Buscar en
Offarm
Toda la web
Inicio Offarm Broncodilatadores de acción prolongada relacionados con la agudización del asm...
Información de la revista
Vol. 26. Núm. 3.
Páginas 126-127 (Marzo 2007)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 26. Núm. 3.
Páginas 126-127 (Marzo 2007)
Acceso a texto completo
Broncodilatadores de acción prolongada relacionados con la agudización del asma
Visitas
...
María Gámeza
a Farmac??utica.
Información del artículo
Texto completo

Los broncodilatadores agonistas adrenérgicos β-2 de acción prolongada, como salmeterol y formoterol, están indicados en la profilaxis y tratamiento de la broncoconstricción en pacientes con enfermedad obstructiva reversible de las vías respiratorias, como asma bronquial y bronquitis crónica, con o sin enfisema. Generalmente, estos broncodilatadores se asocian con otros inhaladores, como los corticoides inhalados (budesonida, fluticasona), o a corticoides por vía sistémica (prednisona). Ahora, la Agencia Española de Medicamentos y productos Sanitarios (AEMyPS) ha actualizado la información de seguridad de las fichas técnicas de los broncodilatadores agonistas adrenérgicos β-2 de acción prolongada.

Indicaciones

Profilaxis y tratamiento de la broncoconstricción en pacientes con EPOC y asma

Posología habitual

* Salmeterol: 1-2 inhalaciones cada 12 h

* Formoterol: 1 inhalación cada 12 h

Asociación de broncodilatadores

* Salmeterol + fluticasona

* Formoterol + budesonida

Efectos adversos

* Empeoramiento del asma

* Aumento de la mortalidad por reacciones adversas graves relacionadas con el asma

Recomendaciones

* No deben utilizarse en monoterapia

* No debe iniciarse el tratamiento cuando haya una exacerbación del asma

* No deben utilizarse en síntomas agudos del asma

* Asociar al tratamiento antiinflamatorio de base

* Acudir a su médico si no hay mejoría o empeoramiento de los síntomas

El salmeterol tiene una vida media de eliminación de 12 h. Por ello, es útil en la obstrucción reversible de vías respiratorias causada por asma y bronquitis crónica (EPOC). Se administra dos veces al día, con el fin de controlar los síntomas, pero su inicio de acción es lento (unos 10-20 min), por lo que no debe usarse para aliviar los síntomas asmáticos agudos. Para estos casos se recomienda un broncodilatador de acción rápida (5 min) por vía inhalatoria (salbutamol).

Por su parte, el formoterol tiene un tiempo de acción de unas 12 h y así la posología son 2 inhalaciones al día, lo que permite controlar la broncoconstricción asociada a afecciones crónicas, durante el día y durante la noche.

Recientemente, la AEMyPS ha actualizado la información de seguridad de las fichas técnicas de los broncodilatadores agonistas adrenérgicos β-2 de acción prolongada. Esta nueva información de seguridad se basa en un estudio que arroja datos sobre el empeoramiento del asma y aumento de la mortalidad por reacciones adversas graves relacionadas con el asma cuando se administraban broncodilatadores de acción prolongada sin asociarse a corticoides inhalados o bien sistémicos. En el estudio, los resultados de salmeterol fueron peores que el grupo que utilizaba formoterol, pero como ambos son agonistas adrenérgicos β-2, compartiendo el mismo mecanismo de acción, es posible que los efectos observados para uno se extrapolen al otro. Por ello, la AEMyPS recomienda lo siguiente:

* No deben utilizarse en monoterapia para el tratamiento del asma y deberán introducirse en el tratamiento una vez que el paciente está en tratamiento con corticoides inhalados y sea insuficiente para el control de los síntomas.

* No debe iniciarse el tratamiento cuando haya una exacerbación del asma.

* No deben utilizarse para el alivio de síntomas agudos del asma de acción corta. En este caso deben utilizarse los broncodilatadores de acción corta (salbutamol).

* Al iniciar el tratamiento con broncodilatadores de acción prolongada, no se aconseja interrumpir el tratamiento antiinflamatorio anterior, sino que debe seguir asociado a corticoides inhalados.

* El paciente debe acudir a su médico habitual si no observa mejoría o hay un empeoramiento de los síntomas cuando se introduce el broncodilatador de acción prolongada o durante su tratamiento.

El uso de formoterol o salbutamol puede ofrecer un tratamiento sintomático adicional si se asocia a una terapia corticoesteroidea óptima. Si se produce un empeoramiento repentino de los síntomas puede requerir un aumento de la dosis de corticosteroides, y es su médico quién decidirá como modificar el tratamiento.


Bibliografía general

Catálogo de Especialidades Farmacéuticas. Barcelona: Consejo General de COF, 2006.

Ficha técnica de formoterol: noviembre de 2003.

Ficha técnica de salbutamol: diciembre de 2004.

Información terapéutica del Sistema Nacional de Salud. 2006;30:110-13.


Contrarrestar los efectos adversos del tratamiento farmacológico de la hepatitis C

La hepatitis C, enfermedad infecciosa causada por un virus de tipo ARN de la familia de los flavivirus, supone un problema de salud importante por la progresión a enfermedades hepáticas graves y a la alta morbilidad y mortalidad. La efectividad del tratamiento farmacológico ha aumentado, pero el tratamiento prolongado y los efectos adversos desfavorecen el cumplimiento farmacológico.

Tratamiento de la hepatitis C

Ribavirina e interferón alfa 2 pegilado

Efectos adversos

* Inmediatos: síndrome pseudogripal, eritema en el lugar de inyección, astenia, náuseas y vómitos, diarrea, mialgia y artralgias

* Tardíos: sistémico, hematológicos, cardiovasculares, dermatológicos, endocrinos, neurológicos y alteraciones psiquiátricas

Fármacos y medidas para contrarrestar los efectos inmediatos

* Antiinflamatorios (paracetamol o ibuprofeno)

* Hidratación

* Realizar ejercicio moderado

* Antieméticos

La eficacia terapéutica radica en

* Minimizar los efectos adversos inmediatos

* Fomentar e incrementar el cumplimiento del tratamiento

* Adaptar el tratamiento a su vida cotidiana

* Implicar al paciente en tomar decisiones

* Mantener una buena relación con el personal sanitario

El tratamiento farmacológico de la hepatitis C trata de eliminar la carga viral, normalizar los valores de transaminasas y reducir la inflamación y fibrosis hepática para evitar la progresión de la enfermedad.

Actualmente, los medicamentos disponibles y eficaces son ribavirina (inhibidor de la síntesis de ARN viral y la ARN polimerasa) e interferón alfa (protege de la infección vírica de células no infectadas). La forma pegilada del interferón alfa ha sido un gran avance terapéutico porque protege a la molécula del ataque de las enzimas proteolíticas y alarga la vida media.

El tratamiento con interferón con o sin ribavirina presenta efectos secundarios importantes. En un 10-15% de los casos se suspende el tratamiento por los efectos secundarios.

Se diferencian dos tipos de efectos adversos: los inmediatos, que aparecen una o dos semanas tras iniciar el tratamiento, y los tardíos, que aparecen después de 15 días de tratamiento. La aparición de este último puede requerir la reducción o suspensión el tratamiento.

Los efectos adversos que aparecen inmediatamente son: síndrome pseudogripal, las medidas terapéuticas adoptadas son administrar paracetamol o ibuprofeno e hidratación; si aparece eritema en el lugar de inyección, se aplica frío y rotación del punto de inyección; si presenta astenia, se recomienda realizar ejercicio moderado; si tiene náuseas y vómitos, usar como antiemético domperidona y evitar comidas abundantes; si presenta diarrea, hidratar al paciente y administrar loperamida; y, por último, si presenta mialgia y artralgia se recomienda ejercicio moderado y paracetamol.

Los efectos adversos tardíos se producen en diferentes niveles: sistémico, hematológicos, cardiovasculares (angina de pecho, fibrilación auricular, taquicardia), dermatológicos (sequedad de piel, alopecia, urticaria), endocrinos (hipertiroidismo o hipotiroidismo), neurológicos (parestesia, confusión, convulsiones) y alteraciones psiquiátricas (depresión, ansiedad, trastornos de adaptación). Astenia, anorexia y pérdida de peso son efectos adversos sistémicos; las medidas terapéuticas que se toman para este caso son las mismas comentadas anteriormente. Los pacientes que presentan efectos adversos hematológicos, como anemia, leucopenia o trombopenia, se les monitoriza exhaustivamente con controles hematológicos cada 15 días desde el inicio del tratamiento. Posteriormente, se hacen controles cada 2-3 meses y una vez finalizado el tratamiento, semestral y anualmente. En función de las alteraciones hematológicas se prescribe la dosis de ribavirina e interferón alfa.

El cumplimiento del tratamiento no sólo afecta al paciente, sino que se extrapola al resto de la familia. Para fomentar e incrementar el cumplimiento del tratamiento se debe potenciar la información antes de iniciar el tratamiento, adaptar el tratamiento a su vida cotidiana, implicar al paciente en tomar decisiones respecto a las pruebas a las que será expuesto (biopsia) y mantener una buena relación entre el personal sanitario y el paciente.

El tratamiento combinado con ribavirina e interferón alfa pegilado tiene un coste elevado, pero esta combinación es la que presenta una mejor relación de coste y efectividad. Es muy importante aliviar los efectos adversos para fomentar la adherencia al tratamiento.


Bibliografía general

Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Ficha técnica de ribavirina e interferón 2 alfa pegilado. Disponible en: http://www.agemed.es

Butlletí d'Informació Terapéutica. 2006;18:29-34.

Catálogo de Especialidades Farmacéuticas. Barcelona: Consejo General de COF, 2006.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos