Buscar en
Enfermería Universitaria
Toda la web
Inicio Enfermería Universitaria Acoso laboral entre personal de enfermería
Información de la revista
Vol. 13. Núm. 2.
Páginas 114-123 (Abril - Junio 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
4918
Vol. 13. Núm. 2.
Páginas 114-123 (Abril - Junio 2016)
ARTÍCULO DE REVISIÓN
DOI: 10.1016/j.reu.2016.03.001
Open Access
Acoso laboral entre personal de enfermería
Mobbing among nursing staff
Assédio laboral entre trabalhadores de enfermagem
Visitas
...
M.M. Molero Jurado, M.C. Pérez-Fuentes
Autor para correspondencia
mpf421@ual.es

Autor para correspondencia.
, J.J. Gázquez Linares
Departamento de Psicología, Facultad de Ciencias de la Educación, Enfermería y Fisioterapia, Universidad de Almería, Almería, España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (2)
Tabla 1. Descripción de los artículos seleccionados (N=18)
Tabla 2. Prevalencia, tipo y consecuencias del acoso
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Objetivo

Analizar los trabajos, sobre el acoso entre profesionales de enfermería: prevalencia, factores de riesgo y consecuencias.

Método

Revisión sistemática de las publicaciones científicas sobre el acoso entre el personal de enfermería, en la última década. Se consultaron diferentes bases de datos nacionales (Dialnet, ISOC Ciencias Sociales y Humanidades, IME Biomedicina) e internacionales (CINHAL, Medline, PsycINFO, PubMed Central), así como directorios de revistas con acceso abierto (DOAJ). En todos los casos, se limitó la búsqueda al intervalo 2005-2014. Los criterios establecidos fueron: 1) estudios que analicen el acoso laboral entre el personal de enfermería; 2) cualquier diseño metodológico; 3) que aporten datos empíricos sobre el estado de la cuestión; 4) con acceso al texto completo; y 5) escritos en inglés, español o portugués. De un total de 96 publicaciones, fueron seleccionadas 18.

Resultados

Los resultados muestran una prevalencia de acoso, entre el personal de enfermería, en torno al 17-20%. Se identifican factores de riesgo como: edad inferior a 30 años, corta trayectoria profesional, y trabajar en determinadas unidades o turnos. Las consecuencias para la víctima fueron: problemas psicológicos, bajo rendimiento y deterioro de relaciones sociales.

Conclusiones

Destacar la escasa producción científica sobre el tema y la necesidad de desarrollar instrumentos, que permitan una evaluación ajustada de las conductas de intimidación y acoso, entre profesionales de la enfermería.

Palabras clave:
Enfermería
Acoso psicológico
Mobbing
Violencia laboral
Revisión sistemática
Literatura de revisión como asunto
España
Abstract
Objective

To analyze studies on mobbing among nursing professionals, risk factors, and consequences.

Method

This is a systematic review of scientific works on mobbing among nursing staff published during the last decade (2005-2014). National (Dialnet, ISOC Ciencias Sociales y Humanidades, IME Biomedicina) and international (CINHAL, Medline, PsycINFO, PubMed Central) databases, as well as directories of open access journals were consulted. Established criteria were: 1) studies analyzing mobbing among nursing staff; 2) any methodological design; 3) offering empirical data on the topic; 4) access to the full text; 5) written in English, Spanish, or Portuguese. From a total of 96 studies identified, 18 were finally selected.

Results

The findings show a prevalence of mobbing among nursing staff of around 17-20%. Risk factors such as age younger than 30 years old, brief professional trajectory, and being working in specific units or shifts were identified. Among the consequences, psychological problems, low productivity, and social relations deteriorations were identified.

Conclusions

It is important to highlight the scanty scientific production on the topic, and also the necessity to develop instruments which allow an adequate assessment of harassment conducts among nursing professionals.

Keywords:
Nursing
Psychological harassment
Mobbing
Workplace violence
Systematic review
Review literature as a topic
Spain
Resumo
Objetivo

Analisar os trabalhos sobre o assédio entre profissionais de enfermagem: prevalência, fatores de risco e consequências.

Método

Revisão sistemática das publicações científicas sobre o assédio entre os trabalhadores de enfermagem na última década. Consultaram-se diferentes bases de dados nacionais (Dialnet ISOC Ciencias Sociales y Humanidades, IME Biomedicina) e internacionais (CINHAL, Medline, PsycINFO, PubMed Central), assim como diretórios de revistas com livre acesso (DOAJ). Em todos os casos, limitou-se à busca do intervalo de 2005-2014. Os critérios estabelecidos foram: 1) estudos que analisem o assédio laboral entre os trabalhadores de enfermagem, 2) qualquer desenho metodológico, 3) que aportem dados empíricos sobre o estado da questão, 4) com acesso ao texto completo, e, 5) escritos em inglês, espanhol e português. De um total de 96 publicações, foram escolhidas 18.

Resultados

Os resultados mostram uma prevalência de assédio, entre os trabalhadores de enfermagem, em volta a 17-20%. Identificam-se fatores de risco como: idade inferior a 30 anos, curta trajetória professional, e trabalhar em determinadas unidades ou turnos. As consequências para a vítima foram: problemas psicológicos, baixo rendimento e deterioro de relações sociais.

Conclusões

Destacar a escassa produção científica de enfermagem sobre o tema, e a necessidade de desenvolver instrumentos, que permitam uma avaliação ajustada das condutas de intimidação e assédio, entre profissionais da enfermagem.

Palavras-chave:
Enfermagem
Assédio psicológico
Mobbing
Violência no trabalho
Revisão sistemática
Literatura de revisão como assunto
Espanha
Texto completo
Introducción

El mobbing consiste en un repertorio de conductas violentas que una persona o grupo ejercen contra otra, en el lugar de trabajo1,2. Este tipo de conductas, tradicionalmente, hacen referencia al abuso psicológico, a la intimidación, al trauma, etc.; en la actualidad, se utilizan distintas expresiones para referirse al mismo concepto, tales como: workplace bullying3, conflicto en el lugar de trabajo4, o violencia en el lugar de trabajo5. Al respecto, existe desacuerdo entre los autores que apoyan el uso intercambiable de los diferentes términos6, y aquellos que defienden la necesidad de examinar las diferencias entre conceptos relacionados, pero no intercambiables7.

En Psicología del Trabajo, durante los últimos 15 años, los conceptos que hacen referencia al acoso o la intimidación en el entorno organizacional, han sido objeto de interés. No obstante, los resultados de la investigación sobre este tema muestran variaciones notables, en cuanto a la prevalencia del fenómeno. Estas diferencias pueden ser debidas, principalmente, a la utilización de diferentes categorías y modos de operacionalizar el concepto8. En esta línea, hay autores que proponen que el uso de diferentes métodos puede afectar a los datos de prevalencia del fenómeno analizado. Es decir, los resultados en diferentes estudios sobre acoso laboral varían los datos sobre prevalencia, si no se tiene en cuenta lo que los autores denominan «variables moderadoras». Una de estas variables es la aportación o no de una operacionalización del concepto; encontrando que las tasas más altas de prevalencia se daban en los casos en los que no se aportaba una definición, previa a la recogida de datos9.

Aunque el acoso laboral es un fenómeno que ha sido tratado ampliamente en la literatura científica, y desde gran variedad de disciplinas; hay autores que sugieren que una definición concisa del término, aún no está disponible10.

El acoso laboral es más que un simple conflicto entre dos individuos. Se trata de un fenómeno complejo que solo puede ser entendido a través de un examen de los factores sociales, individuales y organizacionales. Puede afectar la salud física y psicológica de las víctimas, así como su desempeño en el trabajo (con disminución de la productividad), y el desgaste de los empleados11. De ahí que, sobre todo en el ámbito de la salud y los cuidados, se recomienda la preparación de los profesionales, antes incluso de su incorporación al mundo laboral, dotándoles de estrategias de afrontamiento al estrés12.

Al igual que ocurre en otros contextos13, estas conductas de intimidación tienen consecuencias graves tanto para los individuos como para la institución14–16.

El acoso laboral ha sido identificado como un creciente factor de tensión laboral entre los profesionales sanitarios. Según la Organización Mundial de la Salud17,18, faltan en las instituciones sanitarias 4.3 millones de trabajadores de la salud en todo el mundo. Las consecuencias negativas del mobbing en trabajadores de la salud han sido analizadas en diversos estudios, que revelan tasas elevadas de depresión, ansiedad, pensamientos obsesivos, o trastornos psicosomáticos19–21. En algunos casos se ha observado que las víctimas de mobbing pueden llegar a experimentar trastorno de estrés postraumático, con síntomas comparables a los que presentan víctimas de guerra1. También ha sido asociado a un mayor consumo de sustancias (p.ej., medicamentos psicotrópicos), con consecuencias para la salud física y mental de la víctima22. Y esto ocurre, a pesar del alto nivel de conocimientos por parte del personal sanitario, no solo de la administración de fármacos, sino también de sus efectos23.

Por otro lado, además del impacto negativo de las experiencias de mobbing para la salud y el bienestar de la víctima24, el hecho de estar sometido a una tensión constante, compromete seriamente la capacidad del sujeto para el desempeño de su trabajo25. De hecho, el entorno laboral en general, se ve afectado cuando los empleados son intimidados. Los testigos de la intimidación temen convertirse en el próximo objetivo y con frecuencia experimentan altos niveles de estrés26 y una baja satisfacción laboral27.

En el estudio de los factores relacionados con el acoso entre el personal sanitario, es importante señalar las diferencias identificadas por género ya que enfermería es un campo donde tradicionalmente predominan mujeres28; según la estadística de profesionales sanitarios colegiados29, enfermería en 2014 se sitúa entre las cinco profesiones sanitarias con mayor porcentaje de mujeres (84.3%); se ha señalado que las modalidades de acoso laboral varían según el género, Campanini et al.30, encontraron que, en general, las mujeres eran víctimas de agresiones relacionadas con valores interpersonales y aspectos emocionales, mientras que los hombres eran atacados con respecto a su rendimiento en el trabajo.

En otros trabajos, que analizan las consecuencias del mobbing sobre la organización, se hace referencia a una asociación positiva entre la intimidación y la intención de abandonar el puesto31.

El acoso laboral entre compañeros es altamente perjudicial para los propios implicados (también para los compañeros «espectadores»), para la calidad de la atención sanitaria y también para la profesión de la salud en general32. Es importante entender cómo y por qué se produce el acoso, así como analizar también los efectos negativos de la intimidación y si pueden ser reducidos en los entornos sanitarios. No obstante, a pesar de la atención que la investigación ha prestado a este tema33, existe una modalidad más específica de mobbing entre compañeros de un mismo equipo de trabajo, que en los últimos años se presenta como una de las principales preocupaciones de los profesionales sanitarios34. El objetivo del presente trabajo es analizar las publicaciones científicas sobre el acoso entre profesionales de enfermería: prevalencia, factores de riesgo y consecuencias, en la última década.

MétodosUnidad de análisis y búsqueda bibliográfica

En el caso que nos ocupa, debido a la diversidad de variables contempladas en el objetivo, y la heterogeneidad de los trabajos identificados, resulta inapropiado agrupar los datos en conjunto, mediante el uso de metaanálisis35. Es por ello, que se opta por la realización de una revisión sistemática.

Para la búsqueda de las publicaciones, se consultaron diferentes bases de datos nacionales (Dialnet, ISOC Ciencias Sociales y Humanidades, IME Biomedicina) e internacionales (CINHAL, Medline, PsycINFO, PubMed Central), así como directorios de revistas con acceso abierto (DOAJ), con fecha de búsqueda 16/11/2014.

En función de las características y ámbito de cobertura de las bases de datos (nacional o internacional), se utilizaron descriptores en español («acoso», «enfermeros», «enfermeras»), en inglés («mobbing», «bullying», «nurses»), o ambos. Para las bases de datos Medline y PsychINFO, se llevó a cabo una búsqueda conjunta a través del recurso Proquest.

Para todos los casos, se filtraron los resultados por el tipo de documento «artículo de revista» y se limitó la búsqueda al intervalo temporal: 2005-2014. En cuanto al idioma de la publicación, en un primer momento no se incluyó limitación al respecto y tampoco se especificó ámbito geográfico.

Proceso de selección de las publicaciones

Tras la búsqueda bibliográfica, en total se identificaron 96 referencias. En la figura 1, se presenta el proceso de selección de trabajos para la revisión. En primer lugar, se revisan los trabajos duplicados, eliminándose 12 de ellos. Posteriormente, se establecen unos criterios de inclusión, que serán aplicados tanto en la revisión de abstracts como en el análisis posterior de los textos completos. Los criterios de inclusión establecidos fueron los siguientes: 1) estudios que analicen el acoso laboral entre el personal de enfermería; 2) con cualquier diseño metodológico; 3) que aporten datos empíricos sobre el estado de la cuestión; 4) con acceso al texto completo de la publicación; y, 5) trabajos publicados en inglés, español o portugués.

Figura 1.

Proceso de selección de artículos.

(0,15MB).

Los criterios de exclusión fueron: 1) trabajos teóricos, notas editoriales o estudios de caso; 2) trabajos donde se analizan episodios violentos o agresión de pacientes y/o familiares hacia el personal de enfermería; 3) acoso laboral en otras ramas profesionales; y, 4) trabajos en los que se abordan otras problemáticas asociadas a la profesión enfermera. Así, durante la revisión de abstracts fueron descartados: 6 trabajos por tratarse de revisiones teóricas sobre el tema, 4 estudios de caso, 2 notas editoriales, 18 trabajos centrados en otras temáticas (p.ej., burnout), 5 trabajos publicados en otros idiomas (polaco, italiano), y 3 de las referencias, sin acceso al texto completo.

Debido a que algunos de los trabajos no ofrecían datos suficientes en el abstract, para tomar una decisión respecto a su inclusión, se introdujo un paso intermedio en el proceso de selección, donde se revisaron los textos completos. En esta fase, fueron descartados 28 trabajos: 10 publicaciones que hacían referencia a la violencia en el entorno hospitalario (del paciente y/o familiar hacia el personal de enfermería), y 18 publicaciones donde se analizaba el mobbing sin hacer referencia de forma exclusiva al personal enfermero (de los 18 trabajos, 4 hacían referencia a las relaciones de acoso entre médicos), o en otros ámbitos profesionales.

Tras la revisión inicial de abstracts y, posteriormente, de los textos completos, todos los trabajos que parecían cumplir con los criterios establecidos fueron revisados de forma independiente por dos miembros del equipo de investigación, para su inclusión y extracción de los datos. Así, se llevó a cabo el análisis de los trabajos que finalmente son incluidos en la revisión (18 artículos), por cumplir los criterios citados con anterioridad (fig. 1).

Resultados

De los 18 trabajos seleccionados, es posible diferenciar categorías de análisis, según los objetivos que se plantean en cada uno de los estudios. Así, encontramos estudios de prevalencia, otros donde se analizan posibles factores causales o de riesgo, y aquellos que se centran en evaluar las consecuencias que las conductas de acoso entre enfermeros/as pueden tener sobre la salud de las víctimas, su rendimiento profesional, o su bienestar psicológico. Sin embargo, lo más común es encontrar trabajos que hacen referencia a dos o más de los aspectos señalados (prevalencia, factores causales/de riesgo y consecuencias/efectos del acoso entre enfermeros/as). En la tabla 1, se presenta un resumen con los datos de los trabajos seleccionados para la revisión.

Tabla 1.

Descripción de los artículos seleccionados (N=18)

Autor/es (año)  País  Aspectos evaluados  Muestra  Instrumento/s 
Bortoluzzi, Caporale y Palese (2014)  Italia  Factores de riesgo
Estilo de liderazgo 
N=175
Edad: 30-39 años 
Negative Acts Questionnaire-Revised (NAQ-R; Einarsen, Hoel y Notelaers, 2009)
Empowering Leadership Questionnaire (Arnold, Arad, Rhoades y Drasgow, 2000) 
Korhan, Guler, Khorshid y Eser (2014)  Turquía  Niveles de mobbing
Factores causales 
N=282
Edad: 22-60 años 
The Mobbing Scale (Öztürk, Yılmaz y Hindistan, 2007) 
Dilek y Aytolan (2008)  Turquía  Percepción de conductas de acoso  N=476
Edad: M=29.34 años 
The Workplace Psychologically Violent Behaviours Instrument (Dilek y Aytolan, 2008) 
Cevik, Tan, Saritas y Altuntas (2012)  Turquía  Percepción mobbing, causas, perpetradores y reacciones de las víctimas  N=180
Edad: 18-33 años 
Mobbing Perception Scale (Yavuz, 2007) 
Efe y Ayaz (2010)  Turquía  Exposición a mobbing
Factores causales 
N=206
Edad: 26-30 años 
The Mobbing Scale (Öztürk, Yılmaz y Hindistan, 2007) 
Yildirim, Yildirim y Timucin (2007)  Turquía  Comportamientos de acoso, efectos y reacciones de las víctimas  N=210
Edad: 24-62 años 
Cuestionario ad hoc 
Berry, Gillespie, Gates y Schafer (2012)  EE. UU.  Prevalencia
Efectos sobre la productividad 
N=197
Edad: 21-59 años 
Healthcare Productivity Survey Negative Acts Questionnaire 
Losa y de Bengoa (2012)  España  Prevalencia
Asociación intimidación-autoestima
Factores determinantes de mobbing 
N=538
Edad: M=37.72 años 
Negative Acts Questionnaire (NAQ; Einarsen y Raknes, 1997)
The Rosenberg Self-Esteem Scale (Rosenberg, 1989) 
Budin, Brewer, Chao y Kovner (2013)  EE. UU.  Incidencia
Acoso verbal 
N=1407
Edad: no especificado 
Verbal Abuse Scale (VAS; Manderino y Banton, 1994) 
Trepanier, Fernet y Austin (2013)  Canadá  Efectos en la salud mental  N=1179
Edad: M=42.7 años 
The French Canadian version (Trepanier, Fernet y Austin, 2012) of the Negative Acts Questionnaire Revised (NAQ-R)
The Work-Related Basic Need Satisfaction scale (Van den Broeck et al., 2010)
Maslach Burnout Inventory General Survey (MBI-GS; Schaufeli, Leiter, Maslach y Jackson, 1996)
Utrecht Work Engagement Scale (UWES-9; Schaufeli et al., 2006) 
Topa y Moriano (2013)  España  Estrés, identidad grupal y conductas de ayuda en el grupo  N=388
Edad: M=36.3 años 
Spanish version NAQ (Negative Acts Questionnaire (Moreno, Rodríguez, Gamarra y Gálvez, 2007)
Spanish version ERI scale (Fernández-López, Martín-Payo, Fernández-Fidalgo y Rödel, 2006)
The Social Support Scale (Self, Holt y Schaninger, 2005) 
Pai y Lee (2011)  Taiwan  Factores de riesgo
Consecuencias salud física y mental 
N=521
Edad: 21-58 años (M=36.2) 
Chinese version The Workplace Violence Questionnaire (WVQ) 
Ozturk, Sokmen, Ylmaz y Cilingir (2008)  Turquía  Experiencias de acoso psicológico  N=162
Edad: M=33.19 años 
The Mobbing Scale for Academic Nurses 
Fornés-Vives, Martínez-Abascal y García-Banda (2008)  España  Tipo, frecuencia y procedencia de conductas hostiles
Variables socioprofesionales 
N=464
Edad: 25-65 años (M=35.11) 
Cuestionario de hostigamiento psicológico-HPT (Fornés, 2002) 
Carter, Thompson, Crampton, Morrow, Burford, Gray e Illing. (2013)  Reino Unido  Prevalencia
Malestar psicológico
Barreras para la notificación 
N=2950
Edad: 18-55 años 
Negative Acts Questionnaire (NAQ-R; Einarsen, Hoel y Notelaers, 2009) 
Esfahani y Shahbazi (2014)  Irán  Prevalencia  N=162
Edad: M=32.8 años 
Cuestionario ad hoc 
Fonseca y Santos (2011)  Portugal  Frecuencia e intensidad  N=52
Edad: 24-56 años (M=38) 
Cuestionario de estrategias de acoso en el trabajo ElLIPT-60 (Rivera y Abuín, 2005) 
Yildirim (2009)  Turquía  Prevalencia
Factores asociados
Consecuencias 
N=286
Edad: M=28.66 años 
Workplace bullying behaviour
(Dilek y Aytolan, 2008) 
Prevalencia de acoso entre personal de enfermería

Las cifras de prevalencia presentadas por los diferentes estudios analizados, muestran una gran variabilidad, según la temporalidad (en el último año, durante el mes anterior,…), según el hecho de haber presenciado algún episodio entre compañeros, o por el contrario, ser víctima directa de acoso (tabla 2). En este sentido, los resultados sobre la percepción general sobre la existencia de acoso entre compañeros, desde la posición de espectador, destaca el elevado porcentaje que presentan Yildirim et al.36, con un 91% de los casos en los que se habían encontrado con alguna situación de este tipo. En estudios más recientes37,38, los porcentajes de profesionales que han presenciado acoso se sitúan entre un 43% y un 28-59%.

Tabla 2.

Prevalencia, tipo y consecuencias del acoso

Autor/es  Año  Prevalencia  Tipo acoso  Consecuencias 
Yildirim, Yildirim y Timucin  2007  Espectador: 91%
Víctima: 17% 
Ataques a la condición personal: 85%
Ataques a la personalidad: 82% 
Reacciones fisiológicas, emocionales y sociales
Suicidio 
Dilek y Aytolan  2008  Aislamiento social
Ataques personales y al estatus profesional
Conductas de acoso directo (violencia física, dañar pertenencias, etc.) 
Ozturk, Sokmen, Ylmaz y Cilingir  2008  Víctima: 34%  Ataques personales
Críticas a la práctica profesional 
Efectos psicológicos
Fatiga 
Fornés-Vives, Martínez-Abascal y García-Banda  2008  Víctima: 17.2%  Hostigamiento psicológico
(Distorsión de la información, críticas y falta de consideración profesional) 
Yildirim  2009  Víctima: 21%  Ataques al estatus profesional
Ataques personales 
Depresión, baja motivación laboral, disminución de la capacidad de concentración y productividad, falta de compromiso con el trabajo y deterioro en las relaciones sociales 
Efe y Ayaz  2010  Víctima: 9.7-33%  Hostigamiento
Acoso moral 
Pai y Lee  2011  Acoso físico: 19.6%
Acoso verbal: 51.4%
Conductas de intimidación relacionadas con el desempeño laboral: 29.8%
Acoso sexual: 12.9% 
Trastorno por estrés postraumático 
Fonseca y Santos  2011  Víctima: 90.38%  Intimidación manifiesta
Desprestigio laboral
Bloqueo de la comunicación
Intimidación encubierta 
Berry, Gillespie, Gates y Schafer  2012  Víctima: 72.6%  Baja autoestima
Menor capacidad para concentrarse
Baja motivación hacia las tareas
Disminución de la productividad 
Losa y de Bengoa  2012  Víctima: 17% 
Budin, Brewer, Chao y Kovner  2013  Víctima: 49%  Abuso verbal  Baja satisfacción laboral
Menor compromiso organizacional
Bajo nivel de autonomía 
Trepanier, Fernet y Austin  2013  Problemas psicológicos
Agotamiento crónico 
Topa y Moriano  2013  Víctima: 74.2%  Mobbing horizontal  Niveles altos de estrés 
Carter, Thompson, Crampton, Morrow, Burford, Gray e Illing  2013  Espectador: 43%
Víctima: 20% 
Humillación
Aislamiento social
Acoso verbal 
Problemas psicológicos
Escasa satisfacción laboral 
Bortoluzzi, Caporale y Palese  2014  Riesgo de mobbing: 34% 
Korhan, Guler, Khorshid y Eser  2014  Espectador: 28-59%
Víctima: 53.2% 
Esfahani y Shahbazi  2014  Víctima: (22% frecuentemente;
9% ocasionalmente) 
Intimidación verbal 

En cuanto a la exposición directa al acoso, en dos de los trabajos se informa de una frecuencia de 1:5 casos39,40. En otros casos3,36,37,41, la frecuencia en la que se ha sido víctima de acoso se sitúa entre el 17 y el 21% de los casos.

Por otra parte, al concretar sobre el período temporal de los episodios de acoso, Berry et al.42 encuentran que el 72.6% de los casos han sido víctimas de un episodio de acoso durante el mes anterior y el 21.3%, lo sufría a diario durante los 6 meses previos. En el trabajo de Ozturk et al.40, el 49% de los participantes declaran una situación de acoso en la actualidad y el 67% durante tres años o más. En trabajos más recientes43, un 22% de los participantes son expuestos al acoso en ocasiones, mientras que el 9% declara que son víctimas habituales. Para otros autores38, el 46.7% de las experiencias de acoso tienen lugar durante los primeros años del ejercicio de la profesión.

Finalmente, en otros casos44 se ofrecen resultados sobre la frecuencia de episodios de acoso, según su tipología. De manera específica, un 19.6% de los casos declaran ser víctimas de acoso físico, un 51.4% acoso verbal, un 29.8% conductas de intimidación relacionadas con el desempeño de sus funciones y un 12.9% acoso sexual.

Factores de riesgo y variables relacionadas con el acoso entre enfermeros/as

La mayoría de los trabajos hacen referencia a la edad, como un factor de riesgo, los autores coinciden en determinar la población de enfermeros/as menores de 30 años como los de mayor riesgo para desarrollar el perfil de víctima. Sitúan el intervalo de mayor riesgo en los 18-25 años45, en los menores de 25 años46, y para otros, serían los de edades inferiores a 30 años44. Por el contrario, hay trabajos que encuentran un mayor riesgo de padecer acoso entre los enfermeros hombres, solteros y de 47 a 56 años47. Sobre los aspectos referentes al sexo y al estado civil, en otros estudios también se hace referencia al sexo masculino37 y estar solteros42 como factores de riesgo de padecer acoso por los compañeros.

Relacionado con la edad, otros autores proponen un menor nivel de formación y menor experiencia laboral de los enfermeros/as como factor de riesgo45. En este último aspecto, coinciden otros añadiendo factores de origen institucional como una menor autonomía, escaso compromiso con la organización y baja satisfacción laboral48.

Los resultados, en relación con la unidad o el servicio donde trabajan, muestran un mayor riesgo en departamentos internos38, unidades de medicina interna45 o en unidades de cuidados intensivos46. En todos los casos en los que se hace referencia al turno de trabajo, los resultados coinciden en señalar el turno de noche como el de mayor riesgo44,45.

Finalmente, uno de los factores que con mayor frecuencia desencadenan las conductas de intimidación entre compañeros, son los problemas de comunicación46. Al respecto, otros autores encuentran factores de riesgo derivados de la relación con el grupo, como un estilo de liderazgo autoritario49 o la falta de apoyo del grupo51.

Consecuencias derivadas del acoso entre compañeros y respuestas de las víctimas

Sobre las consecuencias derivadas del acoso entre compañeros, Yildirim et al.36, encuentran que las víctimas presentaban diversas reacciones fisiológicas, emocionales y sociales. Particularmente, el trabajo «les parecía más duro» y «desempeñaban su profesión con miedo y evitando las críticas»), además un 9% de las víctimas confesó haber pensado en el suicidio alguna vez. En la mayor parte de los trabajos se mencionan consecuencias relacionadas con un peor estado de la salud mental de la víctima o problemas psicológicos37,50, que registran niveles altos de estrés51 o incluso un trastorno por estrés postraumático44, depresión3, y continua sensación de agotamiento, que deriva en un síndrome de burnout50.

En cambio, en otros de los estudios analizados, se identifican consecuencias del acoso que afectan al desempeño laboral de la víctima y su productividad42, con una menor capacidad para concentrarse y baja motivación hacia las tareas3, y una escasa satisfacción laboral37.

Por último, en los trabajos donde se muestran resultados acerca de la respuesta de la víctima ante el acoso, se encuentran resultados que indican que el 61% de las víctimas guardan silencio sobre lo ocurrido, el 91% lo comparte con familiares o amigos, y el 49% tratan el tema directamente con el acosador40. En este sentido, Cevik et al. encontraron que la respuesta más habitual por parte de las víctimas fue la pasividad (37.7%)45. Mientras que, en el reciente estudio de Khorhan et al., el 12.7% de las víctimas hacen caso omiso a las conductas de intimidación, mientras que el 16% tratan de hablar del tema para buscar solución38.

Discusión

Los resultados de la presente revisión revelan una escasa producción científica sobre las situaciones de acoso entre el personal de enfermería. A pesar de tratarse de un tema de gran relevancia en la actualidad, el número de publicaciones se redujo considerablemente al aplicar algunos de los criterios de inclusión. Uno de los criterios que dio lugar a la eliminación de un mayor número de trabajos fue la limitación de violencia «entre» enfermeros/as. La mayoría de los trabajos que analizan el acoso en el entorno hospitalario, hacen referencia a la violencia «hacia» el personal de enfermería, bien de los pacientes o de los familiares de estos.

De los trabajos que presentan datos acerca de la prevalencia del acoso entre enfermeros/as, destacan, por ofrecer las cifras más elevadas, los trabajos de Fonseca y Santos47 con un 90.38% de los enfermeros que declararon haber sufrido algún episodio de acoso por sus compañeros, o el de Berry et al.42 con un 72.6% de los sujetos del estudio que habían sido acosados al menos un vez durante el mes anterior. En otros casos, se obtienen elevados porcentajes de profesionales que han presenciado episodios de acoso entre compañeros, como los que presentan Yildirim et al.36 con un 91%, o Khorham et al.38 que obtienen, para estos casos, una frecuencia de entre el 28 y el 59%.

En cuanto a las variables relacionadas con la presencia de conductas de acoso entre compañeros, se hace referencia a un mayor riesgo para los/las enfermeros/as menores de 30 años44–46, con una corta trayectoria profesional45,48, que trabajan en determinadas unidades y en el turno de noche38,44–46. Por otro lado, los problemas de comunicación se presentan como uno de los factores causales de mobbing46, mientras que, en otros casos, la mala comunicación entre los compañeros de una unidad sería considerada una forma de hostigamiento41.

Por último, en cuanto al impacto negativo de sufrir el acoso por los compañeros, los resultados demuestran que este supone un problema, no solo desde el punto de vista organizacional31, sino que conlleva consecuencias negativas para la salud física y mental de los profesionales que lo padecen6,17–20.

Además, se detecta un número reducido de trabajos donde el objetivo principal de la investigación sea el análisis de las diferencias de género, en la manifestación de conductas de acoso y/o intimidación, entre profesionales de la enfermería11. Este fenómeno, a pesar de ser tratado de forma indirecta, en la mayoría de los casos, puede estar explicado por la mayor representatividad de la mujer, en la profesión enfermera28.

Otra de las limitaciones que implican los trabajos de revisión en este campo, es la heterogeneidad en el uso de términos para hacer referencia al tema del acoso laboral, especialmente en el campo profesional de la enfermería8,10. De modo que, la selección de los criterios de búsqueda quedaría supeditada al uso de determinados conceptos, intercambiables6 o no7, por parte de los autores. Por otra parte, haciendo referencia a la variabilidad de los datos sobre prevalencia, esto puede estar explicado, en parte, por el hecho de proporcionar, o no, una definición de acoso laboral, previo a la recogida de datos9.

Finalmente, destacar el uso de instrumentos de evaluación poco específicos52, lo que plantea la necesidad de ampliar la investigación orientada al desarrollo de cuestionarios y/o escalas, que contemplen las peculiaridades del entorno sanitario y el tipo de relaciones que se establecen entre los profesionales de este ámbito.

Conclusiones

Se hace evidente la necesidad de investigación específica en el campo de las relaciones que se establecen entre el personal sanitario, en general, y la profesión enfermera, en particular; esta debe orientarse a la comprensión del fenómeno del acoso laboral, así como de las implicaciones que tiene para los profesionales, pacientes y la propia organización. Por otro lado, la aplicación práctica derivada del análisis del fenómeno se traduce en el diseño de intervenciones para la mejora del clima organizacional en el ámbito de la salud, y la consecuente optimización en la atención a los pacientes.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

Referencias
[1]
H. Leymann.
Mobbing and psychological terror at workplaces.
Violence Vict, 5 (1990), pp. 119-126
[2]
H. Leymann.
The content and development of mobbing at work.
Eur J Work Organl Psy, 5 (1996), pp. 165-184
[3]
D. Yildirim.
Bullying among nurses and its effects.
Int Nurs Rev, 56 (2009), pp. 504-511
[4]
A. Pavlakis, D. Kaitelidou, M. Theodorou, et al.
Conflict management in public hospitals: the Cyprus case.
Int Nurs Rev, 58 (2011), pp. 242-248
[5]
M. Esmaeilpour, M. Salsali, F. Ahmadi.
Workplace violence against Iranian nurses working in emergency departments.
Int Nurs Rev, 58 (2011), pp. 130-137
[6]
S. Einarsen, H. Hoel, D. Zapf, et al.
The concept of bullying and harassment at work: the European tradition.
Bullying and Harassment in the workplace: Developments in theory, research, and practice., 2.nd ed., pp. 3-40
[7]
M.S. Hershcovis.
Incivility: social undermining, bullying…oh my! A call to reconcile constructs within workplace aggression research.
J Organiz Behav, 32 (2010), pp. 499-519
[8]
M. Agervold.
Bullying at work: A discussion of definitions and prevalence, base don an empirical study.
Scand J Psychol, 48 (2007), pp. 161-172
[9]
M.B. Nielsen, S.B. Matthiesen, S. Einarsen.
The impact of methodological moderators on prevalence rates of workplace bullying. A meta-analysis.
J Occup Organ Psych, 83 (2010), pp. 955-979
[10]
J.E. Bartlett, M.E. Bartlett.
Workplace bullying: An integrative literature review.
Adv. Develop. Hum. Resour., 13 (2011), pp. 69-84
[11]
S.L. Johnson.
International perspectives on workplace bullying among nurses: a review.
Int Nurs Rev, 56 (2009), pp. 34-40
[12]
J.P. Martínez, I. Méndez, J. García-Sevilla.
Burnout y empatía en cuidadores profesionales de personas mayores.
Eur J Investig Health Psychol Educ, 5 (2015), pp. 325-333
[13]
F.G. Gastaldi, T. Pasta, C. Longobardi, et al.
Measuring the influence of stress and burnout in teacher-child relationship.
Eur J Educ Psychol, 7 (2014), pp. 17-28
[14]
M.A. Lewis.
Nurse bulling: organizational considerations in the maintenance and perpetration of health-care bulling cultures.
J Nurs Manag, 14 (2006), pp. 52-58
[15]
M. Hutchinson, L. Wilkes, D. Jackson, et al.
Integrating individual, work group and organisational factors: testing a multidimensional model of mobbing in the nursing workplace.
J Nurs Manag, 18 (2010), pp. 173-181
[16]
C.J. Inglés, M.S. Torregrosa, J.M. García-Fernández, et al.
Conducta agresiva e inteligencia emocional en la adolescencia.
Eur J Educ Psychol, 7 (2014), pp. 29-41
[17]
Organización Mundial de la Salud. International Action Needed to Increase Health Workforce. Ginebra: OMS Media centre 2007. [consultado 12 May 2015]. Disponible en: http://bit.ly/1Po2zlH
[18]
A. Büscher, B. Sivertsen, J. White.
Nurses and midwives: A force for health. Survey on the situation of nursing and midwifery in the member states of the european region of the World Health Organization 2009.
OMS, (2010),
[19]
S. Einarsen, E. Gemzoe.
Individual effects of exposure to bullying at work.
Bullying and emotional abuse in the workplace. International perspectives in research and practice., pp. 127-144
[20]
H. Leymann, A. Gustafsson.
Mobbing at work and the development of postraumatic stress disorders.
Eur J Work Organ Psychol, 5 (1996), pp. 251-275
[21]
E. Gemzoe, S. Einarsen.
Bullying in Danish work-life: Prevalence and health correlates.
Eur J Work Organ Psychol, 10 (2001), pp. 393-413
[22]
T. Lallukka, J. Haukka, T. Partonen, et al.
Workplace bullying and subsequent psychotropic medication: a cohort study with register linkages.
BMJ Open, 2 (2012), pp. e001660
[23]
J.M. Carmona, A.M. Baena, A.C. Berral, et al.
Análisis del conocimiento sobre la administración de fármacos.
Eur J Investig Health Psychol Educ, 5 (2015), pp. 233-241
[24]
A. Hogh, E. Gemzoe, A.M. Hansen.
Individual consequences of workplace bullying/mobbing.
Workplace bullying: Development in theory, research and practice, pp. 107-128
[25]
D. Zapf, C. Knorz, M. Kulla.
On the relationship between mobbing factors, and job content, social work environment, and health outcomes.
Eur J Work Organ Psycho, 5 (1996), pp. 215-237
[26]
L. Nacimiento Rodríguez, J.A. Mora-Merchán.
El uso de estrategias de afrontamiento y habilidades metacognitivas ante situaciones de bullying y cyberbullying.
Eur J Educ Psychol, 7 (2014), pp. 121-129
[27]
M.A. Vartia.
Consequences of workplace bullying and respect to the well-being of its targets and the observers of bullying.
Scand J Work Environ Health, 27 (2001), pp. 63-69
[28]
V. Bernalte.
Minoría de hombres en la profesión de enfermería. Reflexiones sobre su historia: imagen y evolución en España.
Enfermería Glob, 37 (2015), pp. 328-334
[29]
Instituto Nacional de Estadística. Estadística de Profesionales Sanitarios Colegiados. Año 2014. Madrid: INE [Notas de prensa]. [consultado 12 May 2015]. Disponible en: http://bit.ly/1PodCLO
[30]
P. Campanini, S. Punzi, E. Carissimi, et al.
[Gender differences in workplace bullying].
Med Lav., 97 (2006), pp. 699-706
[31]
N. Djurkovic, D. McCormack, G. Casimir.
Workplace bullying and intention to leave: the moderating effect of perceived organisational support.
Hum Resource Manag J, 18 (2008), pp. 405-422
[32]
S. Branch, S. Ramsay, M. Barker.
Workplace bullying, mobbing and general Harassment: A review.
Int. J. Manag. Rev, 15 (2013), pp. 280-299
[33]
D. Milutinović, B. Prokes, V. Gavrilov-Jerkovié, et al.
[Mobbing: special reference to the nursing profession].
Med Pregl, 62 (2009), pp. 529-533
[34]
S.R. Simons, R.B. Stark, R.F. DeMarco.
A new, four-item instrument to measure workplace bullying.
Res Nurs Health, 34 (2011), pp. 132-140
[35]
J.C. Bailar.
The practice of meta-analysis.
J Clin Epidemiol, 48 (1995), pp. 149-157
[36]
D. Yildirim, A. Yildirim, A. Timucin.
Mobbing behaviors encountered by nurse teaching staff.
Nurs Ethics, 14 (2007), pp. 447-463
[37]
M. Carter, N. Thompson, P. Crampton, et al.
Workplace bullying in the UK NHS: a questionnaire and interview study on prevalence, impact and barriers to reporting.
BMJ Open, 3 (2013), pp. 26-28
[38]
E.A. Korhan, E.K. Guler, L. Khorshid, et al.
Mobbing experienced by nurses working in hospitals: an example of turkey.
Inter J Caring Sci, 7 (2014), pp. 642-651
[39]
M.E. Losa Iglesias, R. Becerro de Bengoa.
Prevalence of bullying at work and its association with self-esteem scores in a Spanish nurse simple.
Contemp Nurse, 42 (2012), pp. 2-10
[40]
H. Ozturk, S. Sokmen, F. Yilmaz, et al.
Measuring mobbing experiences of academic nurses: Development of a mobbing scale.
J Am Acad Nurse Pract, 20 (2008), pp. 435-442
[41]
J. Fornés-Vives, M.A. Martínez-Abascal, G. García-Banda.
Variables socioprofesionales implicadas en el hostigamiento psicológico en enfermería.
Enferm Clín, 18 (2008), pp. 127-133
[42]
P.A. Berry, G.L. Gillespie, D. Gates, et al.
Novice nurse productivity following workplace bullying.
J Nurs Scholarsh, 44 (2012), pp. 80-87
[43]
A.N. Esfahani, G. Shahbazi.
Workplace bullying in nursing: The case of Azerbaijan province, Iran.
Iran J Nurs Midwifery Res, 19 (2014), pp. 409-415
[44]
H.C. Pai, S. Lee.
Risk factors for workplace violence in clinical registered nurses in Taiwan.
J Clin Nurs, 20 (2011), pp. 1405-1412
[45]
A. Çevik, M. Tan, S. Saritas, et al.
Levels of mobbing perception among nurses in Eastern Turkey.
Int Nurs Rev, 59 (2012), pp. 402-408
[46]
S.Y. Efe, S. Ayaz.
Mobbing against nurses in the workplace in Turkey.
Int Nurs Rev, 57 (2010), pp. 328-334
[47]
D.M. Fonseca, A.S. Santos.
Mobbing em contexto de enfermagem.
Referência, 3 (2011), pp. 89-93
[48]
W.C. Budin, C.S. Brewer, Y.Y. Chao, et al.
Verbal abuse from nurse colleagues and work environment of early career registered nurses.
J Nurs Scholarsh, 45 (2013), pp. 308-316
[49]
G. Bortoluzzi, L. Caporale, A. Palese.
Does participative leadership reduce the onset of mobbing risk among nurse working teams?.
J Nurs Manag, 22 (2014), pp. 643-652
[50]
S. Trepanier, C. Fernet, S. Austin.
Workplace bullying and psychological health at work: The mediating role of satisfaction of needs for autonomy, competence and relatedness.
Work & Stress, 27 (2013), pp. 123-140
[51]
G. Topa, J.A. Moriano.
Stress and nurses’ horizontal mobbing: Moderating effects of group identity and group support.
Nurs outlook, 6 (2013), pp. 25-31
[52]
Y. Dilek, Y. Aytolan.
Development and psychometric evaluation of workplace psychologically violent behaviours instrument.
J Clin Nurs, 17 (2008), pp. 1361-1370

La revisión por pares es responsabilidad de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Copyright © 2016. Universidad Nacional Autónoma de México, Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.