Buscar en
Cardiocore
Toda la web
Inicio Cardiocore Un nuevo horizonte para Cardiocore
Información de la revista
Vol. 51. Núm. 4.
Páginas 133-135 (Octubre - Diciembre 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 51. Núm. 4.
Páginas 133-135 (Octubre - Diciembre 2016)
Editorial
DOI: 10.1016/j.carcor.2016.09.001
Acceso a texto completo
Un nuevo horizonte para Cardiocore
A new horizont for Cardiocore
Visitas
...
Manuel F. Jiménez-Navarroa,
Autor para correspondencia
, Fernando Cabrera-Buenoa, Nieves Romero-Rodriguezb, Eduardo Arana-Ruedab, Encarnación Gutierrez-Carreterob, Alejandro Recio-Mayorala, Antonio J. Muñoz-Garcíaa
a Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria de Málaga, Málaga, España
b Servicio de Cirugía Cardiaca, Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

Las sociedades científicas tienen como uno de sus objetivos principales el desarrollo de actividades de perfeccionamiento científico o formación de sus miembros y así lo entienden la Sociedad Andaluza de Cardiología (SAC) y la Sociedad Andaluza de Cirugía Cardiaca (SACCV), unidas en esta revista desde su visión multidisciplinar de las enfermedades cardiovasculares1.

Cardiocore inició su camino editorial en 2010 con tres objetivos definidos2: revisión crítica de aspectos de patología cardiovascular de interés, fomentando la formación continuada de los socios; favorecer el conocimiento en la publicación biomédica, especialmente entre los más jóvenes; y lograr una mayor visibilidad de nuestros investigadores.

Las revistas biomédicas, como definía el Dr. Fernando Alfonso en nuestro segundo número, tienen como misión fundamental publicar artículos científicos de calidad y lograr la máxima difusión posible de sus contenidos3: ya sea mediante artículos originales y/o artículos de revisión con el objetivo de favorecer la formación médica continuada, permitiendo a sus lectores (generalmente clínicos con una gran carga asistencial) estar al día sobre los aspectos más relevantes o dinámicos de su especialidad, que se trasmitirán directamente a la práctica clínica.

Nuestro primer objetivo se ha logrado con análisis pormenorizados, rigurosos y de calidad en cada número trimestral sobre aspectos novedosos y controvertidos de patología cardiovascular en sus diferentes aspectos epidemiológicos, preventivos, diagnósticos y terapéuticos que se han visto mejorados con la incorporación de cirujanos cardiovasculares al Comité Editorial. Este objetivo se reforzó tras la consecución de créditos oficiales de formación por el Sistema Español de Acreditación Médica Continuada (SEAFORMEC) con validez para cualquier concurso de méritos en España. Tras cambios jurídicos que limitaban su validez en el ámbito estatal conseguimos la misma aprobación por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía. Ambas actividades se abandonaron por Cardiocore y la Junta Directiva por la pobre utilización de este servicio por los socios a pesar del gasto que conllevaba. No obstante, con los cambios legislativos futuros para la reacreditación de los títulos de especialistas esta vía debe ser tomada de nuevo para el bien de los miembros de las sociedades científicas, desarrollando actividades que faciliten esta reacreditación.

El número de artículos originales ha ido creciendo lentamente principalmente por investigadores jóvenes, pues otros formatos de comunicación científica eran muy utilizados desde el inicio de la revista como observaciones clínicas, imágenes, cartas al director y revisiones de un tema en profundidad derivado de sus rotaciones externas (muchas de ellas apoyadas con becas por la Sociedad Andaluza de Cardiología). Con la valoración constructiva por parte de los editores y revisores externos de manuscritos, que en este momento me gustaría agradecer sus magníficos trabajos y horas de altruista dedicación, hemos intentando formar a los compañeros más jóvenes para que en años venideros puedan alcanzar publicaciones de mayor relevancia. Desde la Junta Directiva de la SAC y de la SACCV se han realizado diversas medidas de estímulos con mayor o menor acierto; como cursos monográficos de preparación de publicaciones biomédicas o talleres de preparación de proyectos de investigación que presentaron los editores de la revista coincidiendo con los congresos anuales y el fomento de becas para cursos en Bioestadística. Desde este foro nos gustaría animar a todos los compañeros y en especial a los más jóvenes, en este cambiante mundo que vivimos frente a los paradigmas tradicionales, a la investigación biomédica como una necesidad de todo profesional junto con su actividad asistencial y docente. La investigación favorecerá su mejor desarrollo profesional y sus posibilidades futuras.

El tercer objetivo, la visibilidad de los investigadores que publican en Cardiocore, es sin duda uno de los mayores logros de esta andadura. Desde el inicio editorial Cardiocore está indexada en Scopus (la gran base de datos europea en contraposición a Medline); Science Direct y Excerpta Medica (con su versión electrónica Embase). Con el paso de los años conseguimos nuestra inclusión en Latindex, Copernicus y Google Scholar alcanzando un progresivo reconocimiento de la calidad conseguida por Cardiocore.

