Buscar en
Nursing
Toda la web
Inicio Nursing Enterobacterias resistentes a los carbapenémicos: una amenaza creciente
Información de la revista
Vol. 31. Núm. 3.
Páginas 66 (Mayo - Junio 2014)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
4141
Vol. 31. Núm. 3.
Páginas 66 (Mayo - Junio 2014)
Combatir la infección
Acceso a texto completo
Enterobacterias resistentes a los carbapenémicos: una amenaza creciente
Visitas
4141
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

LA PRESENCIA de enterobacterias con resistencia a los carbapenémicos (ERC) entre los pacientes atendidos en los centros asistenciales es cada vez mayor y ello está dando lugar a infecciones de tratamiento difícil y a menudo mortales1. Observadas inicialmente en Carolina del Norte en 2001, las ERC son bacterias gramnegativas que muestran una gran resistencia frente a los distintos antibióticos, entre ellos los carbapenémicos que representan una familia de antibióticos de «último recurso».

La mortalidad asociada a las ERC es muy elevada, del orden del 40-50%2. Durante el primer semestre de 2012 fue atendido al menos un paciente con ERC en al menos un 4% de los hospitales estadounidenses; también fue atendido al menos un paciente de este tipo en alrededor del 18% de los hospitales de agudos1.

Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) definen las ERC como enterobacterias que no son sensibles a doripenem, meropenem o imipenem, al tiempo que son resistentes frente a todas las cefalosporinas de tercera generación evaluadas (ceftriaxona, cefotaxima y ceftazidima)3. Dos tipos de enterobacterias que forman parte normalmente de la flora bacteriana intestinal humana, los géneros Klebsiella y Escherichia coli, pueden convertirse en ERC. Las ERC pueden transmitir la resistencia a otras bacterias de su grupo familiar, incrementando así el riesgo de transmisión de la enfermedad4.

Signos y síntomas

Cuando se detectan en un cultivo, las ERC pueden representar una colonización o una infección. La colonización implica que el microorganismo se localiza en el cuerpo pero que no causa ningún tipo de signo o síntoma; sin embargo, las ERC que causan colonización pueden dar lugar a infecciones cuando acceden a otras zonas del cuerpo que generalmente son estériles.

Entre las infecciones por ERC, que pueden aparecer en cualquier localización del cuerpo, están la sepsis, la neumonía asociada al respirador y los abscesos intraabdominales4. La mayor parte de las infecciones causadas por ERC afectan al tracto urinario y se observan generalmente en los pacientes portadores de catéteres urinarios o que sufren retención de orina4.

Los signos y los síntomas de las infecciones por ERC varían en función de la localización de la infección; por ejemplo, puede aparecer tos cuando la infección afecta a los pulmones o síntomas urinarios cuando afecta a la vejiga. No obstante, las infecciones por ERC también pueden causar signos y síntomas sistémicos, como fiebre o escalofríos4.

Transmisión e infección

Las ERC afectan con mayor frecuencia a los pacientes que están recibiendo tratamiento frente a otras enfermedades5. Son pacientes con un aumento en el riesgo de infección por ERC los que presentan un estado funcional deteriorado, exposición a una unidad de cuidados intensivos (UCI) y ventilación mecánica4. Las ERC se trasmiten más a menudo de persona a persona, generalmente a través de las manos contaminadas de los profesionales sanitarios o de los equipos médicos contaminados que se utilizan en el contexto asistencial4.

Prevención de la transmisión de las ERC

Los profesionales sanitarios pueden prevenir la transmisión de las ERC mediante las siguientes medidas:

  • Inicio inmediato de una alerta en el momento en el que en el laboratorio se identifica la presencia de ERC en un paciente.

  • Solicitud de información a los pacientes acerca de la posibilidad de que hayan recibido tratamiento en algún otro centro o incluso en algún otro país.

  • Alerta al centro asistencial receptor en el momento en el que recibe el alta un paciente con ERC1.

  • Mantenimiento de las precauciones relativas al contacto físico y a la higiene apropiada de las manos a la hora de tratar a los pacientes que presentan ERC1. Entre estas precauciones están la realización de la higiene de manos antes de la colocación del gorro y los guantes; la colocación del gorro y los guantes antes de entrar en la habitación del paciente y la retirada de ambos elementos con realización de la higiene de manos antes de salir de la habitación del paciente3.

  • Utilización de habitaciones dedicadas específicamente a los pacientes con ERC, que solo deben ser atendidos por profesionales sanitarios con uso de equipos específicos para dichos pacientes.

  • Eliminación temporal de dispositivos, como los catéteres venosos centrales, las sondas endotraqueales y los catéteres urinarios, lo antes posible1.

Reducir las tasas de infección

Las ERC se pueden prevenir. En Israel fue posible disminuir en más de un 70% las tasas de infección en los 27 hospitales de este país en el transcurso de 1 año mediante la aplicación de un programa coordinado de prevención1.

En el folleto CRE Toolkit, publicado por los CDC en 2012, aparecen las guías clínicas dirigidas a los centros asistenciales en los que son atendidos pacientes con ERC, y que todavía no han sido afectados por estas bacterias. Dichas guías clínicas pueden obtenerse a través del sitio web www.cdc.gov/ hai/organisms/cre/cre-toolkit/index.html ■

Bibliografía
[1]
Centers for Disease Control and Prevention. Making health care safer: stop infections from lethal CRE germs now. CDC Vital Signs. 2013. http://www.cdc.gov/vitalsigns/HAI/CRE/index.html.
[2]
Guh AY, McDonald LC, Sinkowitz-Cochran R. Assessment of public health perspectives on responding to an emerging pathogen: carbapenemresistant Enterobacteriaceae. J Public Health Manag Pract. 2013 Feb 26 [Epub ahead of print].
[3]
Centers for Disease Control and Prevention. Guidance for control of carbapenem-resistant Enterobacteriaceae (CRE). 2012 CRE toolkit. http://www.cdc.gov/hai/organisms/cre/cre-toolkit/index.html.
[4]
Centers for Disease Control and Prevention. Carbapenem- resistant Enterobacteriaceae (CRE) infection: clinician FAQs. 2013. http://www.cdc. gov/hai/organisms/cre/cre- clinicianFAQ.html.
[5]
Centers for Disease Control and Prevention. Carbapenem- resistant Enterobacteriaceae (CRE). 2013. http://www.cdc. gov/hai/organisms/cre/index.html.
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos