Buscar en
Offarm
Toda la web
Inicio Offarm Las manos
Información de la revista
Vol. 24. Núm. 4.
Páginas 74-82 (Abril 2005)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 24. Núm. 4.
Páginas 74-82 (Abril 2005)
Acceso a texto completo
Las manos
Visitas
...
Isabel Fustero
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo

Enfermedades, anomalías y cuidados cosméticos

La piel de las manos, junto con la de la cara, está muy expuesta a la influencia del medio ambiente y es muy sensible. Los factores externos (el contacto con el agua, los roces, los detergentes, el sol, el tabaco, etc.) y los internos (las enfermedades, la edad, etc.) la resecan y la vuelven frágil. Las manos son una parte del cuerpo que no se puede esconder y que difícilmente puede mejorarse con tratamiento quirúrgico. En este trabajo, se trata el cuidado de manos y uñas, así como sus enfermedades y anomalías más frecuentes.

Según Aristóteles, las manos son el instrumento de los instrumentos, instrumento del cerebro, la parte más útil del cuerpo y una estructura perfectamente adaptada a sus funciones. En la cultura oriental, simbolizan el alma de la persona y sus cuidados son todo un rito. Para Occidente, son una tarjeta de presentación y, por tanto, siempre deberían estar en perfecto estado.

La piel de la palma de la mano es resistente, pero la del dorso presenta una epidermis fina y frágil que cuenta con escasas glándulas sebáceas, lo que hace que su estructura sea muy similar a la del contorno de los ojos y el cuello. Así, el paso del tiempo y las agresiones externas (los lavados frecuentes, el frío y el calor, la carga de pesos, los detergentes, etc.) quedan registrados.

Además, con la edad se pierde elasticidad, se relajan los tejidos, disminuye la grasa hipodérmica y aparecen manchas oscuras.

Por tanto, si las manos no reciben los cuidados necesarios se deshidratan, se vuelven ásperas y rugosas, y envejecen prematuramente.

La hidratación de las manos, aunque se le presta menos atención, es igual de importante que la de la cara.

Hay 3 pilares básicos para el cuidado de las manos:

* Higiene. Lavar las manos con agua tibia y con un jabón suave. Secarlas a continuación.

* Hidratación, nutrición y reparación. Es necesario aplicar crema desde la punta de los dedos hasta el antebrazo y masajear suavemente para activar la circulación sanguínea, a la vez que se reafirma la piel.

* Alimentación equilibrada. Es fundamental para el cuidado de las manos.

Enfermedades de las manos

Hiperpigmentación

Las manchas oscuras en las manos (hiperpigmentación) forman parte del proceso normal del envejecimiento y aparecen en el dorso de la mano. Sin embargo, la exposición excesiva al sol y a la nicotina del tabaco acelera su aparición.

Para reducir o eliminar las manchas se utilizan productos despigmentantes o blanqueadores junto con filtros solares, que aumentan su eficacia.

Los agentes despigmentantes más utilizados son la hidroquinona (formulada al 2%), el ácido ascórbico, el ácido kójico, los extractos vegetales ricos en arbutina, el ácido azelaico, los cítricos y la aquilea.

Los productos con extractos de ácidos de frutas exfolian la capa más superficial de la piel, así se renueva y crecen células jóvenes. Si las manchas están en la epidermis, se pueden obtener resultados en 2-3 semanas, pero si transcurrido ese tiempo no desaparecen, hay que acudir al dermatólogo, que evaluará la necesidad de un tratamiento con estos ácidos, pero con una concentración mayor.

Hipopigmentación

De origen desconocido, la hipopigmentación o vitíligo se manifiesta con la aparición de zonas hipopigmentadas, frecuentemente en manos y brazos.

Dado que se destruyen los melanocitos, las zonas afectadas están desprotegidas frente a la radiación solar.

El tratamiento consiste en la aplicación de factor de protección solar (FPS) alto y de productos cosméticos que coloreen la zona clara.

Hiperhidrosis

Se caracteriza por una excesiva sudoración de las palmas de las manos. Su causa es desconocida.

Todo el mundo ha tenido, alguna vez en su vida, la sensación de tener las manos sudorosas y frías a la vez, normalmente en situaciones estresantes o de mucho nerviosismo. Sin embargo, para la persona con hiperhidrosis, esta sudoración de las manos se convierte en una situación desagradable y agobiante, ya que es continua y suele agravarse en situaciones de estrés y con el calor.

Si la sudoración es muy intensa puede llegar a macerar la piel, con el riesgo de que las manos se agrieten y, por tanto, se infecten.

Cuando no se debe a una enfermedad, sino que la causa es desconocida, se trata con productos desodorantes, formulados con sales de aluminio (que por ser astringentes disminuyen la producción de sudor). A veces, también se incluye un antibacteriano.

Cuidados cosméticos de las uñas

Las uñas forman parte de las manos, son anexos cutáneos de queratina dura con forma de laminillas que protegen las últimas falanges de los dedos.

Los alimentos con un alto contenido en proteínas y vitaminas, que nos ayudan a fortalecer y embellecer los cabellos, también son adecuados para cuidar nuestras uñas. Entre ellos encontramos:

* Vitamina A. Tomate, pimiento rojo, zanahoria, albahaca y espárragos.

* Vitamina B. Levadura de cerveza, cereales integrales, verduras y frutos secos.

* Vitamina C. Cítricos y pimientos.

* Biotina o vitamina B7. Soja, avena, cebada y maíz.

* Ácido fólico y vegetales de hoja verde.

* Sales minerales. Calcio (leche, yogures, quesos frescos, frutos secos), cinc (sésamo, apio, espárragos, higos, berenjenas), yodo (algas) y hierro (hígado de ternera, habas, fresas, legumbres, vegetales de hoja verde).

El objetivo de la manicura no es sólo mantener las uñas arregladas y bonitas, sino que también sirve para hidratar los contornos y sus cutículas.

Los pasos para realizar una correcta manicura son:

* Retirar los restos de esmalte de uñas con un quitaesmaltes que no las reseque. A continuación, lavar las manos para evitar la acción continuada del quitaesmaltes sobre la uña. Finalmente, secar bien las manos.

* Cortar las uñas largas con la tijera y limar las cortas.

* Limar siempre en el mismo sentido (desde el lateral hacia el centro). No limaremos la superficie de la uña, ya que se rompería fácilmente.

* Sumergir los dedos unos minutos en agua tibia jabonosa y cepillarlos o frotarlos con medio limón para limpiar los bordes de las uñas.

* Para retirar las pequeñas pieles de alrededor de la uña se aplica una emulsión hidratante mediante un suave masaje (sin dañar la matriz cuticular). Se deja actuar unos minutos y se empujan suavemente las cutículas con un palito de naranjo.

* Al empujar las cutículas hay que hacerlo con mucho cuidado. La cutícula es una capa protectora de la piel que impide que entren bacterias y hongos en esa zona. Por tanto, sólo hay que retirar las pieles que sobresalen.

* Se puede preparar una crema exfoliante casera si se mezcla sal gorda o azúcar moreno con la crema hidratante.

* Podemos aplicar también una mascarilla hidratante.

* Si vamos a esmaltar las uñas, y para que el esmalte se adhiera bien, es necesario lavar bien las manos para eliminar los posibles restos de emulsión y, como siempre, secar bien.

* Aplicar la capa de esmalte transparente endurecedor y dos capas de esmalte de color (bien mezclado), y esperar a que se seque cada capa antes de aplicar la siguiente.

* La misión del esmalte transparente (ya sea endurecedor o no) es proteger la lámina ungueal. Si aplicamos el esmalte de color directamente sobre la uña, acabaremos tiñendo la lámina ungueal (típicas uñas amarillas).

* Para pintar las uñas se coloca el pincel en el centro de la uña y se extiende por la superficie, primero hacia fuera y luego en dirección a la cutícula. Una vez seca, se aplica la siguiente capa.

* No es recomendable realizar la manicura en una uña infectada (hongos o bacterias), o con hematomas o hinchazones, pues sólo agravaríamos la situación.

Para la higiene de las manos se recomienda usar jabones que suavicen la piel, formulados con miel, lanolina y vitaminas. Hay que evitar jabones muy detergentes o alcalinos.

Protección de las uñas

* Limpiarlas a diario.

* Cortarlas una vez por semana.

* Utilizar utensilios adecuados para las uñas de las manos (tijera curva, lima de esmeril, palito de madera de naranjo para empujar las cutículas, etc.).

* Si cortamos las cutículas, hay que tener especial cuidado para no dañar la raíz de la uña.

* Al realizar tareas que pueden dañar la superficie de la uña debemos protegernos las manos con guantes.

* Masajear las uñas con la crema hidratante para estimular la circulación sanguínea (los abrillantadores suaves de cuero también estimulan la circulación sanguínea).

Enfermedades de las uñas

Onicofagia

El estrés, la timidez y la ansiedad suelen ser factores determinantes del hábito de morderse las uñas, un hábito con el que se puede dañar la matriz ungueal, ya que al disminuir la uña, el extremo del dedo se adelgaza y el hueso se acorta.

Por el momento, sólo se conocen algunos productos con gusto amargo (tintura de aloes) o picante (chile), que se aplican sobre la uña, pero no son muy efectivos. Se recomienda tratamiento psicológico para solucionar el problema.

Onicólisis

Se trata del desprendimiento de la uña de su base, que repercute en la nutrición sanguínea. Las causas son variadas; infecciones, procesos tóxicos u hongos, sin olvidar el formaldehído (uno de los ingredientes de algunos endurecedores de uñas).

Al separarse de la base, aparecen manchas blancas en la superficie interior de la uña, que se volverán verdosas o negras en caso de infección. Es el momento de acudir al dermatólogo para solucionar el problema.

A veces, aparecen manchas blancas en la uña que se deben a pequeños traumas en su matriz. En ese caso no se producirá desprendimiento de la uña, ya que el problema es simplemente estético y a medida que la uña crezca las manchas se desplazarán hacia el extremo. La solución es el limado de las uñas.

Onicomicosis

También conocida como infección por hongos. La uña presenta coloración amarilla, se engruesa y se astilla. Para solucionarlo hay que acudir al dermatólogo.

Onicosquisis

Se trata del despegamiento de capas de las uñas debido a la deshidratación de las láminas ungueales. Esta enfermedad se debe al contacto continuado con el agua, que paradójicamente, deshidrata la uña y hace que sus capas se desprendan.

Anomalías de las uñas

Uñas gruesas y débiles

Se desprenden del punto de unión con el dedo. Se da en enfermos con psoriasis.

Uñas con manchas blancas

A veces se asocian con problemas de la glándula tiroidea. A diferencia de lo que popularmente se cree, no están relacionadas ni con la falta de calcio ni con un descenso de las defensas.

Uñas con manchas amarillas

Se asocian al hábito de fumar, pero también las encontramos en pacientes que han recibido tratamiento con antibióticos de la familia de las tetraciclinas o en personas enfermas del hígado.

Uñas cóncavas

Debido a problemas hepáticos, a la falta de hierro y a la anemia crónica.

Uñas abombadas y grises

También llamadas «vidrio de reloj». Son frecuentes en enfermos cardíacos o con problemas pulmonares crónicos.

Uñas con bandas negras

Las bandas negras, a modo de código de barras, pueden deberse a problemas hormonales, embarazo o tratamientos antipalúdicos.

Uñas azules

Debido a la mala circulación sanguínea.

Uñas frágiles

Indican mala salud en general, falta de hierro, falta de biotina (vitamina H) o problemas de reumatismo.

Manos de bebés y niños

Capítulo aparte merece el cuidado de las manos y las uñas de bebés y niños.

La crema hidratante para bebés, las uñas cortas, y una buena higiene son esenciales para el cuidado de los más pequeños.

Es recomendable cortar las uñas rectas y utilizar tijeras de curvatura final y protección redondeada (se desaconsejan los cortaúñas para adultos, ya que se puede cortar la punta del dedo en lugar de la uña).

Normalmente, una vez por la semana es suficiente.

Las uñas de los bebés se pueden cortar desde el primer día, pero sólo la parte que sobresale (para que no se hagan daño). No se pueden cortar si están pegadas.

Un momento ideal para la manicura del bebé es después de la toma, pues está más relajado. Se coge la mano del bebé con seguridad, se le extiende y se le cortan las uñas con la mano que queda libre. Al crecer podemos aprovechar después del baño; no sólo estarán más relajados, sino que las uñas estarán más blandas.

Hasta que toman conciencia de lo peligrosas que pueden ser unas tijeras, es conveniente la presencia de dos personas para cortar las uñas; una persona sujeta a la criatura y la otra le corta las uñas.

En algunas ocasiones es conveniente realizar un suave limado (las limas usadas y un poco desgastadas van muy bien) de las uñas para que no se arañen, ni arañen a los demás. Esto es especialmente útil en el caso de enfermedades o afecciones de la piel que producen prurito (dermatitis atópica, varicela, etc.).

El objetivo de la manicura no es sólo mantener las uñas arregladas y bonitas, sino que también sirve para hidratar los contornos y sus cutícula

Recomendaciones básicas para el cuidado de las manos

* Lavar las manos con agua tibia y un jabón suave. Secar las manos a continuación.

* Utilizar guantes o una crema barrera antes de realizar cualquier tarea que pueda estropear las manos.

* Aplicar crema de manos todas las mañanas, y masajear hasta su completa absorción. Antes de ir a dormir puede utilizarse una crema de fase externa oleosa para que actúe durante toda la noche.

* Una vez por semana, antes de la manicura, se puede aplicar una capa fina de crema exfoliante para manos. La crema exfoliante se deja sobre la piel hasta que se seca ligeramente, y luego se frota suavemente para eliminar las células muertas. Por último, se aclaran las manos con abundante agua tibia y se secan muy bien antes de aplicar la crema hidratante.

* Si se aplica una crema despigmentante, lo ideal es empezar el tratamiento en invierno. Hay que evitar, sobre todo, la exposición al sol en las horas de mayor intensidad (11.00-16.00 h). De todos modos, siempre conviene utilizar un factor de protección alto sobre la zona de las manos con manchas.

* En los casos de hiperhidrosis, se recomienda aplicar el preparado desodorante en las palmas de las manos antes de ir a dormir. A la mañana siguiente se elimina con el lavado. Conviene realizar este tratamiento cada día durante una semana y, después, en días alternos.

Productos para el cuidado de manos y uñas

Manos

Por lo que respecta a la hidratación, la nutrición y la reparación de las manos, se utilizan emulsiones de fase externa oleosa o acuosa. Las emulsiones de fase externa acuosa pueden utilizarse durante el día, pues se absorben más rápidamente, y las de fase externa oleosa por la noche (efecto reparador) o cuando es necesaria la protección frente al agua o frente a los agentes hidrosolubles.

Si la piel de las manos sigue áspera, a pesar de utilizar estos preparados, se pueden aplicar mascarillas que hidratan, tonifican y nutren la piel.

Sumergir las manos en glicerina, parafina o vaselina calientes (mascarilla térmica), durante unos segundos, puede ser el remedio para los «casos rebeldes» de sequedad de las manos. Este tratamiento no se aconseja para pieles muy sensibles, irritables o con tendencia al edema.

Actualmente, debido a su textura ligera, las cremas de manos hidratantes se absorben casi de inmediato sin dejar rastros de grasa.

Entre los ingredientes más comunes en las formulaciones destinadas al cuidado de manos y uñas encontramos:

* Humectantes. Glicerina, sorbitol y propilenglicol.

* Emolientes. Lanolinas, vaselinas, siliconas, lecitinas, aceite de karité, aceite de árnica y de soja, caléndula y avena.

* Nutritivos. Vitaminas A y F, fosfolípidos, pantenol, colesterol, aceite de karité y extracto de brote de álamo.

* Hidratantes. Ácido láctico, urea, alantoína, derivados de ácido hialurónico y fructosa.

* Calmantes. Alfabisabolol (manzanilla) y hamamelis.

* Antioxidantes. Vitamina E (también se utiliza como antirradical libre) y aceite de karité.

* Cicatrizantes. Aceite de rosa mosqueta, colágeno, elastina y mucopolisacáridos.

* Filtros solares. Protectores de las radiaciones UVA y UVB.

* Fortalecedor de uñas. Extracto de mirra.

Cremas barrera

Forman una película y protegen las manos de sustancias irritantes. Se aplican antes de manipular esas sustancias y se eliminan al acabar el trabajo con el lavado de las manos.

Las cremas barrera tienen una composición diferente según el tipo de sustancia frente a la que protegen:

* Pomadas grasas que contienen lanolinas, tensioactivos y aceite de ricino. Protegen del agua y de las sustancias hidrosolubles.

* Cremas de siliconas. Protegen de los líquidos acuosos y de los alérgenos hidrosolubles.

* Formulaciones elaboradas con alginatos, bentonitas y celulosa. Protegen de las grasas irritantes.

* Cremas elaboradas con bentonita y óxidos de titanio y cinc. Protegen de las sustancias en polvo.

Uñas

Reparadores o endurecedores

Son productos fortalecedores de las uñas que aumentan la resistencia al agrietamiento, la fractura y el laminado. Se trata de soluciones acuosas de sales metálicas (alumbre, sulfato de aluminio, acetato de cinc, etc.), ácido mandélico o queratina, en un vehículo de soluciones acuosas de varios agentes humectantes o polímeros (poliamida o poliacrilatos). Hay productos que hasta incluyen polvo de diamante en su composición.

Los endurecedores se aplican sobre las uñas bien secas. Antiguamente se añadían unas gotas de formaldehído a las lacas de uñas (venían a la oficina de farmacia y nos pedían que añadiéramos unas gotitas). Sin embargo, no es recomendable su uso, ni el de productos que lo contengan, ya que produce alteraciones en la uña.

Quitaesmaltes

Son mezclas de disolventes (acetona, acetato de amilo o de etilo), y su misión es eliminar el esmalte de uñas. Para evitar la sequedad que producen los disolventes se añaden sustancias grasas, como aceites y vitaminas.

Cremas para cutículas

Son líquidos o emulsiones de naturaleza alcalina, normalmente hidróxido potásico al 2-5%. Se aplica poca cantidad en la zona de la lúnula y, tras masajear la uña para que llegue a todos los bordes, se empujan ligeramente las cutículas hacia dentro con el palito de naranjo y se da forma a la uña. Finalmente, se sumergen los dedos en agua tibia para eliminar el producto. No se recomienda cortar las cutículas, ya que podría favorecer las infecciones de la uña y el crecimiento de cutículas más fuertes y duras.

Revitalizantes

Su función es regenerar y favorecer el crecimiento sano de las uñas. Hay que aplicar el producto mediante un ligero masaje hasta la total absorción, ya que así la uña adquirirá elasticidad y resistencia. Los revitalizantes están muy indicados para uñas frágiles o quebradizas. Los ingredientes utilizados suelen ser lanolina, parafina y vitamina F.

Fitocosméticos

Entre las plantas medicinales, hay 3 muy útiles para el cuidado de las uñas:

* Olivo. El aceite de oliva suaviza e hidrata la piel y las uñas (poner dos dedos de aceite de oliva en un vaso y sumergir las uñas durante cinco minutos una vez al día, antes de dormir).

* Aloe. Es útil en el tratamiento de todas las afecciones externas del organismo (se mezcla un poco de gel de aloe con una crema hidratante de manos. El gel de aloe se obtiene al cortar una hoja tierna de la planta y apretarla con un cuchillo).

Cosmética decorativa para uñas

Lacas o esmaltes de uñas

Las lacas o esmaltes de uñas son suspensiones de pigmentos que se aplican sobre la uña para embellecerla. La laca debe ser resistente y brillante, de duración prolongada y de secado rápido.

Las lacas o esmaltes se componen de:

* Colorantes. Suelen ser pigmentos y su misión es decorativa.

* Agentes tixotrópicos. Permiten que la laca tenga la viscosidad adecuada para que se aplique y para que los pigmentos no sedimenten.

* Sustancias filmógenas. Tienen buena adherencia y dan brillo a la laca (derivados de la celulosa).

* Resinas y disolventes. Aportan brillo, resistencia y dureza al ingrediente filmógeno.

* Plastificantes. Aumentan el brillo y la elasticidad del producto cosmético.

* Disolventes. Facilitan la aplicación y el secado de los esmaltes de uñas. Los formadores de película y los plastificantes secan rápidamente el producto con una película ligera y flexible que prolonga la duración del efecto sobre la uña.

Blanco de uñas

Se utiliza para blanquear el borde de la uña. Suelen tener forma de lápiz, y contienen pigmentos blancos, como el dióxido de titanio o el óxido cinc.

Fijadores

Su misión es dar un acabado perfecto al esmaltado de las uñas, a la vez que aportan brillo. Su aplicación también alarga la duración de la laca.

Uñas postizas

Las uñas postizas no se astillan, no se rompen, no impiden el trabajo diario y permiten lucir una manicura perfecta en todo momento. Si se cuidan bien, es decir, si se realiza un mantenimiento cada 15 días y no se muerden ni se usan de forma inadecuada se alargará su vida.

Al igual que las uñas naturales, se pueden pintar y limar.

Hay 3 tipos de uñas postizas:

* De gel o lino. Son de plástico, y tienen como desventaja que el tamaño y la forma están predeterminados, así que es posible que no se adapten correctamente a la uña natural. Se aplican capas de gel o lino sobre la uña, se secan, se liman y se pulen.

* Acrílicas o de porcelana. Se adaptan perfectamente a la forma de la uña original y, por tanto, su aspecto es más natural. La forma deseada de la uña se logra mediante un molde (uñas esculpidas). Más tarde se pule y se lima. Para mantenerlas en perfecto estado, las uñas esculpidas precisan un mantenimiento cada 15 días. De este modo pueden durar unos 6 meses.

* Plastificadas. Se venden preparadas para su uso. Aunque su calidad es buena, no duran como las de porcelana. Sus ventajas son que su aplicación no dura más de 15 minutos y que no precisan mantenimiento. Para su correcta adhesión hace falta tener la uña limpia y completamente seca. Una vez colocadas las uñas, se pueden limar y esmaltar.

A veces, las uñas postizas producen alergias en las cutículas, que enrojecen y se inflaman. En este caso es mejor no usarlas.

Pero el problema más habitual es la aparición de hongos debido a la humedad. Primero es un moho blanco y fino, pero después la coloración se hace verdosa (mejor no llegar al verde). El tratamiento con medicamentos es efectivo en la fase de moho blanco. Si el moho no se elimina, aparecen los hongos, que afectan seriamente a la uña, la ahuecan y puede llegar a desprenderse. De ahí la importancia del mantenimiento quincenal.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.