covid
Buscar en
Offarm
Toda la web
Inicio Offarm Novedades en el tratamiento de la osteoporosis
Información de la revista
Vol. 21. Núm. 10.
Páginas 168-172 (noviembre 2002)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 21. Núm. 10.
Páginas 168-172 (noviembre 2002)
Acceso a texto completo
Novedades en el tratamiento de la osteoporosis
Visitas
9113
Marián Carreteroa
a Vocal de Distribución del COF de Barcelona.
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (4)
Microfotografías electrónicas del hueso cortical (izquierda) y trabecular (derecha)
Proceso de recambio óseo normal
Proceso de recambio óseoporótico
Mostrar másMostrar menos
Texto completo

La osteoporosis es un problema de salud pública en todo el mundo. Las fracturas de columna, cadera y otras localizaciones esqueléticas afectan a más de un tercio de las mujeres adultas y son más comunes que los ictus, infartos y cáncer de mama juntos. El alendronato sódico ha demostrado incrementar la densidad mineral ósea de forma consistente, disminuir el recambio óseo y ayudar a prevenir fracturas en las localizaciones osteoporóticas clave.

A causa del envejecimiento de la población, la incidencia de fracturas osteoporóticas está aumentando en todo el mundo. Se prevé que la incidencia anual de fracturas de cadera aumente a 6,26 millones en todo el mundo para el año 2050.

El principal determinante del riesgo de presentar fracturas osteoporóticas es la masa ósea, que aumenta continuamente desde la niñez hasta la tercera década y disminuye progresivamente a continuación. Las mujeres suelen perder hasta el 15% del tejido esquelético (especialmente en la columna vertebral) durante los 5 años siguientes al inicio de la menopausia. Posteriormente, la pérdida se ralentiza, pero en el transcurso de la vida, puede perderse hasta un 40-50% de la masa ósea máxima. En los varones, la pérdida ósea en el transcurso de la vida puede oscilar entre el 20 y el 30% de la masa ósea máxima.

La probabilidad de desarrollar osteoporosis está determinada por el pico de masa ósea y la magnitud y duración de la pérdida ósea después de haber obtenido la masa ósea máxima.

Los factores de riesgo para desarrollar osteoporosis son:

­ Genéticos/constitucionales.

­ Alteraciones médicas.

­ Factores nutricionales/estilo de vida.

­ Uso de medicamentos.

Los medicamentos asociados con la osteoporosis incluyen corticosteroides (utilizados prolongadamente), agonistas y antagonistas de la hormona liberadora de la gonadotropina y la tiroxina a altas dosis

Las mujeres posmenopáusicas, en especial las mujeres blancas y asiáticas que tienen una constitución pequeña con historia familiar de la enfermedad, tienen mayor riesgo de presentar osteoporosis. Algunos factores de estilo de vida y nutricionales aumentan el riesgo, especialmente el tabaquismo, la excesiva ingesta de alcohol, la inactividad, la inmovilización prolongada y el bajo peso corporal. Los factores que causan deficiencia de estrógenos en las mujeres premenopáusicas, como la anorexia nerviosa o el ejercicio físico excesivo, contribuyen también al riesgo de presentar osteoporosis. Algunas enfermedades pueden favorecer la pérdida ósea como la malabsorción, hiperparatiroidismo primario e hipertiroidismo. Los medicamentos asociados con la osteoporosis incluyen corticosteroides (utilizados prolongadamente), agonistas y antagonistas de la hormona liberadora de la gonadotropina y la tiroxina a altas dosis.

La osteoporosis se puede prevenir y tratar, aunque muchas personas con osteoporosis no son diagnosticadas ni tratadas.

Microfotografías electrónicas del hueso cortical (izquierda) y trabecular (derecha)

Patogenia

El esqueleto está compuesto por hueso cortical, una capa externa compacta y densa, y hueso trabecular, una capa interna con aspecto de panal. La estructura y composición del hueso varía en las distintas zonas del cuerpo, dependiendo de su requerimiento funcional, y es afectado por la osteoporosis en forma diferente. El recambio es aproximadamente ocho veces más rápido en el hueso trabecular que en el cortical, de modo que, el aumento de recambio que acompaña a la menopausia produce pérdida ósea temprana en sitios esqueléticos ricos en hueso trabecular. Por ello, las vértebras que están compuestas principalmente por hueso trabecular son los principales lugares con pérdida ósea en la osteoporosis posmenopáusica.

El recambio óseo es un ciclo continuo de demolición (resorción) y reconstrucción (formación) en focos separados del esqueleto denominados unidades de remodelación. En la fase de resorción, que puede durar hasta 3 semanas; el hueso preexistente es reabsorbido desde la superficie por células multinucleadas especializadas llamadas osteoclastos. La resorción se realiza gracias al borde rugoso, una superficie especializada de la membrana celular del osteoclasto, que se coloca sobre la superficie mineralizada del hueso. La fase de formación, que dura 3-4 meses, comienza en el momento en que las células mononucleares, llamadas osteoblastos, migran a la superficie ósea reabsorbida y producen hueso nuevo para volver a llenar la masa perdida durante la resorción. Durante este proceso los osteoblastos secretan matriz ósea, la cual está compuesta en más del 90% de colágeno tipo I. Junto con el 10% restante, que consiste en proteínas no colágenas, toda la matriz ósea inicia el proceso de mineralización.

El mantenimiento de la masa ósea depende del balance entre la resorción y la formación. Por lo general, la cantidad de hueso nuevo formado en cada foco de remodelación es casi igual a la cantidad perdida durante la resorción. En la osteoporosis, la velocidad de resorción excede a la de formación, por lo que se da una pérdida ósea. Un ejemplo es la osteoporosis posmenopáusica, que tiene lugar como resultado de la deficiencia de estrógenos, la cual aumenta la velocidad de resorción ósea. La pérdida ósea asociada con el tratamiento con corticosteroides refleja, por el contrario, una formación ósea reducida en el ciclo de remodelado. La pérdida ósea, debida a cualquiera de los dos mecanismos, se correlaciona de forma directamente proporcional con un mayor riesgo de fractura y puede revertirse a través de la inhibición de la resorción ósea.

Proceso de recambio óseo normal

Proceso de recambio óseoporótico

Diagnóstico y evaluación

Las mediciones de la masa ósea e indicadores bioquímicos del recambio óseo son útiles en el cribado y diagnóstico de la osteoporosis, así como también para tomar decisiones sobre el tratamiento y para monitorizar su eficacia.

La absorciometría de rayos X de doble energía (DXA) es la principal técnica actual para la medición de la masa ósea.

Los indicadores bioquímicos más útiles para la formación ósea son las concentraciones séricas de la osteocalcina y fosfatasa alcalina específica ósea y los productos de degradación de colágeno (como N-telopéptido de enlaces cruzados) para la resorción ósea.

Una variedad de métodos no invasivos se encuentra disponible para evaluar la masa y el recambio óseo. Los resultados de estas pruebas pueden ser utilizados para evaluar y diagnosticar la osteoporosis, antes de que sea evidente por radiología convencional y antes de la aparición de fracturas. Estas mediciones pueden ser una ayuda para decidir el tratamiento y monitorizar su eficacia. Por ejemplo, los marcadores de recambio óseo pueden ayudar a la identificación temprana de las pacientes que podrían beneficiarse del tratamiento al predecir la velocidad de pérdida ósea, así como el riesgo de fractura.

La eficacia del alendronato sódico, para aumentar la DMO y prevenir fracturas, ha sido demostrada en numerosos estudios bien diseñados, prospectivos, doble ciegos y controlados por placebo

Tratamiento

El objetivo final del tratamiento de la osteoporosis es la prevención de fracturas. Los datos disponibles sugieren que la eficacia antifractura de los tratamientos antirresortivos está relacionada con su capacidad para incrementar la densidad mineral ósea (DMO).

El alendronato sódico ha demostrado, en ensayos clínicos con más de 17.000 pacientes, incrementar la DMO de forma consistente, disminuir el recambio óseo y ayudar a prevenir fracturas en las localizaciones osteoporóticas clave.

El alendronato sódico, administrado en dosis de 10 mg diarios o bien en tratamiento semanal de 70 mg, reduce el riesgo de fracturas vertebrales y de cadera en mujeres posmenopáusicas con osteoporosis. Se trata de un bifosfonato que contiene nitrógeno y es un potente inhibidor de la resorción ósea. Este fármaco aumenta la masa ósea y disminuye el riesgo de fracturas osteoporóticas. Administrado una vez al día ha demostrado su eficacia para evitar fracturas en sitios clínicamente claves, incluyendo la cadera, y ha establecido un estándar con el cual pueden ser comparados todos los tratamientos osteoporóticos. En un reciente y extenso estudio clínico se ha demostrado que el tratamiento semanal con 70 mg es equivalente terapéuticamente al tratamiento de 10 mg diarios. El tratamiento semanal es más cómodo para el paciente y facilita su cumplimiento.

La osteoporosis supone una grave amenaza para la salud y el bienestar psicológico del paciente y su manejo consiste en prevenir las fracturas. La capacidad del tratamiento antirresortivo está relacionada con su capacidad de aumentar la DMO. Por ello, cualquier evaluación sobre la eficacia de los medicamentos utilizados en el tratamiento de la osteoporosis debería considerar el beneficio sobre el riesgo de fracturas y sobre la DMO.

La eficacia del alendronato sódico, para aumentar la DMO y prevenir fracturas, ha sido demostrada en numerosos estudios bien diseñados, prospectivos, doble ciegos y controlados por placebo.

El alendronato sódico es la sal monosódica del ácido bifosfónico. Como todos los bifosfonatos, el alendronato sódico es un análogo del pirofosfato, un regulador endógeno del recambio óseo en el cual el oxígeno del P-O-P ha sido reemplazado por un carbono. Esta sustitución ha dado origen a una gran familia de compuestos que representan a los inhibidores más efectivos de la resorción ósea disponibles en la actualidad. Las propiedades de estos compuestos incluyen la concentración en el tejido diana (hueso), exposición limitada en el resto de tejidos no diana, rápida eliminación renal y baja absorción sistémica.

Opciones de artículo
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos