Buscar en
Farmacia Profesional
Toda la web
Inicio Farmacia Profesional Dermatitis del pañal
Información de la revista
Vol. 21. Núm. 1.
Páginas 46-48 (Enero 2007)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 21. Núm. 1.
Páginas 46-48 (Enero 2007)
Acceso a texto completo
Dermatitis del pañal
Visitas
...
Alicia Mainoua, Carles Mainoua, Àngels Margenatb
a Pediatras. EAP Sarri??/Vallvidera/Les Planes. Barcelona.
b Enfermera de Pediatr??a. EAP Sarri??/Vallvidera/Les Planes. Barcelona.
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo

Tratamiento

Es frecuente atender en el mostrador de la oficina de farmacia consultas de madres, padres y cuidadores sobre la forma de mantener intacta y saludable la piel del área del pañal de sus bebés. En este trabajo se apuntan algunas claves para conseguirlo.

La dermatitis del pañal es una inflamación y un enrojecimiento que afecta a aquellas partes del cuerpo cubiertas por el pañal día y noche. Es una de las dermatitis más frecuente en los niños de menos de 2 años de edad. Ocurre sobre todo durante los primeros meses de vida y es más común en niños con un fondo alérgico o la piel más sensible. La dermatitis del pañal se inicia con un enrojecimiento de predominio en las zonas de mayor roce --en las que se mantienen unas condiciones apropiadas de humedad, calor y oclusión--, que va aumentando en intensidad y extensión y puede llegar incluso a sangrar, siendo muy doloroso y molesto para el niño (fig. 1). Se manifiesta con picor y escozor de intensidad variable, en función del grado de afectación.

Figura 1.Dermatitis del área del pañal

Diagnóstico diferencial

Cuando la piel está sólo enrojecida, el diagnóstico es sencillo: dermatitis del pañal. Pero cuando se aprecian otras lesiones es frecuente que se presente infección por hongos, bacterias o que haya otro tipo de dermatitis asociada:

Intertrigo candidiásico

El intertrigo candidiásico también es conocido como candidiasis de los pliegues. La causa es el hongo Candida albicans, que prolifera fácilmente en condiciones húmedas. Es la principal complicación de la dermatitis del pañal. La candidiasis de los pliegues también puede aparecer secundariamente a una infección en la mucosa oral; por vía digestiva llegan las cándidas a las heces y colonizan el área del pañal. La toma de antibióticos que alteran el equilibrio ecológico de la flora intestinal también puede favorecer el crecimiento de dicho hongo.

En todos estos casos la piel se enrojece mucho más, formando grandes placas de color rojo brillante, rodeadas a menudo de otras más pequeñas. Pueden aparecer lesiones vesiculopustulosas que, al romperse, determinan una superficie macerada y exudativa. El borde de las placas es irregular, con escamas y, al contrario que en la Tinea cruris, no terminan de forma concreta, sino con pequeños elementos satélites.

El tratamiento se basa en:

­ Medidas profilácticas: dirigidas a evitar la progresión del proceso, eliminando en lo posible las condiciones que favorecen la proliferación de las cándidas: humedad, calor, falta de aireación.

­ Tratamiento tópico: con preparados antifúngicos, presentados comercialmente en forma de polvos, cremas, soluciones o pomadas. Pueden ser formulaciones con nistatina, derivados imidazólicos, anfotericina o terbinafina. Se aplican 3 o más veces al día (o con cada cambio del pañal).

Sobreinfección bacteriana

Secundariamente a una dermatitis complicada, en la que la mayoría de las veces suele haber sobreinfección fúngica, es posible la presencia de erosiones en la piel que pueden actuar como puerta de entrada de un microorganismo bacteriano. En dichos casos debe ser el pediatra el que diagnostique y trate con una pomada antibiótica con mupirocina o ácido fusídico. En caso de gran extensión, puede añadirse un antibiótico oral que cubra a gérmenes grampositivos como la amoxicilina-clavulánico o las cefalosporinas de primera generación.

Estos tratamientos deben acompañarse de unas buenas medidas higiénicas para evitar la humedad, el roce y la maceración.

Dermatitis seborreica

El área del pañal no es el lugar de presentación más frecuente de la dermatitis seborreica. Suelen verse afectadas otras partes del cuerpo.

Prevención

Las medidas preventivas de la dermatitis del pañal pueden resumirse en las siguientes:

­ Aumentar la frecuencia de cambios del pañal, incluso durante la noche.

­ Usar pañales desechables de calidad, que permitan la transpiración de la piel. La capacidad de absorción del pañal depende directamente de la cantidad de celulosa que contenga.

­ Lavar la zona cubierta por el pañal de forma adecuada, sin olvidar los pliegues: utilizar preferentemente agua tibia sin jabón, ya que los lavados frecuentes con jabón pueden debilitar la barrera de protección natural que recubre la piel. En caso de usar jabón, se recomiendan los productos neutros, de tipo syndet, para pieles sensibles.

Al finalizar el cambio de pañal, no debe quedar ningún resto de jabón y hay que secar bien la zona.

­ Las toallas húmedas desechables son muy prácticas, sobre todo cuando se está fuera de casa, pero hay que comprobar que no sean irritantes para la piel del niño. Se desaconseja su uso durante los episodios agudos.

­ Los remedios caseros como el almidón pueden favorecer las infecciones por hongos.

­ Si el niño tiene tendencia a padecer irritaciones, usar una pomada protectora para la piel a base de óxido de cinc (pasta Lassar).

­ No utilizar pomadas con antibióticos, antifúngicos o corticoides si no han sido prescritas por el pediatra. *


Etiología

La humedad, el calor, la oclusión y el roce parecen ser los factores causantes de esta afección. Estas condiciones se ven favorecidas por la presencia continua del pañal que mantiene al niño «seco por fuera pero mojado por dentro». Además, el contacto directo de la orina o de las heces con la piel puede provocar cambios de su pH, debilitando la barrera de protección natural y favoreciendo la aparición de dermatitis (fig. 2).

Figura 2. Inflamación de la piel

El uso continuado de jabones agresivos y los cuadros de gastroenteritis con heces líquidas, ácidas y con moco son también circunstancias en las que los niños con pañal fácilmente pueden presentar dermatitis.

Tratamiento de la dermatitis del pañal

Además de cumplir lo recomendado sobre prevención, se deben potenciar las siguientes medidas:

Cambio de pañales

* Cambiar frecuentemente el pañal: el mejor pañal no es el más absorbente sino el que se cambia más.

* Procurar que el paciente se pase un rato cada día sin pañal, dejando secar la piel al aire.

Lavado

* Con cada cambio, lavar a fondo con agua tibia sin jabón, quitando resto de cremas que pueden haber quedado. Secar muy bien con una gasa o tela. Incluso puede secarse con un secador de pelo con aire frío.

* No emplear toallas húmedas desechables ni paños en la piel ya irritada porque, además de dolerle, aumentarán la irritación de la piel.

Ventilación

* Dejar con la piel al aire tanto tiempo como sea posible, acostando al niño sobre un empapador o toalla absorbente extendidos.

* Usar pañales más grandes o ponérselos más holgados. También se les pueden hacer pequeños orificios que permitan la entrada de aire.

Pomadas:

* Las pomadas nunca se deben considerar el remedio fundamental. Para la curación no sólo no es imprescindible su uso, sino que hay que tener en cuenta los otros puntos del tratamiento.

* En la farmacia hay una gran variedad de marcas comerciales. Se recomiendan las formuladas con vaselina y óxido de cinc. La pasta Lassar resulta idónea.

Si pese a un buen cumplimiento del tratamiento el enrojecimiento se vuelve más intenso, se extiende más allá de la zona cubierta por el pañal, aparecen ampollas y la piel queda en carne viva o sangra, se debe acudir al pediatra

www.doymafarma.com

Material complementario para suscriptores

FICHAS DE EDUCACIÓN SANITARIA

1 Ficha descargable:

* Cómo cambiar los pañales

Personalizables con el logotipo de su farmacia para entregar como cortesía a sus clientes


Bibliografía general

BergRW, Milligan MC, Sarbaugh FC. Association of skin wetness and pH with diaper dermatitis. Pediatric Dermatol. 1994;11:18-20.

Hurwith S. Clinical Pediatric Dermatology, 2.ª ed. Philadelphia: WB Saunders; 1993.

Kazaks EL, Lane AT. Diaper dermatitis. Pediatr Clin North Am. 2000;4:909-19.

Lane AT, Rehder PA, Helm K. Evaluations of diapers containingabsorbent gelling material with conventional disposable diapers in newborn infants. Am J Dis Child. 1990; 144:315-8.

Lorette G, Vaillant L. Dermites du siège des nourrissons. Ann Dermatol Venereol. 1990;117:213-9.

Singalavanija S, Frieden I. Diaper dermatitis. Pediatr Rev. 1995;16:142-7.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos