Buscar en
Nursing
Toda la web
Inicio Nursing Proteger a los niños alérgicos al látex
Información de la revista
Vol. 35. Núm. 3.
Páginas 63-66 (Mayo - Junio 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
2750
Vol. 35. Núm. 3.
Páginas 63-66 (Mayo - Junio 2018)
Acceso a texto completo
Proteger a los niños alérgicos al látex
Visitas
...
Sharon E. Hohler1
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

AUNQUE entre el 8% y el 17% de los trabajadores sanitarios de Estados Unidos son alérgicos al látex, menos del 1% de la población general estadounidense comparte esta alergia1 (v. el cuadro Definiciones terminológicas). En cambio, debido a la exposición al látex durante numerosas cirugías, hasta el 68% de los niños con espina bífida son alérgicos al látex1. Es más probable que las alergias pediátricas al látex afecten a los niños a los que se les han practicado muchas intervenciones quirúrgicas, entre los cuales se cuentan los que nacen con malformaciones, como la espina bífida, y anomalías del aparato genitourinario1.

Este artículo aborda cómo identificar a niños con alergia al látex y cómo protegerlos en el hospital y en el ámbito extrahospitalario.

¿Qué es el látex?

Hevea brasiliensis, el árbol de caucho cultivado en el sudeste asiático y África, produce una savia lechosa que se utiliza en la fabricación de productos de goma de látex natural, como guantes, globos y preservativos (v. el cuadro ¿Qué productos contienen látex natural? con una lista más exhaustiva). Al menos se han identificado 25 proteínas del árbol de caucho H. brasiliensis como posibles alérgenos2. Las proteínas del látex son alérgenos potentes que provocan que el cuerpo produzca el anticuerpo de la inmunoglobulina E (IgE). Las personas expuestas pueden sufrir diferentes niveles de reacciones alérgicas3.

Los productos químicos utilizados durante el proceso de fabricación del látex también pueden provocar una reacción de hipersensibilidad retardada a los productos químicos, lo que complica la identificación de la alergia al látex. Un ejemplo de reacción de hipersensibilidad retardada es una reacción de tipo IV denominada dermatitis de contacto. Estos productos químicos incluyen agentes aceleradores, de endurecimiento y antioxidantes. De acuerdo con el American College of Allergy, Asthma and Immunology, la alergia al látex implica a las proteínas de la goma de

Definiciones terminológicas15

  • Alergia. Se produce cuando una persona desarrolla anticuerpos IgE específicos de alérgeno y síntomas y signos cuando se expone a los alérgenos.

  • Atopia: Es una predisposición hereditaria. Cuando se expone a alérgenos, la persona atópica produce anticuerpos IgE.

  • Sensibilización: Implica que el cuerpo de una persona responda a los alérgenos con la producción de IgE específica de alérgeno, pero sin mostrar síntomas o signos de una reacción alérgica.

látex natural, no a los productos de caucho sintético como los que se encuentran en las pinturas de látex para el hogar4.

Poblaciones de alto riesgo

Además de las exposiciones múltiples al látex, entre los factores que aumentan el riesgo de que una persona desarrolle una alergia al látex se encuentran reacciones de hipersensibilidad retardada, reacciones atópicas y alergias a ciertos alimentos5 (v. el cuadro Fisiopatología de la sensibilización y la alergia). A menudo, las reacciones atópicas producen reacciones de hipersensibilidad mediada por IgE de tipo I con reacciones cutáneas (urticaria y dermatitis) y signos respiratorios (rinitis y asma bronquial). Aún no ha concluido el trabajo para identificar el genoma responsable de las reacciones atópicas, pero se sabe que varias regiones cromosómicas están relacionadas con la atopia y el asma. Los resultados de análisis de sangre de pacientes con reacciones atópicas muestran niveles elevados de eosinófilos, basófilos, mastocitos y niveles de IgE específicos con alérgenos5.

De acuerdo con las normas de 2017 de la Association of periOperative Registered Nurses (AORN), los investigadores reconocen que los factores de riesgo aumentan las posibilidades de sufrir una reacción alérgica grave. Creen que la dermatitis de contacto permite que más proteínas del látex penetren en la piel, con lo que aumenta el riesgo de presentar una reacción alérgica6.

Los cuatro alimentos con mayor riesgo de reacciones cruzadas al látex son el plátano, el kiwi, el aguacate y la castaña. Entre los alimentos que se considera que presentan un riesgo moderado de reacciones cruzadas al látex pueden citarse la manzana, la zanahoria, el apio, la papaya, el tomate, el melón y la patata7.

La exposición al látex se produce de varias maneras

El mayor riesgo de sufrir una reacción alérgica al látex se produce cuando las membranas mucosas de una persona se exponen repetidamente al látex. Las membranas mucosas comprenden la boca, la uretra, la vagina, el recto, los pulmones y los ojos. Esto explica por qué más niños con malformaciones congénitas que requieren cirugías múltiples o sondas urinarias permanentes desarrollan una alergia al látex que niños de otros grupos5.

Los pacientes pueden estar expuestos a las proteínas del látex a través de la piel o por inhalación de las proteínas en forma de aerosol. La exposición interna podría tener que ver con un cirujano que use guantes de látex y aborde los órganos internos durante una intervención quirúrgica, o con la administración de medicamentos a través de los orificios de goma de sondas i.v.6.

¿Qué productos contienen látex natural?16

Enseñe a la familia y a los cuidadores que deben mantener alejados a los pacientes pediátricos con alergia al látex de los productos que contengan goma de látex natural, incluidos artículos domésticos y juguetes frecuentes, como:

  • Pañales desechables*.

  • Chupetes, tetinas de biberones y cuentagotas con pera de goma.

  • Globos de goma, incluidos los globos brillantes (Mylar).

  • Juguetes, como pelotas de goma, juguetes de playa y pelotas de fibras de goma (Koosh).

  • Gomas de borrar.

  • Preservativos y diafragmas.

  • Compresas higiénicas.

  • Guantes de goma, como los guantes para lavar la vajilla.

  • Calzado deportivo e impermeables de goma.

  • Agarraderas de goma en bicicletas y raquetas.

  • Neumáticos de las sillas de ruedas.

*La American Latex Allergy Association ofrece información sobre pañales y compresas higiénicas sin látex en http://latexallergyresources.org/consumer-products?term_node_tid_depth=22.

Síntomas y signos de alergia al látex

Varios factores establecen qué síntomas y signos presenta un individuo: el mecanismo causal, la vía de exposición y la cantidad de alérgeno de látex presente.

Dermatitis de contacto alérgica. Se produce de 1 a 4 días después del contacto de la piel con el látex. Esta reacción comienza como una erupción cutánea eccematosa aguda, vesículas y prurito. Con la exposición continua al látex, la erupción se vuelve seca, costrosa e irritada. Esta reacción es una respuesta mediada por células T tardías de tipo IV a los productos químicos utilizados en la fabricación de látex. Esta dermatitis no es una reacción alérgica a H. brasiliensis, pero la lesión cutánea de la persona permite mayor exposición al látex con la posibilidad de desarrollar alergia a la IgE3.

Urticaria de contacto alérgica. Es una reacción de la piel que se produce con la respuesta alérgica mediada por IgE de tipo I. Los síntomas y signos comienzan entre 10 y 15 minutos después de la exposición al látex y consisten en eritema, prurito y urticaria. Esta respuesta cutánea puede evolucionar a una dermatitis de contacto alérgica crónica3.

Rinoconjuntivitis y asma. Pueden producirse cuando una persona inhala partículas de látex en el aire. Esta respuesta puede comprender estornudos, picazón en los ojos, congestión nasal y rinorrea. Los trabajadores sanitarios y los que trabajan con productos de látex deben estar atentos a los síntomas y signos que siguen a la exposición al látex porque pueden deteriorarse gravemente las vías respiratorias3.

Anafilaxia es la respuesta alérgica sistémica del alérgeno del látex potencialmente mortal. Esta respuesta mediada por la IgE comienza con prurito y erupción. Puede evolucionar a signos multisistémicos, como hipotensión, taquicardia, disnea y trastornos gastrointestinales. Sin no se trata de inmediato, esta reacción puede evolucionar a arritmias cardiacas, broncoespasmo, paro cardiaco y muerte3.

Los productos de látex que más frecuentemente provocan anafilaxia son guantes, sondas con globo, preservativos, adhesivos de extensión de cabello, tetinas, chupetes, mordedores y globos de juguete (v el cuadro ¿Quéproductos contienen látex natural?).

Prueba de alergia al látex

Un médico puede diagnosticar alergia al látex basándose en la anamnesis, la exploración física y los resultados de las pruebas cutáneas o los análisis de sangre del paciente. Aunque una prueba intraepidérmica del látex produce los resultados más fiables (con más del 90% de precisión), esta prueba también conlleva un riesgo de reacciones adversas o anafilácticas para los pacientes que son alérgicos al látex8. Solo la deben realizar profesionales sanitarios en un entorno con los recursos de reanimación apropiados. La Food and Drug Administration (FDA) no ha eliminado los reactivos de prueba cutánea del látex8.

Los análisis de sangre de la IgE específicos del látex aprobados por la FDA miden el anticuerpo de la IgE del látex y predicen el riesgo de una reacción alérgica. La sensibilidad de las pruebas varía entre el 75% y el 90%8. Un historial de las exposiciones al látex y síntomas y signos del paciente es un indicio de que el paciente es alérgico3.

Manejo de emergencia de anafilaxia en niños

Vigile de cerca las constantes vitales del paciente y proceda a control cardiaco continuo. El tratamiento de la anafilaxia comienza con la inyección de epinefrina i.m. en la parte externa del muslo. Si la respuesta es insuficiente, se puede administrar otra inyección de epinefrina i.m. al cabo de 5-10 minutos. Si el tratamiento comienza sin demora, los pacientes responden a la primera, segunda o, como máximo, tercera inyección de epinefrina. La epinefrina i.v puede ser necesaria si la perfusión y el control de síntomas y signos son insuficientes. No hay contraindicaciones para utilizar la epinefrina durante la anafilaxia9.

Suministre oxígeno adicional a 8-10 l/min (hasta el 100%) a través de la mascarilla facial9. Puede ser necesario el control de las vías respiratorias con intubación endotraqueal porque el angioedema puede obstruirlas. La intervención temprana por parte de médicos experimentados es sumamente importante. La cricotirotomía puede ser necesaria para asegurar una vía aérea durante la anafilaxia.

Coloque al paciente en posición de decúbito supino con las piernas elevadas para aumentar la perfusión cerebral9. Aplique una solución i.v de cloruro de sodio al 0,9% y administre una inyección intravenosa rápida. Continúe valorando la respuesta del paciente y administre más inyecciones intravenosas con solución según lo recetado. Vigile de cerca la ingesta y la eliminación de líquidos9.

Los medicamentos adicionales pueden consistir en:

  • Albuterol para el broncoespasmo a través de nebulizador.

  • Un antihistamínico H1, como difenhidramina.

  • Un antihistamínico H2, como ranitidina i.v.

  • Un glucocorticoide, como metilprednisolona i.v.9.

Prevención en el hospital

  • Reducir la exposición temprana. La exposición de las membranas mucosas al látex a una edad temprana se considera el mayor factor de riesgo para el desarrollo de la alergia al látex. Los niños a los cuales se les realizan múltiples intervenciones quirúrgicas durante la infancia, como técnicas quirúrgicas urogenitales, corren este gran riesgo1.

Artículos publicados ya en 1998 trataban sobre la evitación de las exposiciones al látex de los niños nacidos con espina bífida, como prácticas clave de prevención. Un estudio de pequeño tamaño, pero importante, que estudió a 67 niños durante 4 años, produjo un resultado interesante: un entorno quirúrgico sin látex y la formación del paciente y su familia para evitar el contacto con el látex redujeron la sensibilización al látex esperada el 37%. En pacientes que tenían anticuerpos del látex, el entorno sin látex redujo los niveles de anticuerpos el 27%. De hecho, el 12% de los niños que previamente tenían anticuerpos de látex ya no presentaban niveles detectables. Los autores concluyeron que la exposición al látex provoca sensibilización y que un entorno sin látex puede reducir los niveles de anticuerpos del látex en los niños10. Los autores de un estudio de 7 años publicado en 2007 coincidieron en que “el manejo perioperatorio con protección contra el látex ofrece garantías de seguridad contra los fenómenos de alergia al látex”11.

  • Cribado. A todos los pacientes se les deben realizar a exámenes de detección de alergia al látex rutinariamente durante la evaluación, las pruebas y la formación preoperatorias. El personal debe incluir preguntas sobre el látex y cualquier problema de alergia inexplicable en el historial del paciente. El médico puede optar por realizar pruebas de alergia al látex.

  • Protección del entorno. Si el centro no utiliza protección contra el látex, la habitación preparada para un paciente con alergia al látex debe estar etiquetada como “protegida contra el látex” con un letrero en la puerta que así lo indique. Si el centro o la habitación del hospital no utiliza protección contra el látex, preparar la habitación significa limpiarla con guantes y suministros de látex poco tóxicos6. Además, los productos sin látex deben sustituir a los productos, equipos y suministros de látex. Entre los artículos frecuentes que pueden contener látex se encuentran sondas urinarias, guantes, suministros i.v y cinta adhesiva. Las intervenciones quirúrgicas de pacientes con alergia al látex deben programarse como la primera cirugía del día para protegerlas de las partículas de látex en aerosol que puedan desencadenar una reacción6.

Muchos trabajadores sanitarios utilizan guantes sin polvo y sin látex. Si se usan guantes de látex, el trabajador sanitario debe quitárselos, lavarse bien las manos y ponerse guantes sin látex antes de tocar a un paciente del cual se sospecha que sufre alergia6.

De acuerdo con las normas de 2017 de la AORN, las ampollas de medicamentos con tapones de goma deben punzarse solo una vez para extraer el medicamento, que debe administrarse de inmediato. No se recomienda retirar los tapones de goma porque, al hacerlo, no se reduce la contaminación por caucho del medicamento6. La comunicación en el pase de guardia entre todos los departamentos debe contener la alergia al látex del paciente.

  • Formación del personal. Un paso muy importante es educar al personal sanitario sobre los problemas que comporta la alergia al látex y los suministros internos. Puesto que la FDA desde 1997 exige a las empresas que etiqueten el contenido de látex de sus productos, el personal puede identificar más fácilmente los productos de protección contra el látex para proteger a sus pacientes.

  • Mejora de la práctica. Proporcionar un entorno médico protegido del látex comienza con los directores de los centros y los médicos que, al reconocer el riesgo para sus pacientes y el personal, eligen

Fisiopatología de la sensibilización y la alergia15

El sistema inmunitario funciona para proteger a la persona de sustancias tóxicas y microorganismos. Cuando el cuerpo de una persona responde con reacciones de hipersensibilidad, la reacción en sí misma puede ser perjudicial. Se producen cuatro tipos de reacciones inmunológicas y los tipos I y IV son los más frecuentes:

  • Tipo I. Es una reacción de hipersensibilidad inmediata, una respuesta alérgica clásica. Se produce rápidamente cuando una persona se expone a un antígeno. Los anticuerpos IgE provocan la liberación de mastocitos, basófilos y eosinófilos, lo que produce síntomas y signos de una reacción alérgica.

  • Tipo II. Es una respuesta retardada mediada por anticuerpos IgG o IgM que provoca destrucción celular. Un ejemplo de tipo II es la enfermedad de Graves, en la cual los autoanticuerpos provocan hipertiroidismo.

  • Tipo III. Es una respuesta mediada por un inmunocomplejo, en la cual los complejos antígeno-anticuerpo se desplazan a través del torrente sanguíneo y provocan inflamación y daño a tejidos y órganos. Un ejemplo de tipo III es el lupus eritematoso sistémico.

  • Tipo IV. Es una respuesta de aparición tardía mediada por linfocitos T. Los cuatro subtipos del tipo IV se clasifican según el tipo de células involucradas. La dermatitis de contacto alérgica es una respuesta de hipersensibilidad de tipo IV. Dos ejemplos de dermatitis de contacto alérgica son la erupción por hiedra venenosa y la dermatitis de contacto en trabajadores sanitarios después de la exposición a guantes de látex.

Las pruebas cutáneas y las pruebas in vitro de alérgenos pueden mostrar una respuesta IgE positiva y “sensibilidad” a un alérgeno. Sin embargo, una persona no se considera “alérgica” hasta que no aparecen síntomas y signos cuando la persona se expone a un alérgeno.

productos que protejan contra el látex. Si bien existen productos y suministros sin látex para muchos usos, se debe mantener una vigilancia constante para lograr y mantener un entorno hospitalario protegido contra el látex. Siempre que se negocien nuevos precios y contratos, seleccione productos con protección contra el látex siempre que sea posible. La American Latex Allergy Association ofrece listas actualizadas de suministros médicos sin látex en http://latexallergyresources.org/medical-products.

Un centro que desee convertirse en un entorno protegido contra el látex necesitará crear un comité de protección contra el látex durante este paso. La American Latex Allergy Association recomienda que un alergólogo forme parte de este comité como experto en la prevención de la exposición al látex de pacientes y trabajadores sanitarios.

Formación sobre la alergia al látex para familias

Si las exposiciones repetidas al látex y sus proteínas provocan mayor sensibilidad al látex natural, entonces evitar el látex en el hogar y en el entorno social ayudaría a prevenir el desarrollo de la alergia al látex.

El látex natural se puede encontrar en más de 40.000 productos de uso frecuente5. Enseñe a la familia y a los cuidadores de niños con un alto riesgo de desarrollar alergia al látex las fuentes de látex en el hogar y el entorno social, y elimine estos objetos. Para una prevención primaria completa, recomendamos que se limite la exposición de los niños vulnerables al látex que se encuentra en las tetinas de los biberones, chupetes, juguetes y objetos domésticos12.

La formación familiar comienza con los síntomas y signos de anafilaxia. Recuerde a los padres que soliciten inmediatamente ayuda de emergencia, sobre todo si se ha administrado epinefrina. Enseñe a los padres cuándo y cómo utilizar el autoinyector de epinefrina para reacciones alérgicas en el entorno social. Los padres siempre deben llevar dos autoinyectores de epinefrina porque el 20% de los pacientes necesita una segunda inyección. Deben saber que pueden administrar la segunda dosis del autoinyector 5-10 minutos después de la primera según el estado del paciente. Enseñe a los padres las posibles reacciones adversas a la epinefrina y cómo guardar y desechar adecuadamente el autoinyector después de su uso. Recuérdeles la importancia de comprobar la fecha de caducidad y sustituir el medicamento cuando esta haya caducado.

Los consultorios de alergología, las consultas médicas y los recursos de Internet pueden enseñar a pacientes pediátricos y sus familias a prevenir reacciones alérgicas al látex en el entorno social. Para obtener listas actualizadas de suministros para el consumidor sin látex, visite el sitio web de la American Latex Allergy Association en http://latexallergyresources.org/consumer-products.

Los pacientes con alergias al látex deben usar un brazalete o collar de alerta médica. La familia del niño debe informar a todos los cuidadores sobre la alergia al látex del niño y enseñarles cómo deben administrar un autoinyector. Los cuidadores son, por ejemplo, profesores, trabajadores de guardería, niñeras, amigos y familiares. Los padres también deben informar a médicos, dentistas, fisioterapeutas o terapeutas ocupacionales, hospitales y clínicas que visita el niño.

El Joint Task Force on Practice Parameters, que incluye representantes de la American Academy of Allergy, Asthma and Immunology, el American College of Allergy, Asthma and Immunology y el Joint Council of Allergy, Asthma and Immunology, recomienda que un alergólogo participe en la formación del paciente y su familia para

Fuentes fiables sobre alergias al látex

Se puede encontrar información sobre alergias al látex para familias y para la población en general en fuentes fiables de Internet, como las siguientes:

lograr resultados óptimos13. Varios estudios muestran problemas con la formación familiar sobre cómo usar los autoinyectores de epinefrina. En un estudio con 277 familias de pacientes con riesgo de anafilaxia, solo el 44% de estas familias llevaba siempre consigo el autoinyector. Cuando se les preguntó por qué, el 47% dijo que no se había dado cuenta de que debería llevarlo en todo momento. Otros estudios mostraron la necesidad de empoderamiento y formación continua de los padres y la familia en el uso del autoinyector13.

Un estudio que analizó los centros para el cuidado infantil encontró que la formación sobre la utilización de autoinyectores de epinefrina era deficiente. Una encuesta de centros para el cuidado infantil en una ciudad del medio oeste estadounidense halló que solo 24 de los 42 directores de guarderías sabían cómo usar el autoinyector de epinefrina para casos de anafilaxia y solo el 55% tenía personal capacitado para enfrentarse a una emergencia de este tipo13. Cuando los directores de las guarderías recibieron formación sobre el uso adecuado del autoinyector de epinefrina, el 77% pudo demostrar el uso adecuado 1 mes después de la formación, pero el conocimiento y la experiencia disminuyeron con el tiempo; la competencia era solo del 31% 1 año después de la formación13. Este estudio destaca la necesidad de formación continua para guarderías (v el cuadro Fuentes fiables sobre alergias al látex).

La formación de los trabajadores sanitarios les ayuda a protegerse a sí mismos y a sus pacientes de la exposición al látex y de una respuesta alérgica. Comenzando con las familias y los cuidadores de niños con riesgo, se necesita más formación en el entorno social para intentar prevenir el desarrollo de reacciones alérgicas al látex y para tratar adecuadamente las reacciones alérgicas al látex. ■

Referencia no citada

14.

Bibliografía
[1]
American Latex Allergy Association. Statistics. 2017. http://latexallergyresources.org/statistics.
[2]
Hevea brasiliensis latex allergens. UptoDate 2017. Graphic 71927 Version 4.0.
[3]
R.G. Hamilton.
Latex allergy: epidemiology, clinical manifestations, and diagnosis.
(2015),
www.uptodate.com.
[4]
American College of Allergy, Asthma and Immunology. Types of allergy. Latex allergy. http://acaai.org/allergies/types/skin-allergies/latex-allergy.
[5]
S.C. Grossman, C.M. Porth.
Porth's Pathophysiology: Concepts of Altered Health States.
9th ed., Wolters Kluwer Health/Lippincott Williams and Wilkins, (2014), pp. 349-350
[6]
Connor R, Burlingame B. Association of periOperative Nurses. Guidelines for Perioperative Practice, 2017. Denver, CO: AORN; 2017.
[7]
Grier T. Cross reactive food. American Latex Allergy Association. http://latexallergyresources.org/cross-reactive-food.
[8]
Kelly KJ. Allergy fact sheet. American Latex Allergy Association. http://latexallergyresources.org/allergy-fact-sheet.
[9]
Rapid overview: emergent management of anaphylaxis in infants and children. UpToDate 2017. Graphic 74242 Version 33.0. 2017.
[10]
R. Cremer, A. Hoppe, U. Kleine-Diepenbruck, F. Bláker.
Longitudinal study on latex sensitization in children with spina bifida.
Pediatr Allergy Immunol., 9 (1998), pp. 40-43
[11]
A. Gentili, M. Lima, G. Ricci, et al.
Perioperative treatment of latex-allergic children.
J Patient Saf., 3 (2007), pp. 166-172
[12]
Cincinnati Children's. Latex allergy. 2016. https://www.cincinnatichildrens.org/health/l/latex-allergy.
[13]
C. Dinakar.
Anaphylaxis in children: current understanding and key issues in diagnosis and treatment.
Curr Allergy Asthma Rep., 12 (2012), pp. 641-649
[14]
R.L. Campbell, J.M. Kelso.
Anaphylaxis: emergency treatment.
(2017),
wwwuptodate.com
[15]
Children's Hospital of Wisconsin. Latex. wwwchwor^medical-care/asthma-allergy-and- clinical-immunology-center/conditions/allergy/types-ofallergens/latex/.
[16]
W.J. Pichler.
Drug allergy: classification and clinical features.
(2015),
www.uptodate.com.

Sharon E. Hohler es coordinadora de equipo y CN IV en el Saint Francis Medical Center en Cape Girardeau, Missouri.

La autora ha declarado no tener ningún conflicto de intereses económicos relacionado con este artículo.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos