Buscar en
Fisioterapia
Toda la web
Inicio Fisioterapia Telerrehabilitación en adultos mayores con enfermedades crónicas: ¿un antes y...
Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
CARTA AL DIRECTOR
Acceso a texto completo
Disponible online el 6 de Agosto de 2021
Telerrehabilitación en adultos mayores con enfermedades crónicas: ¿un antes y un después tras la COVID-19?
Tele-rehabilitation in older adults with chronic diseases: A «before» and an «after» COVID-19?
Visitas
...
M.Á. Rodrígueza,
Autor para correspondencia
miguerguez95@gmail.com

Autor para correspondencia.
, H. Olmedillasa,b
a Departamento de Biología Funcional, Universidad de Oviedo, Oviedo, España
b Instituto de Investigación Sanitaria del Principado de Asturias (ISPA), Oviedo, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

La pandemia por COVID-19ha modificado drásticamente la forma de vida de las personas. Si bien el confinamiento domiciliario fue implantado como medida para evitar la trasmisión extrema del virus y proteger la salud de la población, la restricción de la movilidad de las personas ha dificultado la realización de los niveles esenciales de actividad física1 e impedido en determinados casos el acceso a establecimientos sanitarios. Ante tal circunstancia, muchos países han puesto en funcionamiento servicios de telerrehabilitación para garantizar la asistencia esencial de salud a los ciudadanos, los cuales han visto reducido el número de sesiones presenciales en los servicios de rehabilitación física.

La telerrehabilitación ha sido propuesta como una herramienta útil para agilizar el sistema sanitario y que favorece a aquellas personas que residen en áreas lejanas a un hospital o centro especializado (por ejemplo, zonas rurales). Este modelo terapéutico presenta ciertos inconvenientes, como son la pérdida de contacto humano «cara a cara» del paciente con el profesional de salud o la posible dificultad que implica el manejo de dispositivos electrónicos para personas de avanzada edad. Sin embargo, un estudio desarrollado en Australia reflejó una percepción positiva de la rehabilitación «a distancia» por parte de los adultos mayores (60-92 años), que la consideraron conveniente y motivadora, a pesar de que defendieron su uso como complemento y no como sustituto de la rehabilitación tradicional2. Es especialmente destacable la gran aceptación mostrada en el uso de tabletas y pulseras de actividad, propiciada, al menos en parte, por un mayor sentimiento de integración en la sociedad derivado de un acercamiento a las actividades propias de los más jóvenes.

En cuanto a su efectividad, existen evidencias de que la telerrehabilitación resulta adecuada en poblaciones especiales. Por ejemplo, en adultos mayores con insuficiencia cardiaca, un programa de 12 semanas efectuado en el propio hogar y supervisado mediante videoconferencia produjo mejoras similares sobre el fitness cardiorrespiratorio y la fuerza muscular en comparación con un grupo que efectuó dicho programa en el hospital. Los autores destacaron la gran adherencia mostrada por los participantes que entrenaron en su domicilio, que fue superior a la del grupo control (71 vs. 30%)3. La telerrehabilitación también ha mostrado ser una herramienta coste-efectiva en el tratamiento de enfermedades neurológicas. De esta forma, esta modalidad terapéutica ha reportado resultados positivos sobre la función motora, la disfunción cerebral y la depresión en pacientes tras un accidente cerebrovascular4. En personas con enfermedad de Parkinson, los programas de telerrehabilitación han logrado resultados similares en términos de función motora y no motora en comparación con la terapia presencial, reflejando, además, una gran adherencia5.

Sumado a los beneficios de la telerrehabilitación para el adulto mayor, es necesario tener en cuenta los efectos positivos de esta modalidad terapéutica sobre sus cuidadores/familiares, los cuales son un componente esencial en el proceso rehabilitador. Un estudio que tuvo como protagonistas a cuidadores de personas con enfermedad de Parkinson reveló que la telerrehabilitación supone un ahorro considerable de tiempo y dinero6. Además, se han detectado niveles menores de estrés y ansiedad en familiares de personas mayores que seguían un programa de telerrehabilitación7, lo que, de forma indirecta, repercute finalmente en la calidad de vida del paciente. En el caso de los fisioterapeutas, este nuevo modelo rehabilitador parece estar bien aceptado como medio para facilitar el proceso de tratamiento, si bien muchos de ellos se muestran reticentes ante la pérdida de contacto físico con el paciente8.

Con base en todo lo expuesto, la rehabilitación «a distancia» podría ser considerada como una alternativa susceptible de ser incluida como complemento a los programas de rehabilitación convencionales. Para ello, se requiere de una inversión gubernamental que optimice los servicios de telerrehabilitación, así como un trabajo grupal que involucre a pacientes, familiares, cuidadores, profesionales de la salud y expertos en nuevas tecnologías. La formación especializada, tanto universitaria como continua, debería contemplar estos nuevos escenarios que buscan implantarse en nuestro estado de bienestar con el objetivo de que los profesionales conozcan el mayor abanico posible de herramientas que favorezcan su labor asistencial. Así pues, es deber del Sistema Nacional de Salud el aprovechar esta ventana de oportunidad para establecer bases sólidas sobre la idoneidad de integrar programas de telerrehabilitación en la práctica clínica futura.

Financiación

Este trabajo se ha realizado sin financiación externa

Bibliografía
[1]
F. Ramos-Gómez.
The importance of remaining physically active in times of pandemic.
Fisioterapia, 43 (2021), pp. 65-67
[2]
W. Shulver, M. Killington, C. Morris, M. Crotty.
‘Well, if the kids can do it, I can do it’: Older rehabilitation patients’ experiences of telerehabilitation.
Heal Expect, 20 (2017), pp. 120-129
[3]
R. Hwang, J. Bruning, N.R. Morris, A. Mandrusiak, T. Russell.
Home-based telerehabilitation is not inferior to a centre-based program in patients with chronic heart failure: A randomised trial.
J Physiother, 63 (2017), pp. 101-107
[4]
F.S. Sarfo, U. Ulasavets, O.K. Opare-Sem, B. Ovbiagele.
Tele-rehabilitation after stroke: An updated systematic review of the literature.
J Stroke Cerebrovasc Dis, 27 (2018), pp. 2306-2318
[5]
S. Isernia, S. Di Tella, C. Pagliari, S. Isernia, S. Di Tella, C. Pagliari, J. Jonsdottir, C. Castiglioni, P. Gindri, et al.
Effects of an innovative telerehabilitation intervention for people with parkinson's disease on quality of life. Motor, and non-motor abilities.
Front Neurol, 11 (2020), pp. 846
[6]
L.R. Tindall, R.A. Huebner.
The impact of an application of telerehabilitation technology on caregiver burden.
Int J Telerehabil, 1 (2009), pp. 3-8
[7]
P. Ariza-Vega, H. Castillo-Pérez, M. Ortiz-Piña, L. Ziden, J. Palomino-Vidal, M.C. Ashe.
The journey of recovery: Caregivers’ perspectives from a hip fracture telerehabilitation clinical trial.
[8]
B.J. Lawford, K.L. Bennell, J. Kasza, R.S. Hinman.
Physical therapists’ perceptions of telephone- and internet video-mediated service models for exercise management of people with osteoarthritis.
Arthritis Care Res (Hoboken), 70 (2018), pp. 398-408
Copyright © 2021. Asociación Española de Fisioterapeutas
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos