Buscar en
Clínica e Investigación en Ginecología y Obstetricia
Toda la web
Inicio Clínica e Investigación en Ginecología y Obstetricia Mola invasora y abdomen agudo: a propósito de un caso
Información de la revista
Vol. 29. Núm. 3.
Páginas 110-113 (Marzo 2002)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 29. Núm. 3.
Páginas 110-113 (Marzo 2002)
Acceso a texto completo
Mola invasora y abdomen agudo: a propósito de un caso
Invasive mole and the acute abdomen: a case study
Visitas
...
J Hilario de la Rosaa, MJ. Rui Wambaa, JM. Usandizagaa
a Servicio de Ginecolog??a. Hospital de Basurto. Bilbao. Espa??a.
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (3)
Fig. 1. Resonancia magnética: útero ocupado por una tumoración que infiltra la pared miometrial.
Fig. 2. Macro: tumoración extirpada del fundus uterino (mola invasora).
Fig. 3. Micro: vellosidades coriales que infiltran el miometrio.
Mostrar másMostrar menos
La mola invasora es una eventual complicación de la mola hidatiforme parcial o total. Se manifiesta por una penetración profunda de las vellosidades coriales con degeneración hidrópica y estructuras trofoblásticas dentro del miometrio o invasión de los vasos uterinos. La mayoría deriva de una mola completa, aunque las parciales también se han descrito con una frecuencia 10 veces menor. El diagnóstico es por sospecha analítica (aumento progresivo de la ß-hCG) y de imagen (ecografía con o sin Doppler y/o RM uterina). Las posibles complicaciones son: hemorragia uterina grave, perforación uterina que produce hemoperitoneo y abdomen agudo, y progresión a coriocarci noma. Con el tratamiento citostático adecuado (metotrexato o dactinomicina) el pronóstico es excelente, produciéndose curaciones en prácticamente el 100% de los casos. Hemos presentado el caso clínico de una paciente de 27 años con una mola invasora que ocasionó una perforación uterina y un cuadro de hemoperitoneo y abdomen agudo que precisó de intervención quirúrgica. Se consiguió realizar cirugía conservadora resecando el fundus uterino, lugar de implantación de la mola, y suturándolo. Posteriormente se administraron 73 mg de metotrexato intramuscular a la semana, durante 8 semanas. La paciente lleva 16 meses asintomática, con ß-hCG negativa y ecografía pélvica normal, en busca de una nueva gestación.
Invasive mole is an eventual complication of the partial or complete hydatidiform mole. It presents as a deep invasion of chorionic villi with hydropic degeneration and trophoblastic structures in the myometrium or invasion of the uterine vessels. The majority derive from a complete mole, although it has also been described in partial moles and has a 10 times lower frequency. Diagnosis is based on analytic suspicion: a progressive increase in (ß-hCG and by imaging: ultrasound scan with or without Doppler and/or uterine magnetic resonance. The main risks of invasive mole are: severe uterine bleeding, uterine perforation which causes haemoperitoneum and acute abdomen, and progression to choriocarcinoma. With suitable cytotoxic chemotherapy (Methotrexate or Acintomycin D) the prognosis is excellent, with almost 100% recovery. We present the clinical case of a 27 year old woman with an invasive mole which caused uterine perforation with haemoperitoneum and acute abdomen which required surgery. Conservative surgery was carried out by resection and suture of the uterus, in the place where the mole was implanted. Following this, Methotrexate 73 mg intramuscular/ per week during 8 weeks was administered. The patient has been asymptomatic for 16 months, with negative (ß-hCG and normal pelvic scan, and is trying to become pregnant again.
Texto completo

INTRODUCCIÓN

La mola invasora es una de las formas en que se puede manifestar una entidad más amplia conocida como enfermedad trofoblástica gestacional1-3. Supone una penetración profunda de las vellosidades coriales con degeneración hidrópica y estructuras trofoblásticas dentro del miometrio o invasión de los vasos uterinos1,2. La mayoría de las molas invasoras proceden de una mola completa1. Aproximadamente el 12,5% de las molas completas ocasionarán una mola invasora, frente al 1,5% de las parciales4.

El diagnóstico de sospecha es por elevación de la fracción ß de la gonadotropina coriónica humana (ß-hCG) y por ecografía con o sin Doppler y resonancia magnética (RM) pélvica2,5. El diagnóstico de confirmación sería por estudio histológico, pero hoy día es poco frecuente, porque ante la sospecha analítica y de imagen se instaura el tratamiento citostático adecuado, no precisando generalmente intervención quirúrgica2.

Los riesgos de la mola invasora son: hemorragia uterina grave, perforación uterina y progresión a coriocarcinoma. También puede metastatizar en pulmón, cérvix, vulva, vagina, etc., y regresar espontá-neamente1,2.

El tratamiento será la quimioterapia con agentes citostáticos: metotrexato o dactinomicina2,3,6.

CASO CLÍNICO

Paciente de 27 años que acudió a nuestro Servicio de Urgencias por una metrorragia del primer trimestre. Los antecedentes familiares carecen de interés y entre los personales cabe destacar un aborto. Tras la exploración física y la ecografía pélvica se diagnostica un aborto incompleto, realizándose un legrado uterino. La anatomía patológica informó de mola parcial, por lo que se derivó a la paciente a la consulta para control.

El seguimiento de la ß-hCG puso de manifiesto un incremento progresivo hasta alcanzar cifras de 16.040 mU/ml. La ecografía Doppler y la RM pélvica (fig. 1) revelaron una imagen en el fondo del útero de 30 * 30 mm que invadía el miometrio, indicativa de mola invasora. La tomografía computarizada (TC) abdominal, pélvica, torácica y craneal fue normal.

Fig. 1. Resonancia magnética: útero ocupado por una tumoración que infiltra la pared miometrial.

Fig. 2. Macro: tumoración extirpada del fundus uterino (mola invasora).

Fig. 3. Micro: vellosidades coriales que infiltran el miometrio.

Con el diagnóstico de enfermedad trofoblástica gestacional no metastásica (mola invasora) se envió a la paciente al Servicio de Oncología Médica para iniciar tratamiento citostático. Antes del inicio de este tratamiento la paciente acudió al Servicio de Urgencias por dolor abdominal intenso. La clínica, analítica y ecografía apuntaron a un cuadro de abdomen agudo secundario a perforación uterina por mola invasora.

Se realizó un laparotomía exploradora encontrándose un hemoperitoneo de 1.200 ml, y en el fondo del útero una tumoración sangrante de 5 * 4 cm. Se practicó exéresis del fondo uterino, incluyendo la tumoración y sutura con puntos sueltos, en un intento de mantener la capacidad genésica de la paciente (fig 2 y 3).

Posteriormente fue tratada con 73 mg de metotrexato por vía intramuscular a la semana, durante 8 semanas.

Actualmente, después de 16 meses, los controles clínicos, analíticos (ß-hCG) y de imagen (ecografía y RM pélvica) son normales.

Se ha realizado una histerosalpingografía siendo la cavidad uterina normal y las trompas permeables a peritoneo, por lo que la paciente está intentando una nueva gestación.

DISCUSIÓN

La mola invasora actualmente está encuadrada en el término de enfermedad o neoplasia trofoblástica gestacional no metastásica1,2,7. Es una eventual complicación de una mola hidatiforme1.

La entidad anatomopatológica está representada por una penetración de las vellosidades coriales con degeneración hidrópica y estructuras trofoblásticas en la profundidad del miometrio o invasión de los vasos uterinos1-3,8.

La mayoría de las molas remiten después de la evacuación uterina, pero alrededor del 16% tiene tendencia a invadir la pared del útero (mola invasora) o metastatizar a distancia1,3,8. Para otros autores el 92% se resuelve después de la evacuación y el 8% se complica2.

La mayor parte de las molas invasoras proceden de una mola hidatiforme completa1. En un amplio estudio sobre 1.130 molas completas, el 12,5% desarrolló una mola invasora frente al 1,5% de las 469 molas parciales4.

El diagnóstico de sospecha de las molas invasoras se realiza por determinaciones seriadas de la ß-hCG con un aumento progresivo y por métodos de imagen, eco-Doppler y RM pélvica, en las que se apreciará una tumoración que invade la pared miometrial2,5. También habrá que descartar una enfermedad trofoblástica metastásica mediante una TC abdominal, pélvica, torácica y craneal, y una exploración ginecológica7. La confirmación diagnóstica sería por estudio histológico de la lesión uterina. Hoy día esto es poco frecuente, porque ante la sospecha analítica y de imagen se instaura el tratamiento citostático adecuado, no precisando generalmente de intervenciones quirúrgicas2. Actualmente sólo se intervendrá quirúrgicamente en caso de perforación uterina con hemoperitoneo o en los pocos casos en que la paciente no responda a los citostáticos y casi siempre habrá que realizar una histerectomía7,9.

Los riesgos de mola invasora son: hemorragia uterina severa, perforación uterina con hemoperitoneo que secundariamente puede producir un cuadro grave de abdomen agudo e hipovolemia, y progresión a coriocarcinoma. También puede metastatizar a distancia (vulva, vagina, cérvix, pulmón, etc.) o regresar espontáneamente1,2.

El tratamiento será por medio de quimioterapia con citostáticos generalmente con agente único. El fármaco más utilizado por su eficacia y menor toxicidad es el metotrexato y hay varias pautas de administración por vía intramuscular7,10-12: a) 30-50 mg/m2 de metotrexato a la semana. Se repite cada 7 días si es posible; b) 20-25 mg/día de metotrexato, durante 5 días. Se repite cada 7 días si es posible, y c) 1 mg/kg/día de metotrexato, los días 1, 3, 5 y 7, y ácido folínico (0,1 mg/kg), los días 2, 4 y 6, repitiendo la pauta cada 7 días si la toxicidad lo permite.

Otras pautas utilizadas son: a) 10-12 µg/kg/día de dactinomicina por vía intravenosa, durante 5 días. Se repite cada 7 días si es preciso7; b) 25-30 mg/kg de 5-fluoruracilo intravenoso. Se puede repetir cada dos semanas si es preciso. Esta pauta es muy utilizada en Extremo Oriente, incluso como quimioterapia de primera elección, con un índice global de remisión del 98,4%; en pacientes con resistencia a otros fármacos como el metotrexato el índice fue del 93,6%. La toxicidad fue mínima13; y c) 6-mercaptopurina13.

En todos los regímenes quimioterápicos el tratamiento debe darse hasta obtener tres títulos consecutivos de ß-hCG negativos, separados por una semana7. Posteriormente se realizará un seguimiento adecuado controlando la ß-hCG de forma seriada cada dos semanas, durante tres meses; cada mes, durante tres meses, y cada dos meses durante seis meses7.

Si una paciente ha permanecido en remisión durante 6 meses y desea nueva gestación, no existe motivo para desaconsejarla7.

Antes del empleo de la quimioterapia con agentes citostáticos, el 4-15% de las pacientes con mola invasora fallecían debido a complicaciones locales como perforación uterina con hemorragia intraperitoneal o metástasis. Hoy día, con los agentes citostáticos mencionados, el éxito se aproxima al 100% de los casos1. Los escasos pacientes que no responden a la quimioterapia pueden beneficiarse de la histerectomía7,9.

Bibliograf??a
[1]
Invasive mole. Special form of GTD. Gen Physiol Biophys 1999;18(Suppl 1):37-41.
[2]
Current approaches to diagnosis and treatment of gestational trophoblastic disease. Curr Opin Obstet Gynecol 1993;5:84-91.
[3]
Pathology En: Hancock ES, Newlands RS, Berkowitz RS, editors. Gestational trophoblastic disease. Chapman and Hall Medical, p. 43-77.
[4]
Incidence of invasive mole and choriocarcinoma following partial hydatiform mole. Internat J Ginecol Obstet 1996;53:63-4.
[5]
Persistent gestational trophoblastic tumor after partial hydatiform mole. Gynecol Oncol 1990;36:358.
[6]
Treatment of persistent trophoblastic diseaselater than 6 month after diagnosis of molar pregnancy. Br J Cancer 2000;82:1393-5.
[7]
, Creasman WT. Neoplasia trofobl??stica gestacional. En: Oncolog??a ginecol??gica cl??nica. 5?? ed. Madrid: Harcourt Brace, 1999: p. 189-194.
[8]
En: Blausteins pathology of the female genital tract. 4th ed. Berlin: Springer Verlag, 1994; p. 1049-92.
[9]
The role of operation in the current therapy of gestational trophoblastic disease. Am J Obstet Gynecol 1980;135:844.
[10]
Metotrexate with citrovorum factor rescue as primary therapy for gestational trophoblastic disease. Cancer 1982;50:2024.
[11]
Ten year experience with metotrexate and folinic acid as primary treatmnet for gestational trophoblastic disease. Gynecol Oncol 1986;23:111.
[12]
Metotrexate infusion and folinic acid in the primary therapy of non-metastatic gestational trophoblastic tumors. Gynecol Oncol 1990;36:56.
[13]
Forty five year's experience of the treatment of choriocarcinoma and invasive mole. Intern J Gynecology and Obstet 1998; (Suppl 60): 77S-83S.
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.