Regístrese
¿Aún no está registrado?
Información relevante

Consulte los artículos y contenidos publicados en este medio, además de los e-sumarios de las revistas científicas en el mismo momento de publicación

Máxima actualización

Esté informado en todo momento gracias a las alertas y novedades

Promociones exclusivas

Acceda a promociones exclusivas en suscripciones, lanzamientos y cursos acreditados

Crear Mi cuenta
Buscar en
Clínica e Investigación en Arteriosclerosis
Toda la web
Inicio Clínica e Investigación en Arteriosclerosis Vencer la inercia terapéutica en el manejo del paciente dislipidémico: Un reto...
Información de la revista
Vol. 26. Núm. 4.
Páginas 159-204 (Julio - Agosto 2014)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
2090
Vol. 26. Núm. 4.
Páginas 159-204 (Julio - Agosto 2014)
Articulo especial
DOI: 10.1016/j.arteri.2014.01.004
Acceso a texto completo
Vencer la inercia terapéutica en el manejo del paciente dislipidémico: Un reto en la práctica clínica diaria
Beat therapeutic inertia in dyslipidemic patient management: a challenge in daily clinical practice
Visitas
2090
Clotilde Moralesa,
Autor para correspondencia
, Marta Maurib, Lluís Vilac
a Servicio de Medicina Interna, Unidad de Lípidos y Riesgo Vascular, Althaia, Xarxa Assistencial i Universitària de Manresa, Barcelona, España
b Servicio de Medicina Interna, Unidad de Lípidos, Hospital de Terrassa, Barcelona, España
c Servicio de Endocrinología y Nutrición, Unidad de Lípidos, Hospital Moisès Broggi de Sant Joan Despí, Barcelona, España
Contenido relaccionado
Clin Invest Arterioscl 2014;26:25310.1016/j.arteri.2014.08.002
Clotilde Morales, Marta Mauri, Lluís Vila
Este artículo ha recibido
2090
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (2)
Tabla 1. Cálculo del cLDL inicial estimado en pacientes en tratamiento con estatinas en monoterapia
Tabla 2. Cálculo del cLDL inicial estimado en pacientes en tratamiento con la combinación de estatinas y ezetimibe
Mostrar másMostrar menos
Resumen

En los pacientes con dislipidemia se deben alcanzar los objetivos terapéuticos para obtener la máxima reducción del riesgo de padecer eventos cardiovasculares, sobre todo de infarto de miocardio. A pesar de disponer de guías de práctica clínica y de fármacos hipolipidemiantes potentes, difícilmente se alcanzan los objetivos de colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (cLDL), siendo una de las causas la inercia terapéutica. Para evitarla existen herramientas que permiten planificar el tratamiento y facilitar las decisiones. Sin embargo, uno de los problemas que se plantea en la clínica diaria para aplicarlas es desconocer el porcentaje de reducción de cLDL que se pretende conseguir para seleccionar el medicamento más adecuado. Eso es así tanto en la instauración del tratamiento como cuando se necesita modificar por no alcanzar el objetivo buscado. Este artículo propone un método práctico que puede ayudar a resolver estas cuestiones.

Palabras clave:
Inercia terapéutica
Dislipidemia
cLDL
Planificación terapéutica
Abstract

In patients with dyslipidemia, there is the need to reach the therapeutic goals in order to get the maximum benefit in the cardiovascular events risk reduction, especially myocardial infarction. Even having guidelines and some powerful hypolipidemic drugs, the goals of low-density lipoprotein-cholesterol (LDL-c) are often not reached, being of special in patients with a high cardiovascular risk. One of the causes is the therapeutic inertia. There are tools to plan the treatment and make the decisions easier. One of the challenges in everyday clinical practice is to know the needed percentage of reduction in LDL-c. Moreover: it is hard to know which one is the treatment we should use in the beginning of the treatment but also when the desired objective is not reached. This article proposes a practical method that can help solving these questions.

