Buscar en
Anuario de Letras. Lingüística y Filología
Toda la web
Inicio Anuario de Letras. Lingüística y Filología ‘Se los dije [a ellos]’ por ‘se lo dije [a ellos]’ en el atlas lingüís...
Información de la revista
Vol. 1. Núm. 1.
Páginas 145-182 (Enero 2013)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 1. Núm. 1.
Páginas 145-182 (Enero 2013)
DOI: 10.1016/S0185-1373(13)71031-0
Acceso a texto completo
‘Se los dije [a ellos]’ por ‘se lo dije [a ellos]’ en el atlas lingüístico de méxico
Visitas
...
José G. Moreno de Alba
Instituto de Investigaciones Filológicas, Universidad Nacional Autónoma de México
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (4)
Cuadro 1. Mapa 566: Se lo (el toro) compré (a ellos) /se los (el toro) compré (a ellos)
Cuadro 2. Mapa 567: Se lo (el toro) compré (a ellas) I se los / se las compré (a ellas)*
Cuadro 3. Mapa 568: Se la (la vaca) compré (a ellas) / se las / se lo compré (a ellas)
Cuadro 4. Mapa 569: Se la (la vaca) compré a ellos / se las / se los / se lo compré (a ellos)
Mostrar másMostrar menos

Este trabajo se centra en un fenómeno característico del español americano, en especial del español de México, consistente en los casos en que la pluralidad del referente del OI se marca en el OD, con referente singular, cuando ambos están representados por pronombres átonos (eso se los dije a ellos en lugar de eso se lo dije a ellos). El autor confronta las conclusiones a las que han llegado estudios recientes sobre este tema con las que se pueden derivar de los datos recogidos en el Atlas Lingüístico de México. De esta comparación emergen algunas discrepancias en cuanto a la extensión del fenómeno, para las cuales el autor propone una explicación basada en los problemas que entraña el levantamiento de datos sintácticos.

Palabras clave:
español de México
sintaxis
pronombres átonos
objeto indirecto
objeto directo
concordancia

The present work focuses on a phenomenon characteristic of American Spanish, and of the Mexican dialect in particular, which consists of those cases where the plurality of the referent of the indirect object is transferred to the singular direct object which becomes plural (eso se los dije a ellos instead of eso se lo dije a ellos). The author confronts the conclusions reached in some recent studies on the topic with those that can be drawn from the data presented in the Linguistic Atlas of Mexico. The comparison reveals some discrepancies in terms of the actual extension of the phenomenon, which the author seeks to explain by referring to the problems associated with the gathering of syntactic data.

Key words:
Mexican Spanish
syntaxis
unstressed pronouns
indirect object
direct object
agreement
Texto completo

1. Hace muchos años, en una notita periodística,1 me referí al hecho de que en el español de México no suele incurrirse en las confusiones que, en relación con el uso de pronombres personales átonos de tercera persona, son comunes entre hablantes de algunas zonas geográficas de España. No hay loísmo, esto es que se use lo por le (escríbelo por escríbele), ni laísmo, pues no se dice la donde debe decirse le (escríbela por escríbele). El leísmo es, finalmente, mucho más limitado que en España, pues es poco frecuente el empleo dele por lo y la (quiérele por quiérela). 2 Se conserva así de manera precisa el valor funcional de cada forma pronominal: lo, para el objeto directo masculino; la, como objeto directo femenino; le, para objeto indirecto de ambos géneros y, en ocasiones, para objeto directo masculino de personas (“no le conozco”); en plural, los para el objeto directo masculino; las, para el objeto directo femenino, y les, para el indirecto de los dos géneros.

En esa misma nota hacía ver que, sin embargo, existe en el español mexicano, en todos los registros de habla y en todos los niveles socioculturales, un error con frecuencia señalado por los gramáticos: se pluraliza equivocadamente un pronombre clítico de tercera persona, objeto directo singular, cuando sigue a un pronombre invariable se con función de objeto indirecto plural. La expresión “se los dije (a ellos) muchas veces” es común en México, cuando lo ortodoxo sería “se lo dije (a ellos) muchas veces”. Nótese que ‘lo dicho’ es en este caso un pronombre neutro singular lo, y que el objeto indirecto (‘a ellos’) está expresado por medio del pronombre invariable se. Precisamente porque el se no tiene marca de número y porque no se le identifica como objeto indirecto plural, se tiende a señalar el plural del objeto indirecto en el pronombre de objeto directo, que es singular (los por lo). Así, la idea ‘di el libro a ellos’ se verbaliza en la oración se los di, en lugar de “se (‘a ellos’) lo (el libro’) di”. Vuelvo ahora sobre este viejo tema con el objeto, por una parte, de aprovechar tanto algunos estudios recientes muy luminosos cuanto los voluminosos corpus que hoy existen y, por otra, confrontar los resultados de estas consultas con los que se ofrecen en el Atlas lingüístico de México (alm) que, como se verá, difieren notablemente tanto de las conclusiones a las que han formulado los estudiosos del tema cuanto de aquellas a las que se puede llegar después de la consulta de los principales corpus.

Quizá el fenómeno tenga su explicación en el peculiar origen de la palabra se, sobre todo en este caso en que, por azares de la evolución histórica, el dativo latino illi, que debía producir el español le, se modifica primero a ge y luego a se cuando le sigue un pronombre la, lo, las, los. Menéndez Pidal (1965: § 94.3) lo explica así:

Cuando el dativo va unido al acusativo del mismo pronombre (dedit illi illum), el castellano antiguo usa la forma gelo […]. Este gelo se propagó por analogía al plural y en vez de dedit lilis illum: dio-les-lo, se dijo, como en singular, dio-gelo. El castellano gelo (singular y plural) en el siglo xiv empieza a dejar su puesto a la forma moderna se lo, generalizada gracias a la influencia analógica ejercida por expresiones reflexivas como échaselo, atúselo.

Es probable, por tanto, que el hablante no identifique ese se con el objeto indirecto a ellos y por ello quiere señalar el plural en algún otro lugar donde morfológicamente sea posible, como es el caso del pronombre personal lo, los,la, las: se *los dije por se lo dije o se *las di por se la di. Se pluraliza indebidamente el pronombre acusativo cuando el pronombre complemento indirecto se, invariable, vale por el plural les. Parece ser que el hablante, por una parte, ante la necesidad de señalar que el complemento indirecto es plural y, por otra, ante la imposibilidad de pluralizar el se, traslada ese rasgo de pluralidad al pronombre complemento directo, que morfológicamente sí lo acepta, diciendo los en lugar de lo, a pesar de que éste tiene referente singular. La función del se de se los dije, si es que existe, resulta inanalizable.

2. Parece ser, por una parte, que la equívoca pluralización de se los por se lo no se produce en el español europeo.3 En España no se dice ni mucho menos se escribe se los dije (a ellos) sino se lo dije (a ellos). Incluso en la lengua hablada puede oírse, por ejemplo, lo siguiente: “Ya se lo dije a ustedes, la luz de este plato ha subido bruscamente de intensidad” (durante un programa en vivo de televisión en Madrid, 1996). Por el contrario, en América, pero sobre todo en México, lo común es la pluralización. En el crea aparece 20 veces la expresión se los dije (con los en lugar de lo). Todos los registros corresponden al español americano: 13 son de México, 2 de Chile, 2 de Venezuela y uno de cada uno de los siguientes países: Costa Rica, Cuba y Nicaragua.

Podría pensarse que esta pluralización anómala sólo sucede con el verbo decir. Pasa lo mismo con cualquier otro que pueda construirse con objeto indirecto:4 “Esto lo saben los internos, se los comunica la autoridad”, “Nadie me dijo el porqué, ni yo se los pregunté” (revista Proceso, 15/09/1996). Asimismo, aunque es particularmente frecuente la pluralización, doblemente incorrecta, si se puede decir así, de un lo objetivo directo neutro,5 pueden hallarse fácilmente casos de complemento directo masculino o femenino: “Señaló que como sus compañeras decían que ese día era su cumpleaños, el propietario del rancho les indicó que podían escoger entre el lote un animal con cría y se los cobraría como una vaca en gestación” (Diario de Yucatán, 01/09/1996). En el texto anterior el complemento directo no es neutro sino masculino (un animal). “Estas parejas de edad madura que se engalanan para ir al teatro han venido a ver El beso de la mujer araña, porque sus amigos que vieron esta comedia musical en Broadway, se las han recomendado” (Proceso, 24 /11/1996). En el caso anterior, tanto el referente del complemento indirecto cuanto el objeto directo es femenino; ello explica el empleo del femenino las (por la).

Sin embargo puede darse el caso de que sólo el complemento directo sea femenino, sin serlo el referente del complemento indirecto. Eso puede bastar para que aparezca las (femenino plural): “Como tenían buena conducta, pronto les permitieron salir al patio y hablar entre ellos. Al principio estaban separados. Después les autorizaron una televisión chiquita. Primero la desarman toda, la revisan, la vuelven a armar y hasta entonces se las entregan” (Proceso, 15/09/1996). En el anterior enunciado, el referente del complemento indirecto plural no es femenino; sin embargo se emplea las por contaminación del objeto directo femenino televisión. No faltan casos en los que, teniendo el enunciado un complemento directo femenino, el pronombre aparece en masculino plural: “Otras opciones son las aguas frescas que se venden en puestos de comida a $2.50 o $3 el vaso. A clientes conocidos, como tablajeros y comerciantes del mercado, se los sirven en frascos de cristal retornables” (Diario de Yucatán, 28/10/1996).

Este tipo de inconcordancia se observa también en la literatura, incluso en los llamados buenos escritores. El siguiente pasaje, sea por caso, corresponde a un parlamento de una obra de teatro (Ceremonias del alba) de Carlos Fuentes: “¿Ya ven? ¿No se los dije? ¡Son dioses, ven a través del engaño!”. También aparece en el texto del narrador de una novela: “Natael y Emilia dijeron adiós sin lágrimas, así se los pidió en secreto la tía con el pretexto de no mortificar a Agustín” (Ricardo Elizondo, Setenta veces siete, 1994). Los ejemplos podrían multiplicarse indefinidamente. Abundan asimismo los casos de pluralización del pronombre femenino (se las por se la) en textos literarios mexicanos: “Por favor, déjame continuar. Para mí es muy importante que la conozcan, no lo puedo evitar, es un asunto visceral, ya llevo varios meses viviendo con ella, la amo hasta la ofuscación, y a últimas fechas ya no pienso más que en presentárselas. Imagínate, la otra noche soñé que estaba comiendo con ustedes, era cumpleaños de alguien, no sé de quién, y cuando partían el pastel, un pastelote como de tres pisos, de dentro salía mi mujer y yo me ponía a vomitar. No, ya no puedo más, se las tengo que presentar” (Sealtiel Alatriste, Por vivir en quinto patio, 1985). “Llévensela a mi cuarto; si no me gusta lo que dice éste, primero me la cojo y después se las regalo, muchachos” (Felipe Victoria, La casta divina. Historia de una narcodedocracia, 1995).

Los primeros casos mexicanos que he encontrado de pluralización indebida del pronombre —valiéndome del corde— están en la novela de Joaquín Fernández de Lizardi que se titula La Quijotita y su prima (1818).6 El referente del pronombre es neutro: “Si tuviera usted un hijo pequeñito, ¿se pondría de propósito a espantarlo sabiendo que le había de resultar de esto un gran mal? —Seguramente no. —Menos permitiría usted que los criados de su casa lo espantaran. —Ya se ve que no, ¿cómo se los había de permitir?”. El antecedente de los, que debería ser lo, es que los criados de su casa lo espantaran. Otro pasaje de la misma obra: “Y que siendo bastantes nuestras persuasiones para que fueran a acostarse, no se conseguía hasta que el coronel se los mandaba, y entonces apenas salían a la pieza inmediata, y se recostaban a dormitar en un colchón que tenían allí”. El referente del pronombre los, indebidamente pluralizado, es que fueran a acostarse. En esa misma obra hay un curioso caso de se los por se lo en el marco de la expresión fija allá se lo haya, en la que el referente del pronombre es también de género neutro: “Si no hemos nacido para reformar el mundo, ni tenemos que dar a Dios cuentas por otro, ¿para qué es cansarnos en persuadir que obren bien o mal? Allá se los haya”.

Los textos anteriores, que contienen pluralizaciones anómalas de lo, corresponden a principios del siglo xix. Es probable, sin embargo, que el fenómeno sea más antiguo, sobre todo en la lengua hablada; sin embargo no registré ejemplos en el corde. Aunque tampoco encontré —necesario es aclararlo— en textos mexicanos de ese corpus de entre 1800 y 1900, casos de empleo correcto de se (con referente plural) más lo (singular). Me parece éste un dato sintomático de interés. No quiero decir que no puedan hallarse; sin embargo no los hay en los abundantes textos del corde. Sí los hay, aunque muy pocos, en documentos novohispa-nos de los siglos xvi al xviii: “El marqués les certificó que sabie que aunque le llevaban de comer eran ellos los que con nosotros peleaban, e que todo se lo perdonaba” (Relación hecha por el señor Andrés de Tapia, sobre la conquista de México, 1525); “Muchos ministros no lo quieren creer, y quando se lo dicen, lo tienen a cosa de poco fundamento, y demasiada ignorancia de indios” (Fray Jacinto de la Serna, Tratado de las supersticiones, idolatrías, hechicerías…, 1656,); “Todos los mexicanos traían el cabello largo y tenían por grave ignominia el que se lo cortasen” (Francisco Javier Clavijero, Historia antigua de México, 1780).

De conformidad con los resultados de mis búsquedas, limitadas ciertamente, puede formularse la siguiente hipótesis: pudo comenzar el fenómeno a fines del xviii y queda de manifiesto en textos de principios del siglo xix. A las documentaciones de se los por se lo no acompañan, en textos mexicanos de esa centuria, evidencias del empleo de la construcción ortodoxa. Se trata, entonces, de un fenómeno dialectal con orígenes en el siglo xix y de muy rápida propagación, sobre todo en el español mexicano.

No deja de tener cierto interés revisar las varias discusiones que sobre la construcción se los dije pueden encontrarse en la red, en Google por ejemplo. En general puede decirse que los hispanohablantes americanos que participan en esos foros en una cosa están todos de acuerdo: en sus países lo normal es decir se los dije (a ellos) en lugar de se lo dije (a ellos). Otra cosa son las explicaciones que cada uno da a este fenómeno. No faltan quienes, con buena sensibilidad lingüística o mejores conocimientos gramaticales, se refieren, por ejemplo, a la falta de marca de número del pronombre objetivo indirecto se y al recurso de pasar esa marca al complemento directo (los por lo), cuando los hablantes sienten la necesidad de dejar establecido el carácter plural del referente del objeto indirecto. La mayoría empero no llega a darse cuenta siquiera del asunto mismo de que se trata, ya no digamos de la explicación que éste pudiera tener. En otras palabras, parece no haber conciencia del error y mucho menos de las causas del error. De lo que sí se dan cuenta casi todos los hablantes es de que el enunciado se los dije no sólo es común en sus países sino que, como muchos opinan, no hay otra forma de decirlo.

3. En resumen: por lo menos a partir del siglo xix, en México tiende a pluralizarse indebidamente el pronombre lo (con antecedente singular) del sintagma se lo cuando el referente o antecedente del pronombre se es plural (se los dije a ellos por se lo dije a ellos). El carácter americano del fenómeno ha sido claramente señalado en la grae (2009: 35.2h):

La forma se del dativo distingue la persona y la reflexividad, pero no el número ni el género. Así pues, en oraciones con complemento directo e indirecto en las que ambos están representados por pronombres clíticos, solo el pronombre acusativo variará en función del género y el número de su referente […] Cuando el complemento directo tiene un referente singular y el complemento indirecto un referente plural, en ambos casos de tercera persona, es frecuente en la lengua oral y coloquial de amplias zonas de América, así como del español canario, trasladar al acusativo la marca de plural que es incompatible con el se dativo. Se obtiene así la pauta Se los digo por Se [plural] lo [singular] digo […] Como se ve, el efecto de este traslado es el hecho de que el grupo (o conglomerado) de pronombres átonos muestra rasgos de plural en alguno de sus componentes. Mientras que en algunas áreas lingüísticas se extiende progresivamente esta construcción a los registros cultos (México, el Caribe continental y parte de las áreas centroamericanas, rio-platenses y andina), en otras (Chile, España y parte de las áreas andina y antillana no se considera propia de estos registros.7

Sobre el mismo asunto Piera y Varela (1999: 4399) escriben: “Dialectalmente es posible encontrar la marca de plural del clítico dativo bajo la forma de un plural en el acusativo (El libro, se los di (a ellos); La casa se las vendí (a ellos)”.

En efecto, es fácil documentar estas inconcordancias en países americanos: “Todos fueron tomados en cuenta, al igual que las madres mayores de 25 años, edad máxima requerida por la empresa. Pudimos advertir un muy buen nivel y, además, muchas intenciones de estudiar, pero la situación económica no se los permite, aclaró Tavanti” (La Nueva Provincia, Bahía Blanca, Argentina, 16/04/1979). “Passarella les contagió a sus jugadores los temores por la altura y los jugadores se olvidaron de jugar. Aquel Ecuador que dirigía Maturanase los agradeció eternamente” (Clarín, 14/08/2001). “Establecer una comisión parlamentaria binacional, tema este último que su interlocutor acogió señalando que ‘van a tener una contraparte; éste es un hecho que yo se los aseguro y garantizo’” (La época, Santiago de Chile, 21/10/1997). “Eliminando trabas, trámites y requisitos innecesarios, para que los colombianos que deseen trabajar por su cuenta puedan hacerlo sin que el Estado se los impida” (El tiempo, Colombia, 11/01/1987). Hay también documentaciones de se los por se lo correspondientes al siglo xix, como la siguiente: “—Pero usted, señor Romea, no nos ha dicho como acabó su aventura. —Ya se los he dicho a ustedes: fui rodando sin sentidos hasta el fondo del buque” (Vicente Fidel López, La novia del hereje, 1854 [Argentina]).

A pesar de que señale la Academia que no se considera la construcción inconcordada propia del nivel culto en hablas antillanas, andinas y chilenas, pueden hallarse ejemplos no sólo en la prensa sino también en escritores: “Hubo una pausa. Él extravió la mirada en el punto ése junto al helicóptero en que sus colegas agrupaban una decena de bultos en el suelo. Su rostro se ensombreció. —Yo se los dije ese día —acotó entristecido—, a usted y el de la camioneta. Les dije bien claro que no quería problemas.” (Jaime Collyer, Cien pájaros volando, 1994 [Chile]).8

4. En relación con el español mexicano, varios autores han hecho alusión al empleo de esta construcción. Quizá uno de los primeros fue Revilla (1910: 359-360):

En esta misma séptima agrupación de provincialismos, coloco solecismos tan generalizados entre nosotros como estos: ¿Diste el libro á los alumnos? Ya se los di en lugar de ya se lo di. ¿Abriste la sala á las señoras? Ya se las abrí, en vez de ya se la abrí.

Nótese que, en opinión de Revilla, este “solecismo”, a principios del siglo xx, estaba en México totalmente generalizado. Muchos años después retoma el asunto Lope Blanch (1953:18-19): “Para decir [en México] Ya leí el oficio a ellos’, se dice Ya se los le?. Daba para ello las siguientes razones:

La explicación de este fenómeno se advierte a primera vista: La construcción ya se lo leí (el oficio) es la misma siempre, tanto si los oyentes son varios, como si se trata de uno solo. Siendo varios los que escuchan, la persona que escucha tiene plena conciencia de esa pluralidad, pluralidad que no puede expresarse en el pronombre invariable se; por ello, la -s final que indica dicha pluralidad se traslada falsamente al pronombre acusativo lo.

En tiempos recientes, Concepción Company ha dedicado varios trabajos a estudiar con profundidad y agudeza el fenómeno, tanto en una perspectiva sincrónica cuanto diacrónica. Documenta la construcción en el siguiente pasaje de un documento de 1816 (Company, 1992):9

[…] ordena que Vuestra Reverencia proceda a recoger el dicho libro del modo más quieto y prudente… Podrá Vuestra Reverencia examinar por sí y ante sí, a las Religiosas que lo han visto… y hacer que declaren lo que contiene el dicho libro; quien se los prestó; y de dónde lo huvo la persona de quien lo recibieron.

Este registro le permite establecer que,

dado que la lengua escrita es, por lo regular, más conservadora que la lengua hablada, y dado que el cambio aparece ya en lengua escrita desde los inicios del siglo xix, se puede suponer que la innovación se lo > se los debió comenzar, cuando menos, en la segunda mitad del siglo xviii (Company, 1992: 351).10

Hace ver, más adelante, que “el fenómeno parece característico de la lengua hablada; es decir, que aunque se documenta en lengua escrita […], en estos casos, por lo regular, se reproduce diálogo o estilo directo” (353). En su opinión, las causas del cambio, son las tres siguientes: 1) La invariabilidad de se en secuencia con lo (“se es el único pronombre átono de tercera persona opaco en cuanto a la referencia de número; los demás pronombres, en cambio, marcan esta categoría, lo-los, la-las, le-les”. 2) El se marca de oi es fonológicamente idéntico al se reflexivo. Esto provoca dificultades para asignarle referencia a se. 3) Los objetos indirectos tienen preferentemente una referencia ‘+ humano’. Los od son indiferentes al rasgo ‘más-menos humano’ (“el oi, prototípicamente ‘+ humano’ y, por tanto, marcado para este rasgo, tiene en algunas zonas preeminencia sobre el od, indiferente al rasgo de animicidad”).

En Company 1998 demuestra el peso decisivo de la semántica y, frecuentemente, de la pragmática, en los procesos de cambios sintácticos. Cuando coinciden marcadores de caso tanto para el acusativo cuanto para el dativo, en posiciones argumentales, el marcador de dativo domina al marcador de acusativo. El cambio de se los por se lo puede caracterizarse como una progresiva gramaticalización del marcador de dativo a expensas del marcador del acusativo. Es ésta una tendencia al reforzamiento de los objetos de dativo en la historia del español.

Vuelve sobre el tema en Company, 2001. La construcción se los por se lo es sólo una de las varias en las que puede observarse el reforzamiento del marcador del objeto dativo, que usurpa en varias áreas la función gramatical ejecutada originalmente por el acusativo. Estos cambios muestran el surgimiento de un patrón estructural por el cual el español adquiere la configuración de una lengua con dativo prominente.

Finalmente, en una investigación más reciente (Company, 2006), juzga esta marcación anómala del oi fenómeno propio del español americano y canario y de algunas áreas del español peninsular (zona de Aragón). Proporciona un registro varios años anterior al explicado en su estudio de 1992, que era del año 1816. Transcribe aquí un pasaje de la Gazeta de México de 1795:

Todos tres enfermos quedaron en mucha debilidad… a todos les atendí con la quina en esta forma… doce papeles de a media dragma de quina en polvo: seis papeles de estos con un grano de tártaro emético mixturado, y esto se los daba por delante en los primeros días.

En su opinión, esta construcción es de empleo prácticamente general en el español americano: “Puede decirse que la estructura innovadora en determinados contextos es ya la norma en la totalidad del ámbito hispanoamericano. Por lo tanto, no obstante su tardía documentación, ha experimentado una rápida expansión y generalización” ( Company, 2006: 551).

Precisa dos condiciones sintácticas y semánticas que favorecen la nueva pronominalización, que Company ve “como una forma inanalizable, selos, selas, seles, en la que los hablantes sólo reconocen ya una estructura simple con un solo argumento, el oi” (553):11 1) “Cuando el dativo tiene un referente humano real, los oyentes, y el acusativo es un clítico lo, cuyo antecedente no es una entidad nominal específica sino que funciona como un deíctico global que hace referencia a todo lo dicho anteriormente”. 2) “Contextos en los que el oi goza de continuidad topical, ya sea porque el referente del dativo viene siendo nombrado desde antes […], o bien porque aparece nombrado dentro de su misma oración” (553-554).

Después de resumir las ideas nucleares en los trabajos de Company sobre el tema, me detengo en una sola de ellas, la conversión de se lo en selos, “estructura simple con un solo argumento, el oi”. Debe reconocerse que hay una evidente diferencia de contenido semántico o, si se quiere, de carácter discursivo, entre se los dije y les dije. Si se los se vuelve selos, con sólo el argumento del objeto indirecto, deberían significar de la misma manera selos y les, pues ambos serían supuestamente únicamente objetos indirectos. Creo sin embargo que el se de se los dije sigue conservando una cierta función semántica (o discursiva) en el enunciado, una función, en alguna medida, temática. Si el tema, en términos coloquiales, corresponde a ‘aquello de lo que se habla’,12 el se de se los dije, en alguna forma está remitiendo, en el discurso, a eso’, a ‘aquello de lo que se viene hablando’. Incluso quizá no resultara tan disparatado pensar que el se de se los dije, en cierta forma, asume el argumento que abandonó el lo al convertirse en los. Vendría a ser una especie de reposición del objeto directo, transformado ya en indirecto: se(oi)lo(od)dije > se(od)los (oi) dije.

5. Las alusiones a esta construcción en el español americano en general son anteriores a las que la explican para el español mexicano en particular. Bello (1960 [1847]: § 946, nota), por ejemplo, califica la inconcordancia como un bar-barismo que debía rechazarse:

Un uso extraño y bárbaro se ha introducido en algunas partes de América, relativamente al se oblicuo. Cuando este dativo es singular, decimos como debe decirse, se le, se la, selo. Pero cuando es plural, se pone en plural al acusativo que sigue, aunque designe un solo objeto: ‘Aguardaban ellos el libro y un mensajero se los trajo’. Es preciso evitar cuidadosamente esta práctica.

De conformidad con esto, debemos entender que, hacia mediados del siglo xix, el fenómeno había adquirido ya, en buena parte del Continente, carta de naturalización. Sin embargo no era, y parece ser que tampoco ahora lo es, un tipo de construcción que se oyera en todas partes, pues Cuervo (1955 [1867-1872]: § 356), sea por caso, señala que era poco frecuente en Bogotá, en la segunda mitad del xix.

6. Las citas de textos literarios que transcribí antes, en las que se observa la falta de concordancia, son muestra inequívoca de que, al menos en México, “se extiende progresivamente esta construcción a los registros cultos”.13 Ahora bien, me interesa señalar que los resultados del alm no son igualmente contundentes, como se verá en seguida. Se dedican cuatro mapas a este tema. En el 566 se investiga el empleo de lo (o los) singular con se masculino plural. En el 567, de lo (o las) singular con se femenino plural. En el 568, de lo (o las) con se femenino plural. En el 568, de la (o las) con se femenino plural. Y, finalmente, en el 569, de la (o las) singular con se masculino plural. En los cuadros 1a 4 se muestran los resultados.

Cuadro 1.

Mapa 566: Se lo (el toro) compré (a ellos) /se los (el toro) compré (a ellos)

  Hombres  Mujeres  Jóvenes  Adultos  Viejos  Nivel bajo  Nivel medio  Nivel culto  TOTALES 
Número de apariciones  189/208  93/101  159/151  101/135  22/23  187/202  80/86  282/309   
Porcentajes  47/51  47/52  51/49  42/56  42/44  47/51  47/50  47/661  47/52 
Cuadro 2.

Mapa 567: Se lo (el toro) compré (a ellas) I se los / se las compré (a ellas)*

  Hombres  Mujeres  Jóvenes  Adultos  Viejos  Nivel bajo  Nivel medio  Nivel culto  totales 
Número de apariciones  169/129/91  93/60/47  143/88/70  90/85/53  29/16/15  148/133/99  84/47/36  30/9/13  262/189/138 
Porcentajes  42/32/23**  47/31/24  46/28/23  38/36/22  56/31/29  37/34/25  49/27/21  94/28/9  44/32/23 
*

No considero en este cuadro unas pocas respuestas, menos que esporádicas, con la: Se la (el toro) compré (a ellas).

**

En la mayor parte de las localidades, los sujetos proporcionaron varias respuestas. A ello se debe que las sumas de los porcentajes rebase la cifra de cien.

Cuadro 3.

Mapa 568: Se la (la vaca) compré (a ellas) / se las / se lo compré (a ellas)

  Hombres  Mujeres  Jóvenes  Adultos  Viejos  Nivel bajo  Nivel medio  Nivel culto  totales 
Número de apariciones  185/197/10  90/96/6  157/138/8  99/125/8  19/30Cero  162/211/12  89/74/4  24/8/cero  275/293/16 
Porcentajes  46/49/3  46/49/3  51/45/3  41/52/3  37/58/ Cero  41/53/3  52/43/2  75/25/ Cero  46/49/3 
Cuadro 4.

Mapa 569: Se la (la vaca) compré a ellos / se las / se los / se lo compré (a ellos)

  Hombres  Mujeres  Jóvenes  Adultos  Viejos  Nivel bajo  Nivel medio  Nivel culto  totales 
Número de apariciones  188/165/29/11  97/76/11/6  158/119/27/9  107/104/12/8  20/18/1/cero  172/174/29/14  94/57/10/3  19/10/1/cero  285/241/40/17 
Porcentajes  47/41/7/3  49/39/6/3  51/39/9/3  45/44/5/3  38/35/2/cero  43/44/7/4  55/33/6/2  59/31/3/cero  48/40/ 7/3 

Después de analizar los resultados expuestos en los cuatro cuadros, lo primero que conviene explicar es la gran dificultad que supone, de parte de los investigadores, la formulación de preguntas indirectas que lleven al informante a la producción, aceptablemente espontánea, de este tipo de construcciones.14 En muchos casos, probablemente en la mayoría, al investigador no le quedaba otra opción que la pregunta directa: ¿cómo dice usted: “el toro se lo compré a ellos” o “el toro se los compré a ellos”? Se sabe que ésta no es precisamente una forma adecuada de plantear la cuestión. En dialectología es una exigencia la formulación de preguntas indirectas. Añádase a esto el que el sujeto, aún ante la pregunta directa, no era siempre capaz de elegir, conscientemente, la construcción que él empleaba en su habla natural.

A pesar de estas limitaciones, los resultados obtenidos en el alm no deben ser totalmente desdeñables, al menos no todos. En el primer cuadro (mapa 566), que explica los resultados que se obtuvieron para la construcción con complemento directo masculino singular y teniendo como complemento indirecto un referente masculino plural, son en alguna medida los esperables: la construcción con indebida pluralización del complemento directo (se los compré) es más frecuente que la construcción canónica (se locompre). Creo empero que la diferencia debería haber sido mayor, pues casi la mitad de los sujetos (un 47%), según esos resultados, dio como respuesta la forma canónica. Los resultados, para México, en el crea, son mucho más favorables a la construcción no canónica. Sin embargo es interesante señalar que, si bien no parecen incidir en los resultados las variables de sexo y edad,15 la que se refiere al nivel socio-cultural sí influye, aunque poco: el 66% de los informantes cultos dio como respuesta la construcción canónica.

En 2, los resultados del mapa 567 (lo singular con se femenino plural) son aún más sorprendentes, pues la construcción canónica se impone, por algún margen, a las construcciones con inconcordancias. Las respuestas se lo compré constituyeron el 44%; se los compré, el 32%; y se las compré, el 23%. La construcción canónica fue más frecuente en los viejos (56%), en informantes de nivel medio (49%) y, sobre todo, en los cultos, en donde fue casi respuesta única (94%). La inconcordancia en masculino plural (se los) fue más frecuente que la femenina (se las), a pesar de que el referente del complemento indirecto era femenino.

La construcción no canónica vuelve a predominar sobre la canónica, cuando se pregunta por la singular con se femenino plural (mapa 568). Las respuestas se las compré son el 49%; la construcción canónica se la compré se dio en un 46% de los casos; finalmente, aunque con apariciones meramente esporádicas (3%) queda consignada la forma en masculino singular se lo compré. La construcción con concordancia correcta fue más frecuente en jóvenes que en viejos, en informantes de nivel sociocultural medio y, como era de esperarse, en los cultos, en donde alcanzó el 75% de las respuestas.

Cuando el complemento directo es femenino singular y el indirecto es masculino plural se impone la construcción ortodoxa. La forma se la compré (la vaca a ellos) obtuvo un 48% de las respuestas frente al 40% que logró la construcción no canónica se las compré. Las construcciones se los compré y se lo compré tuvieron sólo registros esporádicos. La respuesta canónica fue más frecuente en mujeres que en hombres; en jóvenes que en adultos y viejos; en informantes cultos mejor que en sujetos de nivel medio y bajo.

7. Las mismas cuestiones y en el mismo orden se tratan en Alvar (2010: vol. iii, mapas 911-914: 1318-1321). La construcción con inconcordancia se los compré, procedente de compré un toro a los ganaderos, obtuvo el 65% de las respuestas. La forma canónica, se lo compré, sólo el 35%.16 Hay tres respuestas posibles para la transformación de compré un toro a las patronas. En orden de mayor a menor frecuencia: 1) se los compré (45%); 2) se lo compré (34%); 3) se las compré (21%).17Compré una vaca a las patronas da origen a dos construcciones: 1) se las compré (62%); 2) se lacompré (38%).18 Por último, la construcción inconcordada se las compré, con un 49%, fue la respuesta más repetida por los informantes a la pregunta compré una vaca a los ganaderos; le siguió, con 43%, la construcción canónica se la compré; la forma se los compré, con dos faltas de concordancia, se documentó en sólo un 8% de los casos.19

8. Cabe preguntarse, después de analizar los resultados del alm (y, también los de Alvar, 2010) sobre la alternancia se lo / se los /se las, si son, y en qué medida, confiables. Dije ya que las cuestiones gramaticales, particularmente las sintácticas, son difíciles de plantear a los informantes, sobre todo a los que su bajo nivel educativo les impide una reflexión lingüística de tanta complejidad. En otras palabras viene a ser poco probable que estén en capacidad de determinar, entre las alternativas que el encuestador le hace,20 cuál corresponde al esquema con que ellos construyen ese tipo de enunciados en la vida diaria. Puede pensarse, entonces, que el sujeto, cuando responde a la pregunta del encuestador, elige prácticamente al azar la respuesta. Me inclino a pensar, por tanto, que al azar se debe si no la totalidad, sí la inmensa mayoría de las respuestas canónicas que se obtuvieron en las encuestas del alm.

Tampoco ayuda a dar crédito a las respuestas obtenidas la experiencia cotidiana. Hace tiempo que, interesado en esta minucia sintáctica, atiendo a la manera en que los mexicanos construyen ese tipo de enunciados. En la lengua hablada de personas pertenecientes a los diversos niveles so-cioculturales no recuerdo haber escuchado la construcción canónica ([eso] se lo dije [a ustedes]). Tengo la impresión de haber oído siempre enunciados no canónicos ([eso] se los dije [a ustedes]).21

Debido a todo lo anterior, no dudo en que los datos sobre el empleo de se los o se las en lugar de se lo o se la, provenientes de otros corpus, como el corde y el crea son mucho más confiables que las respuestas proporcionadas por los informantes del alm. Sucede lo mismo con la consulta de otros materiales, como los contenidos en Habla culta (1971) y Habla popular (1976). Estas obras contienen, como se sabe, la fiel transcripción de textos orales provenientes de conversaciones espontáneas de sujetos oriundos de la ciudad de México. Otra ventaja que conlleva su consulta es el hecho de que la época en que se llevaron a cabo las grabaciones de estas conversaciones es la misma que la que corresponde a las encuestas del alm.

Revisé la totalidad de los dos volúmenes mencionados, buscando datos relativos a la construcción que estoy explicando. Son muy pocos los enunciados que cumplen con la estructura sintáctica que aquí interesa: un clítico objeto directo singular (masculino, femenino o neutro),22 acompañado del pronombre invariable se, en función de objeto indirecto, con referente plural (masculino o femenino). En ninguna de las dos obras (habla culta y habla popular) encontré un solo registro de la construcción canónica se lo o se la, en la que el pronombre se tuviera referente plural. Particularmente interesante resulta un registro, proveniente de un sujeto culto, en el que, habiendo construido correctamente un enunciado que contenía un objeto directo plural (los), lo cambia por un singular que, curiosamente, en este caso particular, resulta incorrecto. Si esta ultracorrección fue consciente, y bien pudo serlo, viene a ser una muestra inequívoca de que el hablante mexicano, de cualquier nivel sociocultural, o no tiene idea alguna de la estructura de la construcción o, en casos excepcionales, tiene evidentes confusiones. Transcribo el pasaje completo:

Y cuando vinieron los trasplantes de cornea, fue… uno de los primeros a quienes se los hicieron en… se lo hicieron en Europa. Y con eso recuperó la vista.

En efecto, se los hicieron habría sido la manera correcta de decirlo: se (referente singular: ‘uno de los primeros’) los (objeto directo plural, con referente trasplantes). ¿Habrá cambiado el hablante el plural los por lo creyendo que le correspondía esa forma por tratarse del referente singular ‘uno de los primeros’? El error resultante (se lo porse los) es tan grave como los otros (se los por se lo), pues se incurre en la misma confusión de funciones en los dos pronombres (se, por una parte, y lo o los, por otra). En el fondo está siempre, en mi opinión, la opacidad, para el hablante, para el hablante mexicano al menos, del pronombre se y, sobre todo, de su referente, en este tipo de construcciones.

Hay, en Habla culta (1971), seis registros de construcciones con inconcordancias. Constituyen, junto con el pasaje transcrito y comentado inmediatamente antes, la totalidad de enunciados que cuentan con el esquema pronominal de objeto indirecto plural más objeto directo singular. En todas ellas el informante pluraliza indebidamente el clí-tico. Se transcriben en seguida:

Pues mira, Taxco está tan lleno de turistas que yo creo que ya hasta sale igual el precio. Pero, en realidad, depende de… mira, es que los turistas van, llevan un guía; entonces ese guía tiene comisión sobre lo que les [sic] compran los turistas. Entonces, claro, se los dan más caro a los pobres turistas.23

¡Vámonos, vámonos! Porque, si no, ahora que vengan los dueños de ese carro, van a investigar quién se los abrió y nos van a llevar hasta… la policía.24

Y me dice: “Licha, está tu mamá lindísima, gloriosa, en el cielo”. Se los conté a mis hermanas y lo creyeron a pie juntillas.25

Y además el caballo sabía ver los semáforos. —¿Cómo puedes creerlo, güero? —Fíjate que dijo: “Se los voy a demostrar”.26

Y no pueden responder y les ponen… determinado tipo de… reacciones médicas y no responden. ¿Por qué? Porque la anestesia no se los permite.27

Pues es lo que yo no recuerdo. Los muchachos sí sabían esto, porque a ellos sí se los explicaban sus jefes.28

Por lo que respecta al habla popular, tampoco encontré un solo caso de la construcción canónica. Transcribo en seguida los siete pasajes en los que aparece la falta de concordancia:

Inf. B.- En… por acá, por Tlalpan. De Tlalpan… ps para arriba. Es… este… una… una colonia de la Delegación de Tlalpan. También hay en… este… en Tasqueña hay otro campo. O sea, de… de la estación del Metro como a, aproximadamente, un kilómetro para adentro.

Enc.- ¿Y se los prestan?29

Enc.- ¿Y cuánto les sale el arbitraje?

Inf. B.- Veintiuno cincuenta […]

Enc.- O sea que en… dividido entre once o doce, les sale como a dos pesos por cabeza.

Inf. B.- Pues sí. Más o menos a dos.

Enc.- Y —digamos— el… horario ¿cuándo se los dan para jugar, o qué?

Inf. B.- El horario nos lo dan los martes.30

Ene.- A ver, cuéntame cómo empezaste a… la cuestión de la guitarra.

[…]

Inf. A.- Tú, que eres el compositor de esta canción, se lo… se los dices, ¿no? 31

Inf.- Porque no quisieron, señora. Pero yo me sacrificaba lo más que podía: que para útiles, que para… para uniforme, que para… lo que me pedían en la escuela, yo nunca les andaba diciendo: “No lo tengo”. Y aunque no lo tuviera, luego… yo les decía: “Para tal día se los doy”.32

Inf.- Y este… y la dueña de la casa donde vive m’hijo […] nos prestaba ese pedazo para sembrar. Después ya me di cuenta que no era d’ella. Entóns, pus yo dije: “Pus voy a hacer mi casa aquí”.

Enc.- ¿Na… na más se los prestaba?

Inf.- Sí; para sembrar.

Enc.- ¡Ah! ¡Menos mal que no se lo alquilaba!33

Inf. A.- Es lo que pedimos ora en las juntas que tuvimos con el sindicato: que nos dieran comedor.

Enc.- ¿Y sí hay probabilidades de que se los den?34

Inf. A.- Sí, sí hay probabilidades de que se nos den [sic].

Inf. A- Entonces digo yo: “No; no les des ninguno del aparador. Ahorita se lo hago. Que me esperen una… una hora, mientras que yo preparo y todo, y entons’s yo se los doy fresco, ¿no? Yo se los doy fresco”. Pus entóns yo se los doy… un pastel fresco, ¿no? No de los que están en el aparador. ¡Y al mismo precio!35

9. A manera de resumen, a reserva de que investigaciones basadas en corpus más abundantes demuestren otra cosa, pueden proponerse las siguientes conclusiones:

  • 1)

    En el español mexicano, por lo menos a partir de fines del siglo xviii, se tiende a pluralizar indebidamente el pronombre acusativo lo (con referente singular) del sintagma se lo cuando el referente del dativo se es plural: “Eso se los digo yo [a ellos]”.

  • 2)

    Parte de la explicación del fenómeno puede ser que, en la historia del español se puede observar la tendencia a privilegiar, en este caso mediante el señalamiento del género y el número, el objeto indirecto, que tiene siempre el rasgo [+ humano], sobre el complemento directo, que no siempre tiene ese rasgo. Como se (objeto indirecto) no tiene marca de género y de número, se trasladan estas marcas a lo (lo > los), pasando así al objeto directo las funciones, sobre todo semánticas y pragmáticas, del indirecto (se los digo). De esta forma la construcción se los, se las parece convertirse en un sintagma inanalizable selos, selas, en el que el hablante reconoce no una forma compuesta sino una estructura simple, toda ella con un solo argumento, el de objeto indirecto.

  • 3)

    Debe sin embargo reconocerse que hay una evidente diferencia de contenido semántico o, si se quiere, de carácter discursivo, entre se tos dije y tes dije. Si se tos se vuelve setos, con sólo el argumento del objeto indirecto, deberían significar de la misma manera setos y tes, pues ambos serían supuestamente sólo objetos indirectos. Creo sin embargo que el se de se tos dije sigue conservando una cierta función semántica en el enunciado, una función, en alguna medida, temática. Si el tema, en términos coloquiales, corresponde a ‘aquello de lo que se habla, el se de se tos dije, en alguna forma está remitiendo, en el discurso, a eso’, a ‘aquello de lo que se viene hablando’. Incluso quizá no resultara tan disparatado pensar que el se de se tos dije asume el argumento que abandonó el to al convertirse en tos. Vendría a ser una especie de reposición del objeto directo, transformado ya en indirecto.

  • 4)

    La construcción no canónica se tos dije se emplea en diversas regiones americanas y, particularmente, en el español mexicano hablado y escrito. Hay registros de esta irregularidad en textos novohispanos de fines del siglo xviii. Si en el corde (siglo xix en adelante), en el crea, en Habla culta (1971) y en Habla popular (1976) se llegara a obtener algún registro de la forma canónica, éste podría calificarse de meramente esporádico. En el español mexicano la no canónica resulta ser la construcción estándar36 y es de la que aparecen numerosos registros en los corpus mencionados. Es la normal asimismo en la lengua hablada cotidiana de las personas de cualquier nivel sociocultural.

  • 5)

    Por ello no dejan de ser sorpresivos los resultados que sobre el empleo de la construcción canónica se pueden obtener si se consultan los mapas correspondientes del alm.37 Cerca del 50% de los sujetos dieron como respuesta la forma canónica. Sin embargo hay razones de peso para poner en duda la validez de esas respuestas. Ante la gran dificultad, por no decir la imposibilidad para formular la pregunta de forma indirecta, los investigadores del alm se vieron en la necesidad de hacer preguntas directas a los sujetos, dándoles a escoger entre varias formas de respuesta, normalmente dos, una de las cuales era la forma correcta. Ante la evidencia de que la forma canónica no se emplea en México, no queda otra explicación que suponer que los informantes, sin reflexión alguna y sin entender la diferencia que había entre una y otra alternativa pues, como expliqué antes, la gran mayoría de los hispanohablantes mexicanos no tiene conciencia de que construye mal el enunciado y, más aún, ignora que hay otra forma de hacerlo, el informante del alm escogía cualquiera de ellas, correspondiera o no a la manera en que él construía el enunciado en su habla cotidiana.38

  • 6)

    Por el contrario, todos los casos documentados en los diversos corpus que se tomaron en cuenta corresponden o bien a actos de habla en una conversación espontánea, o bien se encuentran en textos escritos. Ambos registros resultan irrefutables. No hay mejor manera de estudiar determinado asunto de sintaxis que analizando textos escritos u orales para buscar en ellos la forma en que, espontáneamente, se construyen los enunciados que contienen el tema que interesa. En los voluminosos corpus que se revisaron no sólo son numerosos los registros de construcciones no canónicas sino que además no se encontraron evidencias de la construcción canónica. Ello permite asegurar que la construcción se los dije [a ellos] por se lo dije [a ellos] es, en el español mexicano, de empleo general.

WARNING in_array() expects parameter 2 to be array, null given (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[209])
Bibliografía
[Alcalá et al., 1990-2001]
Atlas lingüístico de México,
(dir.) (investigadores)
[Alvar, 2010]
Alvar Manuel.
El español en México. Estudios, mapas, textos, tres volúmenes, Fundación Comillas, Universidad de Alcalá, La Goleta Ediciones, (2010),
[Bello, 1960]
Bello Andrés.
Gramática de la lengua castellana, 6ª, Sopena, (1960),
[1847]
[Bosque and Demonte, 1999]
Gramática descriptiva de la lengua española,
[Cantero, 1979]
Cantero Gustavo.
Casos de leísmo en México.
Anuario de Letras, XVII (1979), pp. 305-308
[Company, 1992]
Company Concepción.
Un cambio en proceso: «El libro, ¿quién se los prestó?».
Scripta Philologica in honorem Juan M. Lope Blanch, Universidad Nacional Autónoma de México, (1992), pp. 349-362
[Company, 1998]
Company Concepción.
The interplay between form and meaning in language change. Grammaticalization of cannibalistic datives in Spanish.
Studies in Language, 22 (1998), pp. 529-565
[Company, 2001]
Company Concepción.
Multiple dative-marking grammaticalization. Spanish as a special kind of primary object language.
Studies in Language, 25 (2001), pp. 1-47
[Company, 2006]
Company Concepción.
El objeto indirecto.
Sintaxis histórica de la lengua española. Primera parte: La frase verbal vol. I, Parte II, capítulo6, pp. 479-574
[Cuervo, 1955]
Cuervo Rufino José.
Apuntaciones críticas sobre el lenguaje bogotano, Instituto Caro y Cuervo, (1955),
[1867-1872]
[DeMello, 1992]
DeMello George.
Se los for se lo in the spoken cultured Spanish of eleven cities.
Hispanic Journal, 13 (1992), pp. 165-179
[Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española, 2005]
Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española.
Diccionario panhis-pánico de dudas, Santillana, (2005),
[Real Academia Española, 2009]
Real Academia Española.
Nueva gramática de la lengua española, Espasa, (2009),
Ignacio Bosque (Académico ponente)
[Lope Blanch, 1971]
El habla de la ciudad de México. Materiales para su estudio,
[Lope Blanch, 1976]
El habla popular de la ciudad de México. Materiales para su estudio,
[Lope Blanch, 1953]
Observaciones sobre la sintaxis del español hablado en México,
[Menéndez Pidal, 1965]
Menéndez Pidal Ramón.
Manual de gramática histórica española, 12ª, Espasa-Calpe, (1965),
[Moreno de Alba, 1992]
Moreno de Alba José G..
Minucias del lenguaje, Fondo de Cultura Económica, (1992),
[Piera and Valera, 1999]
Piera Carlos, Soledad Valera.
Relaciones entre morfología y sintaxis.
Gramática descriptiva de la lengua española, pp. 4367-4422
capítulo 67
[Revilla Manuel, 1910]
Revilla Manuel G..
Provincialismos de expresión en Méjico.
Memorias de la Academia Mexicana, VI (1910), pp. 368-387
[Rivarola, 1985]
Rivarola José Luis.
Se los por se lo.
Lexis, 9 (1985), pp. 239-242

Incluida después en Moreno (1992: 389-390).

Hay en México casos de leísmo no precisamente esporádicos ni asistemáticos. Cantero (1979) distingue los siguientes usos: a) se le (“a los pequeños se les educa”); b) leísmo frecuente con verbos como ayudar, corresponder y entender (“me pidió que le ayudara”); c) leísmo intermedio con verbos como llamar, rodear, igualar, estorbar, hacer comprender (”llámale a eso como quieras”); d) leísmo esporádico que se puede oír con algunos verbos como saludar, poner a hacer, penetrar, compadecer, seguir (le saluda).

Esto de conformidad con los datos del corde (Corpus diacrónico del español) y del crea (Corpus de referencia del español actual), corpus ambos de la Real Academia Española (cf. www.rae.es). Las consultas se hicieron durante los meses de septiembre y octubre de 2011. Más adelante se verá que algunos estudiosos señalan la existencia de la construcción inconcordada en Canarias y regiones de Asturias.

Con el rasgo [+ humano], como es normal en los objetos indirectos.

Digo doblemente incorrecta porque, por una parte, el referente de lo es singular y, por otra, el neutro lo no tiene plural.

Otros investigadores registran documentaciones más tempranas, como se verá más adelante.

Lo mismo, aunque resumidamente, expone la grae (2010: 16.4.2e): “El hecho de que el pronombre se que sustituye a le / les no haga explícitos los rasgos de número ayuda a entender que en la lengua oral se pase a menudo esa marca al pronombre acusativo que lo sigue, especialmente si es neutro: Se los dije por Se lo dije (‘a ellos’, ‘a ellas’ o ‘a ustedes’)”.

Otros ejemplos: “Tras un breve saludo a la prensa en la losa de Pudahuel, Pérez Balladares se trasladó en una veloz caravana de automóviles hasta la Casa Manso de Velasco, donde conversó con el presidente del Senado, Sergio Romero, a quien planteó el interés de su gobierno por firmar el Tratado Bilateral de Libre Comercio y, además, de establecer una comisión parlamentaria binacional, tema este último que su interlocutor acogió señalando que ‘van a tener una contraparte; éste es un hecho que yo se los aseguro y garantizo’” (La época, 21/10/1997, [Chile]). “La forma en que el oficialismo ha aprobado la ley Colán III rompe la tregua política suscitada por los incidentes de la residencia de la embajada del Japón. Y lo hace en un momento que, como se los advirtió su correligionario Carlos Ferrero, era preciso más bien tender puentes de unidad” (Caretas, 09/01/1997 [Perú]).

Escrito en la ciudad de México, y perteneciente al ramo Inquisición (tomo 1463, expediente 5, foja 62), del Archivo General de la Nación de México. El documento es dos años anterior a la novela de Fernández de Lizardi citada antes.

La misma investigadora, en un estudio posterior, transcribe un registro de se los por se lo de la segunda mitad de xviii. Aludiré a ello más adelante.

Explicación en la que coinciden con ella DeMello (1992: 171) y Rivarola (1985).

Mientras el rema es lo que se dice del tema.

En el Diccionario panhispánico de dudas (2005: 529) se anota: “En el español de muchos países de América es frecuente, especialmente en registros populares o coloquiales, trasladar a la forma singular del pronombre átono de acusativo en función de complemento directo el rasgo de plural correspondiente al complemento indirecto, cuando este va representado por la forma invariable se […] Aunque en algunos países esta transferencia indebida se ha extendido incluso entre hablantes cultos, se recomienda evitarla en el habla esmerada”. En alguna reunión de profesores universitarios y de escritores e intelectuales, en la ciudad de México, en la que estaba yo presente, fui testigo de que la persona que coordinaba las intervenciones nunca construyó correctamente los enunciados en los que intervenía un complemento directo singular y un indirecto plural. Siempre dijo se los digo por se lo digo, se los entregaré por se lo entregaré, se los aseguro por se lo aseguro, etc.

Un modo de presentar el asunto de forma indirecta podría ser el siguiente: “Una manera más breve de decir compré el toro al ganadero es se lo compré. Si no se trata de un ganadero sino de varios, ¿cómo lo diría usted?”. Quizá puede lograrse la respuesta de boca de personas preparadas y, sobre todo, con sensibilidad lingüística y que presten mucha atención al cuestionario. Aún con ellas, no es fácil. Ahora bien, si el sujeto encuestado, como sucede con frecuencia, no tiene esa sensibilidad y, además, está poco o nada concentrado en la entrevista, el resultado es francamente muy poco confiable.

Aunque debe señalarse que el 56% de los adultos (informantes situados entre los jóvenes y los viejos) se decantó por la forma ortodoxa.

En el alm: 52% / 47%, también a favor de la construcción con inconcordancias (cf. cuadro 40.1).

En el alm (cf. cuadro 40.2), por lo contrario, fue más frecuente la forma canónica se lo compré (44%), seguida de se los compré (32%) y, finalmente, se las compré (23%).

Se las compré fue también respuesta mayoritaria en alm (49%). La forma canónica se la compré obtuvo el 46%. Un residual 3 % correspondió a se lo compré, con doble inconcordancia (cf. cuadro 40.3).

La construcción canónica se la compré, con un 48% fue la predominante en el alm, seguida de se las compré, con 40%. Respuestas esporádicas fueron se los compré y se lo compré (cf. cuadro 40.4).

Concediendo que la pregunta se formula de manera directa pues, como expliqué antes, la pregunta indirecta sería para el informante aún más difícil de entender.

Tal vez con la excepción de algún profesor de gramática, que conoce el tema.

Manifestado, canónicamente, por lo o la y, en construcción no canónica, por los o las.

En este texto no queda claro cuál es el referente del clítico los. Por lo que puede leerse en párrafos anteriores, es posible que el referente sea ‘cubiertos de plata! De ser así, no habría razón para considerar este enunciado como ejemplo de inconcordancia. Lo mantengo empero por el singular caro, que parece modificar al clítico los.

El referente de los es ‘carro’. El plural se explica como contaminación o cruce con el referente plural de se (‘los dueños’).

El referente de se es ‘hermanas’; el de los, es toda la oración anterior y, por tanto, debería ser un lo neutro, necesariamente singular.

‘Ustedes’ es el referente de se. El los debería ser lo, neutro, que sustituye al enunciado anterior completo.

El referente de se es ‘ellos’; el de los es ‘responder’. Debería ser lo (neutro).

Nuevamente hay un los por lo (neutro). El referente de se es los muchachos!

Nótese que el enunciado con falta de concordancia está en boca del encuesta-dor, que no pertenece al nivel popular. El referente de se es ‘ustedes’ y de los, que debería ser lo, es el campo’.

Se los por se lo vuelve a aparecer en boca del encuestador. Referente de se: ‘ustedes’; de los, ‘el horario’. Puede verse que, en el último enunciado del diálogo, el informante B dice “El horario nos lo dan los martes”. La estructura de la oración es semejante a la que se está estudiando; sin embargo, como el referente plural del objeto indirecto nos (‘nosotros’) es transparente para el hablante, no tiene necesidad de modificar el número del objeto directo. Ello sucede sólo cuando el objeto indirecto se manifiesta por el opaco pronombre se.

En este caso el enunciado no canónico está en boca de uno de los informantes. El referente de se es ellos’; el de los es toda una oración anterior (‘¿cómo comenzaste la cuestión de la guitarra?’). Como en algún otro de los ejemplos transcritos, el hablante, que había comenzado a construir bien el enunciado (se lo…), consciente o inconscientemente, de inmediato lo corrige (o lo ultracorri-ge), cuando siente la necesidad de señalar el plural con el que pretende identificar el referente del objeto indirecto (‘ellos’).

En esta construcción no canónica, el informante señala el género (masculino) y número (plural) del referente del objeto indirecto (‘ellos’) en el incorrecto plural los del objeto directo. El referente (singular) del objeto directo es, probablemente, ‘dinero!

El se los por se lo está en boca del encuestador. El referente de se es ‘ustedes’ y el de los (por lo) es el pedazo [de terreno]’. Lo interesante de este diálogo es que, sorpresivamente, este encuestador, después de construir el enunciado incorrecto (se los prestaba), emplea en seguida la forma canónica con el verbo alquilaba: “¡Menos mal que no se lo alquilaba!” (referente de se: ‘ustedes’; referente de lo: ‘el pedazo [de terreno]’. Es éste uno de los dos únicos casos que encontré de la construcción canónica en los diversos corpus de español mexicano (del siglo xix y xx) que revisé. El otro, también del habla popular, lo explicaré en seguida.

El encuestador construye con inconcordancia el enunciado se los den. El se tiene referente plural ‘ustedes’; ‘el comedor’ es el referente de los (por lo). Es interesante la manera en que el enunciado del encuestador se los den contamina el del informante A: que se nos den por que nos lo den.

Aparece aquí el otro enunciado canónico que registré (“Ahorita se lo hago”: referente de se: ellos’; de lo, ‘pastel’). Lo interesante es que a esa rarísima construcción canónica sigue, repetida tres veces, la construcción con inconcordancia: se los doy). Bien puede uno pensar que el informante empleó, sin darse cuenta, de casualidad, una construcción canónica. Su sistema, no cabe duda, es el que aparece repetido en seguida tres veces, con falta de concordancia.

Estándar en el sentido que señala el Diccionario: ‘que sirve como tipo, modelo, norma o patrón!

Igualmente resultan sorprendentes los resultados de Alvar (2010).

La misma explicación tienen, en mi opinión los datos que se exponen en los mapas 911-914 de Alvar (2010).

Copyright © 2013. Universidad Nacional Autónoma de México
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.