Buscar en
Endoscopia
Toda la web
Inicio Endoscopia Endomicroscopia láser confocal con sonda en pacientes con esófago de Barrett
Información de la revista
Vol. 27. Núm. 3.
Páginas 117-124 (Julio - Septiembre 2015)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
6430
Vol. 27. Núm. 3.
Páginas 117-124 (Julio - Septiembre 2015)
Serie de casos
DOI: 10.1016/j.endomx.2015.10.001
Open Access
Endomicroscopia láser confocal con sonda en pacientes con esófago de Barrett
Probe-based confocal laser endomicroscopy in patients with Barrett's esophagus
Visitas
...
Coty González-Fernández
Autor para correspondencia
dra.cotygonzalez@gmail.com

Autora para correspondencia. Vasco de Quiroga n.o 15, Col. Sección XVI, C.P. 14000, Del. Tlalpan, México, D.F. Teléfono: +525 55 5487 0900. Ext.: 2150 2158.
, Rafael Barreto-Zúñiga, Guido Grajales-Figueroa, Jorge-Adolfo Martínez Lozano
Departamento de Endoscopia Gastrointestinal, Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, México D.F., México
Contenido relaccionado
Endoscopia. 2016;28:4310.1016/j.endomx.2016.01.001
Yolanda Cortés Aguilar
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (4)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (3)
Tabla 2. Características basales de pacientes
Tabla 3. Comparación de hallazgos endoscópicos con endomicroscopia láser confocal y diagnóstico histopatológico
Tabla 1. Clasificación de Miami para esófago de Barrett
Mostrar másMostrar menos
Resumen

La endomicroscopia láser confocal con sonda permite obtener imágenes de alta resolución de la mucosa del tracto gastrointestinal ya que deja integrar la visión macroscópica y microscópica en tiempo real. Este artículo presenta la primera experiencia en México en una serie de casos con esófago de Barrett documentado con diagnóstico histopatológico y comparados con las imágenes obtenidas por medio de la sonda confocal.

Palabras clave:
Esófago de Barrett
Metaplasia intestinal
Displasia
Adenocarcinoma esofágico
Endomicroscopia confocal
Abstract

Probe-based confocal laser endomicroscopy produces high resolution images of the gastrointestinal tract and can integrate macroscopic and microscopic views in real time. This article presents a number of documented cases of Barrett's oesophagus with a histopathological diagnosis, and compares them with the images obtained by probe-based confocal laser endomicroscopy.

Keywords:
Barrett's oesophagus
Intestinal metaplasia
Dysplasia
Oesophageal adenocarcinoma
Confocal endomicroscopy
Texto completo
Introducción

El esófago de Barrett (EB) se define como el cambio del epitelio escamoso normal por un epitelio columnar con presencia de células caliciformes; este cambio también es conocido como metaplasia intestinal1. Las guías de vigilancia para el manejo de pacientes con EB mencionan la toma de biopsias dirigidas de lesiones visibles, seguida por biopsias al azar de los 4 cuadrantes cada 2cm (protocolo de Seattle)2. No obstante, este método tiene varias desventajas, entre ellas el consumo de tiempo y costos debido al número de biopsias por analizar.

En un intento por reducir tiempo y costos se han desarrollado nuevas herramientas para auxiliar a los endoscopistas. La endomicroscopia láser confocal (EC) es una nueva modalidad endoscópica, que permite obtener imágenes de alta resolución en tiempo real de la mucosa del tracto gastrointestinal que hace posible integrar la visión macroscópica y microscópica3.

Objetivo

Describir la correlación entre los hallazgos endoscópicos, histopatológicos y de endomicroscopia confocal en 4 pacientes con EB.

Material y métodos

Este estudio se realizó en el Departamento de Endoscopia Gastrointestinal en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición «Salvador Zubirán» durante los meses de mayo y junio del 2014. Todas las endoscopias fueron hechas con endomicroscopia confocal con sonda, previo consentimiento informado por el paciente y bajo sedación por el servicio de anestesiología. Las endoscopias fueron realizadas por un único endoscopista (RBZ) con experiencia en el diagnóstico y manejo endoscópico del EB. Inicialmente, se llevó a cabo una endoscopia con luz convencional y cromoendoscopia digital con NBI con un endoscopio de alta definición (Olympus GIF-160Z, Tokio, Japón); posteriormente se introdujo a través del canal de trabajo la sonda GastroFlex UHD para EC (Cellvizio, Mauna Kea Technologies, París, Francia) previa aplicación intravenosa de 1ml de fluoresceína al 10%; y con la sonda colocada de manera fija y paralela a la mucosa esofágica, los focos sospechosos identificados en la endoscopia inicial fueron caracterizados y clasificados en epitelio normal, metaplasia de Barrett o displasia de acuerdo a la clasificación de Miami (tabla 1). Los criterios de EC utilizados para catalogar a los pacientes se muestran en la tabla 2.

Tabla 1.

Clasificación de Miami para esófago de Barrett

Epitelio escamoso normalCélulas planas sin criptas o vellosidades 
Vasos brillantes sin papilas 
EB sin displasiaArquitectura vellosa uniforme 
Células columnares 
Células caliciformes oscuras 
Displasia de alto gradoEstructuras vellosas 
Borde epitelial engrosado oscuro, irregular 
Vasos dilatados irregulares 
AdenocarcinomaEstructura desorganizada/pérdida de vellosidades 
Células columnares oscuras 
Vasos dilatados irregulares 

Fuente: Wallace et al.22.

Tabla 2.

Características basales de pacientes

Caso  Edad, años  Sexo  Clasificación de Praga  Resultado histológico previo  Tratamiento previo 
45  C3 M5  DAG y DBG  REM 
39  C1 M2  SD  Vigilanciaa 
81  C5 M6  DBG  Vigilanciaa 
63  C5 M6  DBG  Vigilanciaa 

C: circunferencia; DAG: displasia de alto grado; DBG: displasia de bajo grado; F: femenino; M: longitud máxima; M: masculino; REM: resección endoscópica de mucosa; SD: sin displasia.

Fuente: Wang y Sampliner2.

a

Vigilancia endoscópica según las guías de la American Gastroenterology Association.

ResultadosCaso 1

Un hombre de 45 años de edad con EB con clasificación de Praga C3 M5 con diagnóstico histopatológico de displasia de bajo grado (DBG) hace un año, se realizó panendoscopia de alta definición con cromoendoscopia digital con NBI de control a los 6 meses. En esta endoscopia se visualizó un área plana bien delimitada a los 35cm de la arcada dentaria superior (ADS), y otra área nodular a los 37cm de la ADS bien delimitada de aproximadamente 1cm de diámetro (fig. 1A), esto se corroboró con EC en donde se observaron glándulas irregulares y desorganización celular, imágenes compatibles con displasia dentro de la metaplasia intestinal (fig. 1B). Esto se confirmó por el servicio de patología como DBG a los 35cm de la ADS, además un foco a los 37cm de la ADS de displasia de alto grado (DAG). En un segundo tiempo, estas áreas de DBG y DAG fueron tratadas con resección endoscópica de la mucosa con el paquete REM de Olympus (Olympus EMR Kit; Olympus America Inc., Center Valley, PA, EE. UU.). El reporte histopatológico confirmó resección completa de las zonas de DBG y DAG con márgenes libres.

Figura 1.

A) Imagen endoscópica de esófago de Barrett con lesión focal nodular; en la cromoendoscopia con NBI con magnificación se observa patrón glandular tubular con irregularidad del patrón vascular. B) Endomicroscopia confocal con sonda que muestra mucosa con arquitectura vellosa, el epitelio es irregular y se encuentra engrosado (asterisco). Se visualizan algunas células caliciformes (flecha gruesa) y vasos tortuosos (flecha delgada).

(0,31MB).

El tiempo de duración total del estudio fue de 32min de los cuales la EC consumió 9min. Actualmente el paciente lleva 16 meses de seguimiento y 4 endoscopias de seguimiento, de las cuales 2 han sido para tratamiento con ablación por radiofrecuencia. Sus últimas biopsias reportaron EB sin displasia (tabla 3).

Tabla 3.

Comparación de hallazgos endoscópicos con endomicroscopia láser confocal y diagnóstico histopatológico

CasoHallazgos endoscópicosHistopatológicoTx
Luz convencional  Cromoendoscopia digital  EC con sonda 
Dos zonas elevadas a 37 y 35cm ADS  Patrón glandular tubulovelloso, hipervascularidad  Displasia presente  EB DAG  REM+ARF 
Metaplasia intestinal  Patrón glandular oval, vascularidad conservada  Sin displasia  EB SD  Vigilanciaa 
Zona nodular a 30 y 31cm ADS  Patrón glandular tubular, vascularidad conservada  Sin displasia  EB SD  Vigilanciaa 
Zona nodular a 24 y 26cm ADS  Patrón glandular tubular, hipervascularidad  Displasia presente  EB DBG  ARF 

ADS: arcada dentaria superior; ARF: ablación por radiofrecuencia; DAG: displasia de alto grado; DBG: displasia de bajo grado; REM: resección endoscópica de mucosa; SD: sin displasia.

Fuente: Wang y Sampliner2.

a

Vigilancia endoscópica según las guías de la American Gastroenterology Association.

Caso 2

Paciente femenino de 39 años de edad con diagnóstico confirmado de EB sin displasia desde hace 7 años. Ella cuenta con antecedente de enfermedad por reflujo gastroesofágico con adecuada respuesta a inhibidores de bomba de protones, por lo que se realizó funduplicatura de Nissen hace un año. Al momento del estudio se encontraba asintomática. Acudió a su panendoscopia de seguimiento, la cual se realiza con un endoscopio de alta definición (Olympus GIF-160Z, Olympus América de México, S.A. de C.V. Miami, FL, EE. UU.) con cromoendoscopia digital con NBI en donde se documentó EB con clasificación de Praga C1 M2, con patrón glandular oval y patrón vascular regular; posteriormente se realizó EC con sonda, revelando células cilíndricas con borde en cepillo, bien organizadas, el patrón vascular se observó regular sin dilataciones, todo ello compatible con EB sin displasia de acuerdo a los criterios de Miami (fig. 2A-C). Las biopsias confirmaron el diagnóstico de EB sin displasia.

Figura 2.

A-B) Imagen endoscópica de esófago de Barrett con mucosa asalmonada; se corrobora con cromoendoscopia digital con NBI. C) Endomicroscopia confocal con sonda que muestra mucosa con arquitectura vellosa uniforme; el epitelio es plano. Se visualizan células caliciformes (flecha).

(0,19MB).

El tiempo de duración total del estudio fue de 28min de los cuales la EC consumió 7min Actualmente la paciente lleva 12 meses de seguimiento y tendrá su próxima endoscopia en 3 años.

Caso 3

Paciente masculino de 81 años con antecedente de cáncer de ampolla de Vater tratado con procedimiento de Whipple hace 12 años. Cuenta con diagnóstico de EB con DBG a los 30 y 31cm de la ADS con clasificación de Praga C5 M6 desde hace 6 meses; al momento de su estudio el paciente refirió 3 episodios de regurgitación ácida y un episodio de pirosis por semana. Se realizó endoscopia de seguimiento con endoscopio de alta definición (Olympus GIF-160Z, Olympus América de México, S.A. de C.V. Miami, FL, EE. .UU.). Se visualizó mucosa asalmonada sin observar una lesión focal, posteriormente se realizó cromoendoscopia digital con NBI, observando patrón glandular tubular y se introdujo sonda confocal con la que se vieron células cilíndricas con borde en cepillo y células caliciformes; el patrón vascular es regular, no se observa una zona clara de displasia (fig. 3A-C). Se toman biopsias de las zonas previamente documentadas con DBG (30 y 31cm de ADS) con reporte histopatológico de EB sin displasia.

Figura 3.

A-B) Imagen endoscópica de esófago de Barrett con cromoendoscopia con NBI. C) Endomicroscopia confocal con sonda muestra mucosa con arquitectura vellosa uniforme; el epitelio regular. Se visualizan algunas células caliciformes (flecha gruesa) y vasos regulares sin tortuosidad (flecha delgada).

(0,22MB).

El tiempo de duración total del estudio fue de 25min de los cuales la EC consumió 8min Actualmente el paciente lleva 12 meses de seguimiento y una endoscopia de seguimiento con biopsias que reportaron EB sin displasia.

Caso 4

Paciente femenino de 63 años de edad con EB con clasificación de Praga C5 M6 con DBG a los 24 y 26cm de ADS diagnosticada hace 6 meses, además presentó una estenosis esofágica simple a los 28cm de la ADS probablemente péptica, la cual se dilató en 3 ocasiones con dilatador hidroneumático CRE hasta 18mm Actualmente niega disfagia u otra sintomatología gastrointestinal. Se realizó panendoscopia de rutina con endoscopio de alta definición más cromoendoscopia digital con NBI (Olympus GIF-160Z, Olympus América de México, S.A. de C.V. Miami, FL, EE. UU.) donde se observó área de metaplasia intestinal con patrón glandular oval alternando con zonas de patrón tubular e hipervascularidad a los 24 y 26cm de la ADS; además se visualizó zona de estenosis a los 28cm de la ADS con una longitud menor de 2cm y que no obstruye la luz esofágica (fig. 4A-C); sin embargo no es posible franquearla; por lo que se realiza dilatación esofágica con dilatadores de Savary-Gilliard hasta 15mm de diámetro observando posdilatación con visión endoscópica desgarro mucoso. Posteriormente se introdujo sonda confocal, observando arquitectura celular desorganizada a los 24 y 26cm de la ADS, así como vasos dilatados en estas zonas, compatibles con DBG (fig. 4D). Se tomaron biopsias con diagnóstico histopatológico de DBG. En este caso en particular, se consideró que la paciente era candidata a resección endoscópica de la mucosa mas no a tratamiento de erradicación con ablación por radiofrecuencia; ya que la paciente cuenta con un factor de riesgo ya documentado que es la estenosis esofágica.

Figura 4.

A-C) Imagen endoscópica de esófago de Barrett con estenosis simple y presencia de úlcera; en la cromoendoscopia con NBI con magnificación se observa patrón glandular tubular con irregularidad del patrón vascular. D) Endomicroscopia confocal con sonda que muestra mucosa con arquitectura vellosa irregular, epitelio engrosado y oscuro (asterisco). Se visualizan algunas células caliciformes (flecha gruesa) y vasos tortuosos (flecha delgada).

(0,28MB).

El tiempo de duración total del estudio fue de 36min de los cuales la EC consumió 11min Actualmente la paciente lleva 14 meses de seguimiento y 2 endoscopias de seguimiento. Las biopsias de estos procedimientos confirmaron EB sin displasia. Su próximo control endoscópico será en 3 años.

Discusión

En las últimas 4 décadas el EB ha incrementado su incidencia de manera alarmante hasta un 300%4-8. Se sabe que el EB está asociado a un incremento en el desarrollo de adenocarcinoma esofágico. El adenocarcinoma esofágico tiene una supervivencia pobre (menos del 5% a 5 años) y se cree que es secundario a un diagnóstico tardío, infiltración linfovascular temprana y baja vascularización del tejido, lo cual conlleva a una repuesta pobre a quimioterapia.

La endoscopia con luz blanca identifica el EB y otras anormalidades obvias de la mucosa (por ejemplo, nódulos, áreas elevadas o deprimidas) pero no distingue metaplasia intestinal de displasia u otro tipo de metaplasia (cardíaca u oxíntica)9. Como se mencionó anteriormente, las guías de vigilancia para el manejo de pacientes con EB recomiendan apegarse al protocolo de Seattle2. Este método para detectar displasia tiene varias fallas como son el consumo de tiempo, es costoso y no siempre es preciso, además solo se biopsia una pequeña fracción del EB (menos del 3.5% del total de la superficie de un segmento de 2cm de longitud)10. Esto se corroboró en un análisis detallado sobre especímenes de esofagectomía de pacientes con EB; el estudio reveló que en estas piezas de esofagectomía existían áreas focalizadas de DBG, áreas de DAG y adenocarcinoma11. Además, hasta un 40% de DAG se asoció a focos sincrónicos ocultos de adenocarcinoma después de una esofagectomía. Esto ha creado la necesidad de desarrollar nuevas tecnologías para la correcta evaluación del EB como son la endoscopia de alta definición12, cromoendoscopia digital13 y EC, ya sea con tecnología integrada en el endoscopio o a través del canal de trabajo con sonda14.

Desde del 200415, cuando apareció el primer estudio in vivo, la EC ha mostrado ser útil en distintas enfermedades del tubo digestivo, entre ellas, el EB. Para obtener estas imágenes de alta definición, la EC requiere la administración intravenosa de un contraste previo a la realización del estudio con un agente como la fluoresceína, el cual ha demostrado ser seguro en varios estudios16–18. En un estudio prospectivo19 se evaluaron 156 lesiones esofágicas sospechosas, la EC determinó con gran exactitud la presencia de EB (sensibilidad del 98.1% y especificidad del 94.1%) y neoplasia asociada (sensibilidad del 92.9% y especificidad del 98.4%). Otro estudio prospectivo20, el cual incluyó a 36 pacientes, comparó el rendimiento de las biopsias aleatorias contra las biopsias dirigidas por EC. El rendimiento diagnóstico se incrementó un 18% en el caso de las biopsias aleatorias comparado con un 34% en el caso de las biopsias dirigidas con EC. Más recientemente, la sonda confocal obtuvo resultados prometedores con un valor predictivo negativo, valor predictivo positivo, sensibilidad y especificidad no despreciables (98.8, 44, 80 y 94%, respectivamente), además presentó un aceptable acuerdo interobservador (kappa=0.6)21. Sin embargo, un elemento esencial para cualquier nueva tecnología de imagen es la estandarización de indicaciones, terminología, categorización de imágenes y prioridades de investigación, es por eso que se creó el sistema de clasificación de Miami, llevándose a cabo en Miami, Florida en 2009; esta clasificación está basada en un consenso para los usuarios de sonda confocal22.

En este trabajo, presentamos una serie casos que describen el uso de la EC con sonda comparado con endoscopia con luz convencional. De acuerdo a nuestros resultados fue posible precisar con mayor exactitud las zonas más afectadas por EB y, de esta manera, realizar biopsias dirigidas de dichas lesiones, reduciendo tiempo y costos de los procedimientos.

Una limitación de nuestro trabajo es el reducido número de pacientes; sin embargo, este trabajo representa el primer reporte del uso de esta tecnología en nuestro país. Anteriormente, de acuerdo a 2 estudios mexicanos23,24, la prevalencia de EB en México iba del 1.3-1.6%. Sin embargo, Bernal et al.25 recientemente presentaron en la Semana Americana de Gastroenterología un trabajo realizado en el INCMNSZ el cual incluyó 43,639 endoscopias realizadas en el periodo de 2002 a 2012, donde se incluyeron 420 pacientes con diagnóstico histopatológico de EB; es decir, una prevalencia de 9.6 endoscopías con EB por cada 1,000 endoscopias realizadas. De estas, el 19.3% de los pacientes presentaron algún tipo de displasia o cáncer. Por ello podríamos considerar la EC una aplicación viable en el diagnóstico de EB en nuestro medio.

Conclusiones

La endomicroscopia con láser confocal es una herramienta útil en el seguimiento y manejo en los pacientes con EB. Aún faltan estudios para determinar la aplicabilidad y eficacia de la EC en EB.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que los procedimientos seguidos se conformaron a las normas éticas del comité de experimentación humana responsable y de acuerdo con la Asociación Médica Mundial y la Declaración de Helsinki.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores han obtenido el consentimiento informado de los pacientes y/o sujetos referidos en el artículo. Este documento obra en poder del autor de correspondencia.

Financiamiento

No se recibió ningún patrocinio para la publicación de este artículo

Conflicto de intereses

Los autores declaran que no existen conflicto de intereses

Bibliografía
[1]
S.J. Spechler.
Clinical practice. Barrett's esophagus.
N Engl J Med, 346 (2002), pp. 836-842
[2]
K.K. Wang, R.E. Sampliner.
Updated guidelines 2008 for the diagnosis, surveillance and therapy of Barrett's esophagus.
Am J Gastroenterol, 103 (2008), pp. 788-797
[3]
M. Pellise Urquiza.
Confocal endomicroscopy: Should we change our approach to the endoscopic diagnosis of the mucosal lesions of the gastrointestinal tract?.
Gastroenterol Hepatol., 33 (2010), pp. 267-270
[4]
L.M. Brown, S.S. Devesa.
Epidemiologic trends in esophageal and gastric cancer in the United States.
Surg Oncol Clin N Am., 11 (2002), pp. 235-256
[5]
D.J. Drewitz, R.E. Sampliner, H.S. Garewal.
The incidence of adenocarcinoma in Barrett's esophagus: A prospective study of 170 patients followed 4.8 years.
Am J Gastroenterol, 92 (1997), pp. 212-215
[6]
J.B. O’Connor, G.W. Falk, J.E. Richter.
The incidence of adenocarcinoma and dysplasia in Barrett's esophagus: Report on the Cleveland Clinic Barrett's Esophagus Registry.
Am J Gastroenterol, 94 (1999), pp. 2037-2042
[7]
H.B. El-Serag.
The epidemic of esophageal adenocarcinoma.
Gastroenterol Clin North Am, 31 (2002), pp. 421-440
[8]
H. Pohl, H.G. Welch.
The role of overdiagnosis and reclassification in the marked increase of esophageal adenocarcinoma incidence.
J Natl Cancer Inst, 97 (2005), pp. 142-146
[9]
S. Coda, A.V. Thillainayagam.
State of the art in advanced endoscopic imaging for the detection and evaluation of dysplasia and early cancer of the gastrointestinal tract.
Clin Exp Gastroenterol, 7 (2014), pp. 133-150
[10]
E.R. Tschanz.
Do 40% of patients resected for Barrett esophagus with high-grade dysplasia have unsuspected adenocarcinoma?.
Arch Pathol Lab Med, 129 (2005), pp. 177-180
[11]
R.F. Heitmiller, M. Redmond, S.R. Hamilton.
Barrett's esophagus with high-grade dysplasia. An indication for prophylactic esophagectomy.
Ann Surg, 224 (1996), pp. 66-71
[12]
D.K. Rex, C.C. Helbig.
High yields of small and flat adenomas with high-definition colonoscopes using either white light or narrow band imaging.
Gastroenterol, 133 (2007), pp. 42-47
[13]
S. Kudo, S. Tamura, T. Nakajima, et al.
Diagnosis of colorectal tumorous lesions by magnifying endoscopy.
Gastrointest Endosc, 44 (1996), pp. 8-14
[14]
T.D. Wang, S. Friedland, P. Sahbaie, et al.
Functional imaging of colonic mucosa with a fibered confocal microscope for real-time in vivo pathology.
Clin Gastroenterol Hepatol, 5 (2007), pp. 1300-1305
[15]
R. Kiesslich, J. Burg, M. Vieth, et al.
Confocal laser endoscopy for diagnosing intraepithelial neoplasias and colorectal cancer in vivo.
Gastroenterology, 127 (2004), pp. 706-713
[16]
S. Paramsothy, R.W. Leong.
Endoscopy: Fluorescein contrast in confocal laser endomicroscopy.
Nat Rev Gastroenterol Hepatol, 7 (2010), pp. 366-368
[17]
M.B. Wallace, A. Meining, M.I. Canto, et al.
The safety of intravenous fluorescein for confocal laser endomicroscopy in the gastrointestinal tract.
Aliment Pharmacol Ther, 31 (2010), pp. 548-552
[18]
V. Becker, F.J. van den Broek, A.M. Buchner, et al.
Optimal fluorescein dose for intravenous application in miniprobe-based confocal laser scanning microscopy in pigs.
J Biophotonics, 4 (2011), pp. 108-113
[19]
R. Kiesslich, L. Gossner, M. Goetz, et al.
In vivo histology of Barrett's esophagus and associated neoplasia by confocal laser endomicroscopy.
Clin Gastroenterol Hepatol, 4 (2006), pp. 979-987
[20]
K.B. Dunbar, P. Okolo, E. Montgomery, et al.
Confocal laser endomicroscopy in Barrett's esophagus and endoscopically inapparent Barrett's neoplasia: a prospective, randomized, double-blind, controlled, crossover trial.
Gastrointest Endosc, 70 (2009), pp. 645-654
[21]
H. Pohl, T. Rosch, M. Vieth, et al.
Miniprobe confocal laser microscopy for the detection of invisible neoplasia in patients with Barrett's oesophagus.
Gut, 57 (2008), pp. 1648-1653
[22]
M. Wallace, G.Y. Lauwers, Y. Chen, et al.
Miami classification for probe-based confocal laser endomicroscopy.
Endoscopy, 43 (2011), pp. 882-891
[23]
O.E. Trujillo, P. Baltasar, U. Ángeles, et al.
Asociación entre reflujo gastroesofágico sintomático y esófago de Barrett.
Rev Gastroenterol Mex, 70 (2005), pp. 14-19
[24]
R. Carmona, S. Solana, D. Esmer, et al.
Prevalencia de esófago de Barrett en pacientes no seleccionados sometidos a esofagogastroduodenoscopia y factores de riesgo asociadosJT Rev Gastroenterol Mex.
, 70 (2005), pp. 20-24
[25]
A.R. Bernal, F.I. Tellez, F.D. Briseño, et al.
Clinical and endoscopic differences between patients with Barrett's esophagus without dysplasia and dysplasia /esophageal adenocarcinoma in Latin American population.
Gastroenterology, 148 (2015), pp. S348-S349
Copyright © 2015. Asociación Mexicana de Endoscopia Gastrointestinal
Opciones de artículo
Herramientas