Keywords:
Therapeutic inertia
Dyslipidemia
LDL-c
Therapy planning
Texto completo
Introducción

En el año 2001 se puso de relieve, en la literatura científica, la ausencia de toma de decisiones en el manejo terapéutico de trastornos crónicos en fases asintomáticas, como la hipertensión, la dislipidemia y la diabetes. Se denominó ‘inercia clínica’ la situación en que no se inicia, ni se intensifica ni modifica el tratamiento a pesar de estar indicado en las guías de práctica clínica (GPC)1. Posteriormente, se definió como ‘inercia terapéutica’ (IT) y, actualmente, el concepto de inercia clínica se ha ampliado a la falta de diagnóstico o seguimiento de los pacientes a lo largo del tiempo2. De hecho, podemos interpretar 2 tipos de IT: la de inicio, que se refiere al paciente no tratado y no controlado, y la de cambio, que hace referencia al paciente tratado pero no controlado.

Un caso especialmente paradigmático de inercia terapéutica es el control de la dislipidemia. Estudios realizados en Europa3 y en España4 ponen de manifiesto el escaso control del colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (cLDL) especialmente relevante en pacientes con riesgo cardiovascular elevado.

Un ejemplo ilustrativo es el estudio poblacional DARIOS4, que analizó el grado de control alcanzado para los principales factores de riesgo cardiovascular modificables en población general de 35-74 años. Utilizó las categorías de riesgo coronario (RC) medido con la función calibrada REGICOR5, tras excluir a pacientes con cardiopatía isquémica (infarto de miocardio y angina). Se consideró buen control a partir de 2 tipos de criterios: a) los de las sociedades europeas (SE)6; cuando el cLDL era < 100mg/dl en diabéticos y en pacientes con alto-muy alto RC o si era < 115mg/dl en los demás (bajo-moderado RC); y b) los del Programa de Actividades Preventivas y Promoción de la Salud (PAPPS)7: cuando el cLDL era < 100mg/dl en diabéticos; si era < 130mg/dl en los pacientes con moderado, alto-muy alto RC y si era < 160mg/dl en los de bajo RC. Alcanzaron buen control menos del 3% de los pacientes en ambos sexos según criterios de las SE6, siendo insignificante la cifra de pacientes de alto y muy alto riesgo que alcanzó los objetivos. Con los criterios del PAPPS, la proporción de participantes bien controlados mejoró notablemente: un 46% de los varones y el 52% de las mujeres. Entre otros, el porcentaje de varones en los que no se inició tratamiento hipolipidemiante y que no estaban controlados, de alto y muy alto riesgo, según criterios menos ambiciosos del PAPPS, fue del 47 y 46% respectivamente. El 49% de varones de alto riesgo recibió tratamiento y, de estos, un 73,5% no estaban controlados. Se puso de manifiesto que cuanto más exigentes eran los objetivos, peores fueron los resultados.

Una publicación reciente, el estudio EDICONDIS-ULISEA8, realizado en pacientes remitidos por dislipidemia y riesgo cardiovascular a las unidades de lípidos y riesgo vascular de la Sociedad Española de Arteriosclerosis (SEA), analiza el grado de control de los objetivos terapéuticos de cLDL, de acuerdo con la guía europea de prevención cardiovascular 20076 (cLDL < 100mg/dl para los pacientes con enfermedad cardiovascular [ECV] o diabetes tipo 2 [DM2]). Los resultados indican que solo el 40,4% de los pacientes con ECV y el 35,8% de los que padecían DM2 cumplían con dichos objetivos al llegar a la unidad de lípidos. Los resultados registrados en la última visita un año después fueron del 65,3 y 50,4%, respectivamente, observándose una mejora tras el control de la unidad especializada. Cuando se aplican los criterios de las guías europeas más recientes9 solo el 17,9% de los pacientes con ECV y el 16,5% con DM2 alcanzaron una concentración de cLDL inferior a 70mg/dl. Tal cosa indica que existe una mejora en el grado de consecución de los objetivos respecto a estudios previos, realizados en otros ámbitos asistenciales. Sin embargo, pone también de manifiesto la necesidad de un control más eficaz de los pacientes dislipidémicos.

Las causas identificadas que pueden explicar el escaso control del cLDL, según estudios que analizan la IT, son atribuibles a la organización del sistema sanitario, al paciente y al médico2,10 (20, 30 y 50% de los casos, respectivamente)2. Como origen de la IT relacionada con la actuación médica se destacó: la insuficiente formación, el desconocimiento y bajo seguimiento de las GPC, la exigencia creciente de objetivos terapéuticos, la infrautilización de los tratamientos disponibles y la sobrestimación del control por parte del profesional2,3,10. Una causa posible, no descrita y que puede contribuir a no modificar el tratamiento, es la dificultad del cálculo rápido del porcentaje de cLDL que se debe reducir para llegar al objetivo.

El acto médico es una toma de decisiones constante y para facilitarlo es preciso contar con GPC sustentadas en la evidencia científica. Es necesario que estén adaptadas a la realidad, dirigidas a la consecución de objetivos terapéuticos, que ostenten credibilidad y cuyo fin sea facilitar la toma de decisiones. Además, para mayor facilidad, deberían estar integradas en los programas de historia clínica electrónica o de gestión de las consultas11.

Dado que en la actualidad estos recursos aún no están implementados en la práctica clínica diaria, proponemos un método sencillo que contribuye a afrontar y ayudar a evitar de forma práctica la IT.

Metodología aplicable en la consulta diaria para alcanzar los objetivos terapéuticos en colesterol de las lipoproteínas de baja densidad

Para evitar la IT, desde un punto de vista teórico, los autores proponemos seguir los siguientes apartados en toda visita de un paciente con dislipidemia12.

  • 1)

    Realizar el diagnóstico de la dislipidemia, como indican las GPC.

  • 2)

    Determinar el RCV utilizando escalas de riesgo validadas, priorizando la identificación del paciente con alto RCV.

  • 3)

    Marcar el objetivo terapéutico de acuerdo con la GPC.

  • 4)

    Establecer el plan terapéutico para conseguir el objetivo terapéutico.

  • 5)

    Seguimiento y evaluación de resultados.

Así, desde un punto de vista práctico, en la clínica se presentan habitualmente 2 situaciones bien definidas:

A) Paciente no tratado y no controlado

Este caso correspondería a una IT de inicio. Para evitarla, se recomienda ofrecer de entrada el tratamiento a la dosis óptima para alcanzar el objetivo terapéutico12. Para ello existen herramientas que pueden facilitar la toma de decisiones, como por ejemplo las tablas de planificación terapéutica de la hipercolesterolemia13. Estas relacionan el nivel inicial de cLDL con el porcentaje de reducción de cLDL según el objetivo recomendado y las reducciones teóricas de cLDL proporcionadas por los hipolipidemiantes, estatinas y ezetimibe, en todo su rango de dosis.

B) Paciente tratado y no controlado

Partimos del cLDL en la visita actual en el paciente ya tratado con una estatina en monoterapia o asociada a ezetimibe y que no alcanza objetivos de control de acuerdo con la GPC.

Para evitar la IT de cambio sería conveniente seguir los siguientes pasos:

  • 1.

    Identificar las causas potenciales de no alcanzar el objetivo terapéutico12: las atribuidas al paciente (como el incumplimiento terapéutico) y las que dependen del fármaco (como las interacciones, efectos adversos y la falta de potencia).

  • 2.

    Modificar el tratamiento cuando sea posible, siguiendo una de las estrategias que permita alcanzar el objetivo terapéutico, como son: aumentar la dosis de la estatina que ya se está utilizando14, cambiar a una estatina más potente o combinar la estatina con otro fármaco hipolipidemiante12,13.

    Dado que cada una de las estrategias consigue a priori un porcentaje de reducción diferente y, para evitar múltiples pasos que alargarían el tiempo hasta la consecución del objetivo terapéutico, sería de interés conocer el cLDL inicial y, de acuerdo al riesgo del paciente, el porcentaje que es necesario reducir13.

Una estrategia que facilitaría rediseñar el tratamiento sería disponer de una herramienta sencilla que permitiera conocer el cLDL previo al inicio del tratamiento y así poder aplicar las tablas de planificación terapéutica de la hipercolesterolemia. Posteriormente visualizaríamos el tratamiento que se precisa para llegar al objetivo terapéutico, escogiendo una modificación de las que se puedan realizar en el caso de haber más de una opción13.

¿Cómo disponer del colesterol de las lipoproteínas de baja densidad inicial previo al tratamiento?

Cuando se presenta un paciente nuevo que ya recibe tratamiento pero está mal controlado, hay 2 supuestos sobre su cLDL inicial:

  • 1.

    El cLDL se conoce por tener acceso a la historia clínica y a la analítica del paciente13.

  • 2.

    El cLDL inicial no se conoce. En este caso se podría hacer una estimación teórica partiendo genéricamente del cLDL de la analítica actual, de 2 maneras posibles:

    • a.

      Adaptar el tratamiento a partir de un valor de cLDL un 30% superior al que presenta en la analítica actual, después de la intervención terapéutica, como recomiendan algunos autores13.

    • b.

      Pero, dada la diversidad de estatinas y teniendo en cuenta la diferente potencia de cada una de ellas, sería razonable añadir al valor de la analítica actual de cLDL el porcentaje de reducción teórico que ha proporcionado el tratamiento utilizado. Así tendríamos el cLDL de inicio calculado.

Para ello proponemos 2 tablas de uso sencillo en la consulta. En la tabla 1 se muestra el cLDL inicial estimado en pacientes en tratamiento con las estatinas disponibles y el porcentaje de reducción proporcionado en todas las dosis recomendadas15,16. Para confeccionarla hemos optado por utilizar los datos publicados por la FDA15 y, en aquellos casos en que no los había, hemos utilizado datos obtenidos de publicaciones relevantes16. En la misma no aparece ezetimibe por no estar recomendado en monoterapia de inicio sino solo recomendado como alternativa12.

Tabla 1.

Cálculo del cLDL inicial estimado en pacientes en tratamiento con estatinas en monoterapia

(t1) Analítica actual de cLDL mg/dl con tratamiento  (t0) cLDL inicial estimado en mg/dl previo a recibir tratamiento con estatinas
200  250  286  323  339  377  444  541 
195  244  279  315  331  368  433  527 
190  237  271  306  322  358  422  514 
185  231  264  298  314  349  411  500 
180  225  257  290  305  340  400  486 
175  219  250  282  297  330  389  473 
170  212  243  274  288  321  378  459 
165  206  236  266  280  311  367  446 
160  200  229  258  271  302  356  432 
155  194  221  250  263  292  344  419 
150  187  214  242  254  283  333  405 
145  181  207  234  246  274  322  392 
140  175  200  226  237  264  311  378 
135  169  193  218  229  255  300  365 
130  162  186  210  220  245  289  351 
125  156  179  202  212  236  278  338 
120  150  171  194  203  226  267  324 
115  144  164  185  195  217  256  311 
110  137  157  177  186  208  244  297 
105  131  150  169  178  198  233  284 
100  125  143  161  169  189  222  270 
95  119  136  153  161  179  211  257 
90  112  129  145  153  170  200  243 
% reducción cLDL para cada estatina  −20% ± 2%a  −30%  −38%  −41%  −47%  −55%  −63% 
      Atorvastatina 10mg  Atorvastatina20mg  Atorvastatina40mg  Atorvastatina80mg   
  Fluvastatina20 mga  Fluvastatina40mg  Fluvastatina80mg         
  Lovastatina10 mga  Lovastatina20mg  Lovastatina40mg  Lovastatina80mg       
    Pitavastatina1mg  Pitavastatina2mg  Pitavastatina4mg       
  Pravastatina10 mga  Pravastatina20mg  Pravastatina 40mg         
        Rosuvastatina 5mg  Rosuvastatina10mg  Rosuvastatina20mg  Rosuvastatina 40mg 
    Simvastatina 10mg  Simvastatina20mg  Simvastatina 40mg       

cLDL: colesterol de las lipoproteínas de baja densidad.

a

Fuente: Toth et al.16.

La tabla 2 muestra el cLDL inicial estimado en pacientes en tratamiento con estatinas en combinación con ezetimibe en todo su rango de dosis conocido15,16. Es posible que, en aquellos que reciben estatinas de alta potencia asociadas con ezetimibe, sea de escasa utilidad conocer su cLDL inicial estimado ya que, aunque no alcancen el objetivo terapéutico, posiblemente se habrá reducido más del 50% su cLDL y difícilmente se plantearía un cambio de medicación12.

Tabla 2.

Cálculo del cLDL inicial estimado en pacientes en tratamiento con la combinación de estatinas y ezetimibe

(t1) Analítica actual de cLDL mg/dl con tratamiento  (t0) cLDL inicial estimado en mg/dl previo a recibir tratamiento con estatinas+ezetimibe
200  303  339  370  400  426  444  500  588  667 
195  295  331  361  390  415  433  487  574  650 
190  288  322  352  380  404  422  475  559  633 
185  280  314  343  370  394  411  462  544  617 
180  273  305  333  360  383  400  450  529  600 
175  265  297  324  350  372  389  437  515  583 
170  258  288  315  340  362  378  425  500  567 
165  250  280  306  330  351  367  412  485  550 
160  242  271  296  320  340  356  400  471  533 
155  235  263  287  310  330  344  387  456  517 
150  227  254  278  300  319  333  375  441  500 
145  220  246  269  290  309  322  362  426  483 
140  212  237  259  280  298  311  350  412  467 
135  205  229  250  270  287  300  337  397  450 
130  197  220  241  260  277  289  325  382  433 
125  189  212  231  250  266  278  312  368  417 
120  182  203  222  240  255  267  300  353  400 
115  174  195  213  230  245  256  287  338  383 
110  167  186  204  220  234  244  275  324  367 
105  159  178  194  210  223  233  262  309  350 
100  152  169  185  200  213  222  250  294  333 
95  144  161  176  190  202  211  237  279  317 
90  136  153  167  180  191  200  225  265  300 
% reducción cLDL para cada estatina asociada a ezetimibe  −34%  −41±1%  −46±1%  −50%  −53±1%  −55±1%  −60±1%  −66%  −70% 
          At+Ez10/10mg20/10mg  At+Ez40/10mg  At +Ez80/10mg     
    Fluv+Ez20/10mg  Fluv+Ez40/10mg  Fluv+Ez80/10mg           
  Lov+Ez10/10mg  Lov+Ez20/10mg  Lov +Ez40/10mg             
  Prav+Ez10/10mg  Prav+Ez20/10mg40/10mg               
              Ros+Ez5/10mg 10/10mg  Ros+Ez20/10mg  Ros +Ez40/10mg 
    Simv+Ezª10/10mg  Simv+Ez10/10mg20/10 mga    Simv+Ez20/10mg  Simv+Ez40/10mg       

At: atorvastatatina; cLDL: colesterol de las lipoproteínas de baja densidad; Ez: ezetimibe; Fluv: fluvastatina; Lov: lovastatina; Prav: pravastatina; Ros: rosuvastatina; Simv: simvastatina.

a

Fuente: FDA15.

En ambas tablas se diferencian las siguientes partes:

  • 1.

    En la primera columna de la izquierda se sitúan los niveles de cLDL en la visita actual del paciente tratado (tiempo t1).

  • 2.

    En el resto de columnas hacia la derecha se muestra la estimación del cLDL inicial sin recibir tratamiento (tiempo t0). Este se ha calculado a partir del cLDL de la analítica actual (tiempo t1) y del porcentaje de reducción teórico del tratamiento realizado (en la parte inferior de la tabla) con la siguiente fórmula: cLDL t0=cLDL t1+(%↓ cLDL teórico9 del tratamiento realizado en t0).

  • 3.

    En la parte inferior, aparecen las diversas estatinas con sus diferentes dosis y en combinación con ezetimibe, con el porcentaje de reducción teórico del cLDL.

Relacionando en la tabla el cLDL actual y el tratamiento recibido, podremos estimar el cLDL inicial y así podremos rediseñar el plan terapéutico óptimo para alcanzar el objetivo terapéutico13.

Un ejemplo práctico del uso de las tablas a modo ilustrativo:

  • Varón, de 67 años, con diabetes tipo 2 y cardiopatía isquémica establecida, remitido a la unidad de lípidos por presentar en su última analítica cLDL de 105mg/dl, en la actualidad está recibiendo tratamiento con simvastatina 20mg/día.

Ante un paciente de estas características, de muy alto riesgo vascular y una vez confirmado que sigue los consejos en hábitos de vida saludables, cumple adecuadamente con el tratamiento farmacológico y se ha descartado cualquier interacción que pueda interferir en la respuesta farmacológica, es preciso superar la inercia e instaurar una acción terapéutica. Es importante recordar que el objetivo aconsejado por las GPC9,12 es un cLDL < 70mg/dl. Para que resulte más fácil saber qué tratamiento es el óptimo, sería de utilidad disponer del cLDL que tenía antes de iniciar el tratamiento farmacológico. Si conocemos el valor por historia clínica, rediseñamos el tratamiento13. En el caso de no conocerlo, se puede buscar en la tabla 1 y relacionar el cLDL actual (105mg/dl) y el porcentaje de reducción teórico de simvastatina 20mg (−38%), el valor que se obtiene es de 169mg/dl. Según la tabla de planificación terapéutica se precisa una reducción de un 58% para llegar al objetivo terapéutico aconsejado13, por lo que deberíamos modificar el tratamiento. Si se observa la parte inferior de las tablas 1 y 2 también orientan sobre cuál serían las posibles estrategias a seguir para reducir al menos un 55%: atorvastatina 80mg, rosuvastatina 20mg, atorvastatina 40 mg combinada con ezetimibe 10 mg o simvastatina 40mg combinada con ezetimibe 10mg.

Por tanto, debemos saber qué paciente tenemos en nuestra consulta y estar dispuestos a evaluar nuestros resultados. En cada visita, debemos ser capaces de responder a las siguientes preguntas: ¿Qué tipo de dislipidemia tiene el paciente? ¿Qué riesgo vascular presenta? ¿Qué objetivo terapéutico tiene para su nivel de riesgo? ¿Lo cumple? ¿Está recibiendo el tratamiento óptimo? Si no lo cumple, ¿cuál es la causa? ¿Hemos iniciado el tratamiento a la dosis óptima o intensificado o modificado al no alcanzar los objetivos?

Para llevar a cabo todo esto, facilitaría la toma de decisiones disponer de herramientas de fácil manejo. Solo así podremos tratar adecuadamente a cada paciente y garantizar que estamos haciendo todo lo posible para anticipar las causas que favorecen la IT.

Las tablas que se presentan tienen la limitación de la variabilidad en la respuesta individual a las estatinas, que está bien documentada en la literatura15,16. Del mismo modo en la práctica diaria tenemos la misma limitación, ya que los datos que se utilizan para la planificación del tratamiento son los mismos en que nos hemos basado para su elaboración.

En conclusión, presentamos unas tablas con la intención de que sean un instrumento de manejo sencillo en la consulta diaria, que puede contribuir al mejor ajuste del tratamiento hipolipidemiante del paciente y a reducir nuestra propia IT.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
L.S. Phillips, W.T. Branch, C.B. Cook, J.P. Doyle, I.M. El-Kebbi, D.L. Gallina, et al.
Clinical inertia.
Ann Intern Med, 135 (2001), pp. 825-834
[2]
F. López-Simarro.
Inercia terapéutica. Causas y soluciones.
Hipertens Riesgo Vasc, 29 (2012), pp. 28-33
[3]
J.R. Banegas, E. López-Garcia, J. Dallongeville, E. Guallar, J.P. Halcox, C. Borghi, et al.
Achievement of treatment goals for primary prevention of cardiovascular disease in clinical practice across Europe: The EURIKA study.
Eur Heart J, 32 (2011), pp. 2143-2152
[4]
J.M. Baena-Díez, F.J. Félix, M. Grau, A. Cabrera de León, H. Sanz, M. Leal, et al.
Tratamiento y control de los factores de riesgo según el riesgo coronario en la población española del estudio DARIOS.
Rev Esp Cardiol, 64 (2011), pp. 766-773
[5]
J. Marrugat, J. Vila, J.M. Baena-Diez, M. Grau, J. Sala, R. Ramos, et al.
Validez de la estimación del riesgo cardiovascular a 10 años en una cohorte poblacional del estudio REGICOR.
Rev Esp Cardiol, 64 (2011), pp. 385-394
[6]
I. Graham, D. Atar, K. Borch-Johnsen, G. Boysen, G. Burell, R. Cif-kova, European Society of Cardiology (ESC) Committee for Practice Guidelines (CPG), et al.
European guidelines on cardiovascular disease prevention in clinical practice: Executive summary: Fourth Joint Task Force of the European Society of Cardiology and Other Societies on Cardiovascular Disease Pre-vention in Clinical Practice (constituted by representatives of nine societies and by invited experts).
Eur Heart J, 28 (2007), pp. 2375-2414
[7]
Programa de Actividades Preventivas y Promoción de la Salud. Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria [consultado 17 Sep 2010]. Disponible en: http://www.papps.org
[8]
J.C. Pedro-Botet, J.M. Mostaza, X. Pintó, J.R. Banegas, en nombre del grupo EDICONDIS-ULISEA.
Consecución del objetivo terapéutico del colesterol de las lipoproteínas de baja densidad en las unidades de lípidos y riesgo vascular de la Sociedad Española de Arteriosclerosis.
Clin Invest Arterioscl, 25 (2013), pp. 155-163
[9]
J. Perk, G. de Backer, H. Gohlke, I. Graham, Z. Reiner, M. Verschuren, et al.
European guidelines on cardiovascular disease prevention in clinical practice (version 2012). The Fifth Joint Task Force of the European Society of Cardiology and Other Societies on Cardiovascular Disease Prevention in Clinical Practice (constituted by representatives of nine societies and by invited experts). Developed with the special contribution of the European Association for Cardiovascular Prevention & Rehabilitation (EACPR).
Eur Heart J, 33 (2012), pp. 1635-1701
[10]
P. Lázaro, N. Murga, D. Aguilar, M.A. Hernández-Presa, The Inertia Study.
Therapeutic inertia in the outpatient management of dyslipidemia in patients with ischemic heart disease.
Rev Esp Cardiol, 63 (2010), pp. 1428-1437
[11]
A. Zamora, F. Fernández de Bobadilla, C. Carrion, G. Vázquez, G. Paluzie, R. Elosua, et al.
Pilot study to validate a computer-based clinical decision support system for dyslipidemia treatment (HTE-DLP).
Atherosclerosis, 231 (2013), pp. 401-404
[12]
Z. Reiner, A.L. Catapano, G. de Backer, I. Graham, M. Taskinen, O. Wiklund, et al.
ESC/EAS guidelines for the management of dyslipidaemias: The Task Force for the management of dyslipidaemias of the European Society of Cardiology (ESC) and the European Atherosclerosis Society (EAS).
Eur Heart J, 32 (2011), pp. 1769-1818
[13]
L. Masana, N. Plana.
Actualización de las tablas de planificación terapéutica de la hipercolesterolemia.
Med Clin (Barc), 135 (2010), pp. 120-123
[14]
S.J. Nicholls, G. Brandrup-Wognsen, M. Palmer, P.J. Barter.
Meta-analysis of comparative efficacy of increasing dose of atorvastatin versus rosuvastatin versus simvastatin on lowering levels of atherogenic lipids (from VOYAGER).
Am J Cardiol, 105 (2010), pp. 69-76
[15]
Food & Drug Administration. FDA drug safety communication: New restrictions, contraindications, and dose limitations for zocor (simvastatin) to reduce the risk of muscle injury [actualizado 15 Dic 2011; citado 10 Ene 2014] [1 pantalla]. Disponible en: http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/ucm256581.htm
[16]
P.P. Toth, C.M. Ballantyne, M.H. Davidson, J.E. Tomassini, D.R. Ramey, D. Neff.
Changes in prescription patterns before and after reporting of the Ezetimibe and Simvastatin in Hypercholesterolemia Enhances Atherosclerosis Regression trial (ENHANCE) results and expected effects on low-density lipoprotein-cholesterol reduction.
J Clin Lipidol, 6 (2012), pp. 180-191
Copyright © 2013. Sociedad Española de Arteriosclerosis
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.