Medline con su motor de búsqueda electrónico Pubmed (National Library of Medicine de EE. UU.) es la clásica gran base de datos estadounidense que proporciona una exhaustiva información de la literatura médica disponible y garantiza la difusión de la información entre la comunidad científica. Se calcula que más de la mitad de los nuevos títulos son estadounidenses y más del 90% de ellos se publica en inglés. Frente a ella hace más de diez años nació Scopus que recoge la información de un amplísimo número de revistas publicadas por Elsevier y otras editoriales. Scopus incluye la mayoría de los títulos que aparecen en Medline y su cobertura es mucho más amplia. Además, más del 50% de sus contenidos provienen de publicaciones que no son norteamericanas, por lo que los títulos no editados en inglés tienen más posibilidades de estar representados. A su vez, SienceDirect, que también pertenece a Elsevier, constituye la mayor base de datos de artículos «completos» que existe actualmente.

Estas dos grandes bases (Scopus y Medline) requieren para sus publicaciones incluidas unos estrictos criterios de calidad. Cardiocore ya incluida en Scopus intentó su entrada en Medline en junio del 2016 tras seis años de preparación y lamentablemente como más del 90% de las revistas que lo intentan no lo consiguió, como hemos conocido a principios del mes de septiembre. En el informe recibido se nos otorga una puntuación de 3,3/5, requiriendo un 3,75 para su inclusión en este base (moderado 2, bueno 3, excelente 4 y excepcional 5). Destacan en la valoración el cumplimiento de unos estrictos criterios de ética de la investigación; una calidad global de 3,6 en cuanto a los autores participantes, instituciones implicadas, trabajo del equipo editorial y estándares de calidad de los manuscritos y una calificación en importancia de los trabajos publicados de 3.

Para superar estos índices, buscando una mejor representatividad y valoración de revistas no estadounidenses ni publicadas exclusivamente en inglés, se describen nuevas clasificaciones de calidad de revistas biomédicas ya muy utilizadas en la práctica diaria para modelos de currículum vitae académicos y solicitudes de diversas convocatorias de financiación competitiva para proyectos nacionales. Entre ellos destacan algunos en los que se encuentran Cardiocore como el Google Scholar, SCImago Journal Rank (herramienta informática de acceso libre diseñada por varias universidades españolas que permite analizar la «visibilidad» de las revistas incluidas en Scopus) y el «Eigenfactor». El índice H, muy utilizado en la actualidad, utiliza Scopus para su cuantificación.

Desde el año 2015 la Sociedad Andaluza de Cirugía Cardiovascular participa de forma activa en la edición de Cardiocore con la inclusión de una editora asociada (ya existían cirujanos en el equipo editorial) y una mayor proyección de la patología quirúrgica cardiovascular. En España existe un buen número de revistas de calidad destacando Revista Española de Cardiología, órgano oficial de la Sociedad Española de Cardiología, que se ha posicionado entre las revistas más leídas y de mayor repercusión internacional y Cirugía Cardiovascular patrocinada por la Sociedad Española de Cirugía Torácica y Cardiovascular.

Cardiocore es la sucesora de publicaciones de la Sociedad Andaluza de Cardiología desde su fundación en 1983 y en el que han destacado como editores los Dres. Ricardo Vivancos de Málaga; Dr. Alonso Pedrote de Sevilla y la Dra. Dolores Mesa de Córdoba. Estos años un equipo editorial nuevo ha realizado un servicio a los miembros de las sociedades científicas y a los lectores de la revista que es momento de mejorar. Este equipo editorial compuesto por editores que tanto han trabajado para la revista que me gustaría resaltar, el Dr. Fernando Cabrera-Bueno; la Dra. Nieves Romero-Rodríguez y el Dr. Muñoz-García desde sus inicios; el Dr. Alejandro Recio-Mayoral hasta que fue elegido secretario de la SAC en 2013; el Dr. Eduardo Arana-Rueda desde entonces; y la Dra. Encarnación Gutiérrez-Carretero por parte de la SACCV desde 2015 y el Dr. Manuel F. Jiménez-Navarro desde su origen hasta este momento del relevo como editor jefe por el Dr. Antonio Muñoz-García.

Estos años de trabajo y mejora no hubieran sido posibles sin el apoyo de las Juntas Directivas de la SAC presididas en 2010 por el Dr. Ulecia Martínez, continuando el Dr. Lagares Lagares en 2013 y el Dr. Gómez-Doblas en 2016. El año de la incorporación de la SACCV no hubiera sido posible sin el apoyo de la Junta Directiva presidida por el Dr. Gómez-Vidal y continúa con el actual presidente Dr. Barquero. La apuesta de las sociedades científicas por la formación y la mejora continua de sus miembros es trascendental pues todas las estrategias editoriales siempre conllevan implicaciones económicas. Como se exponía en números previos3,4 en España existen múltiples ayudas en I+D, pero cada vez es más difícil entender que nuestras mejores revistas científicas se encuentren completamente «huérfanas» de estímulos económicos, especialmente en épocas de crisis como la que vivimos, donde los ingresos por publicidad experimentan fuertes recortes. La gran mayoría de estas revistas deben realizar este «camino hacia la excelencia» sin ningún tipo de ayuda oficial. De hecho, el éxito de estas iniciativas editoriales en pos de la calidad y de la mejora de los índices bibliométricos se basa en que la sociedad científica correspondiente considere a su revista oficial como una de sus prioridades como tenemos la suerte de contar en Cardiocore de la SAC y la SACCV.

Prestigio de las publicaciones biomédicas y reconocimiento académico

Nos gustaría hacer hincapié en que el mejor indicador de la calidad de una revista sigue siendo el interés suscitado entre sus lectores, inicialmente miembros de sociedades científicas de un área geográfica pero finalmente con el desarrollo de nuevas tecnologías, Internet, Cardiocore es consultada desde casi todos los lugares del mundo con unas 4.000 descargas de manuscritos mensuales y más de siete mil visitas al mes desde toda la geografía española (30%), Europa y Latinoamérica en un 60%. Creemos que este interés se debe a la calidad de sus contenidos y la necesidad de conocer cómo se afronta la patología cardiovascular en otros lugares del mundo, quizás no concordante con los «magníficos» resultados de otros sitios del mundo y las «grandiosas» indicaciones que se presentan, que sin duda son un sesgo de publicación que todos conocemos. Asimismo el enfoque complementario de discusión sana y constructiva que planteamos en Cardiocore hace la revista más veraz e interesante para nuestros lectores.

Reflexiones finales

En la actualidad es evidente para cualquier país desarrollado, que investigar es sinónimo de bienestar y progreso, pero más aún cuando se trata de investigación biomédica donde el conocimiento generado se traduce en una mejora sustancial en la salud y calidad de vida del ciudadano; objetivo final de nuestro quehacer diario.

Es una primordial finalidad de las sociedades científicas promover la formación de sus miembros y un magnífico medio para ello es una revista biomédica de calidad, como han decidido la SAC y la SACCV, para estimular la multidisciplinaridad en el campo de las enfermedades cardiovasculares.

Cardiocore es un buen ejemplo de ello desde su comienzo en 2010 y estamos convencidos que tras este nuevo impulso editorial alcanzará fines mejores para sus lectores y continuará aportando formación médica de calidad. Los beneficios obtenidos por una publicación biomédica conjunta van más allá de publicar artículos relevantes; busca establecer visiones complementarias de realidades similares, profundiza aspectos que completan la actividad médica: la docencia y la investigación, permitiendo que el conocimiento pase «del laboratorio a la clínica» de una forma más fluida. Además de permitir alcanzar niveles de excelencia en muchos ámbitos, pueden ayudar a motivar al personal sanitario como no sanitario.

En definitiva, para cumplir un objetivo compartido como es el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades cardiovasculares es necesario la armónica y modélica colaboración con vocación multidisciplinar entre los especialistas directamente implicados en el área del corazón como son los cardiólogos y cirujanos cardiovasculares, junto con el apoyo externo de otros profesionales sanitarios que permitan alcanzar la excelencia en la asistencia sanitaria, calidad docente, proyección investigadora, satisfacción de los ciudadanos y aprovechamiento óptimo de los recursos.

Bibliografía
[1]
M.F. Jiménez-Navarro, N. Romero-Rodriguez, E. Gutierrez-Carretero, et al.
Enfoque multidisciplinar en el área del corazón: necesaria colaboración entre cardiólogos y cirujanos cardiovasculares. Un nuevo reto para Cardiocore.
Cardiocore, 50 (2015), pp. 89-90
[2]
M.F. Jiménez-Navarro, F. Cabrera-Bueno, A. Recio-Mayoral, et al.
Cardiocore: una nueva revista biomédica.
Cardiocore, 45 (2010), pp. 1-2
[3]
F. Alfonso.
La apuesta de las sociedades científicas por las revistas biomédicas: Cardiocore, una revista de cardiología de calidad.
Cardiocore, 45 (2010), pp. 43-47
[4]
M.F. Jiménez-Navarro, E. Arana-Rueda, N. Romero-Rodríguez, et al.
Publicaciones biomédicas ¿son realmente necesarias?.
Cardiocore, 50 (2015), pp. 45
Copyright © 2016. SAC
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.