Regístrese
¿Aún no está registrado?
Información relevante

Consulte los artículos y contenidos publicados en este medio, además de los e-sumarios de las revistas científicas en el mismo momento de publicación

Máxima actualización

Esté informado en todo momento gracias a las alertas y novedades

Promociones exclusivas

Acceda a promociones exclusivas en suscripciones, lanzamientos y cursos acreditados

Crear Mi cuenta
Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria Síntomas psicosomáticos como expresión del deterioro de la calidad de vida re...
Información de la revista
Vol. 50. Núm. 8.Octubre 2018
Páginas 451-516
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
661
Vol. 50. Núm. 8.Octubre 2018
Páginas 451-516
Original
DOI: 10.1016/j.aprim.2017.06.009
Open Access
Síntomas psicosomáticos como expresión del deterioro de la calidad de vida relacionada con la salud en adolescentes
Psychosomatic symptoms as an expression of the deterioration of the health-related quality of life in adolescents
Visitas
661
Rosa M. Fuentes Chacóna,
Autor para correspondencia
rosa.fuentes@uclm.es

Autor para correspondencia.
, M. José Simón Saiza, Margarita Garrido Abejara, M. Dolores Serrano Parraa, M. Elisa Larrañaga Rubiob, Santiago Yubero Jiménezb
a Facultad de Enfermería de Cuenca, Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca, España
b Facultad de Ciencias de la Educación y Humanidades de Cuenca, Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca, España
Este artículo ha recibido
661
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Resumen
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (4)
Tabla 1. Síntomas psicosomáticos por sexo y edad
Tabla 2. Calidad de vida. Diferencias por sexo y edad
Tabla 3. Correlación de Pearson entre síntomas psicosomáticos, dimensiones de KIDSCREEN-52 (CVRS) e índice global KIDSCREEN-10
Tabla 4. Análisis de regresión por etapas de síntomas psicosomáticos como predictores de la CVRS de los adolescentes
Mostrar másMostrar menos
Figuras (1)
Resumen
Objetivo

Analizar, en una población de adolescentes escolarizados, la relación entre síntomas psicosomáticos y calidad de vida relacionada con la salud (CVRS) diferenciando por sexo y grupo de edad.

Diseño

Estudio transversal.

Emplazamiento

Cinco Institutos de Educación Secundaria.

Participantes

Ochocientos cuarenta y cuatro adolescentes de entre 15 y 18 años que cursaban 3.° y 4.° de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato.

Mediciones principales

CVRS mediante KIDSCREEN-52 y síntomas psicosomáticos con la escala de problemas psicosomáticos (PSP).

Resultados

Las chicas y los adolescentes de 17-18 años presentaron síntomas psicosomáticos significativamente más altos, ambos grupos también puntuaron peor en todas las dimensiones de CVRS aunque solo alcanzaron significación las dimensiones relacionadas con bienestar físico, bienestar mental y estado de ánimo y estrés. Todos los síntomas psicosomáticos se asociaron de forma inversa con las 10 dimensiones del KIDSCREEN-52. Los modelos de regresión realizados mostraron que tristeza, dificultad de concentración y dificultad para dormir fueron los predictores de peor CVRS en ambos sexos y grupos de edad, y estas variables explicaron entre un 30 y un 41% de la varianza de la CVRS de los adolescentes.

Conclusiones

Los síntomas psicosomáticos son más frecuentes en las chicas y en los adolescentes mayores, y predictores de peor CVRS. Es importante diferenciarlos de afecciones médicas para evitar intervenciones innecesarias. Como expresiones de malestar emocional deben ser evaluados y tratados de forma integral porque interfieren en la vida cotidiana y aumentan la vulnerabilidad propia de la adolescencia.

Palabras clave:
Adolescencia
Síntomas psicosomáticos
Calidad de vida relacionada con la salud
Malestar emocional
KIDSCREEN
Abstract
Aim

To analyze, in a population of adolescents in school, the relationship between psychosomatic symptoms and the perception of health-related quality of life (HRQoL), differentiating by gender and age group.

Design

Transversal study.

Location

Five Secondary Schools.

Participants

Eight hundred and forty four adolescents between the ages of 15 and 18 in secondary school.

Main measurements

HRQoL using KIDSCREEN-52 and psychosomatic symptoms with the psychosomatic problems scale (PSP).

Results

Girls and adolescents aged 17-18 years presented significantly higher psychosomatic symptoms, both groups also scored worse in all dimensions of HRQoL, although only the dimensions related to physical and mental wellness, mood and stress reached significance. All psychosomatic symptoms were inversely associated with the ten dimensions of KIDSCREEN-52. The regression models showed that sadness, concentrating difficulties and sleeping difficulties were the predictors of worse HRQoL in both sexes and age groups and these variables explained between 30 and 41% of the HRQoL variance of the adolescents.

Conclusions

Psychosomatic symptoms are frequent especially in girls and in older adolescents and predictors of worse HRQoL. It is important to distinguish them from medical conditions to avoid unnecessary interventions. As expressions of emotional discomfort they must be evaluated and treated in an integral way because they interfere with daily life and increase the vulnerability proper of adolescence.

Keywords:
Adolescence
Psychosomatic symptoms
Health-Related quality of life
Emotional discomfort
KIDSCREEN
Texto Completo
Introducción

Los síntomas psicosomáticos son frecuentes en la población general y en particular entre los adolescentes1,2. Los estudios en esta población indican que entre el 5 y el 30% los presentan con una frecuencia semanal3. A pesar de que se utiliza a menudo, el término síntoma psicosomático es un concepto ambiguo y controvertido. Conviene diferenciarlo de aquellas situaciones producidas por una causa orgánica, consumo de tóxicos o trastorno psiquiátrico, aunque a veces puede ser difícil descartar estas causas y establecer un adecuado diagnóstico diferencial.

Los síntomas psicosomáticos son problemas sin causa orgánica aparente pero que tienen un profundo efecto sobre la salud y el funcionamiento de los individuos y su origen suele estar en conflictos psicológicos4. Desde esta perspectiva los síntomas psicosomáticos pueden ser considerados como manifestaciones de malestar emocional5 y estrés psicológico2, y pueden interferir en la percepción de la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS). La incorporación del KIDSCREEN como instrumento específico para medir la percepción de la CVRS en niños y adolescentes ha permitido el desarrollo de numerosos estudios de investigación en población enferma6,7 y sana8. Al ser un instrumento multidimensional explora múltiples facetas importantes en esta edad. Se ha reportado que la percepción de la CVRS está sufriendo un deterioro en los últimos años9 que afecta en mayor medida a las chicas10, al grupo de adolescentes de mayor edad11 y a las dimensiones relacionadas con la salud mental12.

Probablemente los síntomas psicosomáticos puedan ser la expresión más visible del deterioro de la salud mental de los adolescentes13, al interferir en su vida cotidiana les impide funcionar con normalidad y a menudo, son motivo de numerosas consultas en atención primaria. Sin embargo, son escasos los estudios que relacionan los síntomas psicosomáticos con la CVRS en adolescentes2. En nuestro trabajo los síntomas que revisamos están incluidos en la escala Psychosomatic problems (PSP)14 realizada a partir del estudio Health Behaviour in School Aged Children (HBSC) de la OMS y son: tristeza, ansiedad, dolor de cabeza, mareo, dificultad de concentración, falta de apetito, dolor de estómago y dificultad para dormir.

Con estos antecedentes, nos propusimos analizar, en una población de adolescentes sanos escolarizados en Institutos de Educación Secundaria (IES), la relación entre síntomas psicosomáticos y la CVRS diferenciando por sexo y grupo de edad.

Material y métodos

Se realizó un estudio observacional, descriptivo, transversal y multicéntrico en cinco IES de Cuenca (España) en el curso académico 2015-2016. Fueron incluidos adolescentes de edades comprendidas entre 15 y 18 años que cursaban 3.° y 4.° de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y 1.° y 2.° de Bachillerato. En cada nivel académico se seleccionaron aleatoriamente los grupos a los que se les administró el cuestionario.

Participaron en el estudio aquellos adolescentes que entregaron el Consentimiento Informado otorgado por los padres en el caso de adolescentes menores o firmado por ellos mismos en el caso de mayores de edad. El criterio de exclusión fue tener diagnosticada una enfermedad mental o física.

El protocolo de estudio fue aprobado por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y por las respectivas direcciones de los IES participantes. Después de obtener esta aprobación se envió una carta a los padres explicando los objetivos del estudio y solicitando su colaboración para que permitieran la participación de sus hijos.

Instrumentos

Se utilizó un cuestionario auto-administrado, que incluyó datos sociodemográficos: edad, sexo y curso, y las siguientes escalas:

  • -

    PSP14. Este instrumento incluye 8 problemas comunes: dificultad para concentrarse, dificultad para dormir, dolor de cabeza, dolor de estómago, sensación de tensión, poco apetito por las comidas, sentirse triste y sentirse mareado. Los 8 ítems del cuestionario se evalúan mediante una escala tipo Likert de 5 alternativas (nunca, pocas veces, a veces, a menudo y siempre), a menor puntuación menos presencia de síntomas psicosomáticos.

  • -

    KIDSCREEN-52, esta escala valora la CVRS de niños y adolescentes15, y ha sido desarrollada para ser autoadministrada tanto en individuos sanos como con problemas crónicos de salud en edades comprendidas entre los 8 y los 18 años. Mide 10 dimensiones de la CVRS: bienestar físico, bienestar psicológico, estado de ánimo, autopercepción, autonomía, relación con los padres y vida familiar, amigos y apoyo social, entorno escolar, aceptación social (bullying) y recursos económicos. Utiliza una escala tipo Likert de 5 opciones que evalúan, bien la frecuencia (nunca, casi nunca, algunas veces, casi siempre y siempre) o la intensidad (nunca, un poco, moderadamente, mucho y muchísimo). Las puntuaciones se calculan para cada dimensión, de acuerdo con los métodos descritos por los autores de la escala original mediante el uso del análisis de Rash, así las puntuaciones de KIDSCREEN-52 se han estandarizado a una media de 50 y una desviación estándar de 1016,17. Las puntuaciones más altas indican una mejor CVRS. La versión en español del KIDSCREEN-52 ha demostrado tener niveles aceptables de fiabilidad y validez18. Este instrumento permite calcular una medida global de CVRS denominada KIDSCREEN-10.

Análisis de datos

El análisis y el procesamiento de los datos se hizo con IBM SPSS® Statistics versión 22. Para investigar las diferencias entre sexos y grupos de edad15–18, con respecto a la presencia de síntomas psicosomáticos se utilizaron pruebas de la t de Student. Igualmente usamos la prueba t de Student para testar la relación por sexo y grupo de edad con cada una de las 10 dimensiones de KIDSCREEN-52 y la medida global o valor único de la CVRS obtenida del KIDSCREEN-10.

Aplicamos la prueba de correlación de Pearson para testar la asociación entre las puntuaciones de síntomas psicosomáticos y las dimensiones del KIDSCREEN-52 la medida global de KIDSCREEN-10. Finalmente, con el propósito de establecer cuál es el papel de los síntomas psicosomáticos como predictores de peor CVRS se realizaron diferentes modelos de regresión lineal múltiple por pasos, diferenciados por sexo y grupo de edad, utilizando como covariable cada una de los síntomas psicosomáticos y como variable dependiente la medida global del KIDSCREEN-10.

(0,15MB).

Esquema general del estudio.

Resultados

Participaron en el estudio 844 adolescentes cuya edad media era de 16,3±1,0 años, de ellos un 55,7% eran chicas. El 65,8% cursaban 3.° o 4.° de la ESO y el 34,2%, 1.° o 2.° de bachillerato.

Respecto a los síntomas psicosomáticos, como muestra la tabla 1, las chicas mostraron cifras significativamente mayores que los chicos. Los síntomas que se presentaron con mayor asiduidad en ambos sexos fueron: «dificultad de concentración», «sentirse tenso» y «sentirse triste». El grupo de mayor de edad presentó puntuaciones significativamente más altas en todos los síntomas psicosomáticos, excepto en «tener poco apetito». En todos los grupos (sexo y edad) el síntoma psicosomático que mayor puntuación presenta es «dificultad de concentración» alcanzando valores en un rango entre 1,7 y 2,0 de media.

Tabla 1.

Síntomas psicosomáticos por sexo y edad

 
Media DT 
Chicos
Media DT 
Chicas
Media DT 

Valor de p 
Edad 15-16 años
Media DT 
Edad 17-18 años
Media DT 

Valor de p 
Síntomas psicosomáticos  9,5±4,7  7,7±4,2  11,0±4,6  0,000  8,8±4,7  10,5±4,6  0,000 
Dificultad de concentración  1,9±0,9  1,8±0,9  1,9±0,9  0,006  1,7±0,9  2,0±0,9  0,000 
Dificultad para dormir  1,1±1,0  0,9±1,0  1,2±1,0  0,001  1,0±1,0  1,2±1,0  0,010 
Dolor de cabeza  1,2±0,9  0,9±0,9  1,4±0,9  0,000  1,1±0,9  1,4±0,9  0,000 
Dolor de estómago  1,1±0,9  0,8±0,7  1,3±0,9  0,000  1,0±0,8  1,2±0,9  0,004 
Sentirse tenso  1,3±1,0  1,1±1,0  1,4±1,0  0,000  1,2±1,0  1,5±1,0  0,000 
Poco apetito  0,9±0,9  0,6±0,8  1,2±1,0  0,000  0,9±1,0  0,9±0,9  0,322 
Sentirse triste  1,1±1,0  0,9±0,9  1,4±1,0  0,000  1,0±1,0  1,3±1,0  0,001 
Sentirse mareado  0,7±0,8  0,4±0,6  0,8±0,9  0,000  0,6±0,8  0,7±0,8  0,003 

DT: desviación típica.

Prueba de la t de Student.

En la tabla 2 se muestran los resultados de cada una de las dimensiones de la escala KIDSCREEN-52 y KIDSCREEN-10 diferenciados por sexo y edad. En todas las dimensiones las chicas puntúan menos que los chicos, encontrando diferencias significativas en las dimensiones de bienestar físico, bienestar psicológico, estado de ánimo, autopercepción, autonomía, relación familiar y recursos económicos.

Tabla 2.

Calidad de vida. Diferencias por sexo y edad

 
Media DT 
Chicos
Media DT 
Chicas
Media DT 

Valor de p 
Edad 15-16 años
Media DT 
Edad 17-18 años
Media DT 

Valor de p 
Bienestar físico  47,0±10,4  51,2±10,1  43,6±9,3  0,000  47,8±10,1  46,0±10,0  0,012 
Bienestar psicológico  48,5±9,4  50,1±8,8  47,2±9,7  0,000  49,4±9,7  47.3±9,0  0,002 
Estado de ánimo y estrés  43,2±9,4  45,2±9,5  41,6±9,0  0,000  44,3±9,5  41,8±9,0  0,000 
Autopercepción  46,0±7,8  48,6±7,7  43,9±7,3  0,000  46,3±7,6  45,5±8,1  0,162 
Autonomía  47,2±9,0  49,3±8,3  45,6±9,2  0,000  47,7±9,0  46,6±9,0  0,072 
Relación con los padres y familia  49,5±9,5  50,4±8,7  48,9±10,1  0,022  49,9±9,6  49,0±9,5  0,191 
Recursos económicos  52,4±8,1  53,0±7,8  51,9±8,4  0,035  53,0±08,0  51,7±8,3  0,023 
Amigos y apoyo social  53,5±9,4  53,8±9,6  53,2±9,3  0,391  53,7±9,0  53,1±9,9  0,372 
Entorno escolar  47,2±7,4  47,3±7,8  47,1±6,9  0,718  47,3±7,4  47,0±7,3  0,571 
Aceptación social (bullying)  46,9±9,9  46,9±9,4  47,0±10,2  0,857  46,7±9,7  47,2±10,1  0,452 
KIDSCREEN-10 Index  46,1±7,2  48,1±6,7  44,6±7,2  0,000  46,7±7,2  45,4±7,1  0,008 

DT: desviación típica.

Prueba de la t de Student.

Los análisis realizados por grupos de edad mostraron que el grupo de menor edad (15-16 años) presentó puntuaciones más altas en todas las dimensiones, encontrando significación estadística en bienestar físico, bienestar psicológico, estado de ánimo y recursos económicos. En el total de la muestra y en los análisis diferenciados por grupos de sexo y edad, la dimensión de estado de ánimo es la que presenta las puntuaciones más bajas.

Las pruebas de correlación (tabla 3) mostraron que todos los síntomas psicosomáticos se asociaron significativamente con el KIDSCREEN-10 y que las diferentes dimensiones del KIDSCREEN-52 también mostraron asociación significativa, excepto «poco apetito» con recursos económicos y amigos y apoyo social. La fuerza de la asociación más intensa fue con el síntoma psicosomático «sentirse triste».

Tabla 3.

Correlación de Pearson entre síntomas psicosomáticos, dimensiones de KIDSCREEN-52 (CVRS) e índice global KIDSCREEN-10

  Total síntomas psicosomáticos  P1  P2  P3  P4  P5  P6  P7  P8 
Bienestar físico  −0,385*  −0,217*  −0,190*  −0,176*  −0,253*  −0,233*  −0,232*  −0,327*  −0,253* 
Bienestar psicológico  −0,471*  −0,274*  −0,296*  −0,184*  −0,173*  −0,314*  −0,197*  −0,550*  −0,277* 
Estado de ánimo y estrés  −0,590*  −0,378*  −0,341*  −0,293*  −0,273*  −0,408*  −0,221*  −0,602*  −0,337* 
Autopercepción  −0,434*  −0,243*  −0,259*  −0,188*  −0,225*  −0,284*  −0,267*  −0,407*  −0,223* 
Autonomía  −0,359*  −0,196*  −0,222*  −0,188*  −0,159*  −0,291*  −0,157*  −0,324*  −0,188* 
Relación con los padres y familia  −0,348*  −0,257*  −0,263*  −0,166*  −0,138*  −0,186*  −0,098*  −0,362*  −0,209* 
Recursos económicos  −0,216*  −0,208*  −0,104*  −0,112*  −0,122*  −0,106*  −0,052  −0,234*  −0,111* 
Amigos y apoyo social  −0,226*  −0,111*  −0,194*  −0,087*  −0,056  −0,203*  −0,043  −0,252*  −0,130* 
Entorno escolar  −0,337*  −0,386*  −0,203*  −0,160*  −0,173*  −0,151*  −0,113*  −0,267*  −0,195* 
Aceptación social  −0,278*  −0,207*  −0,121*  −0,153*  −0,125*  −0,195*  −0,103*  −0,303*  −0,137* 
KIDSCREEN-10 Index  −0,566*  −0,405*  −0,343*  −0,255*  −0,275*  −0,351*  −0,235*  −0,552*  −0,328* 

CVRS: calidad de vida relacionada con la salud; P1: dificultad de concentración; P2: dificultad para dormir; P3: dolor de cabeza; P4: dolor de estómago; P5: sentirse tenso; P6: poco apetito; P7: sentirse triste; P8: sentirse mareado.

*

p<0,01.

Para estimar la influencia de cada uno de los síntomas psicosomáticos sobre la variable dependiente CVRS global (KIDSCREEN-10) se llevaron a cabo varios modelos de regresión lineal (tabla 4). En todos los modelos, tanto el de la muestra total como en los diferenciados para chicos, chicas, grupo edad de 15-16 años y grupo de edad de 17-18 años, entraron en la ecuación «sentirse triste», «dificultad de concentración» y «dificultad para dormir». «Sentirse mareado» también entró en todos los modelos excepto en el de los chicos, «sentirse tenso» solo entró en el modelo para las chicas y los de menor edad, mientras que tener «poco apetito» solo entró en el modelo de los chicos. Los modelos explicaron entre el 39 y 41% de la varianza, excepto el de los chicos que explicó solo el 30%.

Tabla 4.

Análisis de regresión por etapas de síntomas psicosomáticos como predictores de la CVRS de los adolescentes

Pasos de regresión lineal  Error estándar  β  R2  Valor de p 
Modelo 1, n=844        39%   
Sentirse triste  −2,817  0,217  −0,401    0,000 
Dificultad de concentración  −1,703  0,224  −0,221    0,000 
Dificultad para dormir  −0,899  0,200  −0,132    0,000 
Sentirse mareado  −0,902  0,255  −0,104    0,000 
Modelo 2, chicos n=374        30%   
Sentirse triste  −2,610  0,345  −0,359    0,000 
Dificultad de concentración  −1,250  0,317  −0,180    0,000 
Dificultad para dormir  −1,020  0,303  −0,157    0,001 
Poco apetito  −0,773  0,362  −0,096    0,033 
Modelo 3, chicas n=470        41%   
Sentirse triste  −2,546  0,291  −0,369    0,000 
Dificultad de concentración  −2,091  0,314  −0,261    0,000 
Dificultad para dormir  −0,656  0,266  −0,096    0,014 
Sentirse mareado  −0,760  0,303  −0,097    0,013 
Sentirse tenso  −0,559  0,268  −0,083    0,038 
Modelo 4, edad 15-16 años, n=474        39%   
Sentirse triste  −2,518  0,304  −0,350    0,000 
Dificultad de concentración  −1,670  0,305  −0,213    0,000 
Sentirse tenso  −0,888  0,294  −0,130    0,003 
Dificultad para dormir  −0,673  0,279  −0,095    0,016 
Sentirse mareado  −0,783  0,347  −0,089    0,024 
Modelo 5, edad 17-18 años, n=370        40%   
Sentirse triste  −2,788  0,333  −0,396    0,000 
Dificultad de concentración  −1,644  0,336  −0,215    0,000 
Dificultad para dormir  −0,993  0,289  −0,151    0,001 
Sentirse mareado  −0,868  0,383  −0,102    0,024 

CVRS: calidad de vida relacionada con la salud.

Discusión

Este trabajo confirma que los síntomas psicosomáticos (síntomas sin causa médica) son formas clínicas de expresión de problemas emocionales que afectan negativamente a todas las dimensiones de la CVRS y se hacen especialmente visibles en el estado de ánimo y el estrés.

Coincidimos con otros autores al señalar que los síntomas psicosomáticos son más frecuentes en las chicas1 y en los adolescentes de más edad19. Los resultados muestran que, la dificultad de concentración y sentirse tenso son los síntomas más usuales en ambos sexos y grupos de edad. Esta sintomatología, podría deberse al estrés en el entorno escolar que aumenta conforme aumentan las exigencias académicas20. El estrés asociado al rendimiento académico se produce cuando los requerimientos de una situación excede de los recursos y capacidades del adolescente. Si este desfase es muy acusado aparece distrés, con pensamientos y emociones negativas y una disminución en sus resultados académicos21. En esta línea los investigadores apuntan a que el distrés prolongado puede ser un facilitador de síntomas psicosomáticos22.

Prestar atención a estos síntomas es importante, ya que no solo pueden afectar a actividades propias del entorno escolar (asistencia a clase, motivación hacia el aprendizaje, calificaciones, etc.), sino que también influyen negativamente en la percepción de salud física, psicológica, satisfacción consigo mismo, ajuste y sensación de logro23. Así lo hemos constatado en nuestros resultados en los que se observa cómo estos afectan negativamente a todas las dimensiones de la CVRS.

Tal y como se esperaba encontramos una peor percepción de la CVRS en las chicas y en los adolescentes de mayor edad y estos hallazgos son congruentes con lo ya informado en diferentes estudios24. Las chicas perciben peor CVRS tanto en aspectos físicos como emocionales. Este hecho ha sido explicado por diferentes razonamientos, por un lado, en ellas los cambios físicos son más drásticos y la menstruación y las fluctuaciones hormonales propician peor bienestar físico6. Por otro lado, las chicas son más reflexivas y conscientes de sí mismas y culturalmente es más aceptable que verbalicen más sus problemas19, presentan más síntomas psicosomáticos, más estrés e inseguridad1.

En relación al papel de los síntomas psicosomáticos para explicar la CVRS encontramos en todos los modelos de regresión lineal realizados, que los síntomas que predicen peor CVRS son sentirse triste, dificultad de concentración y dificultad para dormir. Nuestros hallazgos coinciden con los resultados del estudio sobre salud psicosomática y CVRS realizado en adolescentes suecos2. La presencia de sentimientos de tristeza está en consonancia con las evidencias sobre el hecho de que la dimensión que se ve más deteriorada de la CVRS en adolescentes es el estado de ánimo y estrés. Estudios recientes apuntan como factores influyentes del deterioro de la CVRS: la peor situación económica25,26, el aumento de separación de los padres27 y los problemas relacionados con la violencia y la aceptación social en el entorno escolar28.

Como se ha señalado las dificultades para dormir de los adolescentes afectan negativamente a la conducta, a las relaciones sociales y a la CVRS29 a la vez que retroalimentan los problemas de concentración30,31. Pueden ser fuente de complicaciones en la edad adulta, se asocian con más problemas físicos y psiquiátricos y la correlación es más intensa con el aumento de la edad32. En este sentido, promover unos hábitos adecuados de sueño no solo mejoraría la CVRS de los adolescentes, sino que también tendría repercusión sobre la salud en la vida adulta. La sociedad actual favorece una peor calidad y cantidad de sueño, propiciada, en gran parte, por el uso masivo de dispositivos electrónicos desde edades muy tempranas que hacen, que el adolescente esté permanentemente alerta, incluso durante las horas que debería dedicar al sueño y al descanso33.

En cuanto a las limitaciones del estudio conviene señalar que fuimos conscientes de que la cercanía de periodos de evaluación podría influir sobre los síntomas psicosomáticos. Por ello indicamos a los responsables de los IES que programaran la administración del cuestionario en periodos alejados de estas fechas. Sin embargo en los IES hay múltiples actividades objeto de evaluación continuada que no pudimos controlar.

En conclusión, la CVRS de los adolescentes parece que está sufriendo un deterioro más evidente en las chicas y en el grupo de mayor edad, y especialmente en lo que se refiere a estado emocional y estrés. Los síntomas psicosomáticos son, en muchas ocasiones, expresiones que favorecen la visibilidad del malestar emocional y las primeras señales de alerta de deterioro de la CVRS que pueden detectar los profesionales de la salud en las consultas de atención primaria. Una historia clínica minuciosa con valoración integral del funcionamiento del adolescente considerando su entorno familiar y escolar podría ser esencial para identificar estos síntomas. No considerar la posibilidad de que un síntoma pueda ser de origen psicosomático puede dar lugar a un alto coste personal y sanitario por uso innecesario de fármacos y pruebas diagnósticas. Aunque no tengan una base orgánica, es importante no pasarlos por alto, ya que tienen un claro impacto en su CVRS y rendimiento. Identificarlos permitiría proponer intervenciones en las que sería esencial la colaboración de todos los sectores implicados (sanitario, educativo y familiar) para dar una respuesta integral e integrada.

Lo conocido sobre el tema

  • La CVRS de los adolescentes se ha deteriorado.

  • La CVRS es peor en las chicas y en los adolescentes de mayor edad.

  • Los síntomas psicosomáticos son expresión de malestar emocional.

Qué aporta este estudio

  • Ser chica aumenta las posibilidades de presentar más síntomas psicosomáticos y peor CVRS.

  • Los síntomas psicosomáticos más frecuentes son dificultad de concentración, sentirse tenso y sentirse triste.

  • Los síntomas psicosomáticos y la CVRS tienen una asociación inversa y la dimensión más afectada es el estado de ánimo y el estrés.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Agradecimientos

Los autores agradecen la colaboración de toda la comunidad educativa de Cuenca en este estudio.

Bibliografía
[1]
J.E. Beck
A developmental perspective on functional somatic symptoms
J Pediatr Psychol, 33 (2008), pp. 547-562 http://dx.doi.org/10.1093/jpepsy/jsm113
[2]
P. Svedberg, M. Eriksson, E. Boman
Associations between scores of psychosomatic health symptoms and health-related quality of life in children and adolescents
Health Qual Life Outcomes, 11 (2013), pp. 176 http://dx.doi.org/10.1186/1477-7525-11-176
[3]
C. Rieffe, L. Villanueva, J.E. Adrián, A.B. Górriz
Quejas somáticas, estados de ánimo y conciencia emocional en adolescentes
Psicothema, 21 (2009), pp. 459-464
[4]
V. De Gucht, B. Fischler
Somatization: A critical review of conceptual and methodological issues
Psychosomatics, 43 (2002), pp. 1-9 http://dx.doi.org/10.1176/appi.psy.43.1.1
[5]
K.L. Holloway, K.J. Zerbe
Simplified approach to somatization disorder. When less may prove to be more
Postgrad Med, 108 (2000), pp. 89-92 http://dx.doi.org/10.3810/pgm.2000.11.1290
95
[6]
I. Janiec, B. Werner, J. Sieminska, U. Ravens-Sieberer
Quality of life of children with mitral valve prolapse
Qual Life Res, 20 (2011), pp. 537-541 http://dx.doi.org/10.1007/s11136-010-9780-8
[7]
A. Békési, S. Török, G. Kökönyei, I. Bokrétás, A. Szentes, G. Telepóczki, European KIDSCREEN Group
Health-related quality of life changes of children and adolescents with chronic disease after participation in therapeutic recreation camping program
Health Qual Life Outcomes, 9 (2011), pp. 43 http://dx.doi.org/10.1186/1477-7525-9-43
[8]
U. Ravens-Sieberer, A. Gosch, L. Rajmil, M. Erhart, J. Bruil, W. Duer
KIDSCREEN-52 quality-of-life measure for children and adolescents
Expert Rev Pharmacoecon Outcomes Res, 5 (2005), pp. 353-364 http://dx.doi.org/10.1586/14737167.5.3.353
[9]
T. Meade, E. Dowswell
Adolescents’ health-related quality of life (HRQoL) changes over time: A three year longitudinal study
Health Qual Life Outcomes, 14 (2016), pp. 14 http://dx.doi.org/10.1186/s12955-016-0415-9
[10]
R. Vélez Galárraga, S. López Aguilà, L. Rajmil
Género y salud percibida en la infancia y la adolescencia en España
[11]
G. Michel, C. Bisegger, D.C. Fuhr, T. Abel, KIDSCREEN group
Age and gender differences in health-related quality of life of children and adolescents in Europe: a multilevel analysis
Qual Life Res, 18 (2009), pp. 1147-1157 http://dx.doi.org/10.1007/s11136-009-9538-3
[12]
C. Bisegger, B. Cloetta, U. Von Rueden, T. Abel, U. Ravens-Sieberer, W. Duer
Health-related quality of life: Gender differences in childhood and adolescence
Soz Praventivmed, 50 (2005), pp. 281-291
[13]
E. Černi-Obrdalj, B. Čavarović Gabor, G. Pivić, A. Zalihić, O. Batić Mujanović, M. Rumboldt
Association between psychosomatic and traumatic symptoms in early adolescence
Psychiatr Danub, 22 (2010), pp. 301-303
[14]
C. Hagquist
Psychometric properties of the psychosomatic problems scale: A Rasch analysis on adolescent data
Soc Indic Res, 86 (2008), pp. 511-523
[15]
M. Aymerich, S. Berra, I. Guillamón, M. Herdman, J. Alonso, U. Ravens-Sieberer
Desarrollo de la versión en español del KIDSCREEN, un cuestionario de calidad de vida para la población infantil y adolescente
Gac Sanit, 19 (2005), pp. 93-102
[16]
L. Rajmil, J. Alonso, S. Berra, U. Ravens-Sieberer, A. Gosch, M.C. Simeoni
Use of a children questionnaire of health-related quality of life (KIDSCREEN) as a measure of needs for health care services
J Adolesc Heal, 38 (2006), pp. 511-518
[17]
U. Ravens-Sieberer, A. Gosch, L. Rajmil, M. Erhart, J. Bruil, M. Power, KIDSCREEN Group
The KIDSCREEN-52 quality of life measure for children and adolescents: Psychometric results from a cross-cultural survey in 13 European countries
Value Heal, 11 (2008), pp. 645-658
[18]
C. Tebe, S. Berra, M. Herdman, M. Aymerich, J. Alonso, L. Rajmil
Fiabilidad y validez de la versión española del KIDSCREEN-52 para población infantil y adolescente
Med Clin (Barc), 130 (2008), pp. 650-654
[19]
P. Friberg, C. Hagquist, W. Osika
Self-perceived psychosomatic health in Swedish children, adolescents and young adults: An internet-based survey over time
[20]
T.A. Murberg, E. Bru
School-related stress and psychosomatic symptoms among norwegian adolescents
Sch Psychol Int, 25 (2004), pp. 317-332
[21]
R. García-Ros, F. Pérez-González, J. Pérez-Blasco, L.A. Natividad
Evaluación del estrés académico en estudiantes de nueva incorporación a la universidad
Revista Latinoamericana de Psicología, 44 (2012), pp. 143-154
[22]
E. Barra-Almagia
Influencia del estrés y el ánimo depresivo sobre la salud adolescente: análisis concurrente y prospectivo
Univ Psychol, 8 (2009), pp. 175-182
[23]
M.T. González, R. Landero
Síntomas psicosomáticos auto-informados y estrés en estudiantes de psicología
Rev Psicol Soc, 21 (2006), pp. 141-152
[24]
J.A. Palacio-Vieira, E. Villalonga-Olives, J.M. Valderas, M. Espallargues, M. Herdman, S. Berra
Changes in health-related quality of life (HRQoL) in a population-based sample of children and adolescents after 3 years of follow-up
Qual Life Res, 17 (2008), pp. 1207-1215 http://dx.doi.org/10.1007/s11136-008-9405-7
[25]
V. Östberg, G. Alfven, A. Hjern, V. Ostberg
Living conditions and psychosomatic complaints in Swedish schoolchildren
Acta Paediatr, 95 (2006), pp. 929-934 http://dx.doi.org/10.1080/08035250600636545
[26]
C. Hagquist
Psychosomatic health problems among adolescents in Sweden-are the time trends gender related
Eur J Public Health, 19 (2009), pp. 331-336 http://dx.doi.org/10.1093/eurpub/ckp031
[27]
M. Bergstrom, E. Fransson, B. Modin, M. Berlin, P.A. Gustafsson, A. Hjern
Fifty moves a year: Is there an association between joint physical custody and psychosomatic problems in children?
J Epidemiol Community Health, 69 (2015), pp. 769-774 http://dx.doi.org/10.1136/jech-2014-205058
[28]
G. Gini, T. Pozzoli
Association between bullying and psychosomatic problems: A meta-analysis
Pediatrics, 123 (2009), pp. 1059-1065 http://dx.doi.org/10.1542/peds.2008-1215
[29]
M.O. Pereira, J.A. de Almeida, C. de Figueiredo, N. Veiga, C.S. Delgado
Quality of life, sleepiness and depressive symptoms in adolescents with insomnia: A cross-sectional study
Aten Primaria, 49 (2017), pp. 35-41 http://dx.doi.org/10.1016/j.aprim.2016.03.004
[30]
P.P. Kotagal Suresh
Sleep disorders in children and adolescents
[31]
C.K. Yang, J.K. Kim, S.R. Patel, J.H. Lee
Age-related changes in sleep/wake patterns among Korean teenagers
Pediatrics, 115 (2005), pp. 250-256 http://dx.doi.org/10.1542/peds.2004-0815G
[32]
A.M. Gregory, T.G. O’Connor
Sleep problems in childhood: A longitudinal study of developmental change and association with behavioral problems
J Am Acad Child Adolesc Psychiatry, 41 (2002), pp. 964-971 http://dx.doi.org/10.1097/00004583-200208000-00015
[33]
D.L. King, P.H. Delfabbro, T. Zwaans, D. Kaptsis
Sleep interference effects of pathological electronic media use during adolescence
Int J Ment Health Addict, 12 (2014), pp. 21-35
Copyright © 2017. Elsevier España, S.L.U.
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos