Regístrese
Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Nódulos cutáneos en trasplantado hepático
Información de la revista
Vol. 36. Núm. 2.
Páginas 140-141 (Febrero 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
725
Vol. 36. Núm. 2.
Páginas 140-141 (Febrero 2018)
Diagnóstico a primera vista
DOI: 10.1016/j.eimc.2016.09.009
Acceso a texto completo
Nódulos cutáneos en trasplantado hepático
Skin nodules in a liver transplant recipient
Visitas
725
María José Blanco-Vidala,
Autor para correspondencia
mariajose.blancovidal@osakidetza.eus

Autor para correspondencia.
, Leyre López-Soriab, Araceli Monzón-de la Torrec, Jose Miguel Montejo-Barandaa
a Unidad de Enfermedades Infecciosas, Hospital Universitario de Cruces, Barakaldo, Bizkaia, España
b Servicio de Microbiología, Hospital Universitario de Cruces, Barakaldo, Bizkaia, España
c Centro Nacional de Microbiología, Instituto Carlos III, Madrid, España
Este artículo ha recibido
725
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Descripción clínica

Varón de 38 años, natural de Guinea, residió en Brasil durante 4 años, y en la actualidad en España desde el año 2004. Refería antecedentes de enfermedad de Chagas con leve polineuropatía sensitiva asociada, que fue tratada con benznidazol. En mayo de 2010 se le practicó, en nuestro centro, un trasplante hepático ortotópico por cirrosis VHB y hepatocarcinoma. El postrasplante transcurrió sin complicaciones.

En el día +60 presentó infección asintomática por citomegalovirus tratado con valganciclovir durante 2 semanas. Diez días después se notó la presencia de 2 nódulos cutáneos (uno en cada muslo) de aproximadamente 2×2cm, no dolorosos y de aspecto violáceo, sin supuración. No refería traumatismo previo. Estaba en tratamiento inmunosupresor con tacrolimus y esteroides. No había recibido antifúngicos en ese momento, ni previamente. La biopsia cutánea fue sugestiva de paniculitis, con presencia de hifas en el estudio anatomopatológico. Posteriormente se extirparon ambos nódulos, observándose tras 5 días de incubación a 30°C, en el cultivo en agar Sabouraud-dextrosa, colonias oscuras algodonosas y de reverso negro (fig. 1). En el examen microscópico se observaron hifas septadas de color oscuro, células conidiógenas con collaretes en forma de embudo, y conidias cilíndricas y ligeramente curvas (fig. 2).

Figura 1.

Colonias algodonosas oscuras en agar Sabouraud-dextrosa, después de 10 días de incubación a 30°C.

(0,08MB).
Figura 2.

Examen microscópico con azul de lactofenol (×400). Células conidiógenas con collaretes en forma de embudo y conidias cilíndricas.

(0,13MB).
Evolución

La secuenciación de nucleótidos con cebadores ITS-1 e ITS-4 reveló el 98% de similitud de secuencia con Phaeoacremonium fuscum usando la base de datos GenBank BLAST. Posteriormente, la Unidad de Micología del Centro Nacional de Microbiología (Madrid, España) confirmo la identificación de Phaeoacremonium fuscum, con la siguiente sensibilidad realizada por metodología EUCAST1: concentración mínima inhibitoria (CMI) anfotericina B 0,12mg/l, itraconazol >8mg/l, voriconazol 2mg/l, posaconazol >8mg/l, terbinafina 1mg/l y caspofungina >16mg/l.

No se administró tratamiento antifúngico. Una TAC toraco-abdominal resultó normal. El paciente ha permanecido asintomático y no ha presentado nuevas lesiones cutáneas.

Comentario final

El género Phaeoacremonium, que fue descrito por Crous et al.2, comprende más de 20 especies de hongos filamentosos. Se encuentra en el ambiente, habiéndose aislado en humanos y en plantas leñosas como endófitos o agente causante de enfermedad. Solo algunas especies han sido reconocidas como patógenos humanos3. El género Phaeacremonium es morfológicamente intermedio entre los géneros Acremonium y Phialophora4. Phaeacremonium spp, son patógenos oportunistas que pueden causar infecciones subcutáneas, eumicetomas, osteoartritis, osteomielitis o infección diseminada, tales como fungemia y endocarditis. Habitualmente suelen ir precedidos de inoculación traumática. Las infecciones subcutáneas suelen observarse en trabajadores rurales en contacto con suelos contaminados, espinas, astillas u otros objetos causantes de traumatismo5. Dado la presencia de astillas en las lesiones, se sospecha que la retención del material contaminado es necesaria para causar la lesión, sin embargo, se han recogido otros casos en los cuales no se observó ningún cuerpo extraño. Las infecciones por estos hongos son de distribución mundial, aunque son más frecuentes en climas tropicales y subtropicales. Son más prevalentes en pacientes inmunodeprimidos, pero también pueden observarse en sujetos sin factores predisponentes6.

La identificación de la especie se basa en sus características morfológicas y de cultivo, siendo la identificación en ocasiones dificultosa. Para el tratamiento, en la mayoría de los pacientes con infecciones localizadas, la escisión quirúrgica profunda es suficiente7,8. En algunos casos se ha asociado tratamiento antifúngico.

Phaeacremonium fuscum es una de las especies que pueden producir afectación cutánea y subcutánea en humanos. Tiene un crecimiento máximo a temperatura de 37°C, en comparación con los 30°C de otras especies. La capacidad de crecimiento a 37°C sugiere que tiene potencial para sobrevivir a temperatura corporal9. Mc Grogan et al. describieron el primer caso de micetoma causado por Phaeoacremonium fuscum en un trasplantado renal10.

En conclusión, Phaeoacremonium fuscum es una infrecuente causa de infección fúngica cutánea o subcutánea, que principalmente afecta a pacientes inmunodeprimidos, siendo importante la extirpación completa de la lesión para lograr la curación en los casos en que la infección está localizada como en nuestro paciente. Como hemos comentado suelen ir precedidos de inoculación traumática, y aunque en nuestro caso el paciente no reconocía traumatismo previo, no se puede descartar que este hubiese ocurrido años atrás, y que sufriera una reactivación local en el contexto de la terapia inmunosupresora.

Bibliografía
[1]
J.L. Rodriquez-Tudela, J.P. Donnelly, M.C. Arendrup, S. Arikan, F. Barchiesi, J. Bille, Subcommittee on Antifungal Susceptibility Testing of the ESCMID European Committee for Antimicrobial Susceptibility Testing, et al.
EUCAST Technical Note on the method for the determination of broth dilution minimum inhibitory concentrations of antifungal agents for conidia-forming moulds.
Clin Microbiol Infect., 14 (2008), pp. 982-984
[2]
P.W. Crous, W. Gams, M.J. Wingfield, P.S. van Wyk.
Phaeoacremonium gen. nov. associated with wilt and decline diseases of woody hosts and human infections.
Mycologia, 88 (1996), pp. 786-796
[3]
L. Mostert, J.Z. Groenewald, R.C. Summerbell, V. Robert, D.A. Sutton, A.A. Padhye, et al.
Species of Phaeoacremonium associated with infections in humans and environmental reservoirs in infected woody plants.
J Clin Microbiol, 43 (2005), pp. 1752-1767
[4]
A.A. Phadye, M.S. Davis, D. Baer, A. Reddick, K.K. Sinha, J. Ott.
Phaeopyphomicosis caused by Phaeoacremonium inflatipes.
J Clin Microbiol, 36 (1998), pp. 2763-2765
[5]
J. Guarro, S. Hartz Alves, J. Gené, N.A. Grazziotin, R. Mazzuco, C. Dalmagro, et al.
Two cases of subcutaneous infection due to Phaeoacremonium spp.
J Clin Microbiol, 41 (2003), pp. 1332-1336
[6]
V.P. Baradkar, M. Mathur, S. Kumar.
Phaeohyphomycosis of subcutaneous tissue caused by Phaeoacremonium parasiticum.
Indian J Med Microbiol, 27 (2009), pp. 66-69
[7]
C. Farina, E. Gotti, D. Mouniée, P. Boiron, A. Goglio.
Phaeoacremonium parasiticum subcutaneous infection in a kidney-transplanted patient successfully treated by surgery.
Transpl Infect Dis, 9 (2007), pp. 253-255
[8]
J.W. Baddley, L. Mostert, R.C. Summerbell, S.A. Moser.
Phaeoacremonium parasiticum infections confirmed by beta-tubulin sequence analysis of case isolates.
J Clin Microbiol, 44 (2006), pp. 2207-2211
[9]
U. Damm, L. Mostert, P.W. Crous, P.H. Fourie.
Novel Phaeoacremonium species associated with necrotic wood of Prunus trees.
Persoonia, 20 (2008), pp. 87-102
[10]
D. McGrogan, M.D. David, C. Roberts, A.M. Borman, J. Nath, N.G. Inston, et al.
Pseudotumoral presentation of fungating mycetoma caused by Phaeoacremonium fuscum in a renal transplant patient.
Transpl Infect Dis, 17 (2015), pp. 897-903
Copyright © 2016. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.