Buscar en
Revista Española de Patología
Toda la web
Inicio Revista Española de Patología La COVID-19, la autopsia y la medicina basada en la evidencia
Información de la revista
Vol. 54. Núm. 3.
Páginas 169-170 (Julio - Septiembre 2021)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 54. Núm. 3.
Páginas 169-170 (Julio - Septiembre 2021)
TEMAS DOCTRINALES
Acceso a texto completo
La COVID-19, la autopsia y la medicina basada en la evidencia
COVID 19: Autopsy and evidence-based medicine
Visitas
...
Eduardo Vazquez Martul
Histopatólogo retirado, exjefe del Servicio de Anatomía Patológica, Complejo Hospitalario Universitario A Coruña, A Coruña, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

Sin duda alguna, el curandero se hizo médico cuando intentó conocer el porqué de las enfermedades. Cuando la magia no contestaba a las preguntas ni curaba las dolencias, las mentes inquietas empezaron a observar las modificaciones de nuestros órganos y a buscar una respuesta lógica alejada del pensamiento mágico. Nace así el estudio autópsico post mortem como un hito en la historia de la medicina al permitir comprender la causa de las enfermedades por medio de la observación, y con ello las bases de una medicina moderna estrechamente ligada a la especialidad de Anatomía Patológica. La relevancia de este hecho no solo se limita a conocer el sustrato de la enfermedad, sino que era y sigue siendo el mejor método de enseñanza en cualquier escuela de medicina. De hecho, y en tiempos no tan remotos, en nuestro país, a imitación de los mejores hospitales docentes del mundo, se exigía un porcentaje alto de estudios autópsicos para alcanzar la categoría de hospital docente e incluso era una de las condiciones previas necesarias que capacitaban a un hospital iniciar un programa de trasplante. Sin duda alguna esta actividad conlleva un riesgo para todo el personal médico y auxiliar en aquellos fallecidos con infecciones altamente contaminantes, por lo que deberían estar siempre dotados de medidas de alta seguridad ya detalladas en cualquier manual de hospital moderno. No podemos olvidar hechos recientes, como la realización de autopsias en casos de Creutzfeldt-Jakob o el muy similar «mal de las vacas locas», el sida o las de cualquier paciente inmunodeprimido conllevan su realización con las máximas garantías pero es una exigencia médica conocer sus respectivas enfermedades y la causa final de la muerte.

¿Qué pasó con los fallecidos por la COVID-19? Quizás por la gravedad de la situación, la rapidez de la extensión de la pandemia, el colapso de los hospitales y la escasez de medidas de protección, como de hecho se ha demostrado, pocos estudios post mortem se han realizado a pesar de la demanda clínica, desconociéndose el grado de participación de la COVID-19 como verdadera causa de muerte. Es muy importante para la medicina saber el porqué de tantas muertes y para eso hubiese sido necesario tener un conocimiento más profundo de la enfermedad que tenían los fallecidos.

Aislados estudios post mortem se han realizado en nuestro país1,2 y en el mundo no hay más de 50 publicaciones en revistas médicas indexadas, y este hecho debiera hacer reflexionar a toda la sociedad médica para recomendar una práctica que es el mejor medio para conocer no solo la verdadera causa de muerte, sino también los mecanismos fisiopatológicos3-5.

En una medicina basada en la evidencia, el estudio autópsico es insustituible y así concluyen recientes trabajos científicos que recopilan todos los hallazgos publicados hasta el momento3. De la misma opinión y resaltando la gran importancia de la autopsia para demostrar la patogénesis y expansión del virus a nivel sistémico han sido las conclusiones del grupo de la Universidad de Hamburgo, que demuestra tras PCR la existencia de COVID-19 en múltiples órganos6. El examen histopatológico de muestras por medio de la autopsia o de punciones por aguja, para impedir riesgos, ha permitido conocer el tipo de afectación pulmonar, siempre difícil por la sobreimposición de lesiones a nivel alveolar en pacientes en estado de shock prolongado con intensa oxigenoterapia, pero también descubrir otros mecanismos fisiopatológicos con gran afectación de la coagulación. Un daño de la célula endotelial con presencia de endotelitis es un hecho demostrado gracias a los estudios histológicos y ultraestructurales que explicarían la mala evolución y los trastornos de la coagulación en casos muy graves7,8. La descripción de una necrosis cortical renal que se considera el sustrato más grave de una microangiopatía trombótica (MAT) se ha observado en un caso con estudio autópsico en nuestro país2. Este mecanismo fisiopatológico de daño endotelial y el consiguiente desencadenamiento de una MAT secundaria explicaría la mala evolución de pacientes que obligan a confirmar esta posibilidad para modificar pautas de tratamiento.

Los patólogos, como médicos que somos, tenemos un compromiso ineludible aportando nuestros conocimientos y deberíamos exigir siempre su realización con todas las garantías de seguridad9 al igual que cualquier personal sanitario expuesto. Nunca debemos olvidar que el patólogo como médico tiene la obligación ética de utilizar la metodología más apropiada que lo capacita para el conocimiento fisiopatológico, un diagnóstico y la aplicación del tratamiento adecuado. Por eso la autopsia clínica deberá seguir vigente sin olvidar que es el mejor control de calidad de una medicina científica basada en la evidencia.

Conflicto de intereses

El autor declara no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
P. Navarro Conde, P. Alemany Monraval, C. Medina Medina, A. Jiménez Sánchez, J.C. Andrés Teruel, J. Ferrando Marco, et al.
Autopsy findings from the first known death from Severe acute respiratory syndrome SARS-CoV-2 in Spain.
Rev Esp Patol., 53 (2020), pp. 188-192
[2]
The first COVID-19 autopsy in Spain performed during the early stages of the pandemic. COVID-19 Autopsy. Electronic address: anapat.hrc@salud.madrid.org. Rev Esp Patol. 2020;53:182---7, anapat.hrc@salud.madrid.org
[3]
A. Maiese, A.C. Manetti, R. La Russa, M. Di Paolo, E. Turillazzi, P. Frati, et al.
Autopsy findings in COVID-19-related deaths: A literature review.
Forensic Sci Med Pathol., (2020),
[4]
M. Salerno, F. Sessa, A. Piscopo, A. Montana, M. Torrisi, F. Patanè, et al.
No autopsies on COVID-19 deaths: A missed opportunity and the lockdown of science.
Clin Med., 9 (2020), pp. 1472
[5]
B. Hanley, S.B. Lucas, E. Youd, B. Swift, M. Osborn.
Autopsy in suspected COVID-19 cases.
J Clin Pathol., 73 (2020), pp. 239-242
[6]
D. Wichmann, J.P. Sperhake, M. Lütgehetmann, S. Steurer, C. Edler, A. Heinemann, et al.
Autopsy findings and venous thromboembolism in patients with COVID-19: A prospective cohort study.
Ann Intern Med., 173 (2020), pp. 268-277
[7]
V.G. Puelles, M. Lütgehetmann, M.T. Lindenmeyer, J.P. Sperhake, M.N. Wong, L. Allweiss, et al.
Multiorgan and renal tropism of SARS-CoV-2.
N Engl J Med., 383 (2020), pp. 590-592
[8]
Z. Varga, A.J. Flammer, P. Steiger, M. Haberecker, R. Andermatt, A.S. Zinkernagel, et al.
Endothelial cell infection and endotheliitis in COVID-19.
Lancet., 395 (2020), pp. 1417-1418
[9]
Procedimiento para el manejo de cadáveres de casos de COVI-19. Documento técnico. Versión 05.03.2020. SEAP-IAP. Ministerio de Sanidad.
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos