Buscar en
Endocrinología y Nutrición
Toda la web
Inicio Endocrinología y Nutrición Hemiagenesia tiroidea asociada a enfermedad de Graves y microcarcinoma papilar d...
Información de la revista
Vol. 47. Núm. 2.
Páginas 60-62 (Febrero 2000)
Compartir
Compartir
Más opciones de artículo
Vol. 47. Núm. 2.
Páginas 60-62 (Febrero 2000)
Acceso a texto completo
Hemiagenesia tiroidea asociada a enfermedad de Graves y microcarcinoma papilar de tiroides
Thyroidal hemiagenesia associated to Graves disease and to thyroid papilar microcarcinoma
Visitas
...
B. DOBLADO CARDELLACHa, E. MARTIN PÉREZa, E. LARRAÑAGA BARRERAa, P. CARDEÑOSO PAYOa, G. SANCHEZ DE PACOb, P. SERRANO SANCHEZa
a Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo. Hospital Universitario de la Princesa. Madrid
b Servicio de Endocrinología. Hospital Universitario de la Princesa. Madrid
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Estadísticas
.La hemiagenesia tiroidea es una rara alteración en el desarrollo de uno de los lóbulos tiroideos. Entre los casos observados, hay un predominio de aparición en las mujeres de 3:1 y la frecuencia de agenesia es aproximadamente cuatro veces mayor en el lóbulo izquierdo que en el derecho. Este artículo describe una paciente con hemiagenesia tiroidea asociada a una enfermedad de Graves-Basedow y a microcarcinoma papilar de tiroides.
Palabras clave:
Hemiagenesia tiroidea
Enfermedad de Graves-Basedow
Microcarcinoma papilar de tiroides
Thyroid hemiagenesia, a developmental failure of one of the thyroid lobes, is an uncommon anomaly. Among the observed cases, there is a famale predominance of 3:1, and the frequency of agenesia is approximately four times greater in the left lobe tan in the right. This article describes a patient with hemiagenesia of the thyroid gland who concomitantly had a Graves-Basedow' disease and papillary thyroid microcarcinoma.
Keywords:
Thyroid hemiagenesia
Graves-Basedow disease
Papillary thyroid microcarcinoma
Texto completo

La hemiagenesia tiroidea se define como la ausencia congénita de uno de los lóbulos tiroideos. En general, el cuadro permanece silente hasta que en el lóbulo tiroideo contralateral aparece afección que requiera una exploración morfológica. Es una entidad rara y más frecuente en mujeres y en el lóbulo izquierdo que en el derecho (4/1). En este lóbulo único puede asentar cualquier tipo de enfermedad tiroidea, tanto benigna com maligna. La primera descripción de hemiagenesia tiroidea fue realizada en 1896 por Handfield-Jones1; en 1918, Dubs2 publicó el primer caso quirúrgico. Blahd, en 1965, obtuvo la primera imagen gammagráfica y Hamburger, en 1970, utilizó por primera vez el test de estimulación con TSH en el diagnóstico clínico3.

Presentamos un caso de hemiagenesia tiroidea derecha asociada a enfermedad de Graves-Basedow y en el que, en la pieza quirúrgica, se encontró un microcarcinoma papilar de tiroides.

CASO CLINICO

Mujer de 22 años sin antecedentes personales de interés ni historia familiar de bocio que consultó en septiembre de 1994 por tumoración en región cervical anterior descubierta ocasionalmente 2 días antes, sin sintomatología local acompañante. En la anamnesis dirigida, la paciente refería nerviosismo y taquicardia ocasional. En la exploración física, destacaba una formación nodular que ocupaba todo el lóbulo izquierdo del tiroides, indolora, de consistencia firme y de unos 5 por 4 cm de tamaño. No se palpaba el lóbulo derecho, ni adenopatías cervicales, ni se evidenciaban anomalías oftalmológicas.

En la analítica destacaba: T4: 5,2 ng/ml (normal, 0,71-1,85); TSH: 0,07 µ U/ml (normal, 0,49-4,67); TSI: 45 mU/ml (normal, hasta 9). Los anticuerpos antimicrosomales, antitiroglobulina y antiperoxidasa fueron positivos (1:6.400; 1:400; 1:3.360, respectivamente). En la ecografía cervical se apreció un lóbulo tiroideo aumentado de tamaño, sin lesiones focales nodulares y ausencia del lóbulo derecho. No se apreciaban adenopatías regionales. La gammagrafía fue también diagnóstica de hemiagenesia tiroidea derecha demostrando la existencia de un aumento de tamaño del hemitiroides izquierdo con distribución regular y homogénea del trazador sin visualizarse el hemitiroides derecho (fig. 1). La citología obtenida por punción-aspiración con aguja fina (PAAF) evidenció folículos aumentados de tamaño, focos nodulares de reacción histiocitaria en el intersticio, células foliculares cilíndricas y abundantes folículos linfoides.

Con el diagnóstico de agenesia del lóbulo tiroideo derecho e hipertiroidismo por enfermedad de Graves-Basedow sobre el lóbulo izquierdo, se instauró tratamiento médico con fármacos antitiroideos durante 18 meses. A los 4 meses, se produjo recidiva de la enfermedad de Graves-Basedow (T4: 2,52 ng/ml y TSH: 0,01 ng/ml) y ante la negativa de la paciente a recibir tratamiento con radioyodo, se decidió intervención quirúrgica. En el acto quirúrgico se confirmó la ausencia del lóbulo derecho del tiroides hallándose el izquierdo incrementado de tamaño. Se practicó tiroidectomía izquierda total, con lo que la paciente quedó atiroidea. Estudio anatomopatológico: hemitiroides de 6 * 3 * 2 cm y 31 g de peso constituido por estructuras foliculares de calibre variable y folículos nodulares de reacción histiocitaria en el intersticio, así como abundantes folículos linfoides; compatible con enfermedad de Graves-Basedow. En uno de los polos se identifica una lesión de 2 mm de diámetro que corresponde a un microcarcinoma papilar de tiroides de patrón folicular con núcleos claros y frecuentes hendiduras e inclusiones intranucleares (fig. 2).

DISCUSION

La hemiagenesia tiroidea es una anomalía rara de incidencia incierta que se calcula que aparece en uno de cada 1.700 estudios de imagen y en una de cada 2.900 piezas quirúrgicas4. El diagnóstico se establece generalmente en pacientes que se exploran por presentar alguna otra afección tiroidea y, aunque en la mayoría de los casos cursa con hipo/hipertiroidismo, en otros puede dar lugar a un estado eutiroideo sin alteraciones5. Es más frecuente en mujeres con una proporción de 3:1. En el 80% de los casos se demuestra la ausencia del lóbulo izquierdo y en el 20%, del derecho, mientras que el istmo no se detecta en el 50% de los pacientes. Se ha demostrado que esta anomalía es la responsable del 5% de los casos de hipotiroidismo congénito permanente6, así como su asociación a otras enfermedades como el síndrome de Marfan7. Se pueden encontrar diversas anomalías en el tejido tiroideo remanente asociadas a esta alteración como hipertiroidismo por enfermedad de Graves-Basedow, bocio multinodular tóxico o no tóxico, hipotiroidismo primario y secundario, adenoma benigno, carcinoma papilar, tiroiditis crónica y en otras glándulas, como hiperparatiroidismo8.

Por otra parte, la asociación entre carcinoma de tiroides y enfermedad de Graves-Basedow se demostró ya en 1948 por Pemberton y Black9, y desde entonces se estima que aparece cáncer tiroideo en el 2 al 4% de las glándulas tiroideas afectas de la enfermedad de Graves-Basedow10. Cuando esta situación ocurre, se ha demostrado que el tipo histológico más frecuentemente encontrado es el carcinoma papilar11, habitualmente multifocal y con tendencia a ser más agresivo y recurrente que cuando aparece sobre tiroides sano.

La asociación entre hemiagenesia tiroidea y carcinoma papilar de tiroides es excepcional, describiéndose en la bibliografía12 algún caso en que los autores sugieren como posible causa una elevación persistente de la concentraciones de TSH, que provoca una sobrecarga funcional sobre el lóbulo tiroideo remanente. Esta sobrecarga mantenida puede promover su malignización.

La presencia o ausencia de glándulas paratiroides en el lado de la agenesia tiroidea representa un problema para el cirujano, puesto que si las glándulas paratiroides están ausentes hay que tener gran cuidado en la identificación y preservación de las paratiroides contralaterales aunque, ya que el origen embriológico de estas últimas es diferente al de la glándula tiroides, cabe esperar su presencia en el lado de la hemiagenesia tiroidea13.

En el diagnóstico diferencial de la hemiagenesia tiroidea se deben tener en cuenta el adenoma tóxico, la enfermedad inflamatoria unilateral o enfermedades infiltrativas como la amiloidosis. Se debe considerar el diagnóstico de hemiagenesia tiroidea en aquellos casos en los que en la exploración física no se palpe tejido tiroideo de forma selectiva, en uno de los lados de la región cervical. En la ecografía cervical se demuestra la ausencia de un lóbulo y ocasionalmente del istmo, y, en muchos casos, la coexistencia de alteraciones en el tejido tiroideo remanente. Además, puede ser útil para diferenciar la tiroiditis unilateral, el adenoma tóxico14 y otros procesos infiltrativos de la verdadera hemiagenesia. Por otra parte, esta exploración puede ser útil para la monitorización de pacientes asintomáticos ya que en un gran número de casos la hemiagenesia tiroidea se asocia a otras enfermedades tiroideas. En la gammagrafía se muestra la captación exclusiva por el tejido tiroideo remanente, la ausencia de captación del isótopo en un lóbulo y la presencia de tejido tiroideo ectópico generalmente no visualizado mediante la ecografía. Si, como hemos mencionado, en la gammagrafía se evidencia la ausencia de captación de un lóbulo para efectuar el diagnóstico diferencial con un adenoma tóxico puede procederse a la estimulación con TSH, que permite que el tejido tiroideo suprimido se visualice ya que se realza la captación en áreas extranodulares de la glándula tiroidea15. La angiografía tiroidea con 99mTc revela la existencia de tejido tiroideo en áreas "suprimidas" de la glándula y confirma agenesia del lóbulo ya que no existen vasos que indiquen la presencia del isótopo radiactivo16. Si, tras la realización del test de estimulación con TSH, persiste la ausencia de captación, se debe efectuar, si no se ha realizado previamente, un estudio ecográfico, que ha demostrado ser la técnica de mayor seguridad, y que permite visualizar incluso lóbulos no visibles tras el estímulo con TSH (hemiagenesia funcional)17.

Otra técnica útil en el diagnóstico diferencial de la hemiagenesia del adenoma tóxico es la tomografía axial computarizada cervical, si bien hoy día ha sido superada por la ecografía cervical por su inocuidad, accesibilidad, bajo coste y alta resolución.

La intervención quirúrgica no es precisa salvo en los casos en que existe otro tipo de enfermedad asociada. En nuestra paciente, la indicación quirúrgica se estableció ante la recidiva de la enfermedad de Graves-Basedow tras tratamiento médico y la negativa de la enferma a recibir tratamiento con yodo.

Comunicamos un nuevo caso de hemiagenesia tiroidea asociada a enfermedad de Graves cuyo diagnóstico se estableció mediante palpación cervical y fue confirmado mediante ecografía y gammagrafía. En la pieza quirúrgica, además de las lesiones compatibles con enfermedad de Graves-Basedow, se identificó un microcarcinoma papilar de 2 mm. La asociación de carcinoma de tiroides y enfermedad de Graves-Basedow oscila entre el 2 y el 4%11.

Bibliografía
[1]
Hendbuch der systematischen anatomie des menshen. En: Hedle J, editor. Sohn, Freirich Vlewig und braunschweig 1896; 538-543.
[2]
Dubs J..
Uber hemiaplasiae dershilddrus..
Zentralb Chir, 45 (1918), pp. 744-746
[3]
Hamburger JI, Hamburger SW..
Thyroidal hemiagenesia..
Arch Surg, 100 (1970), pp. 319-320
[4]
Melnick JC; Stemkowski PE..
Thyroid hemiagenesis: a review of the world literature and a report of four cases..
J Clin Endocrinol Metab, 52 (19891), pp. 247-251
[5]
Bergami G, Barbuti D, Di Mario D..
Echographic diagnosis of thyroid hemiagenesis..
Minerva Endocrinol, 20 (1995), pp. 195-198
[6]
Macchia PE, Lapi P, Krude H, Pirro MT, Missero C, Chiovato L et al..
PAX9 mutations associated with congenital hypotiroidism caused by thyroid dysgenesis..
Nat Genet, 19 (1998), pp. 83-86
[7]
Rodríguez Cuartero A, Hernández Burruezo JJ..
Marfan's syndrome and thyroid hemiagenesis..
Ann Med Intern, 10 (1993), pp. 154
[8]
Levy E..
Grave's disease in a patient with thyroid hemiagenesis..
Thyroidology, 1 (1989), pp. 49-50
[9]
Pemberton JD, Black BM..
The association of carcinoma of the thyroid gland and exopthalmic goiter..
Surg Clin North Am, 28 (1948), pp. 935-942
[10]
Does Graves' disease or thyrotoxicosis affect the prognosis of thyroid cancer? J Clin Endocrinol Metab 1992; 75: 886-889.
[11]
Belfiore A, Garofalo MR, Giuffrida D, Runello F, Filetti S, Fiunara A et al..
Increased aggressiveness of thyroid cancer in patients with Graves' disease..
J Clin Endocrinol Metab, 70 (1990), pp. 830-835
[12]
Shaha AR, Gujarati R..
Thyroid hemiagenesis..
J Surg Oncol, 65 (1997), pp. 137-140
[13]
Hemiagenesis of the thyroid gland. otolaryngol Head Neck Surg 112: 621-623.
[14]
Illán Gómez F, Pascual Saura H, Hernández Martínez A, Liante Peñarrubia G, Madrid conesa JC, Tebar Masso FJ..
Hemiagenesia tiroidea: aportación de dos nuevas observaciones..
Endocrinología, 36 (1989), pp. 124-126
[15]
Corstens F, Huysmans D, Kloppenborg P..
Thallium-201 scintography of the suppressed thyroid: an alternative for iodine-123 scanning after TSH stimulation..
J Nucl Med, 29 (1988), pp. 1360-1362
[16]
Rajaeev P, Narayanan R, Chakrawarty S..
Differentiation between suppressed thyroid hemiagenesis with Tc-99m pertechnetate radionuclide angiography..
Clin Nucl Med, 15 (1990), pp. 605-609
[17]
De Remigis P, D'Angelo M, Bonaduce S, Giandomenico V, Sensi S..
Comparison of ultrasonic scanning and scintiscaning in the evaluation of thyroid hemiagenesia..
J Clin Ultrasound, 13 (1985), pp. 561-563
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos