Buscar en
Offarm
Toda la web
Inicio Offarm Cuidados del cabello
Información de la revista
Vol. 20. Núm. 2.
Páginas 65-74 (Febrero 2001)
Compartir
Compartir
Más opciones de artículo
Vol. 20. Núm. 2.
Páginas 65-74 (Febrero 2001)
Acceso a texto completo
Cuidados del cabello
Visitas
...
JUAN LEMMELa
a Farmac??utico.
Información del artículo
Texto completo
Estadísticas
Texto completo

Desde un punto de vista social y estético, el cabello es reflejo de la personalidad y un instrumento de representación de la persoNa. Los tratamientos capilares van desde la higiene (cuidado del cabello

y del cuero cabelludo) a la dermopatología, que requiere normalmente un tratamiento médico. Los tratamientos capilares suponen la existencia de unos problemas que el consumidor desea solucionar mediante unos productos adecuados. Junto a los creados por enfermedades, los problemas capilares estéticos tienen con frecuencia un origen externo muy diverso, que puede ser debido a causas del medio ambiente desfavorables o por el uso de productos capilares inadecuados.

En el cabello se distinguen dos partes bien diferenciadas, el tallo, que es la parte visible, y la raíz o parte interna.

El tallo está inserto en el cuero cabelludo, tiene en su base el bulbo del folículo que es en cierto modo la raíz del cabello y en el interior de este bulbo se produce el crecimiento activo del cabello.

En la base del bulbo se encuentran las células específicas que producen los pigmentos que dan el color a los cabellos, son los llamados melanocitos, productores de melanina, así pues los cabellos castaños o negros contendrán gran cantidad de melanina y los rubios o rojizos menor cantidad. Estos pigmentos son destruidos por productos decolorantes como el agua oxigenada dando al cabello un aspecto áspero y quebradizo.

Los niños suelen tener un color de cabello bastante claro que se oscurece con la edad debido a la producción aumentada de melanina y al envejecer los melanocitos producen cada vez menos melanina, hasta no producir nada por lo que los nuevos cabellos crecen blancos o grises constituyendo las conocidas canas.

Debajo de la piel y próximo al tallo se encuentra la glándula sebácea cuya función es la de segregar un líquido aceitoso que lubrica el cabello, lo protege de la deshidratación y le da brillo. Un mal funcionamiento de estas glándulas originará un cabello seco o graso. Asimismo, internamente existe un músculo erector del cabello que está situado debajo de la glándula sebácea.

Los capilares sanguíneos le aportan las sustancias nutritivas, el oxígeno y las sales minerales indispensables para la vida capilar.

Externamente, el cabello es un largo cilindro recubierto de escamas cuyo diámetro varía según el individuo, a esta capa externa se le llama cutícula, es bioquímicamente estable y muy resistente a los ataques exteriores. Está constituida por proteínas muy ricas en aminoácidos azufrados.

Esta cutícula es la parte visible del cabello y en cierto modo nos sirve de adorno pero también es el reflejo de nuestra salud, un organismo cansado, anémico o enfermo por carencia produce cabellos flojos, sin brillo y que se rompen con facilidad.

Debajo de la cutícula se encuentra la corteza, formada por haces de microfibrillas de queratina yuxtapuestas, unidas por puentes disulfuro y puentes de hidrógeno.

Tipos de cabello

En función del tipo de tratamiento podemos distinguir tres tipos de cabello:

Cabello normal

Presenta un aspecto brillante, aterciopelado y con un colorido homogéneo. Todas las funciones fisiológicas son normales, no presentan ningún tipo de alteración. Normalmente el cabello de los niños o de adolescentes es normal ya que todavía no se ha alterado el equilibrio biológico por factores internos ni agentes externos.

Cabello seco

Tiene apariencia árida, escamas secas y es propenso a romperse y agrietarse. El pH es más ácido de lo normal. Está falto de grasa y por tanto de humedad. Las causas que originan este tipo de cabello pueden ser de origen interno (herencia, mala circulación, bajo funcionamiento de las glándulas sebáceas, trastornos emotivos) y/o de origen externo (empleo de champús de baja calidad, aplicación de preparados capilares inadecuados, exposición larga y sin protección al sol, vida poco sana).

Este tipo de cabellos conviene someterlos a masajes y revitalizarlos con preparados de efecto reengrasante, hiperemizante y balsámico.

Cabello graso

Tiene aspecto grasiento y pegajoso debido a la exagerada actividad de las glándulas sebáceas. El pH es más elevado de lo normal por lo que este tipo de cabellos son más propensos a infecciones de origen microbiano.

Las causas que originan su aparición pueden ser causas de tipo endógeno (herencia, trastornos hormonales) o exógenos (empleo de preparados inadecuados, vida desordenada, alimentación rica en grasas y pobre en proteínas y vitaminas). Conviene tratarlos con champús adecuados, con aguas capilares de efecto desengrasante, desinfectante y astringente.

Principales preparados capilares

Champús, cremas y espumas suavizantes, mascarillas, fluidos regeneradores, ampollas, tratamientos anticaída, anticaspa, antiseborrea, son las categorías que conforman el mercado del cuidado capilar. Los productos de tratamiento capilar constituyen todavía un sector minoritario en relación al gran mercado de champús.

Productos para el lavado del cabello

Los productos que se emplean actualmente son los champús. Se denomina champú a un producto apto para la limpieza del cabello y cuero cabelludo. En determinadas ocasiones presentan una acción simultánea farmacodinámica, estimulante o normalizadora de las funciones fisiológicas del bulbo capilar o de las glándulas sebáceas, que es característica de los champús tratantes. Un buen champú tendrá que cumplir las siguientes características:

­ Buena presentación. Aspecto, color, olor, perfume y envase.

­ Poder detergente. Debe tener el suficiente para eliminar grasas y residuos.

­ Bajo poder desengrasante. No debe provocar un desengrase excesivo de la piel y del cabello, por tanto se formularán incorporando tensoactivos reengrasantes y acondicionadores.

­ Elevado poder espumante con una producción de espuma cremosa más o menos estable.

­ Insensible a la dureza del agua debido a la formación de sales cálcicas.

­ Facilidad de peinado en seco y húmedo.

­ Facilidad de aplicación.

­ Facilidad de aclarado.

­ Viscosidad adecuada.

­ pH alrededor de 6, debe ir en concordancia con el pH del lagrimal del ojo.

­ Estable y bien conservado.

­ Inocuo. No debe producir irritaciones

­ Económico.

Todas estas características las debería tener en cuenta el formulador para poder conseguir un buen producto.

Esquemáticamente, la fórmula de un champú engloba los siguientes grupos de sustancias: detergentes y espumantes, estabilizantes de espuma, reengrasantes y acondicionadores, espesantes, opacificantes y perlantes, principios activos, sustancias secuestrantes, colorantes y perfumes, conservantes y antioxidantes, reguladores del pH y agua.

Detergentes y espumantes

Son los que confieren a la fórmula sus características espumantes, detergentes y de compatibilidad dérmica. Dentro de este grupo están todos los tensoactivos (catiónicos, aniónicos, no iónicos y anfóteros) constando de moléculas anfifílicas con un polo hidrosoluble y otro lipófilo que arrastran con el agua del aclarado la suciedad y parte de la capa lipídica del cabello. Se formulan a concentraciones que oscilan entre el 5 y el 20 % clasificándose en:

­ Aniónicos. Dan lugar a un radical aniónico al ionizarse en solución acuosa como los alquilsulfatos (laurilsulfato sódico), alquiléter sulfatos (lauriléter sulfatos), y los dialquilsulfosuccinatos, ésteres del ácido fosfórico y sulforicinoleatos. Presentan un gran poder espumante y gran carácter detergente pero tienen el inconveniente de que son agresivos; es por esta razón que van asociados con acondicionadores capilares.

­ Catiónicos. Como las sales de amonio cuaternario y los óxidos de aminas, son tensoactivos muy útiles en las formulaciones que van destinadas a individuos con piel sensible.

­ Anfóteros. Son las betainas e imidazolinas, siendo activos en un amplio rango de pH y compatibles con todo tipo de tensoactivos, facilitan un muy buen nivel de espuma y son insensibles a la dureza del agua, siendo en general muy poco irritantes.

­ No iónicos. Son compatibles con tensoactivos catiónicos y aniónicos. Dentro de este grupo encontramos los alquilpolietileneglicoléter, alquilpolialquileneglicoléter, derivados oxietilenados y las amidas grasas. Por norma general no son buenos espumantes ni detergentes y su uso queda restringido a aportar viscosidad o a conferirle ciertas propiedades reengrasantes o acondicionadoras, además de proveer una espuma más compacta y cremosa.

Estabilizantes de espuma

Se utilizan para conseguir que la espuma esté más controlada y estable. Sustancias que cumplan esta función son los tensoactivos anfóteros (que actúan como espesantes y estabilizadores de la espuma) y los no iónicos.

Reengrasantes y acondicionadores

Se utilizan para evitar el desengrasado excesivo de la piel y el cabello, además de dejarlos en una mejor condición y aspecto. Pueden tener diferente naturaleza (productos de carácter graso, derivados naturales, resinas sintéticas, siliconas, emulsiones de siliconas) que facilitan el peinado del cabello tras el lavado.

Espesantes

Tienen como única misión conseguir que el formulado posea la viscosidad y consistencia idónea. El aumento de viscosidad se puede conseguir modificando los parámetros reológicos del sistema agua-tensoactivo como las amidas de ácidos grasos, ésteres grasos y electrólitos como el cloruro sódico o bien mediante sustancias espesantes como goma tragacanto, goma arábiga, derivados solubles de la celulosa, etc.

Opacificantes y perlantes

Generalmente se utilizan en pequeña proporción, siendo principalmente el alcohol cetílico, estearato de glicerilo, etilenglicol, propilenglicol y los estearatos de magnesio y cinc.

Principios activos

Se incluyen todos los ingredientes que poseen una acción específica de tratamiento, como por ejemplo extractos vegetales con propiedades estimulantes, anticaspas, antiseborreicas, principios activos animales como colágeno, elastina, queratina o principios activos de tratamiento específico diverso como los antiparasitarios, anticaída capilar, etc.

Sustancias secuestrantes

Eliminan los iones de metales alcalinotérreos y otros polivalentes por formación de complejos solubles. Con este tipo de sustancias se evitarán los fenómenos de turbidez y floculación. La sustancia más utilizada es el EDTA y su sal sódica, a una concentración 0,1-1,0%.

Colorantes y perfumes

Deben carecer de efecto irritante sobre la mucosa ocular. El perfume en un champú debe perfumar al producto de tal forma, que su aplicación sea placentera para el usuario y también debe cubrir la presencia de olores desagradables inherentes a los principios activos presentes en la fórmula. Los colorantes deben ser solubles en agua y tienen que contar dentro de la lista de colorantes autorizados en la legislación cosmética vigente.

Conservantes y antioxidantes

Han de ser no tóxicos, no sensibilizantes y lo menos irritantes posible a las concentraciones de uso. Los conservantes deben ser activos en un amplio rango de pH y sobre una gran variedad de microorganismos (bacterias en el caso de champús alcalinos, levaduras y hongos en champús ácidos). En muchos de los casos es conveniente la asociación de conservantes o la incorporación de un solo conservante que cubra el amplio espectro.

Reguladores del pH

El pH acostumbra a oscilar entre 5,5 y 6,5, que suele ser el más semejante a la piel y el cuero cabelludo. Un pH ácido alrededor de 5,5 es el que se recomendará en el caso de cabellos grasos y un pH neutro para cabellos secos o para champús de uso infantil. Para conseguir un tipo determinado de pH se utilizaran los tampones.

Partiendo de una formulación base, adecuada para un champú para cabello normal, disminuyendo la cantidad de tensoactivos desengrasantes y aumentando la proporción en acondicionadores y reengrasantes obtendremos un champú adecuado para cabellos secos. Por otro lado, si le aumentamos la proporción en tensoactivo detergente y desengrasante y le limitamos el contenido en acondicionadores, se puede preparar un champú más adecuado para cabellos grasos.

Podemos encontrar también champús secos que son productos desengrasantes del cabello en forma de vehículos en polvo desecantes y absorbentes de la grasa. Se aplican en el cabello mediante frotación y después se cepillan detenidamente. Los vehículos en polvo son sustancias inorgánicas como talco, almidones de arroz o maíz modificados, carbonato magnésico o ácido silícico coloidal entre otros.

Productos para el peinado

del cabello

Productos fijadores

Mantienen el peinado. Son soluciones hidroalcohólicas que contienen una resina artificial del tipo polivinilpirrolidona y los disolventes utilizados son el alcohol etílico o isopropílico con ácidos orgánicos débiles. Se aplican después del lavado antes de proceder al peinado, cuando está todavía húmedo el cabello:

­ Lacas. Se distinguen de los fijadores en que se aplican sobre el pelo ya seco y peinado, a fin de fijarlo.


Los geles están formados por resinas gelificantes, ya sean naturales o sintéticas, que fijan

el peinado al secarse y forman una película sobre los cabellos


­ Emulsiones y geles. Sirven para fijar el peinado y dar brillo al cabello. Las cremas son emulsiones del tipo aceite en agua que llevan incorporado en su composición resinas fijadoras y a veces sales de amonio cuaternario. Los geles están formados por resinas gelificantes, ya sean naturales o sintéticas, que fijan el peinado al secarse y forman una película sobre los cabellos.

­ Aerosoles. Son fijadores que se secan con rapidez, prolongan la conservación del peinado y lo protegen contra la humedad y el sol. Para su fabricación, se utilizan resinas artificiales y van contenidos en envases comprimidos en cuyos gases propelentes se emplean mezclas de propano/butano o éter dimetílico. Un buen aerosol no debe ser pegajoso y es conveniente que sus partículas sean del tamaño más reducido posible.

Productos para rizar el cabello

Las permanentes (ondulaciones), dependiendo de la temperatura de utilización, se pueden clasificar en térmicas o en frío.

Térmicas

Se realiza un aporte de calor. El agente reductor normalmente utilizado es el sulfito. Se suele trabajar a un pH igual o superior a 6.

En frío

Es la más utilizada actualmente y el agente reductor que se suele emplear es el ácido tioglicólico. Se trabaja a un pH alrededor de 9. En estos preparados es muy importante llevar un estricto control del pH que generalmente se ajusta con amoníaco y del contenido en ácido tioglicólico, ya que si se rebasan los límites puede causar graves perjuicios al cabello.

Productos para el cuidado

de los cabellos

Lociones

En primer lugar haremos referencia a las lociones hidroalcohólicas con una proporción de alcohol comprendida entre un 40 y un 60% que otorgan mediante un suave masaje, una acción tonificante del cuero cabelludo. A menudo a estas lociones se les añade una sustancia sobreengrasante que evita una excesiva deslipidación del cuero cabelludo y una o varias sustancias rubefacientes que incrementan los aportes nutricionales. Con esta finalidad se han utilizado numerosas sustancias como hidrato de cloral, ácido fórmico, quinina, pilocarpina, tintura de cantáridas, tintura de cápsico, extractos de hiedra, ortiga, bétula, etc. Cuando el cuero cabelludo se presenta graso pueden emplearse lociones reguladoras que manifiestan acción vasoconstrictora y astringente. Se utilizan las lociones vitaminadas, nutritivas y restitutivas. En algunas ocasiones se incorporan emolientes (glicerina y compuestos grasos hidrófilos) y antiinflamatorios (alantoina, azuleno y pantenol).

También se utilizan los extractos placentarios, líquidos y extractos vegetales, que se presentan a menudo en forma de ampollas de tratamiento. Además existen en el mercado lociones específicas para el tratamiento de la caspa, de la caída capilar, etc.

Cremas

Este tipo de productos se formulan para ser utilizados después del lavado del cabello. Normalmente después del lavado con un champú de naturaleza aniónica se emplean enjuagues acondicionadores, emulsión líquida o crema de naturaleza catiónica y de esta forma se consigue una eficaz acción antiestática y una extraordinaria suavidad del cabello que queda mucho más manejable y fácil de peinar. Se utilizan entre otros, óxido de esteroildimetilamina, cloruro de dimetildialquilamonio y amina grasa etoxilada.

Además existen en el mercado cremas acondicionadoras, revitalizantes, acidificantes y suavizantes para una aplicación más específica y concreta.

Espumas

Son productos que se utilizan para dar brillo y lubricar el cabello. Una espuma es una emulsión bifásica donde la fase interna es gas y la fase externa es un sólido o líquido. Tienen la ventaja que no necesitan aclarado.

Mascarillas capilares

Tienen la misión de reparar, nutrir y reforzar el cabello y en su composición se pueden incluir sustancias ricas en aceites, vitaminas, extractos de plantas, siliconas, etc.

Aceites capilares

Sirven para engrasar el cabello. Están formados por esencias minerales o vegetales perfumadas y ocasionalmente de ésteres de ácidos grasos.

Tintes capilares

Según la perdurabilidad del color podemos distinguirlos en tres grandes grupos: temporales, semipermanentes y permanentes.

Temporales

Persisten el tiempo que va entre su aplicación y el primer lavado con el champú. Se emplean colorantes básicos, ácidos y dispersos, pigmentos o tintes metálicos.

Semipermanentes

Son productos que duran de tres a seis lavados. Los productos clasificados dentro de este grupo están formulados con colorantes directos de bajo peso molecular y que tienen una buena afinidad hacia la queratina capilar, por lo que son capaces de penetrar en el córtex. La mayor parte de los colorantes pertenecen a alguna de las siguientes clases químicas: nitrofenilendiaminas, nitroaminofenoles o aminoantraquinonas.

Permanentes

Esta coloración resiste los lavados, el cepillado y la luz. Los colorantes que se suelen utilizar reciben el nombre de colorantes de oxidación ya que en el momento de su aplicación y en presencia de un oxidante, por lo general peróxido de hidrógeno, reaccionan entre sí dando sustancias coloreadas.

Además de estos tres tipos de tintes, podemos encontrar otros colorantes capilares que no requieren la oxidación química:

­ Derivados aromáticos polihidroxílicos.

­ Colorantes de origen vegetal. Se utilizan las partes ricas en colorantes de las plantas como es el caso de la alheña, camomila, indigo, nogal y centáurea.

­ Colorantes metálicos. Suelen utilizarse en el ámbito doméstico. Son las sales de plomo, compuestos de plata, cobre, hierro, níquel, cobalto y bismuto.

Hoy día podemos observar en el mercado de los productos capilares que las tendencias se orientan hacia conceptos más sofisticados, científicos, más específicos y profesionales con un fuerte protagonismo de las vitaminas, provitaminas, proteínas y fórmulas reforzadas con componentes del propio cabello. También son importantes las fórmulas con ingredientes extraídos de elementos de la naturaleza.

En conclusión podemos decir que el cabello es parte de nuestro organismo y es el reflejo de nuestra salud. Un organismo cansado, anémico o enfermo por carencia produce cabellos frágiles, sin brillo y que se rompen con facilidad. Por esta razón cuidar los cabellos no solamente es un cuidado de belleza o estético sino que también es cuidar la salud, ya que ésta es el reflejo de nuestro estado general. *

 

Bibliografía general

Alía E. Formulario magistral de medicamentos de uso dermatológico. Madrid: Ciencia 3, 1993.

Charlet E. Cosmética para farmacéuticos. Zaragoza: Acribia, 1996.

Cosmetología teórico-práctica. Madrid: Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, 1978.

Curso de iniciación a la cosmética. Barcelona: Sociedad Española de Químicos Cosméticos, 1993.

Enciclopedia Universal Ilustrada Espasa Calpe. Tomo 10. Barcelona: Hijos de J. Espasa Editores.

Fragancias y cosméticos. Revista Sectorial de Perfumería y Belleza 1996; 42-50.

Garrote A, Bonet R. Champús (I). Componentes. Offarm 1995; 14 (4): 55­62.

Garrote A, Bonet R. Champús (II). Tipología y composición. Offarm 1995; 14 (5): 45-48.

III Curso de la Ciencia Cosmética. Sociedad Española de Químicos Cosméticos. Barcelona, 1973.

Proserpio G, Martelli A, Patri GF. Elementi di fitocosmesi. Vol. I, 1.ª ed. Milán: Società Editrice, 1982.

Tous MJ, Barbé C, Del Pozo A. Acondicionadores capilares. Offarm 1994; 13 (10): 89-90.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.