Buscar en
Offarm
Toda la web
Inicio Offarm Productos sanitarios para la incontinencia urinaria.
Información de la revista
Vol. 28. Núm. 7.
Páginas 94-99 (Noviembre 2009)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 28. Núm. 7.
Páginas 94-99 (Noviembre 2009)
Acceso a texto completo
Productos sanitarios para la incontinencia urinaria.
Visitas
...
ELENA MORAa, NOELI MUÑOZb
a Farmac??utica.
b Doctora en Farmacia y farmac??utica comunitaria.
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (15)
Mostrar másMostrar menos

En la actualidad, muchas son las personas que se ven afectadas por las pérdidas de orina. Pese a que se trata de un problema infradiagnosticado e infratratado, genera necesidades a las que la farmacia debe dar respuesta en su actividad cotidiana. En este artículo se reflejan las conclusiones de un estudio realizado en oficina de farmacia para evaluar la dimensión de esas necesidades.

Texto completo

Pese al número creciente de personas afectadas por la incontinencia urinaria (IU) en sus distintas formas clínicas, aún es insuficiente el número de los pacientes que se dirigen a un profesional de la salud para formular consultas al respecto. El farmacéutico es, seguramente, por su accesibilidad, uno de los más solicitados y, desde la oficina de farmacia, tiene la labor de informar y aconsejar sobre un buen uso de los medicamentos y los diferentes productos sanitarios existentes en el mercado que pueden ayudar a mejorar la calidad de vida del afectado, así como sobre las medidas higienicodietéticas que éste puede adoptar para aliviar o mejorar su condición.

INCONTINENCIA URINARIA

La incontinencia urinaria (IU) es la pérdida involuntaria de orina por incapacidad de la persona que la presenta de ejercer una adecuada retención urinaria. Puede ser transitoria o permanente.

Hay diferentes grados de IU, que pueden oscilar desde pequeñas pérdidas de orina, la llamada incontinencia ligera, hasta la imposibilidad total de retener la micción, en cuyo caso se habla de incontinencia media o grave.

En la mayoría de los casos, subyace un debilitamiento de los músculos del suelo pélvico, que no ejercen la presión necesaria, y como consecuencia de ello, la uretra no queda bien cerrada y deja escapar algunas gotas de orina.

FACTORES DE RIESGO

Son varios los factores de riesgo que pueden favorecer la aparición de IU: el hábito de posponer la micción, la edad, los embarazos, la menopausia, la obesidad, el estreñimiento y algunos medicamentos como antidepresivos, diuréticos, sedantes, antipsicóticos, laxantes, etc. De todos estos factores, algunos son modificables, es decir, se puede incidir sobre ellos para intentar cambiar el curso de la alteración miccional.

EPIDEMIOLOGÍA

Este problema afecta a la población general: desde los niños hasta los ancianos. Pero los grupos poblacionales en los que se presenta más frecuentemente son: mujeres embarazadas, mujeres que han tenido varios hijos y mujeres tras la menopausia. La incidencia va aumentando con la edad. A partir de los 60 años, la incidencia y prevalencia se incrementan de manera paralela, tendiendo a igualarse en ambos sexos.

No hay que olvidar que este problema tiene una gran repercusión sobre la calidad de vida del afectado. Para la persona que lo sufre supone un problema no sólo higiénico, sino también social y psíquico, y todo ello influye de manera importante sobre cualquier ámbito de su vida.

ASISTENCIA FARMACÉUTICA

A pesar del impacto que tiene este problema en la población general y sobre la calidad de vida del afectado, no todas las personas que lo presentan buscan ayuda sanitaria, bien por vergüenza o porque lo consideran un problema más del propio envejecimiento y, por tanto, no tiene solución. En este sentido, el farmacéutico, por su proximidad y accesibilidad al paciente, desempeña un papel importante en la provisión de consejo e información sobre todas aquellas medidas higiénicas y dietéticas que se pueden adoptar, así como sobre el uso de los productos sanitarios adecuados según la situación en la que se encuentre la persona afectada.

EN LA MAYORÍA DE LOS CASOS, SUBYACE UN DEBILITAMIENTO DE LOS MÚSCULOS DEL SUELO PÉLVICO, QUE NO EJERCEN LA PRESIÓN NECESARIA

No hay que olvidar que, además de informar al afectado, también hay que dirigirse a sus cuidadores si los tuvieran. Todo ello tiene como último objetivo mejorar el día a día del paciente.

TIPOS DE IU

Habitualmente se distingue entre IU por esfuerzo, de urgencia y mixta.

IU POR ESFUERZO

Es la pérdida involuntaria de orina asociada a un esfuerzo físico como toser, reír, cambios de postura, correr... Se produce un aumento de la presión abdominal, pero no existe un deseo de orinar previo. Su origen está en el debilitamiento de los músculos de suelo pélvico. Suele manifestarse en forma de pequeñas gotas. Es típica de mujeres, aunque también puede afectar a los varones sometidos a extirpación quirúrgica radical de la próstata.

IU DE URGENCIA

Es la pérdida involuntaria de orina con un fuerte deseo de orinar del que el paciente es consciente. Debido a una enfermedad neurológica o a causas desconocidas, se produce una contracción involuntaria del músculo detrusor de la vejiga y la persona no consigue controlar la salida de orina. Las cantidades y la frecuencia de las pérdidas de orina suelen ser variables, pero mayores que en la IU de esfuerzo. Es típica de personas de edad avanzada.

INCONTINENCIA URINARIA MIXTA

Es una combinación entre los síntomas de la pérdida involuntaria de orina asociada al esfuerzo y los síntomas de la IU de urgencia. Es muy típica de mujeres mayores y ancianos con patología de próstata.

TRATAMIENTO

La IU admite diferentes tipos de tratamientos, como son el farmacológico, el quirúrgico, el paliativo o el funcional. Dependiendo del tipo de IU que sufra el paciente, será más adecuado un tipo de tratamiento u otro. Pero será el médico quien determine la opción terapéutica más adecuada, en función del tipo de incontinencia y de las características particulares de cada paciente, como pueden ser sus limitaciones individuales físicas y mentales, sus motivaciones y el pronóstico de su enfermedad, sin olvidar las posibilidades de colaboración familiar.

Pero al margen de que se paute un tratamiento farmacológico o quirúrgico, hay una serie de medidas útiles a cualquier tipo de paciente que pueden ayudar a mejorar su calidad de vida (véase el recuadro Consejos higienicodietéticos).

TRATAMIENTO FUNCIONAL

Esta modalidad de tratamiento ayuda a mejorar los mecanismos anatomofisiológicos involucrados en el proceso de la micción. Incluye diferentes opciones:

  • Fortalecer los músculos del suelo pélvico mediante ejercicios activos que combinan técnicas de biorregulación y electroestimulación (requiere ayuda profesional) o bien mediante ejercicios de Kegel. Estos últimos no requieren supervisión médica, por lo que resultan más cómodos para realizarlos en casa. Únicamente se basan en contraer y relajar los músculos del suelo pélvico (aquéllos que se notan al detener la salida de la orina) en repetidas ocasiones y se pueden realizar en diferentes posiciones, tal como muestran las figuras 1, 2 y 3.
  • Técnicas de micción programada. Con el fin de asegurar una vejiga siempre vacía, se pautan las micciones a lo largo del día, independientemente de que el paciente sienta ganas o no de orinar.

Fig. 1. Sentada, con las lumbares tocando el respaldo y antebrazo tocando los muslos.

Fig. 2. Tumbada boca arriba y las manos debajo de las nalgas.

Fig. 3. De pie, con las piernas ligeramente separadas.

TRATAMIENTOS PALIATIVOS

Cuando otras opciones terapéuticas no han dado buenos resultados, es aconsejable recurrir a un tratamiento alternativo que permita minimizar los síntomas asociados a la IU y mejorar la calidad de vida del paciente. Aunque no hay que olvidar que es conveniente mantener las medidas higienicodietéticas previamente implantadas, en la medida de lo posible, e incluso otras opciones terapéuticas anteriores.

En la actualidad, hay una gran variedad de productos sanitarios disponibles como son los colectores, las sondas o los absorbentes. La elección de uno u otro depende de las limitaciones físicas y personales del paciente, del pronóstico de la enfermedad y de la colaboración del entorno del propio paciente.

Colector

El colector es una funda adaptable al pene, de diferentes diámetros, cuyo extremo termina en un tubo rígido conectado a una bolsa de recogida de orina.

Sonda

Es un dispositivo destinado a recolectar orina directamente de la vejiga en una bolsa de recogida de orina. Puede crear problemas como la dermatitis, escaras o úlceras causadas por el contacto con la orina, de ahí que se emplee de forma transitoria para evitar dichos problemas.

Absorbentes

Son el tratamiento paliativo de elección en la IU, sobre todo para la población de edad avanzada. Son productos sanitarios de un solo uso, ajustados al cuerpo para absorber y retener la orina en su interior y con la finalidad de mantener la piel seca y sin humedad. Debido a la gran variedad que existe en el mercado con diferentes diseños y propiedades de absorción, estos productos sanitarios pueden ser utilizados desde casos de incontinencia leve hasta casos de incontinencia muy grave. Todos ellos están formados por tres capas:

  • Capa superior. Es la que está en contacto con la piel. Está constituida por tejido sin tejer de celulosa, viscosa o rayón, filtrante e hidrófilo que permite que la orina pase rápidamente a la capa intermedia del absorbente y evite que la humedad entre en contacto con la piel del paciente. Su composición influye en la tolerancia y en la eficacia del producto.
  • Capa media. Está compuesta por pulpa de celulosa, generalmente combinada con un material muy absorbente que al entrar en contacto con la orina la absorbe y retiene y la convierte en una sustancia gelatinosa semisólida, impidiendo que la humedad salga de nuevo. El material de gran capacidad absorbente también contribuye a la eliminación de malos olores y se ubica en las zonas donde es más necesario, es decir, en la parte central y posterior del absorbente.
  • Capa inferior. Es la capa externa impermeable que evita la salida de la humedad al exterior. En general, está constituida por materiales plásticos (polietileno) rematados en los bordes por materiales no plásticos, con el fin de asegurar la impermeabilidad, impedir el deslizamiento y evitar el ruido. Debe poseer un indicador de humedad, que son unas líneas que cambian de color en contacto con la humedad, indicando así cuándo es necesario cambiar el absorbente.

En la actualidad disponemos de una amplia gama de absorbentes muy eficaces, adaptados tanto al estado de la persona (encamado o ambulante), como a las características de sus pérdidas. Toda esta variedad permitirá que la persona afectada pueda llevar una vida lo más cómoda posible (tablas 1 y 2).

TABLA 1. TIPO DE ABSORBENTE SEGÚN LA CAPACIDAD DE ABSORCIÓN DE ORINA

TABLA 2. TIPO DE ABSORBENTE SEGÚN LA FORMA Y EL SISTEMA DE SUJECIÓN

Para saber cuál es el absorbente más adecuado para cada caso es importante dejarse aconsejar por el médico o por el farmacéutico, ya que vendrá determinado tanto por el grado de IU del paciente como por el pronóstico de la enfermedad y de la colaboración por parte de su propio entorno (tabla 3).

TABLA 3. ELECCIÓN DEL TIPO DE ABSORBENTE

OBJETIVO DEL ESTUDIO

El estudio desarrollado pretende analizar las necesidades de utilización de los diferentes productos sanitarios específicos para la incontinencia urinaria dispensados desde una oficina de farmacia.

METODOLOGÍA

Se trata de un estudio descriptivo de una población rural de más de 60 años, no institucionalizada, residente en los municipios de Alba del Campo, Peracense y Villar del Salz, pertenecientes a la zona de salud de Santa Eulalia (Teruel).

Los datos se recogieron mediante un cuestionario estandarizado realizado a pie de mostrador de farmacia en el transcurso del año 2007. Se realizó un seguimiento a 40 pacientes con incontinencia urinaria. De los 40 pacientes, 19 utilizaban habitualmente productos para la incontinencia ligera y de los restantes con incontinencia grave, 8 eran enfermos encamados.

EN LA POBLACIÓN ANALIZADA LA INCONTINENCIA VA IGUALANDO SU INCIDENCIA EN AMBOS SEXOS A MEDIDA QUE AUMENTA LA EDAD DE LOS PACIENTES CONSIDERADOS

A todos ellos se les propuso sistemáticamente que probaran varias marcas de absorbentes durante meses sucesivos para que pudieran comentar los aspectos que más se adaptasen a sus necesidades.

RESULTADOS Y CONCLUSIONES

Se han clasificado a continuación por temas:

CONSUMO DE ABSORBENTES PARA LA INCONTINENCIA LIGERASexo

De los pacientes que solicitaron productos específicos para la incontinencia ligera, sólo un 5% representa la demanda masculina (fig. 4). Además de los aspectos físicos que hacen que el problema sea menos frecuente en los hombres, hay que tener en cuenta aspectos culturales y sobre todo púdicos, que en muchos casos frenan a los hombres para que consulten con los profesionales. Las mujeres aceptan de mejor grado la utilización de «compresas para orina», seguramente por el hábito que tienen hasta la menopausia.

Fig. 4. Pacientes demandantes de productos específicos para la incontinencia ligera por sexo.

Edad

Más de la mitad (52%) de los utilizadores de productos específicos para la absorción de la incontinencia ligera fueron personas de entre 70 y 79 años (fig. 5). Los pacientes con edades entre 60 y 69 años suponen el 26% y los mayores de 80 años representan el 21%.

Fig. 5. Consumo de absorbentes por edades en pacientes con incontinencia ligera.

A partir de los 90 años apenas se consumen este tipo de productos. La enfermedad progresa con el transcurso de los años hasta que en un momento dado se acentúa tanto que es necesaria la utilización de absorbentes más específicos de la incontinencia grave (fig. 6). Además, dada la edad elevada de la población, se adicionan otros problemas que dificultan la movilidad de los enfermos y que requieren el uso de otros pañales. Muchas de estas personas son cuidadas por familiares en sus domicilios que consultan con el médico el problema de incontinencia pasando a utilizar los productos reembolsados por la Seguridad Social.

Fig. 6. Evolución de la incontinencia.

Producto

Un 95% de todos los pacientes que solicitaron un absorbente para las pequeñas pérdidas optaron por una marca en concreto, por la relación precio/calidad, seguida de su perfume y de la no producción de irritación en la piel.

Tratamiento

Sólo el 5% de los pacientes que utilizaban este tipo de absorbentes seguían también un tratamiento farmacológico, por lo que sólo en ellos existe constancia de su consulta al médico. En la incontinencia ligera, el farmacéutico es el profesional a quien se acude en primer lugar. Los pacientes siguen considerando que se trata de un problema menor y propio de la edad, más que de una enfermedad, por lo que no merece ser comentado al médico.En numerosas ocasiones pacientes que solicitan habitualmente compresas con máxima capacidad de absorción se resisten al paso a absorbentes para incontinencia severa argumentando una mayor incomodidad debido al tamaño de los absorbentes y, sobre todo, por el rechazo psicológico a la utilización de «pañales», a pesar de que éstos pueden ser ofrecidos gratuitamente por la Seguridad Social.

CONSUMO DE ABSORBENTES PARA LA INCONTINENCIA GRAVE AMBULANTESexo

De los enfermos con incontinencia grave, el 66% fueron mujeres. En la población analizada la incontinencia va igualando su incidencia en ambos sexos a medida que aumenta la edad de los pacientes considerados (fig. 7).

Fig. 7. Población con incontinencia grave por sexos.

Edad

Los grupos de edad de estos pacientes es la mostrada en la figura 8. La mayoría (62%) están entre 80-89 años, 23% tienen entre 70 y 79 años y un 15% entre los mayores de 90 años. A partir de 90 años las posibilidades de que estos pacientes pasen a estar en una situación de inmovilidad se incrementa mucho pasando a ser pacientes encamados.

Fig. 8. Consumo de absorbentes por edades en pacientes con incontinencia grave.

Situación familiar

La situación familiar en la que se encuentran estos pacientes es la mostrada en la figura 9: el 46% de los pacientes vivía solo, el 23% era cuidado por el/la esposo/a, otro 23% era atendido por los hijos y en el 8% de las ocasiones eran cuidados por otro familiar. La edad no era indicativa de su situación.

Fig. 9. Situación familiar en la que viven los pacientes con incontinencia grave.

Producto

De entre todos los pacientes ambulantes con incontinencia grave, un 80% prefirió una marca determinada. De ese 80%, unos comentaron que hicieron su elección motivados por el perfume que se mantiene durante largo tiempo y por la suavidad al tacto (el temor al olor es un comentario que se hace con mucha frecuencia y es el problema que más preocupa a los pacientes) y otros indicaron que su tamaño se ajustaba más a su anatomía.

CONSEJO FARMACÉUTICO

El grupo de pacientes que más solicitó consejo al farmacéutico se situó en un rango de edad entre 70-79 años, y fue superior al 50%. Se trataba de pacientes que consultaban acerca de la incontinencia, según ellos, ligera pero que, desde hacía algún tiempo, se estaba acentuando mucho y en la que era necesario pasar a la utilización de productos específicos para dicho problema. Todas las consultas fueron realizadas por el propio interesado.

El consejo farmacéutico fue solicitado no sólo para la venta de productos y para el asesoramiento, sino también para el consejo en la utilización de los diferentes productos sanitarios disponibles para la IU. El 37% de los cuidadores de pacientes encamados con incontinencia severa pidió asesoramiento técnico al farmacéutico en relación con la colocación de los absorbentes.

CONSUMO DE ABSORBENTES PARA LA INCONTINENCIA GRAVE DE ENCAMADOSProducto

En el 63% de los pacientes encamados con incontinencia grave sus cuidadores indicaron que preferían los absorbentes con bandas de ajuste para evitar las fugas laterales y porque se amoldaban mejor a la anatomía del paciente.

Los productos que más interés suscitaron (fig. 10) fueron los relacionados con la higiene del enfermo: cremas para las escoceduras, tanto para curarlas como para evitarlas (75%); protectores de cama, sobre todo los de un solo uso (37%); toallitas específicas para adultos (25%); líquidos antisépticos, sobre todo para pacientes encamados que no pueden ser bañados y a quienes se debe asear en la cama (13%) y guantes (13%).

Fig. 10. Consumo de productos para la higiene en pacientes encamados.

Edad

La totalidad de los pacientes que utilizaban los absorbentes en situación encamada con incontinencia grave se encontraba en el grupo de edad de más de 90 años (fig. 11).

Fig. 11. Grupos de edad de pacientes encamados con incontinencia grave.

Situación familiar

En cuanto a los pacientes encamados que utilizaron productos para la incontinencia grave, el 13% era cuidado por su esposo/a y el 87% por hijos/as. Of

Bibliografía
[1]
Gómez A..
Incontinencia urinaria. Tratamiento no farmacológico..
Farmacia Profesional, 5:42-7. (2008),
[2]
Batlle C..
Incontinencia urinaria..
, 392:66-9. (2008),
[3]
Conejero A, Gimeno V, Duch T..
Atención primaria de calidad..
Gu??a de buena pr??ctica cl??nica en incontinencia urinaria,
[4]
Guía Lindor Activa. Preguntas y respuestas sobre las pérdidas de orina. Arbora & Ausonia, S.l..
U, 2006.
[5]
Guía Lindor Ausonia. Mi papel como cuidador. Consejos para facilitar el cuidado de otra persona. Arbola & Ausonia, S..
U, 2006.
[6]
Fisterra Salud. Información de salud para pacientes. Absorbentes de incontinencia urinaria o mixta. Disponible en: http://www.fisterra.com/salud/1infoConse/absorbentes_IU..
asp,
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.