covid
Buscar en
Offarm
Toda la web
Inicio Offarm Bonificaciones, descuentos y rápeles
Información de la revista
Vol. 21. Núm. 10.
Páginas 82-83 (noviembre 2002)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 21. Núm. 10.
Páginas 82-83 (noviembre 2002)
Acceso a texto completo
Bonificaciones, descuentos y rápeles
Visitas
6610
Juan Antonio Soriano
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Texto completo

La mayoría de los profesionales sanitarios y farmacéuticos, cuando nos referimos a las grandes multinacionales farmacéuticas utilizamos el término «industria que fabrica medicamentos», englobándolas de esta manera en ese gran «grupo capitalista de fabricantes» cuyo fin es vender más y más, y mucho mejor cuantas menos barreras encuentre en el mercado.

Poca industria farmacéutica nos queda ya de aquella cuyo objetivo es simplemente fabricar medicamentos, obviando la finalidad empresarial, porque su rentabilidad es cada vez más escasa ya que, entre otras cosas, es tradición que los «técnicos americanizados» del Gobierno no autoricen la actualización de precios «viejos», y porque además se hallan frente a esos grandes grupos farmacéuticos que pactan con el Ministerio de Sanidad y Consumo colaboraciones económicas directas. La farmacia española tiene una historia tan antigua y humana como seria, profunda, sensata, social y evidentemente no capitalista, y muchos de estos tejemanejes no sabe entenderlos.

El mundo de la farmacia y de la sanidad ha estado viviendo dentro de una gran mezcla de objetivos e intereses distintos: desde los exclusivamente comerciales hasta los más éticamente sanitarios. Este magma ha generado confusión para quienes creemos, desde la humildad, en la razón de ser del medicamento; desde su obtención, elaboración y fabricación hasta su dispensación, con la finalidad de darle un destino positivo en el ser humano.

La industria y los fabricantes en general desarrollan en sus relaciones comerciales normales con compradores y distribuidores una política de bonificaciones, descuentos y rápeles gracias a la cual rentabilizan todo su programa de producción, stocks, costes de logística y transporte. Es, por tanto, una herramienta fundamentalmente útil para el que vende, y que usa para mejorar, mantener o incrementar sus ventas.

La industria farmacéutica, desde siempre, aplica esa política comercial especialmente en concursos y ofertas para los hospitales públicos, puesto que éstos trabajan siempre con precios netos finales; por otro lado, la Directiva Europea 1992/28/CEE reconoce como aceptable el uso de estos elementos comerciales (bonificaciones, descuentos y rápeles) dentro de una compra, pues no es éste un factor que incremente ni el consumo de medicamentos ni su abuso.

Además, en nuestro país el funcionamiento ético de la mayoría de los médicos y farmacéuticos ha impedido todavía más que estas prácticas comerciales hayan modificado e incrementado el consumo de determinados medicamentos.

Las multinacionales han visto que no pueden incrementar el consumo de medicamentos y tampoco pueden vender todo lo que quieren ni pueden llenar los escaparates de todos los comercios hasta que, con su presión, no saquen las EFP del canal sanitario que actualmente es la farmacia (un primer paso fue la aprobación de las parafarmacias durante el gobierno socialista).

Pero las multinacionales de ahora son el resultado de fusiones y, por tanto, trabajan con instalaciones globalizadas, por lo que son conscientes de que con una buena gestión y dirección en las plantas de producción-fabricación los costes de las políticas de bonificaciones, descuentos y rápeles se pueden reducir.

Sin embargo, no han querido decirlo así, y las multinacionales, sometidas al estrés de llenar con sus productos el nuevo segmento del mercado de medicamentos genéricos, han sufrido una gran competencia entre ellas mismas, pues todos han estado buscando aún más el trato comercial directo sobre el cliente último y decisorio que es la oficina de farmacia, pactando promociones, rápeles, bonificaciones y descuentos para fidelizarlo.

