Regístrese
Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Preescolar con exantema cutáneo y fiebre
Información de la revista
Vol. 36. Núm. 2.
Páginas 137-139 (Febrero 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
1345
Vol. 36. Núm. 2.
Páginas 137-139 (Febrero 2018)
Diagnóstico a primera vista
DOI: 10.1016/j.eimc.2016.07.004
Acceso a texto completo
Preescolar con exantema cutáneo y fiebre
Infant with exanthema and fever
Visitas
1345
Sara Barbed-Ferrándeza,
Autor para correspondencia
sarabarbed@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Marta Arrudi-Morenoa, Marcial Álvarez-Salafrancab, Matilde Bustillo-Alonsoa
a Servicio de Pediatría, Hospital Materno-Infantil Miguel Servet, Zaragoza, España
b Servicio de Dermatología, Hospital Clínico Lozano Blesa, Zaragoza, España
Este artículo ha recibido
1345
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (4)
Mostrar másMostrar menos
Texto completo
Introducción

La enfermedad mano-pie-boca es una infección aguda viral caracterizada por fiebre junto con exantema vesiculoso, que afecta de forma predominante a palmas de las manos, plantas de los pies y mucosa oral1. Los agentes etiológicos aislados con mayor frecuencia son el virus Coxackie A16 y el enterovirus humano 712,3, aunque otros enterovirus, principalmente de clase A, así como Echovirus, han sido identificados4,5. El mecanismo de transmisión se produce por vía feco-oral, a través de secreciones respiratorias, o bien, del contacto con el exudado de las lesiones6, ya que el virus se replica en faringe e intestino. Esta enfermedad afecta de forma predominante a niños menores de 5 años6.

Caso clínico

Niño de 2 años que acude al servicio de urgencias por la aparición de un exantema pruriginoso, inicialmente perioral, y con afectación palmo-plantar, en pocas horas generalizado a glúteos, extremidades superiores e inferiores, con predominio distal, pabellón auricular y ligera afectación a nivel abdominal. Se trata de unas lesiones vesiculosas sobre base eritematosa y, en ocasiones, purpúrica, algunas costrosas que confluyen formando placas junto con lesiones petequiales aisladas en abdomen. En zona peribucal, presenta lesiones en fase de costra impetiginizadas. Durante las 48h previas había presentado un cuadro febril, con pico máximo de 38,5°C junto con rinitis y tos. El examen sistemático por aparatos fue anodino salvo el exantema descrito. Como antecedentes personales destacaba la presencia de una dermatitis atópica mal controlada. Con el objetivo de filiar la etiología del cuadro, se realizó analítica de sangre con hemograma, hemostasia, bioquímica, incluyendo marcadores de infección, así como estudio microbiológico tomando muestra para hemocultivo y serologías (VHB, VHC, CMV, micoplasma, VEB y parvovirus). Se recogió, también, muestra de exudado vesicular con el objetivo de realizar análisis por PCR de enterovirus, frotis cutáneo para descartar sobreinfección bacteriana y aspirado nasofaríngeo. Tanto el hemograma como la bioquímica y hemostasia fueron anodinos, siendo los marcadores de infección discretamente elevados, obteniéndose una PCR de 3,22mg/dl y una PCT de 0,33ng/ml. El estudio microbiológico únicamente demostró el aislamiento de flora saprofita (Candida parasilopsis) y el análisis de PCR para enterovirus resultó ser positivo, por lo que se envió la muestra al laboratorio de referencia para genotipado, hallándose en dicha muestra la presencia del virus Coxackie A6. Se instauró tratamiento con hidroxicina vía oral y amoxicilina-clavulánico intravenoso, además de mupirocina tópica sobre las lesiones sobreinfectadas. Durante el ingreso y el posterior seguimiento en consulta, se objetivó una evolución adecuada de las lesiones, desapareciendo estas sin dejar cicatriz, así como una intensa descamación furfurácea (figs. 1–4).

Figura 1.

A y B) Se aprecian las lesiones elementales en forma de vesículas sobre base eritematosa, formando agrupaciones, así como algunas lesiones cubiertas por costras. C) Se observa la extensión de las lesiones a lo largo de las extremidades inferiores y la zona glútea, predominando en la zona distal y presentando algunas de ellas, una base purpúrica.

(0,46MB).
Figura 2.

A) Se observan lesiones en el área peribucal y las narinas, cubiertas por costras melicéricas que sugieren impetiginización. B y D) Se observa la afectación de palmas y plantas. C) Se observa la importante afectación lesional del pabellón auricular.

(0,38MB).
Figura 3.

Se observa la afectación del dorso de la mano y la extensión de las lesiones a lo largo del miembro superior, con predominio distal.

(0,24MB).
Figura 4.

Se observan con mayor detalle la afectación a nivel de glúteos, con las lesiones vesiculosas con base eritematosa cubiertas en su mayoría por costras.

(0,26MB).
Comentarios

Se trata de un caso esporádico, atendido en el servicio de urgencias de nuestro centro, que forma parte del espectro más grave y diseminado de la enfermedad mano-pie-boca, denominado «eczema coxsackium» y clasificado a partir de casos con similares características, reportados a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Desde el año 2008, el virus Coxackie A6, detectado de forma infrecuente hasta ese momento, como causante de esta enfermedad, ha sido relacionado como el agente etiológico implicado en estos brotes más severos, inicialmente en Asia Occidental y Europa, y más recientemente en Estados Unidos6.

El periodo de la infancia de mayor incidencia se estima entre los 12-36 meses, periodo en el que se encuentra nuestro paciente, de 24 meses de edad. Clínicamente, tal y como ha sido publicado y revisado en casos similares hasta la fecha, el cuadro se diferencia de la enfermedad clásica, por una mayor afectación cutánea, pudiendo implicar al dorso de manos y pies, pantorrillas, antebrazos, tronco y cuello, así como por un menor porcentaje de casos con afectación intraoral, tal y como ocurre en nuestro paciente4,7. Las lesiones tienden a coalescer formando grandes lesiones ampollosas, evolucionando a erosiones y costras. El desarrollo de afectación pápulo-vesiculosa perioral se ha asociado con la infección producida por parte del Coxackie A66. De forma similar al eczema herpeticum, en niños afectos de dermatitis atópica, como ocurre en nuestro caso, las lesiones vesiculosas tienden a diseminarse en las zonas eczematosas7.

Según los casos reportados hasta la fecha, el curso de esta nueva variante es agudo y benigno, similar al cuadro típico. Los síntomas sistémicos desaparecen en pocos días, y las lesiones cutáneas se resuelven sin dejar cicatriz en días o semanas.

Bibliografía
[1]
M. Cabrerizo, D. Tarragó, C. Muñoz-Almagro, E. del Amo, M. Domínguez-Gil, J.M. Eiros, et al.
Molecular epidemiology of enterovirus 71, coxsackievirus A16 and A6 associated with hand, foot and mouth disease in Spain.
Clin Microbiol Infect, 20 (2014), pp. O150-O156
[2]
M. Hosoya, Y. Kawasaki, M. Sato, K. Honzumi, A. Hayashi, T. Hiroshima, et al.
Genetic diversity of coxsackievirus A16 associated with hand, foot, and mouth disease epidemics in Japan from 1983 to 2003.
J Clin Microbiol, 45 (2007), pp. 112-120
[3]
S.S. Wong, C.C. Yip, S.K. Lau, K.Y. Yuen.
Human enterovirus 71 and hand, foot and mouth disease.
Epidemiol Infect, 138 (2010), pp. 1071-1089
[4]
H.M. Feder Jr., N. Bennett, J.F. Modlin.
Atypical hand, foot, and mouth disease: A vesiculobullous eruption caused by Coxsackie virus A6.
Lancet Infect Dis, 14 (2014), pp. 83-86
[5]
J.F. Han, S. Xu, Y. Zhang, S.Y. Zhu, D.L. Wu, X.D. Yang, et al.
Hand, foot, and mouth disease outbreak caused by coxsackievirus A6, China, 2013.
J Infect, 69 (2014), pp. 303-305
[6]
M. Montes, J. Artieda, L.D. Piñeiro, M. Gastesi, I. Díez-Nieves, G. Cilla.
Hand, foot, and mouth disease outbreak and coxsackievirus A6, northern Spain, 2011.
Emerg Infect Dis, 19 (2013),
doi: 10.3201/eid1904.121589
[7]
E.F. Mathes, V. Oza, I.J. Frieden, K.M. Cordoro, S. Yagi, R. Howard, et al.
Eczema coxsackium and unusual cutaneous findings in an enterovirus outbreak.
Pediatrics, 132 (2013), pp. e149-e157
Copyright © 2016. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.