70
[2]
Grupo de expertos del grupo de estudio de SIDA de la SEIMC (GESIDA), Secretaría del plan nacional sobre el SIDA (SPNS), Grupo de estudio de ITS de la SEIMC (GEITS), Grupo español para la investigación de las enfermedades de transmisión sexual de la academia española de dermatología y venereología (AEDV) y de la sociedad española de infectología pediátrica (SEIP). Documento de consenso sobre diagnóstico y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual en adultos, niños y adolescentes. Enferm Infecc Microbiol Clin. 2017. En prensa. Disponible en: 10.1016/j.eimc.2017.06.004.
[3]
V. Benito, S. Seara, M. Prieto, E. Luelmo.
Abscesos tuboováricos: un análisis retrospectivo.
Prog Obs Ginecol, 48 (2005), pp. 14-22
[4]
J. Bosch, R. Ros.
Absceso tuboovárico por Eikenella corrodens.
Enferm Infecc Microbiol Clin, 9 (1991), pp. 91-92
[5]
D. Drouet, H. De Montclos, M. Boude, G.A. Denoyel.
Eikenella corrodens and intrauterine contraceptive device.
Lancet, 2 (1987), pp. 1089
[6]
K. Tsvetkov, G. Kozovski, T. Tsvetkov, U. Petkova.
Eikenella corrodens in the etiology of tubo-ovarian abscesses in patients with intrauterine devices.
Akush Ginekol (Sofia), 42 (2003), pp. 4-7
[7]
I. Angulo López, A. Aguirre Quiñonero, M. Fernández Torres, E. Alegría Echauri.
Corioamnionitis y sepsis neonatal causada por Eikenella corrodens.
Enferm Infecc Microbiol Clin, 35 (2017), pp. 266-267
[8]
K.A. Workowski, G.A. Bolan.
Sexually transmitted diseases treatment guidelines, 2015.
MMWR Recomm Rep, 64 (2015), pp. 1-137
[9]
S. McNeeley, S. Hendrix, M. Mazzoni, D. Kmak, S. Ransom.
Medically sound, cost-effective treatment for pelvic infammatory disease and tuboovarian abscess.
Am J Obstet Gynecol, 178 (1998), pp. 1272-1278
[10]
J.E. Mazuski, J.M. Tessier, A.K. May, R.G. Sawyer, E.P. Nadler, M.R. Rosengart, et al.
The surgical infection society revised guidelines on the management of intra-abdominal infection.
Surg Infect (Larchmt), 18 (2017), pp. 1-76
Copyright © 2017. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.