Por otra parte, al fabricante le ha aparecido una nueva presión: los grupos de compra, farmacias que, indignadas por los efectos de la tiranía del Real Decreto de julio de 2000, al que llamaré «decreto tirano», se unen para intentar comprar aún más barato. Estos grupos de compra sí que asustan al fabricante, pues piden y esgrimen la posibilidad de sustituir sus productos.

A la estrategia de la industria, convenientemente agrupada, ya le iba bien ver cómo sus clientes (mayoristas y farmacias) discutían con ella y entre ellos reclamando más bonificación, pero cuando aparecen los grupos de compra, que se mueven por los mismos intereses que la industria, descubren que han de cambiar de estrategia porque estos nuevos compradores sí que pueden decantar el mercado hacia productos más bonificados.

Los distribuidores de medicamentos siguen manteniendo la presión para arañar puntos de ahorro en sus compras, pero con ellos ya tienen acuerdos renovables periódicamente. Tampoco podemos olvidar que esos fabricantes quieren controlar el mercado hasta el punto de tener cuantificado el consumo previsto de sus medicamentos y, en función de los datos, otorgan y venden un número máximo de unidades a cada mayorista. Les acusan de desabastecer el mercado y dicen que así evitan que se comercie --exportaciones paralelas--, como si el derecho de comerciar fuera una exclusividad concedida y no un derecho. Es una situación que me recuerda a la posguerra española y los sufrimientos del comercio para sobrevivir bajo la dictadura.

El Ministerio, engreído por el buen resultado del «estilo Súper López» en el decreto tirano, se creyó engañado por la gran industria al conocer los precios netos que los laboratorios estaban ofreciendo, especialmente en sus ventas a la farmacia, con descuentos y bonificaciones.

Así pues, el Ministerio, tras el pacto de los precios de referencia para los nuevos presupuestos, pero ofendido por los precios netos que realmente se ofrecían, el 2 de junio de 2002 envía una nota informativa a todos los laboratorios en la que avisa que sancionará tales acciones comerciales. Fue la guinda del pastel.

Farmaindustria quiso poner paz, y como manda quien puede y quien puede es realmente quien manda, acordó una especie de «cártel camuflado» bajo un código de ética de la industria, al que sumó la iniciativa de la Dirección General de Farmacia. También decidió sancionar al laboratorio que no anulara las bonificaciones y descuentos.

Lo cierto es que, se mire como se mire, las bonificaciones, descuentos y rápeles son legales en las transacciones comerciales, porque no inducen al consumo abusivo de medicamentos.

La otra verdad, aunque ya hace mucho tiempo que ocurre, es que en este magma de intereses que vive la sanidad --y la farmacia dentro de ella-- las multinacionales fabricantes de medicamentos han querido ubicar a la oficina de farmacia como mero comerciante, entregando publicidad con información económica, en gran medida excesiva, con respecto a la información científico-técnica que sería de rigor, por estar obligados por el artículo 10 del Real Decreto 1.416/1994 sobre publicidad. Y la farmacia debe conseguir esa misma información, individuo a individuo, farmacia a farmacia, pidiéndola al laboratorio.

¿Qué pasará? Como colectivo sanitario sin un timonel profesionalmente activo, no lo sé, pero opino que realmente depende de la oficina de farmacia. Exijamos, dentro de nuestra ética y profesionalidad, recibir la información científica completa, y desechemos con todo nuestro derecho amparado por el decreto de 1994, la información de precios cuando no vaya acompañada de una amplia información técnico-profesional. Económicamente hablando, no debemos aceptar talones ni pagarés ni viajes, porque bordean peligrosamente la ilegalidad (artículo 7.2 de la Ley del Medicamento 25/1990), pero sí las bonificaciones, descuentos y rápeles que nos correspondan por la factura que pagaremos. Y así, con el día a día, ayudaremos a que la industria que fabrica medicamentos cumpla con la ley establecida y no con la ley que ellos quieren crear.

Opciones de artículo
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos