Buscar en
Piel. Formación continuada en dermatología
Toda la web
Inicio Piel. Formación continuada en dermatología Conocimientos básicos en tricoscopia (parte 2): alopecias cicatriciales primari...
Información de la revista
Vol. 36. Núm. 4.
Páginas 253-259 (Abril 2021)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
11279
Vol. 36. Núm. 4.
Páginas 253-259 (Abril 2021)
Técnicas de diagnóstico
Acceso a texto completo
Conocimientos básicos en tricoscopia (parte 2): alopecias cicatriciales primarias
Trichoscopy for beginners (part 2): Primary scarring alopecia
Visitas
11279
Daniel Morgado-Carrascoa,
Autor para correspondencia
, Jaime Piquero-Casalsb, Xavier Bosch-Amatea
a Servicio de Dermatología, Hospital Clínic de Barcelona, Universitat de Barcelona, Barcelona, España
b Dermik, Clinica Dermatológica Multidisciplinar, Barcelona, España
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (20)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (3)
Tabla 1. Principales signos tricoscópicos en las alopecias cicatriciales primarias
Tabla 2. Características clínicas y tricoscópicas más frecuentes en las alopecias cicatriciales primarias
Tabla 3. Tricoscopia como guía para escoger el área óptima a biopsiar en las alopecias cicatriciales primarias
Mostrar másMostrar menos
Texto completo
Introducción

Las alopecias cicatriciales primarias (ACP) son un grupo heterogéneo de procesos que ocasionan destrucción irreversible del folículo piloso, junto a áreas de fibrosis. En las ACP la principal diana del proceso inflamatorio es el folículo piloso, respetándose la dermis interfolicular. Esto las diferencia de las alopecias cicatriciales secundarias como las quemaduras, traumatismos, procesos infiltrativos como metástasis cutáneas y sarcoidosis, e infecciones (bacterianas o micóticas), entre otras1. Es importante destacar que diversas alopecias no cicatriciales (alopecia androgenética y alopecia traccional, entre otras) también pueden producir la pérdida irreversible del cabello en fases evolucionadas.

Las alopecias pueden producir un gran impacto en la calidad de vida de los pacientes2–4, desencadenar síntomas ansiosos y depresivos, e incluso ideas de suicidio4. Un diagnóstico temprano y un tratamiento precoz son fundamentales para evitar secuelas difícilmente reparables. Dentro del diagnóstico precoz de las ACP, la tricoscopia juega un rol fundamental5–7. De hecho, en la práctica clínica el diagnóstico suele realizarse con base en hallazgos clínicos y tricoscópicos6. La tricoscopia puede ayudar a diagnosticar más del 90% de casos difíciles de alopecia8, reservándose el estudio histológico solo para situaciones dudosas. En estos casos, la tricoscopia puede elegir el lugar más adecuado para obtener la muestra9.

En esta segunda parte presentaremos un enfoque simplificado del diagnóstico tricoscópico de las ACP (fig. 1), orientado a especialistas en atención primaria y dermatólogos con escasa experiencia en este campo.

Figura 1.

Algoritmo diagnóstico en alopecias cicatriciales primarias.aLa alopecia frontal fibrosante puede presentarse infrecuentemente con un patrón difuso. La descamación perifolicular y el prurito pueden ser claves diagnósticas. DPEC: dermatosis pustulosa erosiva del cuero cabelludo.

(0,53MB).
Tricoscopia de las alopecias cicatriciales

Las ACP incluyen el liquen plano pilar, la alopecia frontal fibrosante (AFF), el lupus cutáneo discoide, la alopecia central centrífuga, la celulitis disecante y la foliculitis decalvante, entre otras. La presentación clínica más habitual es como alopecias en placas o marginales, afectando la línea de implantación del pelo, e infrecuentemente como alopecias difusas. No existen signos tricoscópicos patognomónicos de un proceso concreto; el diagnóstico se basa en la anamnesis, signos y exploraciones clínicas y hallazgos tricoscópicos7,10.

En la tricoscopia de las ACP no se observan aperturas foliculares11, este hallazgo presenta una sensibilidad y especificidad de prácticamente el 100% para el diagnóstico de ACP6. Pueden evidenciarse áreas rojo-lechosas (signo incipiente de la fibrosis subyacente) y puntos o parches blancos fibróticos (tabla 1), signos de enfermedad avanzada6,11,12. También pueden observarse eritema y descamación perifolicular, en ocasiones en forma de vainas peripilares blanquecinas, signos de actividad de la enfermedad9.

Tabla 1.

Principales signos tricoscópicos en las alopecias cicatriciales primarias

Hallazgo tricoscópico  Enfermedad asociada  Ilustración 
Ausencia de aperturas foliculares y parches blancos fibróticos  Hallazgo común de las alopecias cicatriciales primarias 
 
Descamación perifolicular y moldes perifoliculares  AFF, liquen plano pilar, lupus discoide 
 
Puntos azul-gris perifoliculares  Liquen plano pilar 
 
Tapones córneos y vasos gruesos arboriformes  Lupus discoide 
 
Puntos rojos perifoliculares  Lupus discoide 
 
Pústulas perifoliculares  Foliculitis decalvante, DPEC 
 
Pústulas interfoliculares y pelos en penacho  Foliculitis decalvante 
 
Pelos en penacho y descamación perifolicular  Foliculitis decalvante, menos frecuentemente en lupus discoide 
 
Halo blanco grisáceo peripilar  Alopecia central centrífuga 
 

AFF: alopecia frontal fibrosante; DPEC: dermatosis pustular erosiva del cuero cabelludo.

Alopecias cicatriciales primarias en placasLiquen plano pilar

Es una alopecia cicatricial linfocítica, parte del espectro del liquen plano. Se manifiesta clínicamente como placas alopécicas con bordes mal definidos de inicio en el vértex o la zona parietal (patrón de pisadas en la nieve) (fig. 2A). Es frecuente observar escamas perifoliculares y eritema, y puede producir prurito y tricodinia (tabla 2). En ocasiones los pacientes presentan lesiones de liquen plano oral o cutáneo1.

Figura 2.

Liquen plano pilar. A) Placa alopécica mal delimitada en el vértex y la zona parietal central. Se observan eritema y descamación. B y C) Tricoscopia: descamación peripilar (flechas verdes), moldes peripilares (flechas azules), eritema y áreas rojo-lechosas sin aperturas foliculares (flechas blancas). Lupus cutáneo discoide. D) Placa alopécica mal delimitada en la región temporal derecha. Se observa eritema y algunas erosiones. E) Tricoscopia: descamación perifolicular (flechas blancas), eritema peri- e interfolicular y múltiples tapones córneos (flechas azules). Además, zonas rojo-lechosas sin aperturas foliculares y vasos gruesos (flechas verdes). F) Tricoscopia: descamación (flechas blancas) y eritema peri- e interfolicular, y vasos arboriformes gruesos (flechas verdes).

(0,59MB).
Tabla 2.

Características clínicas y tricoscópicas más frecuentes en las alopecias cicatriciales primarias

Alopecia cicatricial primaria  Hallazgos clínicos  Hallazgos tricoscópicos  Ilustración 
Liquen plano pilarPlacas alopécicas con bordes mal definidos de inicio en el vértex o la zona parietal (patrón de pisadas en la nieve)Descamación perifolicular, que puede formar moldes peripilares blanquecinos, y eritema peripilar 
Vasos lineales elongados y puntos azul-gris perifoliculares
Es frecuente observar escamas perifoliculares y eritema 
Puede producir prurito y tricodinia 
Alopecia frontal fibrosanteMás frecuente en mujeres posmenopáusicas  Ausencia de aperturas foliculares, descamación perifolicular, eritema perifolicular y parches blancos fibróticos
Retroceso de la línea de implantación frontotemporal, pelos solitarios, pérdida parcial de las cejas, depresión de las venas frontotemporales, pápulas faciales color piel y pérdida de vello corporal 
En ocasiones prurito o tricodinia
No se observan los pelos vellosos normalmente visibles en la línea de implantación del cabello 
Lupus cutáneo discoidePlacas alopécicas eritematodescamativas con áreas de atrofia central y crecimiento centrífugo  Gruesos tapones de queratina (puntos amarillo-marronáceos gruesos), puntos azul-gris moteados (interfoliculares) y vasos gruesos arboriformes
En etapas evolucionadas se puede observar una hiperpigmentación periférica e hipopigmentación atrófica central
Puntos rojos foliculares 
Alopecia central centrífugaMás frecuente en mujeres de raza negraHalo blanco grisáceo peripilar 
Eritema y descamación perifolicular e interfolicular
Placa alopécica en el vértex, que se extiende en forma centrífuga 
En algunos pacientes se observa descamación, pápulas foliculares y pústulas
Menos frecuentemente: pelos rotos, manchas marrones en asterisco y halo oscuro peripilar
En ocasiones disestesias y prurito 
Foliculitis decalvanteHombres de edad media  Pelos en penacho (presencia de 5 o 6 tallos pilosos emergiendo de un ostium folicular), junto a eritema e hiperqueratosis perifolicular
Placas alopécicas, pústulas, costras y pelos en penacho («pelos de muñeca») en el vértex u occipucio
Pústulas perifoliculares
En ocasiones costras hemorrágicas 
Celulitis disecanteHombres jóvenes de raza negra  Puntos amarillos grandes en «3D» y pústulas perifoliculares
Nódulos inflamatorios fluctuantes y dolorosos, trayectos fistulosos y secreción purulenta
En la fase activa inflamatoria se pueden apreciar tanto hallazgos de ACP como de ANC (puntos amarillos, puntos negros, pelos distróficos y pelos rotos)
Se inicia en la zona occipital o el vértex 
DPECHombres de alrededor de 60 años  Piel atrófica y costras perifoliculares 
Placa alopécica mal definida, más frecuentemente en el vértex o la zona frontal, de intensa coloración rojiza, con pústulas y erosiones  Visualización de bulbos pilosos a través de la piel atrófica, tallos tortuosos y exudación amarillenta oleosa
Dolor e historia de un desencadenantea 

ACP: alopecia cicatricial primaria; ANC: alopecia no cicatricial; DPEC: dermatosis pustulosa erosiva del cuero cabelludo.

a

Potenciales desencadenantes durante las semanas o los meses previos: radioterapia, cirugía, quemaduras, trauma, tratamientos tópicos con imiquimod o 5-fluorouracilo e infecciones, entre otros.

Tricoscopia: lo más característico es la descamación perifolicular, que puede formar moldes peripilares blanquecinos (o «descamación tubular perifolicular») de unos pocos milímetros de alto y eritema peripilar (figs. 2B y C). Además, se observan vasos lineales elongados, y puntos azul-gris perifoliculares6,12,13.

Lupus cutáneo discoide

El lupus eritematoso cutáneo crónico puede afectar el cuero cabelludo en hasta un 50% de los casos, y corresponde a una alopecia cicatricial linfocítica. Se manifiesta clínicamente por placas alopécicas eritematodescamativas con áreas de atrofia central y crecimiento centrífugo (fig. 2D). En etapas evolucionadas se puede observar una hiperpigmentación periférica e hipopigmentación atrófica central1.

Tricoscopia: destacan gruesos tapones de queratina (puntos amarillo-marronáceos gruesos), puntos azul-gris moteados (interfoliculares) y vasos gruesos arboriformes (figs. 2E y F)6,8,12. En ocasiones se aprecian puntos rojos foliculares y son signos de buen pronóstico12.

Alopecia central centrífuga

La alopecia central centrífuga es una alopecia cicatricial linfocítica multifactorial, más frecuente en mujeres de raza negra. Se cree que los hábitos de peinado y cuidado capilar tendrían un rol importante en su desarrollo14. Se caracteriza por una placa alopécica en el vértex, que se extiende en forma centrífuga. En algunos pacientes se observa descamación, pápulas foliculares y pústulas, junto a disestesias y prurito, aunque la mayoría no presenta síntomas14.

Tricoscopia: es característica la presencia de un halo gris blanquecino peripilar (94% de sensibilidad y 100% de especificidad)15. Otros hallazgos son: eritema y descamación perifolicular e interfolicular. Menos frecuentemente se observan pelos rotos, manchas marrones en asterisco y un halo oscuro peripilar6,9,15. Es importante destacar que la ausencia de pelos permite apreciar estructuras tricoscópicas normales del cuero cabelludo en la raza negra: puntos blancos pequeños y áreas reticuladas marrones o en «panal de abejas»5,6.

Foliculitis decalvante

Es una alopecia cicatricial neutrofílica infrecuente. Se presenta generalmente en hombres de edad media. Se manifiesta con placas alopécicas, pústulas, costras y pelos en penacho («pelos de muñeca») en el vértex u occipucio (fig. 3A). En ocasiones pueden observarse costras hemorrágicas16,17.

Figura 3.

Foliculitis decalvante. A) Placa alopécica mal delimitada y de aspecto nacarado en el vértex y la zona parietal, con escaso eritema en la periferia. B y C) Tricoscopia: pelos en penacho (flechas azules), descamación y eritema peripilar (flechas verdes), costras amarillentas y parches blancos fibróticos sin aperturas foliculares (flechas negras).

(0,3MB).

Tricoscopia: el hallazgo más característico son los pelos en penacho (presencia de 5 o 6 tallos pilosos emergiendo de un ostium folicular), junto a un eritema e hiperqueratosis perifolicular (fig. 3B)18. Los pelos en penacho se observan más frecuentemente en la periferia de la lesión y persisten tras el tratamiento6. También se pueden evidenciar pústulas perifoliculares y se asocian a mayor gravedad de la enfermedad18.

Celulitis disecante

La celulitis disecante (enfermedad de Hoffmann o perifoliculitis capitis abscedens et suffodiens) es una alopecia neutrofílica cicatricial infrecuente que afecta más a hombres jóvenes de raza negra17,19. Se caracteriza por nódulos inflamatorios fluctuantes y dolorosos, trayectos fistulosos y secreción purulenta de años de evolución. Generalmente se inicia en la zona occipital o el vértex20. Los pacientes pueden presentar además acné, hidrosadenitis supurativa y quiste pilonidal (tétrada de oclusión folicular)19.

Tricoscopia: se observan puntos amarillos grandes en «3D» (de forma tridimensional)12 y pústulas perifoliculares. Además, en la fase activa inflamatoria se pueden apreciar tanto hallazgos de ACP como de alopecia no cicatricial (puntos amarillos, puntos negros, pelos distróficos y pelos rotos). Es la única alopecia que presenta esta confluencia de signos tricoscópicos20.

Dermatosis pustulosa erosiva del cuero cabelludo

Se trata de una alopecia cicatricial mixta (infiltrado inflamatorio con neutrófilos, linfocitos y células plasmáticas) de predominio en hombres de alrededor de 60 años. Se presenta clínicamente como una placa alopécica mal definida, más frecuentemente en el vértex o la zona frontal, de intensa coloración rojiza, con pústulas y erosiones21. Es frecuente que los pacientes refieran dolor y algún tipo de desencadenante en las semanas o meses previos (radioterapia, cirugía, quemaduras, trauma, tratamientos con imiquimod o 5-fluorouracilo, e infecciones, entre otros)17.

Tricoscopia: se observa piel atrófica y costras perifoliculares como hallazgos más frecuentes. Otros signos tricoscópicos son la visualización de bulbos pilosos a través de la piel atrófica, tallos tortuosos y exudación amarillenta oleosa21.

Alopecias cicatriciales primarias con patrón marginalAlopecia frontal fibrosante

La AFF es una alopecia linfocítica cicatricial considerada una variante de LPP. Afecta predominantemente a mujeres posmenopáusicas, se manifiesta con retroceso de la línea de implantación frontotemporal, pelos solitarios, pérdida parcial de las cejas, depresión de las venas frontotemporales, pápulas faciales color piel y puede afectar el vello corporal (fig. 4A). Algunos pacientes refieren prurito o tricodinia (dolor en el cuero cabelludo)22. Existen presentaciones atípicas con afectación difusa u occipital, o en hombres23.

Figura 4.

Alopecia frontal fibrosante. A) Alopecia marginal con retroceso de la línea de implantación frontotemporal del pelo. Pelos solitarios (flechas blancas), múltiples pápulas faciales color piel (flecha azul) y hundimiento de venas temporales (flecha verde). B y C) Tricoscopia: eritema y descamación perifolicular (flechas verdes), pelos solitarios y parches blancos sin aperturas foliculares (flechas azules). Nótese la ausencia de pelos vellosos.

(0,26MB).

Tricoscopia: los hallazgos más característicos son la ausencia de aperturas foliculares, descamación perifolicular (o hiperqueratosis perifolicular), eritema perifolicular y parches blancos fibróticos (figs. 4B y C)12,13,24. En las cejas es posible observar puntos amarillos, pelos vellosos, puntos negros y pelos distróficos25. En la AFF no se observan los pelos vellosos normalmente visibles en la línea de implantación del cabello, y puede ser una clave diagnóstica importante. Es importante no confundirlos con los pelos solitarios (pelos terminales rodeados por áreas de fibrosis), característicos de la AFF5.

Alopecia traccional

Debemos recordar que la alopecia traccional puede ocasionar una alopecia cicatricial marginal o en placas si la lesión es mantenida en el tiempo26 (ver características clínicas y tricoscópicas en el artículo anterior).

Área óptima para realizar una biopsia en las alopecias cicatriciales primarias

En caso de necesitar realizar una biopsia, se deben escoger bajo tricoscopia áreas activas de la enfermedad. De esta forma se puede alcanzar un diagnóstico histopatológico en el 95% de los casos. Se deben seleccionar las zonas de descamación concéntrica perifolicular en la AFF, el liquen plano pilar y el lupus discoide; los pelos en penacho en la foliculitis decalvante; los puntos rojos y tapones de queratina en el lupus discoide; y los pelos rodeados por un halo gris blanquecino perifolicular en la alopecia central centrífuga (tabla 3)9.

Tabla 3.

Tricoscopia como guía para escoger el área óptima a biopsiar en las alopecias cicatriciales primarias

Alopecia cicatricial primaria  Área más adecuada para biopsiara 
AFF, liquen plano pilar y lupus discoide  Descamación concéntrica peripilar 
Foliculitis decalvante  Pelos en penacho 
Lupus discoide  Puntos rojos perifoliculares y tapones de queratina 
Alopecia central centrífuga  Halo gris blanquecino perifolicular 

Fuente: Miteva y Tosti9.

a

Se deben escoger zonas con signos inflamatorios activos, y evitar las áreas de fibrosis (ya que la histología a menudo es inespecífica en estas regiones).

Conclusión

Las ACP producen pérdida irreversible del cabello y un gran impacto en la calidad de vida. La tricoscopia es fundamental para realizar un diagnóstico temprano, evaluar la progresión de la enfermedad y seleccionar el área óptima a biopsiar en casos necesarios.

Financiación

Ninguna.

Conflicto de intereses

Ninguno.

Puntos clave

  • La tricoscopia es un método diagnóstico no invasivo.

  • Es muy útil para el diagnóstico y el seguimiento de los procesos que afectan el cuero cabelludo y el tallo piloso.

  • Ayuda en el diagnóstico en más del 90% de los casos. Puede evitar realizar biopsias y procedimientos invasivos.

  • En caso de requerirse la biopsia, puede seleccionar el área más representativa.

  • El primer paso en la valoración tricoscópica es definir si estamos frente a una alopecia no cicatricial o frente a una ACP.

  • Las ACP se caracterizan por la ausencia de aperturas foliculares (ausencia de puntos vacíos, puntos amarillos o puntos negros) y la presencia de áreas rojo-lechosas, parches blancos fibróticos o signos inflamatorios.

  • La alopecia frontal fibrosante se caracteriza tricoscópicamente por descamación perifolicular, eritema perifolicular y parches blancos fibróticos.

Bibliografía
[1]
C. Bernárdez, A.M. Molina-Ruiz, L. Requena.
Histopatología de las alopecias. Parte II: alopecias cicatriciales.
Actas Dermosifiliogr., 106 (2015), pp. 260-270
[2]
D. Saceda-Corralo, C. Pindado-Ortega, Ó.M. Moreno-Arrones, et al.
Health-related quality of life in patients with frontal fibrosing alopecia.
JAMA Dermatol., 154 (2018), pp. 479-480
[3]
L. Akintilo, E.A. Hahn, J.M.A. Yu, S.S.L. Patterson.
Health care barriers and quality of life in central centrifugal cicatricial alopecia patients.
Cutis, 102 (2018), pp. 427-432
[4]
R.D.C. Vélez-Muñiz, M.L. Peralta-Pedrero, F. Jurado-Santa Cruz, M.A. Morales-Sánchez.
Psychological profile and quality of life of patients with alopecia areata.
Skin Appendage Disord., 5 (2019), pp. 293-298
[5]
R. Pirmez, A. Tosti.
Trichoscopy tips.
Dermatol Clin., 36 (2018), pp. 413-420
[6]
M. Mathur, P. Acharya.
Trichoscopy of primary cicatricial alopecias: an updated review.
J Eur Acad Dermatol Venereol., 34 (2020), pp. 473-484
[7]
A. Rossi, M.C. Fortuna, G. Pranteda, et al.
Clinical, histological and trichoscopic correlations in scalp disorders.
Dermatol Basel Switz., 231 (2015), pp. 201-208
[8]
M.J. Chiramel, V.K. Sharma, S. Khandpur, V. Sreenivas.
Relevance of trichoscopy in the differential diagnosis of alopecia: a cross-sectional study from North India.
Indian J Dermatol Venereol Leprol., 82 (2016), pp. 651-658
[9]
M. Miteva, A. Tosti.
Dermoscopy guided scalp biopsy in cicatricial alopecia.
J Eur Acad Dermatol Venereol., 27 (2013), pp. 1299-1303
[10]
C. Serrano-Falcón, M.A. Fernández-Pugnaire, S. Serrano-Ortega.
Hair and scalp evaluation: the trichogram.
Actas Dermosifiliogr., 104 (2013), pp. 867-876
[11]
T. Mubki, L. Rudnicka, M. Olszewska, J. Shapiro.
Evaluation and diagnosis of the hair loss patient: part II. Trichoscopic and laboratory evaluations.
J Am Acad Dermatol., 71 (2014), pp. 431.e1-431.e11
[12]
A. Rakowska, M. Slowinska, E. Kowalska-Oledzka, et al.
Trichoscopy of cicatricial alopecia.
J Drugs Dermatol., 11 (2012), pp. 753-758
[13]
B. Duque-Estrada, B.D. Estrada, C. Tamler, C.T. Sodré, C.B. Barcaui, F.B.C. Pereira.
Dermoscopy patterns of cicatricial alopecia resulting from discoid lupus erythematosus and lichen planopilaris.
An Bras Dermatol., 85 (2010), pp. 179-183
[14]
N.C. Dlova, K.S. Salkey, V.D. Callender, A.J. McMichael.
Central centrifugal cicatricial alopecia: new insights and a call for action.
J Investig Dermatol Symp Proc., 18 (2017), pp. S54-S56
[15]
M. Miteva, A. Tosti.
Dermatoscopic features of central centrifugal cicatricial alopecia.
J Am Acad Dermatol., 71 (2014), pp. 443-449
[16]
N. Otberg, H. Kang, A.A. Alzolibani, J. Shapiro.
Folliculitis decalvans.
Dermatol Ther., 21 (2008), pp. 238-244
[17]
C. Bolduc, L.C. Sperling, J. Shapiro.
Primary cicatricial alopecia: other lymphocytic primary cicatricial alopecias and neutrophilic and mixed primary cicatricial alopecias.
J Am Acad Dermatol., 75 (2016), pp. 1101-1117
[18]
P. Fernández-Crehuet, S. Vañó-Galván, A.M. Molina-Ruiz, et al.
Trichoscopic features of folliculitis decalvans: results in 58 patients.
Int J Trichology., 9 (2017), pp. 140-141
[19]
A. Badaoui, P. Reygagne, B. Cavelier-Balloy, et al.
Dissecting cellulitis of the scalp: a retrospective study of 51 patients and review of literature.
Br J Dermatol., 174 (2016), pp. 421-423
[20]
A.E. Verzì, F. Lacarrubba, G. Micali.
Heterogeneity of trichoscopy findings in dissecting cellulitis of the scalp: correlation with disease activity and duration.
Br J Dermatol., 177 (2017), pp. e331-e332
[21]
M. Starace, C. Loi, F. Bruni, et al.
Erosive pustular dermatosis of the scalp: clinical, trichoscopic, and histopathologic features of 20 cases.
J Am Acad Dermatol., 76 (2017), pp. 1109-1114.e2
[22]
L. Esteban-Lucía, A.M. Molina-Ruiz, L. Requena.
Update on frontal fibrosing alopecia.
Actas Dermosifiliogr., 108 (2017), pp. 293-304
[23]
D.F. Melo, T.M. Barreto, G.B.A. Faro, C.J. Machado, A. Donati.
Occipital hairline involvement in frontal fibrosing alopecia: frequency, clinical presentation and trichoscopy findings in a series of twenty patients.
J Eur Acad Dermatol Venereol., 34 (2020), pp. e405-e407
[24]
P. Fernández-Crehuet, A.R. Rodrigues-Barata, S. Vañó-Galván, et al.
Trichoscopic features of frontal fibrosing alopecia: results in 249 patients.
J Am Acad Dermatol., 72 (2015), pp. 357-359
[25]
A. Anzai, R. Pirmez, C. Vincenzi, G. Fabbrocini, R. Romiti, A. Tosti.
Trichoscopy findings of frontal fibrosing alopecia on the eyebrows: a study of 151 cases.
J Am Acad Dermatol., (2019),
[26]
C. Bernárdez, A.M. Molina-Ruiz, L. Requena.
Histologic features of alopecias-part I: nonscarring alopecias.
Actas Dermosifiliogr., 106 (2015), pp. 158-167
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos