Buscar en
Farmacia Profesional
Toda la web
Inicio Farmacia Profesional Higiene íntima. Zona sensible
Información de la revista
Vol. 15. Núm. 11.
Páginas 38-44 (Diciembre 2001)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 15. Núm. 11.
Páginas 38-44 (Diciembre 2001)
Acceso a texto completo
Higiene íntima. Zona sensible
Visitas
5536
MARÍA JOSÉ DIVINS TRIVIÑOa
a Farmacéutica.
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (6)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (2)
Mostrar másMostrar menos
Texto completo

HIGIENE ÍNTIMA

Los productos destinados a la higiene constituyen una de las áreas más importantes de consumo dermofarmacéutico en las sociedades desarrolladas. En este artículo se analiza la situación del mercado de la higiene íntima en farmacias. Los datos se centran en la facturación y las ventas de los jabones íntimos, las toallitas y los lubricantes.

 

 

 

Los avances científicos y el desarrollo de nuevos componentes han permitido atender las exigencias crecientes de los consumidores en cuanto a inocuidad, eficacia y comodidad de los productos de higiene. En la actualidad, se tiende a diseñar productos cada vez más especializados y esto conlleva una mayor segmentación del mercado de la higiene corporal. En efecto, este mercado incluye muchos segmentos pequeños, como el de las duchas vaginales y los geles intravaginales indicados en el restablecimiento de la flora vaginal, que aquí no han podido analizarse por ausencia de datos.

MÁXIMA TOLERANCIA

Todas las personas acumulan a lo largo del día partículas de diversos componentes que se adhieren continuamente a la superficie cutánea. Eliminar esta suciedad es sin duda una necesidad no sólo estética sino sanitaria.

La suciedad que se acumula sobre la piel tiene un componente mayoritariamente graso que facilita la adherencia de otras sustancias sobre la superficie de nuestro organismo. Además, si no se realiza una adecuada limpieza, se incrementa sobre la piel la flora saprofita, que es la responsable de la degradación de ciertas sustancias, con el consiguiente mal olor corporal.

Para eliminar toda la gran cantidad y variedad de residuos acumulados, se tiene que recurrir a algo más que a agua. El uso de agua y jabón es, sin lugar a dudas, la forma de higiene más tradicional. Los dos grandes inconvenientes del jabón son su alcalinidad y la formación de sales insolubles en presencia de aguas duras. Por ello, desde hace años, se están formulando los llamados syndets (synthetic detergents), detergentes sintéticos, que son eficaces incluso en un medio moderadamente ácido y que no producen las típicas precipitaciones cálcicas en presencia de aguas duras.

A la hora de formular cualquier producto de higiene corporal, lo primero que se ha de buscar es que actúe con eficacia pero sin producir irritación cutánea. El principal problema al elaborar jabón radica en que los tensioactivos que poseen un mayor poder detergente y espumante son precisamente los más irritantes. En cambio, aquellos tensioactivos que poseen una mayor dermocompatibilidad son los de menor capacidad espumante y de arrastre. La solución suele ser una adecuada combinación de ambos.

Buscando una mejor tolerancia, sobre todo en el caso de pieles sensibles, es frecuente que además contengan aditivos hidratantes, sobreengrasantes y diversos componentes proteicos.

INVESTIGACIÓN Y MERCADO

En el caso de aquellos productos destinados a la higiene íntima de la mujer, es aún mucho más importante la compatibilidad con la superficie mucosa y la ausencia de poder irritante. Otro factor a considerar es el pH del producto, que debe ser más bajo que el de los jabones dermatológicos generales. La flora vaginal de una mujer está formada por lactobacilos de Döderlein, que mantienen un pH bajo (3,5-4,5) como mecanismo de defensa frente a microorganismos patógenos. Cuando el pH se eleva, se eleva también el riesgo de infección.

La vida moderna exige en ocasiones una higiene íntima en situaciones o lugares donde recurrir al agua y al jabón no es lo más práctico. Esta necesidad ha generado un segmento de mercado complementario al de los jabones: el de las toallitas húmedas.

El mejor conocimiento de la fisiología de las mucosas y el desarrollo de nuevos ingredientes está en el origen, hace una década, de una tercera clase de cosméticos íntimos: la de los geles hidratantes y lubricantes.

CIFRAS

La cosmética íntima supone anualmente en torno a 1.200.000 unidades vendidas en farmacias, por un importe próximo a los 1.200 millones de pesetas (en el período estudiado de agosto/2000 a julio/2001).

En la figura 1 se muestra el reparto de esta última cifra por segmentos, y se observa que en la actualidad casi dos tercios de las ventas siguen correspondiendo a los jabones y que los lubricantes suponen ya más de una cuarta parte del total.

Fig. 1. Reparto del mercado de la higiene íntima por segmentos

 

Jabones íntimos

Conforman este subgrupo un total de 19 productos, pertenecientes a 16 laboratorios distintos, por un montante cercano a los 780 millones de pesetas y un total de 837.000 unidades vendidas, durante el período analizado.

Los denominados detergentes íntimos aparecieron en el mercado farmacéutico a partir de la década de los 90, como reacción al lanzamiento de conceptos similares en los canales de gran consumo. El segmento mantiene unos porcentajes de crecimiento destacables, por encima del 20% anual, como se puede comprobar en la figura 2.

Fig. 2. Evolución de las ventas del segmento de jabones íntimos

 

Por otra parte, en la figura 3 y en la tabla I cabe observar el reparto de estas cifras entre los principales laboratorios. En él podemos constatar la posición claramente dominante de SmithKline Beecham Consumer Healthcare, que consigue un 45% del mercado en valor (350 millones de pesetas), correspondientes a sus 403.000 unidades vendidas.

Fig. 3. Jabones íntimos: cuotas de mercado por laboratorios

 

 

En segunda posición se sitúa Isdin, con una cuota de mercado del 20,7% (161 millones de pesetas) y 201.000 unidades vendidas.

En tercera y cuarta posición, con un 9,0% y un 8,4% respectivamente, encontramos a Gynea y La Roche Posay. Gynea vendió en total 45.000 unidades y facturó unos 70 millones de pesetas. En el caso de La Roche Posay fueron 65 millones de pesetas y 64.000 unidades.

Por encima aún del 5%, concretamente con un 5,3%, se sitúa Effik. Por debajo de esta cifra, y en los puestos del sexto al octavo, se encuentran Leti (3,7%), Dermolab (3,1%) e Interpharma (2,2%).

Lactacyd Íntimo es el líder y el único producto en este segmento de SmithKline Beecham. Como ya se ha comentado, sus cifras de ventas sobrepasan el 45% del total y su crecimiento ha sido importante en el último año, un 31%. El segundo producto es Germisdin de Isdin, que como en el caso anterior ha presentado una evolución muy positiva (39%).

El tercero es Melagyn, de Gynea, con 44.500 unidades vendidas y 69 millones de pesetas de facturación. La Roche Posay presenta también como los anteriores, un único producto (Avenamit Geni), y por lo tanto, una vez más, las cifras de ventas de este coinciden con las del laboratorio.

En quinta posición se sitúa Laurigin de Effik, con 28.000 unidades y 41 millones de pesetas. Fem Íntim de Leti ocupa la sexta posición, con un número de unidades similar al anterior (27.000) pero con una facturación algo más modesta (26 millones de pesetas).

Les siguen Bardagyn de Dermolab con 24 millones de pesetas y Erosil Íntimo de Interpharma, con 17 millones de pesetas (tabla II y fig. 4).

Fig. 4. Jabones íntimos: cuotas de mercado por productos (valores)

La cosmética íntimasupone anualmenteen tornoa 1.200.000 unidades vendidasen farmacias

 

 

Toallitas íntimas

Se trata de un subgrupo de pequeño tamaño, que engloba un total de 9 productos, de 6 laboratorios distintos. De estos 9 productos, únicamente dos están indicados expresamente como toallitas para la higiene íntima femenina. El resto han sido concebidas inicialmente bien para la limpieza perianal o bien para la eliminación del sudor.

Germisdin, de Isdin, acaparó las dos terceras partes del mercado en valor, ya que facturó unos 26 millones de pesetas (48.000 unidades), frente a los casi 13 millones (y 39.000 unidades) de su competidor, Lactacyd, de SB Consumer Healthcare.

 

Lubricantes íntimos

Compiten en este mercado 16 productos y 12 laboratorios, con un montante total de 343 millones de pesetas y unas 242.000 unidades.

Dos laboratorios se sitúan en cabeza. Son Isdin, con un 47,3% del mercado en valores (162 millones de pesetas y 115.000 unidades) y Johnson & Johnson con un 30,4% (104 millones y 68.000 unidades).

Les siguen, con porcentajes bastante más modestos, Dermofarm, con un 6,4% (22 millones de pesetas), Lanzas con un 5,8% (20 millones), Novartis Consumer Healthcare con un 5,0% (17 millones) y Orravan, con un 2,9% y 10 millones de pesetas.

La figura 5 nos muestra las participaciones en valores de las 7 primeras marcas, que son las únicas que tienen cierta significación. En primera posición se situó el Gel K Y de Johnson & Jonson, con 68.000 unidades vendidas y 104 millones de pesetas (30,4%).

Fig. 5. Lubricantes íntimos: cuotas de mercado por productos (valores)

 

En segundo y tercer lugar se encuentran dos productos de Isdin, Hidratante V G e Hidratante V V, con 90 millones y 73 millones de pesetas, respectivamente. Los 4 siguientes son CumLaude de Dermofarm, Replens de Lanzas, Trofolastin Gel Lubricante de Novartis Consumer Health y Orvan de Orravan, con cifras de ventas que oscilan entre los 22 y los 10 millones de pesetas. *

 

 

BIBLIOGRAFÍA GENERAL

Brehm HK. Ginecología y tocología para enfermeras. Barcelona: Salvat, 1980.

Calatroni, Ruiz, Tozzini. Ginecología. Madrid: Médica Panamericana, 1994.

Divins MJ. Higiene íntima. Materia delicada. Farmacia Profesional 1998; 12 (4): 36-41.

Kern G. Ginecología. Barcelona: Salvat, 1980.

Pons L, Parra JL. Ciencia cosmética. Madrid: Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, 1995.

VV.AA. Diccionario médico. Barcelona: Salvat, 1982.

Wilkinson JB, Moore RJ. Cosmetología de Harry. Madrid: Díaz de Santos, 1990.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos