Regístrese
¿Aún no está registrado?
Información relevante

Consulte los artículos y contenidos publicados en este medio, además de los e-sumarios de las revistas científicas en el mismo momento de publicación

Máxima actualización

Esté informado en todo momento gracias a las alertas y novedades

Promociones exclusivas

Acceda a promociones exclusivas en suscripciones, lanzamientos y cursos acreditados

Crear Mi cuenta
Buscar en
Cardiocore
Toda la web
Inicio Cardiocore Experiencia inicial del uso de dabigatrán en la ablación de fibrilación auric...
Información de la revista
Vol. 48. Núm. 4.
Páginas 133-176 (Octubre - Diciembre 2013)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
1944
Vol. 48. Núm. 4.
Páginas 133-176 (Octubre - Diciembre 2013)
Original breve
DOI: 10.1016/j.carcor.2013.02.005
Acceso a texto completo
Experiencia inicial del uso de dabigatrán en la ablación de fibrilación auricular
Initial experience in the use of dabigatran in catheter ablation of atrial fibrillation
Visitas
1944
Irene Fernández-Pérez??
Autor para correspondencia
irene.fperez@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Julia Fernández-Pastor, José L. Peña-Hernández, Jorge Rodríguez-Capitán, Javier Alzueta-Rodríguez, Alberto Barrera-Cordero, Eduardo de Teresa-Galván
Unidad de Arritmias, Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria, Málaga, España
Este artículo ha recibido
1944
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (1)
Tabla 1. Comparativa de ambos protocolos de anticoagulación
Resumen
Introducción y objetivos

Analizar la seguridad de un nuevo protocolo de anticoagulación oral con dabigatrán en pacientes sometidos a ablación de fibrilación auricular con radiofrecuencia.

Material y métodos

Realizamos un estudio unicéntrico, descriptivo y prospectivo de 69pacientes consecutivos sometidos a ablación de venas pulmonares, comparando la aparición de episodios tromboembólicos y hemorrágicos entre pacientes que toman dabigatrán (suspensión el día previo al procedimiento y reinicio al día siguiente) vs estrategia habitual con acenocumarol.

Resultados

Un total de 56pacientes tomaban acenocumarol y 13, dabigatrán. Tras 2,7±0,89meses de seguimiento, se registraron 3hemorragias menores y 4complicaciones periprocedimiento en el grupo de acenocumarol y ninguno en el de dabigatrán. No se registró ningún caso de accidente cerebrovascular, muerte, hemorragia mayor o ingreso por insuficiencia cardíaca.

Conclusión

No encontramos episodios hemorrágicos ni tromboembólicos con el uso inicial de un nuevo protocolo de anticoagulación con dabigatrán en la ablación de fibrilación auricular.

Palabras clave:
Fibrilación auricular
Ablación con catéter
Dabigatrán
Anticoagulación
Abstract
Objective

To determine the safety of a new protocol for oral anticoagulation with dabigatran in patients undergoing atrial fibrillation ablation.

Material and methods

A single-centre, descriptive and prospective study was conducted on 69patients undergoing pulmonary vein isolation. The occurrence of bleeding or thromboembolic events in patients having dabigatran compared to those with acenocoumarol were analysed.

Results

Acenocoumarol was used in 56patients and dabigatran in 13patients. After a mean follow-up of 2.7±0,89 months there were 3 cases of minor bleeding and 4cases of peri-procedural complications in the acenocoumarol group and none in the dabigatran group. There was no incidence of stroke, death, major bleeding, or admissions due to heart failure.

Conclusion

No bleeding or thromboembolic events were found with the use of dabigatran in patients undergoing atrial fibrillation ablation.

Keywords:
Atrial fibrillation
Catheter ablation
Dabigatran
Anticoagulation
Texto completo
Introducción

La fibrilación auricular (FA) es la arritmia sostenida más frecuente, asociada a una elevada morbimortalidad, que incluye un riesgo 4-5veces mayor de padecer un accidente cerebrovascular. Por esta razón la terapia anticoagulante es una estrategia esencial en el manejo de estos pacientes. Además, la ablación con catéter ha demostrado ser una herramienta útil, especialmente para los casos refractarios a fármacos, y requiere siempre una especial atención a la terapia anticoagulante previa para evitar complicaciones tromboembólicas o hemorrágicas.

El dabigatrán etexilato ha demostrado su eficacia y seguridad en el tratamiento de pacientes que padecen FA no valvular y uno o más factores de riesgo tromboembólicos, como alternativa a los anticoagulantes orales clásicos1. Sin embargo, su papel en los procedimientos de ablación de FA con radiofrecuencia no ha sido aún debidamente estudiado.

MétodosPoblación en estudio

Realizamos un estudio descriptivo y prospectivo en el que se incluyó a 69pacientes consecutivos sometidos a ablación de FA con radiofrecuencia en nuestro centro en el periodo comprendido entre septiembre del 2011 y abril del 2012 para el tratamiento de FA paroxística o persistente, excluyendo aquellos con cardiopatías congénitas, coagulopatías, disfunción ventricular significativa o comorbilidades severas. El procedimiento de ablación incluyó el aislamiento de venas pulmonares en todos los pacientes, y en los casos en que se inducía o se había registrado previamente la existencia de flúter auricular común, se realizaba además ablación del istmo cavotricuspídeo. Líneas adicionales fueron necesarias en algunos casos de FA persistente de larga duración y en los casos de evidencia de flúter de aurícula izquierda. De los 69pacientes incluidos, 14 de ellos ya se habían sometido a ablación previa.

Se realizó seguimiento de los pacientes al día siguiente y a los 3meses del procedimiento para evaluar la aparición de episodios tromboembólicos o hemorrágicos.

El estudio cumplió con los requisitos recogidos en la Declaración de Helsinki.

Protocolos de anticoagulación

Grupo A. Los pacientes que estaban tomando acenocumarol previamente interrumpían la terapia 72h antes del procedimiento e iniciaban tratamiento con heparina de bajo peso molecular subcutánea a dosis terapéuticas como puente previo a la ablación, suspendiéndola 12h antes de la misma. Se reiniciaba el acenocumarol y la heparina subcutánea al día siguiente del procedimiento, y esta se mantenía hasta alcanzar la ratio internacional normalizada (INR) adecuada.

Grupo B. Incluye los pacientes que tomaban dabigatrán previamente y los que no estaban anticoagulados y se les indicaba la terapia con vistas a ablación de FA. En este caso, iniciaron dabigatrán (siempre que no tuvieran contraindicación para ello) un mes antes del procedimiento. Para tratar de minimizar el riesgo hemorrágico, y siguiendo el protocolo empleado en ensayos clínicos de diseño similar al nuestro2,3, se empleó la dosis de 110mg en todos los casos, ya que esta dosis ha demostrado tener la misma eficacia que el acenocumarol en la prevención de ictus, excepto en aquellos con riesgo tromboembólico muy elevado (Score CHA2DS2 - VASc>3) y hemorrágico bajo (HAS-BLED<3),en los que se empleó la dosis mayor.

El fármaco se suspendía el día previo a la ablación y se reiniciaba al día siguiente, sin emplear heparina en ningún caso.

En todos los pacientes se realizó infusión de heparina no fraccionada intraprocedimiento para mantener el tiempo de coagulación activado (ACT) superior a 250s en todos los casos y se mantuvo la anticoagulación oral durante al menos 3meses tras la ablación (fig. 1).

Figura 1.

Resumen de los protocolos de anticoagulación empleados.

ACT: tiempo de coagulación activado; FA: fibrilación auricular; INR: ratio internacional normalizada; IV: intravenosa; s: segundos.

(0,16MB).

Se realizó un seguimiento clínico de los pacientes con el objetivo de evaluar la aparición de accidentes cerebrovasculares y hemorragias, definidos tal y como se recoge en el ensayo clínico RE-LY1.

Resultados

De los 69pacientes estudiados (25% mujeres; edad media: 52±11 años), 56 tomaban acenocumarol y 13 dabigatrán (3 de ellos dosis de 150mg 2veces al día, y el resto, 110mg cada 12h). Aunque hubo un número mayor de mujeres, pacientes con hipertensión arterial, diabetes mellitus y FA persistente o de larga duración en el grupo de acenocumarol, no encontramos diferencias significativas en las características basales entre los 2grupos de anticoagulación, probablemente influido por el pequeño tamaño muestral.

Se consiguió aislamiento de las 4venas pulmonares en todos los pacientes. Además, la línea del istmo cavotricuspídeo fue necesaria en más de la mitad de los casos (59,4%) y líneas adicionales en el 45,3%.

No hubo complicaciones periprocedimiento ni hemorragias menores en el grupo de dabigatrán, mientras que el grupo de acenocumarol se recogieron 4casos de complicaciones periprocedimiento (3hematomas inguinales pospunción que no precisaron intervención terapéutica y un caso de taponamiento cardíaco, resuelto con pericardiocentesis), y 3casos de hemorragia menor en el seguimiento (2 por sangrado de hemorroides y uno por epistaxis), sin alcanzarse significación estadística.

No se registró ningún caso de accidente cerebrovascular, muerte, hemorragia mayor o ingreso por insuficiencia cardíaca en ninguno de los 2 grupos (tabla 1).

Tabla 1.

Comparativa de ambos protocolos de anticoagulación

  Total  Dabigatrán (n=13)  Acenocumarol (n=56) 
Edad (años)  52±11  48±10  53±11  n.s. 
Sexo (mujeres)  25  7,7  28,6  n.s. 
FE < 50% (%)  2,9  3,6  n.s. 
Score CHA2DS2- VASc medio  1,17±0,7±1,2±n.s. 
Score 0-1 (%)  69,5  69,3  69,6  n.s. 
Score ≥ 2 (%)  30,5  30,7  30,4  n.s. 
Score HAS-BLED medio  0,7±0,86  0,69±0,94  0,7±0,85   
Score 0-2 (%)  98,6  100  98,3  n.s. 
Score ≥ 3 (%)  1,4  1,7  n.s. 
HTA (%)  49,3  38,5  51,8  n.s. 
DM (%)  8,7  10  n.s. 
Tabaquismo (%)  24,6  23,1  25  n.s. 
Tipo FA
Paroxística  72,5  84,6  69,6  n.s. 
Persistente  27,5  15,4  30,3   
Tratamiento (%)
Betabloqueadores  65,6  66,7  65,5   
IECA/ARA-II  28,1  33,3  27,3  n.s. 
AAS  3,1  11,1  1,8   
Procedimiento previo (%)  20,3  15,4  21,4  n.s. 
Procedimiento (%)
Aislamiento 4 venas  100  100  100   
ICT  59,4  53,8  60,7  n.s 
Líneas adicionales  43,5  46,2  42,9  n.s. 
Complicaciones periprocedimiento (%)  5,8  7,1  n.s. 
Hemorragias menores (%)  4,3  5,4  n.s. 

AAS: ácido acetil salicílico; ARA: antagonista de los receptores de angiotensina; DM: diabetes mellitus; FA: fibrilación auricular; FE: fracción de eyección; HTA: hipertensión arterial; ICT: istmo cavotricuspídeo; IECA: inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina; n.s.: no significativo.

Salvo un paciente que abandonó el tratamiento con acenocumarol antes del tercer mes postablación de forma voluntaria, no hubo más casos de abandono precoz, efectos adversos graves ni intolerancia severa al tratamiento en ninguno de los 2 grupos.

Discusión

Desde la introducción del dabigatrán en la práctica clínica habitual para la prevención de ictus en FA no valvular se han realizado únicamente un pequeño número de estudios que intentan esclarecer el papel de este nuevo anticoagulante en los procedimientos de ablación frente a los fármacos anti-vitamina K. En el trabajo de Lakkireddy et al.4 se evidenció un mayor número de complicaciones hemorrágicas y tromboembólicas en el grupo tratado con dabigatrán frente al de warfarina; sin embargo, habría que tener en cuenta las diferencias en cuanto a las dosis (todos los pacientes tomaban la dosis de 150mg), las características basales de los pacientes (alta proporción de pacientes con Score CHADS>2), y sobre todo en cuanto al protocolo previo, puesto que se suspendía el dabigatrán únicamente la mañana del procedimiento, con lo que se puede suponer la existencia de un efecto residual significativo del fármaco, además de su reinstauración inmediata tras la ablación. Sin embargo, en el mismo sentido que nuestro estudio y con protocolos de anticoagulación también similares, aparecen posteriormente los trabajos de Winkle et al.5, Kaseno et al.2, y el más reciente de Nin et al.3, en los que no encuentran diferencias tromboembólicas ni hemorrágicas entre los 2 grupos. En los 2 últimos casos señalados, con poblaciones muy similares a la nuestra, la dosis de dabigatrán prescrita fue de 110mg cada 12h en todos los pacientes, demostrando que el uso de esta dosis es seguro en pacientes sometidos a ablación con riesgo cardioembólico y hemorrágico relativamente bajo. De esta manera, el empleo de la menor dosis de dabigatrán utilizada en la mayoría de nuestros pacientes podría justificar la ausencia de complicaciones hemorrágicas en este grupo.

Conclusiones

Nuestro estudio, aunque limitado sobre todo por el tamaño muestral y por su naturaleza descriptiva, representa una experiencia inicial en la seguridad del empleo de un nuevo protocolo de anticoagulación con dabigatrán como alternativa al uso habitual de acenocumarol, con una tendencia a menor tasa de hemorragias menores y complicaciones periprocedimiento, en pacientes que se someten a ablación de fibrilación auricular. Sin embargo, se trata de un estudio piloto, con 2grupos muestrales que, aunque sin diferencias estadísticas, quizá sean algo diferentes, siendo necesarios nuevos ensayos clínicos aleatorizados y con una muestra más amplia para intentar dilucidar el papel del fármaco en este contexto en el futuro.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
S.J. Connolly, M.D. Ezekowitz, S. Yusuf, et al.
Dabigatran versus warfarin in patients with atrial fibrillation.
N Engl J Med, 361 (2010), pp. 1139-1151
[2]
K. Kaseno, S. Naito, K. Nakamura, et al.
Efficacy and safety of periprocedural dabigatran in patients undergoing catheter ablation of atrial fibrillation.
Circ J, 76 (2012), pp. 2337-2342
[3]
T. Nin, A. Sairaku, Y. Yoshida, et al.
A randomized controlled trial of dabigatran versus warfarin for periablation anticoagulation in patients undergoing ablation of atrial fibrillation.
Pacing Clin Electrophysiol, 36 (2013), pp. 172-179
[4]
D. Lakkireddy, Y.M. Reddy, L. di Biase, et al.
Feasibility and safety of dabigatran versus warfarin for periprocedural anticoagulation in patients undergoing radiofrequency ablation for atrial fibrillation.
J Am Coll Cardiol, 59 (2012), pp. 1168-1174
[5]
R.A. Winkle, R.H. Mead, G. Engel, et al.
The use of dabigatran immediately after atrial fibrillation ablation.
J Cardiovasc Electrophysiol, 23 (2012), pp. 264-268
Copyright © 2013. SAC
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.