Buscar en
Farmacia Profesional
Toda la web
Inicio Farmacia Profesional Higiene corporal
Información de la revista
Vol. 20. Núm. 4.
Páginas 66-69 (Abril 2006)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 20. Núm. 4.
Páginas 66-69 (Abril 2006)
Acceso a texto completo
Higiene corporal
Visitas
...
LEIRE AZCONAa
a Farmac??utica comunitaria de Bizkaia. M??ster en Cosm??tica y Dermofarmacia
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (3)
Mostrar másMostrar menos
Texto completo

Consejo farmacéutico

En este artículo se abordan todos los aspectos de la higiene corporal mediante geles, para capacitar al farmacéutico a la hora de brindar un consejo profesional individualizado al respecto, que tenga en cuenta todas las necesidades y características personales del cliente.

Una buena higiene es del todo imprescindible para mantener una piel saludable. Los hábitos de limpieza corporal han cambiado con el tiempo. Si antes era el baño el método de limpieza más habitual, hoy día lo es la ducha, lo que ha fomentado el consumo de geles limpiadores. Pero estos cosméticos deben estar correctamente formulados para no producir sequedad y deshidratación en la piel. Aconsejar un gel adecuado para cada cliente es, por tanto, una tarea que demanda información completa y actualizada sobre las distintas formulaciones disponibles actualmente en el mercado.

Limpieza

Las antiguas civilizaciones reconocían que el baño poseía propiedades higiénicas y terapéuticas que se unían a sentimientos religiosos y rituales propios de cada época.

La modernización de las viviendas y el progreso químico en el desarrollo de nuevos productos para el aseo diario hacen que la limpieza corporal sea un ritual diario fácil de desempeñar.

La limpieza corporal tiene como objetivo eliminar:

 

­ La suciedad del ambiente que se deposita sobre la piel.

­ Las secreciones propias del organismo.

­ El conjunto de células queratinizadas.

­ El desarrollo de los gérmenes propios de la flora cutánea.

­ Restos de los cosméticos aplicados.

 

Por tanto, podríamos afirmar que la higiene corporal tiene como fin eliminar todo tipo de suciedad respetando la fisiología de la piel y sus funciones. Pero tenemos que ser conscientes de que todos los procesos de limpieza pueden eliminar parte del manto hidrolipídico cutáneo. La regeneración de esta capa protectora varía en cada individuo, pero en una piel eudérmica tarda un tiempo medio de dos horas.

Los lavados frecuentes potencian la deshidratación cutánea, ya que desprenden ciertos componentes del factor hidratante natural (FHN), que por su naturaleza higroscópica mantienen el grado de hidratación óptimo en la piel. Está demostrado que las moléculas del FHN se desprenden en relación directamente proporcional a la duración y frecuencia de los lavados.

Una higiene excesiva también provoca eliminación de componentes lipófilos de la piel, hecho que provoca descamación y futuras alteraciones cutáneas.

Si el tiempo empleado en la higiene corporal es desmesurado, puede aumentar la permeabilidad cutánea, facilitando la penetración de sustancias perjudiciales dentro del estrato córneo. Por tanto, la duración de la práctica de higiene corporal no debe ser excesiva.

El agua es un componente del aseo corporal muy importante. La calidad del agua varía según la zona de donde provenga. Es conocido que las aguas ricas en sales cálcicas y magnésicas, llamadas comúnmente «aguas duras», resecan la piel. En cualquier caso, no por tener un aspecto limpio y transparente puede afirmarse que el agua sea neutra para la piel.

Productos para la higiene corporal

Tradicionalmente, los productos de limpieza han sido el agua y jabón. Paralelamente al desarrollo del baño, han ido apareciendo en el mercado productos con fines específicos relacionados con la higiene corporal.

El objetivo primordial de un producto para la higiene corporal es limpiar la piel adecuadamente, manteniendo parte de los micoorganismos cutáneos sin modificar ostensiblemente el pH cutáneo y sin arrastrar en su totalidad la barrera hidrolipídica.

El cosmético limpiador puede tener diferentes formas de actuación: emulsionando las partículas por sus activos detergentes, disolviendo la suciedad con los aceites que lo componen o eliminando por arrastre las sustancias acumuladas en la piel.

Si utilizamos el agua como único agente limpiador, no se eliminarán las partículas lipófilas adecuadamente, ya que el agua no disuelve bien las grasas. Además, el empleo continuado de agua puede llegar a secar la piel y a favorecer la evaporación del contenido acuoso de la capa córnea.

Podemos agrupar los productos para el aseo corporal en las siguientes especialidades cosméticas: geles de higiene corporal, aceites, baños de espuma y sales de baño.

Geles

Los geles de higiene corporal son aquellos preparados compuestos por detergentes sintéticos que eliminan la suciedad cutánea y producen una acción tonificante y relajante. Los principales componentes de estos geles son los que se describen a continuación.

Tensioactivos

Los tensioactivos son las moléculas que se encargan de disminuir la tensión superficial de las partículas de suciedad. La característica principal de estas sustancias es su poder detergente y su poder espumante. El poder espumante no está ligado a su capacidad de detergencia.

La mayor o menor formación de espuma de una cosmético para el baño es un factor psicológico a tener en cuenta en la farmacia, ya que el cliente suele asociar un buen efecto limpiador con la abundante formación de espuma.

La capacidad espumante de los geles de baño suele ser mayor que la de los geles indicados para la ducha. En la actualidad, el hábito del baño se está perdiendo y en la práctica se denominan geles de baño a todos aquellos que realizan la higiene corporal.

Una de las principales desventajas de estos productos es su efecto desengrasante sobre la piel, es decir, que eliminan junto con la suciedad parte del manto hidrolipídico que protege la piel. En la tabla I se resumen los diferentes tipos de tensioactivos y sus principales características, por lo que respecta a su capacidad espumante, detergencia y agresividad para la piel.

Hoy día, los tensioactivos que menos agreden el estrato córneo son Texapon ASV y Texapon N-40, que se unen a Tegobetaína L-7 y a ciertos Tweens y se formulan para cosméticos de limpieza de pieles sensibles o piel del bebé.

Sustancias auxiliares

Estas sustancias corrigen o mejoran las cualidades finales del producto limpiador y son: sustancias emolientes (grasas, polioles o extractos vegetales); sustancias espesantes (espesamida, formadores de gel y electrolitos); estabilizadores de espuma; correctores de pH; clarificantes, que mejoran la transparencia (etanol, propilenglicol); secuestrantes, que evitan la turbidez (EDTA); perfumes, colorantes, conservantes y activos de acción específica, que se describen a continuación.

Activos de acción especifica

En este grupo de sustancias con propiedades muy diversas como:

 

­ Emolientes, descongestivos y desensibilizantes (extractos hidroglicólicos de avena, manzanilla y caléndula); alfabisabolol (potente acción calmante y descongestionante de la piel erosionada por rozaduras físicas o por acción química).

­ Epitelizantes como centella asiática (cicatrizante y con gran poder regenerador cutáneo); Phytantrine (complejo molecular que mejor la defensa natural de la piel); pantenol (estimula la producción de colágeno y presenta actividad reparadora en heridas, prurito anal y vaginal y abrasiones cutáneas).

­ Desodorantes: triclosan, farnesol y aceites esenciales de tomillo, lavanda y romero.

­ Hidratantes: ácido láctico y lactato amónico (mantienen la hidratación y controla el pH fisiológico para asegurar la desodorización y defensa natural frente a las infecciones).

­ Análogos del Factor Hidratante Natural (FHN). Se utilizan homólogos sintéticos a los componentes del llamado factor hidratante natural, que por la aplicación del gel limpiador se ha alterado. Son moléculas higroscópicas, que ayudan a mantener el estrato epidérmico hidratado. La ausencia del FHN podría provocar una pérdida hídrica importante en el cemento lamelar y deshidratar la piel. Los componentes del FHN son: ácido pirrolidincarboxílico, urea, ácido láctico/lactato sódico, azúcares, alantoína, etc.

Los derivados del ácido láctico mejoran la plasticidad y extensibilidad del estrato córneo gracias a su alto poder higroscópico.

La urea tiene elevado poder osmótico, con lo cual es muy buen hidratante.

­ Tonificantes. Polidocanol es un conocido principio activo con propiedades calmantes, balsámicas y con efecto inmediato frente al prurito.

 

Es importante observar el pH final del cosmético, ya que como hemos comentado anteriormente, cuanto menos agreda a la fisiología de la piel, mejor. El pH idóneo de un gel limpiador es 5-5,5.

Aceites de limpieza corporal

En la actualidad, esta gama de productos para la higiene corporal se está desarrollando con gran éxito. La ventaja de estos aceites, también denominados «oleogeles», radica en su fácil aplicación sobre la piel de manera homogénea y en su poder de adherencia cutánea. De esta manera, no sólo limpiamos la piel sino que también aportamos lípidos dermocompatibles que la hidratan y protegen frente a agentes externos.

Dado que la suciedad tiene principalmente carácter lipófilo, estos cosméticos limpiadores no suelen llevar fase acuosa. Su composición suele ser mezcla de aceites, ceras y/o lípidos sintéticos. Son idóneos para pieles secas deslipidizadas, ya que compensan la falta de grasa por su efecto engrasante.

Atrás quedan los aceites de baño altamente perfumados y coloreados cuya principal finalidad era aromatizar el agua del baño. Los componentes con los que se formulan los aceites de hoy son:

Aceites

En este grupo se enmarcan los ésteres de glicerol, en los que el tipo de ácido graso determina las características físicas, químicas y fisiológicas de cada uno, y la parafina líquida, mal llamada aceite de origen mineral, que es una mezcla de hidrocarburos saturados con propiedades oleosas. La ventaja de la parafina es que tiene mayor estabilidad química que los aceites tradicionales y que atraviesa con rapidez el estrato córneo sin penetrar a la dermis.

Emulgentes

Normalmente son ésteres de polietilenglicol y permiten que el aceite sea miscible en agua y lavable. Incluyen el aceite de jojoba, que no está compuesto de ésteres de glicerol como el resto de los aceites de origen vegetal, sino que presenta ésteres de ácidos grasos de cadena lineal y alcoholes grasos con doble enlace. Tiene una gran afinidad por la piel.

Baños de espuma

Los geles para realizar baños de espuma presentan en su formulación, como ya hemos comentado, mayor concentración de componentes espumantes, pero el resto de su composición es análogo al de los geles de ducha.

Sales de baño

Las sales de baño fueron el primer producto para la higiene corporal que salió al mercado, por la necesidad de eliminar los iones cálcicos del agua y así permitir al jabón generar espuma al evitar la formación de jabones cálcicos. Suavizan el agua, la colorean y la perfuman.

Como hemos comentado, el hábito del baño hoy está perdiendo vigencia y prácticamente sólo se realiza con los niños de corta edad. De ahí que la venta de sales de baño sea ínfima, y más aún en la farmacia. *

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos