Buscar en
Offarm
Toda la web
Inicio Offarm Celulitis. Asesoramiento integral desde la oficina de farmacia
Información de la revista
Vol. 28. Núm. 5.
Páginas 107-114 (Junio 2009)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 28. Núm. 5.
Páginas 107-114 (Junio 2009)
Acceso a texto completo
Celulitis. Asesoramiento integral desde la oficina de farmacia
Visitas
...
M. TERESA ALCALDE.a
a Licenciada en Farmacia. Responsable de I+D y Evaluaci??n de Productos. Centro de Tecnolog??a Capilar. Barcelona.
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (6)
Mostrar másMostrar menos
Texto completo
La celulitis es el principal problema estético de las mujeres, ya que afecta a más del 90%. Es un trastorno que requiere un tratamiento global, incluyendo cuidados dermocosméticos y otras medidas más generales. La oficina de farmacia es el lugar idóneo para que las consumidoras encuentren los productos y consejos adecuados para su abordaje.

La celulitis es un trastorno que suele aparecer en la pubertad y paulatinamente se va instaurando en el cuerpo de la mujer, provocando una serie de cambios fisiológicos (tabla 1).

Tabla 1.

En la aparición y evolución de la celulitis intervienen factores diversos:

  • Genéticos, es decir, los antecedentes familiares.
  • Vasculares. Por ejemplo, el sedentarismo, el uso de ropa ceñida o las enfermedades circulatorias
  • Alimentarios y de modo de vida. Contribuyen de modo decisivo al avance del proceso.
  • Endocrinos. Son determinantes los cambios hormonales: pubertad, embarazo, uso de anticonceptivos y menopausia.
  • Psicológicos, ya que afecta con más frecuencia a mujeres con estrés, inestables emocionalmente y que se angustian con facilidad.

Todos estos factores deben tenerse en consideración a la hora de instaurar un tratamiento.

TIPOS DE CELULITIS

Se distinguen tres tipos bien diferenciados de celulitis, que pueden aparecer en la misma persona.

CELULITIS BLANDA O FLÁCIDA

Es la más común de todas. El tejido de la zona afectada no presenta consistencia, se hunde al tocarlo y se mueve con claridad con los cambios de postura. Acostumbra a estar bastante extendida en muslos y glúteos y aunque no suele ser dolorosa, puede producir cierta sensación de pesadez. Es frecuente en mujeres maduras que no realizan ejercicio físico o que han seguido dietas adelgazantes drásticas.

CELULITIS DURA O COMPACTA

Se reconoce fácilmente porque es muy difícil de pellizcar, ya que la piel y los tejidos parecen formar un bloque compacto. Además, la piel suele estar sometida a tanta presión que incluso se rasga, provocando las antiestéticas estrías. Se caracteriza por ser dolorosa –debido a la compresión de los nervios entre las fibras del tejido conectivo– y por la hipotermia de la zona afectada. Es más habitual en mujeres jóvenes, de estructura física robusta y buen tono muscular. Es la celulitis más difícil de eliminar.

CELULITIS EDEMATOSA O ACUOSA

Se pueden observar características de la celulitis blanda y compacta al mismo tiempo. Se localiza exclusivamente en las extremidades inferiores, que presentan retención de líquidos hasta adoptar un aspecto totalmente recto, con dolor al tacto. Generalmente va acompañada de problemas vasculares por lo que suele requerir tratamiento médico.

TRATAMIENTO COSMÉTICO

Es el tipo de tratamiento más habitual para las mujeres que padecen celulitis. Los productos que se distribuyen en la oficina de farmacia resultan muy interesantes para las consumidoras puesto que ofrecen:

  • Una excelente relación calidad/precio si se comparan con los anticelulíticos de perfumería de alta gama.
  • Principios activos tan novedosos como los utilizados en alta gama.
  • Formas de presentación variadas (geles, sérum, parches, cremas, etc.) para satisfacer todo tipo de preferencias.

Además de una buena selección de productos, el farmacéutico puede ofrecer un asesoramiento personalizado a sus clientes sobre los anticelulíticos más adecuados a su problema, el modo de aplicación, consejos sobre la dieta y el estilo de vida, etc. Es decir, el farmacéutico puede aclarar las consultas de las clientas y despertar su interés por otros tratamientos complementarios, aprovechando así las oportunidades de venta cruzada.

Para ofrecer un buen consejo sobre los cosméticos más indicados en cada caso, se requiere conocer los principios activos y presentaciones disponibles en el mercado.

PRINCIPIOS ACTIVOS

Se dispone de una amplia variedad de principios activos para el tratamiento de la celulitis. A los ingredientes clásicos, de eficacia demostrada, se van incorporando constantemente nuevos activos con distintos mecanismos de actuación. Según estos mecanismos, los activos se pueden clasificar en:

Para ofrecer un buen consejo sobre los cosméticos más indicados en cada caso, se requiere conocer los principios activos y presentaciones disponibles en el mercado
  • Despolimerizadores de mucopolisacáridos. Las tiomucasas y hialuronidasas se emplean para despolimerizar los mucopolisacáridos formadores de los nódulos celulíticos.
  • Fibrinolíticos. Degradan las fibras de colágeno y elastina que rodean los nódulos celulíticos. Pertenecen a este grupo las sustancias yodadas no hormonales (ioduro potásico, triyodoacetato de sodio, etc.), los extractos de plantas marinas (Fucus vesiculosus), las enzimas proteolíticas (papaína, bromelaína) y sus extractos de procedencia (papaya, piña).
  • Inhibidores de la lipogénesis como la Myrica cerifera.
  • Activadores de la lipólisis o lipolíticos. Incluyen las bases xánticas (cafeína, teofilina, teobromina), los extractos vegetales que las contienen, la carnitina y los derivados yodados.
  • Inhibidores de la adipogénesis. Son los activos más novedosos. Impiden la maduración o conversión de los preadipocitos en adipocitos. Un ejemplo son los ácidos grasos esenciales conjugados.
  • Protectores capilares, venotónicos y antiedematosos. Están destinados a mejorar la resistencia de las paredes de los vasos sanguíneos, la circulación de retorno, disminuir la permeabilidad capilar y en consecuencia, la presencia de edemas. Se emplean generalmente extractos de plantas o componentes aislados.
  • Activadores del riego sanguíneo y/o rubefacientes. Estimulan la circulación en la zona de aplicación, en ocasiones con aumento transitorio de la temperatura local. Los más habituales son mentol, alcanfor, nicotinatos, diversos extractos vegetales (árnica, romero) y aceites esenciales.
  • Reafirmantes, reestructurantes. Estimulan la síntesis de colágeno y elastina o proporcionan cierto efecto tensor. Se emplean proteínas vegetales, aminoácidos y oligoelementos (silicio, principalmente).
  • Antioxidantes/antirradicales libres, por tratarse de un proceso oxidativo.

Los principales activos para el tratamiento de la celulitis se recogen en la tabla 2.

Tabla 3.

Tabla 3b.

PRODUCTO ACABADO

En las farmacias se pueden encontrar dos tipos de productos anticelulíticos: los de uso tópico y los que se administran por vía oral.

Uso tópico

Son cremas, geles, sérums, jabones o parches. Son los más habituales y los más utilizados. Su eficacia depende del tiempo de exposición –por tanto, es mínima en los jabones–, de su composición, de la frecuencia de aplicación, etc. La elección de las presentaciones o texturas depende de los gustos de las usuarias. En general, los geles y sérums se prefieren en verano o si se requiere una rápida absorción del producto, mientras que las cremas son ideales para pieles más secas o para aplicar por la noche con un masaje prolongado

Es importante conocer la composición de los anticelulíticos para aconsejar la fórmula adecuada a cada tipo de celulitis:

  • Las celulitis duras se benefician sobre todo de los despolimerizadores de mucopolisacáridos y fibrinolíticos.
  • Las celulitis edematosas responden a fórmulas drenantes y con activos venotónicos.
  • Las celulitis blandas mejoran con activos drenantes, tonificantes y que favorecen una buena circulación sanguínea.
Vía oral

Son los conocidos como nutricosméticos. En los últimos años han experimentado un notable aumento en las ventas, aunque todavía representan una opción minoritaria con respecto a los anteriores. Complementan y completan desde el interior del organismo la acción tópica de los productos tópicos.

UTILIZACIÓN

Los anticelulíticos son productos marcadamente estacionales. La mayoría de las usuarias utiliza estos productos solamente en los meses previos al verano, aunque conviene recalcar que esta no es la pauta correcta de aplicación. Los anticelulíticos deben aplicarse con constancia durante todo el año y además es imprescindible combinarlos con ejercicio y una buena alimentación. Únicamente cuando se instauran hábitos saludables de forma continuada en dieta, deporte, estilo de vida y cosmética se logra detener el avance de la celulitis o mejorar el proceso.

Los anticelulíticos deben aplicarse con constancia durante todo el año y además es imprescindible combinarlos con ejercicio y una buena alimentación TRATAMIENTOS COADYUVANTES

Puesto que lo más recomendable es abordar la celulitis desde diversos frentes, el farmacéutico de oficina de farmacia puede ofrecer otras terapias complementarias que potencien los tratamientos locales sin provocar efectos secundarios.

FITOTERAPIA

Las plantas indicadas para el tratamiento de la celulitis realizan las siguientes acciones:

  • Favorecen la circulación venosa y linfática.
  • Favorecen el drenaje de los emontorios (mejora de la acción renal, hepática, vesicular y gastrointestinal).
  • Disminuyen la retención de líquidos.
  • Poseen acción antirradicales libres, muy eficaz contra la oxidación celular.

Las plantas más utilizadas son la camilina, la reina de los prados, el castaño de indias, la cola de caballo, el meliloto, el diente de león, la ulmaria y el fucus. Generalmente, para optimizar su actividad, se administran en forma de cápsulas, dos veces al día, antes de las comidas.

LAS CELULITIS DURAS SE BENEFICIAN SOBRETODO DE LOS DESPOLIMERIZADORES DE MUCOPOLISACÁRIDOS Y FIBRINOLÍTICOS

De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Myrica cerifera, Camellia sinensis, Aesculus hippocastanum y Fucus vesiculosus.

HOMEOPATÍA

El remedio por excelencia es la Thuya, efi caz para la retención de líquidos. Se utiliza como tratamiento base para todos los tipos de celulitis (una vez al día en dilución 7 CH) y se combina con otras sustancias según el tipo de celulitis:

  • En celulitis blanda, se asocia a Graphites, Silicia y Calcárea carbónica.
  • En celulitis compacta, se asocia a Natrum sulfuricum y Fucus vesiculosus.
  • En celulitis edematosa, se asocia a Pulsatilla, Solidago y Aesculus. Es la que mejor responde al tratamiento.

Los primeros resultados se observan a los dos meses de tratamiento, en los que la piel aparece más suave, sólida y con mejor aspecto.

OTROS TRATAMIENTOS

Cuando los métodos anteriores no proporcionan resultados satisfactorios, se puede recurrir a procedimientos médicos o médico-estéticos para solucionar el problema. Lógicamente, estos quedan fuera del alcance del farmacéutico, pero resulta interesante conocer las posibilidades disponibles, por si se nos plantea alguna duda o consulta en el mostrador de la farmacia:

Liposucción

No es la técnica indicada para el tratamiento de la celulitis sino para la eliminación de grasa localizada (lipodistrofi a). No obstante, en pacientes con buena elasticidad de la piel, la celulitis mejora al practicar una liposucción, porque se eliminan acúmulos grasos.

Tratamiento medicoestético

En la actualidad, es la opción más eficaz para combatir la celulitis. A las técnicas tradicionales de masaje, drenaje linfático y presoterapia, los centros de estética han incorporado una amplia oferta de aparatología que permite tratar la celulitis de una forma no invasiva y segura. Las nuevas técnicas incluyen los infrarrojos, la radiofrecuencia, los ultrasonidos, los láseres de baja frecuencia, la ozonoterapia, la carboxiterapia y la vacuoterapia. En general, se suelen aplicar combinadas entre sí, asociadas a productos cosméticos y en tratamientos de 12-20 sesiones. Los resultados son francamente buenos y se puede conseguir erradicar la celulitis si se combinan con dieta, deporte y buenos hábitos de vida de forma continuada. Of

Recomendaciones sobre el estilo de vida

Unos hábitos de vida saludables, unidos a una alimentación correcta y a los cuidados cosméticos, son indispensables para que el tratamiento de la celulitis sea eficaz.

A evitar:
  • El estrés ya que las catecolaminas –adrenalina y noradrenalina- intervienen en el metabolismo de los lípidos y en la retención de agua. Es frecuente la asociación de celulitis con un trasfondo de ansiedad y angustia.
  • La vida sedentaria, que agrava la celulitis.
  • El estreñimiento, por la acumulación de sustancias de desecho.
  • Los anticonceptivos orales, ya que los estrógenos incrementan la actividad de los adipocitos.
  • Las prendas ajustadas (pantalones, medias, calcetines, cinturones) y los zapatos de tacón alto que dificultan la circulación y provocan retención de líquidos. Se pueden utilizar en ocasiones pero no de forma habitual.
  • El calor excesivo: exposiciones al sol, saunas, baños muy calientes.
  • Las malas posturas de la columna vertebral, sobre todo de la zona lumbar, desplazan el centro de gravedad del cuerpo hacia delante y se tiende a contraer los músculos de las pantorrillas, dificultando la circulación de retorno y agravando la celulitis de los muslos y glúteos
  • Estar muchas horas sentada, de pie o cruzar las piernas ya que dificulta la circulación. Es recomendable caminar cada hora durante unos minutos y contraer y relajar los músculos de los glúteos y del abdomen
Aconsejable:
  • Practicar deporte de forma habitual. Los ejercicios aeróbicos como nadar, patinar, correr, montar en bicicleta, etc. aceleran el metabolismo, mejoran el tono muscular y activan la circulación sanguínea
  • Realizar técnicas de relajación.
  • Exfoliar e hidratar/nutrir con regularidad las zonas afectadas por la celulitis para favorecer la penetración de los cosméticos de tratamiento
  • Aplicar regularmente un producto anticelulítico, masajeando con movimientos circulares en sentido ascendente, desde el tobillo hacia la cintura.
Recomendaciones dietéticas

La alimentación desequilibrada acelera la aparición de la celulitis y dificulta el éxito de cualquier tratamiento. Se requiere un cambio a largo plazo de los hábitos nutricionales, casi una rutina vital, para acabar con ella e impedir que vuelva a aparecer.

A evitar:
  • El exceso de sal contribuye al aumento del edema. Eliminar de la dieta las conservas, los alimentos precocinados, los frutos secos, los embutidos, los mariscos, los productos de panadería y los postres lácteos.
  • El consumo de alcohol y excitantes (café, té, bebidas de cola, especias).
  • El azúcar blanco y los alimentos con índice glucémico elevado (patatas, cereales no integrales, harinas refinadas) provocan una fuerte secreción de insulina que transforma las grasas de la alimentación en grasas de reserva.
  • Una dieta pobre en proteínas provoca retención de líquidos y favorece la formación de edemas.
  • Comer entre horas, en especial alimentos azucarados.
  • El sobrepeso, ya que las células adiposas aumentan de volumen, comprimen los capilares y pueden provocar dificultades en el riego sanguíneo.
Aconsejable:
  • Beber suficiente agua, de 1,5 a 2 litros al día, para eliminar los residuos del organismo.
  • Seguir una dieta rica en fibras –verduras, ensaladas, frutas– que reduce la absorción de los lípidos y evita el estreñimiento.
  • Consumir alimentos ricos en yodo, para regular el metabolismo: algas, ajo, mero, acelgas, judías verdes...
  • Consumir alimentos depurativos: apio, espárragos, cebolla, piña, etc.
  • Para el aporte proteico diario, elegir proteínas de origen vegetal preferentemente.
  • Masticar bien los alimentos.
  • Seguir horarios de comidas regulares.
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos