Buscar en
Cirujano General
Toda la web
Inicio Cirujano General Evaluación de competencias quirúrgicas en estudiantes de segundo año de la ca...
Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
1552
Original
DOI: 10.1016/j.cirgen.2015.05.004
Acceso a texto completo
Disponible online el 22 de Julio de 2015
Evaluación de competencias quirúrgicas en estudiantes de segundo año de la carrera de médico cirujano en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México
Evaluation of surgical competences in second year students of the medical surgeon career in the Faculty of Medicine of National Autonomous University of Mexico
Visitas
...
Juan José Granados-Romeroa,
Autor para correspondencia
jjgranados71@yahoo.com.mx

Autor para correspondencia: Hospital Star Médica Centro. Querétaro 154 Int. 403; Col. Roma Del. Cuauhtémoc. Distrito Federal, México, 06700. Teléfono: +55-74-48-22; Celular: 55 3232 8329.
, Alan Isaac Valderrama-Treviñob, Jesús Tapia-Juradob, Germán Eduardo Mendoza Barrerab, Carlos Aarón Méndez Celisb, Ericka Hazzel Contreras Floresc, Jonathan Acuña Camposb
a Servicio de Gastrocirugía, Hospital Star Médica Centro, México D. F., México
b Departamento de Cirugía, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), México D. F., México
c Facultad de Medicina, Universidad Nacional Autónoma de México, México D. F., México
Recibido 01 enero 2015. Aceptado 01 mayo 2015
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (6)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (4)
Tabla 1. Criterios de inclusión
Tabla 2. Competencias a desarrollar por los estudiantes de ambos grupos
Tabla 3. Ejemplo de lista de cotejo para evaluar ambos grupos del estudio
Tabla 4. Resultados de las evaluaciones inicial y final de ambos grupos
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Antecedentes

La docencia médica evoluciona a un momento cumbre donde la enseñanza teórica-práctica no resulta suficiente para satisfacer las exigencias de los estudiantes y la sociedad, por lo que es indispensable para cualquier centro de educación médica adaptarse a las nuevas estrategias de enseñanza-aprendizaje.

Material y métodos

Se realiza un estudio prospectivo, observacional de un año de duración, conformado por 2 grupos de estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México. Grupo A, 50 alumnos de segundo año; y Grupo B, 50 alumnos de cuarto año. Se midieron 10 competencias realizadas por ambos grupos en el periodo inicial y al final del curso correspondiente de Cirugía. Las pruebas estadísticas utilizadas fueron la prueba de Wilcoxon y U de Mann Whitney.

Resultados

Entre las competencias con mayor progreso de ambos grupos estuvieron el lavado quirúrgico y la realización de punto simple. Al ser evaluados los alumnos tanto del grupo A como del grupo B en las evaluaciones inicial y final se demuestra una mejoría significante en cada grupo, y se pone de manifiesto una mejoría estadísticamente significativa en el desarrollo de competencias quirúrgicas en el grupo A de estudiantes de segundo año con respecto a los alumnos de cuarto año del grupo B.

Conclusión

Con este universo estadístico en estudio observamos que en la docencia médica es necesario lograr adaptar toda estrategia de enseñanza-aprendizaje al método basado en competencias.

Palabras clave:
Educación basada en competencias
Docencia médica
Estudiantes medicina pregrado
Educación quirúrgica
Competencias
Abstract
Background

Medical education has reached a high point, where the theoretical and practical education is no longer sufficient to meet the needs of students and society, and it is essential that medical education centres adapt to new teaching and learning strategies.

Material and methods

A prospective, observational study of 1 year duration was conducted on two groups of students of the Faculty of Medicine of Universidad Nacional Autónoma de México. Group A consisted of 50 second year students, and group B with 50 fourth year students. Ten variables were measured that corresponded to competencies held by students in the initial period and at the end of their surgery course. The statistical tests used were the Wilcoxon and Mann Whitney U tests.

Results

Among the competencies most improved in both groups, were the ability of surgical scrub and the performing of simple stitch. The initial and final evaluations of both group A and group B showed a significant improvement in each group, with a statistically significant improvement in the development of surgical competencies in group A (second year students) with respect to students in the fourth year (group B).

Conclusion

In this analysis of university studies, it was shown that teaching and learning strategies in medical education need to adapt to a competency-based approach.

Keywords:
Competency-based education
Medical education
Medical undergraduate students
Surgical education
Competence
Texto completo
Antecedentes

La docencia en medicina se renueva conforme pasa el tiempo, adaptándose a las necesidades de la sociedad y de los estudiantes en cada generación de médicos egresados. Esta enseñanza ha experimentado varias fases evolutivas desde la tradicional clase magistral, con un profesor al frente que ofrecía una cátedra rica en teoría a sus alumnos pero con escaso valor analítico y retroalimentación para el estudiante, evaluados con pruebas escritas de conocimientos1,2. Un puntaje de aprobación en este, combinado con la finalización de un programa académico, era suficiente para demostrar la habilidad en la práctica clínica. Sin embargo, se observó que el simple dominio del conocimiento de hechos no es suficiente para asegurar la competencia clínica3–6. En respuesta a esta necesidad de mejorar la educación surge como nueva tendencia la educación basada en competencias, definidas por diversos autores como el conjunto de saberes, cualidades y comportamientos necesarios para resolver situaciones concretas de trabajo. En palabras de Edgar Morín resumidas como «saberes fundamentales»3,5–8.

El concepto de competencia se empezó a utilizar como resultado de las investigaciones de David Mc-Clelland en 19758. En 1998, durante la Conferencia Mundial sobre la Educación Superior, celebrada en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, se expresó la necesidad de propiciar el aprendizaje permanente y la construcción de competencias adecuadas para contribuir al desarrollo cultural, social y económico de la sociedad del conocimiento5,6,9.

Países como Inglaterra, Canadá, Australia, EE. UU. y ahora toda la Unión Europea, son pioneros en la educación basada en competencias. Se consideran como una herramienta útil para mejorar las condiciones de eficiencia, pertinencia y calidad de la educación, fundamentales para un crecimiento económico8,10,11.

En el ámbito médico-profesional las competencias se definen como el uso habitual y juicioso de la comunicación, conocimientos, habilidades técnicas, razonamiento clínico, valores y reflexión en la práctica diaria en beneficio del paciente y de la comunidad a la que sirve. Se construye sobre una base de habilidades clínicas, conocimiento científico y desarrollo moral, con objeto de resolver problemas reales de salud11. Estas habilidades son necesarias en el estudiante de medicina, y actualmente se trabaja para lograr su desarrollo con el programa de estudios «Plan 2010» diseñado en la Facultad de Medicina, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Objetivos

Comparar la utilidad y eficacia de la enseñanza basada en competencias dentro del plan de estudios de Cirugía de la carrera de médico cirujano de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Evaluar y comparar el desempeño de estudiantes de segundo año de la carrera de médico cirujano que fueron instruidos mediante la enseñanza basada en competencias (Plan 2010), versus estudiantes de cuarto año de la carrera pertenecientes al antiguo plan de estudios (Plan único).

Promover la continuidad de la enseñanza basada en competencias dentro del plan de estudios de la materia Introducción a la Cirugía de segundo año y la materia Cirugía II de cuarto año, en la Facultad de Medicina de la UNAM.

Justificación

Recientemente la docencia médica ha llegado a un momento cumbre donde hoy por hoy la enseñanza teórica-práctica ya no es suficiente para satisfacer las exigencias de los estudiantes, por lo cual la Facultad de Medicina de la UNAM se ha adaptado a las nuevas estrategias de enseñanza-aprendizaje, implementando la educación basada en competencias.

La evolución educativa en el rubro quirúrgico se adapta y transforma integrando calidad en la enseñanza, armonía, información actual de vanguardia, utilizando tecnología educativa, activa y crítica, evaluando constantemente el proceso enseñanza-aprendizaje, y abordando los aspectos curriculares, así como los de educación continua.

Como ejemplos de estas estrategias podemos mencionar la utilización de métodos audiovisuales en línea, donde se puede encontrar una serie de videos en los cuales se observan procedimientos y explicaciones de diversas habilidades quirúrgicas indispensables para los médicos en formación, los cuales pueden ser visualizados por los usuarios las veces que sean necesarias para complementar su formación. Simultáneamente el aumento en recursos humanos brinda una atención dirigida y semipersonalizada, mejorando la calidad de la enseñanza. El uso de simuladores biológicos y no biológicos ha demostrado ser un cimiento en el desarrollo de habilidades quirúrgicas competentes para el médico general.

Material y métodos

Se realiza un estudio prospectivo, observacional de un año de duración concurrido en agosto 2012-2013, conformado por 2 grupos de estudiantes de la Facultad de Medicina de la UNAM (grupo A y grupo B), el primer grupo (grupo A) integrado por 50 alumnos de segundo año de pregrado cursando la materia de Introducción de cirugía, instruidos por el plan de competencias «Plan 2010». El segundo grupo (grupo B) conformado por 50 estudiantes cursando el cuarto año de la carrera de médico cirujano en la materia de Cirugía II perteneciente al plan único.

Para la toma de la muestra, se determinó que se efectuaría por conveniencia incorporando a estudiantes interesados que cumplieran con los criterios de inclusión detallados en la tabla 1.

Tabla 1.

Criterios de inclusión

Grupo A 
• Estar inscrito en el segundo año de la licenciatura de médico cirujano de la Facultad de Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de México 
• Tener un promedio mínimo general
• Estar cursando la asignatura de «Introducción a la cirugía» por primera vez 
• No haber tomado cursos o talleres sobre cirugía general o afines a la asignatura previos al estudio 
• Disponibilidad de tiempo para realizar evaluaciones sobre habilidades quirúrgicas 
Grupo B 
• Estar inscrito en el cuarto año de la licenciatura de médico cirujano de la Facultad de Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de México 
• Tener un promedio mínimo general
• Tener aprobada la asignatura de «Cirugía I» y estar cursando actualmente la asignatura «Cirugía II» por primera vez 
• No haber tomado cursos o talleres referentes a cirugía general o afines adicionales a las asignaturas obligatorias «Cirugía I» y «Cirugía II» previos al estudio 
• Disponibilidad de tiempo para realizar evaluaciones sobre habilidades quirúrgicas 

Se elaboró una lista de competencias que los alumnos de ambos grupos deberían de adquirir al finalizar el curso (tabla 2).

Tabla 2.

Competencias a desarrollar por los estudiantes de ambos grupos

1. Realizar correctamente el lavado quirúrgico de manos 
2. Realizar correctamente el lavado clínico de manos 
3. Realizar antisepsia correcta en modelo no biológico 
4. Realizar infiltración correcta de tejidos 
5. Reconocer e identificar el instrumental de cirugía menor 
6. Realizar punto simple de forma correcta 
7. Realizar punto Sarnoff de forma correcta 
8. Retirar puntos de sutura de forma correcta 
9. Realizar nudos manuales no instrumentados en cirugía de forma correcta 
10. Toma correcta de la tensión arterial en extremidad superior 

Se citó a los alumnos participantes en el estudio (grupo A y grupo B) para la realización de una evaluación diagnóstica de las competencias-habilidades enlistadas al iniciar sus respectivos cursos de cirugía en el mes de agosto de 2012. La evaluación se llevó a cabo en las instalaciones de la Facultad de Medicina de la UNAM, donde se preparó una serie de estaciones (una estación por competencia) con el equipo y elementos necesarios para la realización de cada destreza quirúrgica. La evaluación se corrobora a través de una lista de cotejo la cual detalla las competencias que ambos grupos deben tener en el momento de la aplicación, evaluada de forma cualitativa (tabla 3).

Tabla 3.

Ejemplo de lista de cotejo para evaluar ambos grupos del estudio

Habilidad a evaluar  No realiza correctamente  Realiza correctamente 
Realiza lavado quirúrgico de manos     
Realiza lavado clínico de manos     
Realiza antisepsia en modelo no biológico     
Realiza infiltración de tejidos     
Identifica instrumental de cirugía menor     
Realiza punto simple     
Realiza punto Sarnoff     
Retira puntos de sutura     
Realiza nudo manual no instrumentado     
Toma tensión arterial     
Total     

Posteriormente, en el mes de agosto del 2013 se citó nuevamente a los estudiantes (grupo A y grupo B) en las instalaciones de la Facultad de Medicina para una evaluación final después de haber concluido sus respectivos cursos de cirugía; utilizando las listas de cotejo antes mencionadas se registró el avance final que obtuvo cada alumno para su posterior análisis.

Criterios de evaluación

Se consideró como correcto para la competencia de lavado quirúrgico, el lavado de manos tradicional con cepillo o con clorhexidina. El lavado tradicional se evaluó en 3 tiempos. Para el lavado quirúrgico con clorhexidina se tomó como referencia la guía de la Organización Mundial de la Salud.

Para la competencia de lavado clínico de manos, se basó en la rutina de pasos que sugiere la Organización Mundial de la Salud, siendo incorrecta cualquier forma diferente a esta o incompleta respecto a la misma.

En la competencia de antisepsia se calificó con acierto cuando se realizó con yodopovidona de forma circular o en barra, sin pasar 2 veces por el mismo sitio.

En la infiltración local de tejidos se evaluó la técnica de rombo, formando 2 habones a los extremos de la herida con una jeringa de insulina cargada con lidocaína y posteriormente con jeringa de 3ml para los bordes de la herida.

Para la identificación de material de cirugía menor se tomó como correcto si el alumno mencionaba el nombre del instrumento mostrado e indicaba la utilidad de este. Si solo mencionaba uno, se tomó como incorrecto.

La realización del punto simple y de punto Sarnoff se consideró correcta si el alumno sujetaba de forma adecuada el porta-agujas y la pinza de disección, además los nudos en este procedimiento debían quedar de forma cuadrada, haciendo doble lazada inicial y posteriormente una sola lazada. El nudo debía quedar hacia un lado de la herida, proximal al evaluado. Si se realizó alguna forma distinta a esta se consideró incorrecto.

En la retirada de puntos se debía utilizar las tijeras Littauer con pinzas de disección con dientes, sujetarlas de forma correcta, posteriormente prensar el nudo, traccionar y cortar por un lado de la sutura.

Para los nudos quirúrgicos manuales, se debían realizar sujetando un cabo en cada mano, anudar los cabos con la técnica más cómoda para el evaluado y el nudo debía bajar de forma cuadrada.

Para la toma de tensión arterial se utilizó la técnica descrita en la NOM 030-SSA2-2009, para la prevención, tratamiento y control de la hipertensión arterial; considerando incorrecto fallos en la técnica o al emitir cifras erróneas de tensión en el simulador.

En toda evaluación se consideró como incorrecto cuando se presentaba contaminación durante el procedimiento de cualquiera de las habilidades anteriormente descritas.

Análisis estadístico

Para la recolección de datos se utilizó Microsoft Excel 2012 y el análisis estadístico se llevó a cabo con el programa estadístico IBM SPSS versión 21.

Las pruebas estadísticas utilizadas fueron la prueba de Wilcoxon para valorar a los integrantes de un mismo grupo en 2 momentos diferentes, al inicio y al final del periodo del tiempo establecido. Como segundo análisis se utilizó la prueba U de Mann Whitney, para comparar al grupo A con el grupo B, considerando como significación estadística una p0.05

Resultados

Durante el estudio se midieron 10 variables correspondientes a competencias realizadas por los alumnos de la Facultad de Medicina grupo A y grupo B en el periodo inicial y al final del curso correspondiente de Cirugía.

Como se observa en la tabla 4 y en las figuras 1 y 2, los grupos A y B presentaron mejoría al finalizar el curso.

Tabla 4.

Resultados de las evaluaciones inicial y final de ambos grupos

    Grupo A  Grupo B
    Evaluación inicialEvaluación final  Evaluación inicialEvaluación final
    Correcto  No correcto  Correcto  No correcto    Correcto  No correcto  Correcto  No correcto 
Lavado Qx  48  50  37  13  40  10 
Lavado Clínico  43  48  42  50 
Antisepsia  47  47  37  13  46 
Infiltración con lidocaína 1%  45  42  21  29  40  10 
Instrumental de cirugía menor  48  50  42  48 
Punto simple  39  11  50  36  14  42 
Punto Sarnoff  12  38  47  26  24  39  11 
Retirada de puntos  43  50  34  16  42 
Nudo manual no instrumentado  41  47  17  33  39  11 
10  Toma de TA  46  48  10  42  50 
Figura 1.

Número de alumnos del grupo A que realizaron la competencia de manera correcta en la evaluación inicial versus evaluación final.

(0,22MB).
Figura 2.

Número de alumnos del grupo B que realizaron la competencia de manera correcta en la evaluación inicial comparada con evaluación final.

(0,23MB).

Entre las competencias con mayor progreso de ambos grupos se describe la habilidad de lavado quirúrgico; en el grupo A podemos observar una mejoría del 96% (p=0.000). En el grupo B al inicio solo 37 alumnos realizaba correctamente la habilidad (74%) y para el final del curso aumentó a 40 estudiantes lo que supone el 80% (p=0.083), lo que representa una mejoría del 6% para este grupo con una mejoría significante en el aprendizaje entre ambos grupos (p=0.001) (fig. 3).

Figura 3.

Comparación en porcentajes de ambos grupos de alumnos respecto al lavado quirúrgico, en el inicio y al final del estudio.

(0,04MB).

En la competencia de infiltración de tejidos del grupo A, el 10% realizaban la habilidad en la evaluación inicial pero al final del curso el 84% lo lograron concretar (p=0.000). Para el grupo B, 21 personas lo realizaban con éxito al inicio (42%) y para el final 40 de ellos concretaron de manera correcta la habilidad (80%) (p=0.000) mejorando un 38% la competencia (p=0.604), con una mejoría significante (p=0.000) en el aprendizaje entre ambos grupos (fig. 4).

Figura 4.

Comparación en porcentajes de ambos grupos de alumnos respecto a la infiltración de tejidos, en el inicio y al final del estudio.

(0,04MB).

En la realización de punto simple 39 estudiantes del grupo A concretaban la habilidad en la evaluación diagnóstica y para la segunda evaluación el 100% de ellos lograron con éxito la competencia (p=0.001), mejorando un 22% la ejecución de la competencia evaluada. Respecto al grupo B, 36 alumnos (72%) lo realizaron adecuadamente tras la primera evaluación y, al final, 42 de ellos (84%) (p=0.014) lo concretaban mejorando un 12% (p=0.003), sin mostrar diferencia significativa entre el aprendizaje en ambos (p=0.185).

En la competencia de retirada de puntos, 43 alumnos del grupo A (86%) la realizaron correctamente al inicio, finalizando el curso con un 100% (p=0.008). Para el grupo B, comenzó con 34 estudiantes (68%) que lo realizaban de forma adecuada y para el final del curso 42 personas del grupo (84%) (p=0.005) llevaban a cabo la actividad de manera correcta, mostrando un aumento del 16% (p=0.003); la mejoría significativa en el aprendizaje de ambos grupos resulto en una p=0.781 lo que no demuestra diferencias entre ambos grupos.

En la competencia de toma de tensión arterial, 4 alumnos la realizaron correctamente en la primera evaluación, y en la segunda evaluación 48 alumnos (96%) (p=0.000), mejorando la habilidad en un 88%. En el grupo B, al iniciar el curso 42 alumnos la realizaban correctamente (84%) y al finalizar el programa académico, el 100% (p=0.005) de los alumnos logra hacer correctamente dicha actividad, mostrando una mejoría del 16% (p=0.155). La mejoría en el aprendizaje resultó significativa en ambos grupos con una p=0.000 (fig. 5).

Figura 5.

Comparación en porcentajes de ambos grupos de alumnos en cuanto a la toma de tensión arterial, en el inicio y al final del estudio.

(0,05MB).

Al calcular los promedios para todas las competencias del grupo A, en la evaluación inicial se obtuvo un resultado de 12 alumnos en el desarrollo correcto de habilidades quirúrgicas, mientras que para el grupo B dicho promedio al iniciar el curso fue de 33 alumnos lo que apunta hacia la mayor experiencia para la etapa en la cual se encuentran, que incluye mayor contacto clínico y rotaciones en hospitales donde ponen en práctica algunas de las habilidades enlistadas.

Con respecto al promedio de la evaluación final, para el grupo A fue de 48 alumnos en promedio que realizan cada una de las competencias, mostrando una mejoría del 70% entre la evaluación inicial versus la evaluación final. En cuanto al grupo B, en la evaluación final el promedio fue de 44 alumnos, mejorando un 20% entre la evaluación inicial versus la evaluación final (fig. 6).

Figura 6.

Comparación del promedio de alumnos en la realización correcta de las 10 competencias, al inicio y al final del estudio.

