Buscar en
Farmacia Profesional
Toda la web
Inicio Farmacia Profesional Maquillaje para pieles maduras
Información de la revista
Vol. 20. Núm. 3.
Páginas 48-51 (Marzo 2006)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 20. Núm. 3.
Páginas 48-51 (Marzo 2006)
Acceso a texto completo
Maquillaje para pieles maduras
Visitas
...
LEIRE AZCONAa
a Farmac??utica comunitaria de Bizkaia. M??ster en Cosm??tica y Dermofarmacia.
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (3)
Fig. 1. Círculo cromático.
Mostrar másMostrar menos
Texto completo

Acción específica

En nuestra sociedad, conservar una apariencia juvenil se ha convertido, para muchas personas, en una meta. En este artículo se describen los cambios que se producen en la piel con el paso del tiempo; se comentan los distintos tipos de maquillajes disponibles, sus técnicas de aplicación e incluso cómo minimizar o disimular las consecuencias visibles de diferentes afecciones dermatológicas. Desde la oficina de farmacia podemos conseguir que nuestro consejo sobre Maquillaje tenga un notable valor añadido y dé respuesta a las necesidades de cada persona.

 

Una piel madura, en general, tiene disminuida sus funciones, es más sensible a los factores ambientales y tiende a desarrollar ciertas afecciones cutáneas. Se caracteriza por ser seca y áspera al tacto, tener arrugas y haber adquirido una cierta tonalidad amarillenta, que se agrava con irregularidades en la pigmentación. Con el paso del tiempo, la piel pierde elasticidad, turgencia y tonicidad, es más frágil y cicatriza peor.

Maquillaje

Consideramos maquillaje aquel cosmético capaz de modificar la tonalidad de la piel, mejorar su aspecto, corregir defectos y realzar su atractivo.

Los componentes básicos de un maquillaje son:

 

­ Pigmentos: blancos, coloreados y nacarados.

­ Activos de tratamiento: hidratantes, antiarrugas y filtros solares.

­ Aditivos, estabilizadores, etc.

Tipos

En función de su indicación, cabe hablar de tres tipos de maquillaje: el cosmético, el dermatológico y el corrector.

Maquillaje cosmético

Con el paso del tiempo y los movimientos del rostro, la piel se pliega generando, en primer lugar, arrugas de expresión. Posteriormente, el tejido cutáneo va envejeciendo condicionado por factores intrínsecos y extrínsecos.

Una vez aplicado el maquillaje, éste se puede quebrar y acumular sobre los surcos y las arrugas que se forman al gesticular. Visualmente, las arrugas y líneas quedan impresas y los rasgos se marcan mucho más.

Por esta razón, los maquillajes idóneos para una piel madura son los de textura ligera, normalmente formulados con siliconas, que mejoran su extensibilidad. De esta manera, se produce un efecto tensor que evita que se acumule maquillaje en la arruga.

Sin embargo, si la piel madura presenta sequedad y deshidratación, deberemos optar por un maquillaje enriquecido, formulado no sólo con activos hidratantes sino también con sustancias relipidizantes como aceite de rosa mosqueta, ácidos grasos esenciales, glicerol, etc.

Otra característica fundamental en el maquillaje para una piel de cierta edad es que en su formulación tenga filtros que absorban radiación UVA y UVB, ya que como hemos explicado anteriormente, la piel, con el tiempo, pierde capacidad protectora frente al sol.

Además, en la actualidad los maquillajes van formulados con activos hidratantes, antiarrugas, correctores y filtros solares.

En la farmacia disponemos de maquillajes que presentan en su formulación estos activos:

 

­ Ácido hialurónico: polímero que forma parte de la dermis.

­ Vitaminas E y C: antioxidantes que evitan la formación de radicales libres. La vitamina C promueve la síntesis de colágeno.

­ Vitamina F: con alto contenido en ácido linoleico, aporta emoliencia.

­ Vitamina A: aumenta la síntesis de colágeno y mejora la regeneración cutánea.

­ Aceite de jojoba: emoliente y suavizante.

­ Extensina: proteína vegetal con propiedades regeneradoras y antiedad.

­ Collagyl: activo antiarrugas que estimula la producción de colágeno y disminuye las arrugas.

­ Extracto de vid roja y castaño de Indias: vasoconstrictores y astringentes que mejoran la microcirculación cutánea evitando la formación de las antiestéticas venas denominadas cuperosis.

Maquillaje dermatológico

Como hemos comentado anteriormente, con la edad la piel presenta un sistema inmunitario deficiente, de manera que se producen sensibilidades a ciertos componentes cosméticos. Por esta razón, para una piel madura sensible recomendaremos maquillajes dermatológicos.

Frecuentemente recibimos en el mostrador de nuestras farmacias consultas de clientas de mediana edad, cuya piel no sólo presenta signos de envejecimiento sino que también sufre alguna lesión cutánea o afección dermatológica. En estos casos el maquillaje dermatológico sería como un tratamiento coadyuvante a la terapia medicamentosa. Este maquillaje disimula las imperfecciones y/o secuelas cutáneas, de manera que mejora las expectativas del paciente en cuanto a la evolución de su enfermedad.

El maquillaje dermatológico se caracteriza por presentar formulaciones que ofrecen las máximas garantías de eficacia, seguridad y tolerancia. Por tanto, las características de un maquillaje dermatológico son: inocuidad, hipoalergenicidad, no comedogenicidad y protección frente a radiación solar.

El farmacéutico debe conocer perfectamente la composición de los productos de maquillaje dermatológico: su formulación, las sustancias que --en casos muy raros-- pueden causar una reacción alérgica, y las texturas más adecuadas para cada tipo de piel.

A continuación detallaremos los componentes de los maquillajes que presentan un potencial alergénico supuesto o reconocido:

 

­ Pigmentos: óxido de cromo, utilizado para las tonalidades verdes, cobalto, níquel o carmín de cochinilla que, además, colorea las lentes de contacto.

­ Conservantes, como los liberadores de formol, el Kathon CG o el Euxyl K 400.

­ Sustancias que pueden irritar la piel de los párpados o la córnea, por migración al interior del ojo (efecto mecánico), como la purpurina o ciertos nácares de gran tamaño.

Para las personas con intolerancias verificadas a perfumes y/o a conservantes, hay que elegir productos exentos de estas sustancias.

Maquillaje corrector

En la farmacia son frecuentes las consultas de pacientes con lesiones o enfermedades más o menos graves: cicatrices, quemaduras, vitíligo, dermatosis desfigurantes, etc. También es común atender las consultas de personas sometidas a tratamientos dermatológicos: medicamentos, peelings, láser, etc., o mujeres que, con la edad, presentan discromías derivadas de la síntesis irregular de melanina, y desean mejorar su aspecto.

El farmacéutico puede recomendarles productos de maquillaje correctores, explicándoles las técnicas de aplicación de estos cosméticos de camuflaje para conseguir un resultado satisfactorio.

Se aconseja que el cosmético corrector nunca se aplique directamente sobre la piel, para evitar depositar demasiada cantidad, que puede dar lugar a un efecto «parche». Lo idóneo es aplicarlo con la yema de los dedos, a toques o con un pincel, y posteriormente difuminarlo.

La corrección por el color se basa en el principio de oposición de colores en el círculo cromático (fig. 1), de manera que la intensidad de un color se ve reducida por la adición de su color opuesto. Por tanto, esta técnica consiste en aplicar sobre la imperfección cutánea su color opuesto en el círculo cromático. La ventaja de utilizar esta técnica es que posteriormente se emplea una menor cantidad de maquillaje, de forma que su aspecto es más natural.

Fig. 1. Círculo cromático.

 

En el esquema del círculo cromático, el verde es el color opuesto al rojo. Por tanto, todas aquellas irregularidades de la piel de tonalidad rojiza, como la cuperosis, se pueden disimular con el corrector verde.

También observamos que el amarillo es el color opuesto al azul. Con el corrector amarillo podremos disminuir las pigmentaciones cutáneas de tono violeta-azulado, como las ojeras y hematomas.

El corrector beige tiene como función principal aportar luminosidad a la zona donde se ha aplicado. Por consiguiente, se puede utilizar en cualquier parte del rostro que se quiera resaltar.

Aconsejar un maquillaje

En la práctica farmacéutica, a la hora de recomendar un maquillaje debemos recordar las siguientes máximas:

Elección de la textura

La textura del maquillaje debe adaptarse al tipo de piel y al efecto que se desea conseguir. En la recomendación de una base de maquillaje, debemos tener en cuenta el tipo de piel donde se va a aplicar: en pieles secas aconsejaremos fórmulas en crema, enriquecidas con activos hidratantes y relipidizantes como aceite de rosa mosqueta y ácidos grasos esenciales; en pieles mixtas o grasas resultarán más convenientes las fórmulas en emulsión fluida o las presentaciones compactas cuyo contenido en sustancias grasas sea mínimo (oil-free) y que contengan activos seborreguladores que minimicen el exceso de brillo.

A las personas con piel sensible les recomendaremos maquillajes dermatológicos con pigmentos de inocuidad reconocida, sin perfumes y con conservantes no sensibilizantes.

Elección del color

El principio fundamental a la hora de recomendar un maquillaje es respetar al máximo el color natural de la piel. Para aconsejar adecuadamente un tono de maquillaje, aplicaremos el tono idóneo en el centro de la mandíbula; a un lado probaremos un tono más claro, y al otro un tono más oscuro. Si no podemos probarlo en la cara, optaremos por la parte interna de la muñeca, que es la piel más parecida a la de la cara.

Además, tendremos en cuenta la tonalidad de la piel y seguiremos la máxima de la corrección por el color: en pieles con tendencia rosada debemos aconsejar tonos de maquillaje que tiendan al amarillo (beige-dorado). En cambio, en personas con piel cetrina o amarillenta les aconsejaremos maquillajes con pigmentos rojizos (beige-rosado). De esta manera, aplicando la técnica de corrección mediante la superposición de dos colores, obtendremos una apariencia más natural.

Conclusión

Tras describir cambios morfológicos que se producen en la piel con la edad, hemos repasado la extensa variedad de maquillajes disponibles hoy por hoy en la farmacia, que nos sirven para prevenir, reducir y/o eliminar los signos del envejecimiento. El farmacéutico, con sus conocimientos dermofarmacéuticos, desempeña un papel esencial en el asesoramiento a este respecto, en especial cuando se trata de personas con problemas dermatológicos.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.