Buscar en
Farmacia Profesional
Toda la web
Inicio Farmacia Profesional Maquillaje dermatológico
Información de la revista
Vol. 18. Núm. 3.
Páginas 66-71 (Marzo 2004)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 18. Núm. 3.
Páginas 66-71 (Marzo 2004)
Acceso a texto completo
Maquillaje dermatológico
Visitas
...
LEIRE AZCONA BARBEDa
a Farmac??utica comunitaria de Bizkaia. M??ster en Cosm??tica y Dermofarmacia.
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (1)
Texto completo

Estética y salud

 

En la sociedad actual el poder de la imagen es cada vez más patente. En este artículo, se describen los diferentes productos de maquillaje, sus características y sus técnicas de aplicación. Asimismo, se establecen las pautas para que desde la oficina de farmacia el maquillaje pueda presentarse como una herramienta de gran utilidad a la hora de paliar o tratar diversas afecciones dermatológicas tales como vitíligo, angiomas, cicatrices, hiperpigmentaciones, etc.

 

 

 

 

 

El ser humano ha practicado el arte del maquillaje desde tiempos ancestrales. A través de los siglos y en las diferentes culturas, el arte del maquillaje ha tenido diversas connotaciones. En la actualidad, se utiliza para enmascarar, disimular y/o corregir ciertas afecciones o imperfecciones cutáneas desde el punto de vista estético.

COSMÉTICA DECORATIVA

La cosmética decorativa está formada por todos aquellos preparados formulados con pigmentos y colorantes, cuya misión fundamental es cambiar o dar color, modificar la perspectiva, disimular las imperfecciones y cambiar el brillo aumentándolo (lápices labiales y lacas de uñas) o disminuyéndolo (polvos y maquillajes faciales). En definitiva, cabría definir como cosmético decorativo aquel que mejora el aspecto, haciendo más atractiva la imagen de la persona.

COMPONENTES BÁSICOS DE UN COSMÉTICO DECORATIVO

Todo preparado decorativo consta de dos partes esenciales: los colorantes como materia activa y los excipientes en los que se vehiculizan los pigmentos. Los excipientes pueden agruparse en polvos sueltos o compactos, suspensiones, pomadas y emulsiones. Elegir uno u otro dependerá de la zona de aplicación y del acabado final que se desee obtener. Hoy día, los laboratorios dermocosméticos formulan sus productos de manera que presenten los máximos niveles de eficacia, tolerancia y seguridad en su aplicación sobre la piel.

En función de la zona a la que van destinados, los cosméticos decorativos se clasifican en: maquillaje de fondo, cosmético corrector, sombra de ojos, delineador de ojos, lápiz de cejas, máscara de pestañas, polvos sueltos, colorete, perfilador de labios y barra de labios.

MAQUILLAJE DERMATOLÓGICO

El maquillaje dermatológico tiene como objetivo ocultar las alteraciones cutáneas, mejorando el aspecto estético de la piel.

La formulación de un maquillaje dermatológico tiene en cuenta la fisiología de la zona, así como sus características particulares, con el fin de obtener un resultado óptimo y una máxima tolerancia. El farmacéutico debe conocer los activos susceptibles de causar reacción alérgica, evitando así su indicación en pieles con afecciones dermatológicas o particularmente sensibles.

A continuación, se describen las alteraciones producidas en la piel según su origen:

 

­ Afecciones dermatológicas congénitas: angiomas, vitíligo, eccemas y psoriasis.

­ Afecciones dermatológicas adquiridas: cuperosis, rosácea, acné, dermatitis seborreica y cloasma.

­ Alteraciones cutáneas provocadas por: láser, depilación eléctrica, cirugía, etc.

­ Otros: quemaduras, cicatrices, varices y pigmentación cutánea.

LA CORRECCIÓN POR EL COLOR

La corrección por el color se basa en el principio de oposición de colores en el círculo cromático, de manera que la intensidad de un color se ve reducida por la adición de su color opuesto. Por tanto, esta técnica consiste en aplicar sobre la afección cutánea su color opuesto en el círculo cromático (fig. 1). La ventaja de utilizar esta técnica es que posteriormente se empleará una menor cantidad de maquillaje, de forma que su aspecto final será más natural.

Fig. 1. El círculo cromático

Como se observa en el esquema del círculo cromático, el verde es el color opuesto del rojo. Por tanto, todas aquellas irregularidades de la piel de tonalidad rojiza podrán disimularse con el corrector verde. También se aprecia que el amarillo es el color opuesto al azul. Con el corrector amarillo es posible disminuir las pigmentaciones cutáneas de tono violeta-azulado, como las ojeras y hematomas. El corrector beige tiene como función principal aportar luminosidad a la zona donde se ha aplicado.

La técnica de aplicación de estos correctores (tabla I) consiste en difuminarlos sobre la lesión cutánea con las yemas de los dedos, hasta alcanzar una coloración neutra o grisácea. A continuación, se aplica el fondo de maquillaje mediante pequeños toques, con la ayuda de una esponja, para así fijar mejor el corrector. La excepción es el caso de las cicatrices profundas, que deben corregirse rellenando el desnivel con la ayuda de un pincel y posteriormente, maquillar toda la piel.

El corrector de color beige tiene otras aplicaciones, como dar luminosidad a las zonas donde se ha aplicado y más volumen a los labios si se aplica en todo el contorno labial.

CORRECIONES DERMATOLÓGICAS

A continuación se abordan las opciones de corrección que brinda el maquillaje dermatológico en función de la zona a tratar.

Cicatrices

Las cicatrices pueden clasificarse en:

 

­ Cicatrices profundas. Estas lesiones forman una hendidura en la piel, de manera que hay que igualar el nivel antes de maquillar. Mediante un pincel se rellena la cicatriz con el corrector de color beige. Además, se puede aplicar un pigmento difusor de la luz, que mejora considerablemente la apariencia de la cicatriz inmediatamente después de la aplicación mediante un mecanismo óptico. A continuación se maquilla la cicatriz con la tonalidad más próxima al tono de la piel y se acentúan otros rasgos cutáneos.

­ Cicatrices hipertróficas. Se caracterizan por ser gruesas y presentar relieve sobre la piel. A menudo son de color rojo o más oscuras, en comparación con la piel normal circundante. Por tanto, se aplicará sobre ellas el corrector verde antes del maquillaje. A continuación se aplicará el maquillaje más afín al tono de la piel. Si la cicatriz se localiza en la cara, se resaltarán otros rasgos faciales.

­ Psoriasis y eccemas. Estos tipos de dermatosis se manifiestan como lesiones escamosas, por lo tanto se aconseja eliminar esta descamación antes del maquillaje. Para ello se utilizará una crema idónea en cada caso. Si la lesión presenta coloración rojiza se aplicará el corrector verde antes que el maquillaje.

­ Angiomas. Los angiomas se presentan generalmente como pigmentaciones rojo-violáceas en la piel. Para disimularlos, se empleará el corrector verde de manera que se neutralice dicha coloración. A continuación, se maquillará la zona con la tonalidad más semejante al color de la piel.

­ Cuperosis o eritrosis. La cuperosis aparece cuando en la piel confluyen dos factores: una dilatación de los vasos sanguíneos cutáneos y una disminución considerable del espesor del estrato córneo. Esta piel tan fina suele ser muy sensible a los cambios de temperatura y se enrojece fácilmente. Por lo tanto, se aplicará sobre ella el corrector verde para neutralizar la coloración rojiza. Hoy día, existen en el mercado cremas tratantes de la cuperosis con coloración verde, que actúan no sólo como cosmético de tratamiento sino también como corrector del color.

­ Trastornos de la pigmentación. En la piel se pueden observar alteraciones de la pigmentación tanto por exceso (hipercromía) como por defecto (hipocromía):

 

a) Hipercromías o hiperpigmentaciones. Se caracterizan por presentar zonas de la piel con mayor pigmentación. En este grupo se incluyen: lentigo solar, melasma, nevus, efélides y lentigo senil. Para camuflar estas discromías, se aconseja utilizar un corrector de color beige que atenúe la diferencia de coloración con el resto del cutis. A continuación, se maquilla la piel.

b) Vitíligo. Esta hipocromía se caracteriza por presentar máculas hipopigmentadas con diferentes formas y tamaños. La localización de las lesiones suele ser en cara, manos, axilas, genitales y zona umbilical. Para camuflar la diferencia de color, se aconseja aplicar un producto autobronceador en estas zonas siguiendo la siguiente pauta: la primera semana todos los días, la segunda semana cada dos días y la tercera semana cada tres días. Para evitar que el borde de la lesión quede más pigmentado, antes de la aplicación del autobronceador se delimita la zona con un bastoncillo mojado en agua. De esta manera se evita que se pigmenten en exceso los límites de la discromía. Si aun así no se consigue el color deseado, cabe aplicar maquillaje sobre la zona para igualar las tonalidades. La aplicación de una crema autobronceadora permite utilizar una menor cantidad de maquillaje, de modo que el resultado final es más natural que si se parte de la coloración inicial.

MÉTODO Y CRONOLOGÍA DE APLICACIÓN DE LOS PRODUCTOS DE MAQUILLAJE

Este apartado procede a la descripción del método de maquillaje, deteniéndose en cada producto por orden de aplicación.

 

Crema de base

Antes de empezar a aplicar cualquier producto de maquillaje, es muy importante recordar que la piel tiene que estar perfectamente limpia. Para ello es imprescindible recomendar un cosmético adecuado para cada tipo de cutis. A continuación, se aconsejará aplicar sobre la piel una crema hidratante idónea, que servirá como base de maquillaje.

En la actualidad, existen en el mercado cosméticos con «efecto flash», que además de presentar propiedades tensoras, permiten fijar el maquillaje durante horas.

Los laboratorios dermocosméticos formulan sus productos de manera que presenten los máximos niveles de eficacia, tolerancia y seguridad en su aplicación sobre la piel

 

 

Cosmético corrector

Las imperfecciones faciales más comunes suelen ser ojeras, granitos, manchas y vasos dilatados. Se aconseja que el cosmético corrector nunca se aplique directamente sobre la piel, ya que entonces quedaría demasiada cantidad, notándose más la imperfección cutánea. Lo idóneo es aplicar el corrector con la yema de los dedos a toques o con un pincel, y posteriormente difuminarlo. Ya se han descrito en el apartado dedicado a la corrección por el color los diversos tipos de cosméticos correctores.

 

Maquillaje de fondo o fond de teint

Este cosmético está indicado para dar un tono uniforme a la piel, matificar, hidratar y disimular las imperfecciones. Se aplica de forma homogénea por la cara, el cuello, las orejas y el escote, directamente con la yema de los dedos o con una esponja. Se aconseja utilizar poca cantidad de maquillaje ya que es más fácil añadir más cantidad que retirar si se aplicó en exceso. Existen tres técnicas diferentes de aplicación:

 

­ El maquillaje se extiende mediante movimientos horizontales, desde el centro del rostro hacia las zonas externas.

­ El maquillaje se aplica mediante toques. Esta técnica hace que el maquillaje aumente su poder cubriente y por tanto, es la que se emplea sobre las diferentes alteraciones dermatológicas una vez aplicado el corrector.

­ El maquillaje se aplica conjuntamente con los dedos y con la esponja, es decir, se extiende y presiona al mismo tiempo. Es la técnica más profesional.

El principio fundamental a la hora de recomendar un maquillaje es respetar lo máximo posible el color natural de la piel. Para aconsejar adecuadamente un tono de maquillaje, se aplicará el tono idóneo en el centro de la mandíbula, a un lado se probará un tono más claro y al otro, un tono más oscuro. Si no es posible probarlo en la cara, se optará por la parte interna de la muñeca, que es la piel más parecida a la de la cara. Además, en la recomendación de una base de maquillaje, hay que tener en cuenta el tipo de piel donde se va a aplicar: en pieles secas se aconsejarán fórmulas en crema, enriquecidas con activos hidratantes y relipidizantes como aceite de rosa mosqueta y ácidos grasos esenciales; en pieles mixtas o grasas se recomendarán fórmulas en emulsión fluida o presentaciones compactas cuyo contenido en sustancias grasas sea mínimo (oil-free) y que presenten activos seborreguladores que minimicen el exceso de brillo.

Además, se ha de tener en cuenta la tonalidad de la piel: en pieles con tendencia rosada conviene aconsejar tonos de maquillaje que tiendan al amarillo (maquillaje beige-dorado). En cambio, en personas con piel cetrina o amarillenta, se aconsejarán maquillajes con pigmentos rojizos (maquillaje beige-rosado). De esta manera se neutraliza el color de la piel y se obtiene una apariencia más natural.

Si una persona presenta piel sensible, procede recomendarle maquillajes con pigmentos de inocuidad reconocida, sin perfumes y con conservantes no sensibilizadores.

Sombras de ojos

La principal función de este cosmético es resaltar los rasgos de los ojos, además de conferirles forma y color. Es muy importante tener en cuenta que todo producto de maquillaje aplicado en la zona orbicular es susceptible de migrar y entrar en contacto con la superficie corneoconjuntival. Los cosméticos de los ojos tienen que ser formulados de manera que no dañen la fina epidermis de los párpados ni la integridad de la película lagrimal.

La técnica básica de maquillaje de los ojos consiste en aplicar sombras más oscuras en la zona del párpado superior, donde nacen las pestañas trazando una línea. Después se aplica una sombra intermedia en el párpado móvil. En la zona situada justo debajo de la ceja se coloca la sombra más luminosa.

 

Delineador de ojos

El delineador tiene como función definir la forma del ojo, agrandarlo y conferirle mayor expresividad. Se puede aplicar desde la parte interna del ojo o desde la zona media del párpado superior. Es muy importante que el trazado sea preciso y uniforme.

 

Lápiz de cejas

Antes de utilizar este lápiz, se peinan las cejas a contrapelo en primer lugar, y posteriormente en la dirección del pelo. Este lápiz no se aplicará de forma continua sino a pequeños trazos, imitando así el pelo de la ceja. Una vez aplicado este cosmético, se vuelve a peinar la ceja para dar un aspecto más natural.

 

Máscara de pestañas

La función de este cosmético es dar color, alargar y espesar las pestañas. Actualmente existen en el mercado fórmulas enriquecidas que además nutren las pestañas. Este producto se aplica desde el nacimiento hasta el extremo de las pestañas, haciendo un poco de presión en el extremo para conseguir su ondulación. Si se quiere conseguir un mayor espesor, se repite la aplicación.

 

Polvos sueltos

También son conocidos como polvos translúcidos. Su finalidad es conseguir un efecto aterciopelado del maquillaje, matizando los brillos. Estos polvos no suelen dar color a la piel. Se aplican con una brocha grande o con una borla por toda la cara.

La corrección por el color se basa en el principio de oposición de colores en el círculo cromático

 

Colorete

La utilización del colorete sobre el fondo de maquillaje rectifica el modelado del rostro, complementando así la función del maquillaje corrector. El colorete debe aplicarse de forma diferente, en función de la forma de cada rostro:

 

­ En el rostro ovalado, el colorete sirve para atenuar los signos de cansancio y a la vez acentuar los pómulos. Se realizará un pequeño toque triangular en la parte inferior del centro del ojo difuminándolo ligeramente.

­ En el rostro redondo, el colorete se aplicará en la parte inferior del centro del ojo difuminándolo de arriba hacia abajo para así conseguir un efecto de alargamiento de las facciones.

­ Tanto en el rostro cuadrado como en el alargado, el colorete hay que colocarlo por debajo del párpado inferior en el centro del pómulo. Si la faz es cuadrada, se le dará una forma triangular, extendiéndolo en oblicuo hacia las sienes, y si es alargada, se le dará una forma ovalada, difuminándolo hacia el exterior.

­ En el rostro triangular se coloca el colorete casi en la zona exterior del ojo, difuminándolo de forma oblicua hacia las sienes.

 

Perfilador o lápiz de labios

El perfilador da forma a los labios, los agranda o los estrecha según el efecto deseado. En primer lugar se delinea el labio superior, desde el centro hasta la comisura, y después el labio inferior. Es importante aconsejar un lápiz lo más parecido posible al tono de la barra de labios.

 

Barra de labios

Las barras de labios no sólo dan color y resaltan los labios, sino que también los hidratan y protegen de los agentes externos. La técnica de aplicación idónea es mediante un pincel, ya que así se consigue una mayor fijación.

CONCLUSIÓN

En este artículo se ha planteado el maquillaje no sólo desde un punto de vista cosmético y estético, sino también como un complemento indispensable para que personas con ciertas afecciones cutáneas se sientan mejor. Se han descrito los distintos tipos de maquillajes, sus técnicas de aplicación y las estrategias para disimular las diferentes alteraciones dermatológicas.

Con su labor orientadora y asesora, el farmacéutico de oficina de farmacia puede aportar al maquillaje un valor añadido muy importante, y dar respuesta a las necesidades de cada paciente, desde un punto de vista tanto estético como terapéutico. *

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA GENERAL

Wilkinson JB, Moore RJ. Cosmetología de Harry. Madrid: Díaz de Santos, 1990.

Soler C. Maquillaje: un protector desconocido. El farmacéutico 1998;203:65-70.

Fos C. Color in Cosmetics. Cosmetics&Toiletries 1996;111(3):35-53.

Ottersätter G. Color in Cosmetics. Cosmetics&Toiletries 1996;111(3):25-33.

Epstein H. Color Quality Control. Cosmetics&Toiletries 1996;111(3):55-64.

Matsueda A, OgiharaT. Preventing Makeup Darkening Durin Usage. Cosmetics&Toiletries 1996;111(11):35-40.

Calvo L. Formulating Color Cosmetics Worldwide. Cosmetics&Toiletries 1995; 110(3): 33-8.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos