Buscar en
Offarm
Toda la web
Inicio Offarm Taller del CSIC. Aumenta la evidencia científica sobre la acción de los probi...
Información de la revista
Vol. 29. Núm. 1.
es
Páginas 23-26 (Febrero 2010)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 29. Núm. 1.
es
Páginas 23-26 (Febrero 2010)
Acceso a texto completo
Taller del CSIC. Aumenta la evidencia científica sobre la acción de los probióticos
Visitas
...
Redacción Offarm a
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (7)
Mostrar másMostrar menos
Texto completo

Los probióticos suscitan cada vez más atención en los medios de comunicación generalistas y profesionales a remolque de la creciente avalancha de literatura científica publicada al respecto. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas organizó recientemente un taller sobre «Prebióticos y salud: evidencia científica», en el que ha querido actualizar el panorama bibliográfico en relación con estos microorganismos.

Sesión inaugural del taller.

El repaso a la literatura científica sobre probióticos revela un aumento de los estudios que avalan los beneficios para la salud de estos microorganismos. Esta tendencia confirma efectos biológicos saludables claros en patologías o procesos gastrointestinales y en la estimulación del sistema inmunitario de grupos de población como mujeres embarazadas, niños o personas mayores. En otros casos como alergias, eccemas, estrés o enfermedad celíaca, los datos demuestran beneficios, pero menos significativos, y falta conocimiento sobre los mecanismos implicados.

Así se puso de manifiesto durante la amplia revisión de la producción científica más reciente en este campo que centró el taller «Probióticos y salud: evidencia científica», celebrado recientemente en la sede central del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y en el que participaron más de cien expertos entre investigadores científicos y especialistas clínicos, bajo la coordinación de los Dres. Francisco Guarner, del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, Ascensión Marcos y Teresa Requena, investigadoras del Instituto del Frío (ICTAN y CIAL, respectivamente) del CSIC.

La reunión, cuyo objetivo fue servir de base a un futuro consenso científico sobre aspectos clave en los probióticos, se centró en su relación con tres áreas de salud: la microbiota intestinal, el sistema inmunitario y las funciones digestivas.

Dr. Abelardo Margolles.

Dr. Francisco Guarner.

Dr. Juan Miguel Rodríguez.

PATOLOGÍA DIGESTIVA

En el caso del aparato digestivo, los expertos pusieron de manifiesto que existen cepas probióticas con eficacia demostrada para indicaciones concretas de salud gastrointestinal como algunos tipos de diarrea, estreñimiento, síndrome del intestino irritable o inflamación intestinal.

Del síndrome del intestino irritable, patología que agrupa un conjunto de síntomas gastrointestinales sin causa estructural intestinal reconocible y cuya prevalencia se sitúa entre el 3 y 25% de la población, habló el Dr. Miguel Mínguez Pérez, del Servicio de Gastroenterología del Hospital Clínico de Valencia. Según el experto, a pesar de la variabilidad de los estudios, los tres metaanálisis más importantes (2008 y 2009), ponen de relieve que los probióticos mejoran los síntomas globales, la intensidad del dolor y la flatulencia en estos pacientes.

El Dr. Luis Alberto Menchén, del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, analizó la relación entre probióticos e inflamación intestinal, centrándose en la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), que agrupa procesos de difícil tratamiento como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Los beneficios de los probióticos en esta patología, según Menchén, tienen que ver con su actuación sobre el defecto de regulación inmunitaria, la disfunción de la barrera intestinal y el déficit de flora comensal normal, comunes a estos procesos. El experto explicó que los mecanismos de acción terapéutica de los probióticos en este ámbito son tres. Por una parte, actúan en el bloqueo de la acción de los patógenos, en segundo lugar, intervienen en la regulación de la función epitelial de las células y, por último, tienen un importante papel en la regulación de la respuesta inmunitaria de las mucosas.

ALERGIAS

En el bloque dedicado al sistema inmune se analizaron aspectos como la inmunotolerancia, las alergias en la infancia, las situaciones de estrés y el sistema de defensas de las personas mayores, destacando que existen probióticos específicos con eficacia demostrada para indicaciones concretas del sistema inmunitario como la prevención de infecciones o la estimulación de fagocitos, elementos esenciales que defienden al organismo contra infecciones.

En relación al papel de los probióticos en el desarrollo de la inmunotolerancia, el Dr. Ángel Gil Hernández, del Centro de Investigaciones Biomédicas de la Universidad de Granada, destacó que los probióticos ejercen un efecto supresor de células y factores de transcripción claves en procesos inflamatorios.

Por su parte, la Dra. Esther Nova Rebato, investigadora del Departamento de Metabolismo y Nutrición del Instituto del Frío-ICTAN del CSIC, señaló que los estudios confirman que los probióticos podrían tener «un papel modesto pero beneficioso frente a los múltiples factores que aumentan la susceptibilidad a las alergias ligados al estilo de vida de la sociedad actual».

Asimismo, la experta añadió que cabe pensar que los probióticos tienen más capacidad para ejercer sus efectos positivos sobre la regulación de respuestas inmunológicas en aquellos momentos en que el sistema inmunitario se está desarrollando, y por tanto, su administración podría ser beneficiosa para la mujer embarazada o en los dos primeros años de vida del niño. «La etapa de la lactancia debe tomarse con precaución, a pesar de que se han hecho estudios que han mostrado la buena tolerancia y seguridad de que gozan», explicó la Dra. Nova.

EXISTEN CEPAS PROBIÓTICAS CON EFICACIA DEMOSTRADA PARA INDICACIONES DE SALUD GASTROINTESTINAL COMO ALGUNOS TIPOS DE DIARREA, ESTREÑIMIENTO, SÍNDROME DEL INTESTINO IRRITABLE O INFLAMACIÓN INTESTINAL

SITUACIONES DE ESTRÉS

De la utilización de probióticos en situaciones de estrés habló la Dra. Ascensión Marcos, del Grupo de Inmunonutrición del Instituto del Frío-ICTAN del CSIC, destacando que estos microorganismos pueden desempeñar un importante papel para regular los cambios producidos en el equilibrio interno como consecuencia del estrés, aunque los mecanismos implicados están todavía por determinar.

Dra. Teresa Requena.

Dra. Yolanda Sanz.

Dr. J. Antonio Mateos, director del programa NUSA de Danone.

CELIAQUÍA

Durante el taller también se dieron a conocer datos relativos al papel de los probióticos en su interacción con el ambiente gastrointestinal y en las enfermedades inflamatorias crónicas como la celiaquía.

Los trabajos de investigación básica presentados por el Dr. Abelardo Margolles Larros, del Instituto de Productos Lácteos de Asturias (IPLA-CSIC), revelaron que Bifidobacterium longum, una especie que contiene cepas probióticas, responde a la presencia de bilis modificando la ruta de degradación de los hidratos de carbono e incrementando la presencia de factores de colonización intestinal. Asimismo, contribuye a una mayor concentración de valina, un aminoácido esencial. Por su parte, Bifidobacterium lactis se relaciona con un incremento de la resistencia a pH ácido y una modificación de ácidos grasos.

Sobre la influencia de la microbiota intestinal en enfermedades inflamatorias crónicas como la enfermedad celiaca, la Dra. Yolanda Sanz Herranz, del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA-CSIC) de Valencia, explicó que los probióticos podrían ser y se están estudiando como alternativa al tratamiento estándar en la actualidad, centrado en una dieta sin gluten. En este sentido, la experta confirmó que Bifidobacteriumlongum ES1 y Bifidobacteriumbifidum ES2 in vitro pueden regular la respuesta inflamatoria producida en el paciente celíaco por cierta microbiota intestinal y las gliadinas, proteínas claves en la respuesta alérgica al gluten, y reforzar la función de barrera intestinal del mucus, también afectada en esta enfermedad.

Estas observaciones, no obstante, según la Dra. Sanz Herranz, precisan de ensayos in vivo para ser verificadas, así como estudios de intervención que permitan atribuir a las bifidobacterias un efecto beneficioso.

EMBARAZO Y LACTANCIA

Otro campo donde se esperan resultados importantes de los probióticos es el relacionado con la salud de la mujer embarazada y el período de la lactancia. De ello habló el Dr. Juan Miguel Rodríguez, del Departamento de Nutrición, Bromatología y Tecnología de los Alimentos de la Universidad Complutense de Madrid. La principal perspectiva en este campo, según el experto, es la utilización de los probióticos para modular las microbiotas o condiciones particulares que se producen en la mujer embarazada a nivel intestinal, vaginal, etc. y de esta forma intervenir sobre la salud del feto.

Las aplicaciones se pueden dar en las distintas fases de preembarazo, gestación, parto y lactancia, y entre ellas el Dr. Rodríguez destacó, por ejemplo, la prevención de infecciones vaginales, el control de la ganancia excesiva de peso, el control de glucemia, la prevención de alergias, la prevención de infecciones por Streptococcusagalactiae (el agente más importante de septicemia y meningitis en recién nacidos) o el tratamiento de mastitis infecciosa. En este último caso ya hay ensayos, citados por el mismo experto, que revelan mejores resultados de los probióticos frente a los antibióticos.

EN ALERGIAS, ECCEMAS, ESTRÉS O CELIAQUÍA, LOS DATOS DEMUESTRAN QUE LOS PREBIÓTICOS SON BENEFICIOSOS, PERO FALTA CONOCIMIENTO SOBRE LOS MECANISMOS IMPLICADOS

PERSONAS MAYORES

Otro campo en el que los probióticos pueden tener un importante papel es el sistema inmunitario de las personas mayores, por los cambios en la respuesta inmunitaria que produce la edad. Así lo destacó la Dra. Amelia Martí del Moral, del Departamento de nutrición, Ciencias de la Alimentación, Fisiología y Toxicología de la Universidad de Navarra. Según distintos estudios presentados por esta experta, los probióticos mejoran la flora, contribuyen a estimular y mantener la función protectora intestinal y por tanto la resistencia a la colonización por patógenos. Además, según la Dra. Martí del Moral, reducen el estado inflamatorio, aumentan la actividad fagocítica y reducen la duración de infecciones estacionales.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos