Buscar en
Offarm
Toda la web
Inicio Offarm Trastornos de la conducta alimentaria. Anorexia y bulimia
Información de la revista
Vol. 29. Núm. 2.
Páginas 72-77 (Marzo 2010)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 29. Núm. 2.
Páginas 72-77 (Marzo 2010)
Acceso a texto completo
Trastornos de la conducta alimentaria. Anorexia y bulimia
Visitas
...
Javier Fuertes Ortiza, Raquel Pérezb, Antonio Hernándezc
a Higienista dental. Teruel.
b Enfermera de atenci??n primaria. Servicio Aragon??s de Salud. Cella (Teruel).
c Farmac??utico. Psic??logo. Departamento de Salud y Consumo. Teruel.
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (2)
TABLA 1. PRINCIPALES SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA ANOREXIA Y LA BULIMIA
TABLA 2. EFECTOS FÍSICOS Y PSÍQUICOS DE LOS TCA SOBRE LA SALUD
Mostrar másMostrar menos
Texto completo

Nunca en la historia de la humanidad, la presión publicitaria, mediática y social ha sido tan avasalladora como ahora, en el intento de establecer la delgadez como ideal de belleza, salud y estatus. Pero quien sigue esta consigna al pie de la letra se arriesga a tener que pagar un alto precio en términos de salud física y psíquica. Los autores de este trabajo abordan la problemática creciente de los trastornos de la conducta alimentaria desde una perspectiva diversa de la atención sanitaria.

El mensaje que reciben de la sociedad los adolescentes, cuya personalidad, autopercepción y autoestima se halla «en construcción» es que sólo siendo delgados serán atractivos y competitivos. La delgadez extrema y la belleza son, al parecer, esenciales para que una persona triunfe, sea aceptada y exitosa en nuestra sociedad.

Las revistas femeninas y para adolescentes muestran una intensa presión publicitaria a favor del adelgazamiento, fomentando la pérdida de peso para buscar el atractivo físico, con una motivación estética y exhibiendo modelos femeninos lineales, con pocas curvas.

Las dietas restrictivas, el control del peso, la preocupación por la figura, el querer ser delgado, el miedo a engordar son prácticas y actitudes frecuentes en la población general, muy enraizadas en nuestra cultura.

TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), entre los que figuran la anorexia y la bulimia nerviosas, son trastornos psicológicos que comportan anomalías graves en el comportamiento de la ingesta nutricional.

Los síntomas externos son una alteración de la conducta alimentaria aunque el origen se explicaría por una alteración psicológica (insatisfacción personal elevada, miedo a crecer, autoexigencia, ideas distorsionadas sobre el peso...).

El culto al cuerpo y el canon estético de la delgadez casi esquelética, imposible para casi todas las personas puesto que la osamenta no puede reducirse, obliga a inhumanos sacrificios. Para muchas adolescentes no existe autoestima sin delgadez; el adelgazar se ha convertido en símbolo del éxito y el engordar significa fracaso.

Llamativo y digno de análisis es también el incremento del número de chicos que sufren este tipo de conductas alimenticias, aunque aún más llamativa y preocupante es, si cabe, la edad a la que tanto chicas como chicos empiezan a sufrir este tipo de trastornos, que en muchos casos comienzan en la niñez.

Por tanto, no es de extrañar que en la adolescencia, una época de mayor sensibilidad y necesidad de ser aceptado por el grupo y de agradar al entorno de iguales, sobre todo chicas estén permanentemente a dieta. Y es aún más probable que suceda así si los padres y madres, además de otras figuras de referencia, no les apoyan en esta etapa de cambios a entender y apreciar el desarrollo normal de su cuerpo, fortaleciendo su autoestima e inculcando otros valores personales en ellos que tal vez no se vean reflejados en un espejo, pero que engrandecen y enriquecen a las personas.

ANOREXIA NERVIOSA

La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario y psicológico a la vez. Esta condición va más allá del control del peso: el enfermo inicia un régimen alimenticio para perder peso hasta que esto se convierte en un símbolo de poder y control. De esta forma, el individuo llega al borde de la inanición con el objetivo de sentir dominio sobre su propio cuerpo. Esta obsesión es similar a una adicción a cualquier tipo de droga o sustancia.

A PESAR DE QUE LAS CAUSAS ORGÁNICAS DE LA ANOREXIA AÚN NO ESTÁN IDENTIFICADAS, HAY INDICIOS DE QUE PARTE DE LA DISFUNCIÓN SE ORIGINA EN EL HIPOTÁLAMO, DONDE SE REGULAN LOS PROCESOS METABÓLICOS

CARACTERÍSTICAS Y EVOLUCIÓN

Las características esenciales de este trastorno son la distorsión de la imagen corporal, que impide al afectado reconocer el progreso de la delgadez y le aporta un sentimiento general de ineficacia personal. Al principio es sólo una cuestión de grados lo que diferencia al paciente anoréxico de los individuos sanos: ante un fracaso o siguiendo el consejo de una amiga o un amigo surge el deseo de perder peso. Se ponen a dieta y se convierten en grandes expertos en el mundo de la dietética, siguiendo unas consignas mucho más duras y rígidas que las de sus amigos. Cuando los demás han dejado de hacer dieta, la persona con anorexia continúa. Le encanta que los demás le digan lo delgada que está y se autoanima constantemente a seguir perdiendo peso. Comienza a desarrollar hábitos alimentarios particulares y rígidos: sólo come determinados alimentos en determinadas cantidades, parte la comida en pequeños trozos y la separa... Aunque tenga hambre es tal el miedo a dejarse llevar que siente la necesidad de mitigar sus efectos y evitar el aumento de peso bebiendo mucha agua, utilizando laxantes, vomitando sistemáticamente o realizando una actividad física exagerada. Todas estas conductas anómalas se acentúan a medida que progresa la enfermedad, en paralelo a las complicaciones físicas: la inanición vuelve al organismo mucho más vulnerable a infecciones, problemas gastrointestinales o hipotermia. Se pierde la menstruación, el pelo se cae, la piel se seca y pierde color. A nivel psicológico aparecen síntomas de depresión, cambios de carácter y distorsión en la imagen corporal que suele ir acompañada de una negación del problema. Los afectados siguen viéndose gordos a pesar de estar escuálidos o siguen expresando una gran insatisfacción con su cuerpo y su imagen. Su cuerpo se ha convertido en la definición de su valía como personas y a pesar del estricto control que ejercen sobre él, siguen sin gustarse.

CAUSAS

Las causas de la anorexia nerviosa son múltiples y difíciles de valorar, pero todas ellas, tanto las individuales como las familiares, sociales y culturales, deben tenerse en cuenta.

Algunos expertos creen que esta enfermedad se origina en las altas demandas de la familia y la sociedad: el ciclo destructivo comienza con la presión que el individuo siente por ser delgado y atractivo. El problema se centra, entonces, en una baja autoestima.

En cierto tipo de familias disfuncionales, los miembros se vuelven tan interdependientes que no pueden alcanzar su identidad como seres individuales. Parte de esta disfunción se traduce en un miedo a crecer por parte de los niños, que comienzan a hacer dieta para evitar que sus cuerpos se desarrollen.

A pesar de que las causas orgánicas aún no están identificadas, hay indicios de que parte de la disfunción se origina en el hipotálamo, donde se regulan los procesos metabólicos.

DIAGNÓSTICO

La anorexia nerviosa es un trastorno difícil de diagnosticar debido a que el paciente esconde y niega su condición de enfermo. Rara vez el individuo anoréxico buscará ayuda, pues la pérdida de peso en sí no es vista como un problema. El diagnóstico actual se realiza solamente cuando aparecen otras complicaciones médicas como la amenorrea o problemas gástricos y se basa en cuatro criterios básicos:

?? La negativa del individuo a mantener el peso del cuerpo cercano a su ideal, según su estatura y edad.

?? Miedo a engordar, aunque el peso sea inferior a lo normal.

?? Autopercepción distorsionada: el individuo no reconoce la pérdida de peso.

?? Alta probabilidad de amenorrea en mujeres con menstruación.

TRATAMIENTO

Todos los enfoques de tratamiento se articulan en dos fases: la primera pasa por recuperar el peso a través de una realimentación controlada médicamente. La recuperación física trae consigo una mejora en algunos aspectos psicológicos como la percepción de la imagen corporal o la obsesión por el peso.

Una vez que el estado físico ha mejorado, el tratamiento se centra en los pensamientos, sentimientos y conductas que resultan poco adaptativos. Se trata de mejorar la autoestima y estimular nuevas formas de expresar sentimientos y valorarse a sí mismo, reconciliando a la persona con su cuerpo y sus necesidades.

En casos extremos el paciente deberá ser hospitalizado.

BULIMIA

La bulimia es un trastorno de la conducta alimentaria en el que el enfermo tiene una sensación de hambre anormal y muy acusada. Se caracteriza por momentos en los que el afectado come compulsivamente, seguidos de otros de culpabilidad y malestar que en ocasiones le inducen a provocarse el vómito, tomar laxantes y/o abusar del ejercicio físico para contrarrestar el exceso de ingesta.

Durante estos períodos de exceso de comida las personas con bulimia se sienten fuera de control, les abruman los sentimientos de vergüenza por su comportamiento. Tras estos momentos se hacen promesas de no repetir su conducta y evitan la comida, acabando nuevamente en un atracón y reiniciando el ciclo.

CARACTERÍSTICAS Y EVOLUCIÓN

La bulimia se caracteriza por ciclos de atracones realizados secretamente e inmediatamente seguidos por una acción de purga.

Los atracones son episodios de rápido consumo de alimentos y en grandes cantidades en un espacio de tiempo corto, acompañado esto de un sentimiento de falta de control.

La purga es un comportamiento compensatorio para liberarse de la comida y las calorías consumidas a través del vómito, los laxantes, exceso de ejercicio, el ayuno...

CAUSAS

El proceso de gestación de la bulimia comienza cuando existe algún grado de insatisfacción con el propio cuerpo. El individuo se considera con exceso de peso. Comienza a hacer dieta y, viendo que la imagen en el espejo no cambia, intensifica el régimen restrictivo hasta llegar a las prácticas bulímicas.

Entre las causas de este problema se encuentran las experiencias de rechazo social o de fracaso que se atribuyen al peso y los consejos de las amigas. La constatación de que en nuestra cultura la delgadez se considera un requisito para el éxito lleva a querer perder peso y empezar dietas estrictas que no pueden seguirse y hacen sentir al paciente no sólo fracasado, sino también hambriento. Las dietas se rompen con atracones y la culpabilidad por las calorías consumidas y la posibilidad de engordar llevan al vómito.

El trastorno puede aparecer a cualquier edad y repetirse en diferentes momentos de la vida, generalmente inducido por acontecimientos vitales traumáticos o negativos: separación de la familia para continuar con estudios fuera del núcleo familiar, divorcio o separación de la pareja, pérdida de un ser querido...

DIAGNÓSTICO

A pesar de que la negación y el secretismo complican el diagnóstico de la bulimia, hay varios elementos básicos para identificar esta enfermedad:

?? Frecuentes episodios de ingesta abusiva de alimentos. En este caso, el paciente suele comer cada dos horas una cantidad de comida superior a la que cualquier persona normal desearía.

?? Un sentimiento de falta de control durante este episodio o, en su defecto, la sensación de que no puede evitar la necesidad de comer.

?? Además de la comida desmesurada, existe un comportamiento compensatorio inapropiado para evitar el aumento de peso. Esta conducta se traduce en el vómito autoinducido, en el abuso de laxantes, diuréticos y enemas o en el exceso de ejercicio físico.

?? Tanto el exceso de comida como las ingestas compensatorias deben ocurrir al menos dos veces por semana durante tres meses.

?? El comportamiento es influenciado por la imagen corporal.

LOS PACIENTES BULÍMICOS PRESENTAN UNA VARIEDAD DE COMPLICACIONES MÉDICAS Y PSICOLÓGICAS QUE SUELEN SER REVERSIBLES SI RECIBEN UN TRATAMIENTO MULTIDISCIPLINARIO INDIVIDUALIZADO

TRATAMIENTO

Los pacientes bulímicos presentan una variedad de complicaciones médicas y psicológicas que son normalmente consideradas reversibles a través de un tratamiento multidisciplinario. El objetivo primordial del tratamiento está enfocado a las necesidades físicas y psicológicas del paciente. La meta última es que la persona se acepte a sí misma y logre llevar una vida emocionalmente sana y equilibrada.

Con tratamiento la mayoría de las personas que sufren este trastorno mejoran sensiblemente y llegan a liberarse de él. Los elementos básicos de un programa de tratamiento de la bulimia son:

?? Atención médica.

?? Educación sanitaria y apoyo.

?? Planificación de un estilo de vida saludable.

?? Eliminación del ciclo de atracones y purgas.

?? Terapia dirigida a reforzar la autoestima y resolver problemas de valoración personal.

Para posibilitar una recuperación completa, el paciente con bulimia debe:

?? Participar activamente en el plan de tratamiento.

?? Completar el programa de hospitalización cuando sea necesario.

?? Funcionar independientemente en las actividades cotidianas.

?? Asistir regularmente a la psicoterapia individual, de grupo y/o familiar.

?? Visitar a su internista regularmente para proteger su salud física.

?? Demostrar aptitudes eficaces para hacer frente a las cosas.

?? Aprender a pedir ayuda cuando sea necesario.

?? Ser honesto con su terapeuta e internista. No esconder información.

Los signos y síntomas clave de la anorexia nerviosa y la bulimia se reflejan en la tabla 1. Sus efectos indeseados y peligrosos se han resumido en la tabla 2.

FACTORES QUE INFLUYEN EN LA APARICIÓN DE LOS TCA

La problemática de estos trastornos es tan variada y multifactorial que exige una atención y actuación que incluya los aspectos clínicos, familiares, pero también culturales, sociales y, especialmente, educativos.

FACTORES SOCIOCULTURALES

Entre los factores de riesgo para desarrollar TCA destacaremos los de carácter sociocultural. La correcta diferenciación entre ellos permite una mejor comprensión de las posibles causas. El macrocontexto social viene determinado por elementos que en líneas generales se confunden entre sí y que especificamos como: las exigencias sociales, las relaciones de amistad y sexuales, la publicidad, la información y la moda. Estos elementos son necesarios para adaptarse al patrón de conducta presente en la sociedad y por tanto son susceptibles de generar determinadas actitudes y comportamientos, en algunos casos, y siempre que exista un terreno abonado para ello, proclives a los TCA.

Los factores sociales no nos influyen por sí mismos y de la misma manera a todos las personas, sino a través de contextos individuales. Los contextos se forman sobre todo a través de aspectos personales (físicos y psicológicos) y familiares y dependiendo de como sea este entorno privado, los sujetos desarrollarán una u otra actitud ante la sociedad y en sus vidas.

EXIGENCIAS PROFESIONALES

Las exigencias profesionales influyen en el deseo de estar delgados y pueden ser un desencadenante de la falta de autoestima. La presencia exterior es importante y en algunos anuncios de trabajo, se explicita («se exige buena presencia»).

El cuerpo delgado es símbolo de triunfo y la ecuación «mujer delgada igual a mujer triunfadora» es aceptada por algunos como verdad incontestable. En sentido contrario, la obesidad es un símbolo de dejadez, negligencia y ociosidad, de poco espíritu de lucha o superación y de despreocupación. Estas equivalencias se trasladan hipotéticamente al ámbito laboral, aunque la correlación no es real, puesto que la eficiencia profesional y el volumen corporal no tienen por qué estar relacionados.

Otro aspecto que vincula los TCA y las exigencias sociales es la incorporación de la mujer al mundo laboral. Cabe destacar a este respecto que la ausencia de una persona que se responsabilice de los horarios de comida ha facilitado que muchos adolescentes que empezaban sus escarceos con la dieta escaparan al control familiar y acabaran transformando una alimentación irregular en una enfermedad grave.

ENTORNO DE AMISTADES Y RELACIONES ENTRE IGUALES

En la adolescencia, junto al desarrollo físico y sexual, se produce un alejamiento de la dependencia familiar y, en contrapartida, cobran peso e importancia las relaciones extrafamiliares, que se van forjando marcadas por la inestabilidad y las fluctuaciones.

Los jóvenes ya no se identifican tanto con la familia como con el grupo de iguales, necesitando su aprobación. Se dejan llevar por los gustos, deseos y maneras de actuar y vestir del grupo de amigos.

Los jóvenes tienden a la imitación y a la comparación con sus semejantes y la imagen física es un elemento clave de comparación. En un adolescente con baja autoestima puede detonar la decisión de hacer dieta, puerta de entrada a los TCA.

Una vez que el trastorno está enquistado, y sobre todo en el caso de la anorexia, es característica la modificación de la actitud de los enfermos en cuanto a las relaciones con los demás. Aparecen dificultades para establecer relaciones superficiales y la vitalidad en el trato con los amigos disminuye con el avance de la enfermedad. Se reducen los contactos con los que no pertenecen a la familia, muchas veces mediante la evitación.

RELACIONES AFECTIVAS

Dentro del contexto de los amigos y de las relaciones con el grupo de pertenencia, las relaciones con las personas del otro sexo desempeñan un importante papel en la adolescencia. Estas relaciones vienen marcadas, en primer lugar, por el deseo de agradar. En esta línea, existe en nuestra sociedad una confusión grande entre el ideal de belleza masculino y el femenino. Para la mujer, ser bella es estar delgada sin escatimar en la disminución del peso. Sin embargo, la realidad es que al hombre, en general, no le gusta que la mujer sea excesivamente «flaca», porque desde el punto de vista de la sensualidad, la extrema delgadez no resulta atractiva. El ideal de mujer para el hombre pasa más por un cuerpo proporcionado. La armonía es quizá más importante desde el punto de vista masculino que la delgadez.

En muchas personas afectadas de TCA la necesidad de parecer deseable al otro sexo se halla en el germen de la enfermedad. Posteriormente, la condición patológica hace olvidar ese propósito inicial y el paciente, en la mayoría de los casos, ya no piensa en gustar a nadie sino en cumplir su propia voluntad, que es estar delgada.

MODAS

La moda, como usos y tendencias que se suceden por temporadas, forman parte de nuestro contexto sociocultural. La moda generalmente entendida determina muchos de nuestros comportamientos: dicta dónde hay que reunirse, qué conviene beber o comer, qué aspecto debe tener nuestra casa, a qué destinos podemos viajar, qué corte de pelo debemos pedir a nuestro peluquero o cómo hay que vestir. La moda extiende sus patrones cortando todo aquello que sobra. La ropa parece estar diseñada y modelada para cuerpos delgados.

EN MUCHAS PERSONAS AFECTADAS DE TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA LA NECESIDAD DE PARECER DESEABLE AL OTRO SEXO SE HALLA EN EL GERMEN DE LA ENFERMEDAD

MEDIOS DE COMUNICACIÓN

En la era de la comunicación, los medios nos hacen cómplices, queramos o no, de informaciones de todo tipo. La intimidad como concepto difiere notablemente en la actualidad de la que vivían nuestros antepasados hace sólo unas pocas décadas, cuando la actividad diaria no se veía permanentemente trufada por la penetración de mensajes de correo electrónico, SMS, RSS, televisiones, radios, etc.

En el ámbito de los TCA, se achaca a los medios ser generadores y motores socialmente aceptados de insatisfacción personal. El constante bombardeo de mensajes que proyectan acaba penetrando, aunque sea por goteo, en muchos cerebros, con el consiguiente riesgo para la salud mental y somática.

Hasta el momento sólo parece haber argumentos negativos a propósito de la mala influencia de los medios de comunicación en el ámbito general y en población enferma de TCA.


BIBLIOGRAFÍA GENERAL

Adelantado G. Guia per a educadors i educadores en la prevenció dels trastorns del comportament alimentari. Barcelona: Generalitat de Catalunya; 2001.

Banet e. educación para la salud, la alimentación. Barcelona: GRAO; 2004. Castilla ML. Consejo dietético en Atención Primaria. Sevilla: Consejería de Salud de la Junta de Andalucía; 2005.

Castillo M, León M. educación sanitaria en alimentación y nutrición. Jaén: Alcalá. Asociación para la formación Continuada en Ciencias de la Salud y educación; 2002.

Gandarillas A, febrel C. encuesta de prevalencia de trastornos del comportamiento alimentario en adolescentes escolarizados de la Comunidad de Madrid. Madrid: Comunidad de Madrid. Consejería de Sanidad. Dirección General de Salud Pública; 2000.

Gordon R. Anorexia y bulimia. Barcelona: Ariel; 1994.

Guillemot A. Laxenaire M. Anorexia nerviosa y bulimia. Barcelona: Masson; 1994.

Migallón P, Gálvez B. Anorexia y bulimia. Madrid: Instituto de la Mujer, Ministerio de Sanidad y Consumo; 1997.

Morandé G. Protocolo de transtornos del comportamiento alimentario. Madrid: Instituto nacional de la Salud. Secretaría General; 1995. Raich R. Anorexia y bulimia. Madrid: Pirámide; 1997.

Riobó P. Comer de todo pero bien. Madrid: ediciones Libertarias; 1999.

Rivero M. Campaña educativa sobre hábitos alimentarios en las escuelas. Barcelona: Consejo General de Colegios Oficiales de farmacéuticos; 1999.

Rubio B. Trastornos del comportamiento alimentario. Murcia: Asociación en defensa de la atención a la anorexia nerviosa; 1999.

Turón VJ. Trastornos de la alimentación. Barcelona: Masson; 1997.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.