Buscar en
Piel. Formación continuada en dermatología
Toda la web
Inicio Piel. Formación continuada en dermatología Dermatosis potencialmente fatales
Información de la revista
Vol. 25. Núm. 6.
Páginas 307-318 (Junio - Julio 2010)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 25. Núm. 6.
Páginas 307-318 (Junio - Julio 2010)
La piel en el contexto de la medicina y sus especialidades
DOI: 10.1016/j.piel.2010.04.010
Acceso a texto completo
Dermatosis potencialmente fatales
Potentially fatal dermatosis
Visitas
...
Lidia Pérez-Pérez??
Autor para correspondencia
lidiacomba@yahoo.es

Autor para correspondencia.
, Ander Zulaica, Francisco Allegue
Servicio de Dermatología, Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, Vigo, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (8)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (4)
Tabla 1. Signos y síntomas de alarma en un paciente con lesiones cutáneas
Tabla 2. Clasificación de las dermatosis potencialmente fatales2
Tabla 3. Fármacos relacionados con el desarrollo de síndrome de Stevens Johnson (SSJ)/ necrolisis epidérmica tóxica (NET)6
Tabla 4. Criterios diagnósticos del Síndrome del shock tóxico35,37
Mostrar másMostrar menos
Texto completo
Introducción

Una gran parte de la población general (incluyendo numerosos médicos, algunos de ellos dermatólogos) ha subestimado y subestiman todavía el impacto y las consecuencias de las enfermedades cutáneas, olvidando que la piel es un órgano fundamental y como tal desempeña un papel fisiológico tan importante para la vida como el de otros órganos. Muchos se muestran escépticos en relación a la existencia de verdaderas «urgencias dermatológicas», concepto parcialmente desvirtuado en la actualidad en parte porque muchos pacientes son incorrectamente derivados a dermatología de forma «urgente»1.

«Potencialmente fatales» podrían resultar numerosas enfermedades cutáneas de muy variada etiología y características, bien sea porque puedan determinar un compromiso vital inminente o porque condicionen complicaciones tardías relevantes. Es por ello de suma importancia que como clínicos seamos capaces de reconocer y diagnosticar rápidamente estas situaciones, puesto que de ello dependerá el pronóstico del paciente.

Debido al amplio y variado abanico de enfermedades cutáneas que podrían encuadrarse en el concepto que da título a esta revisión, no pretende estructurarse ésta como una recopilación exhaustiva; simplemente aspira a repasar y actualizar las principales características de algunos procesos dermatológicos que por su posible fatalidad requieren una rápida identificación y tratamiento.

Signos de alarma

En no pocas ocasiones resulta difícil valorar en la primera consulta la gravedad del cuadro que presenta un paciente, ya que la evolución del mismo puede no ser previsible, los síntomas pueden ser escasos en ese instante y el paciente puede no mostrar al inicio una afectación del estado general que transmita una sensación de urgencia.

Paralelamente a la propia enfermedad, ciertos condi-cionantes pueden influir en la fatalidad de algunas dermatosis o predisponer a un paciente a desarrollar dermatosis (o complicaciones de éstas) particularmente fatales. Entre aquellos destacan la edad del paciente y sus enfermedades basales (obesidad, HTA, DM, insuficiencia vascular, inmunodepresión). Determinados signos y síntomas cutáneos y sistémicos constituyen importantes datos de alarma que ayudan a intuir una posible evolución fatal (tabla 1). Su presencia hace necesaria la realización de una exploración minuciosa y de las pruebas complementarias apropiadas en cada caso.

Tabla 1.

Signos y síntomas de alarma en un paciente con lesiones cutáneas

Dermatológicos  Extracutáneos 
Afectación de superficies extensas  Fiebre 
Afectación de mucosas  Alteraciones del nivel de consciencia: agitación, letargia 
Dolor cutáneo  Signos de shock: hipotensión, taquicardia, taquipnea 
Lesiones purpúricas  Dolor 
Lesiones necróticas  Anorexia 
Lesiones de contenido líquido  Astenia 
Áreas de fluctuación  Adenopatías 
Áreas de crepitación  Artralgias 
Edema facial  Síntomas gastrointestinales 
Eritrodermia  Signos meníngeos 
Principales y más comunes dermatosis potencialmente fatales

Todo clínico debería estar familiarizado con las características de las principales dermatosis que pueden presentar una evolución fatal y rápida y que por ello son subsidiarias de recibir tratamiento hospitalario urgente. Otras muchas que pueden ser fatales a más largo plazo2 (tabla 2) no serán comentadas en las siguientes líneas por limitaciones de espacio.

Tabla 2.

Clasificación de las dermatosis potencialmente fatales2

Etiología  Entidades 
1. InfecciosaSíndrome de la piel escaldada estafilocócica 
Síndrome del shock tóxico 
Fascitis necrotizante 
Púrpura fulminans 
Ectima gangrenoso 
Meningococemia diseminada 
Rickettsiosis 
Micosis profundas 
Erupción variceliforme de Kaposi 
2. FarmacológicaSíndrome de Stevens-Johnson/NET 
DRESS/DIHS 
3. AutoinmunePénfigo vulgar 
Penfigoide ampolloso 
Lupus eritematoso sistémico 
Dermatomiositis 
Esclerodermia 
4. TumoralMelanoma 
Linfomas cutáneos 
Angiosarcoma 
Carcinoma de células de Merkel 
5. VascularCalcifilaxis 
Enfermedad de Kawasaki 
Panarteritis nodosa 
Síndrome de Kassabach Merrit 
Granulomatosis de Wegener 
Síndrome de Churg-Strauss 
Síndrome antifosfolípido 
6. GenodermatosisEpidermolisis ampollosa (juntural de Herlitz, distrófica recesiva de Hallopeau-Siemens
Feto arlequín, bebé collodion 
Síndrome de Gardner. Síndrome de Muir-Torre 
7. MisceláneaUrticaria y anafilaxis 
Eritrodermia 
Insuficiencia cutánea aguda 
Psoriasis pustuloso 

DIHS: Drug Induced Hypersensitivity Syndrome; DRESS: Drug reaction/rash with eosinophilia and systemic symptoms; NET: Necrolisis Epidérmica Tóxica.

Dermatosis potencialmente fatales de origen farmacológicoSíndrome de Stevens-Johnson (SSJ) y Síndrome de Lyell o necrolisis epidérmica tóxica (NET)

Concepto. Ambas entidades forman parte de un espectro clínico de infrecuentes pero graves reacciones que cursan con necrosis epidérmica y afectación mucosa. En la actualidad se acepta que presentan rasgos clínicos, etiológicos, demográficos e histológicos que las diferencian del eritema multiforme major3,4, a pesar de que clásicamente se consideró durante mucho tiempo que éste formaba parte del mismo espectro clínico.

Epidemiología. La incidencia del SSJ y de la NET se encuentra entre el 1–7 y el 1–2 casos por millón de habitantes por año, respectivamente5 y es mayor en ciertos grupos de pacientes (ancianos, infectados por el VIH, pacientes con enfermedades sistémicas que habitualmente requieren tratamientos múltiples). El SSJ presenta un 1–3% de mortalidad, mientras que la NET puede alcanzar hasta un 30%5.

Etiología y etiopatogenia. La mayor parte de los casos de SSJ y NET (aproximadamente 80% y 50–80%, respectivamente) son causados por respuestas idiosincrásicas a fármacos. En la actualidad, más de 220 han sido asociados al desarrollo de estas entidades5,6 (tabla 3). De ellos, el alopurinol es el fármaco implicado con mayor frecuencia7, principalmente cuando se sobrepasan los 200mg diarios. Se han implicado también agentes infecciosos (M. pneumoniae, vacunaciones (sarampión, paperas, rubeola), agentes físicos (radioterapia), enfermedades sistémicas y trasplante de médula ósea5,8–11. Estudios recientes han mostrado una fuerte asociación entre la presencia del alelo HLA‐B*1502 y el desarrollo de SSJ/NET en pacientes asiáticos que reciben tratamiento con carbamazepina12.

Tabla 3.

Fármacos relacionados con el desarrollo de síndrome de Stevens Johnson (SSJ)/ necrolisis epidérmica tóxica (NET)6

Grupo farmacológico  Principios activos 
AntibióticosSulfonamidas (TMP/SMX), Mupirocina 
Aminopenicilinas, Cefalosporinas 
Tetraciclinas, macrólidos 
Antipalúdicos, quinolonas 
Rifampicina, isoniacida 
Antifúngicos imidazólicos 
AntiviralesNevirapina, etravirina 
Darunavir, abacavir 
AINEOxicams 
Inhibidores de la COX-2 (valdecoxib, celecoxib, rofecoxib) 
Hipouricemiantes  Alopurinol 
AnticonvulsivantesFenitoína, clobazam 
Carbamazepina, fenobarbital 
Zonisamida, lamotrigina 
Ácido valproico 
Agentes biológicosAdalimumab 
Cetuximab 
MisceláneaClormezanona 
Talidomida 
Pseudoefedrina 
Sildenafilo 
Arabinósido de citosina 

El desarrollo de SSJ/NET implica una respuesta inmune específica a uno o más fármacos y constituye una forma de hipersensibilidad de tipo retardado13. El suceso fundamental en el SSJ/NET es la apoptosis de los queratinocitos inducida por linfocitos T citotóxicos específicos. La activación del sistema Fas/Fas ligando y la producción de citocinas por los linfocitos T y los macrófagos contribuyen a la patogénesis del SSJ/NET13.

Manifestaciones clínicas. El SJS y la NET se diferencian principalmente en la extensión de las lesiones. El primero se caracteriza por un despegamiento epidérmico inferior al 10% de la superficie corporal total, mientras que la NET se define por un despegamiento que afecta a más del 30% de la misma. Los casos intermedios se denominan «superposición SSJ/NET». Generalmente debutan entre 4–28 días tras la ingesta del fármaco causante, siendo los 2 meses iniciales del tratamiento el periodo de mayor riesgo. Las lesiones cutáneas van precedidas (1–14 días) de una fase prodrómica con síntomas pseudogripales: fiebre, tos, mialgias, artralgias y malestar general. Progresivamente se desarrollan lesiones cutáneas eritemato purpúricas dolorosas, de tamaño y forma irregular (en diana atípica), que se acompañan o siguen de necrosis y desprendimiento epidérmico con ampollas flácidas y signo de Nikolsky positivo4. Se afectan principalmente el tronco y la cara (fig. 1) y en menor medida el cuello y las extremidades. El despegamiento evoluciona a lo largo de 2–15 días y las lesiones van reepitelizando en unos días dejando máculas hipo o hiperpigmentadas6.

Figura 1.

Extensas zonas erosivas afectando la cara (izquierda) y la semimucosa labial (derecha) de 2 pacientes con necrolisis epidérmica tóxica. Se observan áreas de despegamiento epidérmico.

(0,14MB).

Aproximadamente el 90% de los pacientes padece afectación de las mucosas, generalmente en 2 o más territorios, que cursa con áreas eritematosas y erosiones dolorosas. La mucosa oral se afecta casi invariablemente y puede preceder al desarrollo de las lesiones cutáneas. Un 60–85% de los pacientes presenta afectación de la mucosa ocular, que puede determinar importantes secuelas (úlceras corneales, sinequias, xeroftalmia, simblefaron, fotofobia, disfunción de las glándulas de Meibomio e incluso ceguera). Pueden afectarse también las mucosas anogenital, respiratoria y gastrointestinal13.

Diagnóstico. Se fundamenta en la sospecha clínica tras la ingesta de un fármaco sospechoso. El estudio histopatológico muestra la presencia de grados variables de necrosis epidérmica (con afectación de todo el espesor de la epidermis y formación de ampollas subepidérmicas en los casos más graves) y un infiltrado linfocitario cuya densidad se correlaciona con la intensidad del cuadro6. Los estudios de inmunofluorescencia directa son negativos.

Una herramienta de gran utilidad para estratificar la gravedad del cuadro, especialmente si se realiza de forma precoz (al tercer día), es la escala SCORTEN14 (fig. 2).

Figura 2.

Escala SCORTEN que estratifica la gravedad y el pronóstico de los pacientes con necrolisis epidérmica tóxica.

(0,19MB).

Diagnóstico diferencial5. Incluye: síndrome de la piel escaldada estafilocócica (SSSS), eritema multiforme (EM), dermatosis Ig A lineal, pénfigo paraneoplásico, enfermedad de injerto contra huésped aguda, pénfigo y penfigoide inducido por fármacos, exantema fijo medicamentoso generalizado, pustulosis generalizada exantemática aguda15.

Tratamiento. El tratamiento farmacológico de esta entidad sigue resultando controvertido, puesto que no existen evidencias suficientes que permitan destacar el beneficio de un tratamiento sistémico sobre los demás16. La primera y más fundamental medida es la suspensión de cualquier fármaco sospechoso17.

Los pacientes con un SCORTEN superior a 1 deben ser tratados en unidades especializadas18. Se debe realizar un control estricto del balance hidroelectrolítico y de la nutrición del paciente, administrar profilaxis de la enfermedad tromboembólica y analgesia, tomar muestras biológicas repetidas para descartar focos infecciosos (piel, orina, sangre, dispositivos intravasculares) y solicitar una valoración oftalmológica precoz, para evitar el desarrollo de complicaciones oculares difícilmente reversibles.

El tratamiento local consiste en el desbridamiento de las áreas necróticas y protección de las áreas denudadas mediante apósitos biológicos, aloinjertos de piel o apósitos de plata. Éstos deben cambiarse cada 3 días19 y almohadillarse con gasas y vendajes que se cambiarán diariamente.

El tratamiento sistémico4,15 incluye varias opciones:

  • Corticoides sistémicos: su uso se ha asociado clásicamente al desarrollo de infecciones, retrasos en la cicatrización de las lesiones y aumento de la mortalidad. La mayoría de los expertos desaconsejan su empleo, sin embargo, existen recientes descripciones que sugieren las ventajas de una pauta pulsátil precoz20.

  • Gammaglobulina intravenosa (IGIV): existen estudios que muestran un incremento de la supervivencia y otros que muestran mínimos o nulos efectos5. Algunos consideran que dada la escasa toxicidad de la IGIV y considerando la gravedad de la situación, el balance riesgo/beneficio favorece el inicio de este tratamiento6.

  • Plasmaféresis: permite eliminar el factor patogénico del torrente sanguíneo. Los resultados obtenidos, al igual que con otras alternativas, varían de un estudio a otro6.

  • Tratamiento combinado: algunos autores han observado una reducción de la mortalidad con la administración conjunta de IGIV y corticoides21.

  • Antibióticos sistémicos: deben prescribirse únicamente ante la presencia de un foco infeccioso y no de forma profiláctica.

  • Algunos autores recomiendan la administración de factor estimulador de las colonias de granulocitos cuando las cifras de neutrófilos desciendan por debajo de 1000 por mm3,22.

También se han descrito respuestas variables tras la administración de ciclofosfamida, ciclosporina, infliximab y pentoxifilina6.

Síndrome de hipersensibilidad inducido por fármacos (SHIF)

Concepto. Es una reacción grave inducida por fármacos que cursa con afectación cutánea y multisistémica. Se denomina también DRESS (drug reaction /rash with eosinophilia and systemic symptoms).

Etiología y etiopatogenia. Los anticonvulsivantes son los fármacos asociados con mayor frecuencia al desarrollo de este cuadro. La dapsona, la salazosulfapiridina, la mexiletina, la minociclina, el metimazol, la cianamida y el alopurinol también pueden causarlo. El virus herpes humano 623, el virus herpes humano 724, el virus de Epstein-Barr25 y el citomegalovirus26 podrían estar implicados en el desarrollo de esta entidad.

Se considera que el SHIF se debe a una reacción inmunológica al fármaco o a alguno de sus metabolitos, aunque este mecanismo no es suficiente para explicar el comportamiento global de la enfermedad.

Manifestaciones clínicas. Se caracteriza por la aparición de fiebre, edema facial y un exantema máculo-papuloso que se inicia entre 2–6 semanas tras la administración del fármaco causante. Pueden aparecer adenopatías, hepatitis, fallo renal y alteraciones hematológicas (linfocitosis atípica, eosinofilia, leucocitosis). Se observa con frecuencia un descenso en los niveles de IgA, IgG e IgM27. Los síntomas pueden mantenerse durante más de 2 semanas tras la suspensión del mismo y no son infrecuentes los rebrotes27,28. Las complicaciones de este cuadro son raras e incluyen encefalitis, hipotiroidismo, miocarditis y diabetes mellitus. Su mortalidad puede llegar a ser del 20% y se correlaciona con el grado de afectación hepática y renal27.

Diagnóstico. Shiohara et al establecieron en el año 2007 los criterios diagnósticos de esta entidad29: 1) exantema maculo-papuloso que aparece más de 3 semanas tras el inicio del fármaco causante; 2) persistencia de los síntomas más allá de 2 semanas tras la suspensión del agente causal; 3) fiebre (>38°C); 4) alteraciones hepáticas (elevación de transaminasas, especialmente GGT); 5) alteraciones leucocitarias (al menos una de las siguientes): leucocitosis (>11×109L−1); linfocitosis atípica (>5%); eosinofilia (>1,5×109L−1); 6) linfadenopatía y 7) reactivación del VVH6. Para el diagnóstico de un SHIF típico es necesaria la presencia de los 7 criterios. Las pruebas epicutáneas y el test de transformación de linfocitos realizados tras la remisión del cuadro suelen mostrar resultados positivos en la mayoría de los pacientes. En el estudio histopatológico suele ser habitual la presencia de infiltrados linfocitarios (perivasculares superficiales y en ocasiones en banda con epidermotropismo), con extravasación de eritrocitos y eosinófilos.

Tratamiento. No existe un tratamiento protocolizado. A pesar de ello, los corticoides constituyen hoy en día la alternativa más empleada (40–60mg de prednisolona, con descenso gradual en 6–8 semanas; pulsos de metilprednisolona iv, 30mg/kg durante 3 días)27. En los casos de SHIF asociado a infección por CMV debe administrarse tratamiento con antivirales (ganciclovir o foscarnet)30.

Dermatosis potencialmente fatales de origen infecciosoSíndrome de la piel escaldada estafilocócica (SSSS) o enfermedad de Ritter

Concepto. El SSSS es un cuadro clínico desencadenado por la liberación de toxinas exfoliativas producidas por el Staphylococcus aureus.

Epidemiología. Afecta mayoritariamente a niños, con una incidencia de 0,09–0,13 casos por millón de habitantes por año31. Los pacientes inmunodeprimidos y aquéllos con insuficiencia renal poseen un mayor riesgo de padecerlo. Se ha descrito una mortalidad de hasta el 11% en niños y del 40–60% en adultos31,32.

Etiología y etiopatogenia. Está producido por exotoxinas exfoliativas (exfoliatinas A y B), sintetizadas por algunas cepas de S. aureus (fago grupo II, tipos 3a, 3b, 3c, 55, 71) y más raramente por cepas de S. aureus meticilin-resistente, que se unen a la desmogleína 1 y producen un despegamiento intraepidérmico entre los estratos espinoso y granuloso33.

Manifestaciones clínicas. Se presenta de forma abrupta con un eritema de tonalidad anaranjada (fig. 3), difuso y mal delimitado, acompañado de malestar general, hipersensibilidad o dolor cutáneo y fiebre. El cuadro evoluciona produciendo amplias zonas de despegamiento epidérmico con signo de Nikolsky positivo que dejan al descubierto áreas erosivas exudativas. Característicamente respeta las mucosas y se acentúa en las áreas periorificiales y en las flexuras (fig. 4). Suele asociarse a la presencia de un foco infeccioso (conjuntivitis, otitis, faringitis, artritis séptica o piodermitis). Generalmente el cuadro se resuelve en 5–14 días con tratamiento adecuado. Las complicaciones son infrecuentes e incluyen neumonía, celulitis, desequilibrio hidroelectrolítico/térmico y sepsis.

Figura 3.

Síndrome de la piel escaldada estafilocócica: descamación fina periorificial y en la cara posterior del cuello.

(0,12MB).
Figura 4.

Síndrome de la piel escaldada estafilocócica: exantema de predominio en las flexuras.

(0,11MB).

Diagnóstico diferencial. Debe establecerse con el impétigo ampolloso, las quemaduras térmicas y por químicos, la NET, la epidermolisis ampollosa, la escarlatina, el eritema multiforme, la enfermedad de Kawasaki, la eritrodermia ictiosiforme congénita ampollosa y el síndrome de shock tóxico.

Tratamiento. Deben instaurarse medidas generales que incluyan la reposición hidroelectrolítica y el control de la temperatura, la cura de las lesiones cutáneas, la realización de análisis de sangre con marcadores inflamatorios, la recogida de muestras para cultivos (hisopos de las lesiones cutáneas, hisopos nasales, hemocultivos) y la administración de la analgesia necesaria. El midazolam intravenoso puede ser útil si el paciente presenta ansiedad y la gabapentina puede ayudar a controlar el prurito32.

Es necesario también un tratamiento específico con antibióticos sistémicos (bencilpenicilina o macrólidos) y con antibióticos tópicos en los focos infecciosos (conjuntivitis, lesiones cutáneas). En los casos con importante repercusión sistémica puede ser útil administrar plasma fresco congelado (10ml/kg), que contribuye a la neutralización de las toxinas circulantes32.

Síndrome del shock tóxico (SST)

Concepto. El SST es una enfermedad aguda, multisistémica y muy grave, ocasionada por cepas de S. aureus y Streptococcus pyogenes (Streptococcus del grupo A) productoras de toxinas.

Epidemiología. El SST estafilocócico menstrual se describió clásicamente en relación al uso de tampones muy absorbentes durante la menstruación. Presenta una incidencia de 0,9–3,4 casos por 100.000 habitantes por año. El SST no menstrual es más prevalente, constituyendo aproximadamente el 62% del total de SST estafilocócicos y presenta una mayor mortalidad que el menstrual34,35.

El SST estreptocócico presenta una incidencia de 1,5–5,2 casos por 100.000 habitantes por año y una mortalidad del 23–80%35.

Etiopatogenia. Ambos SST son secundarios a focos de colonización o infección por cepas productoras de toxinas. El SST estafilocócico no menstrual puede aparecer tras alteración de la barrera cutánea o mucosa, asociado a abscesos o quemaduras y tras intervenciones quirúrgicas; el SST estraptocócico se origina generalmente en focos de fascitis necrotizante, celulitis y miositis. Las toxinas producidas por estas bacterias se comportan como superantígenos, desencadenando una activación extrema de las células T que determina una producción exagerada de citocinas. Las toxinas más comúnmente asociadas al desarrollo del SST son la TSST-1, las enterotoxinas B y C (estafilocócicas) y la exotoxina pirogénica estreptocócica A.

Manifestaciones clínicas. El SST estafilocócico debuta de forma brusca con un cuadro pseudogripal (fiebre, mialgias, cefalea, odinofagia, náuseas, vómitos) seguido de confusión, letargia, agitación e hipotensión. En las primeras 48h suele observarse un exantema maculoso escarlatiniforme centrífugo, que en 1–2 semanas da paso a descamación. Es habitual la presencia de hiperemia conjuntival, faringitis, lengua en fresa y erosiones en la mucosa oral y los labios. El cuadro progresa tan rápidamente que el fallo multiorgánico puede ser evidente en 8–12h35,36. Entre las complicaciones de este cuadro figuran fallo renal, alteraciones de la función hepática, síndrome del distress respiratorio del adulto, cardiomiopatía, encefalopatía y coagulación intravascular diseminada37.

En el SST estreptocócico los síntomas iniciales pueden variar en función del foco infeccioso. Cuando éste asienta en la piel y los tejidos blandos, suele iniciarse con dolor localizado acompañado de eritema y edema, en ocasiones con hematomas y ampollas hemorrágicas35–37. En un 20% de los pacientes pueden observarse síntomas pseudogripales (fiebre, odinofagia, adenopatías, náuseas y vómitos) e hipotensión (fig. 5). Casi el 80% de los pacientes presentan afectación de la función renal37.

Figura 5.

Síndrome del shock tóxico estreptocócico: lesiones cutáneas maculosas eritemato violáceas, de límites mal definidos y generalizadas.

(0,12MB).

Diagnóstico. Se basa en la sospecha y los hallazgos clínicos (tabla 4). La realización de hemocultivos proporciona resultados positivos en más del 60% de los pacientes con SST estreptocócico y en menos del 5% de los pacientes con SST estafilocócico.

Tabla 4.

Criterios diagnósticos del Síndrome del shock tóxico35,37

SST estafilocócico  SST estreptocócico 
Generales
  • 1.

    Fiebre >38,9°C

  • 2.

    Hipotensión arterial (TAS <90mm/Hg o síncope ortostático)

    Cutáneos

  • 3.

    Exantema maculoso difuso

  • 4.

    Descamación de predominio PP (1–2 semanas después)

  • 5.

    Sistémicos (3 o más)

    • Alteraciones GI: vómitos, diarrea

    • Afectación muscular: mialgias, elevación de la CPK

    • Afectación de mucosas: orofaríngea, conjuntival, vaginal

    • Afectación renal: BUN/creatinina x2

    • Afectación hepática: bilirrubina y transaminasas x2

    • Plaquetas <100.000/mm3

    • Afectación del SNC (desorientación o alteración del nivel de consciencis sin focalidad)

 
Clínicos:
  • 1.

    Hipotensión

  • 2.

    Dos más de los siguientes:

    • a.

      Afectación renal (creatinina >2mg/dl)

    • b.

      Plaquetas <100.000/mm3

    • c.

      Afectación hepática??

    • d.

      SDRA

    • e.

      Exantema maculoso eritematoso con descamación posterior

    • f.

      Necrosis de tejidos blandos, incluyendo FN, miositis o gangrena

 
   
6. Laboratorio: resultados negativos en  Laboratorio 
  • Cultivos de faringe, sangre o LCR (los hemocultivos pueden ser positivos para S. aureus)

  • Serología de leptospira, rickettsias del grupo de la fiebre manchada y sarampión

 
  • a.

    Aislamiento de SBGA de una localización estéril ( sangre, LCR, líquido peritoneal, biopsia de tejido)

  • b.

    Aislamiento de SBGA de una localización no estéril (garganta, vagina, esputo)

 

BUN: Nitrógeno ureico; CPK: Creatinfosfokinasa; FN: Fascitis necrotizante; LCR: Líquido cefalorraquídeo; TAS: Tensión arterial sistólica; SBGA: Streptococcus β-hemolítico del grupo A; SDRA: Síndrome del distress respiratorio del adulto; SNC: Sistema nervioso central; x2: Dos veces por encima del límite superior de la normalidad.

Diagnóstico:

SST estafilocócico: Probable si se cumplen 5 de los 6 hallazgos descritos; definitivo si se cumplen los seis.

SST estreptocócico: Probable si se cumplen todos los criterios clínicos y se aísla SBGA de una localización no estéril; definitivo si se cumplen todos los criterios clínicos y se aísla SBGA de una localización estéril.

??

ver SST estafilocócico.

Diagnóstico diferencial. Incluye sepsis causadas por otros microorganismos, fiebre manchada de las Montañas Rocosas, fiebre tifoidea, meningococemia, escarlatina, enfermedad de Kawasaki, leptospirosis y SSJ/NET37.

Tratamiento. Es fundamental la instauración rápida de medidas de soporte y de un tratamiento antibiótico específico. Cuando no haya sido posible identificar el agente causal, la pauta debe cubrir Staphylococcus y Streptococcus. Los fármacos de primera línea son la penicilina G, las cefalosporinas de primera generación, la nafcilina, la oxacilina, la clindamicina, la claritromicina y la rifampicina para el S. aureus sensible a meticilina; la clindamicina, el linezolid, la rifampicina, la vancomicina y la teicoplanina para el S. aureus meticilina resistente y la penicilina G, la clindamicina, la vancomicina y la teicoplanina para el S. pyogenes35. El tratamiento debe administrarse durante 10 días, salvo en casos de infecciones profundas como la osteomielitis, que requieren pautas más prolongadas. Estudios recientes han sugerido el posible beneficio de la administración de gammaglobulina intravenosa adyuvante38.

Fascitis necrotizante

Concepto. Es una infección de rápida evolución que afecta a la fascia y al tejido celular subcutáneo39,40.

Epidemiología. Presenta una incidencia de 1–4 casos por millón de habitantes y año y una mortalidad elevada (15–35%). La mayor parte de los casos aparecen en pacientes con procesos subyacentes que empeoran el pronóstico41, entre los que figuran DM, alcoholismo, gota, neoplasias, insuficiencia vascular periférica, insuficiencia renal, infección por el VIH, malnutrición, cirrosis, tratamiento crónico con corticoides, alcoholismo y edad avanzada37,42.

Etiología y etiopatogenia. En función de los microorganismos causantes se distinguen 3 tipos de fascitis necrotizante42: la de tipo II es monomicrobiana, causada por S. pyogenes solo o en asociación con Staphylococcus; la de tipo III está causada por Aeromonas spp. y Vibrio spp.; la de tipo I es polimicrobiana y representa la mayor parte de los casos37,42. Entre los microorganismos causantes se encuentran Staphylococcus, enterococos, Bacteroides, Clostridium spp., Peptostreptococcus, P. mirabilis, P. vulgaris, P. aeruginosa, Klebsiella pneumoniae, E. coli, Morganella morganii, Serratia marcencens, Acinetobacter spp., Enterobacter cloacae, Salmonella y H. influenzae42.

La mayoría de los pacientes presentan condiciones predisponentes (procedimientos quirúrgicos, lesiones cutáneas, abscesos o traumatismos).

La invasión del tejido blando por estos microorganismos determina alteraciones en la oxigenación del mismo que alteran el funcionamiento de los leucocitos polimorfonucleares y facilitan la proliferación bacteriana. La hipoxia y la liberación de productos bacterianos que actúan como superantígenos conducen a una progresiva necrosis tisular y a la aparición de numerosos síntomas sistémicos37.

Manifestaciones clínicas. Puede presentarse en cualquier localización, aunque con mayor frecuencia afecta extremidades, tronco (fig. 6A) y periné (gangrena de Fournier), (fig. 6B). Los síntomas iniciales pueden confundirse con una celulitis (eritema, aumento de la temperatura local, edema y dolor), lo que a veces determina un retraso diagnóstico importante y empeora el pronóstico del paciente. Se debe sospechar el cuadro ante la presencia de: dolor muy intenso (característicamente desmesurado en relación a la apariencia clínica de las lesiones), ampollas hemorrágicas, equimosis, necrosis, crepitación, fluctuación, edema indurado que sobrepasa el margen visible del eritema, alteraciones locales de la sensibilidad, progresión rápida y síntomas sistémicos. Éstos incluyen fiebre, alteraciones de la consciencia, taquicardia, taquipnea, fallo multiorgánico y coagulación intravascular diseminada40.

Figura 6.

A) Fascitis necrotizante. Placa en abdomen e ingle, con amplias zonas equimóticas y ampollas flácidas serohemorrágicas. B) Gangrena de Fournier.

(0,09MB).

Diagnóstico. El reconocimiento precoz de una fascitis necrotizante puede ser difícil incluso para clínicos experimentados. Ante la sospecha clínica, la realización de una exploración quirúrgica de la zona afectada es de suma importancia, puesto que permite valorar el aspecto del tejido subcutáneo y la fascia y obtener material para cultivo. La radiografía de las partes blandas puede mostrar gas y la tomografía computarizada y la resonancia magnética nuclear pueden revelar la presencia de edema en los tejidos blandos. El análisis de sangre suele mostrar leucocitosis y elevación de los reactantes de fase aguda.

Tratamiento. La combinación de un tratamiento quirúrgico con una pauta adecuada de antibióticos sistémicos es el tratamiento de elección. Se requiere un rápido y amplio desbridamiento de los tejidos necróticos siendo necesario en algunas ocasiones recurrir a la amputación. La pauta antibiótica ha de iniciarse de forma inmediata y debe cubrir gérmenes Gram positivos, Gram negativos y anaerobios. Una de las pautas más empleadas incluye penicilina G/ampicilina-sulbactam (aztreonam o vancomicina en caso de alergia)+clindamicina+ciprofloxacino/aminoglucósido. En caso de shock pueden ser útil la administración de IGIV y anticuerpos monoclonales anti-TNFα37. Deben pautarse las medidas de soporte necesarias para el control del equilibrio hidroelectrolítico, la temperatura y la nutrición del paciente.

Púrpura fulminans (PF)

Concepto. Es un síndrome agudo de etiología variada y elevada mortalidad que cursa con afectación del estado general y de la coagulación, y con lesiones cutáneas purpúricas.

Etiología y etiopatogenia. La PF de origen infeccioso es la forma más común. Se ha asociado a infecciones por N. meningitidis, S. pneumoniae, Klebsiella, H. influenzae, H. aegyptius, S. aureus, S. β-hemolítico del grupo A, P. aeruginosa, Rickettsia spp., C. albicans, E. coli43.

La PF postinfecciosa generalmente se presenta entre 7–10 días después de infecciones víricas (varicela, HHV644) o estreptocócicas.

Otras formas de PF pueden ser debidas a un déficit congénito de proteínas C y S y de antitrombina III, o a un déficit adquirido de proteínas C y S, a la ingesta de fármacos (paracetamol, derivados cumarínicos, propiltiouracilo45 o puedan desarrollarse en el contexto de diversos procesos (síndrome nefrótico, diálisis peritoneal, trasplante de médula ósea).

También existe una PF asociada a enfermedades sistémicas: lupus eritematoso sistémico, panarteritis nodosa, púrpura de Schönlein-Henoch, síndrome antifosfolípido.

El proceso patológico primario de este cuadro es el desarrollo de una coagulación intravascular diseminada. En los casos producidos por N. meningitidis la liberación de endotoxinas activa la cascada de la coagulación y la producción de mediadores inflamatorios. En el desarrollo de la PF postinfecciosa influye de forma determinante un déficit autoinmune adquirido de proteína S43 acompañado de hipofibrinogenemia46.

Manifestaciones clínicas47. Son características las lesiones cutáneas purpúricas palpables y dolorosas, de tamaño variable, rodeadas de un halo eritematoso. Las extremidades inferiores son las zonas más afectadas; la cara y el tronco tienden a presentar menor afectación. Estas lesiones confluyen hasta formar áreas equimóticas en el transcurso de unas horas. El proceso avanza ocasionando úlceras, zonas de isquemia e infartos digitales. Los síntomas cutáneos se acompañan de una marcada afectación del estado general con fiebre, náuseas, vómitos, alteraciones del nivel de consciencia e hipotensión. Los casos infecciosos suelen mostrar mayor afectación hemodinámica.

Diagnóstico. Se basa en las manifestaciones clínicas. Las pruebas de laboratorio muestran hallazgos concordantes con una coagulopatía de consumo: disminución del fibrinógeno, las plaquetas, los factores V y VII, las proteínas C y S y la antitrombina, elevación del dímero D y prolongación de los tiempos de protrombina y de tromboplastina.

Diagnóstico diferencial. El diagnóstico diferencial incluye la púrpura de Schönlein-Henoch, la panarteritis nodosa, la crioglobulinemia y el edema hemorrágico agudo.

Tratamiento47,48. Davis et al47 recopilaron recientemente los principios del tratamiento de la PF. Debe incluir antibióticos cuando la causa del cuadro sea infecciosa (las cefalosporinas de tercera generación son de elección en casos de N. meningitidis) y medidas de soporte intensivas para controlar la hipotensión, el shock y la coagulación intravascular diseminada (corrección de las alteraciones hidroelectrolíticas y del pH, control de las constantes vitales y de la oxigenación). Deben realizarse curas de las lesiones cutáneas, con desbridamiento de las zonas necróticas y fasciotomías y/o amputaciones cuando sea preciso. La administración de heparina, la infusión de plasma fresco congelado, la antitrombina III, la plasmaféresis y los agentes anti-TNF han resultado beneficiosas37,46.

Eritrodermia

Concepto. Eritema y descamación en grado variable que afectan a más del 90% de la superficie corporal total. Supone el 1% de todos los ingresos hospitalarios49.

Etiología. Numerosas enfermedades cutáneas pueden manifestarse como una eritrodermia. Las más comunes son la psoriasis, la dermatitis atópica, las toxicodermias y los linfomas cutáneos de células T. Otras causas incluyen pitiriasis rubra pilaris, dermatitis alérgica de contacto, fotodermatosis, enfermedades ampollosas, sarna noruega, liquen plano, enfermedades del tejido conectivo, enfermedad de injerto contra huésped, ictiosis, infecciones, dermatitis seborreica50. Existen también casos idiopáticos y casos paraneoplásicos producidos fundamentalmente por neoplasias hematológicas.

Manifestaciones clínicas. Eritema y descamación generalizados (fig. 7) que pueden acompañarse de prurito, sensación de escozor, fatiga, mal estar general y fiebre. Pueden observarse pérdida de cabello, alteraciones ungueales, ectropion, alteraciones de la pigmentación, linfadenopatías, edema y queratosis seborreicas eruptivas transitorias51. Además pueden presentarse síntomas sistémicos como hipoalbuminemia, pérdida de peso, alteraciones hidroelectrolíticas graves, síndrome del distress respiratorio del adulto, desequilibrio térmico, infecciones e insuficiencia cardíaca de alto gasto52. Su tasa de mortalidad varía entre 18–64%49.

Figura 7.

Eritrodermia psoriásica. Eritema y descamación generalizados.

(0,15MB).

Diagnóstico. Se basa en los hallazgos clínicos y anatomopatológicos. Debe realizarse una historia clínica minuciosa prestando especial atención a la posible existencia de fármacos desencadenantes. Los análisis de sangre, el cultivo de muestras biológicas y las pruebas de imagen pueden resultar de utilidad para orientar la causa.

Tratamiento. El tratamiento etiológico variará en función del proceso causante y debe complementarse siempre con medidas de soporte vital. De forma tópica pueden ser útiles los emolientes y los corticoides.

Insuficiencia cutánea aguda

Concepto. Situación que resulta de la alteración de las diferentes funciones de la piel (termorreguladora, inmunológica, metabólica, neuroendocrina y de relación con el medio exterior) y que conduce al desarrollo de diversas complicaciones que comprometen la vida del paciente53.

Etiología. Los cuadros que con mayor frecuencia la ocasionan son toxicodermias, enfermedades ampollosas, quemaduras extensas y psoriasis pustuloso. Cualquier dermatosis que se presente como o evolucione hacia una eritrodermia puede conducir a una insuficiencia cutánea aguda (fig. 8). Como consecuencia de la alteración de las funciones de la piel se producen entrada de gérmenes en el organismo, pérdida de agua, electrólitos y proteínas, distermia y alteraciones inmunológicas.

Figura 8.

Eritrodermia en un paciente con pitiriasis rubra pilaris.

(0,16MB).

Manifestaciones clínicas. Las manifestaciones sistémicas que forman parte de este síndrome son las que secundariamente corresponden a la alteración de cada una de las funciones de la piel enumeradas anteriormente. Pueden liberarse hormonas de estrés que incrementan el catabolismo y pueden producir resistencia a la insulina4. Los hallazgos cutáneos varían en función de la dermatosis de base.

Tratamiento. El tratamiento etiológico depende de la causa. Es fundamental instaurar las medidas de soporte necesarias para garantizar la nutrición del paciente, su equilibrio térmico e hidroelectrolítico, mantener sus constantes vitales y evitar posibles complicaciones53,54.

Es preciso recordar también que los efectos de diversos tratamientos sistémicos dermatológicos pueden ser potencialmente fatales. Dado que las lesiones cutáneas pueden constituir la primera manifestación de un cuadro de evolución fatal (sea cutáneo primario o sistémico), el dermatólogo desempeña un papel fundamental en el diagnóstico, seguimiento y tratamiento de estos procesos.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Puntos clave

  • 1.

    Es fundamental para el dermatólogo sospechar y saber reconocer las principales dermatosis que pueden comprometer de forma inminente la vida del paciente.

  • 2.

    Es necesario prestar atención a la existencia de determinados síntomas y signos cutáneos y sistémicos que puedan indicar la presencia de una dermatosis de mayor gravedad.

  • 3.

    Del amplio abanico de dermatosis potencialmente fatales destacan por su rapidez de evolución las de origen farmacológico e infeccioso.

  • 4.

    La mayoría de estos cuadros requieren tratamiento en el medio hospitalario con estricto control de las constantes vitales, del equilibrio hidroelectrolítico, la nutrición y la temperatura del paciente.

  • 5.

    Aproximadamente un 30% de las toxicodermias son cuadros graves, con compromiso vital. En su evolución influyen la edad, el tipo de fármaco implicado y el grado de afectación clínica.

  • 6.

    El SSSS suele cursar de forma benigna en niños; en adultos, sin embargo, presenta una elevada mortalidad. Al igual que el SST, es un cuadro ocasionado por la liberación de exotoxinas.

  • 7.

    La fascitis necrotizante puede simular inicialmente una celulitis, por lo que la sospecha clínica en un paciente con antecedentes de riesgo y el inicio rápido de tratamiento médico quirúrgico son imprescindibles para la supervivencia del paciente.

  • 8.

    Diferentes dermatosis pueden desencadenar una eritrodermia. Las causas más frecuentes son la psoriasis, la dermatitis atópica, los linfomas cutáneos y las toxicodermias.

  • 9.

    La piel es tan importante para la supervivencia como otros órganos. La alteración de sus funciones básicas conduce a una insuficiencia cutánea aguda, cuyo desenlace puede ser fatal.

Preguntas1. ¿Cuál de las siguientes afirmaciones le parece incorrecta en relación a la necrolisis epidérmica tóxica?

  • a)

    Los pacientes con un SCORTEN superior a 5 presentan una mortalidad superior al 90%.

  • b)

    Se han descrito casos relacionados con la administración de nevirapina y cotrimoxazol.

  • c)

    Prácticamente todos los pacientes presentan afectación de la mucosa oral y un 60–85% de ellos pueden presentar afectación ocular.

  • d)

    Debe iniciarse precozmente una pauta profiláctica de antibióticos sistémicos para evitar complicaciones.

  • e)

    Es un cuadro muy infrecuente, con una incidencia de 1–2 casos por millón de habitantes por año.

Respuesta: D

Comentario: El tratamiento de la NET no se encuentra protocolizado. Las últimas recomendaciones, sin embargo, desaconsejan el empleo sistemático de antibióticos sistémicos sin evidencia de un foco infeccioso activo. Pueden emplearse apósitos impregnados de antibióticos o de plata para realizar las curas de las lesiones cutáneas.

2. Es falso en relación con la fascitis necrotizante

  • a)

    Frecuentemente se presenta de forma brusca en pacientes sanos sin antecedentes de interés.

  • b)

    Los estreptococos son los agentes más frecuentemente implicados en el cuadro.

  • c)

    Es habitual observar una discordancia entre la severidad del cuadro y sus manifestaciones clínicas.

  • d)

    Es una de las infecciones cutáneas con mayor morbimortalidad.

  • e)

    Requiere la administración de una pauta antibiótica que cubra Gram positivos, Gram negativos y anaerobios.

Respuesta: A

Comentario: La fascitis necrotizante se presenta generalmente en pacientes con determinadas enfermedades basales predisponentes (DM, inmunodepresión, cirrosis, malnutrición, insuficiencia vascular periférica, insuficiencia renal). Aunque a veces no sea evidente, en muchas ocasiones es posible identificar una puerta de entrada (lesiones cutáneas, traumatismos, procedimientos quirúrgicos, etc.).

3. ¿Cuál de las siguientes afirmaciones le parece acertada?

  • a)

    La mayor parte de casos de púrpura fulminans se producen en el contexto de enfermedades sistémicas.

  • b)

    La pustulosis exantemática aguda y el síndrome de hipersensibilidad inducido por fármacos pueden ocasionar una insuficiencia cutánea aguda.

  • c)

    Los linfomas cutáneos constituyen la causa más frecuente de eritrodermia.

  • d)

    Un exantema máculo papuloso que aparece 3 días después de haber iniciado tratamiento con carbamazepina sugiere un síndrome de hipersensibilidad inducido por fármacos.

  • e)

    El síndrome de la piel escaldada estafilocócica afecta mayoritariamente a pacientes mayores de 50 años.

Respuesta: B

Comentario: La insuficiencia cutánea aguda implica un grado severo de afectación cutánea que ha producido alteración de las funciones básicas de la piel. Dermatosis de diversa etiología pueden ocasionar esta situación. Entre las que con mayor frecuencia la producen se encuentran las toxicodermias, las enfermedades ampollosas y la psoriasis.

4. ¿Cuál de los siguientes hallazgos no forma parte del conjunto de criterios diagnósticos de un síndrome del shock tóxico estafilocócico?

  • a)

    Trombopenia

  • b)

    Exantema maculoso difuso

  • c)

    Fiebre

  • d)

    Frecuencia respiratoria superior a 25 respiraciones por minuto.

  • e)

    Alteraciones del nivel de consciencia.

Respuesta: D

Comentario: El diagnóstico del SST estafilocócico incluye criterios generales (fiebre e hipotensión), cutáneos (exantema maculoso y descamación), sistémicos y de laboratorio. Se establece de forma definitiva cuando se cumplen los 6 criterios existentes y de forma probable cuando únicamente se cumplen 5.

5. ¿Cuál de las siguientes le parece la situación de menor gravedad?

  • a)

    Presencia de lesiones ampollosas de contenido hemático asentadas en una zona de eritema e induración en la pierna derecha de una paciente diabética.

  • b)

    Lesiones maculosas eritematosas generalizadas con pequeñas zonas de despegamiento epidérmico en el tronco de un paciente a tratamiento con anticonvulsivantes.

  • c)

    Eritema difuso y numerosas pústulas diminutas, más acentuadas en los pliegues y acompañadas de prurito, edema facial y fiebre en un paciente a tratamiento previo con amoxicilina.

  • d)

    Edema, induración y lesiones purpúricas acompañadas de trombocitopenia, anemia e hipofibrinogenemia en un paciente con diagnóstico previo de hemangioendotelioma kaposiforme.

  • e)

    Exantema maculoso que se inicia en el tronco de una paciente 48h después de una laparotomía exploratoria y se acompaña de fiebre, vómitos e hipotensión.

Respuesta: C

Comentario: La fascitis necrotizante (a), la NET (b), el fenómeno de Kassabach-Merrit (d) y el síndrome del shock tóxico estafilocócico (e) son situaciones severas que presentan una mortalidad significativa. La pustulosis exantemática aguda (c) presenta una mortalidad muy inferior (en torno al 2%). Las lesiones suelen resolverse en unos días tras la suspensión del fármaco, dando paso a una descamación característica.

Bibliografía
[1]
R. Suárez-Fernández.
Urgencias en dermatología.
Piel, 24 (2009), pp. 463-464
[2]
M.A. Silverman, E.M. Datner, B.T. Jolly.
A case presentation of Sweet's syndrome and discussion of life-threatening dermatoses.
Am J Emerg Med, 14 (1996), pp. 165-169
[3]
Valeyrie-Allanore L, Roujeau JC. Necrólisis epidérmica (síndrome de Stevens-Jonhsony necrolisis epidérmica tóxica). En: Wolff K, Goldsmith L, Katz S, Gilchrest B, Paller A, Leffell D, editores. Fitzpatrick Dermatología en medicina general. 7a ed. Madrid: 2009. p. 349–4.
[4]
I. García-Doval, J.C. Roujeau, M.J. Cruces.
Necrólisis epidérmica tóxica y Síndrome de Stevens-Johnson: clasificación y actualidad terapéutica.
Actas Dermosifiliogr, 91 (2000), pp. 541-551
[5]
S. Knowles, N. Shear.
Clinical risk Management of Stevens-Johnson syndrome/toxic epidermal necrolysis spectrum.
Dermatol Ther, 22 (2009), pp. 441-451
[6]
F.A. Pereira, A.V. Mudgil, D.M. Rosmarin.
Toxic epidermal necrolysis.
J Am Acad Dermatol, 56 (2007), pp. 181-200
[7]
S. Halevy, P.D. Ghislain, M. Mockenhaupt, J.P. Fagot, J.N. Bouwes Bavinck, A. Sidoroff.
Allopurinol is the most common cause of Stevens-Johnson syndrome and toxic epidermal necrolysis in Europe and Israel.
J Am Acad Dermatol, 58 (2008), pp. 25-32
[8]
R. Ball, L.K. Ball, R.P. Wise, M.M. Braun, J.A. Beeler, M.E. Salive.
Stevens-Johnson syndrome and toxic epidermal necrolysis after vaccination: reports to the vaccine adverse event reporting system.
Pediatr Infect Dis J, 20 (2001), pp. 219-223
[9]
F.A. Fernandez, E. Pintor, R. Quesada, F.J. Garces.
Necrolisis epidermica toxica inducida por fenitoina y radioterapia holocraneal.
Actas Dermosifiliogr, 98 (2007), pp. 483-485
[10]
J. Birch, S. Chamlin, R. Duerst, D. Jacobsohn.
Mycoplasma pneumoniae and atypical Stevens-Johnson syndrome in a hematopoietic stem cell transplant recipient.
Pediatr Blood Cancer, 50 (2008), pp. 1278-1279
[11]
I. Hilgendorf, J. Casper, L. Sviland, F. Prall, C. Junghanss, M. Freund, et al.
Toxic epidermal necrolysis after allogeneic haematopoietic stem cell transplantation.
Bone Marrow Transplant, 39 (2007), pp. 245-246
[12]
W.H. Chung, S.I. Hung, H.S. Hong, M.S. Hsih, L.C. Yang, H.C. Ho, et al.
Medical genetics: a marker for Stevens-Johnson syndrome.
Nature, 428 (2004), pp. 486
[13]
A.T. Borchers, J.L. Lee, S.M. Naguwa, G.S. Cheema, M.E. Gershwin.
Stevens-Johnson syndrome and toxic epidermal necrolysis.
Autoimmun Rev, 7 (2008), pp. 598-605
[14]
S. Bastuji-Garin, N. Fouchard, M. Bertocchi, J.C. Roujeau, J. Revuz, P. Wolkenstein.
SCORTEN: a severity-of-illness score for toxic epidermal necrolysis.
J Invest Dermatol, 115 (2000), pp. 149-153
[15]
D.R. Carr, E. Houshmand, M.P. Heffernan.
Approach to the acute, generalized, blistering patient.
Semin Cutan Med Surg, 26 (2007), pp. 139-146
[16]
J. Schneck, J.P. Fagot, P. Sekula, B. Sassolas, J.C. Roujeau, M. Mockenhaupt.
Effects of treatments on the mortality of Stevens-Johnson syndrome and toxic epidermal necrolysis: A retrospective study on patients included in the prospective EuroSCAR Study.
J Am Acad Dermatol, 58 (2008), pp. 33-40
[17]
I. Garcia-Doval, L. LeCleach, H. Bocquet, X.L. Otero, J.C. Roujeau.
Toxic epidermal necrolysis and Stevens-Johnson syndrome: does early withdrawal of causative drugs decrease the risk of death?.
Arch Dermatol, 136 (2000), pp. 323-327
[18]
F.W. Endorf, L.C. Cancio, N.S. Gibran.
Toxic epidermal necrolysis clinical guidelines.
J Burn Care Res, 29 (2008), pp. 706-712
[19]
K. Edwards, H. Stokes, K. Suttle, C. Potts, K. Coles.
Topical treatment protocol for Stevens-Johnson syndrome and toxic epidermal necrolysis.
J Wound Ostomy Continence Nurs, 36 (2009), pp. 330-334
[20]
J.B. van der Meer, M.L. Schuttelaar, G.G. Toth, S.H. Kardaun, G. Beerthuizen, M.C. de Jong, et al.
Successful dexamethasone pulse therapy in a toxic epidermal necrolysis (TEN) patient featuring recurrent TEN to oxazepam.
Clin Exp Dermatol, 26 (2001), pp. 654-656
[21]
Y. Yang, J. Xu, F. Li, X. Zhu.
Combination therapy of intravenous immunoglobulin and corticosteroid in the treatment of toxic epidermal necrolysis and Stevens-Johnson syndrome: a retrospective comparative study in China.
Int J Dermatol, 48 (2009), pp. 1122-1128
[22]
V. Goulden, M.J. Goodfield.
Recombinant granulocyte colony-stimulating factor in the management of toxic epidermal necrolysis.
Br J Dermatol, 135 (1996), pp. 305-306
[23]
V. Descamps, F. Bouscarat, S. Laglenne, E. Aslangul, B. Veber, D. Descamps, et al.
Human herpesvirus 6 infection associated with anticonvulsant hypersensitivity syndrome and reactive haemophagocytic syndrome.
Br J Dermatol, 137 (1997), pp. 605-608
[24]
A. Yagami, T. Yoshikawa, Y. Asano, S. Koie, T. Shiohara, K. Matsunaga.
Drug-induced hypersensitivity syndrome due to mexiletine hydrochloride associated with reactivation of human herpesvirus 7.
Dermatology, 213 (2006), pp. 341-344
[25]
V. Descamps, E. Mahe, N. Houhou, L. Abramowitz, F. Rozenberg, S. Ranger-Rogez, et al.
Drug-induced hypersensitivity syndrome associated with Epstein-Barr virus infection.
Br J Dermatol, 148 (2003), pp. 1032-1034
[26]
Y. Asano, H. Kagawa, Y. Kano, T. Shiohara.
Cytomegalovirus disease during severe drug eruptions: report of 2 cases and retrospective study of 18 patients with drug-induced hypersensitivity syndrome.
Arch Dermatol, 145 (2009), pp. 1030-1036
[27]
T. Shiohara, M. Inaoka, Y. Kano.
Drug-induced hypersensitivity syndrome (DIHS): a reaction induced by a complex interplay among herpesviruses and antiviral and antidrug immune responses.
Allergol Int, 55 (2006), pp. 1-8
[28]
Y. Kano, T. Shiohara.
The variable clinical picture of drug-induced hypersensitivity syndrome/drug rash with eosinophilia and systemic symptoms in relation to the eliciting drug.
Immunol Allergy Clin North Am, 29 (2009), pp. 481-501
[29]
T. Shiohara, M. Iijima, Z. Ikezawa, K. Hashimoto.
The diagnosis of a DRESS syndrome has been sufficiently established on the basis of typical clinical features and viral reactivations.
Br J Dermatol, 156 (2007), pp. 1083-1084
[30]
K. Hashimoto, M. Tohyama, T. Shiohara, et al.
Drug reactions with eosinophilia and systemic symptoms (DRESS/DIHS).
Life-threatening dermatoses and emergencies in dermatology, pp. 97-102
[31]
M. Mockenhaupt, M. Idzko, M. Grosber, E. Schopf, J. Norgauer.
Epidemiology of staphylococcal scalded skin syndrome in Germany.
J Invest Dermatol, 124 (2005), pp. 700-703
[32]
M. Blyth, C. Estela, A.E. Young.
Severe staphylococcal scalded skin syndrome in children.
[33]
C.E. Duijsters, F.J. Halbertsma, R.F. Kornelisse, N.L. Arents, P. Andriessen.
Recurring staphylococcal scalded skin syndrome in a very low birth weight infant: a case report.
J Med Case Reports, 3 (2009), pp. 7313
[34]
B. Cribier, Y. Piemont, E. Grosshans.
Staphylococcal scalded skin syndrome in adults. A clinical review illustrated with a new case.
J Am Acad Dermatol, 30 (1994), pp. 319-324
[35]
E. Lappin, A.J. Ferguson.
Gram-positive toxic shock syndromes.
Lancet Infect Dis, 9 (2009), pp. 281-290
[36]
Travers J, Mousdicas N. Gram-positive infections associated with toxin-production. In: FITZPATRICK.
[37]
N. Levine, M. Kunkel, T. Nguyen, L. Ackerman.
Emergency department dermatology.
Curr Probl Dermatol, 14 (2002), pp. 183-220
[38]
J. Darenberg, N. Ihendyane, J. Sjölin, E. Aufwerber, S. Haidl, P. Follin, et al.
Intravenous immunoglobulin G therapy in streptococcal toxic shock syndrome: a European randomized, double-blind, placebo-controlled trial.
Clin Infect Dis, 37 (2003), pp. 333-340
[39]
B. Sarani, M. Strong, J. Pascual, C.W. Schwab.
Necrotizing fasciitis: current concepts and review of the literature.
J Am Coll Surg, 208 (2009), pp. 279-288
[40]
P. Bernard.
Severe infections of soft tissues (including fasciitis and diabetic foot infections).
Life-threatening dermatoses and emergencies in dermatology, pp. 57-66
[41]
C.T. Hsiao, H.H. Weng, Y.D. Yuan, C.T. Chen, I.C. Chen.
Predictors of mortality in patients with necrotizing fasciitis.
Am J Emerg Med, 26 (2008), pp. 170-175
[42]
M.J. Bair, H. Chi, W.S. Wang, Y.C. Hsiao, R.A. Chiang, K.Y. Chang.
Necrotizing fasciitis in southeast Taiwan: clinical features, microbiology, and prognosis.
Int J Infect Dis, 13 (2009), pp. 255-260
[43]
S. Faust, S. Nadel.
Purpura fulminans.
Life-threatening dermatoses and emergencies in dermatology, pp. 45-55
[44]
O. Boccara, F. Lesage, V. Regnault, D. Lasne, L. Dupic, E. Bourdon-Lanoy, et al.
Nonbacterial purpura fulminans and severe autoimmune acquired protein S deficiency associated with human herpesvirus-6 active replication.
Br J Dermatol, 161 (2009), pp. 181-183
[45]
A. Akman, O. Dicle, M.A. Ciftcioglu, E. Alpsoy.
Unusual location of purpura fulminans associated with acquired protein C deficiency and administration of propylthiouracil.
Clin Exp Dermatol, 34 (2009), pp. 463-464
[46]
D.P. Busuttil, C.R. Hay, M.A. Lewis, R.F. Wynn.
Aggressive multiple modality therapy for varicella—associated purpura fulminans.
Br J Haematol, 110 (2000), pp. 1012-1013
[47]
M.D. Davis, K.M. Dy, S. Nelson.
Presentation and outcome of purpura fulminans associated with peripheral gangrene in 12 patients at Mayo Clinic.
J Am Acad Dermatol, 57 (2007), pp. 944-956
[48]
O.P. Smith, B. White.
Infectious purpura fulminans: diagnosis and treatment.
Br J Haematol, 104 (1999), pp. 202-207
[49]
T.F. Bruno, P. Grewal.
Erythroderma: a dermatologic emergency.
CJEM, 11 (2009), pp. 244-246
[50]
C. Okoduwa, W.C. Lambert, R.A. Schwartz, E. Kubeyinje, A. Eitokpah, S. Sinha, et al.
Erythroderma: review of a potentially life-threatening dermatosis.
Indian J Dermatol, 54 (2009), pp. 1-6
[51]
M.T. Sahin, S. Oztürkcan, A.T. Ermertcan, T. Saçar, P. Türkdogan.
Transient eruptive seborrhoeic keratoses associated with erythrodermic pityriasis rubra pilaris.
Clin Exp Dermatol, 29 (2004), pp. 554-555
[52]
M.J. Rothe, M.L. Bernstein, J.M. Grant-Kels.
Life-threatening erythroderma: diagnosing and treating the “red man”.
Clin Dermatol, 23 (2005), pp. 206-217
[53]
I. García-Doval, C. Peteiro, J. Toribio.
Insuficiencia cutánea aguda: fisiopatología y actitud terapéutica.
Piel, 10 (1995), pp. 187-190
[54]
S.S. Vaishampayan, Y.K. Sharma, A.L. Das, R. Verma.
Emergencies in dermatology: acute skin failure.
MJAFI, 62 (2006), pp. 56-59
Copyright © 2009. Elsevier España, S.L.. Todos los derechos reservados
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.