Regístrese
Buscar en
REEMO
Toda la web
Inicio REEMO QUISTE HIDATÍDICO ÓSEO
Información de la revista
Vol. 17. Núm. 1.
Páginas 1-16 (Enero 2008)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 17. Núm. 1.
Páginas 1-16 (Enero 2008)
DOI: 10.1016/S1132-8460(08)71133-4
Acceso a texto completo
QUISTE HIDATÍDICO ÓSEO
BONE HYDATID CYST
Visitas
6797
M??. CONTRERAS BLASCOa
a SERVICIO DE REUMATOLOG??A. HOSPITAL DE TORREVIEJA. TORREVIEJA. ALICANTE. ESPA??A.
Este artículo ha recibido
6797
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo




CASO CLÍNICO

Se trata de una mujer de 52 años sin antecedentes médicos de interés que acude a urgencias por un cuadro de dolor centrotorácico de características atípicas. Se le realiza una radiografía simple de tórax en la que se encuentra, de forma casual, una lesión quística en el tercio proxi mal del húmero derecho (fig. 1). La paciente se encontraba totalmente asintomática del brazo.

Fig. 1. Lesión osteolítica quística en el extremo distal del húmero.

DIAGNÓSTICO

Quiste hidatídico en el tercio proximal del húmero derecho.

DISCUSIÓN

La hidatidosis es una enfermedad parasitaria, de distribución mundial, producida por las larvas del Echinococcus, generalmente de la especie E. granulosus, y con menor frecuencia del E. multilocularis o del E. vogeli1. El E. granulosus se encuentra en Australia, Argentina, Chile, África, Europa del Este, Oriente Medio, Nueva Zelanda y la cuenca mediterránea, sobre todo en Líbano y Grecia. La hidatidosis ósea es una patología rara, que representa el 1-2% de todas las hidatidosis humanas2.

El gusano adulto vive en el intestino delgado del huésped definitivo, que suele ser el perro. Los huevos son expulsados con las heces. De modo que el hombre, que es el huésped intermediario, se infecta al ingerir accidentalmente esos huevos, que anidan en el duodeno y liberan embriones que atraviesan la mucosa y alcanzan la circulación portal, de donde pasan al hígado, que es la localización más frecuente de esta infección. A veces, las larvas pasan la primera barrera hepática y alcanzan los pulmones1,3,4. Es más raro que las larvas consigan alcanzar la circulación arterial y así afectar a otros tejidos, como el cerebro, el riñón o el hueso, o incluso el músculo5,6. Una vez alcanzan esos tejidos forman quistes que pueden calcificarse, apareciendo como áreas radiodensas curvilíneas e irregulares7. La hidatidosis ósea es rara, ya que las larvas tienen que pasar dos filtros: el pulmonar y el hepático. Sin embargo, la afectación ósea es una de las formas más severas4,8-10.

La invasión intraósea se produce por tres mecanismos:

1) Mecánico: por compresión y dislocación.

2) Isquémico: por obstrucción y compresión de los vasos nutrientes, lo que origina la consiguiente necrosis ósea.

3) Celular: por proliferación de osteoclastos alrededor del tejido óseo comprimido11.

Con el paso del tiempo se puede producir la invasión extraósea de los tejidos blandos, por disrupción ósea o por una fractura patológica, formándose el llamado absceso hidatídico, que es un absceso frío, migratorio, similar al tuberculoso4.

La afectación ósea primaria es producida por el Echinococcus granulosus, mientras que el Echinococcus multilocularis produce la afectación de hueso y partes blandas por continuidad a partir del hígado10. La hidatidosis ósea suele afectar a un solo hueso, aunque puede hacerlo también a los huesos adyacentes. Los huesos que se afectan con mayor frecuencia son las vértebras, la pelvis, los huesos largos y el cráneo12,13. Dentro de los huesos largos el que se afecta con mayor frecuencia es el fémur, seguido por la tibia4.

Desde que se produce la invasión por el parásito tiene lugar un período de latencia muy largo, de varios años, con lo que el diagnóstico suele ser muy tardío, en fases muy avanzadas4,7. A este diagnóstico tardío contribuye el hecho de que clínicamente la enfermedad suele ser asintomática. Cuando se diagnostica es de forma casual, como hallazgo radiológico, o cuando se produce una complicación. Las posibles complicaciones que puede originar la hidatidosis ósea son:

1) Fracturas patológicas, cuando afecta a huesos largos.

2) Déficit neurológico secundario a com presión medular, cuando afecta la columna vertebral.

3) Fistulización del absceso.

4) Infección bacteriana secundaria del absceso4.

El diagnóstico habitualmente es radiológico, reservándose la resonancia y la tomografía para el estudio de extensión4,8,9.

Radiológicamente se caracteriza por presentarse como una lesión osteolítica quística, única o múltiple, de carácter expansivo, mal delimitada, con ausencia de reacción perióstica7. Cuando afecta a huesos largos, inicialmente se localiza en la metáfisis, para luego extenderse a la epífisis y la diáfisis, dando lugar a la denominada panosteoequinococosis de Costantini4.

El diagnóstico diferencial se debe hacer con la displasia fibrosa, el plasmocitoma, el tumor de células gigantes, los tumores cartilaginosos, las metástasis esqueléticas, el tumor pardo del hiperparatiroidismo, el angiosarcoma y el seudotumor hemofílico. Cuando afecta a la columna vertebral hay que diferenciarlo también de la tuberculosis y de la osteomielitis piógena crónica.

El pronóstico de la hidatidosis ósea es malo cuando afecta a la columna vertebral o a la pelvis, que además son sus localizaciones más frecuentes4,8.

El tratamiento es la excisión quirúrgica, con un amplio margen sano, ya que la extirpación incompleta se acompaña de recidivas. Cuando afecta a huesos largos, se realiza la resección del hueso, pero puede ser necesaria incluso la amputación o desarticulación si la lesión es extensa1,4,8,5.

Bibliografía
[1]
Cestodos. En: Harrison Principios de Medicina Interna. Madrid: Mosby; 2006. p. 1410-5.
[2]
Manifestaciones musculoesquel??ticas de las enfermedades parasitarias. En: Pascual E, Rodr??guez V, Carbonel J, G??mez-Reino J, editores. Tratado de Reumatolog??a. Madrid: Ar??n; 1998. p. 1387-94.
[3]
Mycobacterial, Brucella, fungal and parasitic arthritis. En: Hochberg M, Silman A, Smolen J, Weinblatt M, Weisman M, editors. Rheumatology. Madrid: Mosby; 2003. p. 1077-89.
[4]
Zlitni M, Ezzaouia K, Lebib H, Karray M, Kooli M, Mestiri M..
Hydatid cyst of bone: diagnosis and treatment..
World J Surg, 25 (2001), pp. 75-82
[5]
García P, Vásquez A, Palomares O..
Multiple hidatidosis of the liver, bones and muscles..
Rev Esp Enferm Dig, 87 (1995), pp. 267-8
[6]
Torcal J, García-Álvarez F, Salinas JC, Sainz JM, Navarro A, Güemes A, et al..
Hidatidosis muscular primaria..
Cir Es, 72 (2002), pp. 147-51
[7]
Osteomielitis, artritis s??ptica e infecciones de partes blandas: organismos. En: Resnick D, editor. Huesos y articulaciones en imagen. Madrid: Marb??n; 2001. p. 684-716.
[8]
Sapkas GS, Stahakopoulos DP, Babis GC, Tsarouchas JK..
Hydatid disease of bones and joints. 8 cases followed for 4-16 years..
Acta Orthop Scand, 69 (1998), pp. 89-94
[9]
Belzunegui J, Maíz O, López L, Plazaola I, González C, Figueroa M..
Hydatid disease of bone with adjacent joint involvement. A radiological follow-up of 12 years..
Br J Rheum, 36 (1997), pp. 133-5
[10]
Navarro I, Pereda G..
Hidatidosis ósea de la pelvis..
Rev Clin Esp, 135 (1974), pp. 395-8
[11]
Barredo I, Aperribay M, Cancio J..
Hidatidosis ósea del peroné..
Rev Esp Patol, 37 (2004), pp. 315-20
[12]
Rong SH, Nie ZQ..
Hydatid disease of bone..
Clin Radiol, 36 (1985), pp. 301-5
[13]
Durán H, Fernández L, Gómez F, López L, Mata P, Brandan D, et al..
Osseous hidatidosis..
J Bone J Surg, 60 (1978), pp. 685-90
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.