Regístrese
Buscar en
Revista Mexicana de Oftalmología
Toda la web
Inicio Revista Mexicana de Oftalmología Patrón de uso de lentes de contacto y sintomatología asociada en estudiantes u...
Información de la revista
Vol. 91. Núm. 1.
Páginas 9-17 (Enero - Febrero 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
3770
Vol. 91. Núm. 1.
Páginas 9-17 (Enero - Febrero 2017)
Artículo original
DOI: 10.1016/j.mexoft.2015.12.006
Open Access
Patrón de uso de lentes de contacto y sintomatología asociada en estudiantes universitarios
Pattern of contact lens use and related sintomatology in a university population
Visitas
3770
Manuel Garza Leóna,b,
Autor para correspondencia
manuel@drgarza.mx

Autor para correspondencia. Pino Suarez # 640 Norte. Col. Centro, Monterrey N.L, México, Código postal 64720. Teléfono: +81 8882 4208; fax: +81 8882 4208.
, Lucia de Fátima Arroyob, Mariana Ibañez Garciab, José Romeo Villarreal Calderónb, Ximena Hernández Moralesb, Alejandra Chapa de la Peñab, Ian Ivan Cárdenas Rodríguezb, Maricarmen Díaz Gómezb
a Fundación Destellos de Luz, Monterrey, Nuevo León, Mexico
b Dirección de Ciencias Médicas de la División de Ciencias de la Salud, Universidad de Monterrey, Monterrey, Nuevo León, México
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (2)
Tabla 1. Características demográficas
Tabla 2. Distribución de la indicación del uso de LDC por género
Mostrar másMostrar menos
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Objetivo

Describir el patrón de uso de lentes de contacto (LDC) en estudiantes universitarios, la sintomatología asociada a su uso así como el conocimiento de las posibles complicaciones con su utilización.

Métodos

Se realizó un estudio prospectivo, transversal y observacional tipo encuesta en la que se aplicó el cuestionario CLDEQ-8 así como otras preguntas sobre el patrón de uso y el conocimiento de las posibles complicaciones. Se realizó un muestreo aleatorizado estratificado con reparto proporcional.

Resultados

Se encuestaron 823 estudiantes de los cuales 66 utilizan lentes de contacto, dando una prevalencia del8%. De los usuarios de LDC el 73.3% fueron mujeres, el tipo de LDC más utilizado es el blando (98.5%) y la razón más frecuente de uso fue la refractiva (77.3%). El 74.2% de ellos se los retira para dormir. El 69.7% de los alumnos conoce al menos una complicación asociada al uso de LDC. La sintomatología de ojo seco se presentó en el 93.9% de los usuarios.

Conclusiones

En este grupo de estudiantes la prevalencia de uso de LDC es baja, su uso es generalmente por cuestiones refractivas y existe un conocimiento de complicaciones alto y una alta frecuencia de sintomatología de ojo seco.

Palabras clave:
Ojo seco
Uso de lentes de contacto
Complicaciones
Prevalencia
Abstract
Purpose

To describe the pattern of use of contact lens (CL) in university students, the symptomatology associated and knowledge of the possible complications with its use.

Methods

A prospective survey type, cross-sectional observational study in which a questionnaire application (CLDEQ-8) as well as other questions about the pattern of use and knowledge of the possible complications was done. Stratified random sampling proportional to the size of the strata according to the different divisions of the university was made.

Results

823 students were surveyed, of them 66 used CL with a prevalence of 8%, 73.3% of CL users were female, the soft contact lens its the more frequent used (98.5%), and the most common indication for use its the refractive (77.3%). 74.2% of them removes them when sleeping. 69.7% of students know at least one complication associated with tue use of CL. Dry eye sypmtoms occurred in 93.9% f users.

Conclusions

In this group of students the prevalence of CL wear is low, its use is generally refractive and there is a high awareness of complications and a very high frequency of symptomology of dry eye.

Keywords:
Dry eye
Contact lens use
Complications
Prevalence
Texto completo
Introducción

El uso de lentes de contacto (LDC) tanto por indicaciones refractivas como cosméticas se han popularizado sobre todo en personas jóvenes1–4 principalmente por su comodidad y por conveniencia3, sin embargo no está exento de complicaciones, siendo la más frecuente la sintomatología de ojo seco que se ha reportado en hasta el 50% de los usuarios5; otras complicaciones menos frecuentes aunque más severas son: conjuntivitis infecciosa y queratitis infecciosa que puede poner en peligro la visión6. El conocimiento de estas complicaciones es bajo, en estudiantes universitarios el desconocimiento fue cercano al 80%7.

El cuestionario de ojo seco relacionado con LDC (Contact Lens Dry Eye Questionnaire o CLDEQ) fue desarrollado hace más de 10 años con el objetivo de evaluar los síntomas en usuarios de LDC a través de preguntas sobre la historia de forma de uso y frecuencia de los LDC así como síntomas de la superficie ocular y factores desencadenantes; en el 2012 se actualizó a una versión más corta (CLDEQ-8) identificando las preguntas que reflejan satisfacción y opinión general de los usuarios de LDC. El cuestionario incluye 8 preguntas con un valor del resultado entre 0 y 37 puntos; el resultado final está relacionado de forma significativa con la opinión general de la sintomatología que producen los lentes8. El cuestionario fue inicialmente desarrollado y validado en ingles8 y recientemente ha sido validado en español por uno de los autores (en proceso de publicación).

Diversos estudios han reportado la prevalencia de uso de LDC en poblaciones estudiantiles. Tajunisah et al.9 evaluaron la prevalencia de uso de LDC en alumnos de la Universidad de Malaya, encontrando una prevalencia del 14%, mucho menor a la reportada por Uchino et al.10 quienes estudiaron a alumnos de preparatoria entre 15 y 18 años y encontraron una prevalencia del 36.1% de uso de LDC blando y del 1.7% de LDC rígidos gas permeable.

El objetivo de este estudio fue conocer el patrón de uso de LDC en estudiantes universitarios, la sintomatología que producen así como el conocimiento de las posibles complicaciones al utilizarlos, ya que el conocimiento del patrón puede ayudar al clínico a decidir qué tipo de LDC es el más aceptado por los estudiantes así como mostrar la necesidad de utilizar tratamiento para la sintomatología de ojo seco y finalmente ver las actividades educativas necesarias para promover el conocimiento de las complicaciones asociadas al uso de LDC:

Material y métodosInstrumento utilizado

Se realizó un estudio prospectivo, transversal y observacional tipo encuesta en la que se realizó una autoaplicación del cuestionario CLDEQ-8 así como otras preguntas sobre el patrón de uso y el conocimiento de las posibles complicaciones (Anexo 1); el cuestionario consistió en 22 preguntas. El estudio fue realizado entre los meses de octubre y diciembre del 2014.

Participantes

La población a estudiar consistió en 6,579 alumnos de la Universidad de Monterrey. Con el objetivo de que hubiera una representación adecuada de todas las carreras de la universidad, se realizó un muestreo probabilístico sistemático estratificado por conglomerados de acuerdo a la carrera que estudian dividido por cuotas.

Previo a la realización del estudio, uno de los autores (MGL) obtuvo el permiso de las autoridades, además, el estudio fue autorizado por el comité de Ética e Investigación de la Universidad de Monterrey. El estudio se realizó siguiendo los lineamientos dados por la declaración de Helsinki (revisada en Sudáfrica en 1996). Antes de aplicar el cuestionario, la persona que aplicó el cuestionario informó a todos los participantes de manera verbal sobre los riesgos y beneficios de la participación en este estudio; a los alumnos que aceptaron participar se les entregó las hojas del cuestionario.

Se utilizó el cuestionario CLDEQ-8 para interrogar sobre la sintomatología de ojo seco en los usuarios de LDC; este cuestionario fue diseñado para describir estos síntomas en la población que utiliza LDC. Es un medio rápido y estandarizado para medir la sintomatología desde el punto de vista del usuario de LDC.

Análisis estadístico

Posterior a la aplicación del cuestionario, se realizó la captura de los resultados en una página de Internet desarrollada explícitamente para la realización del estudio, finalmente, los datos fueron analizados usando el programa SPSS versión 21 para Mac. Se realizó un análisis descriptivo para las características demográficas mediante la determinación de frecuencias y se utilizó la prueba Chi cuadrada para la comparación de variables categóricas y la prueba T de Student para evaluar las diferencias de medias en las puntuaciones del cuestionario CLDEQ-8 de acuerdo al género, tiempo de uso de LDC y si se duerme con ellos. Se manejo?? un α de 0.05 a 2 colas para establecer significación estadística.

Resultados

De 823 estudiantes evaluados, 66 alumnos (8%) con una edad promedio de 20.39±4.66 años refirieron ser usuarios de LDC; de estos, 51 (73.3%) fueron mujeres, la prevalencia por género fue mucho mayor en las mujeres ya que el 10.36% (51 de 492) los utilizan mientras que en los hombres la prevalencia fue del 4.53% (15 de 331), sin ser estadísticamente significativa su diferencia (p=0.35). La edad fue similar tanto en las mujeres como en los hombres (p=0.84) Todas las características demográficas se presentan en la tabla 1.

Tabla 1.

Características demográficas

  N (%)  Edad años 
Encuestados  823  21.38±1.79 
Masculinos  331 (40.2)  21.89±1.94 
Femeninos  492 (59.8)  21.04±1.59 
Usuarios de lentes de contacto  66 (8)  20.39±4.66 
Masculinos  15 (22.7)  20.33±4.23 
Femeninos  51 (73.3)  20.60±6.06 

Los LDC blandos son los más frecuentemente utilizados ya que 65 de 66 alumnos (98.5%) los utiliza, solo un alumno usa LDC rígidos gas permeable. Las razones para el uso de los LDC se pueden observar en la tabla 2; la más frecuente fue la refractiva. El análisis de Chi cuadrada para evaluar la influencia del género en la indicación de uso no demostró diferencias estadísticamente significativas (p=0.489).

Tabla 2.

Distribución de la indicación del uso de LDC por género

Género  Indicación del uso de LDC
  Refractiva n(%)  Cosmética n(%) 
Total  51 (77.3)  15 (22.7) 
Masculino  13 (86.7)  2 (13.3) 
Femenino  38 (74.5)  13 (25.5) 

Con relación a los patrones de uso, el 92.4% (61) contestó la pregunta sobre si duerme con ellos; solo el 4.5% (3 alumnos) refiere dormir con ellos, el 74.2% de ellos se los retira para dormir y 13.6%9 duerme de manera ocasional con ellos.

EL tipo de LDC utilizado más frecuentemente fue el de uso extendido de un mes ya que 40 estudiantes (60.6%) los utiliza, seguido del de remplazo diario con un 24.2%.

Sesenta alumnos respondieron a la pregunta sobre el conocimiento de las complicaciones, 42 alumnos (70%) conocieron al menos una de las complicaciones asociadas a su uso. La complicación más conocida fue la infección (54.7% o 23 de 42 alumnos) seguida de la alergia o irritación ocular con un 47.6% (20 alumnos).

El tiempo promedio de uso de LDC fue de 77.2±35.08 meses (rango 5 a 144 meses), el 36.4% los utiliza desde hace 5 o años o menos y el 59.1% los ha usado por más de 5 años.

Al evaluar la sintomatología de ojo seco a través del cuestionario CLDEQ-8 observamos que 62 alumnos (93.9%) presentaron síntomas y solo 4 alumnos (6.1%) tuvieron un valor de 0 en el cuestionario, siendo el valor promedio de 11.74±7.28. En el análisis de los factores que pudieran influir en la sintomatología encontramos que el género no es un factor de riesgo, ya que tanto las mujeres como los hombres presentaron valores similares (12.23±7.09 y 10.06±7.94 para mujeres y hombres respectivamente), siendo su resultados no estadísticamente significativos (p=0.31); de la misma manera, el tiempo de uso de los LDC tampoco parece aumentar el riesgo de desarrollar síntomas de ojo seco ya que no se encontró una diferencia estadísticamente significativa (p=0.58) entre los que lo han usado por más de 5 años (11.7±1.1) o menos (12.8±1.3). Finalmente, al evaluar a los alumnos que duermen con los lentes, sea de forma ocasional o rutinaria, y hacer la comparación con los que se los quitan todos los días, tampoco se encontró una diferencia estadísticamente significativa en los resultados del cuestionario (12.3±7.1 vs. 12.5±6.5 para los que se los quitan todas las noches y los que duermen con ellos respectivamente)

Discusión

En el presente estudio se encontró que de los 823 estudiantes analizados de la Universidad de Monterrey el 8% (66) utilizan LDC. Esta prevalencia es similar a la del 9% encontrada por Abbouda et al.11 en estudiantes de preparatoria en Italia pero menor a la reportada por otros autores como Tajunisah et al.9 quienes hallaron un 14% entre estudiantes de medicina de la Universidad de Malaya en Malasia, un 27.4% en estudiantes de medicina en Brasil12, y mucho menor a lo reportado por Uchino et al.10 quienes encontraron una prevalencia del 36.1% en alumnos de preparatoria entre 15 y 18 años; esto pudiera estar asociado a la diferencia en prevalencia de errores refractivos en las diferentes poblaciones13–18, o a la mayor prevalencia de errores refractivos altos en la población del este de Asia18–21.

De los 66 alumnos que utilizan LDC el 73.3% fueron mujeres y el 22.7%15 hombres, lo cual concuerda con lo encontrado por Unnikrishnan et al.3 en el sur de la India en el estado de Karnataka en el 2009 donde se observó que el 79.9% de los usuarios eran mujeres.

La mayor frecuencia de uso de LDC blandos sobre los rígidos gas permeables es un patrón que se presenta en la mayoría de los estudios3,11,12 tanto en población estudiantil como en población abierta22, quizá debido a su mejor tolerancia23,24, su mayor adaptación a largo plazo25,26 y preferencia por parte de los usuarios27; sin embargo, este patrón de uso podría relacionarse con una mayor incidencia de complicaciones, ya que en un estudio realizado en pacientes en una clínica universitaria se encontró que los LDC de gas rígidos eran más seguros que los blandos28.

En nuestro estudio predominó la indicación refractiva para el uso de LDC, sin embargo, la indicación cosmética no refractiva fue mucho más alta que la reportada por Edwards et al.22 en población abierta en Australia que es del 0.6%. Esta diferencia puede explicarse por varias situaciones: la primera es la población estudiada, que en nuestro estudio se compone principalmente de mujeres jóvenes, que es la población que más frecuentemente utiliza este tipo de LDC29–31, además, la prevalencia de uso varía de país a país, siendo un segmento que rápidamente esta creciendo en los países de Asia donde el 24% de la población adulta la utiliza (hasta un 39% en Singapur)29 mientras que en Inglaterra la proporción entre 1997 y 2008 reportada por Morgan et al.31 fue mucho menor que la asiática con un predominio de las mujeres frente a hombres (4.6 y 1.6% respectivamente) y con un declive en su uso.

El 74.2% de los encuestados refiere retirarse los LDC para dormir en la noche. Esto coincide con los patrones de uso a nivel internacional, que va del 94% en Malasia al 73% en Noruega de acuerdo a un estudio mundial basado en una encuesta realizado por Efron et al.32. El 18% restante duerme ocasionalmente o de forma continua con ellos, lo cual podría ser debido a la introducción de nuevos lentes para uso extendido continuo de LDC blandos que han tenido un aumento en su uso con los años33, o debido a la mayor frecuencia de este tipo de uso en pacientes jóvenes y con una utilización mayor de un año como encontraron Jansen et al.34, ambas categorías compartidas por nuestros alumnos ya que el tiempo promedio de uso es de más de 6 años en promedio.

El mayor uso de LDC de remplazo mensual esta relacionado con el desarrollo de mejores materiales que permiten una adecuada capacidad y calidad visual además de un adecuado bienestar como fue demostrado por Elden et al.35. La frecuencia con la que se quitan los LDC es muy variable, ya que poco más de la mitad (60%) se los quitan una vez al mes, y el 24.2% cada día. Esto pudiera estar relacionado con el uso de diferentes marcas de LDC y diferentes indicaciones del fabricante.

En nuestro estudio encontramos una tasa de conocimiento de las complicaciones alto, de cerca del 70%; esto es similar a lo reportado por Tajunisah et al.9 quienes estudiaron a un grupo de estudiantes de Medicina de la Universidad de Malaya (población muy similar a la nuestra ya que el 40.9% (resultados no publicados) de nuestros alumnos que utilizan LDC son estudiantes de Medicina, debido a que la carrera de MCP es la que cuenta con mayor número de alumnos de la Universidad; de las complicaciones conocidas por los estudiantes, las infecciones corneales fueron las más frecuentemente mencionadas, muy probablemente esto sea debido a la gravedad de las mismas y al impacto que tiene su sospecha oportuna en el pronóstico visual final36–38.

Los resultados del cuestionario CLDEQ-8 demuestran que el 93.9% de los alumnos presentan alguna sintomatología de ojo seco; esto concuerda con lo reportado en usuarios de LDC blando en una población abierta en Nepal donde el 97% tuvieron al menos un síntoma de ojo seco de forma ocasional, frecuente o consistentemente39, sin embargo, otros estudios han reportado prevalencias mucho menores40–42. La sintomatología de ojo seco en usuarios de LDC es un problema que va en aumento y que se considera ya un problema de salud pública43. Uno de los factores que podría influir en esta tasa alta es que nuestra población al ser estudiantes universitarios utiliza de forma frecuente y prolongada dispositivos electrónicos como computadoras, tabletas y teléfonos que se han asociado a una mayor prevalencia de síntomas de enfermedad de la superficie ocular en usuarios de LDC44.

Nuestro estudio tiene algunas limitaciones, y la principal es el tamaño reducido de la muestra. Debido a la baja prevalencia del uso de LDC es necesario interrogar a un gran número de personas para poder conseguir una muestra más grande, pero esta medida vuelve más complicado el proceso de recolección de datos. Otras limitaciones importantes son la falta de correlación entre la sintomatología y los hallazgos clínicos, aunque estudios previos han demostrado que no existe una buena correlación entre estos45,46, además de algunos factores relacionados con los LDC que no fueron estudiados como los tipos de soluciones utilizadas para la limpieza de los LDC47, el material del LDC48, el movimiento excesivo del LDC49, la presencia de depósitos en los LDC49 entre otros, que han sido relacionados con síntomas de ojo seco aunque no en todos los estudios50; y otras relativas a los alumnos como la etnia51, el uso de lubricantes tópicos52, componentes de la película lagrimal53, el menisco lagrimal54,55, tabaquismo56, enfermedades sistémicas56, uso de anticonceptivos57, patrones nutricionales como la ingesta de omega 358 y forma de uso de equipos computacionales59.

En conclusión, en este grupo de estudiantes la prevalencia de uso de LDC es baja, su uso es generalmente por cuestiones refractivas y existe un conocimiento de complicaciones alto y una muy alta frecuencia de sintomatología de ojo seco.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores han obtenido el consentimiento informado de los pacientes y/o sujetos referidos en el artículo. Este documento obra en poder del autor de correspondencia.

Financiamiento

Ninguno de los autores tiene ningún interés financiero.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
K. Edwards, L. Keay, T. Naduvilath, et al.
A population survey of the penetrance of contact lens wear in Australia: Rationale, methodology and results.
Ophthalmic Epidemiol., 16 (2009), pp. 275-280
[2]
N. Efron, P.B. Morgan, C.A. Woods.
Trends in Australian contact lens prescribing during the first decade of the 21st Century (2000-2009).
Clin Exp Optom., 93 (2010), pp. 243-252
[3]
B. Unnikrishnan, S. Hussain.
Pattern of use of contact lens among college students: A cross-sectional study in coastal Karnataka.
Indian J Ophthalmol., 57 (2009), pp. 467-469
[4]
C.A. Woods, D.A. Jones, L.W. Jones, et al.
A seven year survey of the contact lens prescribing habits of Canadian optometrists.
Optom Vis Sci., 84 (2007), pp. 505-510
[5]
M.J. Doughty, D. Fonn, D. Richter, et al.
A patient questionnaire approach to estimating the prevalence of dry eye symptoms in patients presenting to optometric practices across Canada.
Optom Vis Sci., 74 (1997), pp. 624-631
[6]
Y. Wu, N. Carnt, F. Stapleton.
Contact lens user profile, attitudes and level of compliance to lens care.
Cont Lens Anterior Eye., 33 (2010), pp. 183-188
[7]
A. Roberts, A.E. Kaye, R.A. Kaye, et al.
Informed consent and medical devices: The case of the contact lens.
Br J Ophthalmol., 89 (2005), pp. 782-783
[8]
R.L. Chalmers, C.G. Begley, K. Moody, et al.
Contact Lens Dry Eye Questionnaire-8 (CLDEQ-8) and opinion of contact lens performance.
Optom Vis Sci., 89 (2012), pp. 1435-1442
[9]
I. Tajunisah, M. Ophth, S.C. Reddy, et al.
Knowledge and practice of contact lens wear and care among medical students of University of Malaya.
Med J Malaysia., 63 (2008), pp. 207-210
[10]
M. Uchino, M. Dogru, Y. Uchino, et al.
Japan Ministry of Health study on prevalence of dry eye disease among Japanese high school students.
Am J Ophthalmol, 146 (2008),
925-9.e2
[11]
A. Abbouda, L. Restivo, A. Bruscolini, et al.
Contact lens care among teenage students in Italy: A cross-sectional study.
Semin Ophthalmol., (2015), pp. 1-7
[12]
V.G. Vidotti, A. Kamegasawa.
[Profile of medical students from the Universidade Estadual Paulista-UNESP-Botucatu, who wear contact lenses].
Arq Bras Oftalmol, 69 (2006), pp. 197-201
[13]
M.P. Chin, K.H. Siong, K.H. Chan, et al.
Prevalence of visual impairment and refractive errors among different ethnic groups in schoolchildren in Turpan, China.
Ophthalmic Physiol., 35 (2015), pp. 263-270
[14]
H. Hashemi, F. Rezvan, A. Beiranvand, et al.
Prevalence of refractive errors among high school students in Western Iran.
J Ophthalmic Vis Res, 9 (2014), pp. 232-239
[15]
L.A. Jones-Jordan, L.T. Sinnott, N.D. Graham, et al.
The contributions of near work and outdoor activity to the correlation between siblings in the Collaborative Longitudinal Evaluation of Ethnicity and Refractive Error (CLEERE) Study.
Invest Ophthalmol Vis Sci., 55 (2014), pp. 6333-6339
[16]
J.C. Silva, O.J. Mujica, E. Vega, et al.
A comparative assessment of avoidable blindness and visual impairment in seven Latin American countries: Prevalence, coverage, and inequality.
Rev Panam Salud Publica, 37 (2015), pp. 13-20
[17]
K.M. Williams, V.J. Verhoeven, P. Cumberland, et al.
Prevalence of refractive error in Europe: The European Eye Epidemiology (E(3)) Consortium.
Eur J Epidemiol., 30 (2015), pp. 305-315
[18]
L.J. Wu, Q.S. You, J.L. Duan, et al.
Prevalence and associated factors of myopia in high-school students in Beijing.
PloS One., 10 (2015), pp. e0120764
[19]
H.C. Fledelius.
Myopia prevalence in Scandinavia. A survey, with emphasis on factors of relevance for epidemiological refraction studies in general.
Acta Ophthalmol Suppl., 185 (1988), pp. 44-50
[20]
S.M. Saw, G. Gazzard, D. Koh, et al.
Prevalence rates of refractive errors in Sumatra, Indonesia.
Invest Ophthalmol Vis Sci., 43 (2002), pp. 3174-3180
[21]
S.M. Saw, G. Gazzard, E.C. Shih-Yen, et al.
Myopia and associated pathological complications.
Ophthalmic Physiol., 25 (2005), pp. 381-391
[22]
K. Edwards, L. Keay, T. Naduvilath, et al.
The penetrance and characteristics of contact lens wear in Australia.
Clin Exp Optom., 97 (2014), pp. 48-54
[23]
Morgan PB, Maldonado-Codina C, Efron N. Comfort response to rigid and soft hyper-transmissible contact lenses used for continuous wear. Eye Contact Lens. 2003;29(1 Suppl):S127-30; discussion S43-4, S92-4.
[24]
C. Maldonado-Codina, P.B. Morgan, N. Efron, et al.
Comparative clinical performance of rigid versus soft hyper Dk contact lenses used for continuous wear.
Optom Vis Sci., 82 (2005), pp. 536-548
[25]
L.A. Jones-Jordan, J.J. Walline, D.O. Mutti, et al.
Gas permeable and soft contact lens wear in children.
Optom Vis Sci., 87 (2010), pp. 414-420
[26]
D. Fonn, B.A. Holden.
Rigid gas-permeable vs. hydrogel contact lenses for extended wear.
Am J Optom Physiol Opt., 65 (1988), pp. 536-544
[27]
D. Fonn, C.A. Gauthier, N. Pritchard.
Patient preferences and comparative ocular responses to rigid and soft contact lenses.
Optom Vis Sci., 72 (1995), pp. 857-863
[28]
J.F. Forister, E.F. Forister, K.K. Yeung, et al.
Prevalence of contact lens-related complications: UCLA contact lens study.
Eye Contact Lens., 35 (2009), pp. 176-180
[29]
M.J. Rah, J. Schafer, L. Zhang, et al.
A meta-analysis of studies on cosmetically tinted soft contact lenses.
Clinl Ophthalmol., 7 (2013), pp. 2037-2042
[30]
S. Singh, D. Satani, A. Patel, et al.
Colored cosmetic contact lenses: An unsafe trend in the younger generation.
[31]
P.B. Morgan, N. Efron.
Patterns of fitting cosmetically tinted contact lenses.
Cont Lens Anterior Eye., 32 (2009), pp. 207-208
[32]
N. Efron, P.B. Morgan, C.A. Woods.
International survey of contact lens prescribing for extended wear.
Optom Vis Sci., 89 (2012), pp. 122-129
[33]
P.B. Morgan, N. Efron, M. Helland, et al.
Global trends in prescribing contact lenses for extended wear.
Cont Lens Anterior Eye., 34 (2011), pp. 32-35
[34]
M.E. Jansen, R. Chalmers, G.L. Mitchell, et al.
Characterization of patients who report compliant and non-compliant overnight wear of soft contact lenses.
Cont Lens Anterior Eye., 34 (2011), pp. 229-235
[35]
S.B. Eiden, R.L. Davis, P.D. Bergenske.
Prospective study of lotrafilcon B lenses comparing 2 versus 4 weeks of wear for objective and subjective measures of health, comfort, and vision.
Eye Contact Lens., 39 (2013), pp. 290-294
[36]
A. Abdelkader.
Cosmetic soft contact lens associated ulcerative keratitis in southern Saudi Arabia.
Middle East Afr J Ophthalmol., 21 (2014), pp. 232-235
[37]
Y. Jiang, M. Jacobs, S. Bajaksouzian, et al.
Risk factors for microbial bioburden during daily wear of silicone hydrogel contact lenses.
Eye Contact Lens., 40 (2014), pp. 148-156
[38]
D. Todokoro, N. Yamada, M. Fukuchi, et al.
Topical voriconazole therapy of Purpureocillium lilacinum keratitis that occurred in disposable soft contact lens wearers.
Int Ophthalmol., 34 (2014), pp. 1159-1163
[39]
K. Sapkota, R. Martin, S. Franco, et al.
Common symptoms of Nepalese soft contact lens wearers: A pilot study.
J Optom., 8 (2015), pp. 200-205
[40]
C. Vajdic, B.A. Holden, D.F. Sweeney, et al.
The frequency of ocular symptoms during spectacle and daily soft and rigid contact lens wear.
Optom Vis Sci., 76 (1999), pp. 705-711
[41]
C. Riley, G. Young, R. Chalmers.
Prevalence of ocular surface symptoms, signs, and uncomfortable hours of wear in contact lens wearers: The effect of refitting with daily-wear silicone hydrogel lenses (senofilcon a).
Eye Contact Lens., 32 (2006), pp. 281-286
[42]
M. Guillon, C. Maissa.
Dry eye symptomatology of soft contact lens wearers and nonwearers.
Optom Vis Sci., 82 (2005), pp. 829-834
[43]
K. Pili, S. Kastelan, M. Karabatic, et al.
Dry eye in contact lens wearers as a growing public health problem.
Psychiatr Danub, 26 Suppl 3 (2014), pp. 528-532
[44]
J. Gonzalez-Cavada, R. Martin, D.P. Pinero.
Clinical characterization of asymptomatic or minimally symptomatic young patients showing signs compatible with dry eye: A pilot study.
Eye Contact Lens., 41 (2015), pp. 171-176
[45]
M.J. Glasson, F. Stapleton, L. Keay, et al.
Differences in clinical parameters and tear film of tolerant and intolerant contact lens wearers.
Invest Ophthalmol Vis Sci., 44 (2003), pp. 5116-5124
[46]
G. Young, R. Chalmers, L. Napier, et al.
Soft contact lens-related dryness with and without clinical signs.
Optom Vis Sci., 89 (2012), pp. 1125-1132
[47]
P. Lazon de la Jara, E. Papas, J. Diec, et al.
Effect of lens care systems on the clinical performance of a contact lens.
Optom Vis Sci, 90 (2013), pp. 344-350
[48]
G. Iskeleli, Y. Karakoc, A. Ozkok, et al.
Comparison of the effects of first and second generation silicone hydrogel contact lens wear on tear film osmolarity.
Int J Ophthalmol., 6 (2013), pp. 666-670
[49]
T.N. Truong, A.D. Graham, M.C. Lin.
Factors in contact lens symptoms: Evidence from a multistudy database.
Optom Vis Sci., 91 (2014), pp. 133-141
[50]
P. Ramamoorthy, J.J. Nichols.
Compliance factors associated with contact lens-related dry eye.
Eye Contact Lens., 40 (2014), pp. 17-22
[51]
N. Tran, A.D. Graham, M.C. Lin.
Ethnic differences in dry eye symptoms: Effects of corneal staining and length of contact lens wear.
Cont Lens Anterior Eye., 36 (2013), pp. 281-288
[52]
M. McDonald, J.L. Schachet, C.W. Lievens, et al.
Systane(R) ultra lubricant eye drops for treatment of contact lens-related dryness.
Eye Contact Lens., 40 (2014), pp. 106-110
[53]
M. Glasson, F. Stapleton, M. Willcox.
Lipid, lipase and lipocalin differences between tolerant and intolerant contact lens wearers.
Curr Eye Res., 25 (2002), pp. 227-235
[54]
H. Pult, P.J. Murphy, C. Purslow.
A novel method to predict the dry eye symptoms in new contact lens wearers.
Optom Vis Sci., 86 (2009), pp. E1042-E1050
[55]
Q. Chen, J. Wang, M. Shen, et al.
Lower volumes of tear menisci in contact lens wearers with dry eye symptoms.
Invest Ophthalmol Vis Sci., 50 (2009), pp. 3159-3163
[56]
S.Y. Lee, A. Petznick, L. Tong.
Associations of systemic diseases, smoking and contact lens wear with severity of dry eye.
Ophthalmic Physiol., 32 (2012), pp. 518-526
[57]
S.P. Chen, G. Massaro-Giordano, M. Pistilli, et al.
Tear osmolarity and dry eye symptoms in women using oral contraception and contact lenses.
[58]
R. Bhargava, P. Kumar.
Oral omega-3 fatty acid treatment for dry eye in contact lens wearers.
[59]
T. Kojima, O.M. Ibrahim, T. Wakamatsu, et al.
The impact of contact lens wear and visual display terminal work on ocular surface and tear functions in office workers.
Am J Ophthalmol, 152 (2011), pp. 933-940.e2
Copyright © 2016. Sociedad Mexicana de Oftalmología
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.