(0,05MB).
Discusión

Al ser evaluados los alumnos tanto del grupo A como del grupo B en las evaluaciones inicial y final se demuestra una mejoría significante en cada grupo. Como se puede observar en las tablas de resultados, se pone de manifiesto una mejoría estadísticamente significativa en el desarrollo de competencias quirúrgicas en el grupo A de estudiantes de segundo año con respecto a los alumnos de cuarto año del grupo B. Si bien ambos grupos pertenecen a la misma Facultad de Medicina, el plan de estudios con el que fueron instruidos es diferente. Para el grupo A, perteneciente al plan de estudios actual en la Facultad de Medicina de la UNAM «Plan 2010», se pretende un aprendizaje basado en competencias, bajo diferentes estrategias de enseñanza-aprendizaje, que incluyen métodos audiovisuales en línea, uso de simuladores biológicos, no biológicos y/o virtuales, con mayor cantidad de recursos humanos principalmente en las aulas, y con grupos de discusión y análisis de casos clínicos usando métodos audiovisuales con práctica simultánea en algún simulador. Constituye parte de una tendencia moderna y creciente, formando una generación más uniforme en conocimiento teórico-práctico, lo cual se refleja en los resultados obtenidos como en el presente estudio.

Conclusión

La presente obra demuestra necesidades cambiantes, actuales, diferentes y no necesariamente costosas, sobre las nuevas estrategias en docencia médica, aplicadas en la materia de Cirugía I y II. Además del impacto reflejado en el avance de los estudiantes, estas nuevas formas y estrategias de enseñanza incluyen la mezcla de conocimiento teórico con habilidades prácticas, desarrolladas bajo un plan por competencias.

Con este universo estadístico en estudio, observamos que en la docencia médica es necesario lograr adaptar toda estrategia de enseñanza-aprendizaje al método basado en competencias, para la formación integral de médicos generales con bases sólidas en Cirugía, adquiriendo la capacidad de autoaprendizaje dirigido, para el ejercicio de su profesión, siempre teniendo de base y siendo un pilar fundamental, las competencias adquiridas durante su formación.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
M.F. Brennan, H.T. Debas.
Surgical education in the United States: Portents for change.
Ann Surg, 240 (2004), pp. 565-572
[2]
J.J. Granados Romero, J. Tapia Jurado, A.I. Valderrama Treviño, et al.
Desarrollo de habilidades básicas en cirugía laparoscópica en estudiantes de segundo año de licenciatura de médico cirujano de la Facultad de Medicina UNAM.
Rev Mex Cir, 11 (2011), pp. 129-135
[3]
W. Kerdijk, J.W. Snoek, E.A. van Hell, et al.
The effect of implementing undergraduate competency-based medical education on students’ knowledge acquisition, clinical performance and perceived preparedness for practice: a comparative study.
BMC Med Educ, 13 (2013), pp. 76-85
[4]
J. Corcoran, A.L. Halverson, N. Schindler.
A formative midterm test increases accuracy of identifying students at risk of failing a third year surgery clerkship.
Am J Surg, 207 (2014), pp. 260-262
[5]
J.E. Thomas, C.A. Fox.
Competency-based education in anesthesiology.
Am Soc Anesthesiol., 120 (2014), pp. 24-31
[6]
S.J. Lurie.
History and practice of competency-based assessment.
[7]
N. Fernandez, V. Dory, L.-G. Ste-Marie, et al.
Varying conceptions of competence: An analysis of how health sciences educators define competence.
[8]
J.A. García-García, J.F. González-Martínez, L. Estrada-Aguilar, et al.
Educación médica basada en competencias.
Rev Med Hosp Gen., 73 (2010), pp. 57-69
[9]
J. Balayla, S. Bergman, G. Ghitulescu, et al.
Knowing the operative game plan: A novel tool for the assessment of surgical procedural knowledge.
Can J Surg, 55 (2012), pp. 158-162
[10]
K.V.L. Karanth, M.V. Kumar.
Implementation and evaluation by formal assessments and term end student feedback of a new methodology of clinical teaching in surgery in small group sessions.
Ann Acad Med Singapore., 37 (2008), pp. 1008-1011
[11]
F. Villegas-Álvarez, A.J. Polaco-Castillo, J.F. González-Zamora, et al.
Competencias médico-quirúrgicas. Autopercepción en médicos recién egresados de la licenciatura.
Cir Ciruj., 75 (2007), pp. 43-47
Copyright © 2015. Asociación Mexicana de Cirugía General A.C.
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.